PDF superior Nuevas Greguerías Ramón Gómez de La Serna - Chema Madoz

Nuevas Greguerías Ramón Gómez de La Serna - Chema Madoz

Nuevas Greguerías Ramón Gómez de La Serna - Chema Madoz

Cuando se retrasa la luna en el amanecer lleva los zapatos en la mano para que no la sientan llegar a su casa.. ¡Lo que es una invención poética.[r]

37 Lee mas

CHEMA MADOZ (Madrid 1958)

CHEMA MADOZ (Madrid 1958)

Madoz, C., Chema Madoz, Obras Maestras, La Fábrica Editorial. Madrid, 2009. Madoz, C., La mirada en el otro: conexiones, confrontaciones, Secretaría General Técnica, Subdirección General de Publicaciones, Información y Documentación. Madrid, 2009. Gómez de la Serna, R., Madoz, C., Nuevas Greguerías Ramón Gómez de la Serna / Chema Madoz, Biblioteca BlowUp Libros Únicos, La Fábrica Editorial. Madrid, 2009.

10 Lee mas

Imagen emocional y racionalidad en la fotografía de Chema Madoz

Imagen emocional y racionalidad en la fotografía de Chema Madoz

I have made a tour form the beginning of photography to nowadays, analyzing briefly some photographical referents that without wanting it, have become examples to follow not only referring to quality, but also to find different meanings to the image according to the spectator in different eras and vanguards. Not to forget the close relationship between painting and literature with photography, feedbacking ones to the others from the very beginning of the photography with the trends that wanted to equate this one with the painted canvases or the relationship between the work of Madoz with the literature of Ramón Gómez de la Serna or the visual games of Joan Brossa to nowadays. As we have seen, in the analysis carried out by Javier Marzal’s method, valid as an analysis tool to understand the images, we can realize that the pictures fall easily in subjectivity, because for sure another person that analyzes the same photography can give his/her own vision would be totally valid. Also, I tried to make the figure of the spectator clear, and the relationship with the author giving this one the tools to build a meaning to his work by visual signs.
Mostrar más

85 Lee mas

La quinta de Palmyra de Ramón Gómez de la Serna: la vanguardia desde el ventanal

La quinta de Palmyra de Ramón Gómez de la Serna: la vanguardia desde el ventanal

Pese a la búsqueda expresa de diferenciación de modernistas y simbolistas, a los que atacó en más de una ocasión, el tributo de Ramón al arte finisecular tiene reiteradas manifesta- ciones en distintos momentos de su trayectoria literaria. El original y sorprendente hallazgo formal condensado en las greguerías, foco de atracción para los artistas apasionados por lo nuevo en los dos continentes, vela a menudo los fuertes lazos que Gómez de la Serna mantuvo con los imaginarios artísticos finiseculares. Uno de los ecos más persistentes del período de entresiglos es su defensa acérrima de la esfera autónoma del arte, acompañada de la construc- ción de una imagen de escritor que rinde culto al genio individual y recupera algunos rasgos de la bohemia, en su vertiente de aristocrática defensa del arte por el arte, la literaturización de la vida e indiferencia por los problemas políticos. 26 La cuestión abre múltiples interrogantes acerca de la difícil coexistencia del artista que sólo se debe a su creación con las demandas a las cuales el arte se ve sometido a medida que se interna en el siglo XX: valor de uso reemplazado por valor de cambio, crecimiento del mercado editorial, aparición de la figura del intelectual con sus nuevas funciones, triunfo progresivo de arte concebido como herramienta de transformación social. Aun el discurso sobre el arte puro que se impone después del texto clave de Ortega y Gasset, La deshumanización del arte (1925), tiene una hegemonía limitada en el tiempo y. en el fondo, no estuvo exento de cierto objetivo —función— docente.
Mostrar más

10 Lee mas

Estética y humorismo en la obra de Ramón Gómez de la Serna a través de una mirada a las Greguerías

Estética y humorismo en la obra de Ramón Gómez de la Serna a través de una mirada a las Greguerías

38 juego, este descubrimiento de las frases más extrañas saca almas del purgatorio de lo subconsciente” (De la Serna, 1936: pp. 56-87). Esto es una marca propia del contexto artístico, desde los manifiestos Bretonianos o de Marinetti, las superposiciones de palabras para llevarlas hasta los límites de lo subconsciente es incluso trabajado complejamente por el surrealismo. Estas corrientes artísticas atravesaron los límites de los sueños, reescribieron realidades, construyeron poesía donde la forma dispuesta en el papel era un correlato con el poema. Dislocaron el arte, y como dice Ortega y Gasset, lo intelectualizaron tanto que dejó de ser perceptible, hubo que analizarlo, buscar símbolos y aventurarse en el mundo intelectual. De todos estos elementos, Ramón se alimenta, porque deforma el arte, escribe palabras nuevas, juega con su papel de escritor y lo lleva a ser un personaje. Se establece una mirada del tiempo, que es más bien un no-tiempo siempre cercado por relojes, horas, noches y muerte. La greguería necesita la brevedad, necesita estar fragmentada, necesita ser mirada. La forma de la metáfora utilizada es básica, no porque no quiera complejizarla, sino porque necesita visualidad. Ramón es un escritor. Ramón es un pintor. Ramón es un conferencista. Ramón es un actor. Ramón es todo lo que el Ramonismo le permite, y es ahí, justamente en ese lugar, donde los límites han desaparecido.
Mostrar más

91 Lee mas

Ramón Gómez de la Serna, minificción, microrrelatos, greguerías.

Ramón Gómez de la Serna, minificción, microrrelatos, greguerías.

Darío Hernández: “Diversidad minificcional en la obra literaria de Ramón Gómez de la Serna…” 2 El repaso de las aportaciones de Gómez de la Serna en los distintos géneros nos ha mostrado la actitud inconformista con la que acometía cada una de las formas que le prestaba la tradición sobre las que imprimía su intransferible sello personal. Precisamente del afán por individualizar su literatura, de hacerla indisoluble de su propia personalidad, Gómez de la Serna se propuso no ya remozar las convenciones que regían los géneros, sino idear nuevas formas que ampliaran el panorama literario. Los primeros textos de esta índole aparecieron por primera vez en el libro Greguerías (1917). Este volumen inaugura una larga lista de libros misceláneos en los que predomina, entre otras modalidades, el microtexto. Todos estos libros forman parte de lo que se viene conociendo bajo el marbete de “ramonismo”. El uso del fragmento y la desautomatización de la visión de la realidad, la búsqueda de nuevas relaciones entre el ser y las cosas serían las características básicas de los “géneros nuevos” que Gómez de la Serna inaugura en esta serie de volúmenes (Rivas, 2006: 39-40).
Mostrar más

9 Lee mas

Matices en torno a El hombre perdido, de Ramón Gómez de la Serna

Matices en torno a El hombre perdido, de Ramón Gómez de la Serna

también, sino más aún, con la idea de la vanitas barroca en pintura y en literatura, heredera del memento mori clásico y raíz de la idea del absurdo contemporáneo, que asume la universal y eterna carencia del sentido de la vida y de la existencia, desde Franz Kafka a Emil Cioran. En cuanto a este último, basta con recordar el título de una de sus obras: El inconveniente de haber nacido, el breve capítulo sobre «El sentido del suicidio» incluido en el librito Sobre las cimas de la deseperación y varios aforismos dispersos en sus obras. Dice Cioran: «...estoy literalmente enfermo de la caducidad universal, no consigo prescindir de ella, estoy intoxicado con ella. Todo es perecedero» (E.M. Cioran, Cuadernos, 1957-1972, traducción de Carlos Manzano, Tusquets, Barcelona, 2000, p. 170). Lo que acerca a Ramón Gómez de la Serna a Cioran es esencialmente la lucidez y la idea de que el suicidio no es necesariamente consecuencia de un impulso sino la continuación de una idea persistente, cuyo eje fundamental es la libertad de elegir del ser humano, último consuelo en el descon- suelo. El «hombre perdido» deja su mismo suicidio en manos del azar que domina su errancia...: «¿Pasaría una de esas locomotoras que conducen veinte vagones dormidos desde hace tiempo en otras vías?».
Mostrar más

11 Lee mas

El hombre perdido: Ramón Gómez de la Serna y Albert Camus

El hombre perdido: Ramón Gómez de la Serna y Albert Camus

El tema no es, por tanto, algo que tenga que ver exclusivamente con la filoso- fía o la ficción narrativa. Ramón está dando cuenta de una situación que se impone en la inmediatez, incluso aquí, en su entorno argentino. La imaginación, el humor, la mujer, el deseo y el amor, que se levantan como centros que mueven el mundo, flaquean ante la soledad. La destrucción y el desmantelamiento de una cultura asoman en muchos lugares. Si la muerte es un motivo esencial en el pensamiento de Gómez de la Serna, el tema del suicido es más raro en sus textos. Aparece a veces en entornos humorísticos, en pequeñas piezas que redacta a lo largo de su vida. En «El secreto de los suicidas» (1997: 97), escrito al final de la segunda década del siglo xx, evoca la pasión del vuelo y pone a los suicidas como sus verdaderos practicantes. En Nuevos caprichos va a mostrar diversos modos de suicidios: «Lo absurdo» (1997: 460-461), «La browning» (1997: 487-489), «Levantamiento de cadáver» (1962: 18- 19), «Peligro de guerra» (1962: 24), «El negro condenado a muerte» (1962: 228). En Greguerías aparece el suicidio relacionado con el mundo de los tranvías, trenes, estaciones: «Entre los carriles de la vía del tren crecen las flores suicidas». En Mi tía Carolina Coronado evoca el suicido de Larra y apunta a que él mismo no se ha suicidado porque no le ha fallado la mujer y «porque hemos encontrado un suelo pacífico en que hay una claridad propicia al espíritu» (2002: 359).
Mostrar más

14 Lee mas

Automoribundia de Ramón Gómez de la Serna: heterodoxia autobiográfica de un vanguardista insólito

Automoribundia de Ramón Gómez de la Serna: heterodoxia autobiográfica de un vanguardista insólito

La ficción autobiográfica que nos propone Ramón a lo largo de los dos extensos tomos de su Automoribundia instaura el reinado seductor de la identidad entre vida y escritura, personaje y autor. Su insistencia trata de convencernos si no de su identifica- ción, al menos de su proximidad; nos cautiva con los enigmas de la semejanza; nos con- suela –frente a tanta deriva y fuga que nos ofrece lo real– con una hipotética unidad del sujeto, tan falsa como tranquilizadora. Estos indudables efectos justifican la preeminen- cia del género en el escenario literario contemporáneo, y la revalorización de este texto en el conjunto de los estudios ramonianos. La escritura nos habla desde un yo devenido marca de transgresión, un nombre propio emblemático del vanguardista español. Reconstruye una vida para la ficción, y en su parábola autobiográfica crea al autor como silueta verbal entrelazado de restos, creencias, recuerdos que son patrimonio del texto sin ser totalmente ajenos a la vida. Una vida que Ramón vislumbró henchida fatalmente de cotidiana muerte, pero que el arte adornó con las galas de la consoladora “aspiración al Ideal”, como rubrica en la dedicatoria que inaugura esta personalísima escritura del yo. Sin duda, ese Ideal es el resultado laborioso de una escritura auto-consciente de la desmesura de la empresa artística –“para tan pequeña criatura tan gran biografía”– que, sin embargo, apuesta a su utópica concreción, fiel a la estirpe del “demiurgo” dariano o el “pequeño dios” de Huidobro. En palabras de Ramón: “Ya soy inmortal”.
Mostrar más

10 Lee mas

IMAGINAR LA RADIO: RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA Y EL MEDIO RADIOFÓNICO

IMAGINAR LA RADIO: RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA Y EL MEDIO RADIOFÓNICO

ondas de radio (Gómez de la Serna, 1928a, p. 8) y su versión industrial la media de onda artificial que se realiza de forma automática y directamente sobre las piernas de la oyente (Gómez de la Serna, 1932d, p. 27); la bobina colosal cuyo objetivo era poder escuchar los sonidos emitidos por el planeta Marte (Gómez de la Serna, 1929, p. 7); el árbol radiofónico, un particular árbol que recogería las transmisiones de todos los vientos (Gómez de la Serna, 1933a, p. 27); los camellos y dromedarios radiofónicos, donde se observarían las jorobas de estos animales como singulares habitáculos para la disposición de los elementos técnicos para la recepción radiofónica (Gómez de la Serna, 1933f, p. 8); la bombilla que refleja la faz del emisor en su superficie cromada como un espejo para dar más expresión a los programas y ver al personaje hablante (Gómez de la Serna, 1932c, p. 4); el proyector televisor de imagen del doctor Koster, que traduciría el sonido escuchado en una imagen que se formaría en la pupila del ojo para su posterior proyección a la vista de todo el mundo (Gómez de la Serna, 1929h, p. 10); el microscopio de silencio, capaz de aislar y estudiar los parásitos etéreos (Gómez de la Serna, 1932, p. 28); o la posibilidad de utilizar las ondas para poder sacar las muelas careadas de los radioescuchas a través de los altavoces sin notar dolor (Gómez de la Serna, 1932b, p. 4).
Mostrar más

16 Lee mas

TítuloModernidad y metaficción: a propósito de Rl novelista de Ramón Gómez de la Serna

TítuloModernidad y metaficción: a propósito de Rl novelista de Ramón Gómez de la Serna

Aunque el fenómeno no sea nuevo -baste pensar, sin ir más lejos, en obras como El Quijote o en TriStam Shandy-, los diversos autores que han estudiado esta clase de relatos metanarrativo[r]

7 Lee mas

Ramón Gómez de la Serna y Arqueles Vela: la novela-esponja

Ramón Gómez de la Serna y Arqueles Vela: la novela-esponja

bilidad (escritores y lectores, artistas y público), no cuesta suponer que para los años veinte las novelas de Gómez de la Serna se conocían en México —incluso Arqueles Vela había sido lector de Los cantos de Maldoror, como sabemos, prologados por el vanguardista español en 1925—. Una lanza a favor del conocimiento de las novelas ramonianas podría ser la comunidad de intercambio de libros y revistas (Cosmópolis, Ultra, Grecia, entre otras) que se fue gestando entre los estridentistas y sus colegas continentales o españoles. Por otra parte, el internacionalismo de Ramón explica que fuera un autor muy leído por los jóvenes vanguardistas argentinos, como bien lo demuestran los testimonios y la deuda literaria de Borges, Girondo, Ricardo Güiraldes o Macedonio («Es para mí la figura más fuerte en el arte literario con- temporáneo», lo califica este último). Este hecho es importante porque el país del Plata constituía una auténtica rosa de los vientos de la nueva literatura sobre los otros países hispanoamericanos. Téngase en cuenta, igualmente, que la tertulia del Pombo era cita obligada de los hispanoamericanos que pasaban por Madrid y que esto le valió a su guía no pocos contactos y conexiones.
Mostrar más

23 Lee mas

RAMÓN, Sociedad Limitada. Consumo y creación en la estética de Ramón Gómez de la Serna

RAMÓN, Sociedad Limitada. Consumo y creación en la estética de Ramón Gómez de la Serna

Aunque ambientada en la ciudad de Nápoles, el protagonista de este cuento es un asiduo de una vieja galería comercial. La galería, como el Rastro, es el lugar de la muerte de los objetos, donde queda sin sentido la definición de la mercancía (el intercambio, la circulación): las mercancías llevan «precios antiguos». Como Ramón en el Rastro, don Giovanni, el protagonista de la narración, es cronista y paseante de la galería, «sin gasto ninguno» (Gómez de la Serna, 1999d: 508). Como Ramón, consume imágenes de los objetos, incluso la suya propia multiplicada en los escaparates. Pero a diferencia de Ramón, ha gastado los objetos (sin renovarlos, como sí logra la actividad greguerizante de Ramón) y a cambio pretende inmovilizarse en ese viejo es- pacio de las mercancías, a salvo de la circulación en la ciudad-metrópolis. De ese modo, el escaparate del comercio que no sirve para vender objetos se trans- forma en un siniestro museo: «Toda la galería servía para garantizarle una vida de objeto de museo» (Gómez de la Serna, 1999d: 509). El trágico destino del personaje, sorprendente y humorístico a partes iguales, se explica enseguida si pensamos que la lámpara que le cae encima «con premeditación» y lo ase- sina al final de este relato no hace sino confirmar su deseo más o menos in- consciente de asimilarse a la mercancía «museizada», de querer ser cosa in- móvil, es decir, muerta. No existe refugio contra el cambio y la circulación (de personas y mercancías), sino es en la negación de lo que la vida moderna es, con las consecuencias que ello implica.
Mostrar más

26 Lee mas

Ramón Gómez de la Serna biógrafo de Ramón María del Valle Inclán  Una aproximación

Ramón Gómez de la Serna biógrafo de Ramón María del Valle Inclán Una aproximación

Curtido en mil batallas de la vida literaria y conocedor de sus miserias, andaba Ramón en aquellos años muy ocupado indagando en las impli- caciones de la palabra escritor. Y para el retrato de Valle-Inclán ahora se apropia del lenguaje taurino para trasladarlo a la pintura del escritor, pre- sentado como varón doliente en su lecho, es decir, al margen de la gloria del triunfo de la plaza: en la enfermería, corneado por el toro de la enfer- medad, causada por una vida artística de lucha tenaz en el ruedo ibérico. Para Ramón, Valle-Inclán representa ya el arquetipo del escritor espa- ñol heroico que ha apostado toda su vida por la literatura. Paga el pre- cio de su lucha: es un “león de pelo obscuro” con “cabellos entregrises, que dan a la cabeza aspecto de trasgo”. ¿Latía la vieja personificación del heroísmo en el león español que tanto habían utilizado publicaciones progresistas como la revista Don Quijote en el cambio de siglo? Y retoma otra imagen que connota la misma nobleza: “Con su cabeza de inquisidor roto [...] tiene ánimo de águila enmarañada”. León y águila, pero heridos. No renuncia a seguir fabulando y “en ese delirio de locuacidad fantasmal” transforma cuanto cuenta en literatura:
Mostrar más

33 Lee mas

Un Hollywood soñado: sustrato cinéfilo y potencial visionario en "Cinelandia" de Ramón Gómez de la Serna

Un Hollywood soñado: sustrato cinéfilo y potencial visionario en "Cinelandia" de Ramón Gómez de la Serna

La primera vez que me encontré con Ramón Gómez de la Serna fue, por extraño que parezca, en las páginas de un tebeo. La publicación se llamaba Strong y tuvo una existencia breve en los quioscos de mi infancia entre los años 1969 y 1971: en sus páginas, junto a historietas de Gastón, el Gafe, Benito Sansón y otros iconos de la historieta francobelga, aparecía una sección en la que se glosaba una obra o una figura literaria. Gracias a Strong aprendí por primera vez los nombres de Franz Kafka, Eugene Ionesco y, también, el de Ramón Gómez de la Serna. Del primero me sedujo que hubiese escrito una historia sobre un hombre que un buen día se despertaba convertido en un enorme insecto: aún tardaría muchos años en leer La
Mostrar más

424 Lee mas

7. Sistemas autónomos planos. ( Chema Madoz, VEGAP, Madrid 2009)

7. Sistemas autónomos planos. ( Chema Madoz, VEGAP, Madrid 2009)

Este punto crítico se llama de nuevo nodo estable. degenerado[r]

80 Lee mas

De lo gregueresco a la novela: análisis semántico lingüístico de la construcción narrativa en Ramón Gómez de la Serna

De lo gregueresco a la novela: análisis semántico lingüístico de la construcción narrativa en Ramón Gómez de la Serna

dejan en la representación mental que el receptor se hace de lo que es una "mesa" como la diferencia respecto a ella la diferencia conceptual que separa el referente, en este caso "mesa"[r]

9 Lee mas

Imágenes literarias de Hollywood: primeras representaciones : Ramón Gómez de la Serna y Horacio Quiroga

Imágenes literarias de Hollywood: primeras representaciones : Ramón Gómez de la Serna y Horacio Quiroga

Dentro de los múltiples fenómenos y productos que nacen en los primeros años de este cruce entre la literatura y el cine –y que se desarrollan con mayor profusión durante los años veinte-, se encuentran aquellos textos que derivan de la influencia que ejerció el cine en las letras, y más específicamente, el corpus de textos que nace a la luz de la pantalla de la primera época de Hollywood. Se trata de la huella de un tipo de cine con señas particulares que se plasmó de muy diversas formas en la literatura. En este caso, dos obras, a un lado y a otro del Atlántico, registran y dan cuenta de la presencia del cine norteamericano en la vida cultural rioplatense y española de comienzos de siglo; se trata de Cinelandia (1923), de Ramón Gómez de la Serna, y “Miss Dorothy Phillips, mi esposa” (1919), de Horacio Quiroga; dos aventuras literarias que proponen un diálogo ente los medios, a la par que dialogan entre sí.
Mostrar más

6 Lee mas

« Donde se forman las expediciones definitivas» El hombre perdido y las «novelas de la nebulosa» de Ramón Gómez de la Serna

« Donde se forman las expediciones definitivas» El hombre perdido y las «novelas de la nebulosa» de Ramón Gómez de la Serna

En el ciclo de la «nebulosa» tal espacio, con la misma experiencia de alie- nación y ensimismamiento, aparece repetidamente también. En El hombre perdido adquiere su más profunda significación, por lo que volveremos a él más adelante, pero debemos recordar aquí a este respecto los finales de las novelas nebúlicas. Por un lado en El incongruente, mucho más que en ¡Rebeca!, el final de la incongruencia y el absurdo, y con él, el de la aventura espiritual o existencial del protagonista, acaban con su reintegración al orden social, en la primera de estas dos novelas a través, además, de un matrimonio más o menos tradicional, más o menos visto con ironía. En cualquier caso, como le sucede al «flâneur» de El Rastro, la vuelta a la sociedad desde los márgenes no se vive de forma traumática: como se sabe, Gustavo el Incongruente encuentra en el cine la película de su destino, y en la compañera de butaca y futura esposa el reflejo perfecto de la actriz de la película, como lo es él mismo del galán enamorado de la actriz protagonista. Si con la boda acaba «la incongruencia del Incongruente» (Gómez de la Serna, 1997b: 762), presentimos que Gustavo seguirá siendo un reflejo de una imagen, como si Ramón indicara así la fragilidad, la alienación, la inconsistencia y la banalización del yo recorrido por convencionalismos, mediatizado por los discursos que distribuyen y promueven las formas de entretenimiento en la sociedad consumista y proto-espectacular. En cierto modo, Gustavo el ex-Incongruente muere para el arte, hecho «imagen- cosa» que no ha de circular una vez inmovilizado el protagonista en el matrimonio convencional, en el estado civil y social definitivo. En la novela de 1937 y en El hombre perdido la intuición es la base para la búsqueda de una certeza. A diferencia de Gustavo, movido por el azar, Luis y el «hombre perdido» se lanzan de cabeza a ese azar con un objetivo «preciso» (en la medida de lo que cabe dentro del mundo estético ramoniano): el primero a la búsqueda con todas sus energías de la Rebeca ideal y el segundo tras la respuesta al enigma de la vida. Pero también es cierto que la búsqueda de Rebeca sitúa a Luis muy cerca de los anhelos del «hombre perdido». De hecho, tras el encuentro de Luis con Rebeca este accede a un nivel superior de existencia en una especie de rito de resurrección:
Mostrar más

25 Lee mas

Reflejos de la Madrid moderna en las obras de Miguel de Unamuno, Ramón del Valle-Inclán y Ramón Gómez de la Serna

Reflejos de la Madrid moderna en las obras de Miguel de Unamuno, Ramón del Valle-Inclán y Ramón Gómez de la Serna

Los seres tránsfugas del verano, todos esos hombres como desvelados e intranquilos que se pasean por sus noches, acudían a aquella tertulia. Bohemios, estudiantes de Madrid, empleados sin vacación, recalaban allí. La importancia que se daban al reunirse y verse les compensaba de no haber salido fuera, en “los coches celulares del veraneo”, como llamaba a los ómnibus el atrabiliario y mal hablado agente de policía que se acercaba al grupo con afán de consolarse de su profesión […] (Gómez de la Serna, 1997: 184).

10 Lee mas

Show all 10000 documents...