PDF superior NAGEL Stuart. Evaluaciones Opuestas de Los Estudios de Políticas

NAGEL Stuart. Evaluaciones Opuestas de Los Estudios de Políticas

NAGEL Stuart. Evaluaciones Opuestas de Los Estudios de Políticas

ber considerable desacuerdo acerca de quién está en lo justo y quién está equivocado. Es posible que en este capítulo se hayan exagerado las evaluaciones negativas en conflicto de los estudios de políticas. El otro lado de ese análisis consiste en destacar las evaluaciones positivas en conflicto de los estudios de políticas. Podemos señalar, por ejemplo, que el campo de los estudios de políticas es simultáneamente elogiado por ser una pers­ pectiva nueva para los fenómenos políticos y sociales, al mismo tiempo que preserva principios sustantivos y metodológicos desarrollados a lo largo de muchos años; eminentemente práctico por ser adecuado para el incremento de la productividad social y al mismo tiempo interesado en las cuestiones de alto nivel de la teoría política, la filosofía social y la filosofía de la ciencia; una perspectiva interdisciplinaria que abarca to­ dos los campos del conocimiento, al mismo tiempo que destaca la impor­ tancia de la ciencia política en la formación, uso y evaluación de políticas; un campo científico con recursos metodológicos tomados del análisis estadístico, la investigación de la optimación, la modelación matemática y el análisis psicológico de la decisión, al mismo tiempo que se interesa por cuestiones altamente normativas, como la buena sociedad, los valo­ res finales y la buena política; cada vez más utilizado a nivel nacional, estatal y local, así como en las agencias administrativas, las legislaturas y los tribunales, y al mismo tiempo víctima del escepticismo refinado de los elaboradores de políticas al nivel de la calle, y empleado por los libe­ rales como una forma de la planeación económica y al mismo tiempo utilizado por los conservadores como un procedimiento para llevar al gobierno el buen sentido de los negocios.
Mostrar más

54 Lee mas

Los estudios sobre las transiciones políticas. Una mirada crítica

Los estudios sobre las transiciones políticas. Una mirada crítica

En estos trayectos “democratizadores”, se pro- digan situaciones políticas, sociales y económi- cas que suelen adquirir un carácter convulso, ya sea por la forma interrelacionada en que se exhiben sus rasgos esenciales, o bien por la prevalencia de algunos de ellos respecto a otros. La evaluación de los movimientos de los “actores” debiera tener en cuenta que las con- tradicciones que afloran responden, con varian- tes muy diversas, a situaciones latentes que, aparentemente invisibles, han emergido osten- siblemente en un momento concreto.
Mostrar más

15 Lee mas

Políticas de riego en el Ecuador (Estudios).

Políticas de riego en el Ecuador (Estudios).

ANALISIS Y EXPERIENCIAS: UNA EXPERIEN­ CIA EN RIEGO- EL ACCESO AL RIEGO EN TA­ BACUNDO - RIEGO EN TUNGURAHUA - UN. MODELO ESOUEMATICO DE CAPACITACION -[r]

16 Lee mas

Las actuales políticas culturales (Estudios y Análisis).

Las actuales políticas culturales (Estudios y Análisis).

población sino en una mayor capacidad de acumulación de sectores altos y medios, la tendencia concen­ tradora ha sido la tónica de nuestro modelo económi­ co. Por ello cuando en el capítulo III "problemas críticos y objetivos específicos" se señala entre los objetivos el "garantizar el acceso a los recur­ sos y medios de producción que posibiliten el desarrollo económico, social, cultural y político de las nacionalidades indígenas y demás sectores popu­ lares". La pregunta surge, y cómo? y la memoria nos remite a aquellas palabras pronunciadas en 1977 en el IOA "la única tarea cultural digna de tal nombre en el Ecuador, es la revolución social en nuestro país...", deseable sin lugar a dudas pero y si esa revolución entendida como el logro de la democracia participativa según el pensamiento socialista democrático se dificulta, se posterga por causas estructurales, por condicionamientos económicos, por razones políticas, qué sucederá entonces con la política cultural?. El Plan de Desarrollo nos ofrece salidas a esta forma totalizadora de abordar el problema cultural y nos habla de crédito a los tra­ bajadores de la cultura, reformas legales, centrali­ zación de políticas y descentralización de las ac­ ciones, acceso a territorios, tierras y recursos para el caso de las nacionalidades indígenas, etc. es decir que en las políticas prácticas se parte del reconocimiento de las limitaciones del modelo económico y se opta por intentar soluciones par­ ciales adaptadas a las condiciones objetivas de nuestro desarrollo.
Mostrar más

34 Lee mas

Políticas Estatales y población indígena (Estudios).

Políticas Estatales y población indígena (Estudios).

** En el país se han presentado mom entos históricos (años 30-50-60* y, en este caso, la coyuntura 79) en que la clase dominante ha dado úna res­ puesta exacerbada al problema de la población indígena. El discurso indi­ genista y la práctica de políticas implementadas por la clase dominante a través del Estado se ha manifestado de diversas formas (programas refor­ mistas, programas asistenciales de integración). Cabe señalar que esta si­ tuación es una característica que se expresa en algunos países latinoame­ ricanos bajo la conducción principalmente de gobiernos populistas, sobre todo en la fase de la industrialización por sustitución de importaciones, cuando a través del poder político se impulsaron políticas estatales de se­ guridad social.
Mostrar más

31 Lee mas

-Plan de Estudios- Licenciatura en Ciencias Políticas

-Plan de Estudios- Licenciatura en Ciencias Políticas

Segunda Fase: Es la fase principal del programa, en esta fase el estudiante va a desarrollar su plan de estudios. El estudiante va a definir los cursos que está interesado en estudiar. Primero va a tener que diseñar una propuesta de plan de estudios y luego va desarrollar los cursos que han sido aprobados para su estudio por AAU. Para desarrollar esta fase, el estudiante mínimo debe de presentar un curso concluido por mes. Si el trabajo presentado cumple con las bases académicas, el análisis y evaluación por parte de AAU debe tomar de tres a cuatro semanas.
Mostrar más

12 Lee mas

Oficina de Estudios y Políticas Agrarias

Oficina de Estudios y Políticas Agrarias

Precio maíz nacional Maíz amarillo, FOB puerto argentino Maíz yellow n° 2, FOB Golfo, EE.UU. Fuente: elaborado por Odepa con información de Aduana, Cotrisa, bolsas y Reuters.[r]

15 Lee mas

Stuart Hall - Sin Garantias: Trayectorias y problematicas en estudios culturales

Stuart Hall - Sin Garantias: Trayectorias y problematicas en estudios culturales

El asunto es ¿qué pasa cuando un campo, que he estado tratando de describir de forma muy puntuada, dispersa e interrumpida, como vectores que cambian constantemente, un campo que se define como proyecto político, trata de desarrollarse como una especie de intervención teórica coherente? O, para hacer la misma pregunta al revés, ¿qué pasa cuando una empresa académica y teórica intenta comprometerse con pedagogías que reclutan el compromiso activo de individuos y grupos, intenta establecer una diferencia en el mundo institucional donde está ubicada? Estos son temas extremadamente difíciles de solucionar porque lo que se nos pide es decir “sí” y “no” al mismo tiempo. Se nos pide asumir que la cultura siempre trabajará a través de sus textualidades, y al mismo tiempo que la textualidad nunca es suficiente. Pero ¿nunca suficiente de qué? ¿Nunca suficiente para qué? Esa es una pregunta extremadamente difícil de contestar porque, filo- sóficamente, siempre ha sido imposible en el campo teórico de los estudios culturales —ya sea que dicho campo esté concebido en términos de textos y contextos, de intertextualidad, o de las formaciones históricas en las que las prácticas culturales están insertas—conseguir cualquier cosa parecida a una elaboración teórica adecuada de las relaciones de la cultura y de sus efectos. Sin embargo, quiero insistir en que hasta que los estudios culturales aprendan a vivir con esta tensión, una tensión que todas las prácticas textuales deben asumir —una tensión que Said describe como el estudio del texto en sus afiliaciones con “instituciones, oficinas, agencias, clases, academias, corporaciones, grupos, partidos ideológicamente definidos, y profesiones, naciones, razas y géneros”— habrán renunciado a su vocación “terrenal”. Es decir, a menos que, y hasta que, uno respete el desplazamiento necesario de la cultura y sin embargo esté siempre irritado por su fracaso para reconci- liarse con otros asuntos que importan, con otros asuntos que no son total- mente cubiertos por la textualidad crítica en sus elaboraciones, los estudios culturales como proyecto, como intervención, permanecen incompletos. Si uno pierde el control de la tensión, se puede realizar un trabajo intelectual excelente, pero se habrá perdido práctica intelectual como política. Les digo esto, no porque sea lo que los estudios culturales deberían ser o lo que el Centro se las arregla para hacer bien, sino simplemente porque creo que, en general, es lo que define a los estudios culturales como proyecto. Tanto en el contexto estadounidense como en el británico los estudios culturales han llamado la atención hacia sí mismos no simplemente como resultado de su a veces deslumbrante desarrollo intelectual interno, sino porque mantienen cuestiones políticas y teóricas en una tensión permanente que no puede ser resuelta. Constantemente permiten que una irrite, moleste y perturbe a la otra sin insistir en un cierre teórico final.
Mostrar más

630 Lee mas

Stuart Hall sobre raza y racismo: estudios culturales y la práctica del contextualismo

Stuart Hall sobre raza y racismo: estudios culturales y la práctica del contextualismo

La «incomprensión» que señalan Nash y Hall puede derivarse en parte de cierta lectura errada de las historias que ha contado Hall sobre el desarrollo de los estudios culturales en Gran Bretaña y, en particular, en el Centro de Estudios Culturales Contemporáneos (CCCS). Con demasiada frecuencia, las personas refunden estas historias de un proyecto institucional discursivo con la historia de la propia biografía política e intelectual de Hall, 4 olvidando que cada individuo tiene su propio «recorrido» por los estudios culturales. Así, en “Cultural studies and its theoretical legacies” (Estudios culturales y sus legados teóricos), Hall (1992a) narrativiza la historia de las problemáticas políticas en el Centro de Estudios Culturales Contemporáneos: clase, feminismo y raza. Hasta los años setenta, la raza era, según sugiere, una ausencia significativa en el Centro, hasta que ciertas luchas institucionales y ciertos acontecimientos sociales —situados en una particular coyuntura en la que la raza jugó un papel central— obligaron a incluirlo en la agenda. 5 Pero la historia de Hall no es la misma del Centro. Es posible que sólo hasta los setenta encontrara el punto de intersección con sus intereses sobre la raza y el racismo y su trabajo en el Centro, pero su carrera ha estado ligada de manera consistente a cuestiones sobre raza y racismo. Esto debe ser poco notorio dado el papel de varios estudiantes afrocaribeños (incluyendo a Hall) en la formación de la Nueva Izquierda. Las cuestiones sobre raza e imperialismo eran, después de todo, parte vital de la crítica de la Nueva Izquierda al marxismo. Lo que Hall (2000) ha llamado recientemente su momento «bahiano» en los cincuenta fue continuado en algunas de sus primeras publicaciones, como “Black Britons (Británicos negros)” (1970).
Mostrar más

22 Lee mas

Stuart Hampshire,  Thought and Action

Stuart Hampshire, Thought and Action

vacua y poco instructiva (página ca, sino la confusión oxoniense entre 269). Así, a pesar de su claro instinto clasificación y clase -su naturaleza se- para la normatividad del concepto [r]

6 Lee mas

John Stuart Mill – Sobre la Libertad

John Stuart Mill – Sobre la Libertad

directamente a la tendencia general de la opinión y de la costumbre existen- tes. La sociedad se ha preocupado tanto, con arreglo a sus luces, de tratar de obligar a los hombres a seguir sus nociones de perfección personal, como en coaccionarles a seguir sus nociones de perfección social. Las repúblicas de la antigüedad se creían con derecho (y los filósofos apoyaban su pretensión) de reglamentar toda la conducta humana por medio de la autoridad pública, con el pretexto de que la disciplina física y moral de cada ciudadano es de un profundo interés para el Estado. Esta manera de pensar podía ser admisible en las pequeñas repúblicas rodeadas de enemigos poderosos, en peligro constante de ser atacadas, o de ser sumidas en una conmoción interior. En tales Estados, fácilmente podía ser funesto el que la energía y el dominio de los hombres sobre sí mismos se relajasen por un solo instante, y por tanto no les era dado esperar los efectos permanentes y saludables de la libertad. En el mundo moderno, la importancia cada vez mayor de las comunidades políticas, y, sobre todo, la separación de la autoridad espiritual de la temporal (colocando la dirección de la conciencia del hombre en manos diferentes de las que controlan sus asuntos mundanos), impidieron una intervención grande de la ley en los detalles de la vida privada; pero el mecanismo de la represión moral fue manejado más enérgicamente contra las discrepancias de la opinión reinante acerca de la conciencia individual que en los asuntos sociales; por otra parte la religión, habiendo sido gobernada casi siempre por la ambición de jerarquía y por un anhelo de gobernar todos los departamentos de la conducta humana, o por un espíritu de puritanismo, es uno de los más poderosos elementos que han contribuido a la formación del sentimiento moral. Algunos de los reformadores modernos, entre los que más violentamente han atacado a las religiones del pasado, no se han quedado atrás con respecto a las iglesias y las sectas, al afirmar el derecho a un dominio espiritual. Citaremos en particular a M. Comte, cuyo sistema social, tal como lo expone en su Systéme de politique positive, tiende a establecer (más bien, es verdad, por medios morales, que por medios legales) un despotismo de la sociedad sobre el individuo, sobrepasando todo lo imaginado en ideales políticos por el más rígido ordenancista entre los filósofos de la antigüedad.
Mostrar más

126 Lee mas

John Stuart Mill PRÓLOGO

John Stuart Mill PRÓLOGO

En lugar de ser, para la mayoría de los hombres, una ambición abstracta o una aspiración remota, que sólo interesa a los jefes e instigadores, como los fines políticos que los partidos persiguen a través de sus debates, el poder viril tiene su raíz en el corazón de todo individuo varón jefe de familia o que espere adquirir esta dignidad andando el tiempo. El paleto ejerce o puede ejercer su parte de dominación, como el magnate o el monarca. Por eso es más intenso el deseo de este poder: porque quien desea el poder quiere ejercerle sobre los que le rodean, con quienes pasa la vida, personas a quienes está unido por intereses comunes, y que si se declarasen independientes de su autoridad, podrían aprovechar la emancipación para contrarrestar sus miras o sus caprichos. Si en los ejemplos citados hemos visto que no se derrocaron sino a costa de esfuerzos y tiempo ciertos poderes manifiestamente basados sólo en la fuerza, y harto menos seguros, éste, que descansa en fundamento más sólido, ¿no ha de ser inexpugnable? Haremos notar también que los dueños de este poder viril están en mejores condiciones para impedir rebeliones y protestas. Aquí el súbdito vive a la vista y puede decirse que a la mano del amo, en más íntima unión con él que con cualquier compañero de servidumbre; no hay medio de conspirar contra él, no hay fuerza para vencerle, y hasta militan en el ánimo del súbdito muy poderosas razones para buscar el favor de su dueño y evitar su enojo. En las luchas políticas por la libertad, ¿quién no ha visto a sus propios partidarios dispersados por la corrupción o el terror? En la cuestión de las mujeres, todos los miembros de la clase sojuzgada viven en un estado crónico de corrupción o de intimidación, o de las dos cosas juntas. Cuando levanten el pendón de resistencia, la mayoría de los jefes, y sobre todo la mayoría de los soldados rasos, tendrá que hacer un sacrificio casi completo de los placeres y dulzuras de la vida. Si algún sistema de privilegio y de servidumbre forzada ha remachado el yugo sobre el cuello que hace doblar, es éste del dominio viril. No he demostrado aún que es malo este sistema; pero quien reflexione sobre la cuestión debe conocer que, aunque malo, ha de durar más que todas las restantes formas injustas de autoridad; que en una época en que las más groseras de estas formas existen aún en muchas naciones civilizadas, y en otras no han sido destruidas hasta hace muy poco, sería raro que la más profundamente arraigada de todas las injusticias hubiese sufrido en algún país modificaciones apreciables. Todavía me asombro de que a favor de la mujer se hayan alzado protestas tan fuertes y numerosas.
Mostrar más

74 Lee mas

Lo local y lo global- Stuart Hall

Lo local y lo global- Stuart Hall

La segunda característica más importante de esta flamante forma de la cultura global de masas consiste en su peculiar forma de homogeneización. Se trata, en efecto, de una forma homogeneizada de representación cultural; una forma enormemente absorbente que, no obstante, nunca termina de finalizar su labor, ya que no trabaja para completarse a sí misma. Quiero decir que no está tratando de producir en todos lados pequeñas “mini-versiones” de “Lo Inglés”, ni siquiera pequeñas versiones de “Lo Americano”. Quiere reconocer y absorber esas diferencias dentro un marco mayor y más englobante; un marco que es, esencialmente, una concepción americana del mundo. En otras palabras, está poderosamente localizada en la constante –y creciente– concentración de la cultura y de otras formas del capital. Pero ahora se trata de una forma de capital que reconoce que sólo puede reinar –si se me permite la metáfora– a través de otros capitales locales, gobernando junto con otras élites económicas y políticas; no trata de pulverizarlas; sino de operar a través de ellas. Esta novedosa configuración tiene que articular el marco entero de la globalización en su correspondiente lugar y, al mismo tiempo, gerenciar el funcionamiento de ese sistema y –en su interior– las respectivas independencias. Podemos pensar en la relación entre los Estados Unidos y Latinoamérica para identificar con precisión aquello de lo que he hablado: cómo esas formas que son diferentes, que tienen su propia especificidad, pueden sin embargo ser repenetradas, absorbidas, ser reformadas y negociadas sin destruir en lo absoluto lo que resulta específico y particular de cada una de ellas.
Mostrar más

24 Lee mas

Acción afirmativa y equidad: un análisis de la propuesta de Thomas Nagel

Acción afirmativa y equidad: un análisis de la propuesta de Thomas Nagel

modo. Así, el principio sostiene que con objeto de tratar igual- mente a todas las personas y de proporcionar una auténtica igual- dad de oportunidades, la sociedad tendrá que dar mayor atención a quienes tienen menos dones naturales y a quienes han nacido en las posiciones sociales menos favorables (Rawls, 1981: 103). Es precisamente a partir de esta idea que varios teóricos de la justicia igualitaria –Sen, Pogge, Nagel, Daniels– han abierto las puer- tas a conceptos que tienen como horizonte garantizar la igualdad de oportunidades mitigando las desigualdades sociales. Estos autores comparten con Rawls que las desigualdades de nacimiento –ser hijo de una familia solvente económicamente– y los talentos naturales –ser sano y contar con un IQ alto– se deben a la suerte por lo que es indispensable nivelar las condiciones de todos los miembros de la sociedad para que cuenten con las mismas oportunidades.
Mostrar más

30 Lee mas

Robertson Stuart - La Vida De Los Piratas.pdf

Robertson Stuart - La Vida De Los Piratas.pdf

Allí encontraron veleros ingleses, franceses y portugueses; los franceses eran tres barcos sólidos de treinta cañones y más de cien hombres en cada uno, pero cuando Robe[r]

282 Lee mas

John Stuart Mill - El utilitarismo.pdf

John Stuart Mill - El utilitarismo.pdf

aquel tipo de acción que produzca «mayor felicidad al mayor número». El problema planteado con relación a las promesas realiza- das en islas desiertas puede parecer pueril, y muestra ún[r]

79 Lee mas

Sobre la libertad - John Stuart Mill.pdf

Sobre la libertad - John Stuart Mill.pdf

la gloria de las grandes masas humanas disciplinadas que estaban transformando el mundo en fábricas, campos de batalla o asambleas políticas, el individuo, según algunos, se había convertido en la víctima y, según otros, había llegado a su apoteosis. La condición del individuo frente al Estado o nación, la organización industrial, el grupo social o político, se estaba convirtiendo en un grave problema personal y público. Ese mismo año apareció On the Origin of

678 Lee mas

Plattner, Stuart. Antropología Económica.

Plattner, Stuart. Antropología Económica.

Holismo El método etnográfico es comúnmente holísíico, lo que quiere decir que la vida de la gente se estudia en el contexto de sus múltiples actividades, condiciones sociales y roles. Esto es un resultado inevi- table del tema que constituye la materia de este campo. Originalmen- te, los antropólogos se especializaron en las culturas "primitivas", donde eran los únicos científicos occidentales ahí presentes. Se inmiscuían entonces en campos como la agronomía, la economía, la geografía, la historia, la ciencia política, la psicología y la sociología, puesto que no existían estudios confiables en estas materias a los que pu- diesen recurrir en busca de información precedente. La escala local de la vida comunitaria (en cualquier comunidad pequeña) suele permitirle al investigador de campo que se instala en ella un involu- cramiento íntimo con la gente. Es difícil limitar la atención a la agricultura, por ejemplo, cuando se vive con el agricultor y se obser- van sus actividades económicas en el contexto de sus otros papeles como padre, miembro de una Iglesia, actor político de la comunidad, etcétera. El hogar y la comunidad local han sido entonces importan- tes focos de estudio, aun cuando el objeto del mismo sea la sociedad industrial avanzada.
Mostrar más

21 Lee mas

El Panamericanismo: Dos Visiones Opuestas (1826-1933)

El Panamericanismo: Dos Visiones Opuestas (1826-1933)

historiografía chiiena, favorable para los que se supone "de avanzada" en el cultivo de nuevos temas, pero que ilustra la profunda división rdeológica en que nos est[r]

12 Lee mas

La novela colombiana contemporánea: dos tendencias opuestas

La novela colombiana contemporánea: dos tendencias opuestas

Relacionado con el mito, el concepto de lo carnavalesco, que desarrolló Bajtín en sus estudios sobre Rabelais, prevalece en esta novela de Laura Restrepo, porque el carnaval es un espectáculo en el cual todos sus participantes son activos, todos viven el carnaval y se someten a sus leyes mientras estas tengan curso. Sin embargo, estas leyes están fuera de lo habitual; se invierte el orden jerárquico, quedan abolidas las distancias sociales para reemplazarlas por un contacto libre y familiar, por las exageraciones humorísticas, por la exposición dialógica, la ironía y la heteroglosía que se hacen evidentes en la «parodía sacra» de Dulce compañía. Se pasa de la regularidad y homogeneidad del centro ciudad a la variedad y heterogeneidad festiva de los afueras. Las relaciones familiares libres comunican todo: los pensamientos, los objetos y todo entra en la alianza carnavalesca. El carnaval aproxima, casa, amalgama lo sagrado y lo profano, lo sublime y lo insignificante, la sabiduría y la tontería. En esta serie de adjetivos el primer término se adapta a las periferias metropolitanas, el segundo a la realidad ciudadana.
Mostrar más

11 Lee mas

Show all 10000 documents...