PDF superior Las Guerras de los Judíos

Las Guerras de los Judíos

Las Guerras de los Judíos

, y los vicios dichos quitan gran parte y gran fuerza del número de los enemigos. Sabed también que en la guerra no vence la sola muchedumbre de los hombres, sino la fortaleza, aunque sea de pocos, porque éstos se pueden ordenar fácilmente y ayudarse unos a otros; los grandes ejércitos, más daño reciben de sí mismos que de sus propios enemigos. Los judíos se mueven por audacia, por ferocidad y desesperación o crueldad de sus propios entendimientos y dureza de corazón; estas cosas, cuando todo es muy próspero, suelen aprovechar algo; pero por poco que sea esto ofendido, y por poca resistencia que sienta luego, está todo muy marchitado y muerto; a nosotros nos rige la virtud, la voluntad conforme a razón, y muy obediente la fortaleza, y esto suele florecer cuando la fortuna es próspe ra, y no suele ser quebrantado por la adversa y contraria. Nosotros tenemos mayor causa de pelear que los judíos, porque si ellos sufren por su libertad y patria tantos peligros, ¿qué tenemos nosotros más excelente o de más estima que la ínclita fama y nombre? ¿Y que después de haber alcanzado el imperio de todo el orbe, no parezcamos tener por enemigos y contrarios a los judíos solamente? Considerada además de todo esto dicho, que no tenemos miedo de sufrir cosa que sea intolerable, porque tenemos muchos que nos ayudarán, y están muy cerca de nosotros. Podemos alzarnos con la victoria, y conviene ade lantarse antes que venga la ayuda y socorro que esperamos de mi padre, a fin que sea nuestra mayor virtud, y no tenga su efecto más compañeros en quienes repartirse; pienso yo que vosotros hacéis de mí y de mi padre un mismo juicio, y que si él es digno de nombre y de gloria por las cosas hechas hasta aquí gloriosamente, sabed que yo le soy hijo y vosotros sois soldados míos; él tiene costumbre de vencer, ¿y yo Podré llegarme a él vencido? ¿De qué manera, pues, vosotros no os avergonzaréis en no vencer, viendo a vuestro capitán ponerse en medio de los enemigos, y correr delante a todo peligro? Creed que yo mismo buscaré el peligro, y romperé primero con los enemigos. Ninguno de vosotros se aparte de mí, teniendo por muy cierto que mi fuerza será guiada y sustentada con la ayuda y socorro de Dios, y tened por muy cierto que haremos mucho más mezclados con nuestros enemigos, que si peleásemos de lejos."
Mostrar más

303 Lee mas

Las Guerras de los Judíos

Las Guerras de los Judíos

llenos de maldad que ni mal alguno de los que humanamente suelen acontecer a los hombres, ni la ira del cielo, es causa que los judíos muestren en sus cosas algo menos de fortaleza y esfuerzo, entretanto que les dura esta vida. ¿Sufriera alguno que los árabes sean. señores de sus cosas, a los cuales en otro tiempo se los podía llevar por cautivos? No os espante en algo el miedo de las cosas sin ánima y sin sentido, ni penséis que este temblor de tierra sea señal de alguna matanza o muertes que se deban esperar, porque naturales vicios son también de los elementos, y no pueden hacer algún daño sino en lo que de ellos es. Porque debéis todos pensar y saber que viniendo alguna señal de pestilencia o hambre, o de algún temblor de tierra, mientras el daño tarda, entonces se debe algo temer; pero cuando ya han hecho su curso, viénense a acabar y consumir ellas mismas en sí por ser tan grandes. ¿Qué cosa hay en que nos pueda hacer mayor daño a nosotros ahora esta guerra, aunque seamos vencidos, que ha sido el que habemos recibido por el temblor de la tierra? Antes, en ver- dad, ha acontecido a nuestros enemigos, en señal de su destrucción, una cosa la más horrenda M mundo por voluntad propia de ellos, sin entender otro en ella, en haber muerto cruelmente a nuestros embajadores contra toda ley de hombres, y han sacrificado a Dios por el suceso de la guerra la vida de ellos. Porque no podrán huir la lumbre divina ni la venganza de la mano invencible de Dios: antes luego pagarán lo que han cometido, si levantados nosotros con ánimo por nuestra patria, nos animáremos para tomar venganza de la paz y conciertos rotos por ellos. Así, pues, haced todos vuestro camino a ellos, no corno que queráis pelear por vuestras mujeres ni por vuestros hijos ni por vuestra propia patria, pero por vengar la muerte de vuestros propios embajadores. Ellos mismos regirán mejor y guiarán nuestro ejército, que nosotros que estamos en la vida; obedeciéndome vosotros, pondréme yo por todos en peligro: y sabed ciertamente que no podrán sufrir ni sostener vuestras fuerzas, si no os dañare la osadía atrevida y temeraria."
Mostrar más

362 Lee mas

LAS GUERRAS DE LOS JUDIOS

LAS GUERRAS DE LOS JUDIOS

los enemigos tan cerca, habiendo antes de trabajar en deshacerlos y echarlos de vuestras tierras: porque tan lejos estoy yo de temer los enemigos después de este tan gran temblor de tierra, que pienso haber sido como regalo para ellos para después castigarlos; porque sabed que no vienen tan confiados en sus armas y esfuerzo corno en nuestras desdichas y muertes. La esperanza, pues, que no está fundada y sustentada en sus propias fuerzas, sino en las adversidades de su contrario, sabed que es muy engañosa. No tenemos los hombres seguridad de prosperidad alguna ni de adversidad, antes veréis que la fortuna se vuelve ligeramente a todas partes, lo cual podéis comprobar con vuestros propios ejemplos. Fuimos en la guerra pasada vencedores; luego fuimos también vencidos por los enemigos, y ahora, según se puede y es lícito pensar, serán ellos vencidos viniendo con pensamiento de ser vencedores: porque el que demasiado se confía no suele estar proveído, y el miedo es el maestro y el que enseña a proveerse. A mí, pues, lo que vosotros teméis tanto me da muy gran confianza, porque cuando fuisteis más feroces y atrevídos de lo que fuera conveniente y necesario, saliendo contra mi voluntad a pelear, Antonio tuvo tiempo y ocasión para sus asechanzas y para hacer lo que hizo; ahora vuestra tardanza, que casi mostráis rehusar la pelea, y vuestros ánimos entristecidos, según veo, me prometen victoria muy ciertamente. Pero conviene antes de la batalla estar animados y con tal pensamiento, y estando en ella, mostrar su virtud ejercitándola y manifestar a los enemigos llenos de maldad que ni mal alguno de los que humanamente suelen acontecer a los hombres, ni la ira del cielo, es causa que los judíos muestren en sus cosas algo menos de fortaleza y esfuerzo, entretanto que les dura esta vida. ¿Sufriera alguno que los árabes sean. señores de sus cosas, a los cuales en otro tiempo se los podía llevar por cautivos? No os espante en algo el miedo de las cosas
Mostrar más

312 Lee mas

LAS ANTIGÜEDADES DE LOS JUDÍOS

LAS ANTIGÜEDADES DE LOS JUDÍOS

fariseo Saduco, incitó al pueblo a que se opusiera. El censo, decían, era una servidumbre manifiesta, y exhortaron a la multitud a luchar por la libertad. Si tenían éxito, se aseguraban sus bienes; y en el caso de que lo tuvieran, conseguirían gloria y alabanza por la grandeza de su alma. Además la divinidad colaboraría en la obtención de estos designios, si emprendían grandes obras convencidos de su honorabilidad, y no dejaban nada de hacer para lograrla. Y en esta forma se aventuraron a algo sumamente temerario, pues sus palabras fueron aceptadas ávidamente. A causa de su predicación, no hubo desgracia que no provocaran, sumiendo al pueblo en infortunios con mucha mayor intensidad de lo que pueda imaginarse: guerras de violencia continua inevitable, pérdida de amigos que hacían más llevaderas las penas, acrecentamiento de los latrocinios, muerte de los mejores hombres, todo con el pretexto del bienestar común, pero en realidad con la esperanza de lucro personal. Se originaron sublevaciones, y por su causa numerosos asesinatos, en parte entre la misma gente del pueblo, pues estaban tan enfurecidos unos contra otros que no querían ceder ante el adversario, y en parte también por la acción de los enemigos. A ello siguió el hambre, que llevó a extremos vergonzosos, con capturas y destrucciones de ciudades, hasta que el mismo Templo de Dios fué sometido al fuego del enemigo. Fué tan grande el afán de novedades que llegó a perder a aquellos que fueron sus causantes. Judas y Saduco, que introdujeron entre nosotros la cuarta secta filosófica y contaron con muchos seguidores, no solamente perturbaron al país con esta sedición, sino que pusieron las raíces de futuros males con un sistema filosófico antes des- conocido. Quiero decir algo sobre el particular, tanto más cuanto que la adhesión de la juventud a esta secta causó la ruina del país.
Mostrar más

96 Lee mas

LEER Y DESCARGAR: ORÍGENES Y FUNDAMENTOS DEL CRISTIANISMO

LEER Y DESCARGAR: ORÍGENES Y FUNDAMENTOS DEL CRISTIANISMO

No obstante, los judíos también habrían perdido su nacionalidad en el destierro si hubiesen permanecido bajo el dominio extranjero por el mismo tiempo que las diez tribus. Quien se halle desterrado entre extranjeros suspirará por su antigua patria y no podrá echar raíces en su nuevo medio. Su destierro reforzará más aún sus sentimientos nacionales. Pero es muy raro encontrar un arraigado sentimiento nacional entre niños nacidos en el destierro, que crecen en el nuevo ambiente y que conocen las antiguas condiciones sólo por las narraciones de sus padres, a menos que el deseo de un pronto regreso a su anterior patria se mantenga vivo por la pri- vación de derechos o por el trato desfavorable en el país extranjero. La tercera gene- ración difícilmente recordará su nacionalidad, a menos que, como ya lo hemos di- cho, se le mantenga constantemente en una subordinación al medio, separada por la fuerza del resto de la población, como una raza distinta e inferior y expuesta, por consiguiente, a la opresión y al maltrato de la raza dominante. Parece que no suce- dió esto con los judíos trasplantados a Asiría y Babilonia, y probablemente habrían perdido su nacionalidad y desaparecido entre los babilonios si hubiesen permane- cido entre ellos por más de tres generaciones. Pero, poco después de la destrucción de Jerusalén, el imperio victorioso empezó a bambolearse, y los grupos desterrados tuvieron la esperanza de un pronto regreso a la tierra de sus antepasados, y ya en el curso de la segunda generación esta esperanza se vio realizada, pudiendo los judíos regresar de Babilonia a Jerusalén. Porque las tribus que presionaban sobre Mesopo- tamia por el norte, que destruyeron a Siria, no fueron pacificadas muy rápidamen- te. La más poderosa entre ellas era la tribu nómada de los persas, que destruyó a los dos sucesores del dominio asirio, los reinos de los medos y de los babilonios, y que no sólo restableció el Imperio Asirio-Babilonio bajo una nueva forma, sino que lo extendió enormemente, conquistando al Egipto y al Asia Menor, y creando, por primera vez, un sistema militar y una administración nacional capaces de asegurar una base sólida para un imperio mundial cimentándola firmemente y manteniendo una paz permanente en el interior.
Mostrar más

356 Lee mas

UN NUEVO ENFOQUE SOBRE LAS GUERRAS

UN NUEVO ENFOQUE SOBRE LAS GUERRAS

Carl Schmitt argumentaría que no puede existir una comunidad política sin enemigos. En aquellos casos en los que se recurre a la fuerza en nombre de la humanidad, el adversario ya no es un enemigo como tal, sino un forajido, alguien que amenaza la paz. Si Schmitt tiene razón, estamos ante un futuro desolador, una nueva guerra global y contagiosa es posible. Pero, si creemos que es posible mantener unidas a comunidades políticas con algo más allá del miedo, entonces se abriría una alternativa, una transformación del concepto del Estado, en el que los Estados dejarían de estar inherentemente ligados a la guerra, para operar den- tro de un marco multilateral. Al argumento sobre la humanidad se le podría dar un vuelco. Si empezamos a llamar a los terroristas enemigos, les otorgamos un estatus político; de hecho esto bien podría ser lo que pretenden. Yo considero más acertado verles como fora- jidos, como personas que quebrantan la paz, y hacer uso de los métodos policiales y de inte- ligencia para enfrentarse a ellos, y no el recurso de las viejas guerras.
Mostrar más

10 Lee mas

Los judíos en las obras de Quevedo

Los judíos en las obras de Quevedo

ti va para con los hebreos estaban olvidados .ya en el siglo XVH, porque el Edicto de 1492 había superado todas las diferencias ra­ ciales, religiosas, sociales, económicas y políticas que pudieron existir entre cristianos, y moros y judíos. El Decreto y la expul­ sión, sin embargo, habían ocurrido apenas siglo y medio a�tes, por lo que permanecía en el ambiente aún la mentalidad antiju­ día que se exaltó con tan drástica decisión de los Reyes Católicos. La masa española del siglo de los validos conservaba en su ánimo un concepto primario sobre las gentes de aquella religión, que el tiempo no había sido capaz de borrar totalmente. La expulsión -según creencia popular- no llegó por un motivo baladí, ni so­ lamente por cuanto e1 Decreto apunta'\ sino que la expatriación fue factible por la acusación de deicidío, más recuerdo de cier­ tos crímenes cometidos por judíos a lo largo de la historia espa­ ñola medieval, que la leyenda cuidó de perpetuar. De ahí que, sin culpar al famoso literato como partícipe de creencias antiju­ daicas35, nos indinamos a creer que la presenc1a del tema en su obra sea natural reflejo del ambiente, matizando Quevedo la di­ ferente actitud judía que marca la estancia de Jesucristo entre los hombres.
Mostrar más

14 Lee mas

TítuloLas guerras que nos vienen

TítuloLas guerras que nos vienen

Pero esta otra superioridad, no la étnica sino la ética, debe dar fuerzas y razón a nuestra sociedad para que podamos sentir de nuevo una autoridad moral para atender problemas globales [r]

21 Lee mas

Actitud de los directores de hotel ante las opiniones de los clientes

Actitud de los directores de hotel ante las opiniones de los clientes

In this study, a number of variables were discussed from different point of view, including the favour rating of the hotel in region, the rank of hotel in r[r]

10 Lee mas

Estudio del modelo de las guerras civiles de Paul Collier a través de la Guerra Civil de la Antigua Yugoslavia, desde 1991 hasta 1995

Estudio del modelo de las guerras civiles de Paul Collier a través de la Guerra Civil de la Antigua Yugoslavia, desde 1991 hasta 1995

Varias son las implicaciones que se derivan de estas tres características. En cuanto a la asimetría, los Estados están obligados a respetar unas determinadas normas fijadas en acuerdos internacionales, mientras que los actores no estatales, como los grupos terroristas, no están obligados a sujetarse a ninguno de estos compromisos interestatales, por lo que su margen de maniobra siempre será más amplio. 36 Esta asimetría no nos conduce a lo que Kalyvas denominaría una guerra de guerrillas clásica, sino más bien a una nueva forma de guerra irregular por dos razones principales. La primera, mientras que las guerras irregulares clásicas son guerras de naturaleza defensiva, las nuevas guerras son de carácter ofensivo, ya que se trata de llevarla guerra al territorio enemigo. Esto nos conduce a la segunda razón, que es el hecho de que la violencia ejercida contra la población civil en el primer caso es indirecta, mientras que en el segundo siempre será directa porque se trata de amedrentarla y desmoralizarla tanto como sea posible. 37
Mostrar más

54 Lee mas

Bits y algoritmos: algunas reflexiones sobre el futuro carácter de la guerra

Bits y algoritmos: algunas reflexiones sobre el futuro carácter de la guerra

Las guerras en las sociedades agrícolas, y feudales reproducían la estructura social de aquellas sociedades; las guerras napoleónicas la época de transición de las sociedades agrícolas[r]

18 Lee mas

Actitudes de los médicos de urgencias hacia las reglas

Actitudes de los médicos de urgencias hacia las reglas

O bjetivo Determinar en los m?dicos de urgencias 1) el conocimiento y uso declarado de las reglas del tobillo y la rodilla de Ottawa y 2) las actitudes hacia las reglas de decisi?n cl?nica en general[.]

7 Lee mas

Los judíos en Chile durante la colonia

Los judíos en Chile durante la colonia

mando del capitin don Diego Garcia de Villal6n encontramos 10s siguientes - judios: ~ u i s Santa'clam, que figura en Santiago en noviembre de 1543 y t w o su chacra en la Caiiada entre [r]

132 Lee mas

lasgue 260706 doc

lasgue 260706 doc

Una vez lograda la paz con Israel, Egipto podía ser aliado de mayor importancia para América, con todas las consecuencias que se derivarían, tanto el apoyo económico como una actitud americana más favorable a las reclamaciones de los árabes palestinos. Para el gobierno israelí de la época era diferente: alcanzar la paz con Egipto, su más formidable enemigo, incluso al precio de retirarse del Sinaí, y quedar así con las manos libres para el objetivo esencial de su política: implantar a los colonos judíos en los territorios conquistados en la orilla occidental y anexionarlos gradualmente, y poder hacer frente de forma eficaz a cualquier oposición por parte de Siria o la OLP. Según el acuerdo, se establecía una paz formal entre Egipto e Israel y también se concedía cierto tipo de autonomía, que se definiría posteriormente, para la Orilla occidental y Gaza, que conduciría, después de cinco años, a discusiones sobre su estatus definitivo. En discusiones posteriores sobre la autonomía, pronto quedó de manifiesto que las ideas israelíes eran muy diferentes de las de Egipto o América, e Israel rehusó suspender su política de establecimientos judíos en los territorios conquistados.
Mostrar más

20 Lee mas

Historia de los judíos en Chile

Historia de los judíos en Chile

Pablo Rodriguez, natural de Montemayor en Portugal, medio hermano de Sebastian Duarte, y agente de Manuel Bautista Perez, soltero, residente en esta Ciudad, de treinta y seis aiios, fue [r]

418 Lee mas

102 I REVISTA SÍNDROME DE DOWNI

102 I REVISTA SÍNDROME DE DOWNI

Los resultados mostraron que las actitudes que apoyaban la inclu- sión y el sentimiento de confort al ofrecer atención médica fueron más frecuentes en médicos de raza blanca, no hispanos[r]

9 Lee mas

Los judíos y la revolución rusa

Los judíos y la revolución rusa

los conflictos ideológicos y quebrado en el plano organizativo, el movimiento obrero judío sufrió un serio debilitamiento —por ejem- plo, el número de militantes bundistas pasó de treinta y tres mil en 1917 a once mi1 en 1921—, pero sus componentes más significativos (por fuera de Polonia) se reunieron finalmente en el marco de la Internacional Comunista: la fuerza de atracción de la Revolución de Octubre era tal que prevaleció sobre las divergencias teóricas y políticas. Dicho esto, hoy día estamos obligados a constatar que, adhiriéndose individualmente al partido comunista, los revolu- cionarios judíos debieron renunciar a una gran parte de su identi- dad propia.
Mostrar más

9 Lee mas

El papel de las cuevas en las guerras de los antiguos mayas

El papel de las cuevas en las guerras de los antiguos mayas

Un conflicto ocurrido en el año 2008 entre dos comunidades indígenas de Chiapas, en el cual están inmiscuidos también elementos del paisaje natural como sitios sagra- dos, sugiere que e[r]

24 Lee mas

Las nuevas guerras, las guerras de siempre

Las nuevas guerras, las guerras de siempre

De esta manera, lo que me interesa resaltar es que aun y cuando los ele- mentos señalados por Kaldor son su- ficientemente importantes para poder hablar de "nuevas" guerras, hay [r]

5 Lee mas

LOS MEDIOS PERSONALES DE LOS OPERADORES ECONÓMICOS Y LAS POSIBLIDADES DE VALORACIÓN DE LOS MISMOS EN LOS PROCEDIMIENTOS DE LICITACIÓN.

LOS MEDIOS PERSONALES DE LOS OPERADORES ECONÓMICOS Y LAS POSIBLIDADES DE VALORACIÓN DE LOS MISMOS EN LOS PROCEDIMIENTOS DE LICITACIÓN.

organización, la cualificación y la experiencia del personal encargado de ejecutar el contrato, en caso de que la calidad del personal empleado pudiera afectar de manera significativa[r]

54 Lee mas

Show all 10000 documents...