Curso- Taller sobre cooperativismo y asociativismo Orientaciones metodológicas

Texto completo

(1)

Curso- Taller sobre cooperativismo y asociativismo

Orientaciones metodológicas

Lic. Diego Castro Lic. Felipe Stevenazzi

La cultura para Geertz: “...el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido, considero que la cultura es esa urdimbre y que el análisis de la cultura debe ser por lo tanto, no una ciencia experimental que busca leyes, sino una ciencia interpretativa en busca de significaciones. Lo que busco es la explicación, interpretando expresiones sociales que son enigmáticas en superficie.” (Geertz, 1996: 20) Son esas tramas de significación las que dan forma a la experiencia del hombre.

El antropólogo está inserto o se inserta en esa red, lo que lo diferencia de las demás personas es su entrenamiento para seguir los hilos de la trama, procurando identificar como se conectan esas redes de significados, cómo las personas las construyen, utilizan y se conforman como tales en ellas.

La descripción densa

“Consideremos, dice Ryle, el caso de dos muchachos que contraen

rápidamente el párpado del ojo derecho. En uno de ellos el movimiento es un tic involuntario; en el otro, una guiñada de conspiración dirigida a un amigo. Los dos movimientos, como movimientos, son idénticos; vistos desde una cámara fotográfica, observados "fenoménicamente" (observación pura del fenómeno) no se podría decir cuál es el tic y cuál es la señal ni si ambos son una cosa o la otra. Sin embargo, a pesar de que la diferencia no puede ser fotografiada, la diferencia entre un tic y un guiño es enorme, como sabe quien haya tenido la desgracia de haber tomado el primero por el segundo. El que guiña el ojo está comunicando algo y comunicándolo de una manera bien precisa y especial:

1. deliberadamente, 2. a alguien en particular ,

3. para transmitir un mensaje particular,

4. de conformidad con un código socialmente establecido y 5. sin conocimiento del resto de los circunstantes.

Como lo hace notar Ryle, el guiñador hizo dos cosas (contraer su ojo y hacer una señal) mientras que el que exhibió el tic hizo sólo una, contrajo el párpado. Contraer el ojo con una finalidad cuando existe un código público según el cual hacer esto equivale a una señal de conspiración es hacer una guiñada.

Consiste, ni más ni menos, en esto: una pizca de conducta, una pizca de cultura y — voilá — un gesto.

(2)

desmañadamente, como aficionado. Por supuesto, lo hace de la misma manera en que el segundo muchacho guiñaba el ojo y el primero mostraba su tic, es decir, contrayendo rápidamente el párpado del ojo derecho; sólo que este último muchacho no está guiñando el ojo ni mostrando un tic, sino que está parodiando a otro cuando risueñamente intenta hacer la guiñada. También aquí existe un código socialmente establecido (el muchacho hará "el guiño"

trabajosamente, exageradamente, quizá agregando una mueca... los habituales artificios del payaso); y también aquí hay un mensaje. Pero ahora lo que flota en el aire es, no una conspiración, sino el ridículo. Si los demás piensan que él realmente está haciendo una guiñada, todo su proyecto fracasa por entero, aunque con diferentes resultados si los compañeros piensan que está exhibiendo un tic. y podemos ir aún más lejos: inseguro de sus habilidades mímicas, el supuesto satírico puede practicar en su casa ante el espejo; en ese caso no estará mostrando un tic, ni haciendo un guiño, ni remedando; estará ensayando; pero visto por una cámara fotográfica, observado por un

conductista radical o por un creyente en sentencias protocolares, el muchacho estará solamente contrayendo con rapidez el párpado del ojo derecho, lo

mismo que en los otros casos. Las complejidades son posibles y prácticamente no tienen fin, por lo menos lógicamente. Por ejemplo, el guiñador original

podría haber estado fingiendo una guiñada, digamos, para engañar a los demás y hacerles creer que estaba en marcha una conspiración cuando en realidad no había tal cosa; en ese caso, nuestras descripciones de lo que el remedador está remedando y de lo que el que ensaya ante el espejo está ensayando cambian desde luego en consecuencia. Pero la cuestión es que la diferencia entre lo que Ryle llama la "descripción superficial" de lo que está haciendo el que ensaya ante el espejo (remedador, guiñador, dueño de un tic...), es decir, "contrayendo rápidamente el ojo derecho" y la "descripción densa" de lo que está haciendo ("practicando una burla a un amigo al simular una señal con el fin de engañar a un inocente y hacerle creer que está en marcha una conspiración") define el objeto de la etnografía: una jerarquía estratificada de estructuras significativas atendiendo a las cuales se producen, se perciben y se interpretan los tics, los guiños, los guiños fingidos, las

parodias, los ensayos de parodias y sin las cuales no existirían (ni siquiera los tics de grado cero que, como categoría cultural, son tan no guiños como los guiños son no tics), independientemente de lo que alguien hiciera o no con sus párpados.” (Geertz, 1996: 21 y 22)

Para Geertz La “descripción” presenta los comportamientos como

acciones físicas, sin un sentido, como cerrar un ojo manteniendo el otro abierto. La “interpretación” o “descripción densa” reconoce los “marcos de

(3)

Metodología

¿De qué hablamos cuando decimos 'metodología’?

Precisiones sobre el sentido de los términos metodología, método y técnica. Por metodología se entiende la aproximación general al estudio de un objeto o proceso, es decir, el conjunto de medios teóricos, conceptuales y técnicos que una disciplina desarrolla para la obtención de sus fines.

Por método, los caminos específicos que permiten acceder al análisis de los distintos

objetos que se pretenden investigar. El método engloba todas las operaciones y actividades que, regidas por normas específicas, posibilitan el conocimiento de los procesos sociales.

Finalmente, por técnicas se entiende los procedimientos específicos de recogida de

información. Estos procedimientos no son necesariamente en sí mismos cuantitativos o

cualitativos, la diferenciación en cualquier caso provendrá de su enmarque en un método específico.

Metodología cuantitativa

Se propone buscar los hechos o causas del fenómeno. Pueden ser números o estadísticas.

Tiene como metodología un gran desarrollo y está asociada a las ciencias físicas y naturales.

Los métodos cuantitativos consisten en información estructurada, estandarizada, incluyendo encuestas y entrevistas cerradas.

Permiten trabajar con un universo amplio y establecer comparaciones.

Metodología cualitativa

Se propone comprender un fenómeno desde dentro, procurando determinar el significado de un fenómeno, antes que su cuantificación.

(4)

La Entrevista

La Entrevista es una técnica para obtener información que consiste en un diálogo entre dos personas: el investigador y el entrevistado, se realiza con el fin de obtener información, el entrevistado es una persona relevante para la investigación.

Presupone la existencia de personas y la posibilidad de interacción verbal dentro de un proceso de acción recíproca. Como técnica de recolección va desde la interrogación estandarizada hasta la conversación libre, en ambos casos se recurre a una guía que puede ser un formulario o esquema de cuestiones que han de orientar la conversación.

Mediante las entrevistas el investigador hábil logra por lo general aprehender de qué modo los informantes se ven a sí mismos y a su mundo, obteniendo a veces una narración precisa de acontecimientos pasados y de actividades presentes.

La entrevista nos permite tomar contacto con el discurso que el otro nos comunica, un discurso que se arma en función de lo que se interroga.

Al ser interrogado respondo para satisfacer el requerimiento del otro, pero muchas veces sin comprometer lo que se piensa o siente en esa respuesta. Si lo que se busca es construir una mirada, un análisis sobre un aspecto de la “realidad”, se vuelve central la mirada que el propio actor tiene sobre ella. En este sentido considero que las entrevistas semi-estructuradas, teniendo una guía con los temas centrales a ser abordados, estando alertas a repreguntar, son centrales en el trabajo de construir esa mirada sobre la “realidad”.

Los ‘desvíos’ que nuestro entrevistado realiza muchas veces nos da pistas sobre lo que piensa. Pueden deberse a no querer transitar sobre algunos temas o a manifestar interés por otro tema, aquí la repregunta en procura de una mayor explicitación es central.

Es importante tener contacto con diferentes actores de la realidad que se quiere estudiar, para dimensionar las diferentes percepciones que existen. La percepción de la realidad y la visión que construimos para el OTRO tiene que ver con el espacio que ocupamos, es importante entonces, dialogar con la mayor variedad de actores posibles.

Funciones de la Entrevista:

La Entrevista en la investigación científica nos permite:

(5)

• Es una técnica flexible, capaz de adaptarse a cualquier condición, situación, personas, permitiendo la posibilidad de aclarar preguntas, orientar la investigación.

Ventajas:

• La Entrevista es una técnica eficaz para obtener datos relevantes y significativos desde el punto desde el punto de vista de las ciencias sociales

• La información que el entrevistador obtiene a través de la Entrevista es muy superior que cuando se limita a la lectura de respuesta escrita

• Su condición es oral y verbal.

• A través de la Entrevista se pueden captar los gestos, los tonos de voz, los énfasis, etc., que aportan una importante información sobre el tema y las personas entrevistadas.

• Permite el intercambio con el entrevistado sobre los aspectos que aparecen como importantes y que no teníamos previsto como tales. La ventaja esencial de la Entrevista reside en que son los mismos actores sociales quienes nos proporcionan los datos relativos a sus conductas, opiniones, deseos, actitudes, expectativas, etc. Cosas que por su misma naturaleza es casi imposible observar desde fuera.

Desventajas:

• Limitaciones en la expresión oral por parte del entrevistador y entrevistado.

• Se hace muy difícil nivelar y darle el mismo peso a todas las respuestas, sobre todo a aquellas que provienen de personas que poseen mejor elocuencia verbal, pero con escaso valor informativo o científico.

• Es muy común encontrar personas que mientan, deforman o exageran las respuestas y muchas veces existe un divorcio parcial o total entre lo que se dice y se hace, entre la verdad y lo real.

• Muchas personas se inhiben ante un entrevistador y les cuesta mucho responder con seguridad y fluidez una serie de preguntas.

• Existen muchos temas tabú entre las personas, algunos de los cuales producen rechazo cuando se trata de responder preguntas concretas, como por ejemplo temas políticos, sexuales, económicos, sociales, etc. A tener en cuenta al realizar la Entrevista

(6)

no comprometidos con la entrevista, pueden entorpecer el desarrollo del diálogo.

• Abordar gradualmente al interrogado, generando un acercamiento previo. La entrevista comienza con acercamientos progresivos, donde el comienzo. Interesarse por el otro y su realidad puede ser un buen comienzo.

• Dejar que el entrevistado concluya su relato, no cortar bruscamente una conversación porque se vaya del tema. Puede ser la forma en la que el entrevistado construye su discurso.

• Formular las preguntas con frases fácilmente comprensibles, existen formulaciones embarazosas con carácter personal o privado.

• Actuar con espontaneidad y franqueza, y no con astucias o rodeos.

Tipos de Entrevista

Existen diferentes tipos de entrevista, la diferencia radica fundamentalmente en lo que se busca con cada uno de esos tipos. También se nombran de diferentes formas según los autores. Hay que tener claro qué se busca con la entrevista y en función de ello escoger el tipo.

Entrevista estructurada:

Llamada también formal o estandarizada. Se caracteriza por estar rígidamente estandarizada, se plantean idénticas preguntas y en el mismo orden a cada uno de los participantes, quienes deben escoger la respuesta entre dos, tres o más alternativas que se les ofrecen.

Esta modalidad también se conoce como encuesta.

Para orientar mejor la Entrevista se elabora un cuestionario, que contiene todas las preguntas. Sin embargo, al utilizar este tipo de entrevista el investigador tiene limitada libertad para formular preguntas independientes generadas por la interacción personal.

Entre las ventajas que tiene este tipo de Entrevista, se mencionan:

• La información es más fácil de procesar, simplificando el análisis comparativo.

• El entrevistador no necesita estar entrenado arduamente en la técnica. • Hay uniformidad en la información obtenida.

(7)

• Es difícil obtener información confidencial.

• Se limita la posibilidad se profundizar en un tema que emerja durante la Entrevista.

El objetivo de este tipo de entrevistas es obtener información de una muestra importante, con el objetivo de establecer comparaciones.

Entrevista no estructurada

Es más flexible y abierta, aunque los objetivos de la investigación rigen a las preguntas, su contenido, orden, profundidad y formulación se encuentran por entero en manos del entrevistador. Si bien el investigador, sobre la base del problema, los objetivos y las variables, elabora las preguntas antes de realizar la entrevista, modifica el orden, la forma de encauzar las preguntas o su formulación para adaptarlas a las diversas situaciones y características particulares de los sujetos de estudio.

Entre las ventajas de este tipo de Entrevista se tienen:

• Es adaptable y susceptible de aplicarse a diversos actores en situaciones diferentes.

• Permite profundizar en temas de interés.

• Orienta posibles hipótesis y variables cuando se exploran áreas nuevas. Entre sus desventajas se mencionan:

• Se requiere de mayor tiempo.

• Es más costoso por la inversión de tiempo de los entrevistadores. • Se dificulta la tabulación de los datos.

• Se requiere mucha habilidad técnica para obtener la información y mayor conocimiento del tema.

Dentro de la Entrevista no estructurada se comentarán tres tipos de: Entrevista a profundidad, Entrevista enfocada y Entrevista focalizada.

Entrevista en Profundidad

(8)

frente a/o en colaboración con el entrevistador que asiste activamente a este ejercicio de representación casi teatral.

La Entrevista a profundidad, al igual que la observación puede plantearse holísticamente (al todo), pero también puede ceñirse a un solo acto, experiencia social (entrevistada enfocada).

La diferencia más marcada resulta del grado de dirección-no dirección que se pueda imprimir a la misma y que oscila desde la entrevista en al que el actor lleva la iniciativa de la conversación, hasta aquella en al que el entrevistador sigue un esquema de preguntas, fijo en cuanto al orden, contenido y formulación de las mismas.

Entrevista Enfocada:

Se puede decir que la Entrevista enfocada, es una Entrevista en profundidad pero específicamente dirigida a situaciones concretas. Va dirigida a un individuo concreto, caracterizado y señalado previamente por haber tomado parte de la situación o experiencia definida.

A diferencia de la Entrevista en profundidad, la Entrevista enfocada no revive toda la vida, sino la reconstrucción de una experiencia personal concreta. De alguna manera el entrevistador conoce de antemano directa o indirectamente, esta situación con los elementos, procesos y estructura total de la misma y la ha analizado sistemáticamente. En base de este análisis es que se elabora la guía de preguntas.

Entrevista Focalizada:

Es una forma de llevar la Entrevista en profundidad en forma grupal. La Entrevista en grupo ofrece unas oportunidades de conocimiento y de análisis que la Entrevista individual no ofrece. La experiencia en grupo promueve un ambiente en el cual se intercambian puntos de vista, los individuos encuentran una mayor facilidad de reflexión sobre el tema tratado.

La Entrevista con un grupo de tiene lugar entre un moderador y un grupo que no se conocen de antemano, y lo deseable es que las personas del grupo no se conozcan entre sí. Este tipo de Entrevista requiere de una gran experiencia por parte del entrevistador.

(9)

La ventaja esencial de la Entrevista reside en que son los mismos actores sociales quienes proporcionan los datos.

Guía de la entrevista:

Es una lista de temas a tratar con cada entrevistado, para asegurarse de que los temas claves sean explorados.

En tanto guía, sirve para que el entrevistado lleve un control del diálogo y lo que quiere forme parte del mismo.

El sondeo: se deben sondear los detalles de las experiencias de las personas y los significados que estas les atribuyen. Ese es el punto en que las entrevistas se apartan de las conversaciones cotidianas. El entrevistador no puede dar por sentados supuestos y comprensiones del sentido común que otras personas comparten, debe pedir continuamente que clarifiquen y elaboren lo que han dicho, incluso pareciendo ingenuos.

Controles cruzados: estar alertas a eventuales exageraciones y distorsiones de historias. Examinar la coherencia de los dichos en diferentes relatos del mismo acontecimiento. Para controlar las afirmaciones se debe apelar a tantas fuentes de datos como sea posible.

En este tipo de investigación el tema de la “verdad” es difícil. Aunque debe señalarse que la validez y el valor del documento no depende de su objetividad o veracidad.

Entrevistas grabadas: tener en cuenta que la presencia del grabador puede, generar inhibición o modificar lo que el entrevistado dice sino se siente seguro. Es imprescindible acordar el uso del grabador. Muchas veces las entrevistas son anónimas, ya que importa lo que se dice y no tanto quien lo dice.

Diario del entrevistador: como apoyo de la entrevista grabada, permite ir registrando durante el periodo de entrevista e inmediatamente después, aquellas cosas que no pudieron esclarecerse, tomar nota de las interpretaciones, intuiciones, conjeturas emergentes y expresiones no verbales.

Etapas de la entrevista: Preparación de la entrevista -Elaborar la guía.

(10)

-Determinar cantidad de entrevistadores, tiempo y presupuesto necesarios. -Planear las citas con los entrevistados, mostrando respeto por el tiempo del mismo.

Ejecución de la entrevista

-Propiciar durante ésta un ambiente positivo. -Presentarse y explicar los propósitos de la misma.

-Mostrar interés y saber escuchar. Estar atentos a repreguntar o solicitar aclaraciones.

-Actuar con naturalidad. -No mostrar prisa.

-Hacer las preguntas sin una respuesta implícita. No inducir las respuestas. -Tener cuidado con las categorías que manejamos en la entrevista.

-No extraer información del entrevistado sin su voluntad. -No apabullar con preguntas.

-Control de la entrevista

• Verificar si todas las preguntas han tenido respuesta. • Detectar contradicciones.

• Detectar mentiras, dándole a conocer lo que se conoce del hecho. • Evitar desviaciones del tema y oportunidades para distraer la atención.

Cierre de la entrevista

• Concluirla antes que el entrevistado se canse.

• Despedirse, dejando el camino abierto por si es necesario volver. • Si se requiere de una entrevista larga, programarla en sesiones.

El trabajo de Campo: la tarea de observar; al “otro”

(11)

puede ser una comunidad (una aldea o pueblo, un barrio, un centro de salud, la sala de un hospital) o un grupo (los ancianos de una residencia, un colectivo profesional, los alumnos de un colegio).

El Trabajo de Campo como un método abierto de investigación en terreno donde caben las encuestas, las técnicas no directivas –fundamentalmente, la observación participante y las entrevistas no dirigidas- y la residencia

prolongada con los sujetos de estudio, la etnografía es el conjunto de

actividades que se suele designar como “trabajo de campo”, y cuyo resultado se emplea como evidencia para la descripción. Los fundamentos y

características de esta flexibilidad o “apertura” radican, precisamente en que son los actores y no el investigador, los privilegiados para expresar en palabras y en prácticas el sentido de su vida, su cotidianeidad, sus hechos

extraordinarios y su devenir. Este estatus de privilegio replantea la centralidad del investigador como sujeto asertivo de un conocimiento preexistente

convirtiéndolo, más bien en un sujeto cognoscente que deberá recorrer el arduo camino del des-conocimiento al re-conocimiento. (Guber, 2001) La flexibilidad del trabajo de campo etnográfico sirve, precisamente, para advertir lo imprevisible, lo que para uno “”no tiene sentido”. La ambigüedad de sus propuestas metodológicas sirve para dar lugar al des-conocimiento

preliminar del investigador acerca de cómo conocer a quienes, por principio (metodológico), no conoce. La historia de cómo llegó a plantearse esta “sabia ignorancia” será el objeto del primer capítulo. (Guber, 2001)

“El trabajo de campo incluye tres actividades principales. La primera se

relaciona con una interacción social no ofensiva: lograr que los informantes se sientan cómodos y ganar su aceptación. El segundo aspecto trata sobre los modos de obtener datos: estrategias y técnicas de campo. El aspecto final involucra el registro de los datos en forma de notas de campo escritas”

Taylor-Bodgan (1990:50)

Observar para la etnografía significa mirar, mirar “al otro” y mirarlo de otra forma, ir más allá de lo que se ve al pasar. “Tal vez se trate entonces de

(12)

En algunas de las instancias, el trabajo de campo ha de hacerse en equipo y con un enfoque interdisciplinario, pues el volumen de la investigación y la propia complejidad de los problemas no permiten a un solo hombre ni a los especialistas en una sola división de la antropología realizar el trabajo dentro de unos límites de tiempo adecuado. Claro está que en los orígenes de la etnografía, así lo muestran los primeros estudios etnográficos, los trabajos eran realizados por una sola persona.

“El investigador nunca trabaja sólo como investigador, trabaja también

como vecino, como amigo, como desconocido, como hombre o mujer, como occidental, europeo, español..., como profesor o escritor, como aliado, como enfermero, como mano de obra, como transportista, como administrativo... y con otros papeles que él se haya forjado o que le haya conferido el grupo que analiza y con el que convive” (Velasco y col, 1997:24-5).

La etnografía sin nativos:

Si bien el trabajo de campo se mantuvo fiel a sus premisas iniciales, los

etnógrafos fueron reconceptualizando su práctica, dándole nuevos valores a la relación de campo. En términos del antropólogo brasileño Roberto da Matta, la tarea de familiarizarse con lo exótico se revirtió en exotizar lo familiar. En este proceso el principal beneficiario fue el mismo investigador.

Las técnicas etnográficas

Las técnicas para la obtención de datos etnográficos son varias y en la práctica muy difíciles de separar. Las dos más relevantes son la Observación Participante y la Entrevista en Profundidad. “En los estudios mediante

observación participante los investigadores tratan de trasmitir una sensación de que se “está allí” y se experimenta directamente los escenarios. Análogamente, en los estudios basados en entrevistas en profundidad tratan de que los lectores tengan la sensación de que “están en la piel” de los informantes y ven las cosas desde el punto de vista de ellos. De modo que la investigación cualitativa proporciona una “descripción íntima” de la vida social”. Taylor-

Bodgan (1990:153).

Con objeto de profundizar sobre una de ellas nos abocaremos a la observación participante.

A modo de preámbulo plantearemos algunas características de la observación y el observador para luego adentrarnos en la propia Observación Participante

Mediante la observación la mente entrenada del etnógrafo recoge todo lo que se produce a su alrededor y descubre elementos, aspectos, matices y significados que quedarían ocultos a cualquier observador casual y de los que generalmente son inconscientes los mismos protagonistas, en virtud de la propia naturaleza de la cultura. Mauss (1974:16) plantea algunas recomendaciones generales para la tarea de la observación “Ha de intentarse

(13)

ya apuntamos, las hipótesis históricas, o de cualquier otro tipo, que además de peligrosas sean inútiles. (…)No hay que descubrir ningún detalle; por ejemplo, al estudiar la preparación de un filtro, deben hacerse constar hasta las condiciones en que se realiza la recolección de cada hierba mágica empleada. No solo hay que describirlo todo, sino que es preciso proceder a un análisis en profundidad, destacando el valor del observador, su genio psicológico especial. Debe estudiarse también, la lexicografía, la relación entre las clases nominales y los objetos, los fenómenos jurídicos, los animales heráldicos, etc. A la enumeración de las prohibiciones rituales, por ejemplo hay que añadir ejemplos variados en el que se hayan tenido en cuenta tales prohibiciones. De esta

forma Mauss plantea una de las características del etnógrafo, la Exhaustividad. Otro concepto de Mauss (1974:15) esgrimido para trazar la línea correcta del trabajo etnográfico, cuando plantea las dificultades de la encuesta etnográfica, dividiéndolas en dos. Las primeras son las dificultades subjetivas

“La observación superficial es peligrosa. No hay que “creer”. No hay que creer que se sabe porque se ha visto; no hay que asumir ningún prejuicio moral. Ni asombrarse. Ni dejarse arrebatar por el aburrimiento. Hay que intentar vivir dentro y en la base de la sociedad indígena. Hay que escoger con cuidado los testimonios.”

“En consecuencia el ideal primordial y básico del trabajo etnográfico de campo es dar un esquema claro y coherente de la estructura social y destacar, de entre el cúmulo de hechos irrelevantes, las leyes y normas que todo fenómeno cultural conlleva. En primer lugar debe de terminarse el esqueleto de la vida tribal. Este ideal exige, ante todo, la obligación de hacer un estudio completo de los fenómenos y no buscar lo efectista, lo singular, y menos lo divertido y extravagante”. Malinowski (1986:28).

Por otro lado es interesante, para describir el lugar y la actitud que debe tomar el investigador en el campo, la experiencia de Geertz en una pequeña aldea de Bali. En su incursión en la aldea, era ignorado por los nativos. “Pero

salvo nuestros aposentados y el jefe de la aldea (…) todo el mundo nos ignoraba” Geertz (1996:339). Esta situación dio un giro radical cuando durante

una riña de gallos, ilegal en la aldea, se produce una represión por un numeroso grupo de policías. La actitud que tomo Geertz fue crucial para superar la falta de relación con los nativos de la aldea “De conformidad con el

bien establecido principio antropológico “Donde fueras haz lo que vieras, mi mujer y yo decidimos (solo ligeramente después que todos los demás) que lo que debíamos hacer era también escapar” Geertz (1996:341). Al correr se

refugian en una casa y a la llegada de la policía, el hombre de la casa cuenta con lujo de detalles lo que estaban haciendo en esa aldea, dejando sorprendido a Geertz dado que nadie nunca le habló, no tuvo la oportunidad de conocer a ningún nativo, pero ellos si a él. “Al cabo de un rato entró un policía buscando

(14)

estábamos allí para estudiar la cultura del lugar” Geertz (1996:341). Luego de

esto, la relación entre el investigador y los nativos cambió “Por la mañana

siguiente la aldea era para nosotros un mundo completamente distinto; no solo no éramos invisibles sino que de pronto nos habíamos convertido en el centro de la atención de todos, en el objeto de efusivas y cálidas expresiones y muy especialmente en un objeto de diversión. Todos los de la aldea sabían que habíamos huido como los demás” Geertz (1996:341-342).

La forma más natural de observar una situación es a través de la participación en ella, de tal modo que la técnica básica de la investigación etnográfica es la llamada observación participante.

Observación participante

Intentando sacar el máximo provecho del trabajo de campo surge la "Observación participante". Técnica que consiste en que el investigador abandone su ámbito de vida (ciudad, casa, oficina) para dirigirse al lugar donde reside el pueblo o comunidad a estudiar. De esta manera el antropólogo participa en la vida cotidiana. Como ya dijimos esta es la característica más distintiva del trabajo etnográfico. Entabla así relaciones significativas con los nativos y va descubriendo, por medio de las mismas, sus propias formas de relacionarse con dicha sociedad. “Estar en auténtico contacto con ellos. Para el

etnógrafo significa que su vida en el poblado – en principio una aventura extraña a veces enojosa, a veces cargada de interés- toma pronto un curso natural mucho más en armonía con la vida que le rodea.” Malinowski (1986:27). “… el doctor Malinowski ha vivido durante muchos meses como un indígena entre los indígenas, observándolos diariamente en sus trabajos y diversiones, conversando con ellos en su propia lengua y deduciendo todas las informaciones de las fuentes más seguras: la observación personal y los relatos directamente escuchados de los nativos, en su propio idioma y sin mediación de intérpretes” Malinowski (1986:7)

Observar aquí es mirar y ver mientras se convive. Pero, ¿qué observar? Dependerá del grado de especificidad y de los objetivos de la investigación. En el caso de un estudio sobre una comunidad o un grupo generalmente se observa: lo que dicen (los discursos), lo que hacen (las conductas y comportamientos, los gestos, las posturas), los objetos que utilizan, la ocupación del espacio (especialmente los lugares donde se desarrolla la vida social), el tiempo ordinario (trabajo) y extraordinario (ocio, vacaciones, fiestas), el hábitat (la forma de vivir), las relaciones (agrupaciones, distribución edad-sexo, conflictos ), los acontecimientos inesperados (visitas, catástrofes). En este caso es bueno traer nuevamente a Malinowski (1986:25) y la importancia que este le da a este tipo de acontecimientos “Es necesario insistir en que

(15)

Cada realidad puede sugerir puntos concretos de observación y participación, que previamente se tienen que identificar y preparar.

Taylor-Bodgan (1990:51) plantean que “Los observadores participantes

permanecen relativamente pasivos a lo largo del curso del trabajo de campo, pero en especial durante los primeros días. (…)Los primeros días en el campo constituyen un período en el cual los observadores tratan de que la gente se sienta cómoda, disipan cualquier idea en cuanto a que el enfoque de la investigación será intrusivo, establecen sus identidades como personas inobjetables y aprenden a actuar adecuadamente en el escenario (…) Es importante explicarle quien es uno a todos en el escenario”. Así intenta, como

dijimos antes, poder tener una relación con una interacción no ofensiva.

Uno de los elementos importantes en la observación participante es el trabajo con informantes. Los informantes son las personas que sirven de introductores al investigador en la comunidad y sus mejores aliados durante su estancia allí. Por esta razón se requiere que sean representativos y conocedores de su grupo.

“Por lo general los investigadores de campo tratan de cultivar relaciones estrechas con una o dos personas respetadas y conocedoras en las primeras etapas de la investigación. A estas personas se les denomina informantes claves. En el folklore de la observación participante, los informantes claves son casi figuras heroicas. Son los mejores amigos de los investigadores en el campo (…) Los informantes claves apadrinan al investigador en el escenario y son sus fuentes primarias de información” Taylor-Bodgan (1990:61). Por otra

parte si los informantes no son representativos (marginales, atípicos) o pertenecen a una parte en conflicto (miembros de la élite, de un partido político) o son impopulares, los demás verán al investigador como su aliado y la observación espontánea se hará impracticable.

“El informante viejo o no, es alguien con quien se discute y que habla más de lo

que sabe o piensa del pasado que del pasado mismo” Augè (1993:17)

Taylor y Bodgan plantean algunas tácticas de campo, tales como actuar como ingenuo “Para muchos investigadores, presentarse como extraños ingenuos

pero interesados constituye un modo eficaz de obtener datos” Taylor-Bodgan

(1990:66).

Otro elemento fundamental para el investigador es la formulación de preguntas. Antes de preguntar, es necesario aprender a escuchar: el mejor observador no es el que habla mucho sino el que deja y hace hablar a los demás. Al principio del trabajo de campo se deben formular preguntas no directivas, que no involucren juicios de valor. Así lo plantean Taylor y Bodgan (1990:69) “Al comienzo de un estudio, los observadores formulan preguntas no

directivas y que no involucren juicios de valor”. Tan importante es saber lo que

(16)

comentarios (“¿Qué quiere decir con...?”). Entre otros casos planteados por Taylor y Bodgan. Al principio, es preferible evitar utilizar métodos agresivos: grabaciones, cuestionarios, confrontar versiones de observadores diferentes, cotejar nuestras propias observaciones o deducciones, etc. Podremos emplearlos después de haber llegado a comprender mínimamente el escenario. A partir de entonces ha de preocuparnos el control de la veracidad de la información, comparando lo que se nos dice con lo que podemos observar o experimentar personalmente.

“Como método de investigación analítico, la observación participante depende del registro de notas de campo completas, precisas y detalladas”

Taylor-Bodgan (1990: 75)

El instrumento de registro de datos propio del investigador de campo es el “cuaderno de campo”, donde se anotarán las observaciones (notas de campo) de forma completa, precisa y detallada, (lo que no está escrito, no sucedió nunca). El registro se realiza antes de la entrada a campo, de forma de planificar el trabajo de campo, utilizando guiones y esquemas y después de cada observación, todo lo que ocurre en el escenario es fuente de datos. Un elemento a tomar en cuenta de acuerdo a las posibilidades de registro es, el tiempo de observación. “Las notas de campo deben incluir descripciones de

personas, acontecimientos y conversaciones, tanto como las acciones, sentimientos, intuiciones o hipótesis de trabajo del observador. La secuencia y duración de los acontecimientos y conversaciones se registran con la mayor precisión posible. La estructura del escenario se describe detalladamente. En resumen las notas de campo procuran registrar en el papel todo lo que se puede recordar sobre la observación. Una buena regla establece que si no está no sucedió nunca.” Taylor- Bodgan (1990:75.). Otra recomendación interesante

que plantean los autores de “tratar de encontrar un mentor o colega que lea

nuestras notas de campo. Este es probablemente el mejor modo de motivarse para tomar nota sesión tras sesión durante cierto lapso de tiempo”

A su vez existen técnicas que se pueden utilizar para recordar palabras y acciones (concentración, visión microscópica, identificar palabras clave, diagramas, resúmenes). También pueden emplearse medios mecánicos (grabadoras y video) siempre que puedan controlarse los efectos que producen. El trabajo de campo suele durar de unos meses a unos años, con independencia de la frecuentación de las visitas a los diferentes escenarios. Casi nunca se tiene la sensación de haber terminado, siempre quedan cabos sueltos. ¿Cuándo dejarlo entonces?, cuando alcancemos el principio de saturación, o sea, cuando los datos son repetitivos y no generan conceptos ni teorías nuevas. Esto es lo que recomiendan Taylor-Bodgan (1990:90) cuando dicen “Los observadores participantes casi nunca llegan a un punto en que

(17)

campo”. Dejar el campo constituye a menudo un momento difícil para el

investigador por el problema de los afectos, que pueden provocar sensaciones diversas entre él y la gente: de enganche, de dependencia, de frustración, de traición, etc. Para amortiguarlo en parte conviene, en la última etapa, reducir la frecuentación de las visitas, avisando a los más allegados que la investigación está tocando su fin. Puede que con posterioridad necesitemos volver para verificar o completar información, por lo tanto debemos dejar un buen recuerdo. Hay que expresar los agradecimientos pertinentes a todos los que han colaborado en la investigación o han procurado alguna ayuda.

Una vez finalizado el trabajo de campo conviene realizar una pausa en la investigación. Antes de abordar el análisis e informe final se debe establecer una cierta distancia con los datos, lo cual favorece un acercamiento más objetivo. Esta pausa nos permite aclarar ideas, revisar y analizar los datos, tomar decisiones sobre la continuidad del estudio. También proporciona descanso y resistencia para continuar trabajando.

(18)

Investigación exploratoria

La investigación es exploratoria cuando no se utiliza ningún modelo anterior, se conoce poco sobre lo que se pretende estudiar.

En el desarrollo de la investigación exploratoria, se va conociendo el objeto de estudio y por lo tanto se gana en precisión conceptual y en la construcción de categorías.

La investigación exploratoria en su desarrollo y cierre, suele abrir más

interrogantes que generar conclusiones. Suele ser el comienzo de un proyecto de investigación sostenido en el tiempo y acotado a una temática más

específica.

Todo lo anterior no le quita validez, ni la exime del rigor académico.

Proyecto de Investigación

La realización de un proyecto de investigación es el momento previo, que permite pensar qué voy a investigar, la metodología, las actividades, los medios, los recursos, los tiempos.

Objetivos:

Definir en forma clara lo que se busca con la investigación.

Fundamentación:

Explicitar por qué razones el proyecto de investigación es importante, para quienes lo llevan adelante, para los posibles destinatarios. En la generación de conocimiento sobre una temática poco trabajada, u otras fundamentaciones. Los por qué.

Antecedentes:

En el caso que se encuentren antecedentes, es conocerlos y mencionarlos. Una investigación similar, puede llevarnos a explorar otro aspecto o procurar ver que sucede hoy día con el mismo fenómeno.

Metodología:

Explicitar las elecciones metodológicas que se han realizado y su fundamentación.

Actividades:

(19)

Bibliografía

-Arfuch, Leonor, (1995), La entrevista, una invención dialógica, Ed. Paidos, Barcelona.

-Augé, Marc, (1993), Los no lugares: Espacio del anonimato, Ed. Gedisa, Barcelona.

-Díaz, Esther, (1997), Metodología de las Ciencias Sociales, Ed. Biblos, Bs.As. -Guber, Rosana, (2001), La etnografía, método, campo y reflexividad, Ed Norma, Bs.As.

-Geertz, Cliford, (1996), La interpretación de las culturas, Ed. Gedisa, Barcelona.

-Guigou, Nicolás, (2001), Anuario de Antropología Social y Cultural en Uruguay 2001, Ed. Nordan, Montevideo.

-Malinowski, Bronislaw; (1986), Los argonautas del Pacifico occidental I, Ed. Planeta- Agostini, Barcelona.

-Mauss, Marcel, (1974), Introducción a la Etnografía, Ed. Istma, Madrid.

-Taylor, S., y Bodgan, R., (1990), Introducción a los Métodos Cualitativos de

Investigación, Ed. Piados, Bs.As.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...