PDF superior Personalidad, trastornos de personalidad y parámetros

Personalidad, trastornos de personalidad y parámetros

Personalidad, trastornos de personalidad y parámetros

Así pues, los objetivos que pretendemos cubrir en estas páginas son los siguientes: (1) revisar y comentar algunos de los principales problemas que poseen, a nuestro juicio, las de- f[r]

18 Lee mas

Los trastornos de personalidad en el adolescente, el niño e incluso en el bebé

Los trastornos de personalidad en el adolescente, el niño e incluso en el bebé

Por nuestra parte vemos aparecer la organización límite en el niño y más tarde en el adolescente, a partir de trastornos graves del apego de los bebés a las perso- nas significativas del entorno parental. Trastornos del apego relacionados por lo menos con la psicopatología de la personalidad de los padres y/o con importantes conflictos de la parentalidad (depresivo-masoquista grave y especialmente narcisista-disociado). Estos tras- tornos graves del apego (bebés descritos como "los que se van con todo el mundo") o de los de híperapego compensatorio (de tipo simbiótico) generan trastornos del humor en el bebé, algunas veces de naturaleza depresiva pero, lo más frecuente son de tipo hipomaní- aco, Trastornos mixtos de la expresión emocional o Trastornos multisistémicos del desarrollo del tipo C (clasificación 0 a 3 años).
Mostrar más

11 Lee mas

Personalidad y trastornos de la conducta alimentaria

Personalidad y trastornos de la conducta alimentaria

Los rasgos de personalidad ocupan un lugar muy importante en el origen de los TCA. No obstante, los estudios encaminados a valorar la relación entre estas dos variables han arrojado resulta- dos muy diferentes. A pesar de ello, se han obtenido datos convin- centes al relacionar los TCA con determinados rasgos del tempe- ramento y carácter, que aparentemente pueden ser determinantes en la presentación, el origen, el curso y la evolución de los mismos. A partir de los estudios de la personalidad realizados, se preten- de detectar determinados factores que intervienen en el desarrollo de los TCA, y que hacen que ciertas mujeres sean propensas a desarrollarlos, o bien pueden ser factores concomitantes. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la presión del medio para que una mujer se mantenga delgada puede ser un factor importante. La evidencia general es que se trata de un trastorno multifactorial. Las dificultades para establecer una relación entre los TCA y los trastornos de personalidad radica en que estos últimos pueden comportarse como un factor predisponente, una influencia en el pronóstico y la evaluación, una complicación influida por el daño físico o una entidad completamente independiente, que de cualquier manera afectaría la relación del individuo con su medio. Entre los potenciales factores predisponentes se encuentran las características de la personalidad, los trastornos perceptivo- conceptuales, la tendencia a engordar, los patrones familiares patológicos de interacción, las características de la personalidad de los padres y las actitudes y preocupaciones de éstos hacia el peso, la forma del cuerpo y el control.
Mostrar más

8 Lee mas

Trastornos de la personalidad. Estructuras y sensorialidad primitiva: evoluciones psicopatológicas

Trastornos de la personalidad. Estructuras y sensorialidad primitiva: evoluciones psicopatológicas

ésta como “una tendencia del bebé a autoestimularse unas sensaciones corporales al servicio de la evasión y evacuación de experiencias primitivas catastróficas y de dolor”. El uso excesivo de la autosensorialidad impide la conexión de la sensación con la emoción, surgida en la interrelación personal y la concienciación, de manera que se bloquea el desarrollo del proceso simbólico, del lenguaje comunicativo y del pensamiento. Cuando pre- domina esta situación, nos encontramos ante el funcio- namiento mental del trastorno del espectro autista. Si la autosensorialidad no predomina, pero está presente junto con otros niveles de funcionamiento mental más evolucionados, modula y condiciona la cronificación de diferentes psicopatologías, sobre todo si en el abordaje terapéutico no se tiene en cuenta. La profundización de la sensorialidad (Tustin, 1988), Corominas (1998, 2005), de las investigaciones psicoanalíticas observa- cionales del comportamiento fetal (Negri, 1996; Pion- telli, 2002), de la observación del bebé de Bick (1964), Stern (1996), Shore (1994, 2003), de las aportaciones que subrayan el enclavamiento de las primeras viven- cias sensoriales en el cuerpo (Acoutourier, 2004; Fies- chi, 1997), nos ha permitido comprender mejor lo que Freud y sus seguidores (Klein, 1930; Isaacs, 1954) seña- lan cuando hablan de “las primitivas sensaciones”. Y al mismo tiempo, han permitido, avanzar en el estudio y tratamiento de patologías infanto-juveniles y del adul- to: psicosomática, trastornos límite de la personalidad y psicosis. Ahora podemos afirmar que la investigación sobre el desarrollo fetal y mental del bebé, denominado psiquismo primitivo (Corominas et al, 2005), nos ayuda a comprender los procesos mentales primarios (Corominas et al, 2008) y la psicopatología que pueden generar a lo largo de la vida.
Mostrar más

8 Lee mas

Relaciones entre ansiedad social y estilos, trastornos y rasgos de la personalidad

Relaciones entre ansiedad social y estilos, trastornos y rasgos de la personalidad

Con respecto al principal objetivo de este estudio, cuando consideramos los resultados obtenidos al relacionar la ansiedad social con los estilos/trastornos de personalidad, nos encontramos con hallazgos cuando menos interesantes y que coinciden, en muchos casos, con lo informado en la literatura. Así, vemos que la ansiedad social está muy relacionada con el estilo/trastorno de la personalidad por evitación (p. ej., llega a alcanzar una correlación positiva de 0,66 con el estilo y 0,55 con el trastorno de la personalidad por evitación). Esto es razonable, teniendo en cuenta que este trastorno de la personalidad responde al mismo síndrome que la fobia social generalizada (véase Caballo et al., 2003, donde se encuentran datos similares). No obstante, la utilización de las dimensiones del CASO-A30 en esta investigación ha permitido mostrar de manera más precisa cómo es la rela- ción entre la ansiedad social y los estilos/trastornos de la personalidad. Este es un aspecto difícil de valorar si se utiliza únicamente otro tipo de medidas de autoin- forme (incluso las analizadas en esta discusión), ya que la presencia de la fobia social en un individuo se determina sólo por la puntuación total. La coocurrencia de la ansiedad social y el trastorno de la personalidad por evitación ha sido plan- teada en otros estudios (p. ej., Carter y Wu, 2010; Cox, Pagura, Stein y Sareen, 2009; Dyck et al., 2001; Marteinsdottir, Furmark, Tillfors, Fredrikson y Ekselius, 2001, Massion et al. 2002; Skodol et al., 1995; Van Velzen et al., 2000) y, en todos los casos es la relación más potente y significativa cuando se compara con los res- tantes trastornos de la personalidad.
Mostrar más

18 Lee mas

Trastornos de la personalidad y conducta delictiva

Trastornos de la personalidad y conducta delictiva

Muchas personalidades anormales son más bien víctimas propiciatorias que delincuentes. Ningún TP está asociado necesariamente a conductas violentas de forma permanente y desde un planteamiento dinámico y motivacional, un TP no explica por sí solo la conducta violenta. Si bien la doctrina jurisprudencia ha ido evolucionando hacia una mayor sensibilidad a la hora de aborda los trastornos en relación al hecho delictivo, sigue presente una inclinación a considerar que la capacidad cognitiva y volitiva de estas personas por lo que en la mayoría de casos el diagnóstico de trastorno apareja una atenuación de la pena. Una de las razones para ello puede esta en la terminología usada para la descripción de los sujetos así como para explicar su comportamiento que lleva a los órganos judiciales a una confusión conceptual y de criterios diagnósticos. En mi opinión lo que evidencia es la necesidad de unificar criterios médicos en cuanto a las alteraciones psíquicas y en especial a los trastornos de personalidad. Debe impulsarse la investigación multidisciplinar de las anomalías psíquicas y debe de abordarse de manera específica en lugar de general con el fin de identificar las características que describen la idiosincrasia de cada variante de los trastornos de personalidad facilitando el diagnóstico de los profesionales implicados. Esto repercutiría positivamente en los profesionales encargados de aplicar la ley.
Mostrar más

101 Lee mas

Trastornos de personalidad en alcohólicos : un estudio descriptivo

Trastornos de personalidad en alcohólicos : un estudio descriptivo

En el caso de las mujeres, la tasa global de trastornos de personalidad se sitúa en el 58,8% (10 pacientes) de la muestra. Los de mayor frecuencia son el obsesivo- compulsivo, que afec[r]

9 Lee mas

CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD SEGÚN KERNBERG

CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD SEGÚN KERNBERG

Trastornos de personalidad en estructura neurótica: Incluye a los trastornos Depresivo masoquista, obsesivo compulsivo e histérico. Se caracterizan por una identidad del yo y capacidad de relaciones profundas, control de impulsos y tolerancia a la ansiedad; creatividad en el trajo por la capacidad de sublimación. Poseen capacidad para amar sexualmente e intimar, pero esta está afectada por sentimientos de culpa inconscientes que se reflejan en patrones patológicos de interacción; de hecho el conflicto dinámico (impulsos) consiste en la patología de la libido. En el caso del trastorno depresivo masoquista existe un conflicto oral que se ha llevado (relativamente inmodificado) al plano edípico. En el obsesivo compulsivo una constelación de conflicto anal es llevado al plano edípico. La personalidad histérica es un ejemplo de conflicto edípico que se refleja en una inhibición sexual (Kernberg, 199?)
Mostrar más

10 Lee mas

Relacin de los mecanismos de defensa y los trastornos de la personalidad

Relacin de los mecanismos de defensa y los trastornos de la personalidad

fensivo de once pacientes con trastornos de la personalidad que ingresaron a psicoterapia para determinar si existía una relación entre el nivel defensivo de los pacientes y el apego de éstos al tratamiento y encontró que aunque los pacientes con trastornos de personalidad utilizan todas las defensas, las más usadas son las defensas de bajo nivel, es decir, las “inmaduras” y “neuróticas”. Asimismo, los pacientes con diagnóstico de trastorno de personalidad límite utilizaron mecanismos de defensa más inmaduros que los pacientes con otros trastornos de la personalidad. Sorprendentemente, Perry encontró que este tipo de pa - cientes también hace uso de defensas maduras, pero no lo hacen tan consistentemente. Por último, concluyó que el funcionamiento defensivo de alto nivel se asocia de forma importante con el apego al proceso terapéutico de al menos
Mostrar más

9 Lee mas

Inteligencia emocional, regulación emocional y estilos/trastornos de personalidad

Inteligencia emocional, regulación emocional y estilos/trastornos de personalidad

La diferenciación de la inteligencia emocional con estos otros constructos con- duce a que se planteen cuestiones sobre la relación que puede haber entre aquella y, por ejemplo, la personalidad. Sin embargo, hasta la fecha, las investigaciones se han centrado en la relación con rasgos de personalidad (p. ej., Mayer, Roberts y Barsade, 2008) y pocas han considerado los trastornos de la personalidad (TTPP) (p. ej., Beblo et al., 2010; Hertel, Schütz y Lammers, 2009; Leible y Snell Jr., 2004), siendo inexistentes aquellas que investigan la IE y los estilos de personalidad (EEPP). Con referencia a los TTPP, que se hallan recogidos en las dos principales clasifica- ciones nosológicas de los trastornos mentales, el “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales” (DSM-IV-TR; APA, 2000) y la “Clasificación interna- cional de las enfermedades” (CIE-10, OMS, 1992), comentar que son un patrón permanente de conducta y experiencia interna que se desvía notablemente de las expectativas generadas por la cultura del sujeto y que se manifiesta en al menos dos de las siguientes áreas: cognición, afectividad, funcionamiento interpersonal y con- trol de los impulsos. Este patrón suele expresarse en la mayoría de las situaciones, mostrando la inflexibilidad del sujeto para adaptarse a las demandas externas, a lo largo de la vida, afectando de modo importante al individuo y/o a las personas de su entorno (APA, 2000). Según la CIE-10, estas formas de conducta son la expre- sión de un estilo de vida y, por tanto, de la manera como se relaciona la persona consigo misma y con los demás. Y al igual que en el DSM-IV-TR, se indica que los comportamientos son persistentes, estables y generalizables a un amplio expectro de situaciones sociales y personales y suponen una desviación extrema (o al menos significativa) de las normas culturales del individuo.
Mostrar más

24 Lee mas

Trastornos límites de la personalidad en la adolescencia

Trastornos límites de la personalidad en la adolescencia

Los trastornos límites de la personalidad (TLP) tie- nen sus inicios en la adolescencia aunque sus raíces las encontraremos en la primera infancia (Palacio, 2007). Es el trastorno de personalidad más frecuente en nuestra población adolescente y adulta. Una de las características más significativas del TLP es la persis- tencia de la inestabilidad en las relaciones interper- sonales de los afectos y de la autoimagen, y el gran descontrol de los impulsos. Los TLP causan mucho malestar en la familia y en el entorno social y funcio- nal en general: relaciones inestables, impulsividad, dificultades para controlar la ira y el malhumor, com- portamientos con amenazas de suicidio, gran inesta- bilidad emocional, un gran vacío emocional, soledad y, en los casos más graves, ideas paranoides y sínto- mas disociativos graves. Según Kernberg (2006), los pacientes con trastornos graves de la personalidad u organización límite de la personalidad, sufren de disfunción de la identidad, de una falta de integra- ción del concepto del self. Al no haber superado la separación-individuación, el adolescente se siente in- merso en una confusión relacional y envuelto por la dependencia infantil. No puede integrar el concepto de self y no puede estructurar su propia identidad. Se siente inmerso en un yo difuso, débil y deformado, aunque no fragmentado como en el psicótico. Y el ideal del yo tiende a aferrarse vorazmente al objeto para satisfacer sus elementos más primarios, como el placer inmediato.
Mostrar más

10 Lee mas

Trastornos de la personalidad – Hacia una mirada integradora – Riquelme y Oksenberg

Trastornos de la personalidad – Hacia una mirada integradora – Riquelme y Oksenberg

cos en el sentido estricto. Kendell, por ejemplo, revisa el tema recientemente (2002), en relación a la propuesta en el Parlamento Británico, de crear legislativamente una categoría denominada “ trastorno severo y peligroso de la personalidad” . Recuerda en ese texto que el creador del término “ psicopatía” , Koch, señalaba claramente que la “ inferioridad psicopática nunca llegaba a ser un trastorno mental” , y que para Kurt Schneider las alteraciones de personalidad eran variantes de la vida psíquica sana. Este punto de vista de la psiquiatría germana es compartido por la mayoría de los psiquiatras británicos hasta hoy día. Señala, asimismo, que las alteraciones de la personalidad constituyen factores de riesgo para los trastornos mentales propiamente tales, del mismo modo que la obesidad lo es para la hipertensión o para la diabetes. Distingue este autor, al analizar el concepto actual de enfer- medad, los usos socio-políticos de los usos biomédicos del término. El primero implica que una condición es mirada como enfermedad si tiene por una lado consecuencias no desea- bles para la sociedad, y si parece que las profesiones de la salud pueden tratarla de un mejor modo que los sistemas judiciales, los servicios sociales o los sistemas religiosos. En el caso de las alteraciones de personalidad, señala que son sujetos muchas veces socialmente indesea- bles, pero no está claro que las profesiones de la salud ofrezcan mejores resultados terapéu- ticos que las alternativas antes mencionadas. Solo existen evidencias actuales acerca de la mejoría de pacientes límites, sea con terapias dialéctico conductuales o psicoanalíticas (LinehanM.,Armstrong,H.,Suárez,A. y cols.,1991 y Bateman,A., y Fonagy,P.,1999). Desde el punto de vista biomédico un concepto reciente es el que las enfermedades se definen por constituir “ desventajas biológicas” , entendiendo Scadding por éstas “ la suma de fenóme- nos anormales presentados por un grupo de organismos vivientes ligados
Mostrar más

859 Lee mas

http://www psicothema com/pdf/3591 pdf

Trastornos de la personalidad en pacientes con trastornos de la conducta alimentaria

La anorexia nerviosa (AN) y la bulimia nerviosa (BN) son dos de los trastornos psicológicos de mayor relevancia clínica tanto por el aumento en la última década de su incidencia (0,37 a 6,3 ca- sos por 100.000 habitantes para la AN, y de 6 a 9,9 casos para la BN) y prevalencia (0,5-1% en AN, 1-3% en BN y 3% de trastor- nos de la conducta alimentaria no especificados) (Fernández y Tu- rón, 2002; Peláez, Labrador y Raich, 2005), como por la refracta- riedad de los tratamientos a largo plazo y la morbimortalidad que presentan (Saldaña, 2001). Por otro lado, existen en la literatura diversos estudios que muestran una alta comorbilidad entre los trastornos del comportamiento alimentario (TCA) y los trastornos de personalidad (TT.PP). Se han mencionado prevalencias que os- cilan entre el 27% hasta el 77% (Braun, Sunday y Halmi, 1994; Gargallo, Fernández y Raich, 2003; Garner, Marcus, Halmi y Lo- ranger, 1989; Herzog, Keller, Lavori, Kenny y Sacks, 1992; Ro, Martinsen, Hoffart y Rosenvinge, 2005). La comorbilidad de TT.PP en pacientes con TCA parece sustancialmente mayor que en otras patologías psiquiátricas (Marañón, Echeburúa y Grijalvo,
Mostrar más

6 Lee mas

Trastornos de personalidad y variables emocionales en pacientes con lupus

Trastornos de personalidad y variables emocionales en pacientes con lupus

Hemos estudiado a 30 pacientes con LES, en los que evaluamos sus posibles trastornos de personalidad (mediante el MMPI) y sus posibles alteraciones emocionales (ansiedad y depresión). Para evaluar la ansiedad hemos utilizado el STAI (Inventarío de Ansie- dad de Spielberg) y para la depresión hemos administrado el In- ventario de Depresión de Beck. Posteriormente, y tras analizar los resultados obtenidos en las pruebas administradas, hemos es- tablecido tres categorías: pacientes con lupus sin ningún trastor- no emocional, pacientes con lupus que presentaban ansiedad clí- nica y pacientes con lupus que presentaban depresión clínica. Es- tas categorías se representaron gráficamente y se analizaron esta- dísticamente. Para esto se llevaron a cabo diez análisis de varian- zas en que la variable “presencia o no de trastornos emocionales” fue el factor con dos niveles (G1: pacientes que no presentan an- siedad ni depresión; G2: pacientes que presentan depresión, an- siedad o ambas) y la puntuación obtenida en cada una de las sub- escalas del MMPI fue la variable dependiente.
Mostrar más

6 Lee mas

APUNTE PDF – APUNTE TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD EN EL TRABAJO

APUNTE PDF – APUNTE TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD EN EL TRABAJO

En los traumatismos craneoencefálicos graves, la prevalencia de cambios y trastornos de personalidad se sitúa entre el 40-60% de los casos. En la clínica, dichos cambios postraumáticos más frecuentes son: apatía y pérdida de interés por el entorno, embotamiento afectivo, irritabilidad, episodios de conducta explosiva, problemas de impulsividad, desinhibición y euforia, conducta egocéntrica e infantil, suspicacia, etc. En general se observan dos principales grupos de síntomas: relacionados con déficits en el control y modulación emocional y los que se encuentran vinculados con un descenso de la capacidad para mantener una conducta orientada a un fin. El primero genera mayor estrés en los allegados y rechazo social, pero el segundo, si predomina, resulta de peor pronóstico, siendo un reto su abordaje clínico y socio-laboral 26 .
Mostrar más

22 Lee mas

Estilos y trastornos de personalidad: características psicométricas del “Cuestionario exploratorio de personalidad-III” (CEPER-III)

Estilos y trastornos de personalidad: características psicométricas del “Cuestionario exploratorio de personalidad-III” (CEPER-III)

Teniendo en cuenta que habitualmente los individuos no llegan a desarrollar un TP completo, sino que presentan tendencias a actuar, pensar o sentir de deter- minadas maneras, es decir, que manifiestan estilos específicos de personalidad, podríamos evaluar dichos estilos sin inferir necesariamente una patología. Con ese objetivo construimos hace tiempo el “Cuestionario exploratorio de personalidad” (CEPER) (Caballo y Valenzuela, 2001), que evaluaba estilos de personalidad basados en los criterios diagnósticos del DSM-IV pero utilizando un escala Likert que caracte- riza una posición dimensional y no categorial. La primera versión del CEPER ha sido mejorada y actualizada con posterioridad, desarrollándose una segunda versión (CEPER-II; Caballo, Guillén y Salazar, 2009) y una tercera (CEPER-III), que es la que presentamos en el presente trabajo. Aunque ya hemos publicado algunos datos sobre este cuestionario relacionando estilos de personalidad con ansiedad social (véase Caballo, Salazar, Irurtia, Arias y Equipo de Investigación CISO-A, 2010), utili- zando el nuevo “Cuestionario de ansiedad social para adultos” (CASO-A) (Caballo, Salazar, Arias, Irurtia, Calderero y Equipo de Investigación CISO-A España, 2010), nos faltaba hallar su validez (en este caso, su validez convergente utilizando como criterio la medida de autoinforme más utilizada a nivel internacional para la evalua- ción de los TTPP, como es el MCMI-III [Millon, 1994]). El presente estudio tiene este objetivo, además de obtener otros datos de relevancia para la evaluación de los esti- los/trastornos de personalidad, como son las diferencias entre hombres y mujeres o las relaciones entre los ítems de cada estilo del CEPER-III y la puntuación total de la escala correspondiente al estilo y al trastorno.
Mostrar más

26 Lee mas

¿ Trastornos de personalidad en la adolescencia?

¿ Trastornos de personalidad en la adolescencia?

 Tratamiento psicoterapéutico 18,19,23-27: Las relaciones con personas significativas son un pilar base de la personalidad, y las rupturas relacionales tempranas con las mismas, durante el desarrollo, pueden causar una desadaptación social y aparición de trastornos de la personalidad, hecho contemplado por muchas psicoterapias. Al margen de los tratamientos cognitivo conductuales (Albert Ellis, Aaron, T. Beck), que han sido las terapias de primera elección hasta el momento, las terapias de índole psicodinámica han ido evolucionando progresivamente hacia una modalidad de tratamiento relacional. En la actualidad hay diversas modalidades de psicoterapias relacionales: Psicoanálisis relacional (Mitchell 22 ), Análisis transaccional relacional (Hargaden y Sills), Psicoterapia integrativa (Erskine), Psicoterapia relacional (De Young), Gestalt relacional (Stawmann). Todas estas modalidades consideran como eje central del tratamiento la relación terapéutica, descrita como un espacio intersubjetivo cocreado entre el paciente y terapeuta en el que el sujeto podrá modificar sus creencias sobre sí mismo, los demás y la vida.
Mostrar más

22 Lee mas

Creencias características de los trastornos de personalidad del clúster B

Creencias características de los trastornos de personalidad del clúster B

Abordando los dos estudios en general, se puede concluir que en el estudio 1, se identificaron los ítems que mejor representaban cada escala PBQ empíricamente y se crearon escalas de formato corto experimentales. Cinco de estas escalas generalmente discriminaron pacientes con los trastornos de la personalidad correspondientes entre sí y pacientes sin TP. El conjunto más débil de los hallazgos fue para la escala experimental del TP Obsesivo-Compulsivo que dio resultados mixtos. En el estudio 2, el PBQ-SF se puso a prueba en una muestra independiente y se encontró que tiene una buena consistencia interna y una buena confiabilidad test-retest. Una investigación del constructo de validez de las medidas sugirió la captura de síntomas de trastorno específicos, como también el malestar psicológico general. El factor de angustia general parece ser el responsable por la elevación general del perfil del PBQ-SF, mientras que los síntomas específicos del trastorno son reflejados en la proliferación de las puntuaciones de la escala alrededor del perfil de la media.
Mostrar más

181 Lee mas

TERAPIA COGNITIVA DE LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD

TERAPIA COGNITIVA DE LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD

Millón (1981) sostiene que los TPP casi invariablemente van acompañados por otros trastornos de la personalidad, y examina por separado cada uno de los cinco subtipos principales. El subtipo "paranoide narcisista" se considera resultado de una fuerte creencia en la propia importancia, sumada a un déficit de habilidades sociales. La hipótesis de Millón es que cuando esos individuos se enfrentan a un medio que no comparte su creencia en su propia importancia, se repliegan en fantasías de omnipotencia en lugar de reconocer sus propias carencias. La personalidad "paranoide antisocial" resultaría de que el individuo ha sido objeto del hostigamiento y antagonismo de sus padres, lo que le lleva a ver el mundo como inhóspito y a una conducta rebelde, hostil, que provoca el rechazo de.los demás. Los individuos "paranoides compulsivos" han aprendido a luchar para cumplir perfectamente con normas parentales rígidas, de modo que se han vuelto controladores en exceso, perfeccionistas, retraídos y autocríticos. La paranoia aparece cuando atribuyen a otros su dura autocrítica. Según la hipótesis de Millón, en el desarrollo de la personalidad "paranoide pasivo-agresiva" intervienen factores constitucionales que llevan al niño a dar a sus progenitores respuestas que alientan reacciones incoherentes. Estas reacciones de los padres a la vez determinan que el niño se convierta en una persona irritable, negativista e incapaz de mantener relaciones estables, lo que provoca el aislamiento social y el desarrollo de celos delirantes. Finalmente, la personalidad "paranoide descompensada" sería sumamente proclive a episodios psicóticos en respuesta al estrés; habría un vínculo entre el TPP y la psicosis. Millón (1981) no proporciona un modelo del TPP en general ni considera las intervenciones del terapeuta.
Mostrar más

312 Lee mas

Los trastornos de la personalidad y los trastornos relacionados con el abuso de sustancias

Los trastornos de la personalidad y los trastornos relacionados con el abuso de sustancias

Las motivaciones del alcoholismo son variadas, existe de entrada la iniciación, los ritos sociales, las tradiciones que atribuyen al alcohol una conducta de virilidad, etc. En otros casos es la miseria y la pobreza que hacen del alcohol el único lujo posible, el único medio de evasión de la realidad. Hay que tener en cuenta la personalidad del alcohólico, existe un perfil característico, el alcohólico es frecuentemente un inmaduro, un ansioso que huye del conflicto y de la inseguridad. El alcohol aparece entonces como una especie de remedio para la timidez, para el sentimiento de inferioridad.
Mostrar más

11 Lee mas

Show all 10000 documents...