Los Valores y Las Facultades Espirituales Del Ser Humano

Texto completo

(1)

1

Los valores y las facultades espirituales del ser humano

1

Autora: Ana Teresa López de Llergo

[Texto adaptado por la maestra Luz María Cruz de Galindo. Mayo 2011]

La inteligencia y la voluntad actúan unidas de manera estrecha. La primera invariablemente comienza el proceso, y por ello su actividad está presupuesta en la actividad volitiva. Sin embargo, la inteligencia no se desarrolla con constancia en la búsqueda de la verdad sin el impulso de la voluntad, que es la otra facultad espiritual cuya perfección se alcanza queriendo el bien debido. La facultad intelectual es el depósito de los conocimientos, pero no como un mero archivo. Su óptima formación implica aprender a pensar y para ello se requiere la fuerza de la facultad volitiva. Esta última, aunque autónoma y libre, sería ciega si la inteligencia no le presentara los conocimientos, porque no tendría objetos de elección: bienes. Respecto a los valores, la inteligencia los descubre y profundiza en su papel, y la voluntad los aplica con la práctica de las virtudes. Lo explicaremos a continuación.

Actividad de las facultades espirituales en la promoción de valores

Inteligencia Voluntad

• Conocer los valores: contemplar y comprender la realidad

• Hacer valoraciones: juzgar, ordenar, jerarquizar, clasificar

• Estimar y preferir

• Asumir el buen ejemplo 1. Los valores y la inteligencia

Con su inteligencia, por medio de los razonamientos especulativo y práctico, el ser humano realiza —entre otras— dos importantes tareas:

• Conoce los valores al contemplar y comprender la realidad. En esto consiste el verdadero proceso de clarificar los valores.

• Hace valoraciones —juzga— cuando al reflexionar sobre sí mismo y su entorno ordena, jerarquiza y clasifica. Sin embargo, al valorar puede equivocarse por una deficiente apreciación. Esto sería el origen de las llamadas crisis de valores, que en realidad son crisis en nuestras valoraciones.

No puede haber crisis de valores porque éstos son lo que son y están dados. Por ejemplo, no es que esté en crisis el valor de la solidaridad, sino la forma en que las personas eligen éste u otro valor∗. Descubrimos los valores —propios y ajenos— y podemos agruparlos en función de quien los posee, seres inertes,

1

Cfr. Educación en valores, educación en virtudes, pp. 59 A 70. 6ª. Reimpresión, Compañía Editora Continental S.A. de C.V., México, 2008.

Para los racistas, la solidaridad consiste en exaltar su propia raza y en menospreciar la de todos los demás. Aquí el problema es la valoración que se hace del propio origen y del de los otros; se es solidario sólo con quienes se comparte la sangre, y se ataca a quienes son diferentes. Es claro que el problema no está en el descubrimiento de los valores, sino en las valoraciones que de ellos se hacen y esto origina innumerables crisis.

(2)

2 vegetales, etc., o por los objetivos que persiguen, la belleza y la bondad por ejemplo. Conocer los valores permite aprovecharlos. Algunos se aprecian por su utilidad para satisfacer las necesidades humanas, otras veces, se juzga el valor de los objetos cuando se intercambian en una compra-venta o trueque. De hecho, hay gran variedad de valores que sólo el ser humano es capaz de descubrir, asumir y promover.

La educación en los valores tiene dos aspectos. Uno es su reconocimiento en las personas y en las cosas, y otro es lo que suele llamarse promoción de valores. Tal promoción consiste en desarrollar las posibilidades de los humanos y en aprovechar los valores de todos los demás seres, por ejemplo, la aplicación de un metal en la industria de la comunicación o el aprovechamiento de los vegetales para mejorar la salud.

Pero sólo hay una verdadera jerarquía de valores, porque está enraizada en la jerarquía natural de los seres, en la ordenación de las criaturas dentro del cosmos. Jerarquía es el orden o los grados entre personas, animales, vegetales o cosas. En una organización, la misma jerarquía pertenece a quienes tienen conocimientos similares, autoridad o poder semejante. A nosotros nos corresponde conocer y asumir la jerarquía como es, no es nuestro papel modificarla ni crear nada nuevo. La jerarquía está dada, es objetiva y depende de la perfección de cada sujeto o de la tarea que desempeña. Captamos naturalmente la jerarquía de los valores, pues es evidente para todos la clasificación esencial que los seres tienen en la naturaleza — inanimados y animados.

En cambio, jerarquizar es una actividad exclusivamente humana que consiste en organizar según los rangos de los distintos seres, pero siempre respetando la natural jerarquía. Es ordenar personas, animales, vegetales o cosas, adoptando sus valores o características y aplicándolos a las circunstancias. Cuando valoramos mal estamos en el nivel racional, entonces la jerarquización no es buena —nivel de articulación— porque la subordinamos a la apreciación personal. La dificultad no está en la jerarquía, sino en la jerarquización que nosotros realizamos. Para jerarquizar es necesario conocer la gradación de los seres y apoyarse en ella, lo cual nos permitirá llevar a cabo una buena ordenación.

Cuando el conocimiento de la realidad es adecuado —tal como la realidad es— no puede haber error ni falsedad en la jerarquía. La verdadera jerarquización coincide con la auténtica jerarquía. Se trata de una valoración personal que implica un acto libre. Precisamente por eso es fácil que se dé una jerarquización errónea cuando el aprecio personal desordenado toma carta de ciudadanía. Esto es muy común, por ejemplo, cuando alguien que está empeñado en hacer un viaje muy costoso y en un momento poco oportuno, pues el presupuesto familiar no lo soporta, sólo ve argumentos para efectuar su proyecto. De esta manera, su jerarquización es inadecuada, pues todo lo subordina a sus deseos.

(3)

3 La tarea de los educadores —padres y maestros— es promover, en sí mismos y en sus educandos, la capacidad de valorar de acuerdo con la verdadera jerarquía y de jerarquizar sus actividades siguiendo el criterio más prudente. Hay una jerarquización ontológica (in se), que depende del objeto que persigue cada valor, por eso es lógico poner en el nivel más alto los valores religiosos, cuyo objeto es relacionar a unas personas con otras, pero sobre todo con Dios. En el nivel inferior estarían los valores útiles, que se refieren al aprovecha- miento de las cosas.

Por jerarquización de valores no entendemos una estructura escalonada de los valores ni una exclusión de alguno de ellos al preferir, en una circunstancia concreta, uno o varios. Jerarquizar adecuadamente es saber elegir y aplicar el valor conveniente para la tarea o la satisfacción de la necesidad que se trate, con base en el conocimiento de los grados ónticos de la realidad. La jerarquización ha de apoyarse en el valor unidad que presenta —al mismo tiempo— todos los valores de un individuo aunque, por su actividad o por el ámbito del que se trate, se subraye o elija alguno o algunos, con preferencia de otros. Lo anterior se clarifica si pensamos en el teclado de un piano, donde una nota específica no pierde su valor cuando no se pulsa por no haberla incluido en la partitura el compositor; sin embargo, esa nota sigue haciendo falta para conservar la integridad del teclado.

Los educadores han de empeñarse en extraer, en el análisis intelectual de cualquier realidad, una presencia que intuyen —los valores—, que la saben oculta y que apoya la fuerza o la potencia de un ser. Ésta es la manifestación de la causa propositiva en la inteligencia. Se requiere de una especial sensibilidad para descubrir esa fuerza o potencia, tanto en la persona del educador como en la de los educandos. De lo contrario, le sería imposible llevar a cabo tareas educativas, que partan del respeto a la singularidad de cada cual. Hablamos entonces de la educación personalizada.

Los buenos educadores han de apoyar su actividad en el descubrimiento de los valores. Son como talentosos artistas que gracias a su arte y técnica pueden descubrir, en una pieza informe de mármol, a un David o a una Venus. De la misma manera, es necesario intuir los valores que nuestros alumnos tienen y que en las definiciones clásicas de educación corresponden a las potencialidades. Los problemas surgen cuando se espera algo de alguien y no se consigue por desconocer el tipo de valores —presencias— que se encuentran en cada persona, lo cual provoca gran frustración en educandos y en educadores. En los primeros, porque se les piden metas inadecuadas para ellos, y en los segundos, porque sus expectativas carecen de fundamento. Aunque tengan un sentido polisémico (por las ciencias que los estudian o por los calificativos que reciben sus realizaciones), los valores no dependen de la significación que les den las personas, sino de que realmente estén —y que por ello puedan extraerse— en cada sujeto. La sabiduría de los educadores ha de emular a la del rey de El Principito. Este rey es obedecido por todos, incluso por las estrellas y el Sol, debido a su consigna: exigir a cada uno lo que cada uno puede dar (Antoine de Saint-Exupéry). Algo semejante sucede cuando padres o maestros alcanzan lo que esperan —esa presencia—, y confirman

(4)

4 que los valores que habían intuido realmente existen porque, apoyándose en ellos, es posible efectuar la tarea educativa.

En la verdadera educación, todos los protagonistas del proceso enseñanza-aprendizaje han de ejercer la capacidad de descubrir los valores, asumirlos, interpretarlos y proyectarlos para hacer valoraciones e interactuar de manera adecuada con el entorno físico y social. Por ello, han de respetar las leyes naturales para que los descubrimientos favorezcan la armonía. Entonces, la educación en valores respeta la naturaleza de las criaturas. Volver a los valores significa precisamente esto.

En la educación en valores el educador conduce sugiriendo, el educando hace suyo libremente aquello que le muestra el primero. Para reconocer los valores se necesita la actividad intelectual de contemplar los objetos, profundizar en ellos y, después, dar una respuesta comprensiva que permita entenderlos mejor. Promover los valores significa realizar valoraciones diversas que dan experiencia y soltura a la persona, y reflexionar para aprender a mejorar las jerarquizaciones. En las valoraciones la voluntad tiene un papel importante, apoya a la inteligencia propiciando el aprecio.

También hay que partir del desarrollo de la capacidad de admiración, de profundizar en lo que nos rodea, de reflexionar sobre ello. Con tanta dispersión y promoción de lo sensitivo —de la cultura de la imagen—, la época actual, infortunadamente, el hombre se ha disuelto en lo mediático. Una manera de fomentar la reflexión es aprender a leer y comprender lo que se lee. Sólo profundizando en cualquier realidad se hace posible el encuentro con los valores.

Los valores y la voluntad

Conocer —contemplar la realidad— y hacer valoraciones son los dos aspectos relacionados con la inteligencia para reconocer los valores. Ahora señalamos otros dos relacionados con la voluntad:

• Estimar y preferir los valores más importantes. Apoyarse en ellos para adquirir las virtudes.

• Asumir el buen ejemplo. Los educadores hemos de admitir que a pesar de nuestras limitaciones podemos encarnar en nuestra vida buenos modos de comportamiento o, al menos, esforzarnos por adquirirlos; conscientes de que los demás nos observan y necesitan —aun cuando no lo reconozcan— paradigmas de conducta. En este punto consideramos que todos —padres, maestros, hijos o alumnos— somos educadores y educandos, y tenemos mucho que aprender unos de otros.

El proceso educativo de la voluntad ha de ayudar a defender y apreciar los valores descubiertos por la inteligencia, y a promover virtudes, mediante actos buenos reiterados hasta adquirir el hábito. La conducta humana se inicia con el conocimiento que presenta diversas opciones. Unas tienen un peso más sensitivo y otras más espiritual. La libertad se inclina por alguna y elige los

(5)

5 medios conocidos para concretar sus propósitos y actuar con la madurez que unifica la personalidad.

La persona está abierta al conocimiento de su mundo tanto interior como exterior. Si se esfuerza, puede ubicarse por encima de la dictadura de los instintos, a los que encauza con la voluntad rectamente orientada por los consejos de la razón o por el impulso de los buenos hábitos. También es factible que el sujeto se abandone a la irreflexión y anestesie su inteligencia, o a las presiones del ambiente y paralice su voluntad. Así deja de usar lo más noble y propio que tiene, pues los instintos se desorbitan —lo que no les sucede a los animales— y el sujeto claudica, polariza sus ámbitos de desarrollo y puede tornarse iracundo, injusto, mentiroso, amargado y acabar dañando a los demás y a sí mismo.

La voluntad ha de mantenerse dentro del campo iluminado por la inteligencia. No obstante, aunque lo deseable es el dominio de las facultades espirituales respecto de las demás operaciones, el ser humano tiene fuerzas interiores que lo desordenan, además de los estímulos externos que muy a menudo no están bien orientados y pro mueven las pasiones inferiores. En este nivel del proceso educativo de nuevo interviene la inteligencia para favorecer la reflexión sobre el ejemplo que se recibe y convencerse de los beneficios de una buena conducta. Luego, la voluntad decide asumir tal conducta y hay mejor disposición de ser modelo para otros∗.

La vida humana es una interacción del hombre y su ambiente. Este último, como realidad dinámica, es el que cambia; permanece la esencia del primero, esto es, su dignidad y libertad. La acción educativa relaciona lo cambiante del entorno con lo permanente de cada valor. Es una ayuda para crecer en valores en un mundo que experimenta variaciones, todo ello al servicio de vidas que mejoran. Se trata de una ayuda educativa fundamental para vivir en sociedad. Consiste en disponer a las personas —desde la infancia— para aceptar los valores perennes. La educación básica tiene, por ello, una importancia creciente2.

Todos los valores se tienen que hacer vida, manifestarse, ninguno puede excluirse. Esto no significa imposición ni fantasía, se trata simplemente de dejar hablar a la naturaleza humana. Por ejemplo, es probable que una persona tenga muy poca habilidad para las expresiones artísticas, pero el educador no debe darse por vencido en tal rubro: algo podrá desarrollar el educando, aunque se entiende que no por impulsar un área muy deficiente, dejen de potenciarse las mejores aptitudes.

Los fenómenos fisiológicos y psicosomáticos del ser humano, que corresponden a los valores de la vida sensitiva, se detectan con mayor facilidad porque se manifiestan en la demanda de las necesidades básicas. Cuando aparece la impronta racional se descubren los valores específicamente humanos, que por ser de un nivel superior tienen más peso en las valoraciones. La educación debe incidir en que los valores humanos en realidad tengan más peso, pues siempre existe el peligro de no ser así. Es bien sabido que algunas personas se dejan llevar casi exclusivamente por lo que su cuerpo y su afectividad les demandan, sin detenerse a reflexionar en su condición de personas.

2

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...