PDF superior Violencia contra la mujer, una mirada diferente

Violencia contra la mujer, una mirada diferente

Violencia contra la mujer, una mirada diferente

En el campo filogenético, se habla de que para llegar al establecimiento de la figura de hombre y mujer que hoy en día conocemos, el proceso evolutivo partió, probablemente antes del terciario, desde una única reproducción de la vida, la asexual; la vida se reproducía por simple división celular, fisión o división uniparental asexual. Después de millones y millones de años, aparecería el morfo macho-hembra y con ellos la reproducción sexual que conformarían los dos polos de una misma realidad, pero que con la aparición de la fecundación interna, va a tener implicaciones de comportamientos diferentes según los sexos; la mujer, por poseer el organismo de producción de óvulos, se va a enfocar en la concepción y gestación del embrión, y esta implicación va a tener que extenderse a un nivel extrauterino, puesto que el niño debe ser proveído de un ambiente de desarrollo que reemplace el útero hasta que alcance su autonomía (Grupo Mujer y Sociedad, 1991, p. 26). En este orden biológico no existían los conceptos de amos ni esclavos, de superiores e inferiores, de hembras oprimidas ni machos opresores; sólo existían dos polos necesarios y complementarios en un espacio llamado vida. Es así como se puede decir, después de esta corta explicación, que la génesis de la opresión de la mujer, es ante todo histórica y que, si bien, se nace mujer, es la historia la que construye nuestra feminidad, como se mostrará a continuación.
Mostrar más

170 Lee mas

VIOLENCIA DE PAREJA. REPERCUSIONES EN LA SALUD MENTAL DE LA MUJER

VIOLENCIA DE PAREJA. REPERCUSIONES EN LA SALUD MENTAL DE LA MUJER

En los dos últimos siglos, un conjunto de hechos y doctrinas, enraizados en defender los derechos humanos y en la convicción de igualdad entre sexos, ha irrumpido vigorosamente. Como parte de esa lucha por la defensa de la mujer (principal víctima del desequilibrio), desde el último tercio del siglo XX ha aumentado el interés por la violencia de pareja (VP). En la sanidad también se refleja este interés por el estudio, sobre la salud femenina, de la VP. Tradicionalmente tuvieron más relevancia las repercusiones físicas de esta violencia pero, en las últimas décadas, se enfatiza más en el impacto psicológico de ésta. Realizamos una revisión bibliográfica, sistematizando los hallazgos principales. A mayor conocimiento del problema mayor posibilidad de abordaje preventivo y terapéutico eficaz. La Enfermera/o, en primera línea de atención al enfermo, debe asumir estos conocimientos y tener un papel relevante en la detección y abordaje de la VP.
Mostrar más

5 Lee mas

Violencia contra la mujer

Violencia contra la mujer

Existe otro tipo de violencia en contra de la mujer: los actos o tentativas relacionados con el reclutamiento, trans- porte, comercio, recepción o alojamiento de la mujer en una comunidad distinta a la de su residencia, en contra de su vo- luntad. Actos realizados mediante engaño, coacción o some- timiento por deudas que debe pagar, realizando trabajos de diversa índole (domésticos, servidumbre sexual o condicio- nes de esclavitud). La explotación sexual de mujeres es una forma de discriminación y dominación sobre sus derechos humanos, por lo tanto, constituye otra forma de violencia en contra de ellas. La ONU lo define como formas contemporá- neas de esclavitud con tres métodos de reclutamiento: Se- cuestro: Es tomada a la fuerza y se le retiene, para su poste- rior comercialización sexual: Venta: Es un contrato en vir- tud del cual la mujer es transferida a dominio ajeno por un precio pactado. Engaño: Procedimiento utilizado por trafi- cantes para introducirla a redes de explotación sexual bajo falsa promesa de un trabajo bien remunerado y una vida me- jor. Es difícil conocer una cifra verdadera de mujeres vícti- mas de tráfico sexual, debido a que las víctimas son reacias a denunciar la situación por miedo a represalias o la humilla-
Mostrar más

5 Lee mas

Factores de riesgo en la violencia contra la mujer en el municipio de Ventaquemada (Boyacá) desde una mirada de trabajo social

Factores de riesgo en la violencia contra la mujer en el municipio de Ventaquemada (Boyacá) desde una mirada de trabajo social

En este caso la violencia sexual es aquella considerada como la acción agresiva que atenta contra la intimidad, dignidad, imagen y libertad de la persona, ya que estos actos causan daños tanto físicos como emocionales, los cuales limitan la sexualidad libre y la vida reproductiva, así como en la credibilidad de este género hacia el hombre o su cónyuge, como se aprecia en el caso de las mujeres ventaquemenses. Dentro de este tipo de violencia se encuentra “la violación, forzamiento, abuso, acoso, burlas respecto a su comportamiento, insultos, agresión durante la relación, sadismo y obligación a tener relaciones cuando no se desea” (Gallardo, Gallardo, Núñez y Varela, 2009, p. 134). Ante la violencia económica se determina que se caracteriza por la utilización de poder económico o monetario con el objetivo de dominar, subordinar y crear dependencia de la mujer hacia su pareja. Esto por medio del uso del lenguaje verbal, la destrucción de bienes y la prohibición del consumo y manejo de dinero propio. Este tipo de violencia es influenciada por los subsistemas en los cuales se desarrolla el sujeto, como en el caso de la mujer del municipio de Ventaquemada, ya que en el contexto se presentan patrones de machismo, sumisión e invisibilización del papel social de la mujer.
Mostrar más

12 Lee mas

INSTITUTO MUJER. MUJER, DISCAPACIDAD Y VIOLENCIA

INSTITUTO MUJER. MUJER, DISCAPACIDAD Y VIOLENCIA

Desde ese punto de vista, la violencia de género implica la vio- lencia ejercida contra las mujeres por los hombres, y esta afir- mación se ha difundido ampliamente a raíz del Congreso so- bre la Mujer celebrado en Beijing en 1995 bajo los auspicios de la ONU. Con ella se identifica la violencia, tanto física como psicológica, que se ejerce contra las mujeres por razón de su sexo como consecuencia de su tradicional situación de some- timiento al varón en las sociedades de estructura patriarcal. Davies (2000) manifiesta que los abusos domésticos están ac- tualmente reconocidos como una de las formas principales y universales que utilizan los hombres para discriminar a las mujeres, mientras ellos retienen para sí el poder, el dominio y los privilegios. Esto es así porque frecuentemente los agentes sociales no discriminaban —no discriminan aún en muchas situaciones—, adecuadamente las sutiles y confusas formas de violencia que sufrían y sufren las mujeres en la vida coti- diana por parte de sus parejas o maridos. Hoy parece que en alguna medida «han dejado de ser parte del problema del tra- tamiento del maltrato doméstico» y los profesionales de la sa- lud, de los servicios sociales o de las fuerzas y cuerpos de se- guridad del Estado entienden también ya que el abuso es una parte de una sucesión continuada de conductas no deseadas, coercitivas, crueles y sexistas, violentas en suma. (Mullender, 2000).
Mostrar más

199 Lee mas

Violencia a la mujer y sus relaciones con la práctica pedagógica : una mirada desde los saberes de los maestros en formación del PCLB

Violencia a la mujer y sus relaciones con la práctica pedagógica : una mirada desde los saberes de los maestros en formación del PCLB

Es un interés por mostrar y buscar prácticas del diario vivir, que posibilite pensar en que existe una violencia que en ciertas ocasiones es invisibilizada como las labores que tienen las mujeres al ser madres y deben atender a los hijos, al esposo, al hacer el oficio de la casa, en la cocina, o cuando la niña debe quedarse para aprender las labores de la casa, cuando a una mujer se le hace una crítica porque no es madre, o porque lo es y sale de vez en cuando de fiesta; o en la escuela cuando se desconoce al otro por ejemplo cuando se le dice “usted no es capaz”. Y otras veces la violencia que se percibe como los golpes, gritos o humillaciones, violaciones, ataques con ácido, homicidios, trata de blancas, entre otras y que la consecuencia de estas prácticas llega a quedarse en el tiempo, a quedarse en la impunidad de las leyes, a que en la cultura se sigan permitiendo acciones de violencia, y que la educación no se traten temas desde la reflexión como violencia, sino que esté demarcada por unos estándares y lineamientos que le dice al maestro que tema tratar, qué curso, desde qué edades y casi que el cómo enseñar.
Mostrar más

123 Lee mas

Mujeres víctimas de violencia de género : una mirada sobre la intervención de la Comisaría de la Mujer y la Familia en la ciudad de Azul

Mujeres víctimas de violencia de género : una mirada sobre la intervención de la Comisaría de la Mujer y la Familia en la ciudad de Azul

La violencia hacia la mujer en una relación de pareja, es ejercida de forma discontinua y con intensidad creciente, esto quiere decir que el agresor no es constantemente violento, lo que permite definirlo a este, como un ciclo, el cual se da en tres fases, que serán detalladas a continuación: la primera comienza con la fase de acumulación de tensión; la que se caracteriza por el aumento de tensión dentro de la pareja, el hombre se encuentra cada vez más enojado con la mujer, sin motivo aparente, se incrementa la violencia del tipo verbal, a los que las mujeres suelen considerarlos como episodios esporádicos o aislados que pueden controlar o desaparecer, la segunda fase, es donde se desencadena la agresión y estalla en forma de agresión física, como golpes; psicológica a través de insultos, manipulación, amenazas, chantaje, acoso, humillación, menosprecio, control, celos, degradación y la sexual, que no solo se hace referencia a la violación, también llamada acceso carnal violento, o actos no consentidos que se hacen utilizando la fuerza, la coacción física psicológica; o aprovechándose de las condiciones de indefensión, desigualdad y poder entre víctima y agresor y culmina con la tercer y última fase donde viene la calma, el arrepentimiento o también denominada ‘luna de miel’, donde el agresor pide perdón a la mujer, le dice que está muy arrepentido y que no volverá a pasar. El agresor utiliza estrategias de manipulación del tipo afectiva para intentar que la relación no se rompa, como dándole regalos, invitándola a cenar o a ir al cine, haciéndole promesas, mostrándose cariñoso, etc. En la mayoría de los casos la mujer cree que el agresor realmente quiere cambiar y le perdona, sin saber que esto refuerza la posición de él. Se debe aclarar sobre esta violencia, el hecho de ser injustificada y que la agresión con que se expresa es irracional, sin motivo y muy violenta.
Mostrar más

128 Lee mas

Violencia contra la mujer en la comunidad

Violencia contra la mujer en la comunidad

De hecho, en el Policlínico Docente “José Martí Pérez” de esa provincia se refirieron hechos de violencia contra la mujer en todos sus consejos populares, pero no existen cifras estadísticas confiables de la cantidad de mujeres que sufre maltrato a diario. Sin embargo, los informes de las consultas de Psicología, Psiquiatría y Medicina Interna, así como del Cuerpo de Guardia de dicha área de salud señalaron que el problema estaba presente y debía ser controlado, pues por ejemplo, durante el 2005 se atendieron por esta causa aproximadamente 578 mujeres, aunque este dato no fue exacto respecto a la cantidad que padecen violencia, debido a que un número importante de estas no buscan ayuda médica o social por temor o convencionalismos.
Mostrar más

7 Lee mas

Violencia contra la mujer en Guatemala

Violencia contra la mujer en Guatemala

En 2008 se emitió la “Ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer”. Además de definir que se entiende por femicidio, la ley contiene definiciones sobre violencia contra la mujer, violencia física, económica, psicológica y sexual. En general, violencia contra la mujer se considera toda acción u omisión que pretende causar daño físico o psicológico a la mujer; mientras que la violencia física comprende acciones de agresión corporal que ocasionan lesiones o enfermedad a la mujer. La violencia económica se refiere a acciones que tienden a impedir a la mujer el goce de bienes que le pertenecen por derecho dado el vínculo marital o de pareja. La violencia psicológica abarca acciones que atentan contra el estado psicológico o emocional de la mujer y de sus hijos. La violencia sexual es definida por la ley como acciones de violencia física o psicológica que buscan vulnerar la libertad sexual de la mujer. Por otro lado, la ley también describe las circunstancias en que se comete el delito de femicidio, de violencia contra la mujer y de violencia económica. A pesar que el capítulo IV de la ley se titula “Delitos y penas”, no presenta descripción de las penas para los delitos tipificados. En el siguiente capítulo establece el resarcimiento a la victima que es decretado por la instancia judicial del caso. De nuevo la ley establece se aplica a la misma en forma supletoria lo regulado por el Código Penal.
Mostrar más

16 Lee mas

Violencia psicológica contra la mujer adolescente en el marco de la relación tipo noviazgo.

Violencia psicológica contra la mujer adolescente en el marco de la relación tipo noviazgo.

psicológica que padecen en relaciones tipo noviazgo estudiantes de secundaria, del municipio de Palmira, Colombia. El muestrario fue sistemático y se basó en 77 estudiantes adolescentes, sus edades fueron entre los 12 y 18 años de edad, con al menos una relación tipo noviazgo. Los estudiantes respondieron el cuestionario KIDSCREEN; además, de una encuesta de elaboración propia con 23 preguntas; los resultados de la presente investigación manifiestan la presencia de violencia psicológica en las relaciones tipo noviazgo, que es inadecuada para el desarrollo integral de las adolescentes; esta presencia, aunque en un porcentaje relativamente bajo, puede generar un detrimento en la calidad de vida de las adolescentes.
Mostrar más

116 Lee mas

Tratamiento de la violencia contra la mujer en el marco de las sentencias emitidas por la corte interamericana de derechos humanos 2006 2015

Tratamiento de la violencia contra la mujer en el marco de las sentencias emitidas por la corte interamericana de derechos humanos 2006 2015

“En el año 1992 la investigación fiscal relacionada con los hechos del presente caso estuvo encaminada a determinar exclusivamente la responsabilidad de los internos. Mediante sentencia de 20 de abril de 1996, emitida por la Sala Penal Especial de la Corte Superior de Justicia de Lima, los acusados fueron condenados a cadena perpetua. Dicha sentencia fue anulada y se dio inicio a un nuevo juzgamiento, es así que el 3 de febrero de 2004 la Sala Nacional para Terrorismo de la Corte Suprema de Justicia del Perú emitió una sentencia en la que, luego de meses de investigaciones, audiencias y tomas de declaraciones, absolvió a los internos que habían sido acusados. En dicha sentencia, la Sala de Terrorismo estableció, que “el 6 de mayo de 1992 los internos de los pabellones Uno A y cuatro B no se encontraban amotinados, ni llevando a cabo acto de fuerza o despliegue de violencia alguna, que hubiere justificado una intervención de la fuerza pública de las características […] del operativo ‘Mudanza I’”. Asimismo estableció que “el mantenimiento por parte de los internos […] de una resistencia armada al desarrollo del operativo durante los cuatro días referidos, resultaba materialmente imposible, debido al volumen del fuego (de armas largas) y de las cargas de demolición a que eran sometidos los pabellones que ocupaban”. Además, señaló que “[l]o antes establecido no enerva el hecho que frente a las primeras acciones del operativo, se produjera una inicial resistencia armada por parte de un sector de los internos, la misma que el Colegiado Juzgador […] ha llegado a establecer que se produjo luego de compulsar no solo las versiones de los efectivos policiales que testificaron, sino también el hecho que se diera el fallecimiento del efectivo policial José Idroho Olano[, …] como consecuencia de haber recibido el impacto de proyectiles de armas de fuego en la cabeza, y heridas en [varios]
Mostrar más

477 Lee mas

Violencia intrafamiliar contra la mujer

Violencia intrafamiliar contra la mujer

Muy poco se sabe de las personas que sufren en silencio el maltrato y el abandono, ya que quedan detrás de las puertas de sus hogares, ocultas de la vista de la comunidad. La violencia, en las relaciones sociales y particularmente dentro de la familia, se convierte en unos de los obstáculos más serios para el crecimiento de las personas, deteriora la calidad de vida y genera muertes evitables. Las estadísticas alrededor del mundo muestran que la gran mayoría de las personas maltratadas son del género femenino, destacándose las mujeres de 25 a 34 años de edad. De los maltratos reportados, se estima que el 90 % es a mujeres; el 8 %, a hombres y solo un 2 %, mixtos. 1,2
Mostrar más

8 Lee mas

Silencios y acentos en la construcción de la violencia de género como un problema social en Quito (Temas).

Silencios y acentos en la construcción de la violencia de género como un problema social en Quito (Temas).

Para Kristi Stølen (1987), los celos –muchas veces infundados– de los hombres devenían en maltrato a las mujeres. La sexualidad femenina, según Uca Silva (1988, estaba conferida de dualidad. Para ambas autoras, “buena mujer” era la madre dedica- da al hogar, la joven virgen, la esposa fiel; identidad conferida de santidad escribieron Silvia Vega y Rosario Gómez (1993). “Mala mujer” era la seductora, la provocativa, la que tenía relaciones sexuales fuera del matrimonio (Stølen 1987; Silva 1988), una identidad con halo de peligrosidad (Vega y Gómez 1993). La sexualidad masculina fue vista como intrínseca y biológicamente más activa (Silva 1988), de allí que el “verdadero hombre” era el que conquistaba y seducía a más de una mujer (Stølen 1987). María Cuvi y Alexandra Martínez (1994) contribuyeron de forma original al análisis al indagar sobre la asociación de la maternidad y la castidad con la noción de mujer-virgen madre como Mater Dolorosa; esta figura aludía al sufrimiento como único camino para librarse del pecado del placer sexual. Gloria Camacho (1996) realizó variaciones interpretativas de las ideas “buena y mala mujer” asociándolas con María y Eva. Por su parte, Zaida Betancourth (2010), en una investigación más reciente sobre la explotación sexual, planteó que la maternidad forzada es la manera en que las “malas mujeres” pretenden convertirse en “buenas mujeres”.
Mostrar más

31 Lee mas

"Los golpes maltratan el cuerpo, pero a ellas también les duele alma” Reflexiones sociológicas sobre la atención en salud a la violencia contra las mujeres

"Los golpes maltratan el cuerpo, pero a ellas también les duele alma” Reflexiones sociológicas sobre la atención en salud a la violencia contra las mujeres

Las mujeres víctimas se encuentran sumergidas en un ciclo de violencia que se repite constantemente. A propósito de este ciclo, Leonor Walker 26 señala que él presenta generalmente tres fases: la primera, es la fase del aumento de tensión en la que ocurren incidentes de agresión menores como los gritos, los insultos, las peleas pequeñas, etc. Frente a los cuales la mujer intenta manejar la situación y hace todo lo posible para evitar que la tensión aumente (procura calmar al agresor mediante diferentes acciones, lo complace y en otros momentos solo se aparta). La segunda, es la fase del incidente agudo de la agresión, en la que se genera una descarga de todas las tensiones que se acumularon en la anterior fase, se produce el golpe y se violenta por completo a la mujer; en esta fase las víctimas suelen experimentar un estado de colapso emocional -síntomas de indiferencia, depresión y sentimientos de impotencia (Instituto Canario de Igualdad; 2011: 31), incluso tienden permanecer aisladas durante varios días. Sin embargo, es en esta fase cuando la mujer suele denunciar o solicitar atención profesional . La tercera fase, es la del arrepentimiento cariñoso en la que el comportamiento del victimario cambia, el agresor se muestra arrepentido y promete que no volverá a pasar, pero como muestran las estadísticas, las agresiones no se detienen y tienden a empeorar. Estas fases convergen durante años en la vida de las mujeres, de distintas formas y varían en su duración.
Mostrar más

115 Lee mas

Mesa Redonda Internacional sobre Prostitución

Mesa Redonda Internacional sobre Prostitución

pobres y la relación de poder que aparece por este hecho. Pero ese binarismo económico atraviesa otros binarismos como formas de poder, entre estos el de género: el hombre como el dominante y el poderoso respecto a la mujer, victimizada en esta situación de violencia. Como decía antes, se discutía acerca de que el hombre también está en una situación de víctima en un sistema que le enseña a ser de esa manera y lo pone en una situación de vulnerabilidad social y de salud.

7 Lee mas

Una mirada diferente a la punición de la conducta desviada

Una mirada diferente a la punición de la conducta desviada

Precisamente, esas emociones hacen que la opinión pública clame hoy en día por la pena de muerte ante delitos graves que afectan particularmente la sensibilidad social, tales como la violación sexual contra menores de edad, entre otros. Se trata de pulsiones hábilmente exacerbadas por algunos dirigentes políticos, medios de comunicación u opinantes ad hoc, con lo cual buscan gatillar la impotencia de la sociedad frente a la violencia e inseguridad, aunque solo consigan desnudar la ineficacia del sistema penal; la exclusión de la sociedad misma de la toma de decisiones frente al problema de la criminalidad, la que se deja solo en manos del gobierno; y la ausencia absoluta de una Política Criminológica.
Mostrar más

11 Lee mas

La Violencia de Gnero en el Hospital General Polana Caizo, Maputo, Mozambique

La Violencia de Gnero en el Hospital General Polana Caizo, Maputo, Mozambique

En 1999, el Fondo de Población de la ONU declaró que, la violencia contra la mujer es “una prioridad de la salud pública”. En ese mismo año, emitió la Resolución 54/134 y el 25 de noviembre como Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Desde entonces se invita a todos los países y organizaciones civiles a que realicen, cada año, actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto a la violencia contra la mujer; cuya prevalencia limita a adultas y niñas dentro del hogar, la escuela, el trabajo y los espacios comunitarios.
Mostrar más

11 Lee mas

Violencia intrafamiliar y una justicia rápida en las unidades de violencia intrafamiliar de la ciudad de Babahoyo

Violencia intrafamiliar y una justicia rápida en las unidades de violencia intrafamiliar de la ciudad de Babahoyo

El Art. 155 del Código Orgánico Integral Penal, dispone: “… Se considera violencia toda acción que consista en maltrato, físico, psicológico o sexual ejecutado por un miembro de la familia en contra de la mujer o demás integrantes del núcleo familiar. Se consideran miembros del núcleo familiar a la o al cónyuge, a la pareja en unión de hecho o unión libre, conviviente, ascendientes, descendientes, hermanas, hermanos, parientes hasta el segundo grado de afinidad y personas con las que se determine que el procesado o la procesada mantenga o haya mantenido vínculos familiares, íntimos, afectivos, conyugales, de convivencia, noviazgo o cohabitación…” y en el Art. 157 ibídem expresa: “… la persona que, como manifestación de violencia contra la mujer o miembros del núcleo familiar, cause perjuicio en la salud mental por actos de perturbación, amenaza, manipulación, chantaje, humillación, aislamiento, vigilancia, hostigamiento o control de creencias, decisiones o acciones…” serán sancionadas con pena privativa de libertad de 30 días hasta 3 años depende del daño causado.
Mostrar más

87 Lee mas

Núm. 56 (2019)

Núm. 56 (2019)

En ella se define la violencia contra la mujer como una violación de los derechos humanos y por tanto su objetivo es servir de marco para la erradicación de la violencia[r]

561 Lee mas

21  La femineidad patriarcal

21 La femineidad patriarcal

Tiene que ver con procesos identificatorios y con el desarrollo de una mirada vigilante de la adecuación a los estándares de género. Esta mirada parece emerger de forma diferente en mujeres y varones y está muy relacionada con las dinámicas de reconocimiento. La socialización de hombres y mujeres empieza antes del nacimiento de un niño o una niña, la familia envía mensajes al niño o niña que reflejan las pautas que la cultura establece para lo que «debe ser» un hombre o una mujer. Hay un despliegue de expectativas, de prescripciones y de prohibiciones que van señalando cuáles son los comportamientos esperados de ese niño o esa niña. Estas diferencias se ven reforzadas durante todo el ciclo vital por muchas otras influencias culturales y agentes de socialización como amigos, escuela, trabajo, medios de comunicación, iglesia, comunidades, etc. El conjunto de expectativas y prescripciones sobre cómo ser hombre masculino y mujer femenina, y cómo establecer relaciones de género, varían históricamente y se expresan de diferentes maneras en diferentes culturas. Lo que aparece como eterno no es más que el resultado del trabajo de eternización realizado por las instituciones sociales.
Mostrar más

33 Lee mas

Show all 10000 documents...