PDF superior Pueblo y democracia en el populismo venezolano

Pueblo y democracia en el populismo venezolano

Pueblo y democracia en el populismo venezolano

De las diferentes candidaturas enfrentadas a Chávez, la que menos apoyo popular poseía era la de Luis Alfaro Ucero, candidato respaldado por AD. Luego, se encontraba la ex Miss Universo y alcaldesa del Municipio Chacao, Irene Sáez, quien de forma posterior se convierte en candidata de COPEI, partido que al no poseer candidato propio se sintió atraído por el alto índice de aprobación de Sáez, el cual rondaba el 22% (Gott, 2006, p.151). Sin embargo, el apoyo de COPEI acabó por hundirla como candidata, ya que pocos meses después, su popularidad descendió al 2% (ibidem). El último de los contendientes era Henrique Salas Römer, candidato del Partido Proyecto Venezuela (PRVZL), de orientación conservadora. Debido a que Salas Römer era el único de los candidatos que poseía un apoyo similar al de Chávez, AD y COPEI para evitar la victoria de éste, abandonaron a última hora a sus candidatos y decidieron respaldar a Salas Römer. Por su parte, Chávez había logrado reunir distintos apoyos (MVR, PCV, BR) bajo una plataforma denominada “Polo Patriótico”. A ésta se le van sumando integrantes, como el MAS y el Partido Patria Para Todos (PPT), división proveniente de LCR. Asimismo, se incorporan intelectuales y activistas asociados a la izquierda. Su candidatura logra ilusionar amplios sectores de la población, en especial quienes empatizaron con sus circunstancias de vida. Chávez se propone crear un modelo inclusivo y participativo donde el rol protagónico le corresponda al pueblo. Para ello, empatiza con los sectores más desfavorecidos y promueve la idea del cambio a través de la Revolución Bolivariana. López interpreta esta interpelación al pueblo como una fuente de identidad histórica, la cual fue capaz de aglutinar a personas de bajos recursos, a la vez, “que les proporcionó autoestima y esperanza” 41 (López, 2003, p.84). Asimismo, Chávez impulsó promesas archivadas en los años 90, como la referida a la Asamblea Constituyente Nacional (López, 1998 p.8, Combellas, 2010, p.153, Hawkins, 2013, p.92;), con el objetivo de refundar la democracia. Además, insertó en el debate nacional temas de política económica referidos al área de los hidrocarburos.
Mostrar más

193 Lee mas

Palabras clave: Crisis de la Democracia. Pueblo. Lenguaje político performativo.

Palabras clave: Crisis de la Democracia. Pueblo. Lenguaje político performativo.

Lo que, a través de milenios, acompañará al “significado como uso” del término “democracia” será el odio a su imaginario semántico: la figura del pueblo 14. De hecho, la discriminación racista fue sustituida por la descalificación de una persona según su nivel educativo. Las faltas de ortografía en Brasil cumplen la misma función de exclusión que el color de piel años atrás. (Ver The Bell Curve, de Richard Herrnstein y Charles Murray, para entender las nuevas exclusiones y su papel de reemplazo)

15 Lee mas

Democracia a la palestra: ¿Gobierno del pueblo o degeneración del poder?

Democracia a la palestra: ¿Gobierno del pueblo o degeneración del poder?

cuenta de las diferentes posturas y desarrollos teóricos existentes sobre democracia o poliarquía (Dahl, 1988), cuestión que sin duda rebasa los designios de esta investigación. Sencillamente se parte de un concepto global según el cual esta forma de gobierno, se caracteriza al menos por la articulación satisfactoria de las condiciones siguientes: 1. Soberanía popular; 2. La libertad como principio rector de la vida social; 3. La igualdad política ante la ley de todos los ciudadanos; 4. La búsqueda del consenso como fundamento de la legitimidad del gobierno, en un marco relacional donde se acepta y respeta el disenso; 5. El gobierno como agente del pueblo en general y no de una facción, grupo o elite en particular; 6. La participación ciudadana en los asuntos de interés público; 7. Ocupación de espacios de poder político a través de elecciones abiertas con unos niveles aceptables de legitimidad y transparencia; 8. Decisiones por mayoría y defensa de los derechos de la minoría (Romero y Romero, 2005).
Mostrar más

18 Lee mas

Yo, el pueblo. Cómo el populismo transforma la democracia. Nadia Urbinati. Traducción de Aridela Trejo y Alejandra Ortiz Hernández

Yo, el pueblo. Cómo el populismo transforma la democracia. Nadia Urbinati. Traducción de Aridela Trejo y Alejandra Ortiz Hernández

En el capítulo 2 analizo cómo el populismo en el poder está prepara- do para transformar los dos fundamentos de la democracia: el pueblo y la mayoría. Para el populismo, el significado del pueblo difiere del signi- ficado general, indeterminado, que tiene en la democracia constitucional. El significado democrático incluye a todos los ciudadanos; no se identifi- ca con ningún sector de la sociedad en particular. El significado de mayo- ría en el populismo también difiere del significado democrático. Para el populismo, la mayoría no es un método para detectar al sector victorio- so en una contienda para llegar al gobierno ni para medir a la oposición. En cambio, la usa como una fuerza que afirma ser la expresión del pue- blo bueno, que tiene legitimidad para dominar y humillar a la oposición. Esto quiere decir que los cambios en el poder se dificultan, situación que es, de hecho, un objetivo central del populismo en el poder. Argumen- to que el populismo identifica al pueblo con “un sector” de la sociedad y que la mayoría es la fuerza gobernante de ese sector contra los otros sec- tores. Sin duda, se trata de una desfiguración radical de la democracia re- presentativa, porque viola la sinécdoque de pars pro toto, enfrenta a una
Mostrar más

13 Lee mas

¿El gobierno del pueblo? Repensar la democracia desde el pueblo

¿El gobierno del pueblo? Repensar la democracia desde el pueblo

Resumen: La palabra democracia es un concepto polisémico que se ha modificado a lo largo del tiempo, atribuyéndosele libertades y características específicas, y al mismo tiempo, limitaciones prácticas convirtiéndola en una abstracción incompleta, lejos de ser el gobierno del pueblo como coloquialmente se le define, de igual manera es generadora de desigualdades. Por ejemplo, en la Atenas clásica se le percibía como una forma auxiliar de la representación, con características propias de la autarquía, y con la exclusividad de pertenencia a sujetos definidos; con su resurgimiento en el siglo XVIII, pasó del gobierno de la muchedumbre al gobierno de las mayorías, pero con la exclusión de quienes no eran considerados ciudadanos, en la actualidad, este concepto debe deconstruirse y descolonizarse en pro de la inclusión y la equidad.
Mostrar más

20 Lee mas

Vista de Sujeto político, democracia y pueblo
							| Entramado

Vista de Sujeto político, democracia y pueblo | Entramado

Aquí me valdré del concepto de “contra hegemónico” en el sentido de la constitución de una forma pueblo que quiebra el funcionamiento del Estado para recomponer la soberanía popular e instituir la lógica de la democracia por la cual cualquiera puede ocuparlo. Aunque sin lograr todavía deve- nir en otro, produce un “proceso instituyente” que impul- sa la lógica del deseo/demanda/derecho (y que luego logra también cristalizarse en instituciones). En Bolivia, a partir del 2003 se observa el aumento de las protestas en gran parte del territorio nacional, la creación de alianzas entre sindi- catos, comunidades indígenas, juntas vecinales y partidos (sobre todo el MAS), así como el aumento de la adhesión a las etnias, etcétera. Así se construyó un escenario donde aparecía un colectivo más amplio en extensión geográfica, pero sobre todo en la capacidad de marcar las acciones de los “enemigos”. La creación de la “Agenda de Octubre” es una demostración de acumulación de fuerzas y unidad; un pueblo contra -hegemónico que se afirmaba entre “las balas”. Más aún, la existencia de ese pueblo puede señalarse por efectos desestructuradores; el gobierno no reconocía como parte legítima a los manifestantes, eran “subversivos” y, por tanto, enemigos internos (con el consiguiente desplie- gue de coerción), luego la renuncia de Sánchez de Lozada y el brusco cambio negociador aunque fracasado de Mesa. Otro elemento interesante es que dirigentes empresariales y políticos que se sentían más identificados con la forma de “gobierno colonial” crearon la “Agenda de Enero” 22 y se
Mostrar más

15 Lee mas

Democracia e imperio  Gobierno del pueblo y dominación imperial en la Atenas clásica

Democracia e imperio Gobierno del pueblo y dominación imperial en la Atenas clásica

REVISTA DE HUMANIDADES / VOLUMEN 8 9 /2004/ PP 53 66 DEMOCRACIA E IMPERIO GOBIERNO DEL PUEBLO y DOMINACIÓN IMPERIAL EN LA ATENAS CLÁSICA ERWIN ROBERTSON RODRiGUEZ UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE CIENCIAS[.]

14 Lee mas

Pueblo, populismo y democracia

Pueblo, populismo y democracia

Esto que podríamos llamar “dispositivo populista” resulta ser algo peculiar: hablar a cada cual dando sentido y horizonte a su malestar y, de ese modo, incorporar a cada cual a un todo social que se reconoce en esa condición por diversas causas y experiencias, y en el interior del cual ya se es, fraternizado con los iguales, una o uno más de un co- lectivo en movimiento, en movilización. Como quiera que el populismo constituya a su pueblo, ya sea que lo densifique con atributos ontoló- gicos o que lo active en la performance de la movilización, tiene por necesidad que pensar en un pueblo, no sólo en el pueblo genuino —la parte que es el todo (Laclau 2005, pp. 83 y passim)—, sino en un pue- blo uno, en la representación de una unidad interna, inmanente, que no puede (ni debe) reconocer diferencias de una u otra manera aprecia- bles entre sus integrantes. Nada más ajeno al populismo que abrirse a la posibilidad de pensar el “pueblo” en plural. Por cierto que, en esta unificación, es determinante la figura y la voz del líder, que es, en me- dio del “nosotros” multitudinario, el único nombre y que, como tal, es expresión y foco de la unidad del “pueblo”.
Mostrar más

14 Lee mas

¡Pueblo y Dios!: la religión y el apoyo a la democracia

¡Pueblo y Dios!: la religión y el apoyo a la democracia

A partir de estos argumentos, comenzó a surgir una abundante literatura sobre los posibles efectos de la religión sobre la democracia. Una parte de esta literatura se ha enfocado específicamente en estudiar el efecto que tenían las creencias y prácticas individuales sobre el apoyo de la persona a este sistema político. Uno de los estudios cuantitativos más destacados sobre este tema ha sido el de Pippa Norris y Ronald Inglehart (2004). De acuerdo con estos autores, la religión es una variable que forma parte de las esferas culturales que dividen al mundo y tiene efectos en la formación y aceptación de algunos valores políticos de los individuos (apoyo al aborto, matrimonios homosexuales, libertades etc.). Sin embargo, la forma en que un individuo vive su fe religiosa es subjetiva y varía entre miembros de una misma religión, por lo que es muy difícil que tenga un efecto determinante en sus preferencias por un sistema político particular. Ellos argumentan que los teóricos anteriores han pensado que el tipo de religión y actitudes fundamentalistas son las variables causales de la internalización democrática, cuándo éstas solamente son variables que tienden a estar presente junto con las verdaderas causas del rechazo democrático: la pobreza, niveles bajos de educación y una baja satisfacción política.
Mostrar más

81 Lee mas

Los usos políticos de las categorías pueblo y democracia (Tema Central)

Los usos políticos de las categorías pueblo y democracia (Tema Central)

El argumento de este artículo es que la invocación del pueblo y el uso de lo popular para incorporar a los sectores previamente excluidos de la politica y par[r]

19 Lee mas

Defensorías del Pueblo y democracia

Defensorías del Pueblo y democracia

Por ello, resulta de sumo interés, para una investigación en profundidad sobre este tema y también para la práctica de otras Defensorías, la lectura de los Informes del Defensor del Pueb[r]

18 Lee mas

El mito de Sísifo o el “revival” de una historia conocida: Chávez, populismo y democracia

El mito de Sísifo o el “revival” de una historia conocida: Chávez, populismo y democracia

La conceptualización de la representación en el caso venezolano y en el de otros países de la región, está más vinculada a la idea de identificación, cuando representar implica algún elemento de esta entre representantes y representados pero no de manera exclusiva. Se difumina aún más la diferencia entre representar e identificar. Representar sin intermediación ergo “somos uno, el pueblo y yo” pero no dejo de ser su representante e intérprete político. El líder es validado para ejercer la representación. La discusión sobre quién valida se desplaza desde los partidos e instituciones a quienes tienen el poder.
Mostrar más

33 Lee mas

Entre la democracia, el liberalismo, el clientelismo y el populismo: dilemas del peronismo en la Argentina "democrática"

Entre la democracia, el liberalismo, el clientelismo y el populismo: dilemas del peronismo en la Argentina "democrática"

El antagonismo entre el movimiento y las clases acomodadas que entonces se definió sería en realidad “el resultado no querido de un proyecto político fra- casado en sus objetivos iniciales, y reconvertido pragmáticamente” (1996: 383). Los autores son enfáticos al sostener que “el que se estructuró a mediados de los ’40 no fue un antagonismo social propiamente dicho, sino un antago- nismo político, por su origen y su lógica de desarrollo, que se arraigó y alimentó a partir de un clivaje social, entre pueblo y oligarquía (…) Dicho aún más sin- téticamente: el origen de la agregación antagónica en torno de la revolución pe- ronista fue el fracaso de una interpelación en términos de contrarrevolución conservadora” (1996: 388-390). El carácter “político” y no “social” del antago- nismo daría cuenta de su condición externa, superpuesta a la lógica global del discurso peronista; según Palermo y Novaro, el antagonismo no fue el resul- tado de una dinámica del juego de poder entre sectores sociales que por sus po- siciones desiguales en la estructura económica desarrollan sus conflictos, sino la superposición ad hoc de un recurso externo utilizado por Perón en un mo- mento determinado de su carrera política que luego no pudo desactivar.
Mostrar más

24 Lee mas

Nota bibliográfica: "Las brechas del pueblo. Reflexiones sobre identidades populares y populismo"

Nota bibliográfica: "Las brechas del pueblo. Reflexiones sobre identidades populares y populismo"

ciertos núcleos conceptuales derivados de su producción previa. A esta altura resulta evidente el enorme impacto que tuvo, so- bre todo a nivel teórico, la tesis doctoral y primer libro de Aboy –Las dos fronteras de la democracia argentina (Homo Sapiens, 2001 )–, en especial como hito fundante de un campo muy promisorio de inves- tigaciones centrado en el estudio de las identidades políticas. Ese primer mojón, que dejó su marca indeleble en una muy operativa definición del concepto de «identidad política», requería, más de una década después, algunos ajustes por parte del autor; reflexión mediada por una serie de discusiones en torno a los populismos argentinos, el peronismo y el yrigoyenis- mo, que el autor llevó adelante en la úl- tima década.
Mostrar más

5 Lee mas

Democracia y Populismo en Venezuela. Reflexiones sobre su trayectoria para conocer su futuro

Democracia y Populismo en Venezuela. Reflexiones sobre su trayectoria para conocer su futuro

El primer apartado se extiende entre la introducción y el primer capítulo del trabajo. En ellos se realizan aportes relevantes para los debates relacionados con el populismo en América Latina, las transiciones democráticas, los conflictos en democracia y las relaciones económicas internacionales. Tarea que es realizada con una rigurosidad conceptual digna de destacar y que demuestra un profundo conocimiento de diferentes enfoques sociopolíticos. Las preocupaciones centrales del autor son la definición conceptual y la identificación de las relaciones que se establecen entre Democracia y Populismo. En el estudio de la relación entre el primero, entendido como una forma de procesar los conflictos, y el segundo, visto como actividad y proceso político de incorporación conflictiva de parte del pueblo al demos, se construye una tipología que distingue entre dos tipos históricos de populismos. El populismo de concertación de élites se apoya en la movilización y organización de los sectores populares bajo la dirección de las clases medias urbanas con un fuerte enfrentamiento con los grupos políticos y económicos tradicionales, con la particularidad de que ese conflicto es encapsulado, sin eliminarlo, y es delimitado a determinados ámbitos organizacionales específicos. En cambio, el populismo de confrontación,
Mostrar más

6 Lee mas

Populismo y democracia: Venezuela y Ecuador en el ojo de la tormenta

Populismo y democracia: Venezuela y Ecuador en el ojo de la tormenta

Las figuras que históricamente ha utilizado el populismo (clásico, neopopulismo y radical) como democracia directa tiene varios formatos en correspondencia con los contextos en los que emerge, unos de carácter simbólico y otros normativos. El primero es el vínculo cara a cara que establece el líder con el pueblo fuera de toda mediación institucional y bajo características de un liderazgo carismático weberiano. Un segundo formato es la producción discursiva de la idea de suplantar la participación por la representación, sin embargo no hay experiencias que den cuenta del éxito de esta iniciativa. Los populistas, cualquiera sea su sigo (derecha o izquierda, liberal o conservador) compiten bajo las reglas de la democracia liberal y en muchas ocasiones configuran un escenario de democracia plebiscitaria como Chávez y Correa. Un tercer formato es la introducción de un relato, en el cual todo pasado fue peor, y, por lo tanto, toda democracia liberal anterior a ellos fue peor. Un cuarto formato es la inauguración de una nueva época, sobre la base de nuevas normas constitucionales, en las que se inflama una retórica de democracia participativa, pero en la práctica quienes deciden, controlan y regulan la participación son miembros afines al oficialismo. Un quinto formato es la apropiación de lo público, de plazas y calles, en donde el líder refrenda su aceptación y popularidad. Una de las características que distingue el populismo de los gobiernos de izquierda del Siglo XXI es la institucionalización de la democracia directa desde la creación de funciones del Estado que advierten nuevas formas de organización, movilización y disputa de recursos económicos como los CC en Venezuela y otra de carácter más técnica como la Función de Transparencia y Control Social en Ecuador, en donde se propone un modelo de participación desde arriba, contradiciendo la democracia directa de cualquier proyecto de izquierda progresista.
Mostrar más

27 Lee mas

Populismo y democracia antiliberal: La experiencia Argentina como paradigma

Populismo y democracia antiliberal: La experiencia Argentina como paradigma

Este capítulo empieza con una definición de los elementos de consenso en la ciencia política sobre el populismo, la idea del “pueblo” versus un “otro”. Se agregan dos dimensiones bastante comunes en la caracterización del populismo, la de estilos de liderazgo personalistas y la de desprecio de instituciones tales como los sistemas de frenos y contrapesos. La segunda sección relaciona populismo con el concepto de democracia antiliberal, lo que nos lleva a establecer una contraposición entre populismo y democracia liberal. La tercera sección hace hincapié en la especial importancia del caso argentino en el desarrollo del concepto de populismo en la ciencia política. La cuarta sección analiza la dimensión más contestada de populismo en ciencia policía, la de su ideología. Esto lleva a una diferencia entre la idea de populismo en ciencia política con la idea en economía de populismo como políticas macroeconómicas insostenibles o inconsistentes. En la conclusión se pone el caso argentino dentro del contexto global actual.
Mostrar más

12 Lee mas

Populismo, democracia y MM
populares: derecho trabajo empresas recuperadas por trabajadores

Populismo, democracia y MM populares: derecho trabajo empresas recuperadas por trabajadores

Sin embargo, como no podía ser de otro modo, la emergencia de los movimientos populistas en los 90 rara vez fue recibida con simpatía por el gobierno de turno y por eso tuvo que enfrentarse con varios obstáculos. Entre ellos se destaca uno de carácter lingüístico. En efecto, en ese momento la percepción del populismo había cambiado por completo de significado. Se había producido, como explica Dussel (2015: 224) “un deslizamiento semántico, una redefinición político- estratégica del término”. El populismo empezó a significar toda medida o movimiento popular que se opusiera al fenómeno de la globalización que justificara la privatización de los bienes públicos del Estado, la apertura del mercado a productos de países poderosos y negara las necesidades de la población. Así pues, todos los movimientos populares que se oponían a ese proyecto neoliberal eran tildados de populistas con un claro sentido peyorativo. Los grupos dominantes utilizaban el término casi como un insulto, un enunciado descalificador para intentar desplazar a sus oponentes del campo político. Esta tarea, por cierto, no le fue tan fácil. Las decisiones que aspiraban a estructurar el mercado de acuerdo con los lineamientos del neoliberalismo encontraron un foco de resistencia y lucha en los movimientos populares. Éstos se alzaron como pueblo, como bloque social de los oprimidos y excluidos, y expresaron su disenso. Hubo una toma de consciencia de las necesidades materiales incumplidas que hizo que el pueblo comenzara a organizarse en los movimientos sociales.
Mostrar más

19 Lee mas

Populismo y democracia a debate: Una mirada cruzada desde el caso boliviano

Populismo y democracia a debate: Una mirada cruzada desde el caso boliviano

Entonces, recapitulando, el abordaje clásico del populismo nos deja como legado un conjunto de herramientas y perspectivas que pueden ser electivamente aprovechadas para la evaluación de la actualidad y horizontes del caso boliviano. En primer lugar, es posible reconocer en el populismo la emergencia de un movimiento de masas (e identidad y discurso afines) que irrumpe en busca de derechos ciudadanos ocluidos por una república elitista. En ese proceso, la tensión entre la inclusión social y política del pueblo y la exclusión de los otros (y del propio pueblo disidente), junto a las contradicciones entre expresiones de empoderamiento subalterno y el paulatino encumbramiento del líder, son factores siempre presentes. Por tanto, en relación con lo anterior, las expresiones y alcances del fenómeno populista deben ser evaluados, allende la teoría y la retórica al uso, siempre en una perspectiva dinámica del conflicto (a partir de la evolución de la relación líder-movimiento-adversarios) y de la ciudadanización lograda a partir de los actores y procesos que le dan vida y sentido.
Mostrar más

20 Lee mas

El populismo como relato y la crisis de la democracia representativa

El populismo como relato y la crisis de la democracia representativa

Esta aproximación ideal-típica permite la clasificación de fenómenos empíri- cos según su acercamiento –en varios grados y con varias intensidades– a las ca- racterísticas del populismo. En el caso de Podemos, por ejemplo, se encuentran elementos populistas antagonistas y, en cierta medida, un liderazgo relativamen- te personalista, aunque no mesiánico; sin embargo, este partido no tiene una vi- sión antipluralista del pueblo, ni elude la complejidad de la práctica política, ni tampoco pone en cuestión los mecanismos de la democracia representativa. Es decir, aunque Podemos ha usado ciertas estrategias populistas, sería difícilmente calificable de plenamente populista, dado que unos de sus principales retos ha sido la recuperación de la representación democrática conectándola de nuevo con la participación ciudadana. Asimismo, el hecho de analizar a fondo otros casos recientes –como son la elección de Donald Trump en Estados Unidos, la campaña sobre el referéndum del Brexit en el Reino Unido o la emergencia de ciertos liderazgos en países como Italia, Filipinas, Venezuela o Hungría– nos permite observar cómo, aun cumpliendo con todos los elementos planteados anteriormente, el populismo se presenta en formas y combinaciones diversas 25 .
Mostrar más

22 Lee mas

Show all 5015 documents...