PDF superior La sociología en el capital de karl marx, de luz teresa gómez

La sociología en el capital de karl marx, de luz teresa gómez

La sociología en el capital de karl marx, de luz teresa gómez

Ciertamente, la redacción de este libro no estuvo guiada por la intención de adentrarnos en la reflexión contemporánea sobre los ca- minos abiertos por Marx. La tarea, en realidad, era dejar que Marx hablara, que esgrimiera sus argumentos sobre la sociedad de su tiem- po, y es a esto a lo que nos hemos atenido. Esperamos con ello que sus conceptos, ahora embargados por nuevas significaciones merced a que han sido probados ante la cambiante historia, continúen clari- ficando nuestra compleja y barroca sociedad. Con todo, nos propu- simos una tarea adicional: observar, si se me permite la expresión, al “Marx sociólogo” y su postulado sociológico. (p. 554)
Mostrar más

7 Lee mas

La sociología en El capital de Karl Marx, de Luz Teresa Gómez

La sociología en El capital de Karl Marx, de Luz Teresa Gómez

El renacer del interés por la obra de Carlos Marx lo comenta Luz Teresa en su libro así: Marx no está presente, y en el ostracismo al que fue condenado décadas atrás no parece estar en condiciones de analizar la comple- ja realidad concreta y actual o de predecir la futura. Cual ingratos legatarios de él, hemos olvidado que en su trabajo está consignada la esencia del análisis de la explotación capitalista, así como que su pensamiento constituyó una concienzuda revelación acerca de quié- nes son los verdaderos generadores de valor en la sociedad moderna. (Gómez, 2014, p. 544)
Mostrar más

5 Lee mas

La sociología en El capital de Karl Marx, de Luz Teresa Gómez

La sociología en El capital de Karl Marx, de Luz Teresa Gómez

1anita Weiss* Universidad Nacional de Colombia El presente libro constituye, a mi modo de ver, además de un aporte fundamental, un testimonio de la trayectoria intelectual de la profesora Luz Teresa Gómez en un contexto particular: el desarrollo del plan de es- tudios del departamento de sociología que se estableció a partir de 1969. Este programa proporcionó tanto a los estudiantes como a los profe- sores y egresados una guía para el trabajo intelectual que fue emprendido por Luz Teresa Gómez, primero como estudiante y después en calidad de docente.
Mostrar más

7 Lee mas

Karl Lowith. Max Weber y Karl Marx

Karl Lowith. Max Weber y Karl Marx

mico burgués capitalista, el capitalismo mismo también puede ser entendido en su significado fundamental y ser objeto de una pre- gunta social filosófica” (pág. 51). Para Lowith “si las investigacio- nes sociológicas de Weber y Marx deben ser entendidas en su sig- nificado principal y radical, entonces serán remontadas a esa idea del hombre en última instancia” (pág.52).

5 Lee mas

Max Weber y Karl Marx, de Karl Lowith

Max Weber y Karl Marx, de Karl Lowith

Karl Lowith, señala en sus trabajos que es posible visualizar cómo estas cuestiones inquietaron a Marx desde el comienzo de sus estudios ya en 1842 siendo redactor de la Gaceta Renana y aun en su madurez cuando en 1876 el primer tomo de El Capital muestra una continuidad de indagación de cómo las cosas se emancipan de sus productores y los dominan. Marx atribuye a la división del tra- bajo propia del capitalismo el proceso por el cual lo cuantitativo predomina sobre lo cualitativo. Se da como señala Marx una inver- sión y el proceso productivo domina al hombre en vez de éste domi- nar su creación.
Mostrar más

5 Lee mas

La realización de la filosofía en Karl Marx

La realización de la filosofía en Karl Marx

sesgadas sobre el materialismo histórico, siempre la economía va a ser lo determinante en última instancia. Ni siquiera el aspecto revolucionario aparece en el mundo y la sociedad como algo que escape a la determinación económica, pues Marx y Engels (1965) son bastante claros cuando afirman que la aparición de ideas revolucionarias se debe a que “en el seno de la vieja sociedad se han formado los elementos de una nueva, y la disolución de las viejas ideas marcha a la par con la disolución de las antiguas condiciones de vida”, solo en ese sentido –aseguran- se puede hablar de “ideas que revolucionan toda una sociedad” (p. 58). Si bien las ideas dependen de determinadas condiciones materiales de existencia, estas - precisan Marx y Engels- son las relaciones sociales de producción, y en absoluto los rasgos naturales del hombre. Esto hay que tomarlo con cuidado, pues al afirmar esto no queremos decir que para ambos autores no hay determinaciones naturales en el hombre, todo lo contrario, en realidad toda la historia del hombre se basa en la relación que este establece con la naturaleza para satisfacer esas necesidades naturales. Cabe hablar, como lo sugiere Eagleton (1997), de una naturaleza en el hombre, pero esta naturaleza consiste solo en la presencia de necesidades básicas para la subsistencia, es más, ni bien estas dejan de tener una existencia primitiva, se tornan también sociales. Esto es muy diferente a decir que el hombre es “naturalmente egoísta”, o es “naturalmente bueno” o “malo”. Por ello, debemos dejar en claro que cuando se critica la naturalización como una forma ideológica, se hace en cuanto esta forma de ideología atribuye naturalidad, y por tanto inmutabilidad, a una condición social.
Mostrar más

172 Lee mas

EL PERIÓDICO. Kosovo declara su independencia de la República de Serbia. El Capital de Karl Marx

EL PERIÓDICO. Kosovo declara su independencia de la República de Serbia. El Capital de Karl Marx

La actual crisis económica multiplica por cuatro la venta de El Capital de Karl Marx En las librerías de todo el mundo se coloca junto a las novedades del escaparate un libro que multiplicó por cuatro sus ventas en 2008: El Capital, de Marx. La búsqueda de soluciones a la crisis económica ha creado la necesidad de releer el análisis que Marx realizó sobre la economía capitalista. Hoy muchos se cuestionan ¿Quién es Marx? ¿Qué es El capital?

6 Lee mas

La explicación en el análisis de Karl Marx

La explicación en el análisis de Karl Marx

de clases”.2 Es así, como en este caso la respues- ta a la pregunta anterior se encuentra en el trabajo de Marx por la vía de la reconstrucción de la lógica específica de los enf[r]

17 Lee mas

Karl Marx

Karl Marx

El materialismo dialéctico (cuya presentación como tal se debe más a la actividad de Engels que a la del propio Marx) ha sido como crítica del idealismo hegeliano y, como tal, se ha presentado por la mayoría de los estudiosos del marxismo como el marco de referencia conceptual desde el que desarrolla el materialismo histórico, que sería la expresión propiamente científica de su pensamiento. El materialismo dialéctico se opone al idealismo, en el sentido en que considera que no existe más realidad fundamental que la materia; pero la materia no es una realidad inerte, sino dinámica, que contiene en sí la capacidad de su propio movimiento, como resultado de la lucha de los elementos contrarios, que se expresa en el movimiento dialéctico. Todo el bagaje conceptual de la dialéctica hegeliana es conservado por el materialismo dialéctico, pero orientado ahora en la dirección opuesta. El materialismo dialéctico no se opone sólo al idealismo hegeliano, sino a toda concepción mecanicista y atomista de la naturaleza, es decir, no finalista.
Mostrar más

7 Lee mas

Karl Marx y la política

Karl Marx y la política

mocrático-radicales, con el propósito de espigar, cada vez más, posturas proletarias autónomas.' Evidentemente los dos autores no entienden la de- rrota de esta revolución como derrota d[r]

37 Lee mas

KARL MARX ( )

KARL MARX ( )

Mediante el trabajo, piensa Marx, el hombre construye su esencia, se construye a sí mismo, de ahí que la esencia humana no sea algo abstracto. El trabajo es un factor fundamental, como vemos, en la filosofía marxista: el hombre se relaciona con la naturaleza a través de él, el hombre crea a través de él, de ahí que sea una manifestación de la libertad humana. Si el hombre es libre para crear, y crea según su criterio, la realidad estaría hecha de tal forma que se reconocería a él mismo en ella, pues él mismo la ha hecho. Recordemos las condiciones de trabajo de las fábricas inglesas: ¿se podría decir que el hombre se está desarrollando –en tanto que creando- libremente? ¿Podría reconocerse aquí? ¿No estaría, si tenemos en cuenta la dialéctica, inmerso en un momento de alienación, de enajenación? El hombre, por tanto, es concebido como
Mostrar más

9 Lee mas

KARL MARX ( )

KARL MARX ( )

Como hemos visto, Marx sostiene que la lucha de clases entre opresores y oprimidos constituye el motor de la historia. Las revoluciones políticas que dieron lugar a la sociedad moderna no han eliminado esta lucha, sino que la ha simplificado: «la sociedad en su conjunto se va escindiendo cada vez más en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases directamente contrapuestas entre sí: burguesía y proletariado». Marx define a la burguesía como la clase de los capitalistas modernos propietarios de los medios de producción y patronos de los asalariados, que se enriquece gracias al trabajo de éstos. El proletariado constituye la clase de quienes no poseen medios de producción y se ven obligados a vender su fuerza de trabajo para subsistir. En el Manifiesto comunista leemos que la clase burguesa surge en el interior de la sociedad feudal, es la negación de esta última y la supera. Pero, en un movimiento dialéctico similar, la sociedad burguesa crea en sí misma un elemento antitético, el proletariado, que está llamado a acabar con ella. El capitalismo sólo se puede desarrollar en la medida en que desarrolla al proletariado, creando así las condiciones de su propia desaparición. En su obra más importante, El capital, Marx pretende ofrecer una demostración del carácter inevitable de la victoria del proletariado. Para ello, trata de «desvelar la ley económica del movimiento de la sociedad moderna».
Mostrar más

5 Lee mas

Marx, Karl – Sobre Proudhon

Marx, Karl – Sobre Proudhon

[1] Con motivo de la muerte de Proudhon, Marx escribió el artículo "Sobre Proudhon" a petición de Schweitzer, redactor del periódico "Social-Demokrat". Como si hiciese un resumen de la crítica de las concepciones filosóficas, económicas y políticas de Proudhon, expuesta en los trabajos "Miseria de la Filosofía" y otros, Marx pone al descubierto todo lo insostenible que es la ideología del proudhonismo. Al referirse a los proyectos prácticos de Proudhon de «solución de la cuestión social», Marx somete a una crítica demoledora la idea de Proudhon acerca del «crédito gratuito» y la del «banco del pueblo» basado en el primero, esa, según expresión de Marx, «fantasía genuinamente pequeñoburguesa», de la que hace tanta propaganda la escuela de Proudhon. Marx califica a Proudhon de típico ideólogo de la pequeña burguesía.- 20
Mostrar más

8 Lee mas

Karl Marx El trabajo enajenado

Karl Marx El trabajo enajenado

fundamento de la división de trabajo y capital, de capital y tierra. Cuando determina, por ejemplo, la relación entre beneficio del capital y salario, acepta como fundamento último el interés del capitalista, en otras palabras, parte de aquello que debería explicar. Otro tanto ocurre con la competencia, explicada siempre por circunstancias externas. En qué medida estas circunstancias externas y aparentemente casuales son sólo expresión de un desarrollo necesario, es algo sobre lo que la Economía Política nada nos dice. Hemos visto cómo para ella hasta el intercambio mismo aparece como un hecho ocasional. Las únicas ruedas (20) que la Economía Política pone en movimiento son la codicia y la guerra entre los codiciosos, la competencia.
Mostrar más

8 Lee mas

La visión monetaria de Karl Marx

La visión monetaria de Karl Marx

En una aproximación a la teoría monetaria de Marx se puede avanzar que se aparta considerablemente de la corriente principal de pensamiento económico de su momento con la concepción del dinero como una mercancía que hace de equivalente universal, que el nivel de precios no depende de la cantidad de dinero circulante ni la cantidad de dinero es exógena. Marx dedica un capítulo de su libro El Capital Vol. I para tratar el dinero, su obra Contribución a la Critica de la Economía Política es casi toda sobre el dinero, esto puede ser razón suficiente para estudiar la contribución de Marx a la teoría monetaria.
Mostrar más

17 Lee mas

Karl Marx - La Cuestion Judia.pdf

Karl Marx - La Cuestion Judia.pdf

8.2. La cuestión nacional. En la cita de Rosdolsky asoma una crítica que cuando se hace, en 1847, no parece tener importan- cia, pero que los acontecimientos posteriores (genocidio nazi, antisemitismo estalinista, creación del Estado de Israel) han co- locado en primera línea: la cuestión nacional. Marx ubicó el de- bate en torno a la cuestión judía en el cruce de caminos entre la emancipación política y la emancipación humana, sin parar mien- tes en la emancipación nacional. Si alguien como Roman Rol- dolsky, sensible a la lucha de clases, echó de menos la dimensión nacionalista, es porque ya era un problema. Surge entonces la pregunta de si Marx no se habrá dejado llevar por un entusias- mo ilustrado, tan sensible a proyectos universalistas como des- confiados de cualquier querencia doméstica. Recordemos con qué seguridad decía Nathan el Sabio, de Lessing: «¿acaso no so- mos hombres antes que judíos, musulmanes o cristianos?». Marx era consciente de su opción, por eso, en La Sagrada Familia, ata- ca la solución nacionalista sin reservas. Considera al nacionalis- mo un paso adelante respecto a los estamentos medievales, pero ninguna solución puesto que supone «un egoísmo muy opaco, relleno de carne y sangre, un egoísmo natural si se le compara con la pureza del yo fichteano». 40 La sangre evoca la pureza de sangre, la identidad étnica; y la carne, la raza. La salida naciona- lista a la cuestión judía alimentaría aquella dialéctica amigo-ene- migo que aleja irremediablemente de la emancipación humana. Marx opta, como hemos visto, por la democratización radi- cal de la sociedad, es decir, por la búsqueda de un demos que sea el sujeto histórico real de la acción política. El hecho de que no
Mostrar más

218 Lee mas

La libertad en el pensamiento de Karl Marx

La libertad en el pensamiento de Karl Marx

A 130 años del fallecimiento de Marx, nos ha parecido relevante recuperar sus ideas acerca de la libertad por razones fundamentalmente políticas. En efecto, cuando en el contexto argentino y latinoamericano asistimos al agotamiento de las experiencias nacionalistas burguesas surgidas a hace una década, de gobiernos que coquetean con las reivindicaciones de los trabajadores e intentan presentar el intervencionismo estatal como algo esencialmente positivo y desinteresado, es importante recordar lo que Marx decía sobre el Estado y el rol de los explotados frente al mismo. Como garante del orden existente, el Estado es siempre un Estado de clase que, aunque se presente como “popu‑ lar” o afecte coyunturalmente los intereses de un sector de la clase dominante, tiene por objetivo salvaguardar los intereses de conjunto de esa clase; y que aquellos que aspiren a una verdadera emancipación, deberán mantener su independencia política de los opresores y barrer con ese órgano que reproduce la dominación social. Por otro lado, y en el contexto más general de la crisis capitalista mundial que, una vez más, se descar‑ ga sobre los sectores populares, hundiendo a millones de personas en la miseria y la des‑ esperación, recobra todo su vigor la famosa consigna de “socialismo o barbarie” y el grito de “¡guerra al estado de cosas existente!”
Mostrar más

10 Lee mas

Karl Marx y el tiempo de la justicia

Karl Marx y el tiempo de la justicia

Resumen: En la meditación de Marx en torno al modo de producción capitalista ocupa un lugar privilegiado el tiempo. Teniendo en cuenta que toda economía es, en definitiva, economía de tiempo, el capitalismo busca organizarlo racionalmente a partir de una concepción instrumental e impersonal. Al concebirlo solo como unidad métrica resulta posible convertir el trabajo en mercancía y fijarle un precio. La lucha entre el trabajo necesario y el trabajo excedente es un enfrentamiento de temporalidades entre el trabajo vivo (fuerza de trabajo) y el trabajo excedente (plusvalor). Marx confronta una racionalidad que disuelve y aplana toda cualidad del tiempo forzándola hacia una homogeneización que hace que el mismo pierda valor para encontrar un precio. A partir de ello es que resulta claro en qué medida la lucha de clases se presenta como un conflicto de temporalidades en cuyo seno se alberga un proyecto de justicia que busca quebrar toda métrica.
Mostrar más

19 Lee mas

Karl Marx. El Manifiesto Comunista

Karl Marx. El Manifiesto Comunista

creencia, junto con el supuesto de la estabilidad de la tasa de plusvalía en el tiempo, le llevó a enunciar la ley de la tendencia decreciente de la tasa de beneficio, a la que consideró como la más importante de todas las leyes de la Economía Política moderna. El capitalista, buscando una ampliación de sus beneficios en mercados competitivos, introduce innovaciones y, con ellas, nuevos métodos de producción que, al aumentar la productividad del trabajo y reducir los costes, le otorguen una ventaja sobre sus competidores y le permitan obtener una ganancia extraordinaria vendiendo la mercancía al precio de producción existente. Marx pensaba que esos nuevos métodos se introducían, en general, a través de inversiones que aumentaba la composición orgánica del capital. Aunque el capitalista consiga su objetivo y vea aumentar su tasa de beneficio a corto plazo, su ventaja será normalmente transitoria porque los competidores acabarán por adoptar las nuevas técnicas que han resultado beneficiosas. Estas, y la más alta composición orgánica del capital que conllevan, se extenderán a todo el sector interesado, los precios descenderán con los costes socialmente necesarios de producción y el resultado final será una caída de la tasa de beneficio respecto de la situación inicial. El elemento intuitivo de este resultado es claro: los beneficios proceden de la explotación del trabajo directamente aplicado a la producción; la innovación técnica sustituye trabajo directo por maquinaria; y con menos trabajo que explotar, la tasa de beneficio descenderá. Para Marx, la ley de la tendencia descendente de la tasa de beneficio acabará imponiéndose a largo plazo en el desarrollo capitalista.
Mostrar más

26 Lee mas

C. Marx F. Engels - Marx, Karl – Feuerbach

C. Marx F. Engels - Marx, Karl – Feuerbach

aranceles resultaban insuficientes frente a la gran industria), y poco después a introducir la gran industria al amparo de arancelas proteccionistas. Pese a estos recursos protectores, la gran industria universalizó la competencia (la gran industria es la libertad práctica de comercio, y los aranceles proteccionistas no pasan de ser, en ella, un paliativo, un dique defensivo dentro de la libertad comercial), creó los medios de comunicación y el moderno mercado mundial, sometió a su férula el comercio, convirtió todo el capital en capital industrial y engendró, con ello, la rápida circulación (el desarrollo del sistema monetario) y la centralización de los capitales. Por medio de la competencia universal obligó a todos los individuos a poner en tensión sus energías hasta el máximo. Destruyó donde le fue posible la ideología, la religión, la moral, etc., y, donde no pudo hacerlo, las convirtió en una mentira palpable. Creó por vez primera la historia universal, haciendo que toda nación civilizada y todo individuo, dentro de ella, dependiera del mundo entero para la satisfacción de sus necesidades y acabando con el exclusivismo natural y primitivo de naciones aisladas, que hasta ahora existía. Colocó la ciencia de la naturaleza bajo la férula del capital y arrancó a la división del trabajo la última apariencia de un régimen natural. Acabo, en términos generales, con todas las relaciones naturales, en la medida en que era posible hacerlo dentro del trabajo, y redujo todas las relaciones naturales a relaciones basadas en el dinero. Creo, en vez de las ciudades formadas naturalmente, las grandes ciudades industriales modernas, que surgían de la noche a la mañana. Destruyó, donde quiera que penetrase, la artesanía y todas las fases anteriores de la industria. Puso cima al triunfo de la ciudad comercial sobre el campo. Su [primera premisa] [viii] era el sistema automático. [Su desarrollo] [ix] engendró una masa de fuerzas productivas que encontraban
Mostrar más

55 Lee mas

Show all 10000 documents...