PDF superior Prediccin de alteracin de conducta alimentaria en mujeres mexicanas

Prediccin de alteracin de conducta alimentaria en mujeres mexicanas

Prediccin de alteracin de conducta alimentaria en mujeres mexicanas

En el abordaje terapéutico de la mujer obesa, con alte- ración alimentaria, es necesario evaluar las funciones del Yo y aprovechar la motivación de esta población para bajar de peso y enfocarla hacia hábitos de salud y sostén de una autoestima saludable, dando herramientas para el control emocional y el autoconocimiento. Es muy importante traba- jar su adaptación social, vinculación afectiva y realización personal. Por lo tanto, se recomienda enfocar la prevención del sobrepeso y la obesidad femenina desde unos hábitos de salud adecuados (balance de nutrientes y gasto energético) y una autoestima cimentada en el desarrollo personal inte- gral frente a una autoestima centrada en la atracción física y la delgadez como único valor estético.
Mostrar más

7 Lee mas

Validez de constructo de un instrumento para la deteccin de factores de riesgo en los trastornos de la conducta alimentaria en mujeres mexicanas

Validez de constructo de un instrumento para la deteccin de factores de riesgo en los trastornos de la conducta alimentaria en mujeres mexicanas

El instrumento desarrollado se condujo en una mues- tra de 31 mujeres en población general (grupo 1) (N=30) y en una muestra de pacientes con diagnóstico de trastorno de la conducta alimentaria, en tratamien- to en la CTCA (grupo 2) (N=31) con edad (Xgpo1=24 años, DE=8.3; Xgpo2=22.1 años, DE=7.2), escolari- dad (Xgpo1=12.1 años, DE=4.1; Xgpo2=13.0 años, DE=3.6) e Indice de Masa Corporal (Xgpo1=22.1, DE=4.3; Xgpo2=22.5, DE=3) similares. La finalidad del estudio fue encontrar posibles incomprensiones de forma y contenido del instrumento, así como la discri- minación estadística entre grupos de sujetos (pacien- tes-no pacientes), para determinar qué preguntas sería apropiado incluir en la versión final del mismo. Para lograr dicho fin, se llevó a cabo un análisis de diferen- cias de medias entre ambos grupos y se consideró como criterio válido para determinar la inclusión de las pre- guntas un valor de probabilidad menor a 0.05. Ex- cepciones a esta regla fueron las preguntas de las esca- las de depresión y autoestima, en las cuales se conser- varon todas las preguntas, dado que se trataba de ins- trumentos previamente validados y confiabilizados en población mexicana, y que se deseaba constatar esta información con una muestra de mayor tamaño.
Mostrar más

12 Lee mas

Prevalencia de alexitimia en los trastornos de la conducta alimentaria en una muestra clnica de 800 pacientes mexicanas

Prevalencia de alexitimia en los trastornos de la conducta alimentaria en una muestra clnica de 800 pacientes mexicanas

alexitimia y asertividad en diferentes tipos de TCA. Valoró a 108 mujeres con TCA, a las cuales les aplicó el Test de Actitudes Alimentarias, el Inventario de Desórdenes Alimentarios, la TAS-20 y la Escala de Asertividad de Rathus. El estudio dio como resultado que todos los subgrupos alcanzaron puntajes en ran- go de alexitimia, especialmente las personas con AN, las cuales también presentaron pensamientos más orientados hacia detalles externos, mientras que las personas con BN mostraron mayor dificultad para discriminar señales emocionales.

7 Lee mas

Asociacin entre abuso sexual infantil y conducta alimentaria de riesgo en una muestra de adolescentes mexicanas

Asociacin entre abuso sexual infantil y conducta alimentaria de riesgo en una muestra de adolescentes mexicanas

estudio longitudinal de cohortes realizado en pobla- ción general de adolescentes, encontraron que el ASI era un factor de riesgo para desarrollar CAR, en par- ticular síndromes de tipo bulímico considerando la morbilidad psiquiátrica y prácticas de restricción ali- mentaria. Algunos autores explican que la asocia- ción entre ASI y la preocupación por engordar, podría responder a que las mujeres que han padecido esta experiencia reportan mayor insatisfacción con su cuerpo y están más pendientes de éste. 56 De he-

9 Lee mas

Validacin del Eating Disorder Inventory en una muestra de mujeres mexicanas con trastorno de la conducta alimentaria

Validacin del Eating Disorder Inventory en una muestra de mujeres mexicanas con trastorno de la conducta alimentaria

ticas psicológicas dentro de los trastornos de la con- ducta alimentaria (TCA), de modo que se puedan agru- par para atender diferentes necesidades de tratamiento. A lo largo de los años, el EDI ha sido uno de los instrumentos más utilizados en la exploración de acti- tudes y conductas alimentarias de riesgo tanto en po- blación clínica como en población abierta (12). Sin embargo, el uso de escalas psicométricas en poblacio- nes diferentes a aquélla para la cual fueron original- mente diseñadas es una práctica que requiere un cuida- doso trabajo de traducción y adaptación. Los reactivos se deben frasear de una manera que resulte culturalmente significativa, e incluso es posible que al- gunos constructos no tengan el significado original cuando cambia el contexto de su aplicación (10).
Mostrar más

8 Lee mas

RELACIÓN ENTRE LOS TRASTORNOS DE CONDUCTA ALIMENTARIA Y EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL EN ESTUDIANTES DE LA ACADEMIA PRECATÓLICA PERIODO VERANO AREQUIPA 2014

RELACIÓN ENTRE LOS TRASTORNOS DE CONDUCTA ALIMENTARIA Y EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL EN ESTUDIANTES DE LA ACADEMIA PRECATÓLICA PERIODO VERANO AREQUIPA 2014

La Anorexia nerviosa es un TCA que se manifiesta como un deseo irrefrenable de estar delgado, acompañado de la práctica voluntaria de procedimientos para conseguirlo: dieta restrictiva estricta y conductas purgativas (vómitos autoinducidos, abuso de laxantes, uso de diuréticos, etc.). A pesar de la pérdida de peso progresiva, las personas afectadas presentan un intenso temor a llegar a ser obesas. Presentan una distorsión de la imagen corporal, con preocupación extrema por la dieta, figura y peso, y persisten en conductas de evitación hacia la comida con acciones compensatorias para contrarrestar lo que ingieren (hiperactividad física desmesurada, conductas de purga, etc.). No suelen tener conciencia de enfermedad ni del riesgo que corren por su conducta. Su atención está centrada en la pérdida ponderal, lo que les causa estados nutricionales carenciales que pueden comportar riesgos vitales. Generalmente, hay rasgos de personalidad previos con tendencia al conformismo, necesidad de aprobación, hiperresponsabilidad, perfeccionismo y falta de respuesta a las necesidades internas. (1,2,11)
Mostrar más

87 Lee mas

Las Emociones y la Conducta Alimentaria

Las Emociones y la Conducta Alimentaria

objetivo de la conducta motivada en función de las características de agrado- desagrado de la emoción. Por lo tanto los resultados de la presente investigación podrían sugerir que la consecuencia lógica de experimentar emociones agradables durante la alimentación, es favorecer el acercamiento o aproximación hacia los alimentos y así experimentar sensaciones placenteras que ocurren como consecuencia de comer. Macht (2008) indicó que la asociación entre las emociones y la alimentación es más fuerte si algunas emociones en particular ocurren con mayor frecuencia en contextos alimentarios que otras emociones, lo cual genera cambios cognitivos y conductuales compatibles con la alimentación. En algunas culturas como la nuestra, la comida es parte importante de las celebraciones que regularmente generan emociones agradables.
Mostrar más

14 Lee mas

"Percepción de la imagen corporal y nivel de autoestima en la predicción del riesgo a trastornos de conducta alimentaria en mujeres adolescentes del Centro Educativo Particular "Nuestra Señora del Perpetuo Socorro"  Trujillo   2008"

"Percepción de la imagen corporal y nivel de autoestima en la predicción del riesgo a trastornos de conducta alimentaria en mujeres adolescentes del Centro Educativo Particular "Nuestra Señora del Perpetuo Socorro" Trujillo 2008"

De ahí que el profesional de enfermería que labora en el primer nivel de atención debe realizar actividades orientadas a detectar signos y síntomas relacionadas a los trastornos de la conducta alimentaria en grupos de riesgo y desarrollar actividades destinados a promover, conservar y recuperar la salud del individuo; haciendo hincapié en la prevención de estas enfermedades y la promoción de hábitos alimenticios saludables, mediante la elaboración de programas preventivos promocionales en coordinación con los centros educativos y desarrollar campañas de difusión con el fin de prevenir estos trastornos de conducta alimentaria disminuyendo así el riesgo de aumentar la tasa de morbimortalidad por este tipo de prácticas de conductas inadecuadas que perjudican la salud de estas jóvenes.
Mostrar más

110 Lee mas

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Algunas características de la anorexia nerviosa forman parte de los criterios para la fobia social, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno dismórfico. Los enfermos se sienten humillados y molestos al comer en público (al igual que en la fobia social); pueden presentar obsesiones y compulsiones en relación con los alimentos (al igual que en el trastorno obsesivo-compulsivo) o pueden estar muy preocupados por un defecto corporal imaginario (como en el trastorno dismórfico). Cuando el individuo con anorexia nerviosa tiene miedos sociales limitados a la conducta alimentaria, no debe establecerse el diagnóstico de fobia social, pero, si existen fobias sociales no relacionadas con la conducta alimentaria (p. ej., miedo excesivo a hablar en público), es necesario realizar el diagnóstico adicional de fobia social. De manera similar, debe efectuarse el diagnóstico adicional de trastorno obsesivo-compulsivo si el enfermo presenta obsesiones y compulsiones no relacionadas con el alimento (p. ej., miedo excesivo a contaminarse), y el de trastorno dismórfico sólo si la alteración no está relacionada con la silueta y el tamaño corporales (p. ej., preocupación por tener una nariz demasiado grande).
Mostrar más

13 Lee mas

Los trastornos de la conducta alimentaria: ¿menos es más?

Los trastornos de la conducta alimentaria: ¿menos es más?

A pesar de lo que parece una voz unánime en medios científicos y no científicos, existen voces discordantes que afirman que: "la moda, la talla, los desfiles, las fotos de mujeres[r]

14 Lee mas

Los trastornos de la conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria

En la historia natural de la anorexia nerviosa es casi una regla que las pacientes pasen de un esta- do en el que predomina la restricción en la toma de alimentos, a otro en el que se comienza a in- crementar el consumo de alimentos pero que se acompaña de fenómenos purgativos (vómito y uso de laxantes). Más aún, al seguir por años a algu- nas pacientes anoréxicas se observa el desarrollo de una conducta de franca bulimia nerviosa. Fi- nalmente, unas pocas pacientes que en su adoles- cencia temprana presentaron anorexia restrictiva, en la edad adulta presentan grados variables de sobrepeso o incluso obesidad. Es interesante seña- lar que a medida que el peso aumenta, mejora la funcionalidad social de estas pacientes, sin que esto garantice la recuperación en los aspectos psicodi- námicos y psiquiátricos.
Mostrar más

14 Lee mas

Reflexiones sobre algunos trastornos de conducta y de hiperactividad en la infancia

Reflexiones sobre algunos trastornos de conducta y de hiperactividad en la infancia

En otros casos donde los trastornos de conducta –y no sólo la hiperactividad– son más marcados, además de las rupturas de los vínculos afectivos, también se aprecian en los primeros años déficit precoces casi constantes en la función de contención de la figura materna, lo cual dificulta que el niño pueda organizar mecanismos de para-excitación, que ocasionan frecuentemente irrupciones pulsionales desorganizadoras. Frente a ellas se defiende con mecanismos de escisión del Yo –por ejemplo, escindiendo los afectos de ciertas vivencias como la tristeza– provocando un falso-self –frialdad ante determinadas cosas, indiferencia, hiperadaptación pero sin compromiso afectivo, como puede ser en la escuela; sin amistades, etc. (Kernberg O, 1999). Todo ello supone una precariedad en la organización del preconsciente, con una merma en las ligazones de afectos y representaciones lo que provoca, como hemos visto, dificultades en la mentalización de los problemas con continuas actuaciones y “pasajes al acto”, tal como queda reflejado en el siguiente caso.
Mostrar más

13 Lee mas

Vmito autoinducido y ayuno compensatorio en mujeres sin diagnstico de trastornos de la conducta alimentaria (TCA)

Vmito autoinducido y ayuno compensatorio en mujeres sin diagnstico de trastornos de la conducta alimentaria (TCA)

sobre la presencia de amenorrea con la finalidad de identificar a las mujeres con probabilidad de presentar AN. El QEWP-R es un instrumento de 13 ítems que explora a través de preguntas de opción múltiple las diferentes dimensiones o criterios diagnósticos de BN y del trastorno por atracón. Este instrumento ha reportado una adecuada confiabilidad test-retest (kappa de 0.57 a 0.58) en un intervalo de tres semanas (11,12). Ha sido validado en población mexicana (11); obtuvo validez de criterio de tipo discriminante correlacionado con el índice kappa los casos con y sin atracón obteniendo un coeficiente positivo y alto (k=0.6, p<0.0001). El cuestionario clasificó correctamente a 83.3% de la muestra con TCA (n = 39) y a 72.5% de la muestra sin TCA. También, en ese estudio se evaluó la validez convergente entre los principales indicadores que mide el QEWP-R (atracón, sentimientos negativos posteriores al atracón y conductas compensatorias) con los tres factores de la validación mexicana del Bulimia Test (BULIT), obteniendo correlaciones ETA entre 0.41 y 0.65, corroborando su utilidad para la identificación de este tipo de síntomas, de manera similar a lo encontrado por Barnes et al. (13). Además, la estimación de la prevalencia de los TCA con base en cuestionarios tradicionales como EAT (14), BULIT-R (15) o EDI-2 (16) ha sido criticada (17). El QEWP-R ha sido utilizado por diversos investigadores en México, Estados Unidos y Brasil (11,12,18-21).
Mostrar más

5 Lee mas

Trastornos de conducta en la adolescencia: la experiencia del hospital de día

Trastornos de conducta en la adolescencia: la experiencia del hospital de día

1) En nuestro primer análisis de una casuística de pacientes con trastornos de la conducta se evidenciaba un alto porcentaje de aspectos depresivos derivados de la anamnesis y de los tests; aspectos que la simple caracterización del trastorno según las codificaciones nosográficas ICD y DSM no ponía a la luz. Como confirmación de estos datos, ya en el presente estudio, observamos que, al analizar los elementos derivados de los test (escalas Self–report y proyectivos) se muestran aspectos depresivos en un porcentaje que va del 58% al 53% de la casuística, y gracias a estos datos nos ha sido posible identificar a estos pacientes, que se presentaban a nuestra observación con una sintomatología que cuadraba con el trastorno de la conducta, también con un diagnóstico de depresión. Esta especificación diagnóstica tiene importantes consecuencias en el plano terapéutico que se evidencian, por ejemplo, además de en las entrevistas, en la prescripción farmacológica donde resultan ser más frecuentes los fármacos antidepresivos que los neurolépticos usados solamente para contener las actuaciones.
Mostrar más

8 Lee mas

Prediccin de la satisfaccin sexual en mujeres y hombres casados

Prediccin de la satisfaccin sexual en mujeres y hombres casados

excluir a las parejas donde uno de sus miem- bros dijo no sentirse afín a ninguna creencia religiosa, es decir, tras excluir al 10% de las parejas, los cónyuges presentaron un promedio de convicción y práctica religiosa estadística- mente equivalentes. Asimismo, las variables religiosas mostraron varianzas equivalentes en hombres y mujeres en el conjunto de la mues- tra. Tampoco es atribuible a la edad, pues al parcializar el efecto de la edad en los hombres incluso se incrementaron las correlaciones. El efecto podría atribuirse, en una cierta medida, a una mayor vivencia de vergüenza y culpa que dificulta el disfrute sexual en los hombres. Al controlar la frecuencia con que se experimenta culpa o vergüenza al tener relaciones sexuales con la esposa, la práctica religiosa dejó de ser significativa en los hombres, pero la relación con convicción en las creencias religiosas se incrementó. Así, en los hombres la religión tiene un efecto directo a través de la convic- ción religiosa. Se sospecha que en estas muje- res mexicanas la socialización es un inhibidor sexual muy fuerte, como señala Díaz-Guerrero (2004), independiente y más fuerte que la con- vicción y práctica religiosas.
Mostrar más

18 Lee mas

El papel de la mentalización en la etiología de la conducta violenta

El papel de la mentalización en la etiología de la conducta violenta

den la relació entre la mentalització (MZ) i la conducta violenta. La MZ o funció reflexiva és una forma d’activitat mental imaginativa involucrada en la percepció i interpretació del comportament humà en termes d’estats mentals intencionals. Es considera un mediador en la relació entre les experiències primerenques en el sistema d’aferrament i posteriors dificultats en la regulació afectiva, l’atenció i l’autocontrol. Les experiències traumàtiques en la infantesa són un aspecte crucial en la psico- gènesi de la violència i si es porten a terme amb una figura d’aferrament, interfereixen en el procés de desenvolupament de la MZ. Per això, s’ha vinculat la violència a una fallida significativa de la funció reflexiva. Al mateix temps, es compta amb una ampla evidència biològica consistent amb aquest supòsit. PARAULES CLAU: mentalització, aferrament, violència, mirroring.
Mostrar más

10 Lee mas

Trastornos de la conducta alimentaria

Trastornos de la conducta alimentaria

tendida. La recuperación del peso ha demostrado que ayuda a aumentar la masa ósea, aun antes de la recu- peración de las menstruaciones, sin embargo algunos estudios nos muestran que algunas áreas del cuerpo permanecen con niveles reducidos de densidad ósea (Herzog et al, 1993), lo que nos hace concluir que tal vez no es completamente reversible. Otra entidad dentro de este rubro es la tríada atlética femenina. El abuso en el ejercicio juega un rol muy importante en muchos casos de anorexia (y en mucho menor grado en bulimia), que incrementa el riesgo para tener nive- les bajos de estrógenos y disminución en masa ósea. El término “tríada atlética femenina” es un trastorno común que enfrentan las atletas jóvenes y bailarinas que se describe por la presencia de: Trastorno de la conducta alimentaria, osteoporosis y amenorrea.
Mostrar más

8 Lee mas

La experiencia de terapeutas mujeres en el proceso psicoterapéutico con pacientes con trastorno de la conducta alimentaria

La experiencia de terapeutas mujeres en el proceso psicoterapéutico con pacientes con trastorno de la conducta alimentaria

Los Trastornos de la conducta Alimentaria (TCA) han tenido un fuerte desarrollo en la historia de Occidente en el siglo XX (Figueroa, 2010a), siendo un problema relevante en términos de salud mental. Afectan principalmente a la población adolescente y jóven-adulta (Behar, 2010a; Behar, Gramegna & Arancibia, 2014; Daly, 2014; Gaete, López & Matamala, 2012) existiendo una fuerte relación con el rol genérico femenino (Behar, de la Barrera & Michelotti, 2001). Según los constructos de belleza de la sociedad actual, la delgadez es una representación figurada de la felicidad, el bienestar y el éxito (Behar, 2010a; Behar, 2010b; Espina Eizaguirre, 2007; Gorman-Ezell, 2009; Kadish, 2012). Los profesionales tratantes de estos trastornos, al igual que sus pacientes, viven insertos en esta cultura, recibiendo los mismos mensajes respecto a la belleza, al cuerpo, a la comida y lo que es atrayente o deseable (Gorman-Ezell, 2009). Un estudio en la Universidad de Nevada, Estados Unidos, mostró que un alto porcentaje de clínicos que trabajan con estos trastornos, reporta a su vez preocupación por la imagen corporal, atracones y una alimentación restrictiva (Warren, Schafer, Crowley, & Olivardia, 2013).
Mostrar más

42 Lee mas

Riesgos de desarrollar trastornos de conducta alimentaria en estudiantes mujeres del nivel secundaria de la I.E.P “José Olaya Balandra”  Callao, 2017

Riesgos de desarrollar trastornos de conducta alimentaria en estudiantes mujeres del nivel secundaria de la I.E.P “José Olaya Balandra” Callao, 2017

Con relación al segundo objetivo específico relacionado con el nivel del factor bulimia y preocupación por la comida presente en la población con riesgo, se analizó la presencia del factor a partir de 4 niveles percentilares: alto, medio alto, medio bajo, bajo obteniendo como resultado que el nivel alto es el 3.%, un nivel medio alto de 36.%, un nivel medio bajo de 54% y nivel bajo con un 6 % de participación, esta puntuación está no está asociada a un mal pronóstico, se puede intervenir y lograr reducir los casos de alto, medio alto y nivel medio bajo, basándome en mi teoría , los trastornos de conducta alimentaria si no es detectadas y tratadas precozmente pueden desencadenar en muerte (Wong, 2015); de igual forma en la tesis doctoral, en españa donde se paso por el test a 600 estudiantes entre 18 y 26 años nos da a notar que hay una muestra de jóvenes con riesgo, a su vez tienen un pico alto en rasgos bulímicos. Benítes,(2016)
Mostrar más

85 Lee mas

Propiedades psicomtricas del Inventario de Trastornos de la Conducta Alimentaria (EDI 2) en mujeres adolescentes de Lima

Propiedades psicomtricas del Inventario de Trastornos de la Conducta Alimentaria (EDI 2) en mujeres adolescentes de Lima

la confiabilidad test-retest del EDI-2 en Ale- mania, contando para ello con una muestra de 327 mujeres hospitalizadas, diagnosticadas con desórdenes alimentarios mediante criterios del DSM-IV, y 209 mujeres hospitalizadas, diag- nosticadas con depresión, trastorno obsesivo- compulsivo, desórdenes de ansiedad o trastorno somatomorfo. El instrumento fue aplicado al inicio de su terapia de hospitalización y siete días después. Los autores encontraron que las 11 es- calas mostraron coeficientes de correlación test- retest significativos, los cuales oscilaron de .81 a .89 en el grupo de mujeres hospitalizadas diag- nosticadas con desórdenes alimentarios, y desde .75 a .94 en el grupo de mujeres hospitalizadas con otros diagnósticos. Los investigadores con- cluyeron que las confiabilidades test-retest eran relativamente altas, indicando una buena esta- bilidad a través del tiempo; además, dedujeron que esos resultados proveían evidencia acerca de un instrumento con buena confiabilidad para la evaluación de los desórdenes alimentarios.
Mostrar más

11 Lee mas

Show all 10000 documents...

Related subjects