PDF superior El «Poema del otoño», de Rubén Darío, consolación de la poesía

El «Poema del otoño», de Rubén Darío, consolación de la poesía

El «Poema del otoño», de Rubén Darío, consolación de la poesía

En la estrofa décimo quinta se lee «soñemos en una celeste, /mística rosa» (vv. 59-60), y luego insiste en la vigésimo segunda: «Trocad por rosas azaha- res, / que suena el son / de aquel Cantar de los Cantares / de Salomón» (vv. 85-88). En las dos siguientes censura el deseo de Príapo que acecha a Afrodita y alude tal vez a los remordimientos que siguen al contacto puramente carnal, pues Hécate estaba asociada al mundo de los muertos. Príapo y Hécate son contrapuestos al amor platónico de Diana, la luna, por el pastor Endimión, al que besaba mientras dormía. Darío rechaza el deseo como puro desenfreno. El deseo debe llevar al Ser, permitir intuir, a través de «la dulce armonía» (v. 125), la Armonía del universo: «[...] goce todo lo posible alma y cuerpo en la tierra, y hágase todo lo posible para seguir gozando en la otra vida», había apuntado Darío en «Los Colores del Estandarte» (citado por Barría Navarro, 1996: 125).
Mostrar más

12 Lee mas

Rubén Darío traductor: poesía, pintura y música

Rubén Darío traductor: poesía, pintura y música

Los músicos pululan por la obra de Darío, desde el pianista de El oro de Mallorca –en el que nuestro escritor se desdobla para soñar su autobiografía- hasta el poeta vuelto caja de música en “El Rey Burgués”. Pero en un texto publicado en La Nación en abril de 1901 –“Cosas de Orfeo”- Darío parece anticiparse a Rosset. En la crónica, Darío expone con lujo de detalles una nueva teoría musical –la de Gonzalo Núñez, un adelanto de lo que en la década de 1920 se conocerá como dodecafonismo- y queda deslumbrado ante un sistema de reglas al que denomina “una obra de teología artística” (1977: 89). Si subrayo este paralelo entre “teoría musical” y “teología artística” es porque noto que Darío es muy consciente de la funcionalidad del código musical para una nueva religión del arte, es decir, para su proyecto de fundación de un arte autónomo. Volviendo al poema, los cuartetos dodecasílabos de “Sinfonía en gris mayor” constituyen un prodigio sonoro, llevan al extremo las que Tiniánov llamaba “condiciones máximas del ritmo”, sobre todo –y en esto no me detengo porque lo ha trabajado en detalle la crítica- en el dibujo que hacen los acentos (en segunda y quinta sílaba en todos los hemistiquios). Ahora bien, mi hipótesis es que la desrealización del espacio que el poema operaba en el plano pictórico se ve reforzada por el volumen rítmico-musical de la sinfonía verbal. Es decir, por si quedaba alguna duda sobre el carácter no-ecfrástico del texto, el dispositivo musical que orquesta “Sinfonía en gris mayor” se encarga de licuar toda sospecha de imagen. El caudal del ritmo ahoga al cuadro. Si hay una pintura –difusa, en extremo artificial- en el improbable fondo de este poema, esta pintura se vuelve evanescente al combinarse con la pura y autónoma superficie –y aquí Rosset- de la trama musical.
Mostrar más

7 Lee mas

Blanco sobre blanco  Sobre Rubén Darío

Blanco sobre blanco Sobre Rubén Darío

El gesto resulta desafiante y teatral, invoca directamente un acto que habla nuevamente del ejercicio de la copia y la traducción como apropiación. Al mismo tiempo homenajea y mancha la poesía del maestro. Manchar, escribir y ocupar el blanco como espacio a ser colmado, sostiene Silvia Molloy, resulta equivalente con la voracidad del sentido, de la ansiedad por fundar una nueva escritura. La multivalencia del blanco se formula en esa tensión que implica el observar y postular un espacio nuevo, al tiempo que fundarlo y ocuparlo. En esa mancha sobre el blanco (también un “blanco sobre blanco”, sólo que muy distinto al de Malevich), el poema de Darío arma una escena. Molloy encuentra la proposición teatral del gesto de Darío en otro poema afín de Prosas profanas, “La página blanca”. Se trata, dice, de construir un escenario y darse a ver, a conocer. Creo que en “Bouquet” también se observaría con nitidez el artificio teatral, la efímera confección de una cuarta pared: en la mostración del acto y en la invocación a una segunda persona a que lo observe (“mira cómo mancha”), que si bien se dirige a la mujer del poema, también se muestra, al decirse, hacia los
Mostrar más

11 Lee mas

Espacios alternativos: poesía y sujeto poético en el "Coloquio de los centauros" de Rubén Darío

Espacios alternativos: poesía y sujeto poético en el "Coloquio de los centauros" de Rubén Darío

El poema también tematiza el enigma como respuesta poética a la certeza que prometía la ciencia positivista (“¡Himnos! Las cosas tienen un ser vital: las cosas / tienen raros aspectos, miradas misteriosas; / toda forma es un gesto, una cifra, un enigma”). Las formulaciones — inmediatamente refutadas— involucran explicaciones del “misterio” a partir de lo particular conformadas por una graduación de los discursos negando su jerarquización y proponiendo la horizontalidad, la connivencia de paradigmas, saberes y entidades (contexto en el cual primará el discurso poético). El pasaje del debate se enuncia desde un plano ético-moral vinculado a la religión y a la filosofía (la división “bueno” y “malo”), uno cósmico (el Eros), el pensamiento mítico (el andrógino), lo inanimado y la negación absoluta del ser, la nada como sinónimo de la muerte. Ante la compartimentación de la phýsis (“Naturaleza”) propuesta por la ciencia, el poema propone la poesía de impronta tópica, 11 locus sinestésico, de conjunción y privilegiado saber (“y la banda de Iris que tiene siete rayos / cual la lira en sus brazos siete cuerdas”). La primera de ellas, entonces, es la división ético-moral entre “bien y mal”, separación sugerida además por los encabalgamientos abruptos y cesuras de estos versos:
Mostrar más

9 Lee mas

Rubén Darío : humanismo y profecíaRubén Darío : humanism and prophecy

Rubén Darío : humanismo y profecíaRubén Darío : humanism and prophecy

establecer Rubén entre el pueblo elegido de la Biblia y el porvenir de América. Sobre ello dice: “De este modo expresaba [Darío] el destino paradisíaco de Hispanoamérica: Cuando nuestro príncipe Cristo/ ponga su blanca mano sobre el infierno rojo…” (Larrea, La intensidad del canto, 68). Consciente del tiempo del Anticristo denunciado por Nietzsche, el corazón profético de Rubén confiaba en la cercanía de la Luz, que sostiene toda su obra. Como anuncia en su poema “Pax”, creía firmemente en el advenimiento de “Aquel que fue anun- ciado por Juan, el de suaves cabellos” (Darío, Antología complementaria, 344). Sus últimos años lo muestran plenamente dueño de su don profético, anun- ciando el fin del reinado del Mal sobre los hombres, el triunfo de la Verdad y la Poesía —es decir el Espíritu— sobre las tinieblas que parecían, y aún hoy parecen, imponerse en el mundo. Con la primera Gran Guerra se produjo un corte abrupto de la cultura humanista, que sobrevivió en algunos poetas y pen- sadores. Luego sobrevino una Segunda y terrible contienda, y nos hallamos hoy en medio de una encubierta Tercera Guerra que desgarra a la humanidad. En la segunda década del nuevo Milenio, cuando no hemos alcanzado aún la salida del Laberinto o Infierno mundano, sentimos que retomar a Darío, rele- erlo sin prejuicios e incorporar su mirada es reconocernos a nosotros mismos a través de la palabra de un vate: un poeta genuino que, como decía Hölderlin, recibe la voz de Dios y está habilitado para transmitirla a otros.
Mostrar más

11 Lee mas

Orientalismo en la poesía de Rubén Darío y otros poetas latinoamericanos

Orientalismo en la poesía de Rubén Darío y otros poetas latinoamericanos

Finalmente, es necesaria una referencia a la obra poética y ensayística de Octavio Paz. Como lo plantea en su libro “Puertas al campo”, Paz cree fi rmemente en el origen asiático de los indígenas de América Latina, al mismo que tiempo encontramos profundas huellas orientales en su obra poética. Este aspecto lo ha estudiado Julia Kushigian en su obra “Orientalismo en la tradición literaria hispánica: en un dialogo con Borges, Paz y Sarduy” (1991). Desde el concepto budista del salto a la otra orilla que encontramos en su poema “La otra orilla”, hasta la imagen del jardín fl oreciente de la colección de poemas “Ladera Este. Y cito a Julia Kushigan; “se puede
Mostrar más

6 Lee mas

El sujeto de la obra lírica de Rubén Darío  entres y restos en la poesía erótica dariana

El sujeto de la obra lírica de Rubén Darío entres y restos en la poesía erótica dariana

Entonces, nos parece razonable argumentar, que la modernidad trae consigo una temporalidad centrada en lo actual, una apertura al futuro y una aceleración del tiempo de la vida; aunque de cultura a cultura se dé por distintas circunstancias y en momentos diversos. En Europa la modernización ya era un fenómeno pensado por Hegel a principios del siglo XIX, mientras que en América ella pertenece a aquel momento que Rama denomina “cultura modernizada internacionalista” (Rama, 1994: 45), ya entrado el decenio de 1880, -año de publicación de la Introducción al poema del Niágara-. Es decir, que el momento en que eclosiona la aceleración y centralidad del presente en la temporalidad moderna es diverso en Europa y América. Por ello, no se podría hablar de un fenómeno universal, sino cultural que establece diferencias radicales en la constitución del sujeto. En el texto de Martí, la nueva temporalidad está articulada a la pérdida de soberanía de la lengua española; por cultura que ya se experimenta compuesta por una pluralidad de voces. Ese problema no parece ser de origen europeo, sino americano. En Europa, Hegel declara un tiempo nuevo para el mundo, que para él significa una nueva época de la historia mundial. Mientras, en América los nuevos lenguajes, junto a la nueva temporalidad; dan lugar a un cambio radical en la experiencia del sujeto, que puede ser demoledora.
Mostrar más

291 Lee mas

Rubén Darío : españolista mayorRubén Darío : major hispanist

Rubén Darío : españolista mayorRubén Darío : major hispanist

Y añadía: “Nadie como él tocó en ciertas fibras; nadie como él sutilizó nues- tra comprensión poética. Su canto fue el de la alondra; nos obligó a mirar un cielo más ancho, por encima de las tapias del jardín patrio en que cantaban, en la enramada, los ruiseñores indígenas”. Lo más importante de Unamuno, sin embargo, fue la confesión de su idolatría, causa de su injusticia hacia Darío: [“¿Por qué, en vida tuya, amigo, me callé tanto? ¡Qué sé yo, qué sé yo! Es decir, no quiero saberlo. No quiero penetrar en ciertos tristes rincones de nues- tro espíritu”]. En cambio, auscultando los rincones espirituales del poeta ame- ricano, constató que “le acongojaban las eternas e íntimas inquietudes del espí- ritu, y ellas le inspiraron sus más profundos, sus más íntimos, sus mejores poe- mas” (González Olmedilla, 1916: 29). Y, en resumen, que era justo, esto es, comprensivo y tolerante porque era bueno.
Mostrar más

16 Lee mas

Rubén Darío, materia y quintaesencia

Rubén Darío, materia y quintaesencia

También logra dominar el co lor, pero lo que sin duda lo destacó en su tiempo, y lo que hizo impacto en los ávidos sentidos de Rubén, fue su maestría del diseño, usada en conjunción con[r]

10 Lee mas

RUBÉN DARÍO ACEVEDO ANILLO

RUBÉN DARÍO ACEVEDO ANILLO

Desarrollo de la propuesta “Evaluación del efecto de utilización de dispositivos reductores de fauna acompañante en la pesca de camarón por arrastre “changa” en el Golfo de Salamanca, M[r]

5 Lee mas

Rubén Darío entre el canon y el corpus

Rubén Darío entre el canon y el corpus

En las antípodas de la visión de Ballón Aguirre de un Darío escapista en Azul, un análisis reciente es el de José María Martínez titulado “Modernidades irredentas: ciudad, trabajo y secularización en los cuentos de Azul…” (Journal of hispanic modernism, nº 7, 2016: 113- 129). El crítico lee la “transformación chilena” de Darío como el resultado de un cultural shock personal a través del trinomio compuesto por la ciudad moderna, el sistema del trabajo propio de las sociedades industriales y el proceso de secularización característico de la segunda mitad del siglo XIX. José María Martínez profundiza el enfoque de Rama y señala que la “revolución modernista” en Azul… puede entenderse como un impacto más traumático que sus posteriores estadías en Buenos Aires, Madrid o París. A partir de una comparación entre “Mis primeros versos” y “El rey burgués”, el investigador analiza los modos laborales propios de las sociedades modernas, encarnados en “El rey burgués”, frente a los presentes en los contextos pre industriales (“Mis primeros versos”). En ese marco, lee el diálogo entre el rey burgués y el poeta como una suerte de “¨entrevista de trabajo¨ entre el dueño de los medios de producción y el obrero” pues en la narración el escritor no busca solamente reconocimiento sino también su supervivencia (2016: 117). Argumenta Martínez: “A pesar de las altas reivindicaciones estéticas del parlamento del poeta, su diálogo con el rey no puede calificarse sino de prosaico, en el sentido de vertebrarse en torno a los méritos y deberes del poeta-obrero, a su salario y su lugar de trabajo” (2016:117).
Mostrar más

10 Lee mas

[32] RUBÉN DARÍO. Júlia A.

[32] RUBÉN DARÍO. Júlia A.

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver.. Cuando quiero llorar, no lloro...[r]

14 Lee mas

Rubén Darío, entre la crónica y el ensayo

Rubén Darío, entre la crónica y el ensayo

explica ciertas mixturas muy del gusto modernista, que ya habíamos encontrado en otros textos rubendarianos anteriores, como ejercicio de esa necesidad tan presente en Darío de no encerrarse en moldes y pautas prefijadas. Pensemos en Azul…, o en lo declarado en las “Palabras liminares” sobre su rechazo a normas, reglas, recetas y preceptivas. Sin embargo, esto no impide reconocer en su obra la preeminencia del registro poético como la dimensión expresiva en la que el autor se coloca con mayor comodidad. Varias evidencias justifican la insistente inclinación del mismo Darío por perfilarse como poeta, incluso la predilección de ciertos poemarios para autorretratarse como creador en Historia de mis libros (1916), que incorpora tres trabajos críticos que el ya por entonces consagrado escritor había publicado en julio de 1913, en La Nación de Buenos Aires, dedicados a sus más conocidos textos de poesía, como si toda su obra pudiera resumirse en esos tres libros: Azul… (1888) que reúne poesía y prosa poética, Prosas profanas (1896) y Cantos de vida y esperanza (1905). 3 Un segundo lugar, en orden de importancia, lo ocupa su producción cuentística, a menudo también emparentada con la poesía.
Mostrar más

11 Lee mas

La perspectiva americanista de Rubén Darío

La perspectiva americanista de Rubén Darío

En Rubén Darío confluyen distintas tradiciones culturales y diferentes estéticas. En cierto momento, la crítica cristalizó una serie de rasgos como constitutivos y representativos del modernismo hispanoamericano y de la obra de Darío: el cosmopolitismo, el exotismo, el lujo verbal, la búsqueda del artificio y de lo raro, por citar algunos. Estas notas, en efecto, se encuentran en numerosas producciones, sobre todo, en la lírica, pero no son las únicas. El alejamiento del pintoresquismo y el regionalismo en la representación de la realidad en la obra del nicaragüense no implica desatención del mundo americano. En el presente trabajo nos proponemos determinar, analizar y explicar los modos como aparece el americanismo en textos de Rubén Darío. Observamos que la perspectiva latinoamericana aparece en cinco aspectos: en los temas, en la conciencia por parte del autor de la novedad y originalidad del movimiento que presidió, en el reconocimiento y la afirmación de la identidad cultural hispanoamericana, en la valoración de la tradición indígena precolombina y en su posicionamiento como intelectual frente a cuestiones geopolíticas del momento.
Mostrar más

16 Lee mas

Didáctica de la vida y obra de Rubén Darío

Didáctica de la vida y obra de Rubén Darío

ciudad que llegaba por primera vez, lo primero que visitaba era su Biblioteca y leía todos sus libros. ¿Qué aprendemos de esto? que para tener un vasto conocimiento tenemos que ser constante en la lectura. Pero también los padres juegan un papel muy importante en la educación de los niños. La mamá Bernarda le instruyó desde sus tres años. Le enseñó a escuchar las conversaciones de los políticos e intelectuales en las tertulias que promovía en su hogar. Y comúnmente en Nicaragua, ¿qué hacen los padres por la educación de sus hijos?, ¿promueven acaso la lectura desde la infancia?, ¿conversan con sus hijos?, ¿realizan reuniones familiares para que los adultos compartan conocimientos con los niños?, ¿realizan reuniones intelectuales? Sabemos cuál es nuestra realidad. Por eso es que al llegar a jóvenes no hay un interés por la lectura porque los padres y madres no les educan desde niños. La mamá Bernarda fue determinante para que el poeta se instruyera con sus enseñanzas de autodidacta. Darío fue un genio y esta genialidad se distingue por su producción literaria. En su obra se manifiestan sus sentimientos, sus experiencias, capacidades y aun su ideología. Para comprender su obra debemos penetrar a su mundo íntimo, llegar al origen, a las fuentes de su inspiración, a sus motivaciones, a sus influencias, a la esencia, en fin, de su personalidad. Descubrir por qué se da, cómo y para qué, su producción artística, cuál es su ideal de belleza y su vitalidad creativa. Es interesante asomarnos a lo que Darío plantea al respecto.
Mostrar más

7 Lee mas

Rubén Darío, cuentista del modernismo y de lo fantástico

Rubén Darío, cuentista del modernismo y de lo fantástico

y a su biografía no exenta de episodios que parecen salidos de un relato: su existencia nó- mada que fue de la opulencia de los cargos diplomáticos a la pobreza de las redacciones de los diarios; su intensa vida amorosa, oscilante entre la posesiva Rosario Murillo y la analfabeta Francisca Sánchez, una campesina española a quien enseñaron a leer y a escribir ni más ni menos que Darío y Amado Nervo. No obstante la humildad de su cuna, esta mujer se convirtió para Darío en una verdadera Jantipa. A esta vida que conoció las recepciones apoteósicas en diferentes países de América, se han agregado algunos episodios llamativos como su alcoho- lismo, su delirium tremens, la tuberculosis y al- gunas manías que mencionó Rosario Murillo (su creencia en la vida de los muertos, su costumbre de dormir entre cuatro cirios).
Mostrar más

12 Lee mas

Literatura y periodismo en las crónicas de Rubén Darío

Literatura y periodismo en las crónicas de Rubén Darío

Tradicionalmente los trabajos sobre el modernismo hispanoamericano privilegiaron el estudio de la poesía y, en menor medida, de la novela y el cuento; es decir, de las formas canónicas de la literatura. Es así como los especialistas centraban su interés en la consideración de los valores específicamente estéticos de las obras. En cambio, el conjunto de escritos periodísticos -tan abundante en la producción de los escritores modernistas- sólo en años recientes mereció la atención de la crítica. Al respecto, resultan insoslayables los aportes de Aníbal González, Susana Rotker y Julio Ramos.
Mostrar más

9 Lee mas

Cartas de Pedro Balmaceda a Rubén Darío

Cartas de Pedro Balmaceda a Rubén Darío

describirte la vegetacih y la belleza que encierra esta suave colina, que de pronto cambia y se intema en el mar, agria y cortada a pic0 por un lado, como 10s cimlentos de un viejo c,ast[r]

8 Lee mas

Es Rubén Darío realmente un autor universal?

Es Rubén Darío realmente un autor universal?

ra, en la lectura que él abordó la temática universal desde el existencialismo hasta el erotismo pagano. A lo que quería llegar es a lo siguiente, el profesor Víctor citaba algo que no cabe, él dice Baudelaire no tiene pocas traducciones, por supuesto porque él escribió en francés, queramos o no queramos. No es lo mismo leer a Baudelaire en francés porque él es francés, eso es una jerarquía queramos o no. Tenés que aprender francés para leer a Baudelaire, pero no veo a nadie aprendiendo español para leer a Darío, o sea no funciona la conversión y no es que lo celebro, pero me apesara que sean así las cosas. Tercero, Jorge Eduardo Arellano, estoy de acuerdo con él, que hace un inventario de las traducciones, seguro cada semana va ir apareciendo una nueva y así sucesivamente, aunque ninguna tenga calidad, pero van a ir apareciendo las traducciones. Pero eso no es el problema, el asunto no es una cuestión de estadística, es una cuestión de repercusiones. Yo recuerdo que en una conversación con el profesor Aguilar, él decía algo esencial: no es lo mismo que un pelado como yo traduzca (me refiero a mí ¿no?) a Darío, a que venga un escritor de otra lengua, de repercusión y traduzca a Darío,
Mostrar más

12 Lee mas

Rubén Darío : viajero letrado en París

Rubén Darío : viajero letrado en París

tradición, Cervantes escribió o por lo menos le surgió la idea, de escribir su libro fundamental para la literatura española y la universal. De este viaje, Darío dejó constancia en su crónica titu- lada “En tierra de don Quijote” publicada en La Nación de Buenos Aires el 9 de abril de 1905. A pesar de su vida relativamente breve, lo extenso y variado de su obra y la trascendencia de sus aportaciones hacen de Rubén Darío una de las figuras más importantes de la constitución de la literatura latinoamericana. Se le conoce fundamentalmente como poeta y nunca dejó de serlo, pero fue también periodista, narrador y viajero infatigable. El presente artículo se centra precisamente en sus crónicas de viajes.
Mostrar más

15 Lee mas

Show all 2595 documents...