PDF superior El superlativo absoluto en el español peninsular del siglo XX

El superlativo absoluto en el español peninsular del siglo XX

El superlativo absoluto en el español peninsular del siglo XX

lo haga como un adverbio de grado). Mientras que el primer caso se atestigua en la mayoría de las lenguas romances o el griego (molt en catalán, molto en italiano, muito en portugués, πολύ en griego, e incluso en zonas del español peninsular como La Rioja, Navarra, Aragón o áreas de Andalucía oriental, de acuerdo con Llorente), el segundo se manifi esta en muchas otras. Por ejem- plo, el inglés posee very como adverbio para el superlativo absoluto y much / many como adjetivo indefi nido cuantifi cador. La forma very proviene del francés vrai (‘verdadero’) y se introduce en la lengua común en época medie- val; la especialización de much (también de época medieval) es una herencia de mickle (‘gran cantidad’), de origen germánico. Asimismo, como en español, la unión con los adverbios more y less (‘más’ y ‘menos’) induce la expresión de much en lugar de very (Lass y otros). El alemán también se caracteriza por un comportamiento similar, puesto que distingue entre sehr (‘muy’) y viel (‘mu- cho’), aunque el primero puede cuantifi car una acción (imposible en español, aunque no con mucho), como en Ich arbeite sehr (‘Trabajo mucho’) (Keller); el inglés opta por la concatenación de very más el cuantifi cador para estos casos: I work very much (‘Trabajo mucho’). En el caso del francés, el heredero moult funcionaba como el resto de sus homólogos romances (variable e invariable), pero decayó en el siglo XVI a expensas de la lexicalización de beaucoup. Sin
Mostrar más

15 Lee mas

Las relaciones literarias en el espacio peninsular en las primeras décadas del siglo XX : contribución al estado de la cuestión

Las relaciones literarias en el espacio peninsular en las primeras décadas del siglo XX : contribución al estado de la cuestión

La mayor atención que las relaciones en foco han suscitado deben bastante al fenómeno Pessoa, por lo menos en relación a la presencia portuguesa en el sistema literario español; en este sentido, Ángel Crespo no dudaba en afirmar la verdad es que […] es a Fernando Pessoa – o más bien a su obra- a quien se ha de considerar como la sombra protectora del entendimiento que, de unos años a esta parte, ha empezado a producirse y – lo que no es menos importantes- a proclamarse entre el arte y, sobre todo, entre la literatura de España y de Portugal (1990: 371-372; cursivas en el original).
Mostrar más

6 Lee mas

La renovación del teatro español en el último tercio del Siglo XX

La renovación del teatro español en el último tercio del Siglo XX

Este panorama, sin embargo, no es tan tajante como dejan entrever los críticos, pues de él emergen dos figuras notables por su inteligencia teatral, aunque alejadas entre ellas por su percepción de la realidad. Nos referimos a Buero Vallejo y a Alfonso Sastre. El primero estrena, ya durante la era democrática (a partir de 1975) sus dos obras Jueces de la noche, (representada por primera vez en 1979) y El tragaluz: ambas fueron objeto de una excepcional acogida, quizá porque el teatro de Buero recoge de nuevo, expresándolas brillantemente, las inquietudes inherentes al espíritu humano, ahondando de nuevo en las paradojas y los límites de la libertad humana, de la soledad.... Por su parte, Sastre, un acérrimo comunista, no ha conseguido desligar su producción teatral de su obediencia política, y por esa causa concibe el teatro como un instrumento de acción supuestamente revolucionaria, dirigido contra el Franquismo, al cual no consiguió destruir, como pretendía, pues bajo esas premisas resultaba inaceptable para el Régimen, que lo sometió al más absoluto ostracismo. No obstante, gozó de algún renombre durante la era democrática, cuando estrenó Los últimos días de Enmanuel Kant contados por ETA Hoffmann (1990). Su gran éxito estuvo constituido por La taberna fantástica (1985), texto escrito en los sesenta. Esta pieza rezumaba neorrealismo, pero anticipaba también la búsqueda de la tragedia compleja. Desde hace algún tiempo, las extremosas opciones políticas manifestadas por Sastre han marginado a este dramaturgo (4) .
Mostrar más

17 Lee mas

Ocho miradas al pensamiento español del siglo XX

Ocho miradas al pensamiento español del siglo XX

Ya que la posibilidad de que exista esta rivalidad entre los sexos es real, hombres y mujeres han acatado históricamente, y de común acuerdo, la reparti- ción y la fijación de actitudes sociales que la conducta heterosexual establece, lo cual posibilita la creación de una heteroespiritualidad que “subsana ese trance difícil, y esencialmente dramático, que es el amor del alma individual”. Puesto que el sujeto sólo puede aspirar al conocimiento del otro si logra percibirlo como un alma individual distinta de la propia, Chacel explica el secular rechazo social del amor homosexual, porque implica el incumplimiento de la formaliza- ción ideal y restrictiva que salva la individualidad del hombre; de ahí también que el hombre tema el desarrollo espiritual de la mujer, pues acabaría con las formalizaciones ideales que le confieren su individualidad inalienable. “Trato, en suma, de probar que toda diferenciación genérica de los sexos, todo lo que delimite los reductos psíquicos de uno y otro, siguiendo el módulo de la diferen- ciación sexual orgánica que determina la función de cada uno, lejos de vitalizar la lucha erótica le proporciona solamente un falso derivativo. El «amor por el alma individual» sólo puede realizarse cuando la individualidad de ese alma se nos revela como secreto absoluto, sin vía de acceso manifiesta. Todo atributo o determinación que haga a ese alma relativa a algo, la desposee de su esencial virtud de ser ella misma. Pues bien, este prurito de hallar el alma individual exenta de toda posible clasificación o jerarquización que no estribe en su singu- lar esencia, es el verdadero móvil íntimo de nuestra época, como jamás lo fue en aquéllas que se diputaron de individualistas” 41 .
Mostrar más

143 Lee mas

EL EJÉRCITO ESPAÑOL A LO LARGO DEL SIGLO XIX Y PRIMER TERCIO DEL XX: del constitucionalismo a la dictadura

EL EJÉRCITO ESPAÑOL A LO LARGO DEL SIGLO XIX Y PRIMER TERCIO DEL XX: del constitucionalismo a la dictadura

El aspecto realmente interesante va a ser la adhesión del campesinado al absolutismo. La historiografía en ocasiones ha pretendido explicar este fenómeno recurriendo a la manipulación propiciada por el analfabetismo de las clases más bajas, no obstante, ya en los años ochenta, Jaume Torras 26 , abrirá el debate sobre las causas profundas por las que el campesinado se situará junto al absolutismo. Esta visión se hace la pregunta clave: ¿Qué le ofrece el liberalismo a estos sectores campesinos? Ofrece libertades individuales o colectivas, división de poderes etc., lo cual, no repercute en la vida cotidiana del campesino. Al contrario, le es más favorable en la óptica absolutista, la existencia de un monarca absoluto que le libre de esos grandes males representado en los grandes oligarcas que le oprimen y le cobran impuestos.
Mostrar más

65 Lee mas

Rumor de clásicos: el grito de algunos autores «invisibles» del teatro español del siglo XX

Rumor de clásicos: el grito de algunos autores «invisibles» del teatro español del siglo XX

Los autores y obras de los que nos vamos a ocupar no guardan entre sí una rela- ción especial, no pertenecen a un mismo «movimiento», ni siquiera a un segmento temporal especialmente concreto, sino a otro tan amplio como la segunda mitad del siglo XX con obras de posguerra e, incluso, posdictadura; tampoco les une un espa- cio geográfico; ni siquiera un tratamiento similar de la materia clásica. Sólo me atre- vería a decir que les une el ser autores marginados de los escenarios comerciales, con una difusión muy limitada, y el hecho de servirse de motivos clásicos (concretamen- te Orestes y Fedra). Los nombres de Antonio Martínez Ballesteros, Ramón Gil No- vales, Juan Germán Schroeder y Julián Gállego, no son especialmente conocidos o populares en la escena española, y no precisamente por carecer de interés, autores que comienzan a producir en los años 50 y 60 que hacen un teatro de protesta y que son sistemáticamente marginados de los escenarios por la función crítica de su teatro. In- tentamos aquí presentar un «algo» orgánico, partiendo de la idea básica de que son al- gunos de los representantes «invisibles» de nuestro teatro, inexistentes si atendemos a la función pública del teatro y al impacto en nuestra sociedad de su obra: bloque coherente en sus propósitos, diverso en forma y resultados, que lucha por su existen- cia como dramaturgos 3 . Nuestro teatro comercial no les ha dado paso y, en cualquier caso, inéditas o estrenadas, sus obras aguardan un ambiente propicio de descubri- miento. A ello espera contribuir este trabajo; a ello y a animar a su lectura y, ¿por qué no?, a su puesta en escena.
Mostrar más

18 Lee mas

Prensa étnica e inmigración. El periodismo español en México en el primer tercio del siglo XX

Prensa étnica e inmigración. El periodismo español en México en el primer tercio del siglo XX

español en México no quedó al margen del vendaval revolucionario, sino que se sumergió en él, lo criticó, tomó partido y sufrió, por tanto, las consecuencias. El conflicto acabó con el dinamismo periodístico de los españoles que había caracterizado la primera década del siglo y con las condiciones de posibilidad de sostener una prensa propia. Si pudo apenas sobrevivir en coyunturas tan conflictivas de la historia mexicana como esta fue debido a la renuncia a la autonomía en sus empresas periodísticas y la participación plena en las ajenas, fueran mexicanas o peninsulares. Las que existieron, escasamente financiadas y por tanto poco longevas, como El día español de Florisel en los años veinte, compitieron en condiciones muy desventajosas con el auge abrumador de la prensa mexicana de tirada masiva, que arrastró en su crecimiento a las pequeñas iniciativas de la colectividad española.
Mostrar más

28 Lee mas

El Organicismo español de la segunda mitad del siglo XX: El caso de Heliodoro Dols Morell

El Organicismo español de la segunda mitad del siglo XX: El caso de Heliodoro Dols Morell

La totalidad del conjunto de Torreciudad (Fig. 65) está formado por el edificio principal, la iglesia, una agrupación secundaria que consta de tres casas de convivencia espiritual y una zona ocupada por el Instituto Mariológico de Torreciudad compuesta por biblioteca, despachos, zona de proyección…Por otro lado en volúmenes dispersos aparecen una antigua oficina de información, hoy en día convertida en espacio expositivo, una nueva oficina de información, más grande que la anterior y más equipada con diversos servicios para los visitantes, la antigua ermita junto con unas viviendas para trabajadores y voluntarios, la vieja torre del siglo XI y unas pequeñas casas alejadas del entorno principal que destacan por su tejado cónico. Todos estos usos dispersos son unificados a través de una gran explanada flanqueada por unos pasos-miradores sobre arcos de piedra y mediante el uso de caminos que conectan otros elementos más lejanos del Santuario. La unidad formal se aprecia gracias al uso del material, piedra y ladrillo, aunque el todo está formado por volúmenes y piezas heterogéneas y dispersas, se aprecia dicha unidad total que conforma un único proyecto.
Mostrar más

69 Lee mas

Gramáticas de español para italófonos de la segunda mitad del siglo XX: análisis del verbo

Gramáticas de español para italófonos de la segunda mitad del siglo XX: análisis del verbo

Resumen: Nuestro objeto de estudio es el análisis del tratamiento de las perífrasis verbales y de las formas de la conjugación de indicativo en un corpus constituido por cuatro gramáticas de español para italófonos publicadas en Italia en la segunda mitad del siglo XX, concretamente entre 1967 y 1994. Comprobaremos que el análisis de las perífrasis es predominantemente semántico, si bien los autores hacen algunas referencias a la sintaxis de estas construcciones. En el caso de los tiempos de la conjugación, encontramos más información en aquellos casos en que la forma española y su equivalente en italiano presentan mayor número de diferencias en el significado y en el uso. Dado que estas obras están destinadas a estudiantes italófonos, entendemos estas características desarrolladas en su análisis.
Mostrar más

14 Lee mas

Sobre el cuento literario en español a principios del siglo XX: Darío, Miró, Unamuno

Sobre el cuento literario en español a principios del siglo XX: Darío, Miró, Unamuno

2. Gálvez Yagüe ha sintetizado con estas palabras algunas de sus principales características: "Los cuentos de Unamuno, breves, fibrosos, de poca ficción, restringi[r]

10 Lee mas

Relación de disposiciones de Derecho turístico español dictadas a lo largo del siglo XX

Relación de disposiciones de Derecho turístico español dictadas a lo largo del siglo XX

Orden de 19 de enero de 1993, BOCyL de 27 de enero, corrección de errores de 15 de febrero, por la que se convoca concurso público para la concesión de subvenciones a los Centros de Inic[r]

220 Lee mas

La refundición en el teatro español del siglo XX : Lope de Vega y Alfonso Sastre

La refundición en el teatro español del siglo XX : Lope de Vega y Alfonso Sastre

El tema de la homosexualidad es un recurso desarrollado en Lope de Vega a partir del cambio de vestuario de las dos mujeres y es más un recurso cómico que una ¡dea que desarrolle el pers[r]

18 Lee mas

Las diferentes variedades dialectales del español en el doblaje: el español mexicano y el español peninsular

Las diferentes variedades dialectales del español en el doblaje: el español mexicano y el español peninsular

Siguen apareciendo más expresiones como volarse algo: «Con esa te la volaste» (ejemplo n. º 27), con el sentido de ser lo más; ser un trucha: «Pero estese trucha: nada de hogueras ni fuegos artificiales» (ejemplo n. º 28), que según la RAE significa «ser sagaz»; botarse la canica: «Drac… ¿se te botó la canica?» (ejemplo n. º 30), que según el diccionario de Oxford en español significa «actuar [una persona] de modo descontrolado y sin razón»; «limpiar sus gracias», traducción de «Let me just clean up their filth» (ejemplo n. º 31); y volarse la barda: «Todo el mundo se voló la barda esta noche» (ejemplo n. º 39), que según la web Jergas de Habla Hispana (2015) significa: «lucirse, sobresalir, salir airoso en la ejecución de una tarea».
Mostrar más

48 Lee mas

Siglo XX

Siglo XX

La importancia que Le Corbusier le otorga al hombre como eje de sus construcciones, queda expuesta a través de su sistema ‘modulor’, basado en el cuerpo humano como base de medidas armónicas para la espacialidad. El arquitecto afirma que “... uno debe intentar dar siempre con la escala humana ...” (Choay, 1961, p.19) dejando en claro su preocupación porque el espacio nunca pierda esa proporción, más allá de sus búsquedas personales a partir de efectos ópticos. De este modo, según el modulor, las dimensiones y ademanes del cuerpo humano son las unidades de medida para la arquitectura. Por ejemplo, la altura media de un hombre, la extensión del brazo, el pie, etc., serán las medidas de las puertas, ventanas o columnas. Cada uno de los elementos que componen Ronchamp ha sido determinado y elegido de acuerdo a este sistema de medidas. Así, Le Corbusier consigue que el hombre del siglo XX, tan extraño y pequeño dentro de las construcciones pasadas, se sienta a gusto, seguro y protegido frente a un todo armónico cuyos diferentes módulos lo integran y lo incluyen.
Mostrar más

16 Lee mas

Los empresarios españoles del siglo XX  Notas para un perfil del empresariado español de la pasada centuria

Los empresarios españoles del siglo XX Notas para un perfil del empresariado español de la pasada centuria

bajadores durante, al menos, la primera mitad del siglo XX. Los fines perseguidos por esta manera de actuar han sido: mantener la paz social dentro de sus empresas, evitar la in- fluencia de los sindicatos de clase en ellas y conseguir el mayor grado de identificación de los trabajadores con las mismas. Estos objetivos han sido especialmente persegui- dos en el caso de las empresas de tradición familiar, a veces muy enraizadas en un deter- minado territorio de la geo- grafía nacional, en las que la relación personal del empresa- rio con sus trabajadores y em- pleados y la fidelidad de mu- chos de ellos -en ocasiones premiada con pequeñas parti- cipaciones accionariales- ha permitido asimismo que no pocos puestos de trabajo hayan pasado de padres a hijos, y que el parentesco haya sido la me- jor carta de presentación para aceptar a los nuevos. No obs- tante, debe admitirse también que en la base de este paterna- lismo industrial se encuentran las convicciones católicas de la mayoría de los empresarios; convicciones que, en materia social y laboral, recibieron una clara orientación de búsqueda de un orden cristiano, basado
Mostrar más

32 Lee mas

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

El kantismo en varias de sus formas ha contado entre nosotros unos pocos representantes de notable agudeza de ingenio y vigor sistemático. Es el primero losé María Rey y Heredia († 1861), profesor de Matemáticas, de Lógica y de Psicología, autor de una atrevida Teoría trascendental de las cantidades imaginarias, que revela un conocimiento directo de Kant. Sus grandes dotes lógicas lucen en el Curso de Psicología y Lógica (1849), compuesto en colaboración con Monlau. Más tarde representa el kantismo, en la forma racionalista y crítica de Renouvier, Matías Nieto Serrano († 1902), filósofo y médico, una de las más notables figuras de la ciencia española del siglo XIX, autor de incontables escritos; los más interesantes desde el punto de vista filosófico son: Bosquejo de la ciencia viviente (1867), La naturaleza, el espíritu y el hombre (1877), Filosofía de la naturaleza (1884) e Historia crítica de los sistemas filosóficos (1877-98). El estilo de Nieto Serrano es abstracto y deja atrás en ocasiones a Sanz del Río. Figura de controversia es el discípulo de Kuno Fischer en Heidelberg, José del Perojo y Figueras, cubano, muerto en Madrid el 1908, hombre erudito, típico representante de los intelectuales formados en Alemania, animados de un celo proselitista en pro de una europeización cultural de España. Funda con este fin la «Revista Contemporánea», inicia una «Biblioteca de Filósofos modernos» (tres primeros volúmenes dedicados a Descartes y Spinoza), y emprende una traducción de la Crítica de la razón pura, de Kant; la misma tendencia inspira los Ensayos sobre el movimiento intelectual en Alemania (1875). Perojo traduce la obra disolvente del inglés Draper, Los conflictos entre la ciencia y la religión (1876), lugar común del sectarismo irreligioso de su tiempo; se verá también envuelto en la contienda con Menéndez Pelayo. También sigue el kantismo por algún tiempo el krausista Manuel de la Revilla, que después, como otros krausistas, evolucionó al positivismo.
Mostrar más

209 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

Dos observaciones pueden servir para concluir este panorama. La primera, señalar cuán superficial demostró ser el arraigo del comunismo en la enorme área que había conquistado con más rapidez que ninguna ideología desde el primer siglo del islam. Aunque una versión simplista del marxismo-leninismo se convirtió en la ortodoxia dogmática (secular) para todos los habitantes entre el Elba y los mares de China, ésta desapareció de un día a otro junto con los regímenes políticos que la habían impuesto. Dos razones podrían sugerirse para explicar un fenómeno histórico tan sorprendente. El comunismo no se basaba en la conversión de las masas, sino que era una fe para los cuadros; en palabras de Lenin, para las «vanguardias». Incluso la famosa frase de Mao sobre las guerrillas triunfantes moviéndose entre el campesinado como pez en el agua, implica la distinción entre un elemento activo (el pez) y otro pasivo (el agua). Los movimientos socialistas y obreros no oficiales (incluyendo algunos partidos comunistas de masas) podían identificarse con su comunidad o distrito electoral, como en las comunidades mineras. Mientras que, por otra parte, todos los partidos comunistas en el poder eran, por definición y por voluntad propia, élites minoritarias. La aceptación del comunismo por parte de «las masas» no dependía de sus convicciones ideológicas o de otra índole, sino de cómo juzgaban lo que les deparaba la vida bajo los regímenes comunistas, y cuál era su situación comparada con la de otros. Cuando ya no fue posible seguir manteniendo a las poblaciones aisladas de todo contacto con otros países (o del simple conocimiento de ellos), estos juicios se volvieron escépticos. El comunismo era, en esencia, una fe instrumental, en que el presente sólo tenía valor como medio para alcanzar un futuro indefinido. Excepto en casos excepcionales —por ejemplo, en guerras patrióticas, en que la victoria justifica los sacrificios presentes—, un conjunto de creencias como estas se adapta mejor a sectas o élites que a iglesias universales, cuyo campo de operaciones, sea cual sea su promesa de salvación final, es y debe ser el ámbito cotidiano de la vida humana. Incluso los cuadros de los partidos comunistas empezaron a concentrarse en la satisfacción de las necesidades ordinarias de la vida una vez que el objetivo milenarista de la salvación terrenal, al que habían dedicado sus vidas, se fue desplazando hacia un futuro indefinido. Y, sintomáticamente, cuando esto ocurrió, el partido no les proporcionó ninguna norma para su comportamiento. En resumen, por la misma naturaleza de su ideología, el comunismo pedía ser juzgado por sus éxitos y no tenía reservas contra el fracaso.
Mostrar más

190 Lee mas

El siglo XX en Hispanoamérica

El siglo XX en Hispanoamérica

cotidiana surge habitualmente lo mágico, lo fantástico, como una experiencia individual, para transformarlo todo, sin perder contacto con la realidad..   Interés por lo existencial: [r]

41 Lee mas

Gnosis en el Siglo XX

Gnosis en el Siglo XX

El portador de ese sublime conocimiento fue huésped de nuestro suelo Cuzcatleco allá por el año 1955, en el mes de Octubre; posiblemente fueron los vientos de aquel Octubre quienes lo trajeron por acá. Nadie en aquellos días fue capaz de imaginar siquiera de quién se trataba, era un personaje desconocido y en tales condiciones nada había en él que llamara la atención, de no ser su enseñanza. Tuve la oportunidad por decirlo así, de verle y escucharle; me llamó la atención su acento extranjero y el aplomo con que hablaba. La autoridad que demostraba en el dominio de un conocimiento aparentemente nuevo, pero que en verdad es tan viejo como la existencia misma del hombre sobre la tierra; daba la impresión de que sabía a la perfección lo que hablaba, que conocía al dedillo lo que afirmaba y que poseía poderes superiores a lo común y corriente. Que todo lo que decía lo vivía de momento en momento y no simplemente por haberlo leído. Me di cuenta que estaba frente a un hombre que poseía la verdadera Sabiduría, no la Sabiduría de este siglo ni de los príncipes de este siglo que se deshacen; era nada menos que la Sabiduría de Dios en Misterio, la Sabiduría Oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, como lo afirmó San Pablo.
Mostrar más

67 Lee mas

TEATRO DEL SIGLO XX

TEATRO DEL SIGLO XX

individuales, rasgo que lo llevará a esa tendencia narrativa o épica que toda la crítica ha encontrado en el centro mismo de sus concepciones dramáticas. Las piezas se ofrecen como crónicas, imágenes de la vida social. Lo lírico ingresa, en todo caso, por la continua intercalación de música y baladas: elemento que también aleja bastante a este teatro de la escena tradicional. Como puede verse, una vez más el realismo del siglo XX, aún cuando por cierto existe, no suele asumir la forma de un naturalismo rasero y

15 Lee mas

Show all 10000 documents...