PDF superior Sobre El autor como productor de Walter Benjamin

Sobre El autor como productor de Walter Benjamin

Sobre El autor como productor de Walter Benjamin

A 70 años de su escritura, la lectura de El autor como Productor produce una suerte de extrañeza, en especial por la urgencia de dotar al intelectual y al artista de una responsabilidad política. No tanto porque esa expectativa se haya diluido, como porque el escenario ha cambiado: hoy los intelectuales están re- cluidos en la academia separados de la praxis política y cada esfera —el arte, la política— parece más bien, tener su propia lógica autónoma. Además, porque hoy el arte está en permanente peligro de ser absorbido por la industria cultural, y porque la idea de convertir a los consumidores culturales en productores cul- turales en una sociedad de masas, se convierte en una quimera. Como dice Echeverría en el prólogo, este texto “lleva al lector a sorprender la utopía en el momento mismo en que ella cree estar realizándose”. Más de medio siglo des- pués, en un mundo donde las utopías han caído, la crisis que encierra el texto se vuelve aún más crítica. La pregunta por la función del arte y del artista, vuelve a subirse al escenario. Y aunque quizá hoy las respuestas sean mucho más difu- sas, Benjamin parece dejar una clave en su ecuación entre tendencia y técnica, en la insistencia sobre el hecho de que, es a partir del trastorno de la técnica donde se consigue el gesto político, el extrañamiento. De que es a partir de ese trastorno que se gana una conciencia atenta, que se consigue la ‘tendencia co- rrecta’.
Mostrar más

5 Lee mas

El autor como productor (1934)

El autor como productor (1934)

competencias levantado entre ellas son precisamente las que deben derribarlo conjuntamente. Al experimentar su solidaridad con el proletariado, el autor como productor experimenta al mismo tiempo y de manera inmediata su solidaridad con otros productores que anteriormente tenían poco que ver con él. He hablado del fotógrafo; quisiera ahora intercalar brevemente una reflexión de Hans Eisler sobre el músico: “También en el desarrollo de la música, tanto en su producción como en su reproducción, debemos habituarnos a reconocer un proceso cada vez más fuerte de racionalización... El disco, el filme sonoro, las cajas de música pueden expender como mercancías, en conserva ... realizaciones musicales de alta calidad. La consecuencia de este proceso de racionalización es que la reproducción de la música se limita a grupos cada vez más pequeños, pero también altamente calificados de especialistas. La crisis de la actividad concertísticas es la crisis de una forma de producción caduca, rebasada por nuevas invenciones técnicas”. La tarea consistía por tanto en una refuncionalización de la forma del concierto, que debía cumplir dos condiciones: suprimir la oposición entre el ejecutante y el oyente y suprimir la oposición entre la técnica y el contenido. Es instructiva la siguiente observación de Eisler sobre este punto: “Hay que cuidarse de no sobrestimar la música orquestal, de no tratarla como si fuera el único arte elevado. La música sin palabras sólo adquirió su gran importancia y alcanzó su pleno desenvolvimiento con el capitalismo”. Es decir: la tarea de transformar el concierto no es realizable sin la colaboración de la palabra.
Mostrar más

10 Lee mas

WALTER BENJAMIN EL AUTOR COMO PRODUCTOR Presentación y traducción de Bolívar Echeverría Presentación

WALTER BENJAMIN EL AUTOR COMO PRODUCTOR Presentación y traducción de Bolívar Echeverría Presentación

Transformarlo habría significado, aquí también, eliminar uno de aquellos límites, superar una de aquellas oposiciones que obstaculizan la producción de los intelectuales. En este caso, el límite entre la escritura y la imagen. Lo que debemos exigir del fotógrafo es la posibilidad de dar a su placa una leyenda capaz de sustraerla del consumo de moda y de conferirle un valor de uso revolucionario. Es una exigencia que nosotros, los escritores, plantearemos verdaderamente con rigor cuando nos pongamos a fotografiar. Así pues, también aquí el proceso técnico es, para el autor como productor, la base de su progreso político. Con otras palabras: sólo la superación de los ámbitos de competencia en el proceso de producción intelectual –que constituirían su orden, según la concepción burguesa—vuelve políticamente eficaz a esta producción; y las dos fuerzas
Mostrar más

16 Lee mas

Imágenes-huella en Christian Boltanski y Walter Benjamin

Imágenes-huella en Christian Boltanski y Walter Benjamin

Siguiendo esto, podemos decir que aura y huella conviven al decir de Benjamin en el mismo objeto: la mercancía. Pero es preciso aclarar que toda relación de tensión es para el autor necesariamente una relación de contradicción. Así, la huella invierte el comportamiento aurático definido como la manifestación irrepetible de una lejanía por más cercana que pueda estar. “La huella es aparición de una cercanía, por más lejos que ahora pueda estar eso que la ha dejado atrás. […] En la huella nos apoderamos de la cosa, el aura se apodera de nosotros” (Benjamin, 2007: 450).
Mostrar más

8 Lee mas

Justo una lectura: Walter Benjamin y los textos de la historia

Justo una lectura: Walter Benjamin y los textos de la historia

(8) “No una imagen justa, sino justo una imagen” (Godard, citado en Cangi, A., “Jean-Luc Godard: Poetizar sobre las ruinas entre la historia y el acontecimiento”, en: Godard, J.-L., Historia(s) del cine, Buenos Aires, Caja Negra, 2007, 41). (9) “Si se quiere considerar la historia como un texto, vale para ella lo que un autor reciente dice acerca de los textos literarios: el pasado ha consignado en ellos imágenes que se podrían comparar a las que son fijadas por una placa fotosensible. ‘Sólo el futuro tiene a su disposición reveladores lo bastante fuertes como para hacer que la imagen salga a relucir con todos sus detalles. Ciertas páginas de Marivaux o de Rousseau dejan ver un sentido secreto que los lectores de su época no pudieron descifrar completamente’ (Monglond). El método histórico es un método filológico cuyo motivo es el libro de la vida. ‘Leer lo que nunca fue escrito’, está en Hofmannsthal. El lector al que se refiere es el historiador verdadero” (Benjamin, W., “Apuntes, notas, variantes”, en: Sobre el concepto de Historia. Tesis, apuntes, notas, variantes, Buenos Aires, Piedras de papel, 2007a, 61).
Mostrar más

8 Lee mas

La modernidad como infierno : Luiz Ruffato desde Walter Benjamin

La modernidad como infierno : Luiz Ruffato desde Walter Benjamin

Luiz Ruffato es uno de los autores más prolíficos de la lite- ratura brasileña contemporánea. Lo es por su dominio escritural sin fisuras y también por su posicionamiento político respecto de las formas del capitalismo contemporáneo, al que critica con agu- deza y también con conocimiento de causa. Su ficción tiene que ver –en alguna medida– con su origen social y su clara pertenen- cia a la clase media baja a la que conoce al dedillo y de la que puede dar cuenta a través de sus incursiones narrativas sin miedo de errar. En la pentalogía «Infierno Provisorio» iniciada en 2005 y concluida en 2011 da cuenta de ese vasto mapa social de la pobreza tomando como foco una pequeña ciudad del interior de Minas, Cataguases. A lo largo de múltiples páginas corporiza la existencia de diferentes familias de una misma condición econó- mica que hace lo imposible por vivir y mejorar a cada día sus opciones de cara al futuro de sus hijos. Para poder entender el núcleo mismo de esta realidad proletarizada, el autor escoge la categoría «infierno» porque –aun en una versión secular– esa fi- gura del imaginario tiene que ver con la condenación a la que está expuesta un sector mayoritario de la población privado de sus necesidades básicas.
Mostrar más

175 Lee mas

El pasado, el presente y la reproducción de la tradición en Walter Benjamin

El pasado, el presente y la reproducción de la tradición en Walter Benjamin

En El Narrador, Benjamin contrapone dialécticamente la figura del narrador con los modos de reproducción de la tradición propios de la información; y a través de tal actualización, indaga en el vínculo entre narración y justicia. Como señalará el autor, la noticia vive sólo en el instante en que es nueva mientras que la narración no se desgasta, mantiene su fuerza acumulada. Es similar a las semillas de grano que, encerradas en las pirámides “al abrigo del aire conservan su poder germinativo hasta nuestros días” (8). Esta fuerza acumulada de la narración que la mantiene abierta a futuras y nuevas interpretaciones se debe a que, a diferencia de la información, prescinde de la explicación, proveyendo un espacio hospitalario para que la singularidad del acontecimiento se pueda expresar. El aura o actualización de los fenómenos es la belleza que se hace presente en lo que se desvanece, aquello que se manifiesta con su ocaso. En el caso del arte de narrar, éste llega a su fin y es entonces cuando algunos de sus aspectos despuntan como inactuales y reclaman ser rescatados. En palabras del autor, sólo a cierta distancia es posible ver los rasgos de narrador en Leskov.
Mostrar más

7 Lee mas

Walter Benjamin y sus usos profanos de la teología

Walter Benjamin y sus usos profanos de la teología

El intercambio acerca de la teología y la recepción misma del tratamiento benjaminiano de lo teológico entre los principales interlocutores contemporáneos de Benjamin ha sido crítico para la evolución de esta noción en el corpus. El más importante, en punto a lo teológico, ha sido sin duda Gershom Scholem, ya que éste ofició de guía privilegiado de Benjamin en todos los temas de teología, y particularmente en relación a la cábala y al misticismo judío, que marca de manera decisiva la concepción benjaminiana del tiempo mesiánico. En cuanto a los aspectos que Scholem criticó en su amigo, el más célebre de ellos es el del “rostro jánico”; Gershon Scholem escribe, en efecto, en su célebre libro de 1975 (2007: 298 y 303) que el Benjamín del exilio parisino se ha vuelto “jánico”, tironeado por la teología y el marxismo simultáneamente; y que una de las caras jánicas de Benjamín “ofrece a Brecht” y la otra a “Scholem” (p. 298); lo que caracteriza según Scholem la simultaneidad de trabajos de tenor contrapuesto con los que lidia Benjamin en 1936; a saber, en particular, el segundo ensayo sobre Kafka (encargado a Benjamin por Scholem mismo) y su conferencia de espíritu marxista acerca de “El autor como productor” (Obras, II, 2, 297-317). En cuanto a Kafka, tanto Scholem como Benjamin rechazan sin embargo la interpretación de Max Brod de las novelas de Kafka, donde Brod veía una suerte de teología implícita, representada por la gracia (El Castillo), la culpa (El Proceso) y la vida profana (América). Bernjamin y Scholem rechazan que en Kafka haya un sistema teológico de interpretación (Benjamin, 2014: 25-76). A contrapié de toda interpretación de la obra de Kafka, Benjamin señalará que si hubiera una interpretación, “Kafka se la llevó consigo”. Lo que en cambio Benjamin señala es la multiplicidad del juego alegórico y parabólico en el lenguaje kafkiano, a nivel del lenguaje mismo, y asociándolo a la tradición de la Haggadah, es decir de los relatos o narraciones que en la tradición judía debían ilustrar algún contenido de doctrina (Halajah). Pero aquí Benjamin señala que en el momento de concluir, lejos de reconciliarse sabiamente con la doctrina, el relato kafkiano extrae de algún lado un garrote y le asesta un golpe.
Mostrar más

8 Lee mas

Las reproducciones o por qué con ellas no se acaba el aura . Consideraciones sobre Walter Benjamin

Las reproducciones o por qué con ellas no se acaba el aura . Consideraciones sobre Walter Benjamin

Si bien es una de las categorías fundamentales de la teoría benjaminiana y tal vez la más debatida debido a que no existe un significado claramente definido en los escritos del autor, hay por lo menos dos acepciones principales: una más antigua, que la concibe como imagen de la historia en tanto sueño del que hay que despertar, y luego como categoría de análisis de la historia que replantea las formas de escribir la historia y las posturas teórico-ideológicas que el historiador adopta. Si la primera atiende a la convivencia ambigua de lo arcaico y lo moderno, de lo viejo y de lo nuevo situando la tensión dialéctica en el pasado obsoleto; la segunda define el presente como tiempo- ahora desde el cual es posible hacer saltar el pasado y construir el futuro.
Mostrar más

8 Lee mas

Crónica latinoamericana a través de la mirada de Walter Benjamin

Crónica latinoamericana a través de la mirada de Walter Benjamin

El flaneur-como-escritor era así el prototipo del autor-como-productor de cultura de masas. En vez de reflejar la verdadera condición de la vida urbana, distraía a los lectores de su aburrimiento. Para decirlo simplemente: el flaneur es en la sociedad capitalista un tipo social ficcional; de hecho, es un tipo social que escribe ficción. La flaneurie difundió un estilo de observación social que permeó la escritura del siglo XIX , mucha de la cual era producida para la sección de folletín de los nuevos periódicos masivos (Buck-Morss, 2005:133).
Mostrar más

10 Lee mas

El abordaje historiográfico desde Walter Benjamin: desecho, coleccionista y trapero

El abordaje historiográfico desde Walter Benjamin: desecho, coleccionista y trapero

Este artículo se propone revisar los desarrollos de Walter Benjamin sobre el trabajo del conocimiento histórico, haciendo énfasis particular en la noción de fragmento y de desecho como materia prima de ese trabajo. También intenta describir cómo aparecen para el autor las figuras del coleccionista y el trapero, entendiendo que ambas son pensables como índices de lo que denominamos una filosofía de la historia en su obra. Entendemos que estas figuras de la modernidad son importantes en Benjamin en tanto revelan un gesto que en el autor aparece emparentado con el de la construcción de conocimiento. El coleccionista cuida amorosamente sus objetos, los salva del olvido y de la carga de ser útiles para la sociedad. El trabajo del trapero, por su parte, se remite a levantar jirones y desechos, despreciados por esa misma sociedad del que es un outsider. En las dos figuras queremos rescatar la vocación de la historiografía crítica como pretensión de construir historias de los vencidos, de iluminar zonas invisibilizadas del pasado de la humanidad con la intención de denunciar lo injusto de la historia oficial que sostiene el presente de desigualdades. Finalmente, vinculamos las premisas benjaminianas con el actual intento de producir conocimiento desde este lugar comprometido y situado como es el de diversas corrientes feministas. Al desarrollo de esta búsqueda puede aportar una forma de hacer historia que se coloque en la urgencia de redimir el pasado en función de hacer estallar el presente.
Mostrar más

15 Lee mas

Walter Benjamin: el naufragio ineluctable (Fundamentos y Debate).

Walter Benjamin: el naufragio ineluctable (Fundamentos y Debate).

como un “naufragio ineluctable”, este ensayo da cuenta del modo en que durante la agonía de la república de Weimar él había fracasado en casi todo. En el campo del trabajo, en el campo político, en el campo de su vida personal. Pero la mirada de Benjamin sobre Baude- laire vale también para él mismo: la realidad de la desdicha lejos de cancelar corrobora el hecho de que tenía todo para convertirse en una leyenda. Su naufragio revela un principio rector de la época. Un principio formulado en su obra sobre el barroco alemán: “En el Mal absoluto nuestra subjetividad reconoce su desdicha”. Benjamin describió este mundo desde la perspectiva de los marginados: la bohemia, el fl aneur que se pierde en los pasajes de fl aneur fl aneur París, que desembocan en los grandes boulevares construidos por el barón de Hausmann. Siempre inquietado por descubrir en lo más insignifi cante lo más importante de un suceso. Sobre el concepto de la historia, que escribió después de su confi namiento en el campo de Nevers, en Francia, que padeció con Hannah Arendt y Arthur Köstler, vio la constitución real del mundo como un paisaje helado, donde la modernidad se transfi gura en un cúmulo de ruinas. Su intervención monumental hace de él quizás el autor del que más se ha escrito en todo un siglo. Su crítica al mito del progreso lo ha convertido en un autor que sigue escribiendo incluso después de su muerte.
Mostrar más

12 Lee mas

Crisis de la transmisión y montaje de citas en Walter Benjamin

Crisis de la transmisión y montaje de citas en Walter Benjamin

Es importante destacar que, si bien este inventario de fragmentos permite un sinfín de significados e interpretaciones, esto no implica una caída en la arbitrariedad, ya que la preocupación de Benjamin es, en primera instancia, de carácter político. El recurso del montaje tiene siempre como fin la interrupción o desestabilización de las estructuras de poder existentes y la producción de un cambio en el presente. Como sostiene Susan Buck-Morss, que el Libro de los Pasajes no tenga “una necesaria estructura narrativa, de modo que los fragmentos pueden ser libremente agrupados, no significa sugerir que carece de estructura conceptual, como si el significado de la obra fuese librado al capricho del lector” (Buck-Morss 2001: 72). En esta misma dirección, resulta útil recurrir a algunas de las Tesis incluidas en Sobre el concepto de historia, el así llamado “armazón teórico” del proyecto de los Pasajes. Aquí, y particularmente en la Tesis XIV, la técnica de la cita es descripta en términos de un “salto de tigre” al pasado (Benjamin 1996: 61). “Citar” la historia implica apropiarse de ciertas figuras del pasado como referencias actuales, a los efectos de interrumpir una historia sellada por la dominación. Es el caso de la Revolución Francesa que “se comprendía a sí misma como una Roma Rediviva” (ídem): Robespierre citaba a la antigua Roma como una referencia actual, para hacer saltar el continuum de la historia. Este modo de citar constituía un “salto” al pasado, que se apropia de éste para interrumpir una historia marcada por la continuidad monárquica (cf. Löwy 2005: 141). Ahora bien, lo central aquí radica en que, para el autor, dicho salto es uno tal que se remonta y trae al presente un determinado pasado: aquel que ha quedado frustrado, que no pudo llevar a cabo sus proyectos y que ha sido dejado de lado en la historia. Así, por ejemplo, la Liga Espartaquista citaba o traía al presente una injusticia que se remontaba a Espartaco, oyendo y apropiándose de los deseos de libertad de los esclavos romanos (58). En este sentido, la apertura de cierto pasado clausurado en un momento preciso del presente es una “acción política”:
Mostrar más

9 Lee mas

Walter Benjamin bajo el prisma de la felicidad

Walter Benjamin bajo el prisma de la felicidad

Esta construcción consiste en la labor de glosar, de ha- cer de los acontecimientos de la historia piezas “cortantes y tajantes”, piezas que, antes que encajar armónicamente en su impropio pasado, entren en conflicto en y con el pre- sente, mostrando su inmanente problematicidad, indicando su falta de plenitud. Como señala el autor en el “Fragmento teológico político”, esta perspectiva materialista de la historia no pretende una “restitutio in integrum religioso-espiritual” asentada en el concepto de inmortalidad. Antes bien, rumia- mos una noción distinta que alude a la mundanidad que, bajo el concepto de eternidad, remite a lo caduco: “siendo por su parte la felicidad ritmo de eso mundano eternamente efímero, pero uno efímero en su totalidad espacial y tempo- ral, a saber, el ritmo de la naturaleza mesiánica. Pues la na- turaleza es sin duda mesiánica desde su condición efímera eterna y total” (Benjamin, 2010 a: 207). Un pensamiento que se quiera crítico habrá de atender a esta eterna caducidad, pues solo acogiendo y reconociendo esta condición de todo lo existente podemos ser justos no solo con lo sido, sino también con la precariedad de lo que es.
Mostrar más

11 Lee mas

En los umbrales del archivo . Distancias y olvidos en la teoría de Walter Benjamin

En los umbrales del archivo . Distancias y olvidos en la teoría de Walter Benjamin

Así presenta en sus escritos la situación de ambigüedad que este proceso genera tanto en la práctica como en la teoría artística y filosófica, utilizando la ironía como metodología de escritura, que pone de manifiesto el hecho de que el autor conciba la existencia como proceso incompleto, materializándola en sus textos 30 y su método de trabajo: el montaje literario. “No tengo nada que decir. Sólo que mostrar. No hurtaré nada valioso, ni me apropiaré de ninguna formulación profesional. Pero los harapos, los deshechos, esos no los quiero inventariar, sino dejarles alcanzar su derecho de la única manera posible: empleándolos.” En este sentido, el recorrido cotidiano de los pasajes como estudio de lo concreto, algo de lo que comienza a ocuparse una disciplina que no solía abocarse a esos temas, se relaciona con la necesidad de ampliar la mirada crítica que postula este autor.
Mostrar más

12 Lee mas

¿Walter Benjamin filósofo? . Su inscripción en la filosofía como posición fronteriza

¿Walter Benjamin filósofo? . Su inscripción en la filosofía como posición fronteriza

Por ende, Benjamin se ubica desde fuera de la filosofía universitaria, pero no sin disputar a esta última su monopolio de la verdad, y de la justicia, desde el lugar de la crítica. Esta situación no ha sido ajena a que el status filosófico de su obra o de su condición se haya vuelto objeto de una célebre y temprana confrontación entre dos contemporáneos de Benjamin: Adorno y Arendt. Estos dieron dos célebres testimonios póstumos sobre el autor del Trauerspiel; bajo el título “El jorobado” (que alude como se sabe al pequeño diablillo que según Benjamin lo acompañaba en su infancia haciéndole zancadillas de todo tipo) Arendt señala de entrada que según ella Benjamin no era filósofo, sino que, sin ser tampoco poeta, “pensaba poéticamente” (Arendt 1990a: 142). Para asertar su figura, Arendt arriesga una forma negativa de definición, casi heterológica, como un haz de líneas de sentido, en fuga permanente: Benjamin tenía gran erudición, pero no era especialista, trabajaba sobre textos pero no era filólogo, se sentía atraído por la religión y la teología, pero no era ni creyente ni teólogo, era un escritor nato, pero su mayor ambición era producir una obra enteramente consistente en citas, tradujo del francés a Proust, Saint-John Perse y Baudelaire, pero no era un traductor; y, a pesar de haber escrito sobre el Barroco y de haber dejado la monumental obra de los Pasajes sobre el siglo XIX europeo y francés, no era historiador (Arendt 1990a: 140). Contra toda expectativa, Arendt afirma inclusive que Benjamin tampoco era crítico literario, a pesar de haber ejercido la crítica. Pero, cuando todo haría esperar que Benjamín resultaría así para Arendt en el lugar mismo de lo inclasificable, Arendt concede que en los raros momentos en que Benjamin se preocupó en definir “su posición en la vida”, lo hizo a título de crítico
Mostrar más

10 Lee mas

Benjamin Walter – Brecht Ensayos Y Conversaciones

Benjamin Walter – Brecht Ensayos Y Conversaciones

Aquí tenemos un ejemplo drástico de lo que sig­ nifica abastecer un aparato de producción sin trans­ formarlo. Transformarlo hubiera querido decir de­ rribar una de las barreras, superar alguna de las contradicciones, que encadenan la producción de la inteligencia. En este caso la barrera entre el texto y la imagen. Lo que debemos exigir del fotógrafo es la capacidad de darle a su toma la leyenda que la arranque al consumo de moda y le confiera un valor de utilidad revolucionaria. Pero esta exigencia será más explícita aún cuando nosotros —los escritores— nos acerquemos a la fotografía. También aquí el pro­ greso técnico es, para el autor como productor, la base de su progreso político. En otras palabras: esa producción solo llega a ser políticamente apta cuan­ do logra superar las competencias en el proceso de la producción espiritual que, según la concepción burguesa, constituyen el orden de dicha producción; y las barreras de la competencia deben ser rotas por las fuerzas productivas que esas barreras intentan separar. El autor como productor, al experim entar su solidaridad con el proletariado, experimenta a la vez su solidaridad inmediata con algunos otros pro­ ductores que antes no tenían mucho que decirle. Ha­ blé del fotógrafo; quiero agregar brevemente unas
Mostrar más

118 Lee mas

Historia y literatura en Walter Benjamin, una aproximación metodológica

Historia y literatura en Walter Benjamin, una aproximación metodológica

exposición de la verdad, debe atender al ejercicio de dicha forma. Pero Benjamin afirma que la verdad no puede ser revelada directamente, por lo tanto, a diferencia de la doctrina, el tratado filosófico permite la exposición como el elemento principal del método. Con la exposición, el tratado asume la forma de una interrupción, es decir que admite el rodeo y el acto de recomenzar sobre lo mismo. La preocupación sobre el acercamiento al objeto de investigación, o dicho más precisamente, acerca de los supuestos inscritos en la relación sujeto-objeto, ya aparece, aunque sin la densidad teórica del «Prólogo epistemocrítico», pero con la misma complejidad que impone el problema, en «Las afinidades electivas» de Goethe. Allí, por ejemplo, Benjamin expresa su impugnación a la tradición crítica literaria de Goethe, en particular a la lectura realizada por Gundolf, que parte solo de un interés por «establecer una norma» en el autor y que recae en lo que él llama un «pensamiento mítico» 6 gracias al cual toda pregunta e indagación acerca del
Mostrar más

8 Lee mas

Aura y experiencia en Walter Benjamin

Aura y experiencia en Walter Benjamin

Felipe Montero, es la excusa que el autor de Aura encuentra para emparejarnos como lectores con su circunstancia, en el primer contacto con su objeto de estudio: “siempre has creído que en el viejo centro de la ciudad no vive nadie. Pero allí está el viejo palacio colonial con las nomenclaturas identificatorias de la casa, que han sido revisadas, superpuestas y confundidas” (Fuentes, 1961). Es decir, la operación dialéctica que obra Carlos Fuentes por medio de la situacionalidad de Montero, en su oficio de historiador, en su praxis, “(…) revisa todo el día los papeles pasando en limpio los párrafos que piensa retener, redactando los que parecen débiles, fumando cigarrillo tras cigarrillo y reflexionando que debe espaciar su trabajo para que la canonjita se prolongue lo más posible” (Fuentes, 1961). Le conmina a la búsqueda de pequeñas certezas, un conocimiento verdadero que recupera en espejos, fotos, papeles en un baúl, miradas y guiños históricos.
Mostrar más

6 Lee mas

Rescatando a Walter Benjamin   Rescuing Walter Benjamin   pp. 123-130

Rescatando a Walter Benjamin Rescuing Walter Benjamin pp. 123-130

Rev. F@ro | Valparaíso, Chile | Nº 17 (2013) | e-ISSN 0718-4018 126 texto, indica que el arte bajo el desarrollo de la gran producción tecnológica, se encuentra imposibilitado a continuar con la contemplación elitista y sagrada que lo caracterizó en la antigüedad. Las imágenes, al ser reproducidas y masificadas, alteran la relación espectatorial de las mismas, situándonos en una nueva complejidad, donde las construcciones artísticas no escapan de ser usufructuada por los grupos de poder. John Berger, reconocido crítico de arte inglés, en su texto “Modos de ver”, trabajo inspirado del documental del mismo nombre realizado por la BBC en 1972, indica que “El arte del pasado ya no existe como existió en otro tiempo. Ha perdido su autoridad. Un lenguaje de imágenes ha ocupado su lugar. Y lo que importa ahora es quién usa ese lenguaje y para qué lo usa” (Berger, 2005: 41). Este rescate de lo significativo en lo pequeño y lo trivial, será para Sarlo lo que caracteriza la originalidad de la obra del autor de “Para una crítica de la violencia”.
Mostrar más

8 Lee mas

Show all 10000 documents...