PDF superior Mapocho: n° 63, primer semestre de 2008

Mapocho: n° 63, primer semestre de 2008

Mapocho: n° 63, primer semestre de 2008

Por otra parte, aflora dentro del campo literario una poesia que surge desde la tierra (especialmente en el sur de Chile, Valdivia, Puerto Montt y Chilot), “un discurso que incorpor[r]

445 Lee mas

Mapocho : número 79, primer semestre de 2016

Mapocho : número 79, primer semestre de 2016

porque se ha perdido la certidumbre que implica toda genuina experiencia; en vez de eso la representación de la vida humana que hace el novelista expresa lo inconmensurable, notificando de ese modo su perplejidad, su carencia de todo consejo. En el sentido que Benjamin extrae de la Teoría de la Novela de Lukács, el tiempo forma uno de los principios constitutivos del género porque allí sentido y vida se disocian. La preocupación por el sentido de la vida reemplaza a la moraleja del relato. Así, la búsqueda de sentido constituye el anhelo infructuoso del lector que en su desesperación ha des- viado hacia la muerte (del o los personajes, o figurativamente la sellada con la palabra “fin” en la novela) la posibilidad de encontrarlo. “Lo que atrae al lector a la novela”, dice Benjamin, “es la esperanza de calentar su vida que se congela al abrigo de una muerte, de la que lee” (2008: 85). Si el narrador hace de la muerte el espacio de la unidad del sentido dado por la institución de la experiencia, su relato siempre se constituiría desde la muerte, desde el final. En cambio la novela, por la profunda perplejidad ante la vida que representa, haría de la muerte y de este final una esperanza que, por las mismas condiciones sociales que llevaron a esconder el rostro de la muerte mediante procesos de depuración y ocultamiento (Benjamin, 2008: 73-75), fracasa; no sin antes disfrutar el lector morbosamente del placer originado por la tensión que le significa esta misma esperanza. “En efecto [el lector de novelas], destruye, devora el material como el fuego los leños en la chimenea. La tensión que atraviesa la novela se parece mucho a la corriente de aire que anima la llama de la chimenea y aviva su fuego” (Benjamin, 2008: 84). La voluntad de clausura de la novela se diferenciaría del cariz interminable del relato. No obstante, la forma comunicativa que va más allá de la novela en consolidar la atrofia de la experiencia —enfrentándose de este modo a la narración— es la nueva forma de comunicación que hace su aparición con el surgimiento de la prensa: la información.
Mostrar más

344 Lee mas

Mapocho: n° 67, primer semestre de 2010

Mapocho: n° 67, primer semestre de 2010

En lo que se refi ere a Heidegger, hizo exploraciones respecto del ser en va- rias direcciones: 1) En la dirección de la analítica existencial del Dasein, a través de sus numerosos cursos y seminarios sobre Ser y Tiempo, y en partes signifi cati- vas de sus Apuntes acerca del pensar de Heidegger. 2) En la vía de la dilucidación de la obra de arte, mediante su libro El origen de la obra de arte y la verdad en Heidegger, el que incluyó una traducción del ensayo de Caminos de bosque (Holzwege) titulado “El origen de la obra de arte”. 3) En el camino del diálogo con los pensadores de Occidente, traduciendo escritos de Heidegger sobre Anaximandro, Heráclito, Parménides, Aristóteles y Nietzsche: “El dicho de Anaximandro” [versión inédi- ta] (de Caminos de bosque); “Alétheia”, “Logos” y “Moira” (de Conferencias y artícu- los [Vorträge und Aufsätze]; los dos últimos fueron publicados en Mapocho, Tomo II, Nº 1, 1964); “Qué es y cómo se determina la Physis. Aristóteles Física B, l” (de Hitos: Wegmarken); ¿A qué se llama pensar?: tanto el ensayo de Conferencias y artí- culos como el libro del mismo nombre (esta última traducción —la del libro—, está aún inédita). Agréguese que también tradujo el Aristóteles, de Walter Bröc- ker, obra fuertemente inspirada en Heidegger. 4) En la dirección del diálogo con los poetas, están sus versiones de “El habla” —que remite a Georg Trakl—, y de “La esencia del habla” (aún inédita) —que remite a Stefan George—, textos de De camino al habla (Unterwegs zur Sprache). 5) En la vía de una meditación de nuestra época están sus traducciones de “La pregunta por la técnica” y “Cien- cia y meditación”, escritos que han sido recogidos en Filosofía, Ciencia y Técnica, junto a varios otros que nombro en esta enumeración. 6) En conjunción con los anteriores aportes recién indicados, está su versión de “Construir Habitar Pen- sar”, a través de la cual acompaña a Heidegger en su intento de bosquejar algo así como una “ética” para el hombre actual. Y, sin pretender agotar la enumera- ción de estas vías, encontra mos una séptima, en la que Soler va con Heidegger directamente a la cuestión del ser; me refi ero a sus traducciones de Tiempo y Ser —y a la del seminario sobre esa conferencia— y “La vuelta” (Die Kehre).
Mostrar más

469 Lee mas

Mapocho : no  59, primer semestre, 2006

Mapocho : no 59, primer semestre, 2006

LA REPUBLICA COMO MUJER EN LOS PERIODICOS DE JUAN RAFAEL ALLENDE: UN DISCURSO POLiTICO E N CARICATURAS 1875-1902.. La labor periodistica de Juan Rafael Allende mostr6 permanentemente una[r]

436 Lee mas

Mapocho: n° 75, primer semestre de 2014

Mapocho: n° 75, primer semestre de 2014

Una escena construida en perspectiva ofrece una propuesta de lectura que jerarquiza ciertos elementos, los cuales son dispuestos en el primer plano. Y, al mismo tiempo, oculta o fragmenta otros que pueden contener alguna información que no se desea eludir del todo. Siempre hay una intención tras ese juego de definir qué ha de ver el espectador. Nelson Goodman dice que: “Un cuadro en perspectiva, al igual que otro cualquiera, hay que leerlo; y la capacidad de leer hay que adquirirla. El ojo solo acostumbrado a la pintura oriental no entiende inmediatamente un cuadro en perspectiva”. Del mismo modo, en el caso de las crónicas se observa la traducción de esa perspectiva en sus descripciones, las que abundan en el uso de la persuasión emotiva, ya que, en el caso específico de Colón, vemos que no solo entrega información sobre las características y atributos de las tierras descubiertas en la exposición de argumentos que resultan atractivos y sugerentes, sino que intervienen otros rasgos de naturaleza subjetiva para apelar a los sentimientos y emociones de los Reyes, destinatarios de su mensaje. Una manera eficaz de atraer la atención del destinatario es lograr que se sienta implicado en la situación que se le plantea, a fin de que se interese en el producto que se expone ante él como una ventaja; esto puede funcionar al presentar una atmósfera placentera, tranquilizadora, excitante, de fortuna y éxito, entre otras alternativas posibles, a través de imágenes o descripciones precisas en cada caso, en un mensaje breve y fácil de fijar en la memoria. Conmover al destinatario requiere de la operación de aspectos de carácter afectivo. Ofrecer comodidad —por ejemplo—, compañía, apoyo, soluciones, fama, belleza, armonía, descanso merecido, cercanía, respeto, comprensión y satisfacción de sus deseos. Así, podemos constatar en el registro de Colón del día domingo 4 de noviembre: “Mostróles oro y perlas, y respondieron ciertos viejos que en un lugar que llamaron Bohío había infinito y que lo traían al cuello y a las orejas y a los brazos y a las piernas y también perlas. Entendió más: que decían que había naos grandes y mercaderías, y todo esto era al Sueste. En- tendió también que lejos de allí había hombres de un ojo y otros con hocicos de perros que comían los hombres y que en tomando uno lo degollaban y le bebían su sangre y le cortaban su natura”. La narración da cuenta tanto de la posibilidad de encontrar el oro como de sufrir grandes peligros, con lo cual refuerza la idea de que la misión a cumplir es un desafío que merecería una recompensa considerable. Por su parte, el cronista de Cipango desmonta esta propuesta al hablar de la pintura, del cine o del teatro advirtiendo que
Mostrar más

302 Lee mas

Mapocho: n° 73, primer semestre de 2013

Mapocho: n° 73, primer semestre de 2013

Era convicción arraigada del señor Barros Luco la de que en ningún caso debían construirse edificios públicos en sitios mezquinos, en que hubieran de quedar mezclados con heterogéneas construcciones particulares. Su larga permanencia en París lo había impregnado del sentido monumental y de grandes panoramas, característico de aquella ciudad modelo; y no quería repetir entre nosotros el error cometido con el Congreso, la Municipali- dad y los Tribunales de Justicia, palacios arrinconados y sin perspectiva. Para los edificios públicos, el Gobierno debía disponer de manzanas com- pletas, que dieran espacio para el servicio actual y su desarrollo futuro. Aceptó, pues, desde el primer momento, el plan propuesto por el Director de la Biblioteca, de adquirir una manzana central, en la Alameda de las Delicias; y planificar en ella un grupo armónico de edificios, destinados a establecimientos similares y de gran desarrollo futuro, como la Biblioteca, el Archivo General de la Nación y el Museo Histórico Nacional. En estas ideas estuvo unánimemente de acuerdo la Comisión, en que figuraban como Rector de la Universidad, don Domingo Amunátegui; como Visi- tador, don Enrique Matta Vial; como Presidente del Museo Histórico, don Joaquín Figueroa, y como Director de la Biblioteca el que habla. Se pidieron propuestas públicas; y, de entre las presentadas, se eligió la manzana en que estamos, ocupada entonces por la iglesia y convento de las Monjas Claras. Para ello se tomó en cuenta su ubicación central, su fácil accesibilidad desde todos los puntos de la capital y sus dos hermosos frentes, uno a la Alameda y otro al Cerro de Santa Lucía.
Mostrar más

313 Lee mas

Mapocho: n° 71, primer semestre de 2012

Mapocho: n° 71, primer semestre de 2012

como un espacio dinámico de circulación e intersección de discursos altamen- te significativos para el estudio no sólo de la literatura sino de la historia y la sociología cultural, la [r]

446 Lee mas

Mapocho: n° 65, primer semestre de 2009

Mapocho: n° 65, primer semestre de 2009

Esta distincih entre gobierno natural y gobierno politico, nueva para el vocabulario politico de la kpoca, era posible hallarla en algunos escPitos de Juan Egafia, aunque timida y aislad[r]

314 Lee mas

Mapocho: n° 61, primer semestre de 2007

Mapocho: n° 61, primer semestre de 2007

En 1884, aiio de F a n movimiento y enormes d&cultades para la Iglesia ht61ica por la aprobacib del matrimonio civil y posterior creaci6n del Registro Civil, se realiz6 la pri[r]

405 Lee mas

Mapocho : n° 29, primer semestre, 1991

Mapocho : n° 29, primer semestre, 1991

siglo XIX. El texto es consecuencia d e un largo traba-jo que va habia dado algunos frutos en 1982 cuando Vargas, en compariia de Gerard0 Martinez, publico en la revista His[r]

137 Lee mas

Mapocho: n° 69, primer semestre de 2011

Mapocho: n° 69, primer semestre de 2011

Quiero partir por una anécdota personal. En los años ochenta, cuando vivía en Friburgo de Brisgovia, con ocasión de la realización de mi doctorado en Filosofía, un fi n de semana me encontraba con mi hija Carolina paseando por las orillas del Rin en la ciudad de Breisach. Ya cuando estaba atardeciendo, y no quedaba mucha gente, de pronto me llama la atención un señor que se pa- sea con una copa de coñac. Mas, había que regresar pronto a Friburgo, de tal manera que nos embarcamos en el auto y nos fuimos. Pero, no había avanzado muchas calles todavía cuando propongo volver para conocer al señor de la copa de coñac. Eso hicimos y apenas nos bajamos del auto lo encontramos sentado en un banco mirando el río, y por supuesto con la copa de coñac. Sigilosamente me acerqué y me atreví a manifestarle mi curiosidad acerca de qué hacía alguien en la orilla del Rin con una copa de coñac en su mano. Desde luego temía que el se- ñor se molestara por mi impertinencia y mi invasión irrespetuosa en su mundo privado. Pero, nada de ello sucedió. Y entonces, a modo de explicar su situación, y en cierta manera, de justifi carse a la vez, nos invitó a que lo acompañáramos a su casa. Naturalmente nosotros esperábamos encontrarnos con eso precisa- mente: una casa. Pero nada de eso había, sino algo parecido: algo así como un vagón de tren, o más bien como el vagón que solía ir al último en los antiguos trenes, el cual era más pequeño, como el en que viajaban los conductores; mas, tampoco era eso; era más bien el vagón, muy parecido al anterior, que usaban los leñadores, que se adentraban en el bosque, en este caso, en los bosques de la Selva Negra, para sacar leña, y teniendo que pasar allí largas temporadas. Pues bien, el vagón o carromato aquél de nuestro personaje era tirado por un tractor. Nos invitó a entrar y quedamos inmediatamente deslumbrados al ver las paredes del carromato tapizadas de maravillosas fotos, en un formato grande, al modo de póster, y que mostraban paisajes con gentes muy diversas. Entonces comenzó él a contar que hace más de diez años se encontraba realizando un proyecto personal, el cual era fotografi ar los paisajes a lo largo de toda la fron- tera alemana, país que colinda con varios otros, a saber, Luxemburgo, Holan- da, Bélgica, Francia, Suiza, Austria, la antigua Checoslovaquia, Polonia, Rusia, Suecia, Dinamarca. Con este relato quedé completamente fascinado. Tal vez en ese momento había tenido la ocasión, el regalo, de conocer al primer personaje propiamente de frontera, lo que corresponde a la defi nición que Eugenio Trías suministra acerca del ser humano. Somos “habitantes fronterizos”.
Mostrar más

254 Lee mas

Mapocho   n° 31, primer semestre, 1992

Mapocho n° 31, primer semestre, 1992

A ese respecto, si el mundo del pensador o el artista expresa cuanto sac6 en limpio en su vida, para ponerlo en limpio mediante su obra mundo es ‘lo limpio’, asi como lo sucio se denomin[r]

276 Lee mas

Mapocho : n° 51, primer semestre, 2002

Mapocho : n° 51, primer semestre, 2002

Esta doble determinacibn a la que haciamos referencia rammen esza presente en el discurso de Grinor Rojo, acadtmico de la Universidad de Chile; se trata de textos criticos originados por[r]

359 Lee mas

Mapocho : n° 49, primer semestre, 2001

Mapocho : n° 49, primer semestre, 2001

particularidad, algo asicomo el colmo dk la escritura epistolar, cual es estar signad& por una doble ausencia: la que motiva, como en toda carta, la escritura, y respecto de la c[r]

418 Lee mas

Mapocho : n° 47, primer semestre, 2000

Mapocho : n° 47, primer semestre, 2000

E mismo aiio de la llegada de 10s Edwards a Europa, sali6 a la luz Los trasphntado Paris, Gamier hermanos,novela que ha sido comparada a menudo con Criollose P~t?3.“La permanencia del se[r]

445 Lee mas

Mapocho : n° 45, primer semestre, 1999

Mapocho : n° 45, primer semestre, 1999

Creo no alterar mis recuerdos si dig0 que senti desde entonces algo que hoy describiria como la vivencia de la historia, la impresion de que 10s hechos que nos explicaban en las clases[r]

249 Lee mas

Mapocho : n°  43, primer semestre, 1998

Mapocho : n° 43, primer semestre, 1998

Si bien no se puede asegurar que todas las autoridades y personeros vinculados al Gobierno, compartieran por completo las nuevas ideas de reforma penal, esti claro que el Estado tom6 p[r]

274 Lee mas

Mapocho : n° 41, primer semestre, 1997

Mapocho : n° 41, primer semestre, 1997

Si en "Simbolosen la poesia deVallejo" Escobar conectaba, desde el punto de vista temitico y expresivo, toda la obra del poeta peruano, en "Lecturas deVallejo: mitificaci6n ydesmitifkaci[r]

239 Lee mas

Mapocho : n° 39, primer semestre, 1996

Mapocho : n° 39, primer semestre, 1996

Mis aiin, una cosa que vimos en cierta Cpoca, un libro que leimos, no s610 permanecen unidos para siempre en lo que habia en torno nuestro; queda tambiCn fielmente unido a lo que nosotro[r]

265 Lee mas

Mapocho : n° 37, primer semestre, 1995

Mapocho : n° 37, primer semestre, 1995

A este prop6sito ha de tenerse en cuenta que todo cuanto hizo -poesia, canci6n, bordado, pintura ...- t w o por centro a su persona inconfundible, con un saber debido, precisamente, a la[r]

256 Lee mas

Show all 10000 documents...