Me olvidé de lo que era

Texto completo

(1)
(2)
(3)

ME OLVIDÉ DE LO QUE ERA

MARÍA PAULA RODRÍGUEZ PERDOMO

Proyecto de grado para optar al título de Maestra en Artes Visuales con énfasis en expresión audio visual.

Asesora: PILAR FORERO

(4)
(5)
(6)
(7)
(8)
(9)

Yo, como tú, he intentado con todas mis fuerzas combatir el olvido. Como tú, he olvidado. Como tú, he querido tener una memoria inconsolable, una memoria de sombras y de piedra. He luchado todos los días, con todas mis fuerzas, contra el horror de no comprender del todo el porqué del recordar. Como tú, he olvidado. ¿Por qué negar la evidente necesidad de la memoria? Hiroshima Mon Amour1

(10)
(11)

Contenido

Exploración evocativa...13

Aura, desvanecimiento y ausencia...15

Olvido...23

Imagen-olvido...26

Fotografía Narrada...30

Me olvidé...35

Bibliografía...41

(12)
(13)

Exploración evocativa

Desde hace un tiempo, me he interesado en el olvido como un tema a tratar en la exploración práctica de mi carrera como artista visual.

La memoria hace parte de casi todo, con ella construimos una asociación de imágenes y conceptos para dar origen, no solo a nuestra percepción del mundo, sino también a la forma en la que actuamos dentro de él. Sin embargo, no recordamos todo, un componente esencial de la memoria es el olvido. Porque en donde hay recuerdos también hay olvido, son elementos recíprocos.

De allí nace en mí una preocupación por la actuación del olvido como un elemento inevitable, lo que incentiva la búsqueda y experimentación que da origen a mi proyecto de grado.

(14)

14

María Paula Rodríguez Perdomo

Distintos factores como la distracción, el desinterés o el paso del tiempo, hacen que se creen huecos, vacíos y distorsiones en lo que recordamos. La memoria se dispersa y disuelve, se vuelve borrosa. Entonces, a pesar de que almacenamos información diariamente somos vulnerables, al ataque de sombras oscuras dentro de nuestra mente, y el conocimiento, la acción y la sensación pasan a ser parte de lo desaparecido y ausente.

Considero que en caso de que en algún momento se presentará un olvido extremo, se podría llegar a la eliminación del ser, porque si llega a olvidarse de sí mismo pone en riesgo su existencia. El temor al

desvanecimiento ideológico y sensitivo ha hecho que relexione mucho

más ampliamente sobre cómo plantear tácticas que me permitan recoger e interpretar los pequeños rastros que dejan los recuerdos, buscando crear algo que represente el concepto por el cual tengo preocupación. Esto me ha puesto en la tarea de producir una imagen-olvido, como forma de expresar de manera metafórica el olvido. Finalmente, como producto de

este proyecto de grado, se generó una relexión desde imágenes que tratan

(15)

Aura, desvanecimiento y ausencia

Ya habiendo mencionado el desvanecimiento de la memoria como un tema de interés, quisiera mostrar un poco más profundamente mi inclinación por el olvido abordando algunos de los trabajos que he hecho en los últimos años.

Hacia sexto semestre, me propuse la producción

de una serie fotográica que tratará la idea del desvanecimiento, por lo que hice 5 retratos en

fotografía de algunos de mis amigos. En las imágenes no era posible verles la cara del todo, solo se distinguían algunos rasgos, ya que en la toma ellos exhalaban una bocanada de humo, cubriendo gran parte de su rostro.

Titulé la serie fotográica Desaparición (2012).

Creía que las fotografías tomadas bajo la técnica

(16)

16

María Paula Rodríguez Perdomo

de forzado de ISO 3200 a 25000 y ampliadas en papel Foma con un tamaño de 20*25cm, me

ayudaban a hablar sobre el olvido a través del ocultamiento porque dejaban como producto una

imagen muy contrastada y estallada que diicultaba

al espectador el develamiento de la imagen. Se puede saber qué es, claro, pero ejerciendo una mirada más profunda, es decir, el público tiene que contemplar las fotografías por lo menos un momento para reconocer o completar las formas

que facilitan la identiicación.

Lo interesante de este proyecto es que al crear una representación visual con fragmentos borrosos, al mismo tiempo podía trabajar en recreaciones que vislumbraban la fragilidad y la volatilidad de la memoria, llevándome a

cuestionar su lado efímero y la deinición de

identidad, que se vio transgredida al encubrir imágenes que me resultaban familiares aún teniendo de por medio el humo.

(17)

Mientras trabajaba en este proyecto pude distinguir un interés por el manejo de la imagen como un segmento difuso, vago o indeinido: era una

estrategia que me permitía crear una representación visual de lo frágil y volátil. También, el intento de partir desde un retrato de una persona que me resultaba familiar y llevarlo al apocamiento mediante el humo, hacia que me cuestionara sobre lo efímero, la identidad y la memoria.

Tiempo después, mientras caminaba un día me encontré de frente con unas casas que estaban en ruinas, su imagen me pareció tan impactante que decidí volver a hacer tomas del lugar. Realicé una serie de la que

resultaron tres fotografías. Mi intención al realizar este ejercicio era

la de captar el deterioro del que habían sido objeto las viviendas.

(18)

18

María Paula Rodríguez Perdomo

un lugar que ha sido olvidado. En este caso tomo una casa que siente el abandono y enseguida empieza a comerse a sí misma, se llena de polvo, grietas, moho y maleza. El lugar nota la ausencia del hombre y no solo trata de desaparecer, sino que también, parece intentar volver al dominio de la naturaleza, como un borrón y cuenta nueva.

(19)

Lo cortado, lo estropeado, lo quebrado, y fragmentario para mí adquiere peso porque demuestra ausencia y porque invita a la restauración. La ruina alimenta el ansia creativa frente a la reconstrucción y la creación. Creo que el estar interesada en la ruina remite a la transmisión de valores subjetivos que son potenciados por la curiosidad sobre la debilidad y caducidad del todo, de lo que será destruido y olvidado. Por eso, en esta serie, la fotografía es un modo de contener el aura del lugar como una interpelación frente a la permanencia de las cargas en el espacio y su fragilidad frente al tiempo.

Posteriormente realicé Los durmientes (2012), una serie fotográica en la

que trataba de profundizar en la idea de la muerte y el desvanecimiento. Para estas fotografías lo que hice fue tomar imágenes de personas sentadas desde un plano medio y posteriormente intervine el negativo directamente. Empecé quemándolo de manera que los haluros de plata estallaran y se perdiera información contenida en el negativo. Se generaron desde puntos, hasta perforaciones en la película. También rayé y lijé el fotograma

haciendo curvas y trazos en vaivén tratando de envolver la igura de los

personajes en la foto. Por último, amplié las imágenes en papel Foma de

(20)

20

María Paula Rodríguez Perdomo

Trabajé sobre el negativo inteririendo con la

información contenida en este intentando disminuirla, buscaba mostrar el desvanecimiento, de manera que quemar y lijar el negativo para crear ruido me ayudaba a disolver la imagen.

En esa época estaba interesada en la muerte y el olvido que puede traer en consecuencia; en las imágenes se confundía el estar dormido o muerto, para mi caso la puesta en escena remitía al ensueño,

al dormir eterno y los graismos que estaban en las

fotografías los usaba para apoyar una atmósfera

que relejara fugacidad o lo perecedero.

Después, interesada nuevamente por formas de desaparición, desarrollé un vídeo en pixilación, en blanco y negro llamado convergencia(2012), en donde

hice un recorrido que muestra el descubrimiento de un ser, el sujeto se encuentra a sí mismo, y después se sume en la oscuridad.

(21)
(22)

22

María Paula Rodríguez Perdomo

Durante el desarrollo de este corto pensaba en que la desaparición o el olvido pueden llegar a convertirse en muerte. En el mundo quedan pequeñas huellas como ideas, o artefactos, pero el tiempo se encarga de que estos se conviertan en manchas borrosas que poco a poco se desintegran o pierden en el vacío.

(23)

Olvido

“ut nihil non usdem verbis redderetur auditum” 1

Siendo el olvido el tema que me inquieta, dentro del desarrollo del proyecto, a continuación lo abordaré brevemente. Aunque la mayor parte de nuestro conocimiento se construye gracias a la memoria, no poseemos un registro exacto de todo lo que vivimos, el olvido aparece como parte fundamental del desarrollo de nuestra experiencia y vida. Comúnmente se presenta en nosotros la ausencia de recuerdos, perdemos los registros de lo visto, escuchado o vivido, si sumamos el paso del tiempo, lo que obtenemos es que se potencia el proceso en el que se borran las huellas que dejaron en nosotros los sucesos. Creo que el olvido es el desvanecimiento de las ideas y las sensaciones, que en algunos casos llega a la desaparición y la ausencia.

Todos olvidamos; el olvido se produce cuando en el proceso de reproducción de lo guardado, la activación de la información que se supone almacenada

(24)

24

María Paula Rodríguez Perdomo

en nuestra mente no puede ser llevada a cabo, por lo que los recuerdos no pueden ser traídos al presente. Este efecto puede ocurrir de forma transitoria, habitual o permanente.

Recordamos por la relación que establecemos entre imágenes, sensaciones, acciones, espacios y/o objetos. Además, creamos categorías de importancia sobre el recuerdo dependiendo de su utilidad, relevancia sentimental o las veces que lo hayamos repetido como una rutina2. También, hay que tener

en cuenta que lo que se guarda no es el recuerdo, sino la interpretación o sensación que percibimos de éste3. Entonces, cuando por alguna razón

se presenta una interrupción en el proceso de asociación o se modiican

los enlaces establecidos en nuestra mente, por ejemplo, por distracción, falta de interés, una enfermedad o el debilitamiento de la conexión mental a causa del paso del tiempo, se presenta el olvido.

Según estudios4, al dormir eliminamos los recuerdos que no nos son

2 Segovia de Arana, José María. Memoria y olvido. Anales de la Real Academia de Ciencias Morales y

Políticas. Nº 80, 2003.

3 Schacter, Daniel. En busca de la Memoria: Cerebro, mente y pasado. Ediciones B. Barcelona, España.

1999.

(25)

necesarios, entonces, si inteririéramos con nuestro sueño tendríamos una

memoria impecable. Sin embargo, también habría que tener en cuenta las contraindicaciones de evitar que se cumpla en nosotros un proceso tan natural como el dormir. Precisamente un hombre cuyo insomnio no lo dejaba olvidar, es el personaje de describió Jorge Luis Borges en su cuento

Funes el memorioso (1944). Para Ireneo Funes, el recordar se convierte en

una tarea insoportable. Cada detalle se acumula formando un conjunto de

indiferenciadas partes e instantes, tanto así que se apodera el tedio de él, es como si su mente burlona lo asediara y sumergiera con gran presión bajo datos e imágenes para atormentarlo hasta el día de su muerte.

Funes nos enseña que el recordar es una tarea vital, pero que también lo es el olvido, ambos son procesos que nos ayudan a desarrollar diversas funciones de la vida, por lo tanto, debemos apreciar tanto lo que ha quedado, así sea un pequeño rastro, como lo que se ha ido. El cuento nos pide que atesoremos y guardemos, pero también que desechemos y permitamos que algunos recuerdos desaparezcan y continuemos desarrollando nuestro pensamiento.

(26)

26

María Paula Rodríguez Perdomo

Imagen-olvido

Así como el cuento anterior me permitió entender mejor el recordar y el olvidar como un proceso, dentro de la realización de mi trabajo de grado, también toma importancia reconocer y relacionar distintas formas usadas para expresar el olvido, en mi caso es necesario adentrarme en estrategias que evoquen y produzcan la sensación visual del desvanecimiento, porque son inspiración para el desarrollo visual de mi proyecto.

La imagen que desaparece es la esencia de la siguiente obra: Re/trato (2003) de Oscar Muñoz, es una pieza en donde este artista hace dibujos

sobre el suelo, los trazos desaparecen, son fútiles gracias a que están realizados con agua que se evapora por el calor recogido por el suelo

durante el día. Con este gesto Muñoz logra transmitir la sensación de que

la presencia creada decae hasta la desaparición.

(27)

son marcas que se extinguen, que intentan develar rostros de personas pero que nunca llegan a completarse.

Muñoz nos da iguras incompletas, nos

expone a una traducción en video del tiempo, graba su acción para exhibirla, entonces, contiene la acción y la “salva” del tiempo, la vuelve eterna, lo que se reitera cuando la reproduce incesantemente frente al público. Según palabras

del mismo Muñoz, su trabajo “indaga desde el instante y el paso del tiempo, sobre la permanencia y la ijación, sobre la pulsión del hombre por crear (y destruir) documentos que lo trasciendan. Temas que por supuesto tienen claramente que ver con la memoria y con el tiempo”5.

5 Entrevista con Oscar Muñoz, Photoespaña: Http://www.analitica.com/va/arte/dossier/8078183.asp

(28)

28

María Paula Rodríguez Perdomo

Otra de las obras de Muñoz que puede relacionarse

con la creación de una imagen-olvido es la de su obra El puente (2004) en ella creo que es

posible asociar el aura de familiaridad que se crea entre las fotografías y el espectador. Durante los años 70 era muy común que se le tomaran fotografías a los transeuntes cuando pasaban sobre el puente Ortiz de la ciudad de

Cali. Muñoz, recupera algunos de los archivos

y los proyecta sobre el río que pasa por debajo del mismo puente. Como resultado, la población arraigada en el lugar, al pasar, podía encontrarse con imágenes propias, de familiares o conocidos y crear relaciones de

reconocimiento. Para mí es signiicativa esta

pieza del artista payanés, porque crea una metáfora sobre el paso y devenir del tiempo al proyectar las imágenes sobre el agua que corre río abajo, también crea lazos entre la comunidad y su obra mostrándoles parte

(29)

de lo que fue su pasado, es decir, los espectadores participaban en la obra tanto en el pasado como en el

presente. Muchos de los habitantes

del lugar se encontraban a sí mismos

o a algún conocido lotando en el agua,

por lo tanto creaban una relación entre tiempos y memorias.

Un ejemplo más de la traducción del olvido a la imagen puede ser la obra de Rosângela Rennó. A veces con el tiempo los recuerdos se desvanecen, se ponen borrosos. Por lo tanto cuando se produce una imagen poco clara se cuestiona el límite frente a su legibilidad y también se invita al el espectador para que conceda una

signiicación. Lo podemos evidenciar

en Experiencing Cinema (2004) de

Rosângela Rennó, obra en la que, sobre una cortina de humo, son proyectados

(30)

30

María Paula Rodríguez Perdomo

videos y fotografías. Esta artista brasileña usa archivos familiares de personas generalmente anónimas, toma los negativos originales y los interviene digitalmente con la intención de desgastar la fuente primaria y llevarla a su mínima densidad. La imagen aparece y desaparece sobre el vapor. Con el procedimiento anterior, Rennó nos permite hacer una

relexión sobre la amnesia que existe frente a los archivos, porque estos

son creados y abandonados, el poder verlos decayendo y llegando a su mínima expresión nos deja ver como el olvido se encarga de roer poco a poco lo que guardamos.

Fotografía Narrada

En el proceso de mi proyecto de grado toma valor el uso de fotografías y el relato oral como una forma de tratar el olvido, razón por la que enseguida ampliaré un poco más el tema.

(31)

hallan álbumes que ella y mi papá se encargaron de llenar hace mucho tiempo. Las imágenes allí puestas son parte del registro de fechas especiales que fueron retratadas para ser guardadas, y salvadas del paso del tiempo. He aquí dos elementos importantes, las fotografías y en dónde son almacenadas.

Al parecer, las fotografías son parte del intento por salvaguardar la existencia porque se toman cuando se realizan eventos especiales. Sin embargo, lo retratado no es el acontecimiento, lo importante de la toma

es la captura visual de los asistentes; la fecha especial se ve maniiesta

en los accesorios contenidos en la escena, como la comida, el vestuario, el lugar que se ocupa en el momento. En cambio, se hace énfasis en las personas porque al retratarnos a nosotros mismos y a quienes nos rodean estamos documentando, es prácticamente una forma de hacer un registro de presencia para validar la comunidad que se encuentra dentro de nuestro

círculo afectivo. Ronald Barthes (1980) consideraba que la fotografía

era un agente de muerte porque evidenciaba lo que pasaría en un futuro6,

yo en cambio creo que, lo que hacemos al tomar fotografías y guardarlas es capturar fragmentos de tiempo y volverlos eternos porque estaríamos deteniendo así su paso y convirtiendo cada imagen en la evidencia de la existencia de un espacio/tiempo habitado.

(32)

32

María Paula Rodríguez Perdomo

Por otra parte, después de tomar las fotografías, las almacenamos en pequeños libritos, aquí el álbum se articula como un dispositivo coleccionable de evocaciones narrativas. El guardar la imagen de lo sucedido o de quienes estuvieron en el evento no es la única tarea del álbum, éste es un dispositivo de almacenamiento que se activa con el contacto de las diferentes personas que se acercan a él. Los acontecimientos y los sujetos de la fotografía existen en cuanto se legitiman cuando alguien

cuenta la historia contenida en la imagen. Según Paul Ricoeur (2010),

cuando contamos un recuerdo hacemos un razonamiento que intenta articular una sensación o idea, de manera que sea transmitida dando la sensación de que en realidad ocurrió, por lo tanto, la memoria se legitima cuando enunciamos un relato7. Entonces, creo que cuando damos un testimonio

apoyados en imágenes logramos proferir una certeza que corresponde a la elaboración de discursos en relación al pasado-presente que intentamos exponer como verdaderos, no solo para el momento de la narración sino para proyectarlos en un futuro, es decir, para que puedan ser narrados nuevamente intentando mantener la vida capturada y hacerla duradera.

(33)

Por ejemplo, el ilósofo y semiólogo Armando Silva (1998), considera que

el hecho de que el álbum exista, es un intento provocado por una pasión voyerista que se satisface al preservar las escenas que causaron placer a los sujetos para disfrutarlas en el futuro. Este libro de fotografías aparecería como una estrategia para contar la vida de los miembros de la familia, sus momentos felices, pero el miedo a la muerte y la búsqueda de la creación de un presente eterno incentivaría la producción del álbum, el pasado sería trasmitido mediante la comunicación dialéctica entre imagen, relato y espectador8.

8 Silva, Armando. Álbum de Familia. La imagen de nosotros mismos. Editorial Norma, 1998. Bogotá,

(34)
(35)

Me olvidé

Durante el proceso de experimentación que conforma lo que es mi trabajo de grado estuve interesada en diferentes técnicas y formas de aplicarlas, en seguida hablaré sobre el proceso.

Decidí realizar un corto animado experimental, su

título es Me olvidé de lo que era, allí reúno

varios de los elementos con los que me encontré en el camino, por ejemplo, mezclar fotografías y relatos para crear una representación relativamente metafórica sobre el olvido.

La animación está hecha mediante la captura de foto por foto sobre diferentes materiales y escenarios.

Para mí la toma de cada frame de forma tradicional se torna signiicativa en la medida que cada fotografía signiica la captura de un instante

porque, si bien, anteriormente mencione que consideraba que cada toma Boceto del planteamiento

(36)

36

María Paula Rodríguez Perdomo

detenía el tiempo para convertirlo en eterno, el cuadro a cuadro es una forma de darle sentido a mi actuación frente a la realización audiovisual.

De hecho, creo que el tratar el tema del olvido, dentro de un corto audio visual, también se carga de sentido teniendo en cuenta que es un medio que involucra la captura y manejo del tiempo para transmitir una idea al espectador, en cierta manera, se cumple la función del álbum, que crea diálogos relacionando el pasado-presente mediante el discurso oral y visual sumándole la volatilidad de los datos almacenados virtualmente para crear y guardar un video.

Uno de mis intereses primordiales es el de tratar el tiempo y el olvido que éste trae en consecuencia, entonces trato de crear espectros representativos de una presencia ausente, retratar la forma en la que se crean huecos, vacíos, distorsiones o la forma es que nuestra memoria se vuelve borrosa, por lo tanto se podrán ver experimentaciones de este tipo en el video.

(37)

vez un intento por usar archivos, como un catalizador para la transmisión de valores subjetivos sobre la caducidad, el olvido.

Por otra parte, realicé una secuencia en la que involucro iguritas recortadas

y dibujos, con ellas intento, al igual que con las experimentaciones anteriormente mencionadas, hacer una metáfora sobre el tiempo y el olvido, el almacenamiento, todo intentando crear una atmósfera envolvente que termine por disolverse como los recuerdos.

(38)

38

María Paula Rodríguez Perdomo

En una parte de mi búsqueda sobre el almacenar recuerdos me dedique a retratar algunos objetos contenedores de experiencias, uno de los primeros objetos que registré fue una caja de madera que contiene el recuerdo de un sentimiento, que en su momento fue muy importante para su dueño. Hoy en día, en este cofre se conservan energías que llegan al presente, es un contenedor de historias almacenadas involuntariamente y que viven latentes y pacientes para ser recontadas. Teniendo en cuenta el peso aurático que se le puede atribuir a los objetos, tomé la caja como un

icono de signiicación, la uso como contenedor de historias dentro de mi

animación, el cofre fue importante para alguien más y yo lo tomo como un elemento clave para expresar sobre recuerdos que se disparan mediante el contacto con el dispositivo.

Una parte signiicativa para mi, durante el desarrollo de este cortometraje

(39)

En la realización experimental de mi corto busco plantear las imágenes, el tiempo y el sonido como parte de un conjunto que se une para transmitir sensaciones capaces de invitar a realizar una asociación de ideas que no nos ayudan a proferir lo pasado, pero si a involucrarnos con la idea del olvido y a buscar un entendimiento mayor en la preocupación por este.

(40)
(41)

Bibliografía

Schacter, Daniel. En busca de la Memoria: Cerebro, mente y pasado. Ediciones

B. Barcelona, España. 1999.

• Ricoeur, Paul. La Memoria, La Historia, El Olvido. Madrid, España: Editorial

Trotta, 2010

• Silva, Armando. Álbum de familia: La imagen de nosotros mismos. Editorial

Norma. Bogotá, Colombia. 1998.

• Borges, Jorge Luis. Funes el memorioso. Ficciones. Alianza Editorial.

1944

Fragmento de la entrevista del curador Hans Michael Herzog a Rosângela Rennó por la exposición Fotografía De América Latina de la colección Daros. Revista Cambio. Sábado 18 de mayo de 2013 http://www.cambio.com. co/culturacambio/818/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_CAMBIO-4840708.html

• Roca, José. Fantasmagoría: Espectros De Ausencia. Periódico arteria. Año

2 # 9. Marzo - Mayo 2007

• Barthes, Roland, La Cámara Lúcida, 1980, Ediciones Paidós Ibérica. 2010 • Entrevista con Oscar Muñoz, Photoespaña, Martes, 1 de junio de 2010

fuente: Http://www.analitica.com/va/arte/dossier/8078183.asp

Segovia de Arana, José María. Memoria y olvido. Anales de la Real Academia

(42)
(43)

Bibliografía consultada

• Roca, José. Phantasmagoria: Specters Of Absemce. Catálogo de exposición. Independent Curators Inter national, 2007.

• Guasch, Anna María. Los Lugares De La Memoria: El Arte De Archivar Y

Recordar. Passatges del segle XX, Barcelona, Spain Materia: Revista d’

art, ISSN 1579-2641, Nº. 5, pp. 157-183.

• BAUDRILLARD, Jean. El Sistema de los objetos. México, Siglo veintiuno Editores, 1969.

• Pamuk, Orhan. El Museo de la inocencia. Editorial Mondadori. 2009.

• Medina Cano, Federico. La mirada semiótica. La huella del hombre sobre los objetos. Editorial Pontiicia Universidad Bolivariana.2009

• Bergson, Henri-Louis. Materia y memoria ensayo sobre la relación del

cuerpo con el espíritu. Editorial Cactus. 2006.

• Brainard, Joe. Me acuerdo. Editorial Sexto Piso.2009.

• Beckett, Samuel. Esperando a Godot. Editorial Tusquets. 1952.

• Proust, Marcel. En Busca Del Tiempo Perdido. 1919-1927, Alianza Editorial.

2004.

(44)

44

María Paula Rodríguez Perdomo

• Bueno, Gustavo. Artículo Reliquias y Relatos: Construcción del concepto ce

«Historia Fenoménica». Revista El Basilisco, Número 1, Marzo-Abril 1978.

• Peirce, Charles. El Icono, El Índice Y El Símbolo. Traducción

castellana de Sara Barrena (2005) encontrado en http://www.unav.es/gep/ IconoIndiceSimbolo.html

Pollack, Rebecca. Discovering Rachel Whiteread’s Memorial Process: The

Development of the Artist’s Public and Memorial Sculpture from House to

Tree of Life. Documento de Tesis. Brandeis University . 2013 disponible en:

http://bir.brandeis.edu/bitstream/handle/10192/25120/PollackThesis2013.

pdf?sequence=3

Roca José, Óscar Muñoz – Protografías, curaduría, http://www.banrepcultural. org/oscar-munoz/ curaduria.html

Entrevista con Oscar Muñoz, Photoespaña, Martes, 1 de junio de 2010. En: http://www.analitica.com/va/ arte/dossier/8078183.asp

• Audio: Conferencia Como Apoyo A La Exposición Fantasmagoría: Espectros De Ausencia Disponible En: http://www.banrepcultural.org/evento/3120

• Jessica Suárez, Protografías: Imágenes que se desvanecen como la vida. En:

http://www.medellincultura.gov.co/laescena/Paginas/LE_protograias.aspx

Archivo, historia, (des)memoria: el arte de Rosângela Rennó parte 1

(45)

Anexos

Propuesta visual

• Paleta de color

Les bessones del Carrer de Ponent bien. Marc

(46)

46

María Paula Rodríguez Perdomo

(47)
(48)

48

María Paula Rodríguez Perdomo

(49)

Figure

cuadro por cuadro, como una forma de capturar el tiempo, para mí es una alegoría de la vida misma, ya que ésta es un proceso de encontrarnos a nosotros mismos, un proceso largo pero que tiene como resultado común

cuadro por

cuadro, como una forma de capturar el tiempo, para mí es una alegoría de la vida misma, ya que ésta es un proceso de encontrarnos a nosotros mismos, un proceso largo pero que tiene como resultado común p.22

Referencias

Actualización...

Related subjects :