PDF superior Política y tiempo: pensar la conmemoración

Política y tiempo: pensar la conmemoración

Política y tiempo: pensar la conmemoración

formas de conmemoración sino las diferencias: por ejemplo, cómo se festejó la independencia en el centenario en 1910 y en 1921 (Lempérière, 1995). El énfasis se desplaza aquí a las condiciones de producción político cultural de cada presente. Directivas oficiales orientadas a la conmemoración, instituciones culturales, obje- tos conmemorativos, registros, archivos, instauración de feriados, monumentos, actividades que influyen en lo que debe ser recordado y olvidado. Las agregaciones generacionales, los intereses hegemónicos, los intereses turísticos o patrimoniales, el papel de la historia como disciplina, son las figuras que en cada presente son señaladas como causalmente importantes en las agregaciones, omisiones e inter- pretaciones variables de ese pasado conmemorado. Un punto importante en este tipo de interpretaciones es que si bien la distinción entre historia y memoria se mantiene firme (la memoria no parte de la nítida distinción entre pasado y presente ni apunta a explicar y comprender, y una historia crítica no debe tener talante conmemorativo), tampoco parece muy nítida la distinción entre memoria y mito. Ambos son construcciones, ambos son (o pueden ser) capaces de crear comunidad y el problema con ambas no es la verdad o falsedad sino sus efectos de realidad (Huyssen, 2003: 34). A diferencia de la postura anterior, más orientada a la confor- mación y ratificación de signos identitarios comunes, esta mirada parece facilitar el acceso a la consideración de memorias plurales, fragmentadas y eventualmente en conflicto. Y en todas ellas estarían en juego usos políticos, identitarios o directa- mente apolíticos (puramente festivos, o trivializados, del pasado). No hay nada de relevancia en el pasado sino que la construcción de un momento original o fundacional se puede desplazar en el tiempo a diferentes pasados (la conquista, los pueblos originarios, la colonia, la independencia, la reforma, la revolución), a partir de las fuerzas políticas hegemónicas o de las instituciones de producción cultural (funda- ciones, ministerios, archivos, etc.) que arman y desarman, trayéndolas al presente, posibilidades culturales diversas de ese pasado.
Mostrar más

34 Lee mas

La ciencia polìtica en Amèrica Latina  El caso del  MST en  Brasil

La ciencia polìtica en Amèrica Latina El caso del MST en Brasil

El análisis científico de la política es relativamente reciente, pues durante años su estudio estuvo dominado por la filosofía y las teorías políticas, la historia de las doctrinas políticas y el derecho constitucional. No podemos pensar que en todos los países de Latinoamérica se desarrolló la ciencia política al mismo tiempo ni con la misma intensidad, pues hay que tener en cuenta la influencia de determinadas situaciones, fenómenos y procesos que marcaron el desarrollo en unos países primero como el caso de México y Brasil y otros después. En este trabajo particularizaremos un poco el caso de Brasil para ver cuál es la situación particular del Movimiento Sin Tierra (MST) y así tener una pequeña noción de su situación particular.
Mostrar más

11 Lee mas

Pensar y construir la utopía : autonomía y la otra política en los Caracoles zapatistas

Pensar y construir la utopía : autonomía y la otra política en los Caracoles zapatistas

La jefatura del movimiento pasa a manos de los mestizos Bonifacio Novelo y José María Barrera, así como de los indígenas Venancio Puc y Florentino Chan, quienes tenían la consigna de no hacer la paz con los blancos. Entre marzo y octubre de 1850 Barrera cambia el cuartel general a un cenote cercano a lo que hoy es la ciudad de Carrillo Puerto, ahí habían aparecido grabadas en un árbol tres cruces “milagrosas”, es en este punto donde la lucha armada se vincula a un elemento religioso. En el lugar empieza el culto a las cruces a las que el indígena José Nahuat hace hablar con su habilidad de ventrílocuo, y por medio de esta habilidad empieza a dar órdenes y mensajes a los indígenas, a los que exhorta a liberarse del yugo de los blancos y liberar sus territorios. Al poco tiempo el cuartel es tomado por el Ejército Mexicano, que mata a Manuel Nahuat y confisca las cruces. Sin embargo, con el tiempo aparecen otras tres “cruces hijas”, y el culto comienza a difundirse. Una de las cruces es la que comienza a ser venerada como la Cruz Parlante o la Santísima y su nuevo centro de culto se ubica en un lugar al que llaman Chan Santa Cruz. Este centro es tomado en 1852 y comienzan nuevas negociaciones de paz que fracasan con el cambio de los gobiernos sucesivos que sufren el embate de los macehuales o cruzoob, los soldados de la Cruz. Con el tiempo aparecen diversas cruces parlantes en Tulum, X-Cacal y otros sitios de la zona. Cuando el ejército mexicano derrota al grueso de los cruzoob en 1901 y toma una vez más la villa de Chan Santa Cruz, encuentra todo abandonado. Los indígenas mayas tomaron sus cruces y huyeron a las montañas, estrategia ancestral utilizada por ellos, con el tiempo el culto se mantuvo y sigue vigente.
Mostrar más

190 Lee mas

La materialidad de los vínculos para pensar una (im)posible erótica política

La materialidad de los vínculos para pensar una (im)posible erótica política

Presido este texto con dos epígrafes que expresan, puestos juntos, la tensión paradojal entre algo que se le supone a los humanos como tendencia natural, el trato social, el estar con otros, y lo que nos comunica el mundo fenoménico como fracaso de ese intento. Desde esa tensión y conflicto me interesa pensar en esta conferencia el problema de los vínculos que se ponen en juego tanto en las relaciones intensas e imprevisibles de la amistad y el amor, en el espacio afectivo entre individuos, como también las relativas a la frágil y espinosa articulación de los vínculos en el espacio público de lo colectivo, en la búsqueda de lo común. Unas y otras relaciones son abordables desde un punto de vista político -“lo personal es político” ha sido un enunciado tan caro al feminismo- de tal modo que podríamos considerar la posibilidad de pensar una erótica política que implicara a ambos tipos de vínculos y que permitiera al mismo tiempo reflexionarlos, en esa condición, desde una perspectiva ética. De ese modo, los primeros no serían pensables sólo como afectos y
Mostrar más

19 Lee mas

“Pensar la ciudad: territorio de una política de la memoria y de una memoria política”

“Pensar la ciudad: territorio de una política de la memoria y de una memoria política”

Aprehender a leer la ciudad como un archivo, no está incorporado aún al oficio y a la práctica de los historiadores. En la intersección entre el tiempo narrado y el espacio habitado, Ricoeur sostiene que la ciudad se entrega para ser vista y leída, y destaca que como mejor se percibe “el trabajo del tiempo en el espacio” es en el plano urbanístico. 2 Se trata de leer una política de la memoria no sólo en el ordenamiento temporal sino también en la inscripción espacial, en la denominación del espacio público como efecto de asignación, como efecto de jerarquización, en suma una peculiar representación del poder.
Mostrar más

6 Lee mas

Notas de una "recienvenida" para pensar la investigación en ciencia política

Notas de una "recienvenida" para pensar la investigación en ciencia política

En este contexto, el recién-llegado, con su sola llegada, es capaz de realizar un acto de ruptura con la red de relaciones y referen- cias ya existente, porque su acción no tiene, no puede tener lugar en el aislamiento. Su ini- ciativa cambia el mundo, un mundo que com- parte con otros, que estaba antes y que con- tinúa después, al tiempo que revela elementos sobre sí mismo. Desde esta perspectiva Arendt (1997, p. 77) nos permite pensar, entonces, en la “natalidad” del extranjero, y no en la poten- cial amenaza que la sola presencia del investi- gador podría representar para la continuidad del grupo con el que se relaciona en la cons- trucción de conocimiento. Pensamos, con la autora, que su llegada inicia una cadena por la que el mundo, la realidad del grupo con el que se interrelaciona, “[…] a través de la espon- taneidad del recién llegado se ve arrastrado a algo imprevisiblemente nuevo […]”.
Mostrar más

15 Lee mas

Los movimientos sociales y la representación política. A propósito de la conmemoración de los 40 años de 1968

Los movimientos sociales y la representación política. A propósito de la conmemoración de los 40 años de 1968

Hoy comparto con ustedes una mirada, enriquecida, nutrida y configurada por la mirada de otros, como el caleidoscopio que permite a través del movimiento distintas escenas del acontecimiento observado. Yo no estuve, no presencié el año de 1968, pero sí he podido asomarme a la ventana inteligente de la escritura, de los estudios realizados, de los recuerdos y vivencias de mis amigos y colegas. Además, sólo haré referencia tangencialmente a aquel período, ya que estas palabras apuntan a los intríngulis de los movimientos sociales como expresión de la acción colectiva que pulula en este nuestro tiempo para redefinir la política y los contornos de la democracia, como resultado de lo que se vivió en aquel entonces, pero también como evolución de la forma en que los pueblos, los actores sociales y políticos marginados, con rostro, con expresión, con palabras y acciones aparecieron desde mucho antes, pidiendo y exigiendo inclusión y reconocimiento; y que en pleno siglo XXI continúan develando claves de desciframiento acerca de la realidad social y de los ideales en un mundo turbulento y en construcción permanente.
Mostrar más

12 Lee mas

Alexander Ruiz Silva y Manuel Prada Londoño (2012). La formación de la subjetividad política. Propuestas y recursos para el aula . Buenos Aires: Paidós, 2012

Alexander Ruiz Silva y Manuel Prada Londoño (2012). La formación de la subjetividad política. Propuestas y recursos para el aula . Buenos Aires: Paidós, 2012

De esta manera, pensar la subjetividad política desde cinco elementos (la identidad, la narración, la memoria, el posicionamiento y la proyección) y, al mismo tiempo, presentar un conjunto de orientaciones prácticas, propuestas y recursos para que sean utilizados por educadores en diversos ámbitos y niveles educativos abre un abanico de posibilidades. Es en este marco en que los autores continúan en la apertura de espacios para el debate, la reflexión sobre la escuela, las juventudes y las ideas sobre la nación. Consideramos el material como una invitación constante a poner en escena y en discusión nuestros modos de ser/deber ser con el otro, encontrándonos en la escuela y en otras esferas de lo público.
Mostrar más

5 Lee mas

El tiempo en la política

El tiempo en la política

Antes que pensar en el mediano plazo –y ni pensar en el largo–, políti- cos y políticas profesionales viven en cuasi-perpetuas o ininterrumpi- das elecciones. Pero sería ingenuo pensar que se lucha por el poder en sí, con las excepciones del caso. El acceso al gobierno y así al poder público por excelencia es un instrumento que generalmente ha signifi- cado botín para el/a titular, prebendas para sus amistades –en los dis- tintos “anillos” que lo/a rodean–, relaciones de clientela-dependencia para las personas, grupos o instituciones subordinadas y despojo para el resto. La caracterización del Estado stronista pervive en la transición, y hasta goza de buena salud, según se lea como un Estado patrimonia- lista o más recientemente en el Estado depredador.
Mostrar más

10 Lee mas

El miedo como dispositivo de clasificación: apuntes para pensar la subjetivación política

El miedo como dispositivo de clasificación: apuntes para pensar la subjetivación política

Siguiendo con nuestra línea del tiempo, es interesante notar cómo a partir del siglo XIX pensadores de la talla de Tocqueville tendieron a darle un giro al problema del miedo, estableciendo una escisión entre este –aun reconociendo la utilidad que puede tener para la constitución del Estado democrático– y un estado psíquico de ansiedad masiva frente a la caída de las instituciones políticas tradicionales. Dicho estado se asociaría a un efecto provocado por las mentadas revoluciones democráticas al romper con los marcos establecidos por las instituciones de antaño, provocando una incertidumbre frente a la falta clara de un objeto. Aun así, entendemos que los problemas de los gobiernos occidentales resitúan y abren la cuestión del orden hacia nuevos lugares, plurales, que ya no dependen exclusivamente de la institucionalidad estatal, sino que progresivamente circulan en espacios micropolíticos, en los cuerpos, en los individuos. Herencia de la diseminación de un orden premoderno que, tal y como plantea Lanceros, “no podía consistir –ni siquiera en la teoría– en una conquista de la unidad, sino en la proliferación de las diferencias: económicas y sociales, políticas y culturales” (“Metamorfosis” 172). En especial si consideramos la crisis de la institucionalidad política que vivimos actualmente, frente a la que fenómenos como el terrorismo se transforman “en la coartada perfecta para el ejercicio y la hegemonía del bien” (Baudrillard 17).
Mostrar más

28 Lee mas

Pensar en la política hoy

Pensar en la política hoy

Al mismo tiempo, como muestra bien Enrique Serrano en su libro, ambos sin embargo -aunque por razones diversas y hasta opuestas- parecen culminar en visiones parciales, unilaterale[r]

6 Lee mas

Crítica de la acumulación y realización de la metafísica como devastación planetaria

Crítica de la acumulación y realización de la metafísica como devastación planetaria

Pensar el trabajo más allá de la estructura sacrificial del tiempo histórico, y pensar así la política más allá de la lógica de la demanda que caracteriza la articulación entre historia y ontología, en la onto-política moderna, es abrirse a una concepción de la existencia no regida por la deuda; es reponer la problemática de la potencialidad sin necesidad de suprimirla en su realización como acto; es retomar el problema del Ready-made duchampiano y pensarlo en este contexto como fin de la división entre arte y trabajo; es abrirse a la posibilidad de un desobramiento que no funciona como negatividad determinada, sino como decisión pasiva, como desistencia con respecto a la demanda política y a la demanda productivista; es recuperar la dimensión inmortal de los dioses borgeanos que habitan el esplín de un tiempo no marcado por el miedo a la muerte violenta, es decir, es reconciliarse con la finitud de nuestra muerte sin la obstinada argucia del antropho-logos moderno y su confusión entre el ser y el tener. Es abrirse, en última instancia, a la posibilidad del don como gasto y destrucción improductiva, más allá de toda producción sacrificial, que es el signo del capitalismo. Este es el horizonte problemático en el que, lo que yo entiendo por infrapolítica, constituye una invitación a pensar más allá de la destrucción productiva y sus verosímiles políticos, pues la infrapolítica es una consideración de la existencia antes de que ésta sea jalonada por las demandas del trabajo y de la política, esto es, antes de que la existencia sea inscrita en el horizonte temporal de la deuda y su disposición sacrificial. Después de todo, el trabajo y la política, pensados desde la dinámica de la restitución, son formas seculares de la práctica religiosa.
Mostrar más

16 Lee mas

Pensar la participación política desde la contingencia y la deliberación

Pensar la participación política desde la contingencia y la deliberación

La transformación sistémica de la política democrática ha llevado a los teóricos a considerar cambios necesarios en el significado de las acciones del ciudadano, con el objetivo de reactivar sus sentimientos hacía la política. Democracia deliberativa es la propuesta más atractiva (Dryzek, 2002; Martí, 2006). Deliberar se entiende como un procedimiento, un tipo de interacción comunicativa y reflexiva aplicada a asuntos públicos sobre los que se deben tomar decisiones. La deliberación puede registrar y evaluar el peso de los intereses del ciudadano (Velasco, 2009). Lo anterior, ha llevado a proponer la participación –deliberativa- como un ámbito de formación virtuosa, y destacan en ella tres virtudes: la formación de una virtud cívica, una virtud de gobernanza y, finalmente, una virtud cognitiva (Gastil y Levine, 2005; Bashir, 2012; Abellán, 2011). Llama la atención que dicha propuesta otros la consideran cargada de excesivo optimismo (Cfr. Shapiro, 2005, Hayward, 2000).
Mostrar más

15 Lee mas

La confianza política en el pensamiento político de Fidel Castro. Una aproximación.

La confianza política en el pensamiento político de Fidel Castro. Una aproximación.

de las masas populares para generar apoyo político es propio de la maestría y la intelección política de Fidel Castro Ruz, lo cual también resulta un aporte gnoseológico y epistémico, ya que se vincula el análisis politológico con la realidad concreta, la posibilidad de construir nuevas relaciones entre el agente político revolucionario y sus portadores múltiples y constatar la veracidad del comportamiento de los sujetos y objetos de la confianza política; es una problemática de suma importancia porque la lucha de los de abajo contra un sistema que posee sólidos mecanismos represivos, ideológicos y mediáticos obliga a los diversos actores políticos a proceder a la constatación inicial y sistemática de la confianza política para medir el impacto de los cambios en la conducta de las personas implicadas en y por los mismos. Para Fidel Castro la política es decisiva en el avance y desarrollo del proceso revolucionario, tanto que identifica la Revolución con la política. En este marco el consenso político encuentra asiento en la ética y el proceder político histórico de la vanguardia que conduce este proceso 15 por
Mostrar más

22 Lee mas

Conmemoración de Raúl A. Ringuelet

Conmemoración de Raúl A. Ringuelet

Tanto era su entusiasmo que no disminuía ni cuando problemas crónicos de salud -que com- prometieron su vigor por largos años- entraban en crisis, dando un ejemplo [r]

4 Lee mas

Pensar la diferencia : carencia y política en Pierre Clastres (Temas)

Pensar la diferencia : carencia y política en Pierre Clastres (Temas)

Por una parte, la política está en esa exogamia. Pero no es una política entendida como algún tipo de homogeneización de la diferencia, sino como una actividad que demarca los límites del demos. Para Clastres la exogamia no tenía como función ase- gurar la prohibición del incesto, como planteaba el estructuralismo, sino que obliga- ba a contraer matrimonio fuera de la comunidad de origen, por lo que “la exogamia local encuentra su sentido en su función: es el medio de alianza política” (Clastres, 2008: 57). Si bien el argumento sobre la exogamia puede parecer extraño al len- guaje de la teoría política, es importante para entender la contribución de Clastres. La exogamia implicaba para él la existencia de “estructuras polidémicas” (Clastres, 2008: 58), con lo cual la existencia de una pluralidad de demos no debía ser pensada como resultado de una necesaria hostilidad o temor mutuo entre particularidades diferenciales, sino como producto de fuerzas unificadoras que agrupan a los pueblos “en conjuntos de dimensiones variables”. La exogamia, si se sigue el argumento de Clastres, no tiene entonces una función biológica o cultural, sino que tiene una fun- ción política. El matrimonio con alguien extraño a la propia comunidad extiende los límites de ese “espacio exclusivo de ejercicio de los derechos comunitarios” (Clastres, 2009: 44) que es el demos. Por el contrario, el conflicto en un matrimonio produce el efecto opuesto, restringiendo esos límites.
Mostrar más

20 Lee mas

El otro en la perspectiva de Heidegger y Lévinas

El otro en la perspectiva de Heidegger y Lévinas

Si bien Lévinas por un lado comparte la crítica de Heidegger al pensamiento de la subjetividad, debido a la pretensión de éste de apoderamiento, y de totalización bajo el cual el sujeto junto con sus objetos se vuelve indiscernible, falto de esencia y de rostro. Por el otro Lévinas acusa al pensar de Heidegger de una profunda complicidad con el antihumanismo moderno de la racionalidad cientificista: el Ser, aun el mismo, es anónimo, sin rostro. El sentido no brota de la relación ontológica, sino de la relación ética. El ethos de esta relación ética no es tanto la estancia y comodidad en lo que es común, sino más bien en poner a disposición la propiedad y morada al otro, alojar al extranjero en su camino de hacia la vida y la muerte, hasta la renuncia y sucesión a su servicio. No el ethos de la estancia sino de la peregrinación. Hemos visto que hay en Heidegger un reconocimiento de la irreductibilidad del otro al yo. A pesar de ello Lévinas refuta esto, argumentando que la ontología de Heidegger reduce toda relación de los entes con el ser en general, lo cual termina siendo una egología.
Mostrar más

12 Lee mas

Bicentenario Presentación Conmemoración y enseñanza

Bicentenario Presentación Conmemoración y enseñanza

Por otro lado, las conmemoraciones y/o celebraciones escolares no son patrimonio absoluto e interpelan exclusivamente al área de Ciencias Sociales. En la organización e implementación de las conmemoraciones y/o celebraciones escolares pueden intervenir tantos los docentes de otras áreas curriculares (Prácticas del Lenguaje, Matemática, Ciencias Naturales, Educación Física, Educación Artística) como así también el espacio y tiempo escolar en que ellos, a través de las planificaciones didácticas y las prácticas de enseñanza, comparten el trabajo curricular con sus alumnos. Al definir la organización y puesta en marcha de una situación de conmemoración, la misma no debe restringirse o encuadrarse en un área en particular sino como parte de un entramado de trabajo que incluye a diferentes actores institucionales vinculados a la enseñanza.
Mostrar más

8 Lee mas

Es posible pensar alternativas a la política social liberal (Actualidad)

Es posible pensar alternativas a la política social liberal (Actualidad)

sino mediante traumáticos golpes d e mano que impulsan la autorrefonna del Estado y s us rela- ciones con la soc iedad , justific ados por un a preten -.. dida necesidad de las co sas![r]

9 Lee mas

Show all 10000 documents...