Adán El Hombre-Larry E. Dahl

199  Descargar (0)

Texto completo

(1)

Adán el

Hombre

(2)

Adán en la Vida Pre-Mortal ... 4

EL LUGAR QUE OCUPA ADAN EN EL PLAN DE SALVACION. ASPECTOS GENERALES ... 4

UN ESPÍRITU HIJO DE DIOS... 6

ADÁN CONDUJO A LAS FUERZAS DEL BIEN EN LA BATALLA DEL CIELO ... 7

ADÁN AYUDÓ A CREAR LA TIERRA ... 12

CONCLUSIÓN ... 13

NOTAS... 14

Adán en el Edén: La Creación... 15

LA CREACIÓN DEL ESPÍRITU ... 15

PERSONALIDADES DE LA CREACIÓN... 16

CERCA DEL TRONO DE DIOS... 19

LA CREACIÓN PARADISÍACA... 20

LA UBICACIÓN DEL EDÉN ... 24

LA CREACIÓN DEL HOMBRE... 25

CONCLUSIÓN ... 27

NOTAS... 28

El Misterio Del Edén... 30

EL EDÉN: ¿FIGURATIVO O REAL? ... 31

EL EDÉN COMO UNA ALEGORÍA ... 35

EFECTOS DE LA CAIDA... 36

CONCLUSIÓN ... 39

nuestra redención, ni a vida eterna que Dios concede a todos los que son obedientes. Y Adán y Eva bendijeron el nombre de Dios, e hicieron saber todas las cosas a sus hijos e hijas". (Moisés 5:10-12)... 41

NOTAS... 41

La Caída del Hombre ... 42

EL PLAN DE SALVACION: ... 44

UN MARCO DOCTRINARIO DE PRINCIPIOS FIJOS ... 44

LO QUE DEBERIAMOS SABER ACERCA DE LA CAIDA... 46

DECLARACIONES ACERCA DE LA CAIDA ... 47

LA CAIDA FUE UN HECHO REAL... 49

LAS CONDICIONES DE VIDA EN EL JARDIN DEL EDÉN... 49

DEFINICION DE PALABRAS CLAVE... 52

LOS EFECTOS DE LA CAIDA ... 54

CUANDO ADÁN CAYÓ, TAMBIÉN CAYÓ TODA LA CREACIÓN... 59

EL TEMA DEL PECADO ORIGINAL... 61

POR QUÉ EL SEÑOR NO CREÓ AL HOMBRE MORTAL... 66

LA CAÍDA DE ADÁN FUE UNA BENDICIÓN... 67

CONCLUSIÓN ... 70

NOTAS... 70

La Revelación del Evangelio a adán: El Significado de la Expiación ... 72

EL VALOR DEL LIBRO DE MOISÉS RESPECTO DE LAS ENSEÑANZAS SOBRE ADÁN... 73

EL PLAN DE SALVACION ES SIEMPRE EL MISMO... 74

Hay una ley, irrevocablemente decretada en el cielo antes de la fundación de este mundo, sobre la cual todas las bendiciones se basan:... 75

y cuando recibimos una bendición de Dios, es porque se obedece aquella ley sobre la cual se basa. (DyC 130:20-21). ... 75

Porque todos los que quieran recibir una bendición de mi mano han de obedecer la ley que fue decretada para tal bendición, así como sus condiciones, según ... 75

fueron instituidas desde antes de la fundación del mundo. (DyC 132:5). ... 75

¿Y te enseñaré algo, dice el Señor, que no sea por ley, tal como yo y mi Padre decretamos para tí, antes que el mundo fuese? (DyC 132:11)... 76

JESUS ES EL EJEMPLO PERFECTO DE ... 76

UN SER SALVADO ... 76

LA IMPORTANCIA DE SABER QUE EL PLAN ES MAS ANTIGUO QUE LA TIERRA ... 78

LA BATALLA DEL CIELO NUNCA TERMINO... 79

¿QUE HUBIERA SUCEDIDO DE NO HABER EXISTIDO CRISTO? ... 79

OFRECER SACRIFICIO ES UNA PRUEBA DE LA FE DE ADAN... 80

(3)

VERDADERO ARREPENTIMIENTO A TRAVÉS DE LA EXPIACIÓN ... 87

EL PAGO DE UNA DEUDA... 88

POR QUE DEBÍA PAGARSE CON SANGRE ... 90

NOTAS... 93

“Nuestra Gloriosa Madre Eva"... 95

EVA FUE PREPARADA DESDE LA FUNDACION DEL MUNDO ... 96

EVA EN EL GRAN CONSEJO DEL CIELO ... 98

MIGUEL Y EVA EN LA BATALLA DEL CIELO ... 99

MIGUEL Y EVA EN LA CREACIÓN ...101

EL CASAMIENTO EN EL EDÉN ...105

LA CAÍDA...108

ADAN Y EVA SE PREPARAN PARA INGRESAR AL MUNDO ...112

ADAN Y EVA EN EL MUNDO ...114

EVA, LA MADRE DE TODOS LOS SERES VIVOS ...115

ARAN Y EVA EN LA ORGANIZACION DE LA IGLESIA...116

LA HORA DE LA REDENCIÓN...118

CONCLUSION ...119

El Papel de Adán desde la Caída Hasta el Final ...122

y Más Allá...122

EL MINISTERIO MORTAL DE ADAN ...123

EL SACERDOCIO Y LAS LLAVES REVELADAS POR LA AUTORIDAD DE ADAN ...128

LA COORDINACION DE ESFERAS DIFERENTES ...129

VIGILANDO AL DIABLO...130

OTRO CONCILIO EN ADAN-ONDI-AHAMAN ...132

EL PAPEL DE ADAN EN LA RESURRECCION Y EN EL JUICIO ...134

LA BATALLA DEL GRAN DIOS...136

NOTAS...138

El Libro de Adán en el Judaísmo y en la Primera Cristiandad...139

EL LIBRO DE ADÁN...141

EL APOCALIPSIS (REVELACIÓN ) DE ADAN...147

LA VIDA DE ADÁN Y EVA (APOCALIPSIS DE MOISÉS) ...150

JUBILEOS ...152

EL TESTAMENTO DE ADÁN...152

LA PENITENCIA DE ADÁN...153

LA CAVERNA DE LOS TESOROS...154

EL CONFLICTO DE ADAN Y EVA CON SATANÁS ...155

LA HOMILÍA DE ADÁN DESDE HADES A LÁZARO...155

CONCLUSION ...155

Adán: ...159

Según lo Entendieron ...159

los Cuatro Hombres que ...159

dieron Forma a la ...159

Cristiandad Occidental ...159

SAN AGUSTIN (354-430, ERA CRISTIANA) ... 161

SANTO TOMÁS DE AQUINO (1225-1274 ER.A CRISTIANA)...166

MARTÍN LUTERO (1483-1546 ERA CRISTIANA)...173

JUAN CALVINO (1509-1564 ERA CRISTIANA) ...183

CONCLUSIÓN ...191

NOTAS...192

Adán: La Perspectiva ...194

de los Santos de ...194

(4)

1

Larry E. Dahl

Adán en la

Vida Pre-Mortal

Las escrituras, y particularmente las escrituras de los últimos días, junto con el comentario profético de José Smith, son sumamente esclarecedores respecto del papel que juega Adán en ayudar a alcanzar la inmortalidad y la vida eterna de todos aquellos que han habitado o que habitarán este mundo. A Adán se lo identifica como "Miguel, el príncipe, el arcangel" (DyC 107:54). "[El Señor] ... le ha dado (a Miguel) las llaves de la salvación bajo el consejo y dirección del Muy Santo, que es sin principio de días o fin de vida" (DyC 78:16).

EL LUGAR QUE OCUPA ADAN EN EL PLAN DE SALVACION. ASPECTOS GENERALES

José Smith explicó el papel fundamental que juega Adán en el gran plan del Padre:

Adán fue el primer hombre ... Daniel, en el séptimo capítulo de sus profecías, habla del Anciano de Días o, en otras palabras, el hombre más antiguo, el gran progenitor ... el primero y padre de todos, no sólo por progenie, sino por haber sido el primero en recibir las bendiciones espirituales, a quien se le hizo saber el plan de los ritos para la salvación de su posteridad hasta el final, y a quien Cristo se reveló por primera vez desde el cielo, y que seguira revelándose de allí en más. Adán tiene la llave de la dispensación de todos los tiempos, es decir, las dispensaciones de todos los tiempos han sido y serán reveladas a través de el desde el comienzo a Cristo

(5)

y desde Cristo hasta el fin de las dispensaciones que han de ser reveladas ... Lo que se ha propuesto en sí mismo (Dios) en la escena final de la última dispensación es que todas las cosas que pertenecen a esta dispensación sean conducidas precisamente de acuerdo con las dispensaciones anteriores.Y, además, Dios propuso en sí mismo que no hubiese una plenitud eterna sino hasta que se cumplieran todas las dispensaciones, y fueran reunidas en una, y que todas las dispensaciones, cualesquiera que fueren, que habían de ser reunidas en una, en dichas dispensaciones, para la misma plenitud y gloria eterna, lo fuesen en Cristo Jesús; por tanto, El determinó que las ordenanzas fueran las mismas para siempre jamás, y puso a Adán para vigilarlas, revelarlas desde los cielos al hombre o enviar ángeles que las revelasen...

Estos ángeles se hallan bajo la dirección de Miguel o Adán, y, él obra bajo la dirección del Señor.

En cuanto a la posición y facultad de sacerdocio de Adán, el Profetal también explicó:

El Sacerdocio fue dado primeramente a Adán; a él se dio la Primera -Presidencia, y tuvo las llaves de generación a generación. Lo recibió en la creación, antes de ser formado el mundo, como se ve en Génesis 1:26, 27, 28. Le fue dado el dominio sobre toda cosa viviente. Es Miguel el Arcángel, de quien se habla en las Escrituras. Entonces a Noé que es Gabriel; este sigue a Adán en la autoridad del sacerdocio. Dios confirió este oficio sobre Adán, que fue el padre de todo ser viviente en sus días, y a él le fue dado el dominio. Estos hombres tuvieron las llaves primeramente en la tierra, y luego en los cielos.

El sacerdocio es un principio sempiterno, y existió con Dios desde la eternidad, y existirá por las eternidades, sin principio de vida o fin de años. Las llaves tienen que ser traídas de los cielos cuando se envía el evangelio; y cuando se revela de los cielos, se hace mediante la autoridad de Adán...

...El (Adán) está a la cabeza y se le mandó multiplicar. Las llaves fueron dadas a él primeramente, y él las dio a otros. El tendrá que dar cuenta de su mayordomía, y estos otros a él...

...Cristo es el Gran Sumo Sacerdote, Adán, el siguiente...

Esto, pues, es la naturaleza del sacerdocio: Cada hombre tiene la presidencia de su dispensación, y un hombre tiene la presidencia de todas ellas, a saber, Adán; y Adán recibe su presidencia y autoridad del Señor, mas no puede recibir la plenitud

(6)

sino hasta que Cristo haya entregado el reino al Padre, que será al fin de la última dispensación.

A partir de la lectura de las citas mencionadas, resulta indudablemente claro que el papel de Adán en el plan de salvación, como perteneciente a esta tierra, no comenzó al ser ubicado en el Jardín del Edén, ni tampoco terminó con su muerte. Este breve capítulo trata acerca del rol de Adán en la vida pre-mortal. Otro capítulo se ocupará de su ministerio terrenal y del cuidado continuo de su posteridad durante toda la historia de la tierra - a través de las dispensaciones -, incluyendo su participación en la última dispensación, el juicio, la resurrección y en las eternidades por venir. Ahora centraremos nuestra atención en el rol pre-mortal de Adán.

UN ESPÍRITU HIJO DE DIOS

En una declaración oficial publicada en 1909 por la Primera Presidencia (José Smith, John R.Winder y Anthon H. Lund), leemos:

"Adán, nuestro progenitor, "el primer hombre", fue, al igual que Cristo, un espíritu pre-existente, y al igual que Cristo tomó un cuerpo apropiado, el cuerpo de un hombre y as¡ se convirtio en "alma viviente". La doctrina de la pre-existencia, revelada de manera tan clara, especialmente en los últimos días, arroja luz sobre el misterioso problema del origen del hombre. Demuestra que el hombre, como espíritu, fue engendrado y concebido por padres celestiales, y llegó a la madurez en las mansiones eternas del Padre, antes de llegar a la tierra en un cuerpo temporal para experimentar la mortalidad. Enseña que todos los hombres existieron en espíritu antes de existir en carne, y que todos los que han habitado la tierra después de Adán, han tomado cuerpos de manera similar, se han convertido en almas".

El espíritu de Adán fue "engendrado y concebido por padres celestiales y llegó a la madurez en las eternas mansiones del Padre", al igual que los espíritus de toda la humanidad. Y todos los espíritus que habitarían la tierra fueron creados de ese modo antes de la creación de la tierra misma. (ver Moises 3:5). Cuando le fue mostrada una visión de estos espíritus pre-mortales, Abraham comprendió que muchos de ellos eran "nobles y grandes", y que

(7)

habían sido elegidos para ser los gobernantes de Dios en la tierra (Abraham 3:22-23). Adán se mantuvo en un nivel superior (por debajo de Cristo) entre todos estos espíritus, hijos de nuestro Padre Celestial. No fue sólo un arcángel, sino el arcángel, el jefe de los ángeles.5

ADÁN CONDUJO A LAS FUERZAS DEL BIEN EN LA BATALLA DEL CIELO

"Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni si halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él". (Apocalipsis 12:7-9).

Hubo una batalla porque el diablo y "la tercera parte de las huestes del cielo" que decidieron seguirlo se rebelaron contra Dios y el plan de salvación (DyC 29:36)." Juan nos cuenta que el diablo fue "el acusador de nuestros hermanos" y que él "los acusaba delante de nuestro Dios día y noche" (Apocalipsis 12:10). Resulta obvio que la Batalla del Cielo no fue una breve escaramuza vespertina, sino que se extendió durante "día y noche". ¿Quiénes eran los "hermanos" a los que se acusaba con tanta persistencia? No cabe duda de que Adán,como el lider de los espíritus buenos, hubiera sido el objetivo principal del desdén del diablo. ¿Y quiénes eran los "ángeles" que pelearon, ya sea con Adán o con el diablo? No cabe duda de que todos los hijos e hijas de Dios tenían conocimiento de cuales eran los temas de discusión, motivo de la Batalla del Cielo. Como se aplica al caso de nuestra existencia actual, podríamos suponer que había una gran divergencia entre el compromiso y la valentia de los espíritus de los individuos. Seguramente algunos defendieron sus causas respectivas con más vigor que otros.

¿Cuáles fueron los motivos y que armas se utilizaron? Los motivos versaban acerca de quien sería el salvador, como se llevaría a cabo su misión y quién recibiría los honores. Tanto el diablo como Jesús ofrecieron ser el salvador. El diablo proclamaba

(8)

que salvaría a todos "de modo que no se perdera ninguna alma", demandándole a Dios el lugar o el honor a cambio de sus esfuerzos (Moisés 4:1). Jesús simplemente quería honrar a su Padre haciendo su voluntad. En un comentario acerca de este hecho, el Profeta José Smith explicó: "La batalla en el cielo se debió a que Jesús dijo que algunas almas no serían salvadas; y el diablo dijo que las podía salvar a todas; y presentó sus planes frente al Gran Consejo; quienes votaron a favor de Jesucristo. Entonces el diablo se rebeló contra Dios, y fue arrojado, con todos aquellos que lo siguieron". s

La "garantía" de salvación para todos de Satanás tenía profundas implicaciones. Quien garantice algo debe tener el control absoluto. Por lo tanto, los sujetos deben perder su albedrío. El Señor le afirmo a Moisés que Satanás "pretendió destruir el albedrío del hombre que yo, Dios el Señor, le había dado" (Moisés 4:3). ¿Cómo pudo Satanás persuadir a una tercera parte de las huestes del cielo para que lo siguiera si luego deberían enfrentar tales consecuencias? ¿Les habría dicho que si lo seguían, él les quitaría su albedrío? !Por supuesto que no? Es demasiado inteligente para hacer eso. El albedrío es una posesión demasiado preciada como para un acercamiento de este tipo. Entonces, ¿cómo es que los persuadió? La promesa de la salvación sin ningún precio a cambio, sin riesgo de dolor ni tristeza, es una propuesta atractiva y persuasiva a la vez. Parecería probable que este fuera uno de los argumentos de Satanás, dadas las declaraciones de Juan referentes a aquellos que no sucumbieron a la maniobra del diablo. Juan dice que aquellos que eligieron a Cristo en esta batalla pre-mortal "menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11). El diablo y sus ángeles evidentemente amaban sus vidas hasta la muerte o, dicho de otro modo, se aferraban tenazmente a un programa que prometía comodidad y tranquilidad, en lugar de la perspectiva de un mundo plagado de riesgos y dolor, hasta tal punto que los condujo a la muerte, a una muerte espiritual. Que triste ironía, trazarse su propio camino hasta el punto de la muerte espiritual, mientras que el diablo "os sellara como cosa suya; por tanto, se retira de vosotros el Espíritu del Señor y no tiene cabida en vosotros; y este es el estado final del malvado" (Alma 34:35).

(9)

Lo que el diablo prometía no podía cumplirlo. No puede lograrse la divinidad sin habernos puesto a prueba. Y para ponernos a prueba es necesario contar con albedrío, con riesgos, y dolores que equilibren los placeres y las comodidades de la vida.

Porque es preciso que haya una oposición en todas las cosas. Pues de otro modo ... no se podría llevar a efecto la justicia ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal. De modo que todas las cosas necesariamente serían un sólo conjunto; por tanto, si fuese un sólo cuerpo, habría de estar como muerto, no teniendo ni vida ni muerte, ni corrupción ni incorrupción, ni felicidad ni miseria, ni sensibilidad ni insensibilidad.

Por lo tanto tendría que haber sido creado en vano; de modo que no habría ningún objeto en su creación. Esto, pues, habría destruído la sabiduría de Dios y sus eternos designios, y también el poder, y la misericordia, y la justicia de Dios. (2 Nefi 2:11-12; ver también DyC 29-39; Moisés 6:55)

Adán y sus ángeles comprendieron la futilidad de la respuesta del diablo y "ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus ideas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11). Ya nos hemos referido a la última de estas tres armas o medios mediante los cuales se venció al diablo. ¿Y las otras dos? ¿Qué significa "la sangre del Cordero"? En mi opinión, significa la verdadera doctrina de Expiación, en contrapartida a las nociones de falsedad de Satanás: la necesidad de un "sacrificio infinito y eterno" (Alma 34:10) "para apaciguar las demandas de la justicia" (Alma 42:15). Algunos, como parecería ser el caso de Coriantón, se sienten ofendidos por la justicia de Dios (ver Alma 41:1-3; 42:1). Se preguntan por qué Dios no puede simplemente perdonarlos, sin requerir pago alguno en forma de sufrimiento por haber quebrantado la ley. Alma le explicaba a su hijo Coriantón que si Dios ofrecía misericordia sin justicia reparadora El "dejaría de ser Dios" (Alma 42:13,22,25), que satisfacer las demandas de la justicia a través de la expiación es lo que le permite a Dios ser "un Dios perfecto, justo y misericordioso también" (Alma 42:15). Pero de no satisfacerse la justicia, ¿cómo podría Dios dejar de ser Dios? ¿Quién se ocuparía de ello? Cesaría de ser Dios porque careceria de uno de los atributos necesarios que lo convirtieron en Dios: la justicia. Y si no poseyera el atributo de la justicia, y si no supiéramos que lo posee, no podríamos tener fe en El hasta la

(10)

salvación. Por tanto, para nosotros, dejaría de ser un Dios. Las Conferencias de la Fe, preparadas por o bajo la dirección de José Smith, afirman esta relación entre la justicia de Dios y nuestra fe:

También es necesario, para poder ejercer la fe en Dios hacia la vida y la salvación, que los hombres tengan la idea de la existencia de la justicia inherente en El, puesto que sin la idea de la existencia de la justicia inherente a la Deidad, los hombres no podrían tener la suficiente confianza como para colocarse bajo su guía y dirección; puesto que los invadiría el miedo y la duda, a no ser que el juicio de toda la tierra no fuera legítimo, y de ese modo el miedo o la duda, existentes en la mente, impediria la posibilidad del ejercicio de la fe en El, respecto de la vida y la salvación.

Pero cuando la idea de la existencia de la justicia inherente a la Deidad se encuentra asentada en la mente, no deja lugar para que la duda penetre en él corazón, y la mente puede ponerse al servicio del Todopoderoso sin temor y sin dudas, y con la confianza más sólida, creyendo que el Juicio de toda la tierra será el correcto.

Las escrituras son claras respecto de que se requirió para equilibrar la justicia y la misericordia. Cristo Jesús "obró esta perfecta expiación derramando su propia sangre" (DyC 76:69), sufriendo "aun más de lo que el hombre puede sufrir, sin morir" (Mosíah 3:7), que lo que el sufrimiento le causó "hizo que incluso Dios, el más grande de todos, temblara de dolor", "sangrara cada poro" y "sufriera en cuerpo y espíritu", y anhelara soportar el juicio de Dios sin huír de el. Lo hizo todo para satisfacer la justicia y ofrecer misericordia. "Porque, he aquí, yo, Dios, he padecido estas cosas por todos, para que no padezcan, si se arrepienten; mas si no se arrepienten, tendrán que padecer así como yo".(DyC 19:16-18). Su sufrimiento y/o el nuestro no es un inconveniente arbitrario, sino una parte necesaria del plan de salvación. La comprensión y el compromiso con la verdadera doctrina de la Expiación, como la sugiere la frase de Juan "la sangre del Cordero", fue un medio que le permitió a Miguel y a sus ángeles prevalecer ante el diablo y sus ángeles en la Batalla del Cielo.

La tercera arma o medio identificado por Juan como empleada por Miguel y sus ángeles en esa batalla previa a la creación de la tierra "es la palabra del testimonio de ellos" (Apocalipsis 12:11). Esto sugiere algunas preguntas. ¿Cómo se deciden los temas de consecuencia eterna? Cuando las personas

(11)

no están de acuerdo sobre verdades eternas,¿cómo puede resolverse el problema? Si suponemos que dos tercios y no un tercio de las huestes del cielo estuvieron del lado del diablo, ¿el plan de salvación hubiera sido diferente? Según mi opinión, la única diferencia hubiera sido que los dos tercios y no un tercio de las huestes del cielo se hubieran negado la oportunidad de seguir en pos de la vida eterna.

Existe un sólo camino que conduce a la felicidad, que como lo expresó el Profeta José Smith es "el objetoy el diseño de nuestra existencia"8. El camino está compuesto por principios eternos que se volvieron operativos a través del poder de los Dioses, principios que no pueden cambiarse mediante argumentos o por voto. Uno de estos principios es el albedrío, mediante el cual cada individuo puede elegir entre alternativas dadas con consecuencias dadas. Las alternativas y consecuencias no pueden ser alteradas ni mezcladas a nuestro antojo. "Hay una ley, irrevocablemente decretada en el cielo antes de la fundación de este mundo, sobre la cual todas las bendiciones se basan; y cuando recibimos una bendición de Dios, es porque obedece aquella ley sobre la cual se basa". (DyC 130:20-21). Cuando un tercio de las huestes del cielo, a sabiendas, rechazó el camino por completo, intento reconstruirlo; la consecuencia fue una sola y hubiera sido la misma, cualquiera fuera el número de rebeldes; porque "aquello que traspasa una ley, y no se rige por la ley, antes procura ser una ley a sí mismo, y dispone permanecer en el pecado, no puede ser santificado por la ley, ni por la misericordia, la justicia o el juicio. Por tanto, tendrá que permanecer sucio aún." (DyC 88:35). Para Miguel y sus ángeles, argumentando sobre los méritos del camino, en comparación con su camino (el camino expuesto por Satanás y sus seguidores) no debe haber rendido sus frutos. Lo que quedaba era prestar testimonio, testimonio proveniente del Espíritu, con la facultad de "sellar, tanto en la tierra como en el cielo, al incrédulo y al rebelde" (CyI) 1:8). Quizá sea importante destacar aquí que seguramente el testimonio no se prestó con un sentimiento burlón de victoria o con un arrogante tono de justicia. No caben dudas de que fue dado con solemnidad y humildad, y probablemente con tristeza; en realidad "el cielo lloró" ante el resultado de la Batalla del Cielo (DyC 76:26).

(12)

ADÁN AYUDÓ A CREAR LA TIERRA

Abraham tuvo el privilegio de tener una visión de la vida antes de que la tierra fuera creada. En cuanto a la creación de la tierra, escribió: "Y estaba entre ellos uno que era semejante a Dios, y dijo a los que ,se hallaban con el: Descenderemos, pues hay espacio allá, y tomaremos de estos materiales y haremos una tierra sobre la cual estos puedan morar" (Abraham 3:24). El que "era semejante a Dios, claramente era Jesucristo, puesto que "por él, por medio de él y de él los mundos son y fueron creados" (DyC 76:24; ver también Juan 1:3; Hebreos 1:2; Mosíah 4:2). ¿Pero quiénes eran "aquellos que estaban con él?" Seguramente Adán, como jefe de los ángeles o arcángel, el que fue designado como "el primer hombre" (Moisés 3:7), en la tierra y para presidir durante la posteridad a lo largo de toda la historia de la tierra; jugó un papel prominente en dicha empresa. Si bien las escrituras que están a nuestra disposición hasta la actualidad no hacen mención de

aquellos que estuvieron junto a Cristo en la Creación, sabemos, por lo que escribió Elder Bruce McConkie, "de otras fuentes sagradas... que Jehová-Cristo, ayudados por 'muchos de los nobles y de los grandes' (Abraham 3:22), de quien Miguel es sólo un ejemplo, en realidad creó la tierra y todas las formas de vida vegetal y animal en su superficie."9 Además, José Smith nos enseñó que Adán recibió el sacerdocio "durante la creación, antes de formarse el mundo". 10 También, en 1863, el presidente Heber C. Kimball realizó la siguiente observación: "Se nos ha enseñado que nuestro Padre y Dios, de quien descendemos, llamó y les solicitó a sus siervos .que fueran y organizaran una tierra, y, entre los demás, le dijo a Adán:'Vé también y ayuda en todo lo que puedas: una vez que esté organizada, la habitarás, por tanto vé y ayuda a realizar un buen trabajo'. Dicen las Escrituras que el Señor lo hizo, pero la verdad es que el Todopoderoso envió a Jehová y a Miguel para hacer la tarea" 11. En las escrituras de muchos de los presidentes de la Iglesia, desde el comienzo de esta dispensación hasta la actualidad, pueden encontrarse

(13)

CONCLUSIÓN

Adán, a quien también se lo conoce como Miguel, el arcángel, tiene las llaves de la salvación, después de Cristo, para todos los habitantes de esta tierra. Fue uno de los hijos del espíritu de Dios más noble y grande en la vida pre-mortal. Por tanto, sé le dio autoridad por sobre otros espíritus (salvo Cristo) designados para experimentar la mortalidad en esta tierra. Condujo las huestes del bien contra el diablo y sus ángeles en la Batalla del Cielo, luego de que el Gran Consejo llamó a considerar el plan de salvación del Padre. Miguel y sus ángeles vencieron al diablo y a sus ángeles en esa batalla "por medio de la sangre del Cordero y de la palabra y del testimonio de ellos; y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11). También jugó un rol fundamental, bajo la dirección de Cristo, en la creación de la tierra.

(14)

NOTAS 1. Enseñanzas del Profeta José Smith 2. Enseñanzas del Profeta José Smith 3. Enseñanzas del Profeta José Smith

4. Mensajes de la Primera Presidencia, 4:205

5. Ver DyC 107:54; 128:21; Judas 1:9; Adán es el único mencionado en las escrituras como el arcángel.

6. Enseñanzas del Profeta José Smith 7. Ver Enseñanzas del Profeta José Smith 8. Conferencias sobre la Fe

9. Bruce R. McConkie, El Mesías Prometido 10. Enseñanzas del Profeta José Smith

(15)

2

Robert L. Millet

Adán en el Edén:

La Creación

A fin de comprender cabalmente la naturaleza de la Creación, debemos partir de la base de que en realidad existieron tres creaciones. La primera creación es la denominada creación del espíritu y pertenece al nacimiento de nuestros espíritus en la pre-mortalidad. La segunda, la creación espiritual, pertenece a la naturaleza de la vida en la tierra antes de que nuestros primeros padres fueran arrojados del Edén. La tercera creación u organización de las cosas fue consecuencia de la Caída. Esta, la creación natural, abrió las puertas a la mortalidad, a la corrupción y a la muerte. Ahora me ocuparé brevemente de la creación del espíritu, luego de lo cual me extenderé acerca de la naturaleza del estado espiritual de la vida en el Edén. La vida después de la Caída sera objeto de otro capítulo.

LA CREACIÓN DEL ESPÍRITU

La primera creación del hombre de la que hablan los profetas, es decir, la creación del espíritu, acarreó la creación de nuestros espíritus como inteligencias organizadas (Abraham 3:22). Esto significa que, en un

pasado anterior, en la pre-mortalidad, hombres y mujeres fueron engendrados como entidades espirituales individuales y a causa de ello se convirtieron en los hijos de un Padre y una Madre en el cielo. La doctrina de los Santos de los Ultimos Días es clara al respecto: el hombre es hijo de Dios en el sentido más puro y literal,

(16)

y hemos heredado de nuestro elevado Señor las facultades, los atributos y las capacidades para poder llegar con el tiempo a ser como él. "Nosotros creemos", explica Elder Lorenzo Snow,

"...que somos los hijos de nuestro Padre en el cielo, y que poseemos en nuestras organizaciones espirituales las mismas capacidades, facultades y poderes que nuestro Padre, si bien, de un modo infantil, requiriendo atravesar un determinado hecho o prueba severa en virtud de los cuales estos poderes se desarrollen y se mejoren de acuerdo con el cumplimiento que hagamos de los principios quehemos recibido...

Nacemos a imagen y semejanza de Dios nuestro Señor; El nos engendró de esta forma. La naturaleza de la deidad forma parte de nuestra organización espiritual; en nuestro nacimiento espiritual nuestro Padre nos transmitió las capacidades, poderes y facultades que El mismo poseía, del mismo modo en que, si bien en un estado todavía no desarrollado por completo, el hijo en el seno de su madre posee las facultades, poderes y capacidades de su padre.l

A esta altura del tratamiento del tema, cabe destacar que, tal como lo explicó el Presidente José Fielding Smith, "no hay ningún registro de la creación del hombre o de

otras formas de vida cuando fueron creados como espíritus. Solo contamos con la sencilla declaración de que así fueron creados antes de la creación física. Las declaraciones que figuran en Moisés 3:5 y en Génesis 2:5 son interpolaciones referidas a la creación física, explicando allí que, primero, todas las cosas fueron creadas en la existencia espiritual en el cielo antes de ser ubicadas en este mundo. Hemos tenido edades incalculables antes de haber sido situados en esta tierra." 2

PERSONALIDADES DE LA CREACIÓN

El profeta José Smith comprendió, como resultado de sus estudios de papiros egipcios que " tres personajes realizaron un pacto sempiterno antes de la organización de esta tierra y que se refiere a su dispensación de las cosas a los hombres en la tierra; estos personajes, según el registro de Abraham son: el Primero, Dios, el Creador; el segundo Dios, el Redentor; y el Tercer Dios, el testigo 0 Testador."3 Dios Padre, Elohim Todopoderoso, es al que

(17)

se denomina el Creador. De hecho, en el sentido más profundo, toda la creación se lleva a cabo por su poder, a través de él y bajo su dirección divina. Por lo tanto, sabemos "que hay un Dios en el cielo, infinito y eterno, de eternidad en eternidad el mismo Dios inmutable, el organizador de los cielos y de la tierra, y de todo cuanto en ellos hay" (DyC 20:17).

Las escrituras también dan fe de que Jehová fue y es el creador de mundos incontables (Moisés 1:32-33); que el Señor Omnipotente, actuando bajo la dirección de su Padre Eterno, dio existencia a los mundos a partir de materia caótica y que luego formó y preparó dichos orbes para que los habitara la vida inteligente y sensible. En otras palabras, Dios Padre "creó todas las cosas por medio de Jesucristo" (Efesios 3:9). "En el principio", escribió el Apostol Juan, "era el verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por el fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho." (San Juan 1:1-3). Del mismo modo, Pablo testificó frente a los Santos Hebreos que el Padre "nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo" (Hebreos 1:2; comparar con DyC 76:24). "He aquí, soy Jesucristo, el Hijo de Dios", dijo el Maestro a los Nefitas. "Yo creé los cielos y la tierra, y todas las cosas que en ellos hay." (3 Nefi 9:15).

Además, "Adán contribuyó a la formación de esta tierra," expresó el Presidente José Fielding Smith. "Trabajó junto a nuestroSalvador Jesucristo. Tengo la absoluta visión o convicción de que hubo otros que les ayudaron. Quizás Noé y Enoc; ¿Y por qué no José Smith, y aquellos designados a gobernarnos antes de haberse formado la tierra?"4. Ayudándonos a tener un panorama aun más amplio respecto de quienes pudieron haber participado en el trabajo de la creación, incluyendo quizás a algunos miembros de ese grupo de hombres y mujeres designados como "los nobles y los grandes", Elder Bruce R. McConkie observa lo siguiente:

Cristo y Adán eran compañeros y socios en la preexistencia. Cristo, amado y elegido por el Padre, fue predeterminado para ser el Salvador del mundo; Adán, como el gran Miguel, condujo las fuerzas del cielo cuando Lucifer y un tercio de las huestes de los espíritus se rebelaron. Jesús, el Señor, reino luego como el Señor Jehová, fue el primer Hijo Espiritual; descripto como "uno que era semejante a

(18)

Dios" (Abraham 3:24), luego ascendió al trono del poder eterno; y con él, a su lado y bajo su dirección, estaba Miguel, que es Adán, y que luego fue predeterminado a ser el primer hombre y la cabeza de la raza humana.

Y no podemos dudar de que el más grande de los espíritus femeninos fuera el elegido y predeterminado para ser "según la carne, la madre del Hijo de Dios" (1

Nefi 11:18). Ni tampoco podemos más que suponer que Eva estaba a su lado, regocijándose en su predeterminación por ser la primera mujer, la madre de todos los hombres, la consorte, compañera y amiga del poderoso Miguel.

Cristo y María, Adán y Eva, Abraham y Sara, y una gran cantidad de hombres poderosos y mujeres igualmente gloriosas fueron los integrantes de ese grupo de "los nobles y los grandes" a quien el Señor Jesús dijo:"Descenderemos, pues hay espacio allá, y tomaremos de estos materiales y haremos una tierra sobre la cual estos puedan morar" (Abraham 3:22-24). Esto es lo que sabemos: Cristo, por debajo del Padre, es el Creador; Miguel es su compañero y socio, que dirigió gran parte del trabajo de la creación; y junto a ellos, como lo vio Abraham, se encontraban muchos de los nobles y de los grandes. ¿Acaso podemos llegar a otra conclusión que no sea que María y Eva y Sara e innumerables hermanas leales se encontraban en ese grupo? Por cierto, estas hermanas trabajaron en forma tan diligente en ese momento, y lucharon con tanto valor en la batalla del cielo, como lo hicieron los hermanos, aún cuando hoy, del mismo modo defienden con firmeza, en la mortalidad, la causa de la verdad y del bien. 5

Luego de describir la visión de Abraham de los nobles y los grandes; luego de una significativa descripción de su predeterminación y del objeto de la mortalidad ("y con esto los probaremos, para ver si harán. todas las cosas que el Señor su Dios les mandare") ; y luego de una breve reseña de la rebelión de Lucifer, (Abraham 3:22-28), el registro de las escrituras continúa: "Entonces el Señor dijo: Descendamos. Y descendieron en el principio, y ellos, esto es, los Dioses, organizaron y formaron los cielos y la tierrá' (Abraham 4:1). Es posible que aquellos, a los que aquí se denomina "los Dioses", los que participaron en la preparación de la tierra para recibir plantas, animales, y lo más importante, el hombre, sean aquellos a los que anteriormente se hacia referencia como "los nobles y los grandes". De ser así, son

(19)

dioses, no en el sentido de que son seres resucitados que han recibido la totalidad de la gloria y del poder del Padre (ver DyC 132:19-20), sino que han participado en el trabajo creativo del Padre; son miembros de la familia de Dios, hijos e hijas de Dios;y son aquellos a quienes les llegó la palabra de Dios y quienes la difundieron (Juan 10:34-35).

CERCA DEL TRONO DE DIOS

Esta tierra fue creada en un entorno diferente, con una atmósfera completamente distinta de la que conocemos ahora. Fue creada cerca de Kolob, cerca de donde mora el mismo Dios. Hablando de la renovación y regeneración del planeta en el que vivimos, José Smith dijo, sencillamente: "Esta tierra volvera ante la presencia de Dios, y será coronada con la gloria celestial".s El Presidente Brigham Young explica:"Cuando se estructuró y creó la tierra y se colocó al hombre en ella, esto sucedió próximo al trono de nuestro Padre en el cielo. Y cuando el hombre peco, si bien eso constituía un designio divino, nada de ello fue misterioso o desconocido para los Dioses; lo comprendieron todo, todo estaba planeado. Pero cuando el hombre pecó, la tierra cayó en el espacio, y tomó su lugar en el sistema planetario, y el sol se convirtió en nuestra fuente de luz....Esta es la gloria desde donde provino la tierra, y cuando sea glorificada volvera a estar frente al Padre, y morara allí" 7. En una ocasión anterior, el Presidente Young expresó que "esta esfera terrestre, esta pequeña substancia opaca (sic) arrojada al espacio, constituye solo una partícula en el gran universo; y cuando arribe a un nivel celestial, volverá a estar ante la presencia de Dios, donde fue generada por vez primera. "8

En una de sus enseñanzas a una de las hijas de la ' Iglesia. John Taylor se refirió a sus orígenes divinos:

¿Sabes tú que, no hace mucho tiempo, tu espíritu, puro y sagrado vwió en el seno del Padre Celestial, y en Su .presencia, y que tu madre, una de las reinas del cielo, se encontraba rodeada por tu hermano y tu hermana espirituales en el mundo de los espíritus,entre los Dioses? Tu espíritu guarda esas escenas, y tu has crecido en inteligencia, has visto mundos organizados sobre otros mundos y personas con espíritus afines al tuyo, que asumieron los tabernáculos, murieron, resucitaron y recibieron su exaltación en los

(20)

mundos redimidos en los que algunas vez vivieron. Tú, que deseosa y ansiosa has intentado imitarlos, esperando obtener un cuerpo,una resurrección y también la exaltación...ansiaste, suspiraste y le oraste a tu Padre Celestial para que llegue el momento en que pudieras llegar a esta tierra, que se había trasladado y había sido arrojada del lugar en que fue organizada en primer lugar, cerca del planeta Kolob. Dejando el seno de tu padre y de tu madre y a todos los espíritus hermanos, llegaste a la tierra, tomaste un tabernáculo e imitaste lo hecho por quienes fueron exaltados antes de tí.9

Además, puesto que la Caída aún no se había producido, puesto que la tierra fue creada próxima al lugar donde habita Dios, la tierra se encontraba en un sistema diferente del tiempo en la manana de la creación. En el relato de Abraham acerca de la creación, los Dioses le instruyeron a Adán y a Eva: "De todo árbol del jardín podrás comer libremente, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal, no comerás de él, porque en la ocasión en que de él comieres, de seguro morirás. Ahora, yo, Abraham, ví que era según el tiempo del Señor, que era según el tiempo de Kolob, porque hasta entonces los Dioses aún no le habían señalado a Adán su manera de contar tiempo." (Abraham 5:12-13.)

LA CREACIÓN PARADISÍACA

Reconocemos como artículo de nuestra fe que en el Milenio "la tierra se renovará y recibirá su gloria paradisíaca" (Artículos de Fe 1:1(3). Mediante el razonamiento inverso, y con el conocimiento de que a lo largo de los mil años de paz la tierra existirá en una gloria terrestre, podemos arribar a la conclusión de que la vida en la tierra Edénica fue de orden terrestre. De hecho, este estado fue paradisíaco. El hombre conocía a su Dios, y caminaba y hablaba can el. Según nos enseñó José Smith, Adán era: "Señor o amo de todas las cosas que había sobre la tierra...disfrutando, al mismo tiempo, de la comunicación y del intercambio con su Creador, sin que nada se lo impidiera".i° El Profeta también señaló: "Los designios del Señor...han tenido el objetivo de promover el bien f~niversal del mundo universal; de establecer la paz y la benevolencia entre los hombres; de promover los principios de la verdad eterna...y de originar la gloria milenaria, cuando 'la tierra

(21)

muestre su crecimiento, reanude su gloria paradisíaca y se convierta en el jardín del Señor'." 11

Como ya hemos mencionado, los relatos de la Creación a cargo de Moisés y de Abraham describen la ubicación de Adán, de Eva y de todas las formas de vida en un estado físico. Tenían substancia. Eran tangibles. Y aún así eran lo que las escrituras describían como seres espirituales. Es decir, eran inmortales, no estaban sujetos a la muerte. Versando sobre el cuerpo en la resurrección Pablo escribió que "se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción:...se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual" (1 Corintios 15:42, 44). Asimismo Amulek testificó que "este cuerpo terrenal se levanta como cuerpo inmortal, es decir, de la muerte, si, de la primera muerte a vida, de modo que no pueden morir ya mas; sus espíritus se unirán. a sus cuerpos para no ser separados nunca más; por lo que esta unión se torna espiritual e inmortal, para no volver a ver corrupción" (Alma 11:45). Por último, una revelación moderna testifica que aunque los justos mueran, "también ellos se levantarán cuerpos espirituales" (CyD 88:27). Por lo tanto, se puede describir a la naturaleza de las cosas en el Edén antes de la Caída como físico-espirituales; físicas y tangibles en su parte exterior, pero no sujetas a los efectos de deterioro y destrucción de la muerte. José Fielding Smith resume lo siguiente:

La narración de la creación en el Génesis no fue una creación de espíritu, pero en un sentido en particular, si fue una creación espiritual. Por supuesto, esto merece una explicación. Los capítulos uno y dos del Génesis narran la creación de la tierra física. El relato de la ubicación de toda la vida sobre la tierra, hasta el pecado de Adán, en un sentido, constituye la narración de la creación espiritual de toda esa vida, pero también fue una creación física.

Cuando el Señor dijo que iba a crear a Adán, no tenía ninguna referencia de la creación de su espíritu, porque habían transcurrido años y años antes de que

estuviera en el mundo de los espíritus y se lo conociera como Miguel.

El cuerpo de Adán fue creado con el polvo de la tierra, pero en ese momento se trataba de una tierra espiritual. Adán tuvo un cuerpo espiritual hasta que se volvió mortal por haber violado la ley

(22)

que lo regía, pero también tenía un cuerpo físico de carne y hueso. 12"

"El hombre, cuando fue colocado por primera vez en la tierra", explicó Elder Orson Pratt, "era un ser inmortal, capaz de tener resistencia eterna; su carne y sus huesos, al igual que su espíritu, eran inmortales y eternos por naturaleza; y fue del mismo modo con toda la creación inferior...; todos eran inmortales y eternos por naturaleza; y la tierra misma, como un ser viviente, era inmortal y eterna en su naturaleza".13 José Fielding Smith se refirió al tema en forma más especifica:" Adán (y por extensión, toda la creación animal) no tenía sangre en sus venas luego de haber cometido el pecado. La sangre es la vida del cuerpo mortal". Una vez que Adán probó el fruto prohibido, la sangre se convirtió en "el fluido que le daba vida al cuerpo de Adán, y fue heredado por su posteridad. La sangre no sólo era la vida del cuerpo mortal, sinc que también contenía en ella las semillas de la muerte quE conducen al cuerpo mortal a su fin. Previamente, la fuerza vital en el cuerpo de Adán, que es similar al pode de sostén de cada cuerpo inmortal, fue el espíritu." 14

Por cuanto la sangre no formó parte de, la organización física de la vida animal hasta después de la Caída, 1. muerte se mantuvo en suspenso. Las revelaciones demuestran que por causa de la transgresión, se produjo 1 Caída, la cual trajo la muerte (Moisés 6:59; comparar con ' Nefi 9:6). Además, puesto que la sangre es el medio de l; mortalidad y por lo tanto la forma de propagación de la vid mortal, antes de la Caída no hubo procreación. Es decir el mandato a nuestros primeros padres y a todas la formas de vida de fructificar y multiplicarse para henchí la tierra (ver Moisés 2:22, 28) no podía obedecerse hasta qu el hombre hubiera caído y hasta que la sangre no hubier ingresado a los sistemas humano y animal.

Así, Lehi le explicaba a Jacobo que "si Adán no hubiera transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el Jardín de Edén". ¡El y Eva y toda la vida vegetal y animal

hubieran permanecido en su estado espiritual, y aún hoy estarían en el jardín, luego de aproximadamente seis mil años! "Y todas las cosas que fueron creadas (hombre y mujer, plantas y animales) tendrían que haber permanecido en el mismo estado (inmortal, espiritual, paradisíaco) en que se hallaban después de ser creadas; ,y habrían permanecido para siempre, sin tener fin. Y

(23)

no hubieran tenido hijos; por consiguiente,habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado" (2 Nefi 2:22-23; comparar con Moisés 3:9). Luego de la Caída, y con una perspectiva más amplia de los hechos acontecidos en el Edén, Eva, en lo que ciertamente es una de las declaraciones más profundas de las escrituras, expreso:"De no haber sido por nuestra transgresión, nunca habríamos tenido posteridad, ni hubieramos conocido jamás el bien y el mal ni el gozo de nuestra redención, ni la vida eterna que Dios concede a todos los que son obedientes" (Moisés 5:11).

Habiendo comprendido esto, estamos en mejores condiciones de entender las palabras de Dios, que de otra manera serían enigmáticas, referentes a la creación del hombre. Una vez escrito acerca de los seis días (períodos o eras) de la creación y de los eventos particulares de esos días, incluyendo la ubicación del hombre en la tierra, Moisés registró las palabras del Señor del siguiente modo: °'Estos son los orígenes del cielo y de la tierra, cuando fueron creados, el día en que yo, Dios el Señor, hice el cielo y la tierra; y toda planta del campo antes de que existiese en la tierra, y toda hierba del campo antes de que creciese.

Porque Yo, Dios el Señor, había creado a todas las cosas, de las que había hablado, espiritualmente, antes de que estuvierán naturalmente sobre la superficie de la tierra." (Moisés 3:4-5; agregado en cursiva). No debemos olvidar que la Creación es un hecho del pasado. Por lo tanto, según escribió Elder McConkie, estas declaraciones son "interpolativas; están insertas en la narración histórica para brindarnos la profundidad y su significado e importancia en su verdadera magnitud. No son relatos cronológicos, sino comentarios acerca de lo que (el Señor) había dispuesto en orden secuencia)". is Partes de estos versos, especialmente los citados en cursiva, pueden aplicarse a la creación físico-espirítual. Como Ya mencionamos, la creación espiritual - la ubicación de todas las cosas en un estado físico y espiritual a la vez - (tangible pera inmortal, no sujeto a la muerte), precedió a la creación natural o mortal, esa organización y estado de las cosas que se produjeron a consecuencia de la Caída.

El relato continúa: "Porque yo, Dios el Señor, no había hecho llover sobre la faz de la tierra." Luego, Jehová hace una referencia

(24)

específica a la creación del espíritu, la creación pre-mortal del hombre y de todas las formas de vida:" Y yo, Dios el Señor, había creado a todos los hijos de los hombres; y no había hombre todavía para que labrase la tierra, porque los había creado en el cielo" (Moisés 3:5). "Así se crearon todas las cosas", escribió Elder McConkie; " el trabajo se ha terminado; el relato se ha revelado; pero sólo se lo puede comprender cabalmente si se exponen otras verdades. Estas se relacionan con la existencia pre-mortal de todas las cosas y con la naturaleza paradisíaca de la tierra y de todas las cosas creadas en el momento en que provinieron por vez primera de la mano del Creador. Ambos conceptos se entrelazan en las mismas oraciones, y en algunos casos las palabras que se emplean tienen un significado doble y se aplican tanto a la vida pre-mortal como a la creación paradisíaca." is Y de este modo se aclara la palabra del Señor en la revelación moderna. El Señor instruyó a los Santos de los Últimos Días que había creado todas las cosas "por la palabra de mi poder, que es el poder de mi Espíritu. Porque por el poder de mi Espíritu las he creado; si, todas las cosas, tanto espirituales como temporales, primero espirituales (la creación paradisíaca), en seguida temporales (después de la Caída), que es el principio de mi obra; y además, primero temporales (nueva referencia a esta creación mortal) y en seguida espirituales (el hombre y todas las formas de vida en y la resurrección y luego de ella), que es el fin de mi obra." (DyC 29:30-32.)

LA UBICACIÓN DEL EDÉN

El Profeta José Smith descubrió en su traducción del libro de Mormón que la tierra de América es "una tierra de promisión", un sitio sagrado y selecto "porque es una tierra escogida...sobre todas las otras tierras" (1 Nefi 2:20; ver también 2 Nefi 10:19; Eter 2:9-10).

Luego, en su ministerio, el Profeta pudo llegar a apreciar, al menos en parte, por que el continente es tan amado por el Señor: el drama que conocemos como el Edén se desarrollo en América. Wilford Woodruff relato que Brigham Young dijo en una oportunidad: "José, el Profeta, me dijo que el Jardín del Edén

(25)

estaba ubicado en el Condado de Jackson, Missouri. Cuando Adán fue arrojado, se dirigió al lugar que ahora denominamos Adam-ondi Ahman, en el Condado de Daviess, Missouri. Alli construyó un altar y ofreció sacrificios."17

Por último, respecto del Edén, sólo debemos agregar que la palabra profética o de las escrituras no hace ninguna distinción entre el estado de las cosas en el Edén y en el resto de la tierra. Es decir, tenemos motivos para creer que toda la tierra - no sólo unas pocas hectáreas en el Jardín del Edén - existió en un estado físico-espiritual, paradisíaco y terrestre: ni la muerte, ni el deterioro, ni la procreación, ni el desarrollo ni el crecimiento se produjeron en ningún lugar hasta la caída universal.

LA CREACIÓN DEL HOMBRE

Moisés llamó días a los períodos creativos de tiempo. Abraham los llamó tiempos. "¿Qué es un día?", preguntó Elder Bruce R. McConkie. "Es un período específico de

tiempo; es una era, un eon, una división de la eternidad; es el lapso que transcurre entre dos hechos identificables. Y cada día, o cualquier período, tiene la duración requerida para cumplir su objetivo". Y luego, en lo que es un profundo discernimiento, agrego: " No existe ingún texto revelado que especifique que cada uno de los 'seis días' mencionados en la Creación tuviera la misma duración." is A medida que progresaba el trabajo de la Creación, los Dioses prepararon los cielos y la tierra para la vida vegetal y animal; formaron la tierra a partir de materia caótica auto-generada; separaron la luz de las tinieblas; crearon una expansión o un firmamento, dividiendo las aguas de la tierra de aquellas existentes en los cielos atmosféricos; situaron los grándes luminares (el sol, la luna y las estrellas) en sus lugares planetarios apropiados, para que estuvierán en su lugar cuando la tierra cayera; y prepararon la vida animal en las aguas y en la tierra (ver Moisés 2; Abraham 4).

El trabajo de los Dioses (posiblemente algunos de los más nobles y más grandes) ha sido monumental y sus tareas, ampliadas; todas las cosas estaban preparadas para la creación y la ubicación del hombre en la tierra. A partir de las escrituras y de

(26)

otras fuentes sagradas, Elder McConkie escribió: "Sabemos que Jehová-Cristo, ayudado por muchos de los nobles y de los grandes' (Abraham 3:22), de quienes Miguel es ejemplo, en realidad crearon la tierra y todas las formas de vida vegetal y animal de su superficie. Pero", agrego, "cuando llegó el momento de colocar al hombre en la tierra, se produjo un cambio en los Creadores. Es decir, el Padre participó personalmente.

Todas las cosas fueron creadas por el Hijo, utilizando el poder que se delegara su Padre, salvo el hombre. En el espíritu y nuevamente en la carne, el hombre fue creado por el Padre. No hubo ninguna delegación de autoridad cuando llego el momento de situar a la criatura de la creación." is En otro de sus escritos, Elder McConkie expresó:

En el sentido más profundo y final de la palabra, el Padre es el Creador de todas las cosas. El hecho de que asignara a su Hijo y a otros la tarea de realizar muchos de los actos creativos, delegando en ellos sus facultades creadoras, no convierte a estos otros creadores por derecho propio en seres independientes de El. El es la fuente de todo el poder creador, y simplemente elige a otros para que actúen por El en muchas de sus empresas creadoras. Pero hay dos eventos creativos que le son propios. En primer lugar, El es el Padre de todos los espíritus, incluyendo a Cristo. Nadie fue creado por ningún otro. En segundo lugar, El es el Creador del cuerpo físico del hombre. Si bien Jehová y Miguel y muchos de los nobles y de los grandes realizaron sus tareas asignadas en los diversos actos creativos, cuando llegó el momento de situar al hombre en la tierra, el mismo Dios nuestro Señor realizó los actos creativos. "Y yo, Dios,creé al hombre a mi propia imagen, a imagen de mi Unigénito lo creé, varón y hembra los cree". (Moisés 2:27).20

De modo que podemos concluir que las referencias a Jesucristo en las escrituras como el creador del hombre (por ejemplo, en Isaias 45:12; osiah 26:23; Eter 3:15-16) son ejemplos del Hijo hablando por el Padre, por investidura de autoridad divina. Lucas, al referirse a la geneaología de Jesús, habló de Cainán, quien "era hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios" (Lucas 3:38). La traducción de José Smith de este pasaje habla de "Adán, quien fue formado por Dios, y el primer hombre sobre la tierra" (JS, Lucas 3:45). En otro relato de dicha inspirada

(27)

traducción, leemos acerca de la línea de grandes patriarcas desde Adán a Enoc. "Y esta es la genealogía", afirma el registro sagrado, de los hijos de Adán, quien era hijo de Dios, con quien Dios conversaba" (JS, Génesis 6:23; Moisés 6:22).

En este libro, en el capítulo titulado "Nuestra gloriosa Madre Eva", se hace una breve reseña de la ubicación del hombre y de la mujer en la tierra.

CONCLUSIÓN

Los relatos de la creación del hombre, de los animales y de todas las formas de vida constituyen testimonio del poder todopoderoso del Padre y del Hijo para organizar y orquestar lo que es y lo que será.

Si pudiéramos medir su valor, estas gemas de las escrituras valdrían mucho más que su peso en oro. Pero son fragmentarias; son breves; entretejen lo literal con lo figurativo y presentan la verdad de tal modo que requiere de nuestros mayores esfuerzos para arribar a esas realidades trascendentes, pero disponibles, que estan al alcance de toda persona honesta que busque la verdad. "Las cosas de Dios son de gran importancia", declaró José el Profeta, "y sólo se las puede descubrir con el tiempo, y la experiencia, y los pensamientos cuidadosos, solemnes y equilibrados".21

En este capítulo hemos tratado acerca de algunos de los misterios de la creación. Hemos visto que los hombres y las mujeres fueron engendrados como espíritus antes de que comenzara la creación física.

Además, Jehová, Miguel y posiblemente otros nobles y grandes, todos actuando por virtud del poder y de acuerdo a las directivas del primer Dios, el Creador, prepararon y organizaron la tierra misma y situaron sobre ella la vida vegetal y animal. Por este medio, nos enfrentamos cara a cara con la creación, una organización espiritual de vida en la tierra, que casi supera la comprensión. Antes de la Caída y de la introducción de la creación natural o mortal, no había sangre, no había muerte ni procreación.

(28)

Todas las cosas hubieran permanecido de ese modo, si Adán y Eva no hubieran probado el fruto prohibido.

Hombres y mujeres nacieron y crecieron en las mansiones celestiales como hijos espirituales de Dios y tienen la capacidad de ascender, mediante los poderes de ascención y regeneración de la redención de Cristo y por justicia sostenida , a las alturas celestiales y volver a ocupar su lugar en la familia de los Dioses. Asi, la Creación abrió las puertas a las posibilidades infinitas y eternas. Y con la Creación ya consumada, se situó en su lugar uno de los pilares de la eternidad.

NOTAS

1. Del Jornal de Discursos,

2. José Fielding Smith, Doctrina de Salvación 3. Enseñanzas del Profeta José Smith, 4. Doctrina de Salvación

5. Bruce R. McConkie, "Eva y la Cafdá', de Mujer. 6. Enseñanzas del Profeta José Smith

7. Del Jornal de Discursos 8. Del Jornal de Discursos

9. John Taylor, citado en La Visión 10. Lecturas dP Fe

11. Enseñanzas del Profeta José Smith 12. Doctrina de Salvación

13. Del Jornal de Discursos

14. José Fielding Smith, El hombre: su origen y destino 15. Bruce R. McConkie, "Cristo y la creación", Insignia 12 16. "Cristo y la creación'

17. Citado en el libro dé Mattas F. Cowley, Wilford Woodruff: la historia de su vida y de sus tareas. Comparar con John Taylor, La mediación y la redención

18. "Cristo y la creación"

19. Bruce R. McConkie, El Mesfas prometido

(29)

21.

Ense

ñanz

as del

Profet

a

José

Smit

h

(30)

3

Joseph Fielding McConkie

El Misterio Del Edén

¿Qué era el Edén? ¿Acaso fue real o sólo un mito universal, una alegoría para explicar el origen del hombre, una respuesta para la mente primitiva? ¿Fue Adán moldeado en arcilla y Eva creada a partir de una costilla de Adán? ¿Existió alguna vez un jardín en el cual vivieron nuestros primeros padres, dicho-samente inconscientes de su desnudez? Y de ser así, ¿qué ocurrió con el jardín cuando Adán y Eva ya no estaban allí para cuidar de él? ¿Las serpientes permanecían erguidas y tenían el poder de conversar con hombres y mujeres? ¿Existió alguna vez un árbol, el fruto que permitió el conocimiento de lo bueno y lo malo? ¿Existió otro árbol, cuyo fruto trajo consigo la vida sempiterna?

¿Qué era el Edén? ¿La narración es figurativa o literal? ¿Es real o una sombra de la realidad, o es una magistral com-binación de ambas? ¿Eso se aplica con mayor razón en la Biblia, como una parábola, un libro sellado, un tipo, una narración velada a los ojos de los que no poseen instrucción espiritual? ¿La historia del Edén es, en realidad, una luz que revela el camino que todos deben recorrer para regresar ante la presencia divina? ¿En qué consiste el misterio del Edén?

Joseph Fielding McConkie es Profesor de Escrituras Antiguas de la Universidad de Brigham Young.

La confusión de lenguajes en la ciudad de Babel no se compara, en cuanto a la confusión de ideas y de doctrinas entre los creyentes de la Biblia, con el significado del Edén y de la expulsión

(31)

de Adán y Eva de sus esplendores paradisíacos. Al tratar de comprender la historia, no tenemos la intención de ser más inteligentes que otros.

En realidad, las respuestas a las preguntas espirituales tienen poco que ver con los poderes del intelecto únicamente, mientras que si entran dentro de lo que se relaciona con la capacidad de los ojos y los oídos de ver y escuchar. Tal es el privilegio de aquellos que albergan la fe, de aquellos que creen con su sangre, aquellos que se han instruido en las revelaciones de la Restauración: el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, el libro de Moisés y la ceremonia del templo. Esas son las fuentes en las que brevamos para obtener una comprensión del Edén y las experiencias de los que residieron allí.

Este capítulo se referirá particularmente a comentar los textos de las escrituras.

EL EDÉN: ¿FIGURATIVO O REAL?

La narración de las escrituras referente al nacimiento de Adán es una metáfora sagrada, como lo es el relato del nacimiento de su compañera eterna, Eva. De hecho, Adán y el Señor son los citados en el discurso de Enoc, a través del cual se nos dice que toda la humanidad proviene del polvo de la tierra (ver Moisés 6:49-50). Así, la promesa hecha a Adán de que en la muerte su cuerpo retornaría al polvo desde donde provino (Moisés 4:25) se extiende a toda su posteridad. "Todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo" (Eclesiastés 3:20; ver también Mosíah 2:25).

Las imágenes utilizadas para encubrir el relato del nacimiento de Eva son bellísimas, en particular en una época en que hay tanta confusión acerca del rol de las mujeres. Simbólicamente, ella no nació de los huesos de la cabeza ni del talón de Adán, porque el lugar de una mujer no está por encima o por debajo del hombre. Debeestar a su lado, y de allí fue tomada, en sentido figurativo, de su costilla: el hueso que rodea el lado cercano al corazón. Así, encontramos que Adán expresa: "Ahora sé que ésta es hueso de mis huesos y carne de mi carne; Varona se llamará, porque del varón fue tomada°' (Moisés 3:23). Eva, a diferencia del resto de las creaciones de Dios, provino del hueso y de la carne de Adán,

(32)

queriendo significar con esto que ella era igual a él en cuanto a poderes, facultades y derechos.

"Por tanto", afirma la palabra divina,"dejará el hombre a su padre y a su madre, y se aillegará a su mujer; y serán una sola carne" (Moisés 3:24). De este modo, puesto que Eva provino de su carne y hueso, porque era su igual en creación y en dotes divinas, Adán debió dejar a su padre y a su madre, como debieron hacerlo todos los hombres después de él, y unirse a su mujer y a nadie más que a ella (ver Mateo 19:5-6). Se les ha ordenado a todos los hombres y mujeres que actúen del mismo modo, es decir, ellos (la pareja recientemente conformada), al igual que sus padres terrenales, deben conformar "una carne"; deben actuar como si tuvieran un sólo cuerpo, sugiriendo, de este modo, que no pueden tener diferentes preocupaciones o intereses, distintos derechos u otros privilegios. La frase también sugiere que así como Adán y Eva fueron creados a imagen y semejanza de sus padres, la posteridad también sería creada a su imagen y semejanza.

¿Cuán literalmente debemos tomar el relato del Jardín del Edén? Sabemos lo siguiente: Adán existió. Fue tan real como lo fue Cristo.

Porque si Adán no hubiera sido real, la Redención tampoco lo hubiera sido. Y si la Redención no hubiera sidc real, Jesucristo no sería ni hubiera sido necesario. Acerca de algunas partes del relato del Edén poco importa si las consideramos figurativas o literales. Pero esto no se aplica a todo el relato. El testimonio de Cristo, de necesidad comprende el testimonio de Adán. Si no hubiera existido e Edén, no hubiera existido Getsemaní. Si Eva no hubiere existido, no podría haber existido María. Si no hubiéramos heredado la muerte de Adán, no podríamos reclamar l. vida sempiterna a través de Cristo.

Entonces, ¿qué ocurrió con el Edén? Sabemos que era un espacio sagrado, cuando la madre tierra residía en su estado páradisíaco, porque fue allí donde Adán y Eva caminaron junto a Dios y hablaron con El, y fue desde los confines del Edén que fueron arrojados luego de la Caída durante un período y que Dios continuó dándoles instrucciones a Adán y a Eva desde sus huertos sagrados. (Moisés 5:4;6:4). Relacionando a Tiro con el Edén, Ezequiel empleó el término montaña de Dios" (Ezequiel 28:13-14), una frase que se utiliza a lo largo de todas las escrituras para

(33)

describir un lugar a donde dirigirse para comulgar con Dios, para adorar, para hacer sacrificios, y para celebrar pactos sagrados. Las montañas eran lo más adecuado para dichos propósitos y por lo tanto se convirtieron en símbolos del templo, el lugar en donde se encuentran el cielo y la tierra. Quizás Ezequiel quería significar que el Edén era una montaña o que, al menos, tenía un sitio elevado para realizar adoraciones.

Las escrituras se vuelven silenciosas en cuanto al tema de qué ocurrió con el Edén. Es posible que luego de que Adán y su justa posteridad construyeran la ciudad de Adam-Ondi-Ahman, que sin duda debía contar con un templo, el Edén ya no fuera necesario como lugar de presencia de Dios. Siendo un lugar de sacrificio y de pacto, el Edén pudo haber sido llevado al cielo o bien, asimilado a la tierra.

¿Y respecto de los árboles del Edén? ¿En realidad había un árbol cuyo fruto proveería de sabiduría y otro, cuyo fruto conferiría la vida sempiterna? El relato bíblico, por ejemplo, nos dice que el Señor plantó "el árbol de la ciencia del bien y del mal" en medio del jardín (Moisés 3:9). Luego ordenó a Adán y a Eva: "De todo árbol del jardín podrás comer libremente, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás. No obstante, podrás escoger según tu voluntad, porque te es concedido; pero recuerda que yo lo prohibo, porque el día que de él comieres, de cierto morirás." (Moisés 3:16-17).

"Nuevamente", escribió Elder Bruce R. McConkie, "el relato es figurativo. El significado de comer el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal es que nuestros primeros padres cumplieron con todas las leyes, de modo que sus cuerpos pudieran transformarse del estado de inmortalidad paradisíaca al estado de mortalidad natural."1 También escribió el Elder R. McConkie: "No sabemos más acerca de cómo se produjo la caída que lo que sabemos acerca de como Dios creó la tierra y la hizo girar a través de los cielos en su estado paradisíaco." 2

Si razonáramos que el fruto en sí fue lo que produjo la modificación en los cuerpos de Adán y Eva, deberíamos suponex, entonces, que nuestros primeros padres ofrecieron el fruto a todas las cosas vivientes que existían sobre la faz de la tierra. Si no lo hubieran hecho, "todas las cosas que fueron creadas tendrían que haber permanecido en el mismo estado en que se hallaban

(34)

después de ser creadas; y habrían permanecido para siempre, sin tener fin." (2 Nefi 2:22; ver también Moisés 3:9). Toda planta y todo animal, incluyendo toda vida marina y las aves del aire, hubieran tenido que comer parte de este fruto (y también hubieran sido instruidos para no ingerirlo, ya sea por designio o accidente antes de ese momento).¿Qué decir de la serpiente que sedujo a Eva para que ingiriera el fruto prohibido? ¿Acaso los animales del Edén tenían la capacidad de conversar en el idioma de los hombres, como lo sugieren algunas antiguas tradiciones? ¿Entonces para Eva era un hecho natural conversar con una serpiente? ¿Y qué decir de la maldición que le obligo a la serpiente arrastrarse sobre su vientre y comer el polvo de la tierra? ¿Acaso esto sugiere que una vez las serpientes se erguían, con brazos y piernas, como con tanta frecuencia se las describe en los antiguos dibujos egipcios? La pregunta clave es: ¿Satanás poseyó el cuerpo de una serpiente y habló a Eva por ese medio, o Moisés eligió describir el enfrentamiento de Eva con el padre de las mentiras como una conversación con una serpiente, porque la serpiente es una metáfora sumamente clara para dramatizar la naturaleza sutil, ladina y peligrosa del diablo?

Poco importa si una serpiente fue en realidad el agente del engaño en el relato del Edén o si fue meramente una representación metafórica del diablo. Ninguno de estos puntos de vista cambian la integridad de la historia ni la altera. No obstante, si suponemos que la ingestión del fruto prohibido es una representación figurativa de lo que realmente produjo la transformación de la tierra desde una esfera paradisíaca a una natural o mortal, podríamos concluir que la serpiente parlante también pudo haber sido figurativa.

Entonces, ¿a qué conclusión llegamos respecto del relato del Edén? ¿Fue figurativo o literal? Respondemos por medio de la comparación.

Esta, al igual que la ceremonia del templo, es una rica combinación de ambos. Nuestros templos son reales, el sacerdocio es real, los pactos que celebramos son reales, y las bendiciones que se nos prometen por obediencia son reales. Sin embargo, la forma de enseñanza puede ser metafórica. Somos como actores sobre un escenario. Actuamos e imaginamos. En realidad no avanzamos de un mundo a otro en el templo, sino que se nos

(35)

enseña con representaciones figurativas que es lo que podrá ser y será.

EL EDÉN COMO UNA ALEGORÍA

Si alguna vez tuviéramos el privilegio de dirigirnos al padre Adán y de pedirle que compartiera con nosotros sus recuerdos atesorados del Edén, ¿no podríamos llegar a suponer, con relativa confianza, que hablaría en términos reverentes sobre caminar junto a Dios y haber recibido instrucciones de El? ¿No se referiría a las manos que se posaron en su cabeza para investirlo con el sacerdocio y entregarle las llaves? ¿No nos contaría de su casamiento con su amada compañera, Eva, y de la orden que se les diera de multiplicarse y henchir la tierra con su posteridad? ¿No nos detallaría aquella orden dada a él y a su compañera eterna por la cual podrían obtener la totalidad del conocimiento y del poder celestial? ¿No ensayaría ahora, cómo le fue enseñada, la ley del sacrificio (Moisés 1:5-8) y cómo él y Eva vestían las ropas de la salvación previo ingreso al mundo solitario y triste, en donde serían probados respecto de todas las cosas?

Un ensayo de los hechos de las llaves del Edén nos hace comprender que somos demasiado privilegiados como para dejar el mundo triste y solitario e ingresar en los sagrados santuarios del Señor, donde experímentariamos prácticamente lo mismo que nuestros prir~ieros padres antes de la Caída. El templo es para nosotros como el Edén lo fue para Adán y Eva. Es en el templo que, como Adán y Eva, se nos invita a caminar junto a Dios. Es en el templo donde se nos instruye acerca de aquellas cosas que debemos hacer para volver a la presencia sagrada. Es en el templo donde nos casamos para toda la eternidad y donde se nos ordena multiplicarnos y henchir la tierra. Es dentro de esas paredes sagradas donde se nos enseña la ley del sacrificio, que forma parte de un pacto para convertirnos en verdaderos y leales, vistiendo una investidura de protección.

Luego de que Adán y Eva probaron el fruto prohibido; pero antes de ser expulsados del jardín, el Padre les enseño la ley del sacrificio. Se mataron animales para que Adán y Eva vistieran "tünicas de pieles" (Moisés 4:27) que les sirvieran de protección en

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :