PDF superior Movimientos sociales, nueva razón de estado y la estigmatización de la protesta social en Colombia

Movimientos sociales, nueva razón de estado y la estigmatización de la protesta social en Colombia

Movimientos sociales, nueva razón de estado y la estigmatización de la protesta social en Colombia

las dinámicas que comprenden las relaciones socio-espaciales atravie- san un proceso de transformación en las que el neoliberalismo se auto- postula como el mejor de los modelos para el mejoramiento permanente del planeta. Con él se anuncia el nuevo evangelio del desarrollo econó- mico: “[l]as recetas de estabilización monetaria, el ajuste estructural y el estímulo de estrategias de crecimiento económico basadas en la apertura de mercados, el apoyo a exportaciones, la búsqueda de la in- versión extranjera y la cohesión social” (Jiménez & novoa, 2014, p. 30). En ese sentido, los protagonistas que le dan forma a esta serie de propuestas enuncian sus palabras desde la economía. Si bien el neoli- beralismo acoge problemas tan diversos como contradictorios: eficien- cia económica, equidad social, bienestar del medio ambiente, etc., esta pluralidad de problemas supone comprender su horizonte de proyección como difuso. la categoría que supone comprender el neoliberalismo mantiene una diversidad de prácticas sociales, ello permite afirmar que existen “neoliberalismos”; sin embargo, todos ellos podrían guar- dar ciertas similitudes: “reestructurar las formas de organización de la producción y gestión del trabajo, y reformar las estrategias de dominio y disciplina social” (Jiménez & novoa, 2014, p. 29). no obstante, con en esta serie de prácticas no se limita a dominar a otros por la fuerza (practicas perfeccionadas desde el lenguaje del derecho), lo que es par- ticular en este discurso es que pretende dirigir a la población para que sus acciones sean eficaces y mantengan su consentimiento, es decir, la instrumentalización de la libertad de aquellos que son gobernados. Con el neoliberalismo se crean ciertas “condiciones de aceptabilidad en donde los sujetos se experimentan a sí mismos como libres, aunque los objetivos de su conducta sean puestas por otros” (Castro, 2010, p. 12). A este punto, las relaciones entre poder y libertad mantienen un mismo horizonte en el que, a partir del neoliberalismo y la economía capitalista, asciende una nueva razón de Estado.
Mostrar más

16 Lee mas

MOVIMIENTOS SOCIALES, NUEVA RAZÓN DE ESTADO Y LA ESTIGMATIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL EN COLOMBIA *

MOVIMIENTOS SOCIALES, NUEVA RAZÓN DE ESTADO Y LA ESTIGMATIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL EN COLOMBIA *

Una nueva razón de Estado: la gubernamentalidad como presupuesto teórico para comprender las dinámicas socio-espaciales las dinámicas que comprenden las relaciones socio-espaciales atravie- san un proceso de transformación en las que el neoliberalismo se auto- postula como el mejor de los modelos para el mejoramiento permanente del planeta. Con él se anuncia el nuevo evangelio del desarrollo econó- mico: “[l]as recetas de estabilización monetaria, el ajuste estructural y el estímulo de estrategias de crecimiento económico basadas en la apertura de mercados, el apoyo a exportaciones, la búsqueda de la in- versión extranjera y la cohesión social” (Jiménez & novoa, 2014, p. 30). En ese sentido, los protagonistas que le dan forma a esta serie de propuestas enuncian sus palabras desde la economía. Si bien el neoli- beralismo acoge problemas tan diversos como contradictorios: eficien- cia económica, equidad social, bienestar del medio ambiente, etc., esta pluralidad de problemas supone comprender su horizonte de proyección como difuso. la categoría que supone comprender el neoliberalismo mantiene una diversidad de prácticas sociales, ello permite afirmar que existen “neoliberalismos”; sin embargo, todos ellos podrían guar- dar ciertas similitudes: “reestructurar las formas de organización de la producción y gestión del trabajo, y reformar las estrategias de dominio y disciplina social” (Jiménez & novoa, 2014, p. 29). no obstante, con en esta serie de prácticas no se limita a dominar a otros por la fuerza (practicas perfeccionadas desde el lenguaje del derecho), lo que es par- ticular en este discurso es que pretende dirigir a la población para que sus acciones sean eficaces y mantengan su consentimiento, es decir, la instrumentalización de la libertad de aquellos que son gobernados. Con el neoliberalismo se crean ciertas “condiciones de aceptabilidad en donde los sujetos se experimentan a sí mismos como libres, aunque los objetivos de su conducta sean puestas por otros” (Castro, 2010, p. 12). A este punto, las relaciones entre poder y libertad mantienen un mismo horizonte en el que, a partir del neoliberalismo y la economía capitalista, asciende una nueva razón de Estado.
Mostrar más

16 Lee mas

Estigmatización de la protesta en Colombia

Estigmatización de la protesta en Colombia

La protesta social son una serie de acciones colectivas de carácter público y sostenido, en busca de trasladar a las autoridades las reivindicaciones colectivas (Tilly y Wood, 2010). Pese a que por lo general se encuentra vinculada con movimientos sociales, se trata de fenómenos distintos, pues las protestas pueden surtir un carácter coyuntural con algún grado de espontaneidad, en cambio los movimientos poseen un mayor nivel de organización y permanencia, y pueden optar por otros repertorios de acción (Godás, 2007). En el campo normativo en Colombia, la protesta y movilización social es reconocida por la Constitución Política de Colombia de 1991 (C.P.C.) como un ejercicio de múltiples derechos consagrados y protegidos en la Carta Magna y por los tratados internacionales de derechos o humanos que hacen parte del bloque de constitucionalidad. Concretamente en su artículo 37 se consagra que "toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho” (Comisión Nacional Constituyente, 1991; p. 10). Reconocimiento que es mucho más amplio que lo anteriormente establecido en el artículo 46 de Constitución Política de 1886, pues sólo vislumbraba el derecho de reunión, a la vez que incluía la facultad policiva de "disolver toda reunión que degenere en asonada o tumulto, o que obstruya las vías públicas” (Consejo Nacional Constituyente, 1886; art. 46).
Mostrar más

57 Lee mas

El posconflicto y los desafíos de la protesta social en Colombia

El posconflicto y los desafíos de la protesta social en Colombia

por la ausencia de grandes movilizaciones so- ciales. La crisis argentina en 2001 simboliza la apertura de un inédito ciclo de movilizaciones en la región. En enero de 2000, el movimien- to indígena ecuatoriano había encabezado, junto con sectores del ejército, una insurrec- ción (Ramírez, 2000); en abril del mismo año, tuvo lugar la “guerra del agua” –las protestas en contra de la privatización del servicio del agua- en Cochabamba Bolivia (Kruse, 2005); bajo la consigna de “nada solo para los in- dios”, en febrero de 2001 tuvo lugar otro “le- vantamiento indígena” en Ecuador, esta vez en protesta por el incremento en el precio de los combustibles y bienes de primera nece- sidad (Lucas & Cucurella, 2001); también en junio y julio de 2001 ocurrió un “cerco” de la ciudad de La Paz, propiciado por el incum- plimiento de los acuerdos entre el gobierno y los movimientos sociales, y en la vecina ciu- dad de El Alto, incluso se llegó a proclamar la autodeterminación de las naciones originarias aymara-quechua y a expulsar las autoridades del Estado boliviano. En los años siguientes las protestas ascendieron de tal forma que en septiembre de 2003, la movilización en contra de la exportación del gas boliviano por un puerto Chileno, conocida como “guerra del gas”, terminó con la caída del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (Cabezas, 2007). De forma similar, en abril de 2005 la “rebelión de los forajidos” daba al traste con el gobierno de Lucio Gutiérrez en Ecuador (Acosta, 2005).
Mostrar más

20 Lee mas

Los nuevos movimientos de protesta en la Argentina : ¿Hacia una nueva era en la protesta social?

Los nuevos movimientos de protesta en la Argentina : ¿Hacia una nueva era en la protesta social?

exigencias piqueteras, referidas a entregas de planes sociales, aumento de sus montos, entrega de puestos de trabajo o reclamos por el cierre de alguna fábrica (ej.: Brukman), en las últimas épocas podemos observar una ampliación de la generalidad de las demandas, dirigidas contra el modelo económico neoliberal, contra la presencia de empresas multinacionales o privatizadas (ej.: McDonald’s o Metropolitano), contra el accionar de organismos multilaterales (ej.: las protestas piqueteras contra el FMI), etc.- De esta forma, podemos observar un primer momento de demandas localizadas y particulares, seguido de un segundo momento de reivindicaciones más generales contra los diversos representantes de los sectores dominantes, en una acción análoga a la de los movimientos de protesta de la clase baja en décadas anteriores, pero con la particularidad de la recomposición de dicha clase, causa del proceso de desindustrialización y reforma del Estado comenzado en los ´70 y culminado en la última década. Por otra parte, si bien se presenta una ampliación de los formatos de protesta a nivel de la sociedad argentina, dentro de la protesta propia de la clase baja esto no sucede, centrándose ésta en los piquetes, cortes de ruta, movilizaciones y manifestaciones frente a edificios públicos o empresas privadas. Por último, las “identidades sociales y políticas” no sufren, dentro de la clase baja, una complejización y multiplicación, ya que éstas se concentran en los diversos grupos piqueteros y sindicatos que, como ya vimos, pese a sus diferencias, mantienen formatos y demandas muy similares.
Mostrar más

12 Lee mas

Movimientos sociales y Trabajo Social:  Rol del trabajador social en Chile

Movimientos sociales y Trabajo Social: Rol del trabajador social en Chile

Para acceder a muchos recursos y prestaciones a los que la persona tiene derecho necesita un profesional que los tramite y sepa establecer relaciones entre diferentes prestaciones y servicios. No solo eso, generalmente el beneficiario de algunos de los derechos y políticas sociales que le protegen los desconoce. El trabajador social, en definitiva, es un instrumento de realización de las políticas sociales, en cuanto que sin él difícilmente se pueden llevar acabo. Esta especie de limbo entre los derechos reconocidos, los recursos disponibles y los generables, puede incluso cobrar formas especificas en manos de un buen trabajador social con capacidad para la creación de políticas sociales y de introducir dentro de ellas a los destinatarios adecuados. Es decir, que, detectando necesidades, previniendo riesgos, anticipándose a los conflictos, pudiendo intervenir desde posiciones muy diversas para la integración social. (Miranda Aranda, M., (coord.) 2013, p. 51-52):
Mostrar más

45 Lee mas

Movimientos sociales: Claves y propuestas del trabajo social.

Movimientos sociales: Claves y propuestas del trabajo social.

Sin embargo, hoy se ha ido confi guran- do un nuevo espacio de territorio para los movimientos sociales, sin duda hasta el día de hoy el lugar predilecto es la calle, pero ya no el único, los avances tecnológicos y las nuevas formas de comunicación han dado cabida a un nuevo espacio, el Internet, como espacio virtual que se ha apoderado nuestras generaciones. Hoy este espacio virtual ha permitido una nueva forma de organización social, son las distintas comu- nidades que existen a través de Internet, por ejemplo: los Blogs, los fotologs, los fa- cebook, MSN, etc., todos estos han permi- tido, en especial a los jóvenes, comunicarse de manera más rápida y efectiva, lo cual ha generado un espacio de participación y or- ganización para los diferentes movimientos sociales.
Mostrar más

7 Lee mas

La representación de la protesta contra Educación para la Ciudadanía en ABC y La Razón

La representación de la protesta contra Educación para la Ciudadanía en ABC y La Razón

Educación para la Ciudadanía logró unos objetivos que, aun habiendo tardado cierto tiempo en alcanzarse, confirman que la protesta fue eficaz (1). Por ello, resulta justificado situar como objeto de investigación cuál fue el eco que recibió esta durante el periodo en el que la acción colectiva contra la materia fue más notable por parte de los dos diarios que, según su línea editorial y perfil ideológico, se encuentran más próximos del sector social que abanderó la oposición a Educación para la Ciudadanía: ABC, del grupo Vocento, y La Razón, editado por Planeta, que ocupan, respectivamente, la tercera y sexta posición a nivel estatal según su volumen de tirada durante los años en los que se desarrolla este estudio.
Mostrar más

29 Lee mas

SISTEMAS Y MOVIMIENTOS SOCIALES GRADO EN TRABAJO SOCIAL

SISTEMAS Y MOVIMIENTOS SOCIALES GRADO EN TRABAJO SOCIAL

Son trabajos de investigación y exposición (individual y personal por escrito; en equipo y de grupo por escrito y presencial ante el resto de alumnos de la clase) supervisadas e[r]

7 Lee mas

Estructura social agraria y movimientos sociales agrarios

Estructura social agraria y movimientos sociales agrarios

 Actores: sociedades y movimientos agrarios  Movimientos agrarios transnacionales “Los movimientos agrarios transnacionales han emergido en décadas recientes y están activamente comprometidos en la política y políticas públicas para el desarrollo rural internacional” (Borras, 2010, p. 771)

37 Lee mas

Mediación social para los nuevos movimientos sociales desde el trabajo social comunitario.

Mediación social para los nuevos movimientos sociales desde el trabajo social comunitario.

Anteriormente mencionábamos que las situaciones de conflicto causan estragos en las sinergias comunitarias limitando la participación, iniciativa y perspectiva de supe- ración de la población implicada, se pierde el objetivo común y el colectivo se torna inestable, en este sentido indica Martín (1997, p.49-55) que “la mediación equivale a un sistema de reglas y operaciones aplicadas a cualquier conjunto de hechos sociales, para introducir un orden y el mediador trata de ayudar a los participantes a explicar el orden social intrínseco con el fin de mostrar el consenso que ofrece un significado co- mún y estable”. De las ideas de Di Rosa (2002) concluimos que la mediación se funda- menta esencialmente en la búsqueda de un equilibrio que se puede construir fuera del derecho y liberarse así de una noción genérica de equidad y tener un contenido más instrumental, en relación con los valores y los intereses de las personas en conflicto. Al respecto de la mediación en comunidad afirma Puntes (2007, p.79) que “en el ámbito del conflicto social, la mediación comunitaria permite a los grupos sociales disponer de un nuevo recurso que aporta los elementos teóricos, metodológicos y técnicos nece- sarios para la provisión y prestación de servicios para la gestión positiva de Conflictos”. Estas aportaciones relacionan la mediación con el establecimiento o recuperación del orden y equilibrio social mediante la significación común de la realidad o la problemá- tica presente y acciones de consenso cuyo objetivo es la superación de una situación de conflicto mediante estrategias innovadoras y alternativas a las clásicas.
Mostrar más

24 Lee mas

Protesta social

Protesta social

abordaje. Ese es el problema. Y a mí me parece que en esta discusión no se trata de cuestionar el enfoque, sino que se trata de los resultados del trabajo. Me cuestan los análisis de las situaciones y los procesos desde enfoques que tienen una base económica fuerte. O sea, me cuesta comprender tanto los trabajos que ven situaciones y procesos que jerarquizan ´el mercado`, y a partir de analizar el mercado explican todo, pero también aquellos que suponen el desarrollo de las fuerzas productivas como elemento fundamental para la determinación de los procesos sociales, y dejan muy poca posibilidad para la acción. Desde esta advertencia, quiero hacer los comentarios. Tal vez para algunos trabajos tenga más comentarios y para otros menos; la razón es que no me parece que sea pertinente ponerse a discutir enfoques; yo respeto los enfoques, creo que en las ciencias sociales conviven paradigmas, y todos son respetables, uno puede decir qué consecuencias tienen unos y otros; pero los esquemas de partida para cualquier análisis, los respeto. Sin embargo, sin un cuestionamiento fuerte del enfoque, es imposible meterse en el trabajo. En tal sentido encuentro que puedo dialogar en esta brecha que nos deja Inés Izaguirre al poner un lugar para las “luchas democráticas”, pues creo que efectivamente el tipo de lucha o de protestas que nosotros estamos registrando se dan, efectivamente, dentro de esta categoría. No conocí ningún campesino ni ninguna “mujer agropecuaria en lucha” (de la agrupación del mismo nombre), que se esté planteando hacer la revolución, que conscientemente diga que quiere hacer la revolución; sino que lo que se están planteando es una acción reivindicativa, de recuperación de derechos, etc. Y esto me parece importante, la acción es la acción de los sujetos, hay sujetos que llevan adelante la acción, y por otro lado el sentido que esos sujetos les dan a sus acciones es lo más importante. Y en general estos sujetos, los sujetos de la acción o de la protesta, en mis estudios del caso, se plantean una democratización de la sociedad, o sea el tener una mejor posición dentro del acceso a los recursos de la sociedad. Incluso como decía Germán Pérez, hasta llegado muy cerca del fin de la década, no se cuestionaban ni siquiera la democracia. Había una valoración muy grande, después de la dictadura, de los procesos democráticos y políticos y no se cuestionaba la democracia; se creía que lo que estaba pasando era básicamente por la acción de algunos sujetos políticos corruptos que no llevaban adelante procesos de democratización.
Mostrar más

23 Lee mas

Protesta social

Protesta social

abordaje. Ese es el problema. Y a mí me parece que en esta discusión no se trata de cuestionar el enfoque, sino que se trata de los resultados del trabajo. Me cuestan los análisis de las situaciones y los procesos desde enfoques que tienen una base económica fuerte. O sea, me cuesta comprender tanto los trabajos que ven situaciones y procesos que jerarquizan ´el mercado`, y a partir de analizar el mercado explican todo, pero también aquellos que suponen el desarrollo de las fuerzas productivas como elemento fundamental para la determinación de los procesos sociales, y dejan muy poca posibilidad para la acción. Desde esta advertencia, quiero hacer los comentarios. Tal vez para algunos trabajos tenga más comentarios y para otros menos; la razón es que no me parece que sea pertinente ponerse a discutir enfoques; yo respeto los enfoques, creo que en las ciencias sociales conviven paradigmas, y todos son respetables, uno puede decir qué consecuencias tienen unos y otros; pero los esquemas de partida para cualquier análisis, los respeto. Sin embargo, sin un cuestionamiento fuerte del enfoque, es imposible meterse en el trabajo. En tal sentido encuentro que puedo dialogar en esta brecha que nos deja Inés Izaguirre al poner un lugar para las “luchas democráticas”, pues creo que efectivamente el tipo de lucha o de protestas que nosotros estamos registrando se dan, efectivamente, dentro de esta categoría. No conocí ningún campesino ni ninguna “mujer agropecuaria en lucha” (de la agrupación del mismo nombre), que se esté planteando hacer la revolución, que conscientemente diga que quiere hacer la revolución; sino que lo que se están planteando es una acción reivindicativa, de recuperación de derechos, etc. Y esto me parece importante, la acción es la acción de los sujetos, hay sujetos que llevan adelante la acción, y por otro lado el sentido que esos sujetos les dan a sus acciones es lo más importante. Y en general estos sujetos, los sujetos de la acción o de la protesta, en mis estudios del caso, se plantean una democratización de la sociedad, o sea el tener una mejor posición dentro del acceso a los recursos de la sociedad. Incluso como decía Germán Pérez, hasta llegado muy cerca del fin de la década, no se cuestionaban ni siquiera la democracia. Había una valoración muy grande, después de la dictadura, de los procesos democráticos y políticos y no se cuestionaba la democracia; se creía que lo que estaba pasando era básicamente por la acción de algunos sujetos políticos corruptos que no llevaban adelante procesos de democratización.
Mostrar más

22 Lee mas

Informalidad politica, movimientos sociales y violencia en Colombia

Informalidad politica, movimientos sociales y violencia en Colombia

1. El incremento del nivel de expectativas de la población frente al retraso, por no decir inacción, con que los gobiernos locales responden a las demandas populares, se agrega a la ineficiencia de los partidos tradicionales para servir de portavoces entre el poder local. Si bien los jefes locales tradicionales pueden intentar servir de in- termediarios ante las autoridades respon- sables, su gestión se hace cada día más ineficiente, lo que incita a la población a bus- car soluciones mediante presiones directas, las que gozan de creciente auditorio en los medios masivos de comunicación. Al lado de estas presiones directas al Estado, se gestan crecientemente movimientos de corte in- cipientemente auto-gestionario. Esta co- rriente, que podría apuntar a un proceso por el cual algunas comunidades rechazan la t ut el a que so bre el l as ej er ce sistemáticamente el Estado, tanto a través de los partidos políticos como de las or- ganizaciones comunales controladas por éste, y en tal sentido se asoman a una posibilidad de convertirse en actores de su propio destino, tiene su cara negativa:
Mostrar más

18 Lee mas

Nueva hegemonía mundial. Alternativas de cambio y movimientos sociales

Nueva hegemonía mundial. Alternativas de cambio y movimientos sociales

la Unión Europea, goza de un poder militar lejanamente comparable con el que está a disposición de Washington. Pero hoy en día el neoliberalismo reina en todas las sociedades europeas con los mismos lemas que en el resto del mundo en términos de reducción de los gastos del estado, disminución de los beneficios sociales, desregulación de los mercados, privatización de las industrias y los servicios públicos. En este sentido, las diferencias estructurales entre la Unión Europea y Estados Unidos son cada vez menores. Lo que aparece es una vaga noción que da cuenta de la existencia de una distancia cultural entre dichas unidades políticas, aunque obviamente, las sociedades europeas se encuentran cada año que pasa más subordinadas a los productos de Hollywood y de la Sillicon Valley. Sin embargo, esta distancia o reacción cultural europea a la que hacíamos referencia constituye una base muy débil en términos de una resistencia política duradera frente a Estados Unidos. Eso se ve muy claramente en el hecho de que la mayoría abrumadora de los manifestantes contra la guerra de Irak han apoyado fervorosamente la guerra contra Yugoslavia, cuya justificación y modus operandi eran más o menos idénticos. La diferencia principal parece centrarse en que en aquel entonces el presidente era Bill Clinton, un demócrata suntuoso y efusivo con el que tantos europeos se identificaban, y no el republicano George Bush, que les recuerda a un vaquero inaceptablemente hosco y rústico. En otras palabras, no hay oposición de principio contra el neo-imperialismo, solamente existe una “aversión de etiqueta” contra la figura de su mandatario actual. Por ello, no es casual que después de la conquista de Irak el movimiento pacifista europeo se encuentre en una situación de reflujo, aceptando el hecho consumado, y sin expresar ningún tipo de manifestación significativa de solidaridad con la resistencia nacional a la ocupación. A esto se suma el hecho de que los gobiernos
Mostrar más

105 Lee mas

Las movilizaciones de protesta: nueva forma de lucha social (Tema central).

Las movilizaciones de protesta: nueva forma de lucha social (Tema central).

Es tas mo - vi li za cio nes de pro tes ta se en cuen tran ate na za das por un di le ma fun da men tal: de sar ma das de su po ten cial de vio len cia son in ca pa ces de cual quier cam[r]

14 Lee mas

La nueva canción protesta de la era Trump

La nueva canción protesta de la era Trump

Los años ochenta quedaron marcados por la presidencia de Ronald Reagan, quien no solo devolvió el conservadurismo perdido en cierta medida, sino que se convirtió en el caldo de cultivo para una nueva generación musical creadora de géneros como el hardcore, siendo Reagan Youth una de las bandas más destacadas de esta nueva vertiente instrumental. «Rock against Reagan» nace en este contex- to, un movimiento que fomentó la celebración de una serie de conciertos en los que se denunciaban las políticas del presidente y el modelo sociocultural que se implantó. Sin embargo, Ronald Reagan logró salvar su presidencia sin que se llegara a consolidar una verdadera oposición. Con la llegada de Guerra del Golfo durante la presidencia de George Bush sr. las protestas resurgieron tanto a nivel nacional como internacional. Igual que sucedió con su predecesor, estas reivindicaciones no alcan- zaron una gran magnitud, aunque destacaría la aparición del movimiento «Rock the Vote» con la idea de incitar a los estadounidenses más jóvenes a que votaran, ya que eran uno de los sectores de población más desmotivados en materia de política; lo que favorecía la perpetuidad de la política más moderada, que podía ver- se quebrada con la llegada de una generación con ideas más frescas y de tendencia progresista (G., N., 2017, 3 marzo ) .
Mostrar más

34 Lee mas

La protesta social en Colombia : Interpretación, comprensión, aplicación desde la teoría política

La protesta social en Colombia : Interpretación, comprensión, aplicación desde la teoría política

La interpretación lleva a la comprensión y está a la aplicación, la tarea hermenéutica, la realiza un sujeto histórico, que está condicionado por realidades espaciotemporales, estas le plantean unas estructuras previas de pre-comprensión, para certificar la aparición de juicios simbólicos, y contribuir al ejercicio de memoria histórica, pues esta abarca teorías, políticas, derechos (carácter subjetivo y propio de la naturaleza humana). En este sentido, el sujeto de la comprensión no parte de cero a la manera de tabula rasa empirista, sino que tiene detrás suyo toda la construcción de la política, del espacio social, de la estructura económica y de los desarrollos constitucionales estratégicos, incluido el derecho a la protesta social. Así pues, una investigación que pretende dar razón sobre el derecho a la protesta social, desde el punto de vista teórico, puede encontrar en la hermenéutica gadameriana un camino metodológico.
Mostrar más

167 Lee mas

Movimientos sociales de base: ¿Una nueva narrativa sobre los derechos humanos en África?

Movimientos sociales de base: ¿Una nueva narrativa sobre los derechos humanos en África?

Bring Back Our Girls ( BBOG ) is a unique example: initially meant to be a one–day march, it has now entered its fifth year. The campaign was made in response to the kidnapping of 276 Nigerian school girls from a secondary school by a terrorist group known as Boko Haram. Outraged by the violation of human rights and subsequent lack of western media coverage, the hashtag #bringbackourgirls was retweeted 4 million times by ordinary citizens. The BBOG made significant headway in terms of social awareness and government inter- action. As a result, the United States and British government pledged to send a team, including military personnel, intelligence, and hostage negotiators, to assist the Nigerian government. BBOG also promoted various feminist qualities across Nigeria; the public empowerment of women’s rights activists by the cam- paigns has drawn the attention needed to urge Nigeria to adopt national laws
Mostrar más

26 Lee mas

Canción nueva. Canciones y movimientos sociales en Chile. 2005-2015

Canción nueva. Canciones y movimientos sociales en Chile. 2005-2015

Musicalmente me fue posible observar, a la luz de importantes movimientos como la Nueva Canción Chilena, el Canto Nuevo y la canción protesta latinoamericana, un espacio de emergencia que mantiene aspectos similares, pero a su vez renovados, tanto en la producción musical y las diferentes formas en que estas canciones han sido grabadas, en las estéticas sonoras que al ser en algunos casos auto gestionadas, mantienen un sonido rústico que evoca la urgencia con que se cantaba canciones en dictadura. La misma utilización de instrumentos latinoamericanos para poder ordenar los acompañamientos de las canciones, giros armónicos como los escuchados en “Saqueando” de Juan Carlos Labrín, podrían mantener una conexión estética (además de la política) con estos movimientos importantes en la historia musical de nuestro país.
Mostrar más

90 Lee mas

Show all 10000 documents...