Texto completo

(1)
(2)

> 3 5

intErnEt Es un vEhículo particular para hacEr

EfEctivo El EjErcicio dE la libErtad dE ExprEsión

y El accEso a la información. juEga un papEl

fundamEntal al momEnto dE favorEcEr la

Educación y la intEgración; sin Embargo, quEdan

muchas cosas pEndiEntEs aún, EntrE Ellas la

nEcEsaria rEgulación para protEgEr El dErEcho

a la intimidad y El dErEcho a la no discriminación

En los sitios WEb abiErtos a comEntarios y En las

rEdEs socialEs.

intErnEt, bloquEo y

por andrés gil domínguEz.

Abogado. Doctor en

Derecho y Posdoctor en Derecho (UBA). Profesor titular de derecho constitucional (UBA y UNLPam)

(3)

L

a “galaxia Internet” transformó la vida de las sociedades contemporáneas en todas sus dimen-siones, operando una mutación del sentido de la memoria o el olvido, los cuales adquieren un nuevo significante en la construcción y circulación de los sentidos que produce la palabra.

El acceso universal a Internet y a las tecnologías de la infor-mación y comunicación (TIC) es un derecho humano que promueve la capacidad de todas las personas de efectuar un uso autónomo, independiente y responsable de la red mediante la alfabetización digital y obliga a los Estados a adoptar todas las medidas necesarias a efectos de disminuir la brecha digital (entre los que tienen un acceso efectivo a Internet y las TIC y quienes tienen un acceso muy limitado o carecen del mismo) y que el ambiente en línea sea un espacio descentralizado, abierto y neutral.

Habida cuenta de sus características –naturaleza multidireccio-nal e interactiva, su velocidad de alcance global y sus principios de diseño descentralizado y abierto–, Internet es un vehículo particular de efectiva viabilización de la libertad de expresión y del acceso a la información tanto en su dimensión individual como colectiva. Sin lugar a dudas es un posibilitador del pleno ejercicio de otros derechos tales como el derecho de reunión, el derecho de petición, el derecho de asociación, los derechos po-líticos (elecciones libres), el derecho a la educación, el derecho a la salud y el derecho al trabajo.

También Internet puede generar grandes daños. En la actuali-dad, debido a la velocidad de diseminación de datos que produ-ce, se necesitan soluciones céleres, flexibles, eficaces y gratuitas para que las personas puedan obtener una tutela efectiva cuan-do sus derechos son violacuan-dos en el ámbito de Internet. Ante esto existen posturas que consideran que no puede existir ninguna clase de limitación respecto de todo aquello que se produce en Internet bajo una lógica que podría sintetizarse de la siguiente manera: “Dios perdona y olvida; Internet nunca perdona ni tam-poco olvida”.

3 6 > por andrés gil domínguEz

Una primera respuesta ha sido el derecho al olvido que se con-figura mediante distintos mecanismos que inhiben o bloquean el acceso a la información con datos personales que circulan en la red mediante los motores de búsqueda (Google, Yahoo, Bing, etc.).

Otra respuesta es la tutela efectiva del derecho a la intimidad en Internet que comprende datos, informaciones puras, informa-ciones contextualizadas, opiniones, fotos, fotomontajes y videos y que también opera mediante el bloqueo de acceso a través de los motores de búsqueda.

Recientemente el enfoque se dirige a proteger el derecho a la no discriminación en los sitios web habilitados para comentarios de los usuarios donde la protección funcionaría con la elimi-nación del comentario lesivo por parte de quien administra el sitio.

(4)

intErnEt, bloquEo y dErEcho al olvido > 3 7

Todavía no se ha debatido la tutela de estos derechos (olvido, intimidad, no discriminación) en el espacio de las redes sociales. Las distintas tutelas expresadas operan una vez emitidas las distintas formas de expresión, con lo cual no existe censura previa. Partiendo de la base de que en un Estado constitucional y convencional de derecho todos los derechos tienen en abs-tracto la misma jerarquía, la protección del derecho al olvido, la intimidad, la no discriminación, se vehiculiza como un daño producido por la expresión que debe ser de alguna manera cesa-do de forma efectiva.

Ante la situación descripta, propuse como mecanismo idóneo una herramienta a la que denominé Hábeas Internet que podría traducirse como “tienes protección efectiva de tus derechos en Internet” y que consiste en un proceso administrativo o judicial rápido, sencillo y gratuito que tiene por objeto proteger el

dere-Partiendo de la base

de que en un Estado

constitucional y

convencional de

derecho todos los

derechos tienen en

abstracto la misma

jerarquía, la protección

del derecho al olvido,

la intimidad, la no

discriminación, se

vehiculiza como un

daño producido por

la expresión que debe

ser de alguna manera

cesado de forma

(5)

cho a la intimidad en Internet mediante el bloqueo de acceso por intermedio de los motores de búsqueda de los contenidos dañosos producidos en la Web o en la obligación de eliminar las expresiones discriminatorias de los sitios web.

Entre las alternativas enunciadas prefiero que como primera garantía las personas cuenten con un procedimiento trativo rápido, sencillo y gratuito ante una autoridad adminis-trativa idónea e independiente y no que exclusivamente tengan la instancia judicial para proteger sus derechos (la cual operaría una vez que la vía administrativa no suministró ninguna res-puesta eficaz).

En un reciente fallo dictado por la Corte Suprema de Justicia argentina (“Rodríguez, María Belén c/ Google Inc” - octubre de 2014) y que tuvo una amplia repercusión mundial, varias de estas cuestiones fueron debatidas.

La mayoría del tribunal (Fayt, Zaffaroni y Highton de Nolasco) sostuvo que cuando en la red se observen afectaciones grose-ras del derecho a la intimidad (tales como pornografía infantil, datos que faciliten la comisión de delitos, que instruyan acerca de estos, que pongan en peligro la vida o la integridad física de alguna o muchas personas, que hagan apología del genocidio, del racismo o de otra discriminación con manifiesta perversidad o incitación a la violencia, que desbaraten o adviertan acerca de investigaciones judiciales en curso y que deban quedar secretas, lesiones contumeliosas al honor, montajes de imágenes noto-riamente falsos o que, en forma clara e indiscutible, importen violaciones graves a la privacidad exhibiendo imágenes de actos que por su naturaleza deben ser incuestionablemente privados, aunque no sean necesariamente de contenido sexual) el

damni-3 8 > por andrés gil domínguEz

ficado o cualquier persona puede exigirles a los motores de bús-queda que bloqueen el acceso a dichos contenidos. En cambio, cuando la lesión es opinable, dudosa o exija un esclarecimiento, la persona afectada puede interponer una acción judicial o una denuncia ante órgano administrativo (que la Corte Suprema omite definir) para que el juez o la autoridad administrativa competente dispongan la orden de bloqueo de acceso a los con-tenidos lesivos de la intimidad.

La minoría del tribunal (Lorenzetti y Maqueda) sostuvo que cuando el contenido de la publicación sea expresamente prohi-bido o resulte una palmaria ilicitud (por ej., la incitación directa y pública al genocidio) el motor de búsqueda debe bloquearlo inmediatamente. En los demás casos, los motores de búsqueda serán responsables cuando habiendo tomado conocimiento efectivo de que la actividad o la información a la que remite el enlace causa un perjuicio individualizado no actúen con la debi-da diligencia para bloquear al acceso al sitio generador del debi-daño. Las distintas posturas esgrimidas por la Corte Suprema aclaran posiciones y reafirman la necesidad de discutir seriamente, sin dogmatismos jurídicos (y de los otros), sin la utilización de argumentos emotivos o de pirotecnia verbal, la necesidad de regulación de una protección razonable del derecho a la intimi-dad y el derecho a la no discriminación en los sitios web abiertos a comentarios y en las redes sociales. Salvo que establezcamos que la expresión vertida tiene, siempre y en cualquier caso, más peso jurídico y simbólico que cualquier otro derecho, y que por ello, titulariza una suerte de prerrogativa existencial eterna en la galaxia Internet. Sin lugar a dudas, este será el próximo debate que tarde o temprano llegará a la Justicia.

(6)

intErnEt, bloquEo y dErEcho al olvido > 3 9

Las distintas posturas esgrimidas por

la Corte Suprema aclaran posiciones

y reafirman la necesidad de discutir

seriamente, sin dogmatismos

jurídicos (y de los otros), sin la

utilización de argumentos emotivos

o de pirotecnia verbal, la necesidad

de regulación de una protección

razonable del derecho a la intimidad

y el derecho a la no discriminación en

los sitios web abiertos a comentarios y

en las redes sociales.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :