PDF superior Para una historia de la familia española en el siglo XX

Para una historia de la familia española en el siglo XX

Para una historia de la familia española en el siglo XX

A pesar de que sabemos muy poco sobre la vida cotidiana, durante los años treinta comienza a difundirse el modelo americano de familia con una imagen más profesional del ama de casa. Inventos como la nevera eléctrica, el aspirador al vacío o la cocina de gas y la calefacción central revolucionan el trabajo del hogar y aparece un nuevo concepto de higiene que repercute sobre el cuerpo resaltando los beneficios del deporte y el aire libre. Con todo, la mayor parte de las familias se mantienen al margen de estos cambios, ya que entre un 75% y un 85% de la población pertenecía a estratos sociales medio- bajos con unos ingresos que no permiten la adquisición de tales productos.
Mostrar más

58 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

que destruyó el sistema internacional que había estabilizado las relaciones internacionales durante cuarenta años y reveló, al mismo tiempo, la precariedad de los sistemas políticos nacionales que se sustentaban en esa estabilidad. Las tensiones generadas por los problemas económicos socavaron los sistemas políticos de la democracia liberal, parlamentarios o presidencialistas, que tan bien habían funcionado en los países capitalistas desarrollados desde la segunda guerra mundial. Pero socavaron también los sistemas políticos existentes en el tercer mundo. Las mismas unidades políticas fundamentales, los «estados-nación» territoriales, soberanos e independientes, incluso los más antiguos y estables, resultaron desgarrados por las fuerzas de la economía supranacional o transnacional y por las fuerzas intranacionales de las regiones y grupos étnicos secesionistas. Algunos de ellos —tal es la ironía de la historia— reclamaron la condición —ya obsoleta e irreal— de «estados-nación» soberanos en miniatura. El futuro de la política era oscuro, pero su crisis al finalizar el siglo XX era patente.
Mostrar más

210 Lee mas

LA GRANJA, José Luis de y PABLO, Santiago de (coords.), Historia del País Vasco y Navarra en el siglo XX, Madrid Biblioteca Nueva, 2002, 447 págs.

LA GRANJA, José Luis de y PABLO, Santiago de (coords.), Historia del País Vasco y Navarra en el siglo XX, Madrid Biblioteca Nueva, 2002, 447 págs.

respecto a la del resto de España. Pero desde mediados de los años setenta se ha desarrollado una historiografía profe- sional que en la actualidad atraviesa un excelente momento. A pesar de esto, hace tres años uno de los coordinadores de la obra se quejaba de que todavía no disponían «de un buen manual de Historia Contemporánea del País Vasco, que de- bería ser una obra realizada en equipo». Uno de los propósi- tos de este libro es cubrir ese hueco para el siglo XX.

11 Lee mas

Historia social y literatura en Colombia a comienzos  del siglo XX  Los sectores sociales medios en la novela Cosme  de José Félix Fuenmayor

Historia social y literatura en Colombia a comienzos del siglo XX Los sectores sociales medios en la novela Cosme de José Félix Fuenmayor

El traspié de algún miembro de la familia podía enlodar la dignidad de la misma y llevarla a perder la consideración y estima de los demás. Debido a esto muchas cabezas de familia se mantenían en continua guardia y levantaban a sus hijos y parientes con rigor, con mano dura, pues, para ilustrar con un ejemplo, en un medio social en el que primaba las uniones libres siempre se corría el riesgo de que una joven de la familia se «saliera a vivir» con un fula- no de tal considerado de menos condición social y que esta decisión arrastrara a la deshonra a sus parientes. De ahí que «la legitima defensa del honor perso- nal y familiar» era una figura contemplada en la legislación penal que en cier- tos casos permitía que los mayores procedieran por vías de hecho contra quie- nes mancillaban la dignidad. La novela Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez está construida en torno al drama que vive un hombre recién casado que siente ultrajada su hombría porque su esposa no llega virgen al matrimonio, y la tragedia que suscita la familia de esta con el asesinato del hombre que les ultrajó el honor, lo que constituía un acto simbólico para el res- to de la sociedad que esperaba de esta manera que la familia mancillada man- tuviera la consideración de los demás.
Mostrar más

22 Lee mas

El teatro y su historia : reflexiones metodológicas para el estudio de la creación teatral española durante el siglo XX

El teatro y su historia : reflexiones metodológicas para el estudio de la creación teatral española durante el siglo XX

Perspectiva diacrónica La creación teatral desde su historización Una vez establecidos los principios que anteceden y que afectan tanto a la historia del teatro español contemporáneo com[r]

20 Lee mas

Historia de Concepción : siglo XX

Historia de Concepción : siglo XX

La descripci6n y andisis historico esencial para el presente siglo en la vida urbana de la ciudad, es poder visualizar el avance de articulacibn social que se produce en la sociedad, est[r]

110 Lee mas

Historia de la Navegación Comercial Española. Trafico de los puertos de Titularidad Estatal desde la antigüedad a la conclusión del siglo XX

Historia de la Navegación Comercial Española. Trafico de los puertos de Titularidad Estatal desde la antigüedad a la conclusión del siglo XX

españoles y que han pasado a la historia portuaria de cada ciudad marítima, fué conse- guir que sus ideas e iniciativas se transformaran en realidades; el reto de la autora de este traba[r]

1307 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX – ERIC HOBSBAWN

HISTORIA DEL SIGLO XX – ERIC HOBSBAWN

con la que dedicaban sus vidas a la causa (véase el capítulo II), ayudaron a los comunistas a alcanzar una poáición preeminente en la resistencia. Gra- cias al primero pudieron movilizar a los hombres y mujeres más inclina- dos a responder a un llamamiento antifascista que a una causa patrióti- ca. Así ocurrió en Francia, donde los refugiados de la guerra civil española fueron el núcleo mayoritario de la resistencia armada en el suroeste del país —unos 12.000 miembros antes del día D (Pons Prades, 1975, p. 66)— y donde los refugiados y trabajadores inmigrantes de 17 naciones realizaron, bajo la sigla MOI (Main d'Oeuvre Immigrée), algunas de las acciones más arriesgadas que llevó a cabo el partido, como el ataque del grupo Manou- chian (armenios y judíos polacos) contra los oficiales alemanes en París. 11 El segundo de esos rasgos generó esa mezcla de valentía, espíritu de sacrificio y determinación implacable que impresionaba incluso a sus enemigos y que tan vividamente refleja ese compendio de sinceridad que es la obra del yugoslavo Milovan Djilas Tiempo de guerra (Djilas, 1977). Ajuicio de un historiador de talante político moderado, los comunistas se contaban «entre los más valientes de los valientes» (Foot, 1976, p. 86) y aunque su discipli- nada organización aumentaba sus posibilidades de supervivencia en las pri- siones y en los campos de concentración, sufrieron bajas muy cuantiosas. El recelo que suscitaba el Partido Comunista francés, cuya dirección era con- testada incluso por otros comunistas, no desmentía su afirmación de ser le partí des fusillés, con casi 15.000 militantes ejecutados por el enemigo (Jean Touchard, 1977, p. 258). No es sorprendente que tuviera una gran ascendencia sobre los hombres y mujeres más valientes, especialmente los jóvenes, y sobre todo en países como Francia o Checoslovaquia, en los que la resistencia activa no había encontrado un apoyo masivo. Ejercían también un fuerte atractivo sobre los intelectuales, el sector que más rápidamente se movilizó bajo el estandarte del antifascismo y que fue el núcleo central de las organizaciones de resistencia no partidistas, pero de izquierdas en un sentido amplio. Tanto la devoción de los intelectuales franceses hacia el marxismo como el dominio de la cultura italiana por personajes vinculados al Partido Comunista, que se prolongaron durante una generación, fueron un corolario de la resistencia. Todos los intelectuales, tanto los que participaron directamente en la resistencia (como Einaudi, el destacado editor del período de posguerra que afirma con orgullo que todos los miembros de su empresa lucharon como partisanos), como los que se hicieron simpatizantes de los comunistas porque ellos o sus familias no habían sido miembros de la resistencia —es posible incluso que hubieran pertenecido al bando opues- to—, sintieron una fuerte atracción hacia el partido.
Mostrar más

611 Lee mas

Colombia   Historia de la Violencia del Siglo XX

Colombia Historia de la Violencia del Siglo XX

compromiso ante su Director Gerente Hoest Köhler., que es como una rendición del Estado, una renuncia a su soberanía. El propósito fundamental es, por la vía de la expropiación ciudadana, liberar fondos para responder puntualmente al pago de los intereses de la deuda, que en el año 2001 había alcanzado la catastrófica cifra de 39.038 millones de dólares. Impagable. A finales del año 2003 el pago de servicios de la deuda bordeaba el 90% de los ingresos corrientes de la nación, se mantiene nutrido el capital financiero internacional a expensas de una mayor profundización de la pobreza de los colombianos. Piénsese que , como estima el senador colombiano Jorge Enrique Robledo, " en tanto la deuda externa pública y privada, que había tardado un siglo en llegar a 17.278 millones de dólares, más que se duplicó en solo seis años, entre 1992 y 1998, cuando alcanzó 36.682 millones de dólare" ("Porqué decirles No al ALCA y al TLC")- Tan descomunal y desproporcionado incremento de la deuda se produce justamente en la década de la apertura y el auge del neoliberalismo .Por efectos de esta política criminal, 27 millones de colombianos viven por debajo del umbral de la pobreza. .
Mostrar más

14 Lee mas

Historia del siglo XX (Reseñas)

Historia del siglo XX (Reseñas)

ta del regimen sovietico, como sus analisis de los laSCismos, son suges- fives y si n complacencia, pem sus ar- gumerttos para rechazar Ia caracteri- zaci6n de "totalitarismo" al[r]

2 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

Sin embargo, lo más notable de esta época es hasta qué punto el motor aparente de la expansión económica fue la revolución tecnológica. En este sentido, no sólo contribuyó a la multiplicación de los productos de antes, mejorados, sino a la de productos desconocidos, incluidos muchos que prácticamente nadie se imaginaba siquiera antes de la guerra. Algunos productos revolucionarios, como los materiales sintéticos conocidos como «plásticos», habían sido desarrollados en el período de entreguerras o incluso habían llegado a ser producidos comercialmente, como el nylon (1935), el poliéster y el polietileno. Otros, como la televisión y los magnetófonos, apenas acababan de salir de su fase experimental. La guerra, con su demanda de alta tecnología, preparó una serie de procesos revolucionarios luego adaptados al uso civil, aunque bastantes más por parte británica (luego también por los Estados Unidos) que entre los alemanes, tan amantes de la ciencia: el radar, el motor a reacción, y varias ideas y técnicas que prepararon el terreno para la electrónica y la tecnología de la información de la posguerra. Sin ellas el transistor (inventado en 1947) y los primeros ordenadores digitales civiles (1946) sin duda habrían aparecido mucho más tarde. Fue tal vez una suerte que la energía nuclear, empleada al principio con fines destructivos durante la guerra, permaneciese en gran medida fuera de la economía civil, salvo como una aportación marginal (de momento) a la producción mundial de energía eléctrica (alrededor de un 5 % en 1975). Que estas innovaciones se basaran en los avances científicos del período de posguerra o de entreguerras, en los avances técnicos o incluso comerciales pioneros de entreguerras o en el gran salto adelante post-1945 —los circuitos integrados, desarrollados en los años cincuenta, los láseres de los sesenta o los productos derivados de la industria espacial— apenas tiene importancia desde nuestro punto de vista, excepto en un solo sentido: más que cualquier época anterior, la edad de oro descansaba sobre la investigación científica más avanzada y a menudo abstrusa, que ahora encontraba una aplicación práctica al cabo de pocos años. La industria e incluso la agricultura superaron por primera vez decisivamente la tecnología del siglo XIX.
Mostrar más

171 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

De hecho vino, como tenía que venir, de arriba. No está clara la forma en que un comunista reformista apasionado y sincero se convirtió en el sucesor de Stalin al frente del PCUS el 15 de marzo de 1985, y seguirá sin estarlo hasta que la historia soviética de las últimas décadas se convierta en objeto de investigación más que de acusaciones y exculpaciones. En cualquier caso, lo que importa no son los detalles de la política del Kremlin, sino las dos condiciones que permitieron que alguien como Gorbachov llegara al poder. En primer lugar, la creciente y cada vez más visible corrupción de la cúpula del Partido Comunista en la era de Brezhnev había de indignar de un modo u otro a la parte del partido que todavía creía en su ideología. Y un partido comunista, por degradado que esté, que no tenga algunos dirigentes socialistas es tan impensable como una Iglesia católica sin algunos obispos o cardenales que sean cristianos, al basarse ambos en sistemas de creencias. En segundo lugar, los estratos ilustrados y técnicamente competentes, que eran los que mantenían la economía soviética en funcionamiento, eran conscientes de que sin cambios drásticos y fundamentales el sistema se hundiría más pronto o más tarde, no sólo por su propia ineficacia e inflexibilidad, sino porque sus debilidades se sumaban a las exigencias de una condición de superpotencia militar que una economía en decadencia no podía soportar. La presión militar sobre la economía se había incrementado de forma peligrosa desde 1980 cuando, por primera vez en varios años, las fuerzas armadas soviéticas se encontraron involucradas directamente en una guerra. Se enviaron fuerzas a Afganistán para asegurar algún tipo de estabilidad en aquel país, que desde 1978 había estado gobernado por un Partido Democrático del Pueblo, formado por comunistas locales, que se dividió en dos facciones en conflicto, cada una de las cuales se enfrentaba a los terratenientes locales, al clero musulmán y a otros partidarios del statu quo con medidas tan impías como la reforma agraria y los derechos de la mujer. El país se había mantenido tranquilo en la esfera de influencia soviética desde principios de los años cincuenta, sin que la tensión sanguínea de Occidente se hubiese alterado apreciablemente. Sin embargo, los Estados Unidos
Mostrar más

190 Lee mas

Momentos estelares  La fotografía en el siglo XX (CBA, 2007)

Momentos estelares La fotografía en el siglo XX (CBA, 2007)

posiciones pictóricas. La instantánea The Steerage (1907), de Alfred Stieglitz, se propone como emblema de la dirección a seguir para que la fotografía acceda al estatus de arte moderno. El periodo de entreguerras fue especial- mente fructífero y vio nacer movimientos como la Neue Sachlichkeit (Nueva objetividad), aparecido en Alemania a mediados de la década de 1920, con el que la fotografía se ve reconocida como práctica autónoma, liberada del mo- delo pictórico y en posesión de sus propias leyes técnicas, ópticas y forma- les. Coincide en el tiempo con la Nueva visión, propagada por Moholy-Nagy y la Bauhaus. Ambas participan de lo que se denomina la Nueva fotografía. Cuentan con grandes nombres como Karl Blossfeldt, Albert Renger-Patzsch, Alexander Rodchenko o Làszló Moholy-Nagy; el Surrealismo, con sus objets trouvés, sus rayogramas, las novelas-collage o los fotomontajes, supone una continua interrogación del medio en sí mismo. Man Ray, Paul Nougé y André Kertész son algunos de sus representantes. Gran importancia tuvieron auto- res como John Heartfi eld, Hannah Höch o Raoul Hausmann que, primero en el ámbito del dadaísmo, y después en las décadas de los años veinte y trein- ta, desplegaron una gran creatividad a través de sus fotomontajes, ligados muchos de ellos a una crítica social y política. Más tarde, y tras la quie- bra que supuso en esa línea histórica la Segunda Guerra Mundial, vemos de nuevo aparecer corrientes como la de la Subjektive fotografi e (Fotogra- fía subjetiva), que de la mano de Otto Steinert subraya el carácter esencial de la fotografía: la personalidad creativa del fotógrafo. La fotografía fantás- tica, la fotografía escenifi cada, la fotografía conceptual o la performance son otras tantas vías que han jalonado en el pasado siglo la historia de la foto- grafía en ese camino hacia el pleno reconocimiento de un lenguaje que se ha mostrado como uno de los más complejos, ricos y variados.
Mostrar más

95 Lee mas

Historiografía española de la Iglesia y del catolicismo en el siglo XX

Historiografía española de la Iglesia y del catolicismo en el siglo XX

En un repaso de esta diversa y más bien dispersa producción bibliográfica siguen dominando los temas y enfoques tradicionales de la historia política, y apenas se encuentran muestras de [r]

13 Lee mas

La expansin del funcionariado pblico en el Uruguay del siglo XX

La expansin del funcionariado pblico en el Uruguay del siglo XX

La expansión del Estado y su funcionarios cons- tituye un fenómeno de larga duración en la historia del Uruguay, íntimamente relacionado con su evolu- ción económica y social. Se parte de la premisa que la expansión del funcionariado se relaciona también con la incapacidad de la estructura productiva para absorber toda la oferta de trabajo. El empleo públi- co habría sido una solución funcional al desempleo estructural de la economía uruguaya, basada en la producción pecuaria para la exportación y en la gran propiedad. Especialmente funcional al modelo de de- sarrollo agro-exportador, pero también una opción válida a efectos de paliar la carencia de empleo cuan- do adviene el agotamiento de la industrialización por sustitución de importaciones (ISI) y el estancamiento económico del país hacia fines de la década cincuenta. Este papel amortiguador, que no fue manifestado en forma explícita por las autoridades ni por los partidos políticos mayoritarios, fue viable hasta principios de los noventa, cuando con la maduración de un tercer
Mostrar más

20 Lee mas

VILAR, Juan Bautista, La diócesis de Cartagena en el siglo XX. Una aproximación histórico-sociológica, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2014, 153 pp.

VILAR, Juan Bautista, La diócesis de Cartagena en el siglo XX. Una aproximación histórico-sociológica, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2014, 153 pp.

sentido analiza la comunidad dioce- sana aplicando los métodos y criterios que los sociólogos utilizan en el estu- dio de las colectividades humanas. Pero, con todo, en el libro no se igno- ra ni se niega al alma de la comuni- dad cristiana, que es la fe de los cre- yentes, pero se prescinde de ella en la presentación de las personas eclesiás- ticas o de las instituciones religiosas. Se logra así un aire de libertad, en el que no faltan toques críticos sobre algunas actitudes de los dirigentes que parecen menos conformes con los idea - les evangélicos, o sobre algunas cos- tumbres populares contaminadas por una religiosidad aparente, superficial. De todas formas, el investigador ali- cantino se deja llevar por la vertigi- nosa épica del sentimiento, es tierno con la debilidad humana y duro con la falta de compromiso. Su obra lejos de un férreo hermetismo y de un tra- tamiento simbólico, críptico o meta- fórico se decanta –por el contrario– por un tratamiento epidérmico e in - mediato de lo analizado, en el que los seres, los protagonistas de la historia viven entre las páginas del libro.
Mostrar más

7 Lee mas

Regmenes fiscales en Uruguay durante el siglo XX: de los hechos estilizados a la interpretacin de la realidad

Regmenes fiscales en Uruguay durante el siglo XX: de los hechos estilizados a la interpretacin de la realidad

Ahora bien, partiendo de una concepción sobre la economía y el Estado como la señalada, tanto el pro- ceso de investigación como la interpretación de la evidencia requieren abordajes teóricos que reconoz- can en la historia su eje estructurante. Fue necesario, pues, realizar una aproximación al objeto de estudio combinando aportes diversos, concibiendo a la teoría -como decía Joan Robinson- como una “caja de herra- mientas”, a la que se recurre en busca del instrumen- to más adecuado y/o útil. Por ello, un elemento com- plementario de este trabajo reside en la propuesta de construcción de un marco de análisis ecléctico para el estudio de las finanzas públicas en el país. El conte- nido de este artículo es, en gran medida, fruto de las primeras pruebas al respecto.
Mostrar más

18 Lee mas

Recepción de Jules Barbey d’Aurevilly en España

Recepción de Jules Barbey d’Aurevilly en España

Entre el texto de Germaine (1835) y la versión última de Ce qui ne meurt pas (1883), los estudios comparativos (Artur y De Beaulieu, 1935: 13-142; Barbey, 2009: II, 1378-1421; Grelé, 1904: 594-601; Nemer, 1986: 33-69 ) acreditan el concienzu- do trabajo de corrección y revisión acometido por el autor, al tiempo que no incide en el proyecto inicial de Barbey, ni afecta la estructura del relato ni la esencia de los personajes ni la(s) historia(s): permanece su « idea » tal y como la expuso en el prefa- cio de 1835 (Barbey, 1895: 138-145) que no se publicó con su obra hasta el siglo XX (Barbey, 1927: II, 229-234; Barbey, 2009: II, 1369-1374). Su « tesis » se cifra en dos niveles esenciales: considera la escritura de la novela, como « la littérature des sociétés avancées » (Barbey, 2009: II, 1370); la historia de la piedad relata «la désolation des désolations» y la aniquilación de las almas rotas, como la única salvación (Barbey, 2009: II, 1374). En esta novela inmoral, violenta y delicada, amarga y refinada, Bar- bey destaca que «Ce qui est beau, ce qui est grand, ce qui impose, n’est pas ce qui agite et se tourmente, mais ce qui est calme et patient… […]» (Barbey, 2009: II, 1373). El joven Barbey, si bien se equivocaba en ese prefacio de 1835 al negar las pasiones sobre las que no dejó de pensar y de escribir, sin embargo acertaba en la na- turaleza de su obra, y sabía que Yseult no era el simple personaje de una novela: era una idea, una pregunta, un misterio (Anón., 1883c: [1]) y un destino que supo resol- ver desde la serenidad y la lentitud del tiempo.
Mostrar más

33 Lee mas

Historiografía de la enfermería en España: la historia de una pequeña-gran familia

Historiografía de la enfermería en España: la historia de una pequeña-gran familia

Esta exigencia histórica, entendida como la necesidad de preservar del olvido las tradiciones del pasado, nos obliga a recapacitar acerca de las últimas causas que dan origen a la historiografía en Grecia. Porque es el propio término Historia, que significa “saber” por haber visto u oído algo, el que nos conduce a la precisa acepción del término grie- go que significa, asimismo, información, averigua- ción y en definitiva resultado de una investigación. Sabemos que la Historia de la Enfermería es la historia de los cuidados, todo un mundo al que no se ha prestado atención por parte de los historiado- res hasta muy recientemente. La Historia de la medicina se fijó tan sólo en la dimensión de la “curación” del acto sanitario, desatendiendo casi completamente la de “cuidado”, cuando la función esencial de todo acto sanitario es la de “cuidado”. Ha sido en el último tercio el siglo XX cuando la enfermería toma conciencia que tiene una larga historia y que es necesario escribirla porque el cui- dado ha sido fundamental para la sociedad. Si bien, la Historia como saber diferenciado tuvo que construir herramientas con las que construir el pasado, la Enfermería ha comenzado a utilizarlas y con ello ha nacido la pasión de historiar un oficio que tiene un legado bi-milenario.
Mostrar más

5 Lee mas

El "Arte" de Lope en la escena española del siglo XX

El "Arte" de Lope en la escena española del siglo XX

Latina, en 1919 y 1925. Lola Membrives hizo La niña de plata (1926), adaptada por los hermanos Machado, mientras que Ricardo Calvo mantenía El castigo sin venganza, programado en 1919 y en 1929. La trayectoria artística de María Guerrero fue continuada por otra María Guerrero, una sobrina, casada a su vez con un hijo de la actriz, lo que hizo que la compañía María Guerrero-Díaz de Mendoza pudiera continuar, aunque con dos intérpretes distintos. Caprichos de la historia y de las familias artísticas. Esta María Guerrero-sobrina, que no tenía las dotes de su tía y suegra, mantuvo La niña boba o buen maestro es amor en su repertorio, ya que la representó en 1931, y en el Teatro Español, junto a El perro del hortelano, otra comedia en donde hay un excelente papel para una ac- triz, Diana, Condesa de Belflor. A esta serie de títulos en esos años que nos competen hay que añadir La moza de cántaro, en montaje de Cipriano de Rivas Cherif, para la compañía de Barrón, en el Teatro Español (1930), y el que de- bió de ser curioso montaje de don Ramón del Valle-Inclán, en el teatro íntimo llamado El cántaro roto, que tenía su sede en el Círculo de Bellas Artes, de la puesta en escena de Peribáñez y el Comendador de Ocaña (1926). Para afirmar la condición de obras elegidas por la importancia de los papeles que les iban a las cabeceras de cartel habría que unir el nombre de Enrique Borrás, que, con su compañía, antes de asociarse a Margarita Xirgú, hizo el Pedro Crespo y el Se- gismundo de El alcalde de Zalamea o La vida es sueño, ambas de Calderón.
Mostrar más

13 Lee mas

Show all 10000 documents...