PDF superior El lopismo inglés del siglo XVIII: Sir John Talbot Dillon (1739-1805) y William Hayley (1745-1820)

El lopismo inglés del siglo XVIII: Sir John Talbot Dillon (1739-1805) y William Hayley (1745-1820)

El lopismo inglés del siglo XVIII: Sir John Talbot Dillon (1739-1805) y William Hayley (1745-1820)

valores de originalidad y genialidad. precisamente mayans, a quien, como hemos visto, visitó dillon en su viaje español, fue uno de los apoyos eruditos del círculo de hispanistas de la Universidad de göttingen, en cuya biblioteca se nutrió dieze para preparar esa traducción anotada de los Orígenes (poseía los tres volúmenes de las obras de Lope, según refiere Eck [1997: 109]). A su vez, el valenciano, en su correspondencia con Klopstock, había ya difundido sus ideas sobre lope de vega: su desprecio por las reglas del arte, pero también su extraordinario ingenio, que le convirtió —según mayans escribe al alemán— en el más grande de los co- mediógrafos (mestre 1997: 83). la conexión entre mayans, dieze y dillon hace esperable que los tres ingenios compartieran este mismo juicio, así como también la visión cervantina (recuérdese el cervantismo de mayans) sobre el Fénix, visible perfectamente tanto en dieze como en dillon, que la recibe directamente de su principal fuente, los Orígenes de velázquez. recordemos que ahí velázquez sigue muy de cerca las críticas cervantinas sobre lope: la falta de decoro en los perso- najes (por su abundancia y lenguaje), la ausencia de unidad de tiempo, la invero- similitud y el interés en complacer al vulgo (velázquez 1754: 107-108). sin em- bargo, velázquez le concede al Fénix una «prodigiosa fecundidad», que también se apoya en referencia cervantina («como dice Cervantes, escribió más de diez mil pliegos de comedias»), y pondera «su nunca vista facilidad», con la que alucinó «a los que no están obligados a saber distinguir en estas materias los verdaderos par- tos del ingenio de los abortos del antojo y del capricho». la culpa mayor de lope se demuestra en el Arte (como había dicho lessing en las mismas fechas y era ya asunto de debate), pues a pesar de conocer las reglas y «con pleno conocimiento de lo mal que hacía en pervertir las buenas reglas del teatro, quiso sacrificar a su propio interés el de las letras» (velázquez 1754: 109-110) . la evidente similitud entre los juicios de mayans sobre lope (mestre 1997: 83), los de velázquez, dieze y dillon, remiten a esa común fuente cervantina que todos secundan, aunque tam- bién incorporando o matizando opiniones. por consiguiente, las ideas de dillon y hayley resultan mucho más llamativas de lo que podrían parecer inicialmente si tenemos en cuenta el contexto del debate europeo sobre el clasicismo, y la co- nexión que lleva desde velázquez hasta dillon, pasando por mayans y herder . 24 velázquez remite también a la opinión de luzán sobre lope y Calderón, que observa en ellos,
Mostrar más

41 Lee mas

El lopismo inglés del siglo XVIII: Sir John Talbot Dillon (1739-1805) y William Hayley (1745-1820)

El lopismo inglés del siglo XVIII: Sir John Talbot Dillon (1739-1805) y William Hayley (1745-1820)

valores de originalidad y genialidad. precisamente mayans, a quien, como hemos visto, visitó dillon en su viaje español, fue uno de los apoyos eruditos del círculo de hispanistas de la Universidad de göttingen, en cuya biblioteca se nutrió dieze para preparar esa traducción anotada de los Orígenes (poseía los tres volúmenes de las obras de Lope, según refiere Eck [1997: 109]). A su vez, el valenciano, en su correspondencia con Klopstock, había ya difundido sus ideas sobre lope de vega: su desprecio por las reglas del arte, pero también su extraordinario ingenio, que le convirtió —según mayans escribe al alemán— en el más grande de los co- mediógrafos (mestre 1997: 83). la conexión entre mayans, dieze y dillon hace esperable que los tres ingenios compartieran este mismo juicio, así como también la visión cervantina (recuérdese el cervantismo de mayans) sobre el Fénix, visible perfectamente tanto en dieze como en dillon, que la recibe directamente de su principal fuente, los Orígenes de velázquez. recordemos que ahí velázquez sigue muy de cerca las críticas cervantinas sobre lope: la falta de decoro en los perso- najes (por su abundancia y lenguaje), la ausencia de unidad de tiempo, la invero- similitud y el interés en complacer al vulgo (velázquez 1754: 107-108). sin em- bargo, velázquez le concede al Fénix una «prodigiosa fecundidad», que también se apoya en referencia cervantina («como dice Cervantes, escribió más de diez mil pliegos de comedias»), y pondera «su nunca vista facilidad», con la que alucinó «a los que no están obligados a saber distinguir en estas materias los verdaderos par- tos del ingenio de los abortos del antojo y del capricho». la culpa mayor de lope se demuestra en el Arte (como había dicho lessing en las mismas fechas y era ya asunto de debate), pues a pesar de conocer las reglas y «con pleno conocimiento de lo mal que hacía en pervertir las buenas reglas del teatro, quiso sacrificar a su propio interés el de las letras» (velázquez 1754: 109-110) . la evidente similitud entre los juicios de mayans sobre lope (mestre 1997: 83), los de velázquez, dieze y dillon, remiten a esa común fuente cervantina que todos secundan, aunque tam- bién incorporando o matizando opiniones. por consiguiente, las ideas de dillon y hayley resultan mucho más llamativas de lo que podrían parecer inicialmente si tenemos en cuenta el contexto del debate europeo sobre el clasicismo, y la co- nexión que lleva desde velázquez hasta dillon, pasando por mayans y herder . 24 velázquez remite también a la opinión de luzán sobre lope y Calderón, que observa en ellos,
Mostrar más

39 Lee mas

Las letters de John Talbot Dillon (1781) y el Essai sur la littérature espagnole (1810) en los inicios de la historiografía literaria española

Las letters de John Talbot Dillon (1781) y el Essai sur la littérature espagnole (1810) en los inicios de la historiografía literaria española

En realidad las páginas de esta introducción son sin duda las que más se ajustan a Dillon, y sí se pueden considerar prácticamente una traducción literal. Sin embargo, a medida que se va avanzando en la historia literaria española, los añadidos son más prolongados y frecuentes. Por eso la «Premier époque de la littérature espagnole» del segundo capítulo del Essai es bastante más completa que en Dillon. De la literatura medieval de los siglos XIII y XIV el inglés prácticamente solo presta atención a Alfonso X y el Arcipreste de Hita, además de mencionar los Milagros de Nuestra Señora de Berceo, y en una carta posterior hablar del Cid solo en su dimensión histórica y legendaria. Es aquí donde se acusa la lectura de Tomás Antonio Sánchez en el Essai ––cuya Colección no se menciona en las Letters––, lo que le permite iniciar el capítulo con el Poema del Cid, del que destaca su «touchante naïveté» (37) 74 y del que ofrece además un fragmento de su entrada en Burgos en español y en francés (35-37). Al llegar a Gonzalo de Berceo, cree necesario hacer un inciso para explicar el verso alejandrino y en general la métrica española con el objetivo de «rendre familières quelques expressions que l’on pourra rencontrer dans la suite de l’ouvrage» (46). Esta explicación de la métrica (39-46) es mucho más extensa que la que hace Dillon, al recurrir a Sánchez y Bourgoing, del que cita un fragmento de su Tableau de l’Espagne moderne (1797) en el que se sorprende de la dificultad que tiene un extranjero en reconocer las rimas asonantes españolas. 75 Al llegar a Alfonso X, también añade un extraño párrafo al respecto del Libro del Tesoro 76 y especula con la posibilidad de que la piedra filosofal fuera una alegoría de un poder sobrenatural del que gozó el monarca para gobernar (49). 77 También incorpora un párrafo sobre Don Juan Manuel, ausente en las Letters, del que dice que «[l]es poèsies de ce prince sont en général, plus correctes que celle [sic.] de D. Alfonse» (51), y cita una de las moralejas de El conde Lucanor que confiesa no haber visto en ninguna otra obra. 78 Por último, incluye aquí a Pedro López de Ayala y no en la segunda época (siglo XV) como hace Dillon, por considerar que produjo su obra a finales del XIV, y añade una reflexión sobre el desconocimiento que hay en Francia de la historia de España, según le da pie la «partialité condamnable» (56) de la Crónica de Pedro el Cruel de Ayala. A esto sigue un repaso de lo que ha tratado hasta el momento y las fuentes que ha usado (56-58) ––destacando a Sarmiento y Sánchez–– en un intento por dotar a su texto de una mayor coherencia que Dillon.
Mostrar más

33 Lee mas

El Mediterráneo a través de la ficción: el extraño caso de Sir John Mandeville

El Mediterráneo a través de la ficción: el extraño caso de Sir John Mandeville

15 Después de todo este despliegue de conocimiento, el personaje Sir John advierte:“Y aunque es posible circunnavegar el orbe entero, sin embargo, sólo uno entre mil sería capaz de volver al punto de origen, pues debido a la inmensidad de la tierra y del mar se pueden tomar miles y miles de rutas. Pero nadie sabría dar con la ruta acertada para volver al punto de origen, si no fuese por casualidad o por obra de la gracia de Dios, porque la tierra es muy grande; su circunferencia mide 20.425 millas, según la opinión de los sabios astrónomos del pasado, a los que no contradigo; pero a mí me parece, y lo digo con todo respeto, que la circunferencia es mayor” (p. 214). En este fragmento, además, se concentran dos de las características básicas del personaje mandevilliano: el hecho de acudir a la auctoritas para validar su conocimiento por una parte; pero, también y especialmente, basarse en la supuesta experiencia. La combinación de ambas resultaría, pues, decisiva para la construcción de su discurso.
Mostrar más

20 Lee mas

Andalucía y el Estado en el siglo XVIII

Andalucía y el Estado en el siglo XVIII

El rasgo más destacable de la imagen andaluza en la Edad Moderna es la riqueza. Andalucía pasa por ser una región rica, y razones había para ello: la fertilidad de alguna comarca, el comercio indiano o la opulencia de cierta casa nobiliaria, por referir algunos hechos destacables. En la mentalidad colectiva, no sólo andaluza sino también (y sobre todo) española, Andalu­ cía y riqueza son las dos caras de un mito, que en principio, como todos los mitos, tenía cierta base real. De él se valdrá el Erario para hacer sentir aquí con más rigor que en cualquier otra parte de España la fiscalidad; puede afirmarse que Andalucía soportaba 1/3 del total de las cargas del estado español. Era objeto, por tanto, de una sobreimpresión que si alguna vez había podido tener una justificación real, en la segunda mitad del siglo XVIII sólo tiene una justificación mítica. Porque Andalucía en su conjunto seguía
Mostrar más

21 Lee mas

Clasicismo siglo XVIII-

Clasicismo siglo XVIII-

(Audición : « Addio, del passato”, de “La Traviata”) Francia.- Gounod, Massenet, Bizet El Romanticismo Español : Al comienzo del siglo XIX, España se enfrentaba con un nivel de música totalmente desfasado del que venía imperando en el resto de Europa, y solamente algunas figuras con talento y curiosidad por tomar contacto con aquellos ambientes, aportaron a España algo que pudiera servir de semilla y acicate para acercarse a otras tendencias estéticas ajenas a las que aquí imperaban.

6 Lee mas

LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII

LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII

A partir de la segunda mitad del siglo, sobre todo a raíz de la publicación de la Poética de LUZÁN, comenzaron los ataques contra el teatro barroco: se decía que degradaba el gusto y que iba contra la moral del público. Su principal defecto era, según los ilustrados, que no servía para educar al pueblo.

14 Lee mas

Introducción al siglo XVIII

Introducción al siglo XVIII

Método: No parte de presupuestos racionales, sino de la experiencia. Se utiliza un método inductivo, que se considera garantía suficiente del conocimiento, aunque no produzca certezas absolutas. El empirismo es el método de conocimiento dominante en el siglo. Por ello se da una preponderancia de las ciencias naturales sobre la filosofía especulativa.

7 Lee mas

El Hospital en el siglo XVIII

El Hospital en el siglo XVIII

del estado actual del Hospital de San Juan de Dios, el único en SU clase que hay en esta capital para la curación de hombres: que a los primeros pasos que dió halló que aquel establecimi[r]

30 Lee mas

07 1745

07 1745

Desde mediados del siglo pasado, algunas instituciones han prevenido sobre la crisis que hoy está a la puerta; entre tales instituciones destacó el Club de Roma, que propuso como única posibilidad de evitar la crisis que este año se inicia, el detener el crecimiento poblacional, propuesta a la que como siempre, el papado se opuso, defendiendo el derecho humano de decidir por si mismo la cantidad de hijos que desea tener o puede mantener. El problema es que todos quisiéramos tener muchos hijos y todos estimamos la cantidad de hijos que podemos mantener, basándonos en nuestras condiciones económicas imperantes al momento de tenerlos, sin considerar que esto puede cambiar; generalmente consideramos que el cambio será para mejor, como lógico resultado de nuestro esfuerzo de trabajo y la adquisición de mayor experiencia en él.
Mostrar más

164 Lee mas

Mat Talbot

Mat Talbot

Y con todo, a pesar de las cadenas, los ayunos rigurosos y el terrible agotamiento de las noches en oración, en las cuales sólo se concedía tres horas de un sueño a medias sobre las tablas duras, Matt trabajaba mejor que ningún otro, y sin otro alivio más que el de desli- zarse detrás de los postes... para rezar de nuevo y encontrar a su Dios. ¿Cómo pudo soportar esta vida?. ¿Cómo un hombre casi enclen- que pudo, durante cuarenta años, vivir tan inhumanamente? ¡Ah!, es que no sabemos las fuerzas que hay en nosotros; somos demasiado cobardes para explotarlas. y muy pocos son los que se dan cuenta de las posibilidades para el bien que Dios ha depositado en nosotros. Nosotros calculamos, Matt Talbot llegó hasta el fin.
Mostrar más

42 Lee mas

En torno a las doctrinas acerca de las fuerzas de la materia en el siglo XVIII. John Keill y su influencia sobre Kant

En torno a las doctrinas acerca de las fuerzas de la materia en el siglo XVIII. John Keill y su influencia sobre Kant

En los Gedanken , la Nova dilucidatio y la Monadologia physica , Kant pone las nociones de las fuerzas atractivas y repulsivas de los newtonianos al servicio de una explicación de la[r]

22 Lee mas

10.- LA ESPAÑA DEL SIGLO XVIII. - 09. SIGLO XVIII

10.- LA ESPAÑA DEL SIGLO XVIII. - 09. SIGLO XVIII

Carlos IV (1788-1808): Llega al trono un año después de estallar la revolución francesa. Su reinado se caracteriza por las dudas y vacilaciones, sobre todo en política exterior. Abandonó los asuntos de Estado en manos del ambicioso Manuel Godoy. Tras ser decapitado Luis XVI, su primo, rompe el pacto con la Francia revolucionaria y junto a Inglaterra y otros países europeos participa en la guerra de La Convención (1793-95). Posteriormente, la eterna rivalidad con Inglaterra, obliga a Godoy, a rehacer la alianza con el Directorio (etapa moderada de la revolución) y posteriormente con Napoleón (Tratado de San Ildefonso 1796). Esta alianza conduce a la derrota de la armada hispano francesa en Trafalgar (1805) frente a la británica, y permite la entrada y ocupación de España por las tropas napoleónicas en 1808 bajo pretexto de ocupar Portugal (tratado de Fontainebleau 1807).
Mostrar más

5 Lee mas

SIR WILLIAM RAMSAY SCHOOL. & Language College. Extension Homework Booklet

SIR WILLIAM RAMSAY SCHOOL. & Language College. Extension Homework Booklet

el Parque Zoológico el Museo del Prado las Montañas el sur de España oooooo Hace buen tiempo mal tiempo sol calor frío Estoy con mis amigos mis padres mi(s) hermano(s) Es[r]

10 Lee mas

SIR JOHN ELIOT GARDINER: MISSA EN DO MENOR DE MOZART

SIR JOHN ELIOT GARDINER: MISSA EN DO MENOR DE MOZART

SIR JOHN ELIOT GARDINER director Heaven, que va ser publicat per Penguin el 2013. També ha rebut nombrosos premis internacionals, inclosos el Premi Gramophone per l’enregistrament en directe de les Cantates sacres de J.S. Bach amb Soli Deo Gloria i els doctorats honorífics de les Universitats de Lió, Pavia i St. Andrews i del Conservatori de Música de Nova Anglaterra. El 1990 va ser nomenat CBE, el 2005 va rebre l’Ordre al Mèrit de la República Federal Alemanya i el 2010 va ser nomenat Chevalier de la Légion d’Honneur a França. Actualment és president de l’Arxiu Bach de Leipzig.
Mostrar más

16 Lee mas

LA ILUSTRACIÓN. SIGLO XVIII

LA ILUSTRACIÓN. SIGLO XVIII

 Progreso de la ciencia: es otro de los valores característicos del siglo XVIII. Un hecho capital será el que impulse la ciencia: la publicación, en 1687, de Philosophiae naturalis principia mathematica, la gran obra de Isaac Newton en la que se asientan los principios más importantes de la mecánica clásica. La repercusión

27 Lee mas

El financiamiento externo de Colombia en el siglo XIX 1820-1920

El financiamiento externo de Colombia en el siglo XIX 1820-1920

La contrapartida de los deudores en estos acuerdos fue la reducción severa de la demanda agregada en cada una de las economías por medio de una tributación más elevada y una reducción del gasto público. El motivo para aplicar esta políticas deflacionarias consistió en que no sólo choques externos –el racionamiento de créditos externos en el caso de Argentina, y la caída de los precios del café en el caso del Brasil- contribuyeron a la incapacidad de estos países para incumplir con sus calendarios de pagos. En Argentina desde mediados de los ochenta, y en Brasil desde principios de los noventa, políticas monetarias y fiscales expansionistas habían estado elevando el precio del oro en términos de circulantes nacionales inconvertibles. Como resultado, una prima más elevada sobre el oro se convirtió en un factor de encarecimiento de la deuda externa. La carga del ajuste sería suavizada gradualmente por la tendencia favorable del comercio internacional a principios del nuevo siglo. En especial, al Brasil no le tocaría afrontar más de cuatro años de restricciones, ya que un nuevo ciclo de precios internacionales del café en ascenso fortalecería la economía a partir de 1903 y hasta la Primera Guerra Mundial (Fishlow, 1989 a, b).
Mostrar más

56 Lee mas

Sociedad y religión en el siglo XVIII

Sociedad y religión en el siglo XVIII

San Pedro habla del “sacerdocio real” de los cristianos) ha creado muchos problemas interpretativos. En el Congreso Internacional, celebrado en Ali­ cante en noviembre de 1990, sobre las relaciones Iglesia-Estado en España, Francia e Italia, todos los investigadores coincidieron en señalar que, a fi­ nales del siglo XVIII, se hace visible un movimiento de reivindicación de los seglares y párrocos. Se trataba del riquerismo, teoría expuesta con clari­ dad por Michel Richer, decano de la Facultad de Teología de la Sorbona, a finales del XVI, en la que planteaba una serie de reivindicaciones de los fieles seglares en la Iglesia. A finales del Siglo de las Luces, estas ideas ad­ quirirán un poder de gran transcendencia, porque la Revolución Francesa las tomará como base de la Constitución Civil del Clero. Desde el momen­ to en que los ideólogos de la revolución toman el riquerismo galicano como punto de partida, las reivindicaciones dentro de una Iglesia no jerár­ quica, sino con ideas horizontales, y que entrañaría la elección de los pá­ rrocos por los fieles, así como la de los obispos por los párrocos, cambia el problema.
Mostrar más

14 Lee mas

Una farmacia malagueña del siglo XVIII

Una farmacia malagueña del siglo XVIII

Por esto, al hallar en el Archivo Histórico Provincial de Málaga, un protocolo cerrespondiente a la partición de los bienes de un farmacéutico fallecido a finales del siglo XVIII, en el que constaba, y por fortuna de fonna detalladísima, el iu­ ventario de lo que fuera su Oficina de Farmacia, no dudamos ni por un momento el emprender la ardua tarea de Sil total estudio, encaminado a la identificación

13 Lee mas

En el siglo XVIII, moros en la Alhambra

En el siglo XVIII, moros en la Alhambra

1780. La corte del último ele los Austrias -menos obsequiosa que lo Jt4é después la de los Barbones- uo tuvo esta atención para el visir �¡ Gassání, primer embajador marroquí, que con carácter oficial, os­ tentó el cargo en finales del siglo XVII. Y luego no tenemos noticia cie que visitasen Granada otros emisarios marroquíes hasta que en el siglo XIX vino el viajero Málik Sálirn, quien en su emoción ante la .\�hambra compuso una "página en que el lirismo desencantado se tiñe de una melancolía, sorprendente en este magrebi ". ( t ) . Pero Sálim <'Stuvo en Granada en i878 y el emhaajdor al-Karclúdí en i885 hi1.0 y�t el recorrido en ferrocarril. De la estancia granadina <le otros vía-
Mostrar más

15 Lee mas

Show all 10000 documents...