El Termino Instinkt en La Obra de Freud

Texto completo

(1)

EL TÉRMI

EL TÉRMINO “NO “ INSTIINSTINKT” NKT” EN LA OBRA DE FREUEN LA OBRA DE FREUDD (1995)

(1995)

Ricardo Avenburg Ricardo Avenburg ¿Por qué y cuándo usa Freud el término “Instinkt” en lugar del de “Trieb”, que ¿Por qué y cuándo usa Freud el término “Instinkt” en lugar del de “Trieb”, que es el usado por él habitualmente? ¿Son conceptos en sí diferentes o son simples es el usado por él habitualmente? ¿Son conceptos en sí diferentes o son simples sinónimos cuyas diferencias, si las hay, son solo de matiz? Para eso trataré de sinónimos cuyas diferencias, si las hay, son solo de matiz? Para eso trataré de analizar los párrafos en los que

analizar los párrafos en los que Freud usa el término “Instinkt”.Freud usa el término “Instinkt”.

Partiré de las definiciones de los términos Instinkt y Trieb dadas en los Partiré de las definiciones de los términos Instinkt y Trieb dadas en los diccionarios:

diccionarios:

Diccionario Alemán – Español de Martínez Amador – Sopena, 1955 Diccionario Alemán – Español de Martínez Amador – Sopena, 1955 Instinkt: m. Instinto

Instinkt: m. Instinto

Trieb: m. Instinto, apetito, fuerza vegetativa (Botánica), brote, renuevo, pie, verdugo, Trieb: m. Instinto, apetito, fuerza vegetativa (Botánica), brote, renuevo, pie, verdugo, tallo, retoño, serpollo, vástago (Provincial, bornizo). (Mecánica) piñón, rueda motriz, tallo, retoño, serpollo, vástago (Provincial, bornizo). (Mecánica) piñón, rueda motriz, transmisión, impulso, impulsión, inclinación

transmisión, impulso, impulsión, inclinación, acción , acción de leudarse (el pan), de leudarse (el pan), fermentaciónfermentación.. Der Sprach Brockhaus, Wiesbaden 1961

Der Sprach Brockhaus, Wiesbaden 1961 Das Instinkt: Naturtrieb, unbewu

Das Instinkt: Naturtrieb, unbewuββte Verhaltungsweise (“Trieb” natural, modo dete Verhaltungsweise (“Trieb” natural, modo de conducta

conducta inconscieninconsciente).te).

Instinktiv: triebhaft, unwillkürlich (lateinisch) (relativo al Trieb, involuntario, latín) Instinktiv: triebhaft, unwillkürlich (lateinisch) (relativo al Trieb, involuntario, latín)

Der Trieb: 1) nach ihm, zu etwas, treibende, Kraft, Antrieb, gefühlsbetontes Streben, Der Trieb: 1) nach ihm, zu etwas, treibende, Kraft, Antrieb, gefühlsbetontes Streben, innerer Drang, sinnliches Verlangen: der T. Nach Speise; der Geschlechtstrieb (hacia innerer Drang, sinnliches Verlangen: der T. Nach Speise; der Geschlechtstrieb (hacia él, hacia algo, fuerza impulsante, estimulación, tendencia que pone de relieve él, hacia algo, fuerza impulsante, estimulación, tendencia que pone de relieve sentimientos, impulso interno, anhelo sensible: el Trieb hacia la comida, el Trieb sentimientos, impulso interno, anhelo sensible: el Trieb hacia la comida, el Trieb sexual). 2) Treiben

sexual). 2) Treiben einer Herde, Weide oder einer Herde, Weide oder Viehweg: WeidegerechViehweg: Weidegerechtigkeit (movimientotigkeit (movimiento de un rebaño, apacentamiento o paso del ganado). 3) Keimkraft, Pflanzenwuchs, de un rebaño, apacentamiento o paso del ganado). 3) Keimkraft, Pflanzenwuchs, Schössling: die Fichten haben ihren besten Trieb im Mai (fuerza del brote, crecimiento Schössling: die Fichten haben ihren besten Trieb im Mai (fuerza del brote, crecimiento de la planta, retoño: los abetos tienen su mejor “Trieb” en mayo). 4) Sauerteig de la planta, retoño: los abetos tienen su mejor “Trieb” en mayo). 4) Sauerteig (modismo de Suiza y la zona del Rhin: fermento o levadura).

(modismo de Suiza y la zona del Rhin: fermento o levadura). Triebhaft (es el adjetivo correspondiente): 1) aus unbewu

Triebhaft (es el adjetivo correspondiente): 1) aus unbewuββten inneren Kräfte flieten inneren Kräfte flieββendend (instinktiv) (fluyendo de fuerzas internas inconscientes (instintivo)). 2) gewaltig (instinktiv) (fluyendo de fuerzas internas inconscientes (instintivo)). 2) gewaltig hervorbreche

hervorbrechend, nd, leidenschaftlileidenschaftlich ch (prorrumpien(prorrumpiendo do violentamenteviolentamente, , apasionaapasionado).do).

Del diccionario alemán-español surge que una de las acepciones de Trieb es Del diccionario alemán-español surge que una de las acepciones de Trieb es instinto, pero que a la vez tiene otras acepciones, que en parte la convierten en un instinto, pero que a la vez tiene otras acepciones, que en parte la convierten en un concepto más abarcativo: el de apetito, el de

concepto más abarcativo: el de apetito, el de fuerza vegetativa. Además, se aplica a lafuerza vegetativa. Además, se aplica a la botánica (brote, tallo, retoño, etc.) y a la mecánica (piñón, rueda motriz, transmisión, botánica (brote, tallo, retoño, etc.) y a la mecánica (piñón, rueda motriz, transmisión, impulso); incluye también la noción de

(2)

Algo similar se desprende del diccionario alemán: en principio Trieb e Instinkt son sinónimos, ya que para explicar uno de los términos utiliza el otro (Instinkt = Naturtrieb; Instinktiv = triebhaft), pero Trieb tiene un área de aplicación mayor; el diccionario alemán no incluye los significados referidos a la mecánica.

Las citas de los textos de Freud las extraigo de los “gesammelte Werke” (S. Fischer Verlag, agrego la versión de la Standard Edition y una traducción mía al español de los diversos fragmentos).

Comienzo por el análisis de los fragmentos en los que Freud cita el término “Instinkt”:

1) Carta a Fliess nº 71

(GW) I pág. 238): Refiriéndose a Hamlet, dice Freud: “Und Seine Sexualentfremdung im Gespräch mit Ophelia, ist die nicht typisch hysterisch, seine Verwerfung des Instinkts, der Kinder gebären will...

(SE ! pág. 296): “And is not his sexual alienation in his conversation with Ophelia tipically hysterical? And his rejection of the instinct (Instinkt) wich seeks to beget children?...”

“Y su extrañamiento sexual en la conversación con Ofelia, es el no típicamente histérico, su rechazo del instinto (Instinkt), el que quiere parir hijos…”1.

 Acá parecería que el término instinto (Instinkt) es usado en un sentido convencional, no existe aún en la obra de Freud una teoría de los “Triebe”: acá parece referirse a una tendencia posiblemente biológica y aparentemente universal que es rechazada en función de un conflicto psicológico.

2) La interpretación de los sueños

(GW II – III pág. 585 – Nota al pie de 1914): “Ist dies die einzige Funktion, die wir den Traume zugestehen könne? Ich kenne keine andere. A. Maeder hat zwar den Versuch gemacht, andere, “sekundäre”, Funktionen für den Traum in Anspruch zu nehmen.

Er ging von der richtigen Beobachung aus, daβ  manche, Träume Lösungsversuche von Konflikten enthalten, die späterhin wirklich durchgeführt werden, sich also wie Vorübungen zu Wachtätigkeiten verhalten. Er brachte darum das

1

 La traducción inglesa cambia algo el sentido del original alemán, atribuyéndole un carácter histérico al rechazo del instinto de parir hijos, carácter que el texto alemán parece negarle. Creo que la traducción inglesa expresa mejor que el texto original lo que Freud debía pensar, pero yo preferí traducirlo de

(3)

Träumen in Parallele zu dem Spielen der Tiere und der Kinder, welches als vorübende Betätigung mitgebrachter Instinkte und als Vorbereitung für späteres ernsthaftes Tun aufzufassen ist, und stellte eine “fonction ludique” des Träumens auf”.

SE V pág. 579: “Is this the only function that can be assigned to dreams? I know of no other. It is true that Maeder has attempted to show that dreams have other, “secondary” functions. He started out from the correct observation that some dreams contain attempts at solving conflicts, attempts which are later carried out in reality and which thus behave as though they were trial practices for waking actions. He therefore drew a parallel between dreams and the play of animals and children which may be regarded as practice in the operation of innate insticts (Instinkte) and as preparation for serious activity later on, and put forward the hypothesis that dreams have a “fonction ludique” (play function).

“¿Es esta la única función que podemos atribuir al sueño? No conozco otra. A. Maeder ciertamente ha hecho el intento de llamar la atención sobre otras funciones, “secundarias” del sueño. Partió de la correcta observación que algunos sueños contienen intentos de solución de conflictos que luego serán llevados a cabo realmente, se comportan entonces como ejercicios previos de actividades de la vigilia. Por eso puso en paralelo al soñar con el jugar de los animales y de los niños, el que ha de considerarse como actividad previa de ejercitación por parte de instintos (Instinkte) innatos (literalmente: que cada uno trae consigo. Mitbringen: traer (consigo)) y como preparación para una ulterior actividad seria, y estableció una “fonction ludique” (función lúdica) del sueño”.

Es una nota de 1914 y acá “Instinkt” es presentado como algo innato, que tanto los niños como los animales traen consigo; en el ser humano parecen tener un papel importante en la niñez (en este caso en el jugar) aunque parecería que luego dejan el lugar, o pasan a un segundo plano en otras actividades adultas, menos instintivas.

3) El hombre de los lobos

(GW XII p 155-6): “Wenn man das Verhalten des vierjährigen Kindes gegen die reaktivierte Urszene in betrach zieht, ja wenn man nur an die weit einfacheren Reaktionen des 1 ½ jährigen Kindes beim Erleben dieser Szene denkt, kann man die  Auffassung schwer von sich weisen, daβ eine Art von schwer bestimmtbarem Wissen, etwas wie eine Vorbereitung zum Verständnis, beim Kinde, dabei mitwirkt. Worin dies bestehen mag, entzieht sich jeder Vorstellung; wir haben nur die eine ausgezeichnete  Analogie mit dem weitgehenden instinktiven Wissen der Tiere zur Verfügung”.

(4)

SE: XVII pag. 120: “If one considers the behaviour of the four year old child towards the re-activated primal scene, or even if one thinks of the far simpler reactions of the far simpler reactions of the one and a half year old child when the scene was actually experienced it is hard to dismiss the view that some sort of hardly definable knowledge, something, as it were, preparatory to an understanding, was at work in the child at the time. We can form no concepcion of what this may have consisted in; we have nothing at our disposal but the single analogy – and it is an excellent one – of the far reacting instinctive (‘instinctiven’) knowledge of animals”.

“Si se toma en consideración la conducta del niño de cuatro años ante la escena primaria reactivada, y si sólo se piensa en las reacciones mucho más simples del niño de 1 ½ año al experimentar esta escena, es difícil apartar de sí la concepción que en el niño en ese momento (ahí mismo) participa un tipo de conocimiento difícilmente determinable, algo así como una preparación para la comprensión. En qué puede esto consistir escapa a toda representación; sólo tenemos a nuestra disposición una excepcional analogía con el vasto saber instintivo de los animales”.

Ese tipo de conocimiento difícilmente determinable en el niño es análogo al saber instintivo de los animales y es una preparación (Vorbereitung) para la comprensión. En la nota al pie 1914 de “La interpretación de los sueños” la actividad de los instintos innatos, a través del juego de los animales y de los niños, constituye una preparación para una actividad “seria”. Lo “instinktiv” está acá vinculado a un saber heredado, no dependiente de un aprendizaje previo (salvo en lo que pudiera referirse a un aprendizaje de la especie).

Continúa la cita

“Gäbe es einen solchen instinktiven Besitz auch beim Menschen, so wäre es nicht zu verwundern, wenn er die Vogänge dis Sexuallebens ganz besonders beträffe, wenngleich er auf sie keineswegs beschränkt sein kann. Dieses Instinktive wäre der kern des Unbewuβten, eine primitive Geistestätigkeit die später durch diez u erwerbende Menschheitsvernunft entthront und überlagert Word, aber so oft, vielleicht bei allen, die Kraft behält, höhere seelische Vorgänge zu sich herabzuziehen. Die Verdrängung wäre die Rückkehr zu dieser instinktiven Stufe, und der Mensch würde so mit seiner Fähigkeit zur Neurose seine groβe Neuerwerbung bezahlen und durch die Möglichkeit der Neurosen die Existenz der früheren instinktartigen Vorstufe bezeugen. Die Bedeutung der frühen Kindheits-traumen läge aber darin, daβ  sie dlesem Unbewuβten einen Stoff zuführen, der es gegen die Aufzehrung durch die nachfolgende Entwicklung schützt.

(5)

Ich weiss, dass änchliche Gedanken, die das hereditäre, phylogenetisch erworbene Moment im Seelenleben betonen, von verschiedenen Seiten ausgesprochen worden sind, ja ich meine, daβ man allzu bereit war, ihnen ein Platz in der psychoanalytischen Würdigung einzuräumen. Sie erscheinen mir erst zulassig, wenn die Psychoanalyse in Einhaltung des korrekten Instanzenzuges auf die Spuren des Erlebten gerät, nachdem sie durch die Schichtung des individuell Erworbenen hindurchgedrungen ist”.

SE XVII pág. 120 -121: “If human beings too possessed an instinctive (“instinktiven”) endowment such as this, it would not be surprising that it should be very particularly concerned with the precesses of sexual life, even though it could not be by any means confined to them. This instinctive (“Instinktive”) factor would then be the nucleus of the unconscious, a primitive kind of mental activity, which would later be dethroned and overlaid by human reason, when that faculty came to be acquired, but which in some people, perhaps in every one, would retain the power of drawing down to it the higher mental processes. Repression would be the return to this instinctive (“Instinktiven”) stage, and man would thus be paying for his great new acquisition with his liability to neurosis, and would be bearing witness by the possibility of the neuroses to the existence of those earlier, instinct like (“instinktartigen”), preliminary stages. The significance of the traumas of early childhood would be in their contributing material to this unconscious which would save it from being worn away by the subsequent course of development. I am aware that expression has been given in many quarters to thoughts like these, which emphasize the hereditary, psylogenetically acquired factor in mental life. In fact, I am of opinion that people have benn far too ready to find room for them and ascribe importance to them in psychoanalysis. I consider that they are only admissible when psychoanalysis strictly observes the correct order of procedence, and after forcing its way through the strate of what has been acquired by the individual, comes at last upon traces of what has been inherited”.

“Si también en los hombres hubiera una tal posesión instintiva (“instinktiven”) no sería de sorprenderse que involucrarse muy especialmente a los procesos de la vida sexual, aún cuando de ningún modo pudiera limitarse a esta. Esto instintivo (“instinktive”) sería el núcleo de lo inconsciente, una actividad espiritual primitiva que es luego destronada y recubierta por la razón humana que ha de ser adquirida, pero que tan a menudo, tal vez en todos, conserva la fuerza de atraer hacia sí procesos anímicos más elevados. La represión sería el retorno a ese estadío instintivo (“instinktiven”) y el hombre pagaría así con su capacidad para la neurosis su gran nueva adquisición y atestiguaría, a través de la posibilidad de la neurosis, de la

(6)

existencia del temprano estadío previo de característica instintiva (instiktartig). La significación de los traumas tempranos de la infancia residiría en que aportan a este inconsciente un material que lo protege de ser devorado por el desarrollo ulterior.

Sé que pensamientos parecidos que enfatizan el factor hereditario, adquirido filogenéticamente en la vida anímica, han sido expresados desde distintas vertientes; más aun quiero decir que se estuvo algo demasiado dispuesto a otorgarles un lugar en la apreciación psicoanalítica. Recién me parecen admisibles cuando el psicoanálisis, respetando el correcto ordenamiento de las instancias, llega a las huellas de lo heredado luego de haberse abierto camino a través de la estratificación de lo adquirido individualmente”.

Eso instintivo, vinculado a la sexualidad, aunque no restringido a esta, sería el “núcleo de lo inconsciente, una actividad espiritual primitiva”, por lo tanto es algo psíquico; hay un conocimiento heredado, dentro y fuera de la esfera sexual que forma el núcleo de lo inconsciente y es por lo tanto una actividad espiritual. Va a constituir un estrato de lo psíquico; en principio, lo psíquico adquirido lo cubrirá, ocupando los estratos superiores, pero no por eso lo instintivo, como núcleo de lo inconsciente, dejará de constituir una fuerza potencial que podrá atraer para sí representaciones de estratos superiores a los que, podemos suponer (aunque Freud no lo diga explícitamente) les impondrá sus propios contenidos ¿Y también su forma de funcionamiento, o sea el sistema de relación entre sus representaciones? En principio su modo de funcionamiento corresponderá en tanto núcleo de lo inconsciente, a los procesos regidos por el principio del placer, o sea a los sistemas de relación correspondiente a los primeros niveles de huellas mnémicas desarrollados en el Capítulo VII de la “Interpretación de los sueños” (asociaciones por contigüidad, continuidad, luego por analogía, etc.). En este sentido el modo de funcionamiento se integrará con el de las primeras huellas mnémicas adquiridas. Pero fundamentalmente diría que el sistema de relaciones que se establezca entre esos contenidos heredados (en ese conocimiento instintivo) dependerá del momento evolutivo de la vida del niño (o del adulto) en el que se actualicen o sea que no sólo podrán atraer hacia sí representaciones de niveles superiores sino que a su vez ese conocimiento instintivo será incluido en el nivel de sistemas acorde con el momento cuando dicho conocimiento es actualizado (en el caso del “Hombre de los lobos”, al 1 ½ año de edad).

“La represión sería el retorno a ese estadío instintivo”: en todo caso la regresión condicionada por la represión impondría este retorno. La represión en sí misma tendería, como lo dijo en la carta 71 a Fliess, a apartar al instinto.

(7)

Pero si luego de la regresión impuesta por la represión, lo reprimido tiende a volver, es en ese retorno que lo instintivo puede reactivarse junto al resto de lo reprimido.

De todos modos, debemos tener en cuenta que en esta época el término represión tiene un contenido muy amplio, equivalente al que tendrá el concepto de defensa a partir de “Inhibición, síntoma y angustia” y que puede incluir al de represión (sin embargo en las “Conferencias de Introducción al Psicoanálisis” de 1917, posteriores al texto del “Hombre de los lobos”, trata de marcar una diferencia muy neta entre represión y regresión).

“… y atestiguaría, a través de la posibilidad de la neurosis, de la existencia del temprano estadío previo de característica instintiva”. Lo que atestigua la existencia de lo instintivo es la regresión inherente a toda neurosis; lo mismo podemos decir de los sueños. Estas formaciones instintivas son parte del material con que se constituyen las neurosis.

“La significación de los traumas tempranos de la infancia residiría en que aportan a este inconsciente un material que lo protege de ser devorado por el desarrollo ulterior”. ¿Cómo considera Freud en este trabajo el tema del trauma?

GW XII pág. 128:  “Die alte Traumatheorie, die ja auf Eindrücke aus der psychoanalytischen Therapie aufgebaut war, kam mit einem male wieder zur Geltung”.

SE XVII pág. 95: “The old trauma theory of the neurosis, which was after all built up upon impression gained from pshycho-analytic practice, had suddenly come to the front once more”.

“La vieja teoría del trauma de las neurosis, que por cierto fue construida a partir de la terapia psicoanalítica, adquirió de repente nuevamente validez”.

Pág. 144:  “Die Aktivierung des Bildes, das man dank der vorgeschrittenen intellektuellen Entwicklung verstanden werden kann, wirkt wie ein frisches Ereignis, aber auch wie ein neves Trauma, ein fremder Eingriff analog der Verführung”.

SE pág. 109:  “The activation of the Picture, which, thanks to the advance in his intellectual development he was now able to understand, operated not only like a fresh event, but like a new trauma, like an interference from outside analogous to the seduction”.

(8)

“La activación de la imagen que puede ser comprendida gracias al avance del desarrollo intelectual, actúa como un suceso reciente, pero también como un nuevo trauma, como una intervención extraña análoga a la seducción”.

Si bien no puede excluirse, dentro del concepto de trauma de esta época, el factor cuantitativo, por ej.: el monto de excitación sexual al presenciar o al recordar la escena primaria, lo que parece definir acá el trauma es su condición de exterioridad, en oposición a los recuerdos y fantasías. Sin embargo, esta oposición entre traumas y fantasías tiende aquí a disolverse ya que, por un lado, los traumas reactivan las fantasías (en este caso heredadas), así como ese núcleo instintivo de conocimientos heredados se realimenta con los primeros traumas infantiles.

Resumiendo, hasta acá el instinto (Instinkt) en el hombre actúa como un conocimiento heredado, psíquico, análogo al instinto animal. Es psíquico, es espiritual, pero es un concepto que tiende a integrar al hombre dentro del reino animal; es la forma en que el ser animal del hombre es representado en lo psíquico.

4) Lo incons ciente

GW X, pag. 294:  “Den Inhalt des Ubw, kann man einer psychischen Urbevölkerung vergleichen. Wenn es beim Menschen, ererbte psychische Bildungen, etwas dem Instinkt der Tiere Analoges gibt, so macht dies den Kern des Ubw. aus”.

SE XIV pag.195: “The content of the Ucs, may be compared with an aboriginal population in the mind. If inherited mental formations exist in the human being – something analogous to instinct (Instinkt) in animals – these constitute the nucleus of the Ucs”.

“Puede compararse al contenido del Inconsciente con una población primitiva psíquica. Si hay en el ser humano formaciones psíquicas heredadas, algo análogo al instinto (Instinkt) de los animales, esto integra el núcleo del Inconsciente”.

Hay una equiparación entre el contenido del Inconsciente y una población primitiva psíquica; el núcleo del Inconsciente está integrado por formaciones psíquicas heredadas, que ocupan un lugar análogo al del instinto (Intinkt) de los animales. Es coherente con el pensamiento de Freud el suponer que esta herencia filogenética análoga al “Instinkt” fue adquirida en el curso de la historia de la filogenia humana. El término “población primitiva psíquica” es acá una metáfora pero ¿qué pasa en el psiquismo humano con la población humana primitiva o primordial? Algo de la historia

(9)

disposición instintiva (instinktive) ¿Cómo conocimiento historial, y refiriéndose a la historia infantil del paciente, dice Freud que la filogenia se impuso a la ontogenia y que en su Inc. atribuyó al padre la amenaza de castración que en su experiencia personal recibió de personajes femeninos. En el núcleo del Inc. existiría algo del drama de la horda primordial que, actuando como Instinkt similar al de los (otros) animales, actúa en el animal humano como un conocimiento heredado como categorías con las que el hombre enfrenta sus primeras experiencias.

5) Inhibición, síntoma y angustia

GW. XIV pag. 201: “Anderseits muβ  auch die aüβere (Real-) Gefahr eine Verinnerlichung gefunden haben, wenn sie für das ich bedeutsam werden soll; sie muβ in ihrer Beziehung zu einer erlebten Situation von Hilflosigkeit erkannt werden. Eine instinktive Erkenntnis von auβen drohender Gefahren scheint dem Menschen nicht oder nur in sehr bescheidendem Ausmaβ  mitgegeben worden zu sein. Kleine Kinder tun unaufhörlich Dinge, die sie in Liebensgefahr bringen, und können gerade darum das schützende Objekt nicht entbehren”.

SE XX pag. 168  “On the other hand the external (real) danger must also have managed to become internalized if it is to be significant for the ego. It must have been recognized as related to some situation of helplessness that has been experienced. Man seems not to have been endowed, or to have been endowed to only a very small degree, with an instinctive (“instinktive”) recognition of the dangers that threaten him from without. Small children are constantly doing things wich endanger their lives, and that is precisely why they cannot afford to be without a projecting object”.

“Por otro lado, también el peligro exterior (real) debe haber hallado una internalización, si resulta ser significativo para el Yo; debe ser reconocido en su relación con una situación experimentada de desamparo. El hombre no parece, o solo en medida muy modesta, haber sido dotado con un conocimiento instintivo (“instinktiv”) de un peligro amenazante proveniente de afuera. Los niños pequeños hacen incesantemente cosas que ponen en peligro su vida y justamente por eso no pueden prescindir del objeto protector”.

 Acá niega, por lo menos en gran medida, la existencia de un conocimiento instintivo del peligro exterior; éste solo se adquiere por la internalización de experiencias que le recuerdan al sujeto situaciones de desamparo vividas previamente

(10)

y, ante todo, como dice en otras partes del texto, al trauma de nacimiento, primera situación de desamparo.

GW XIV pág. 164: “Das hindert also nicht, daβ  die Angst beim Menschen den Geburtsvorgang zum Vorbild nimmt”.

SE XX p. 134:  “This there is no good argument here against the view that in man, anxiety is modelled upon the process of birth”.

“Nada obsta para que la angustia en el hombre tome por modelo el proceso de nacimiento”.

GW p. 176: …”es stellt sich jene der Geburt analoge situation her, in der sich das Ich hilflos gegen den stetig wachsenden Triebanspruch findet, also die erste und ursprünglichste der Angstbedingungen”.

SE.pag. 144:  “...a situation analogous to birth is established in which the ego is helpless in the face of a constantly increasing instinctual demand (Triebanspruch) the earliest and original determinant of anxiety”.

“... se establece aquella situación análoga a la del nacimiento en la que el Yo se halla desamparado frente a la exigencia instintiva (“Triebanspruch” en este caso) continuadamente creciente, o sea la primera y más original de las condiciones de angustia”.

Con el trauma de nacimiento se enfatiza no sólo la condicionalidad externa del trauma, o sea los cambios objetivos de las condiciones vitales del feto en el momento del nacimiento, sino también el factor cuantitativo, que es a la vez externo e interno.

(GW pag. 201) “In der Beziehung zur traumatischen situation, gegen die man hilflos ist, treffen äuβere und innere Gefahr, Realgefahr und Triebanspruch zusammen”.

SE pag. 168:  “In relation to the traumatic situation, in which the subject is helpless, external and internal dangers, real dangers and instinctual demands (Triebanspruch) converge”.

“En la relación con la situación traumática, frente a la que se está desamparado, confluyen el peligro exterior con el interior, el peligro real con la

(11)

El trauma del nacimiento como modelo original de toda situación de peligro puede sí ser considerado como una disposición instintiva para la señalización del peligro, que puede ser comparado al “Instinkt” en los animales, lo que parece expresarse en este pasaje.

(GW XIV, pág. 120): “Beim Menschen und ihm verwandten geschöpfen scheint der Geburtsakt als das erste individuelle Angsterlebnis dem Ausdruck des Angstaffekts charakteristische Züge geleihen zu haben”.

(S.E. XX pág. 93): “In man and the higher animals it World seem that the act of birth, as the individual´s first experience of anxiety, has given the affect of anxiety certain characteristic forms of expression”.

“En el hombre y en las criaturas con él emparentadas, el acto de nacimiento, como la primera experiencia de angustia individual, parece haber prestado rasgos característicos a la expresión del afecto de angustio”.

De todo esto podemos deducir que no hay un conocimiento instintivo del peligro exterior (y enfatizo aquí la característica de exterior) en tanto no se establezca, por lo menos parcialmente, un yo de realidad definitivo con un reconocimiento de un exterior diferenciado de un interior; pero sí, a través del trauma de nacimiento, hay una disposición instintiva para la señalización de situaciones de peligro, lo que permitirá categorizar, en el momento evolutivo adecuado el peligro exterior: por ejemplo, la angustia ante el peligro de la castración.

6) Nueva serie de las lecciones para la introducción al psicoanálisis

(G:W: XV pág. 113) “Die Triebe regieren nicht allein das seelische, sondern auch das vegetative Leben und diese organischen Triebe zeigen einen Charakterzug, der unser stärkstes Interesse, verdient. Ob es ein allgemeiner Charakter der Triebe ist, werden wir erst später beurteilen können. Sie enthüllen sich nämlich als Bestreben, einen früheren Zustand wiederherzustellen. Wir können annehmen, vom Moment an, da ein solcher einmal erreichter Zustand gestört worden, ensteht ein Trieb, ihn neu zu schaffen, und bringt Phänomene hervor, die wir als Wiederholungszwang bezeichnen können. So ist die Embryologie ein einziges Stück Wiederholungszwang, weit hinauf in die Tierreihe erstreckt sich ein Vermögen, verlorene Organe neu zu bilden, und der Heiltrieb, dem wir neben den therapeutischen Hilfeleistungen, unsere Genesungen verdanken, dürfte der Rest dieser bei niederen Tieren so groβartig entwickelten Fähigkeit sein. Die Laichwanderungen der Fische, vielleicht die Vögelflüge, möglicherweise alles, was wir bei den Tieren als Instinktaüβerung bezeichnen, erfolgt

(12)

unter dem Gebot des Wiederholungszwangs, der die konservative Natur der Triebe zum Ausdruck bringt”.

SE. XXII pág. 106: “The instincts (Triebe) rule not only mental but also vegetative life, and these organic instincts (Triebe) exhibit a characteristic which deserves our deepest interest. (We shall not be able to judge untill later wether it is a general characteristic of instincts (Triebe).

For they reveal an effort to restore an earlier state of things. We may suppose that from the moment at which a state of things has once been attained is upset, an instinct (Trieb) arises to creat it afresh and brings about phenomena which we can describe as a “compulsion to repeat”.

Thus the whole of embryology is an example of the compulsion to repeat. A power of regenerating lost organs extends far up into the animal kingdom, and the instinct (Trieb) for recovery to which, alongside of therapeutic asistance, our cures are due must be the residue of this capacity which is so enormously developed in the lower animals. The spawning migrations of fishes, the migratory flights of birds, and possibly all that we describe as manifestations of instinct (Instinktaüβerung) in animals, take place under the orders of the compulsion to repeat which expresses the conservative nature of the instincts (Triebe)”.

“Los instintos (Triebe) no rigen sólo la vida anímica, sino también la vegetativa, y estos instintos (Triebe) orgánicos muestran una característica que merece nuestro más poderoso interés. Recién después podremos juzgar si es un carácter general de los instintos (Triebe). Se revelan ciertamente como un esfuerzo a restablecer un estado anterior. Podemos suponer que desde el momento en que tal estado, una vez logrado, es perturbado, suerge un instinto (Trieb) para producirlo nuevamente y genera fenómenos que podemos designar como compulsión de repetición. De este modo la embriología es una única pieza de compulsión de repetición, un poder de construir nuevamente órganos perdidos se extiende ampliamente a lo largo de la serie animal y el instinto hacia la salud (Heiltrieb), al que, junto a los rendimientos auxiliares terapéuticos, debemos nuestras curaciones, podría ser un resto de esta capacidad tan extraordinariamente desarrollada en los animales inferiores. Las migraciones para el desove en los peces, tal vez los vuelos de los pájaros, posiblemente todo lo que en los animales designamos como manifestación instintiva (Instinktaüβerung), se cumple bajo el mandato de la compulsión a la repetición, a la que la naturaleza conservadora de los instintos (Triebe) lleva a expresarse”.

(13)

manifiesto su tendencia a restablecer un estado anterior, más temprano. Cuando un estado es perturbado en su equilibrio surge un “Trieb” que tiende a restablecerlo produciéndose fenómenos que pueden ser descriptos como de compulsión de repetición. La embriología es un modelo de compulsión de repetición con su posibilidad de construir nuevamente órganos perdidos en la evolución filogenética; lo mismo el “Heiltrieb”; el “Trieb” hacia la curación como un resto de una capacidad desarrollada en los animales inferiores. Las migraciones de los peces para el desove, tal vez el vuelo de los pájaros, posiblemente todo lo que en los animales señalamos como manifestación de los instintos (Instinkt) sigue el mandato de la compulsión de repetición, que muestra la naturaleza conservadora de los “Triebe”:

Los llamados instintos (“Instinkte”) de los animales están supeditados a la naturaleza de los “Triebe”, de modo que el concepto de “Trieb” es más amplio e inclusivo que el de “Instinkt”, que le está subordinado. El concepto de “Trieb” abarca inclusive a la vida vegetativa, el de “Instinkt” se remite a una manifestación de aquella, aplicable a los animales; el de Trieb al referirse a la vida en general incluyendo la vegetativa, abarca también el reino vegetal.

Hasta ahora lo instintivo (Instinktiv) se refería a contenidos representacionales, al núcleo de lo Inconsciente, aquello que, análogamente al resto de los animales era posesión del hombre.

 Ahora, y referido a los animales (por lo menos a ciertos animales), cuando habla de “Instinkt” se refiere a una conducta y no entra a considerar el tema de la existencia o no de representaciones, o sea de contenidos psíquicos (sean estos heredados o no) en los animales.

7) “ Moisés y su monoteísmo”

GW Vol XVI pag. 207 y 208: “Wir verringern die Kluft, die frühere Zeiten menschlicher Überhebung allzuweit zwischen mensch und Tier aufgerissen haben. Wenn die sogenannten Instinkte der Tiere, die ihnen gestatten, sich von Anfang an in der neuen Lebenssituation so zu benehmen, als wäre sie eine alte, längst vertraute, wenn dies Instinktleben der Tiere überhaupt eine Erklärung zuläβt, so kann es nur die sein, daβ sie die Erfahrungen ihrer Art in die neue eigene Existenz mitbringen, also Erinnerungen an das von ihren Voreltern Erlebte in sich bewahrt haben. Beim Menschentier wäre es im Grunde auch nicht anders. Den Instinkten der Tiere entspricht seine eigene archaische Erbschaft, sei sie auch von anderem Umfang und Inhalt”.

(14)

arrogance had torn too wide apart between the mankind and the animals. If any explanation is to be found of what are called the instincts (Instinkte) of animals, which allow them to behave from the first in a new situation in life as though it were an old and familiar one – if any explanation at all is to be found of this instinctive life (Instinktleben) of animals, it can only be that they bring the experiences of their species with them into their own new existence – that is, that they have preserved memories of what was experienced by their ancestors. The position in the human animal would not at bottom be different. His own archaic heritage corresponds to the instincts (Instinkte) of animals even though it is different in its compass and contents”.

“Achicamos el abismo que entre el hombre y el animal han abierto en demasía épocas más tempranas de humana arrogancia. Si los así llamados instintos (Instinkte) de los animales, que les permite comportarse desde el principio en la nueva situación vital como si fuera una vieja, hace mucho tiempo familiar, si esta vida instintiva (Instinkttleben) de los animales admite un esclarecimiento en general, solo puede ser que ellos traen consigo las experiencias de su especie en la nueva existencia propia, por lo tanto han conservado en sí recuerdos de lo vivido por sus antepasados. Fundamentalmente nada sería distinto en el animal humano. Su propia herencia arcaica corresponde a los instintos (Instinkte) de los animales aunque con diferente alcance y contenido”.

GW. pág. 241: “Wir entschlieβen uns endlich zur Annahme, daβ  die psychischen Niederschläge jener Urzeiten Erbgut geworden waren, in jeder neuen Generation nur der Erweckung, nicht der Erwerbung bedürftig. Wir denken hierbei an das Beispiel der sicherlich “mitgeborenen” Symbolik, die aus der Zeit der Sprachentwicklung stammt, allen Kindern vertraut ist, ohne daβ sie eine Unterweisung erhalten hätten, und die bei allen Völkern trotz der Verschiedenheit der Sprachen gleich lautet. Was uns etwa noch an Sicherheit fehlt, gewinnen wir aus anderen Ergebnissen der psychoanalytischen Forschung. Wir erfahren, daβ  unsere Kinder in einer Anzahl von bedeutsamen Relationen nicht so reagieren, wie es ihrem eigenen Erleben entspricht, sondern instinktmäβig, den Tieren vergleichbar, wie es durch phylogenetischen Erwerb erklärlich ist”.

SE: pag 132:  “We must finally make up our minds to adopt the hypothesis that the psychical precipitates of the primaeval period become inherited property wich in each fresh generation, called not for acquisition but only for awakening. In this we have in mind the example of what is certainly the “innate” symbolism which derives from the period of the development of speech, which is familiar to all children without their being

(15)

What we may perhaps still lack in certainty here is made good by other products of psycho – analytic research. We find that in a number of important relations our children react, not in a manner corresponding to their own experience, but instinctively (instinktmäβig), like the animals, in a manner that is only explicable as phylogenetic acquisition”.

“Nos decidimos finalmente por la hipótesis que los precipitados psíquicos de aquellos tiempos primitivos llegaron a ser un bien heredado que en cada nueva generación sólo necesitó ser despertado, no adquirido. Aquí pensamos en el ejemplo del simbolismo seguramente congénito, que, proviniendo del tiempo del desarrollo del lenguaje, es familiar a todos los niños sin que ellos hubieran recibido enseñanza alguna y que se expresa igualmente en todos los pueblos a pesar de la diversidad de los lenguajes. En lo que aún carecemos de certeza lo adquirimos a partir de otros resultados de la investigación psicoanalítica. Hemos visto que nuestros niños, en un número de relaciones significativas, no reaccionan de acuerdo a lo que ellos mismos han vivido, sino de un modo instintivo (instinktmäβig), equiparable a los animales, de modo que se puede explicar por la herencia filogenética”.

En estos párrafos Freud integra la perspectiva sociocultural con la biológica al estrechar las grietas existentes tanto en el ámbito sociocultural, entre la psicología individual y la psicología colectiva, con en el biológico, entre el hombre y los demás animales: estas grietas se cierran a la vez con la inclusión de un concepto, el de la herencia arcaica, que guarda dentro de sí la experiencia de la especie al modo del instinto animal, “aunque con diferente alcance y contenido”.

Resumiendo los comentarios (cada vez que uso el término instinto en este contexto, se corresponde al término “Instinkt” en Freud):

1) Instinkt usado en sentido convencional, parece referirse a una tendencia, tal vez biológica, pero parece que universal y supuestamente heredada.

2) Algo innato que parece tener un papel importante en la niñez equiparado a ciertas conductas animales. Actividades instintivas oníricas o lúdicas que sirven como preparatorios para una actividad ulterior.

3) Un saber instintivo, semejante al de los animales, que es como una preparación para la comprensión de ciertos hechos. Este instintivo sería el núcleo de lo inconsciente, una actividad espiritual primitiva que va a constituir un estrato de lo psíquico cubierto luego por lo ulteriormente adquirido; este saber instintivo podrá a su vez atraer para sí representaciones de estratos superiores así como ese saber instintivo podrá ser incluido en el nivel de

(16)

sistemas mnémicos acordes en tanto surja un acontecimiento que evoque a dicho acontecimiento. Esas formaciones instintivas son parte del material con que se constituyen las neurosis y los sueños. Acontecimientos exteriores (que Freud llama aquí traumas) reactivan así como realimentan ese núcleo instintivo de conocimientos heredados.

4) Algo análogo al instinto de los animales, integra el núcleo del Inconsciente cuyo contenido es equiparado a una población primitiva psíquica. Considerando que la equiparación con la psicología social es más que una mera analogía (como luego se hará evidente en las referencias al respecto en “Moisés y el monoteísmo”), en el núcleo del Inconsciente existiría algo del drama de la horda primordial que, actuando como un instinto similar al de los (otros) animales, actúa en el animal humano como un conocimiento heredado, como categorías con las que el hombre enfrenta sus primeras experiencias.

5) Niega, en el ser humano, la existencia de un conocimiento instintivo específico: el del peligro exterior. Sin embargo el trauma del nacimiento, como modelo original de toda situación de peligro, podría ser considerado como una disposición instintiva para la ulterior señalización del peligro, que puede ser común al hombre con otras criaturas emparentadas con él.

6) Los “Triebe” rigen no sólo la vida anímica, sino también la vegetativa, o sea la vida en sus niveles más elementales. Los llamados “Instinkte” de los animales están supeditados a la naturaleza de los “Triebe”, de modo que el concepto de “Trieb” es más amplio e inclusivo que el de “Instinkt”; que le está subordinado. El concepto de “Trieb” abarca toda la vida vegetativa, el de “Instinkt” se remite a una manifestación de aquella, aplicable a los animales; el de “Trieb”, al referirse a la vida en general, incluyendo la vegetativa, abarca también al reino vegetal (lo que coincide con los significados aportados por los diccionarios consultados).

Hasta ahora lo instintivo (instinktiv) se refería a contenidos representacionales, al núcleo de lo Inconsciente, aquel conocimiento innato que, análogamente al resto de los animales, es propiedad del hombre. Ahora, y referido a los animales, en relación no con el hombre sino con la vida en general, cuando Freud habla de Instinkt se refiere a una conducta, haciendo abstracción de todo contenido.

7) Freud integra la perspectiva sociocultural con la biológica al estrechar las grietas existentes tanto en el ámbito sociocultural, entre la psicología individual y la psicología colectiva, como en el biológico, entre el hombre y los demás

(17)

herencia arcaica, que guarda dentro de sí la experiencia de la especie, al modo del instinto animal, aunque con diferente alcance y contenido.

En resumen, el término instinkt es usado por Freud en contextos diferentes aunque con una coherencia de sentido.

Desde ya no es un término que, como “Trieb”, tiene una especificidad en la teoría psicoanalítica (aunque con un sentido no siempre unívoco). Considerando los comentarios en sentido inverso al expuesto (del 7 al 1) podemos decir que el de Instinkt es un concepto relacionado con la herencia arcaica que tiende a integrar al individuo humano dentro de la historia de su propia especie formando parte del reino animal. A su vez, es un concepto subordinado al de “Trieb”, que hace a la esencia del fenómeno de la vida en general (por supuesto en la formulación definitiva de este concepto). Tiene que ver con el conocimiento adquirido por la especie y que para el individuo constituye una preparación para la comprensión y/o el enfrentamiento de ciertos hechos, que en el ser humano forma parte del núcleo de lo inconsciente y que es independiente de la experiencia individual aunque puede ser evocado por ésta.

G.W. XIII p. 130, 131 y 1322: “Trotter leitet die an der Masse beschriebenen seelischen

Phänomene von einem Herdeninstinkt (gregariousness) ab, der dem Menschen wie anderen Tierarten angeboren zukommt. Diese Herdenhaftigkeit ist biologisch eine  Analogie und gleichsam eine Fortführung der Vielzelligkeit, im Sinne der Libidotheorie eine weitere Äuβerung der von der Libido ausgehenden Neigung aller gleichartigen Lebewesen, sich zu immer umfassenderen Einheiten zu vereinigen. Der Einzelne fühlt sich unvollständig (incomplete), wenn er allein ist. Schon die Angst des kleinen Kindes sei eine Äuβerung dieses Herdeninstinkts. Widerspruch gegen die Herde ist soviel wie Trennung von ihr und wird darum angstvoll vermieden. Die Herde lehnt aber alles Neue, Ungewohnte ab. Der Herdeninstinkt sei etwas Primäres, nicht weiter Zerlegbares (which cannot be split up).

Trotter gibt als die Reihe der von ihm als prmär ange – nommenen Triebe (oder Instinkte): den Selbstbehauptungs-, Ernährungs-, Geschlechts- und Herdentrieb. Der letztere gerate oft in die Lage, sich den anderen gegenüberzustellen. Schuldbewuβtsein und Pflichtgefühl seien due charakteristischen Besitztümer eines gregarious animal. Vom Herdeninstinkt läβt Trotter auch die verdrängenden Kräfte ausgehen, welche die Psychoanalyse im Ich aufgezeigt hat, und folgerichtig

2

 Psicología de las masas y análisis del yo. Versión alemana; luego de lo cual viene la siguiente aclaración. No cito en este caso la SE ya que en esta se traducen ambos términos “Trieb” e “Instinkt” como “instinct” sin marcar la diferencia en cada caso.

(18)

gleicherweise die Widerstände, auf wlche der Arzt bei der psychoanalytischen Behandlung stöβt”...

“Für Trotter bedarf es aber keiner Ableitung des Herdentriebes, da er ihn als primär und nicht weiter auflösbar bezeichnet. Seine Bemerkung, Boris Sidis leite den Herdentrieb von der Suggestibilität ab, ist zum Glück für ihn überflüssig; es ist eine Erklärung nach bekanntem, unbefriedigendem Muster, und die Umkehr dieses Satzes, also daβ die Suggestibilität ein Abkömmling des Herdeninstinkts sei, erschiene mir bei weitem einleuchtender”.

“Der Herdeninstinkt läβt überhaupt für den Führer keinen Raum, dieser kommt nur so zufällig zur Herde hinzu, und im Zusammenhange damit seht, daβ von diesem Trieb aus auch kein Weg zu einem Gottesbedürfnis führt; es fehlt der Hirt zur Herde”.

“Die Angst des einsamen kleinen Kindes wird auch nicht durch den Anblick eines beliebigen anderen “aus der Herde” beschwichtigt, sondern im Gegenteil durch das Hinzukommen eines solchen “Fremden” erst hervorgerufen. Dann merkt man beim Kinde lange nichts von einem Herdeninstinkt oder Massengefühl”.

“Trotter deriva de los fenómenos anímicos descriptos en la masa de un “Instinkt” de rebaño (gregariousness), el cual es innato en el hombre como en las otras especies animales. Biológicamente, este adherirse al rebaño es análogo a la pluricelularidad e igualmente es una continuación de la misma y, en el sentido de la teoría de la libido, una ulterior manifestación de la inclinación que, partiendo de la libido, tiende a unificar a todos los seres vivos de igual especie en unidades cada vez más abarcativas. El individuo se siente incompleto (“incomplete”) cuando está solo. Ya la angustia del niño pequeño sería una manifestación de este “Instinkt” de rebaño. La oposición al rebaño equivale a su separación de él y por ello es evitada angustiosamente. Pero el rebaño rechaza todo lo nuevo, no habitual. El “Instinkt” de rebaño sería algo primario, que no puede descomponerse ulteriormente (“which cannot be split up”)…

“Trotter enuncia la serie de “Triebe” (o “Instinkte”) supuestos por él como primarios: los “Triebe” de autoafirmación, de nutrición, sexual y de rebaño. Este último se pone a menudo en oposición a los demás. La conciencia de culpa y el sentimiento del deber serían las posesiones características de un “gregarious animal”. Trotter también hace surgir del “Instinkt” de rebaño las fuerzas represoras que el psicoanálisis ha descubierto en el yo y por consiguiente de la misma manera a las resistencias con las que el médico choca en el tratamiento psicoanalítico”… “Pero para Trotter no se requiere buscar derivación alguna para el “Trieb” de rebaño, pues él lo caracteriza

(19)

al “Trieb” de rebaño a partir de la sugestibilidad, es para él felizmente superflua; es un esclarecimiento según una muestra no feliz y conocida y la inversión de esta proposición, de que la sugestibilidad sería un derivado del “Instinkt” de rebaño, me parecería por mucho más aclaratoria”… “El “Instinkt” de rebaño no deja en general lugar alguno para el líder, este se agrega al rebaño y permanece en conexión con él de un modo tan casual que de tal “Trieb” tampoco se abre un camino para una necesidad de Dios; al rebaño le falta el pastor”… “La angustia del pequeño niño que está solo no se calma ante la vista de cualquier otra persona “del rebaño”, sino por el contrario, es despertada por la llegada de tal “extraño”. Pues por largo tiempo no se observa en el niño nada parecido a un “Instinkt” de rebaño o sentimiento de masa.

 Acá Freud traduce la palabra inglesa “instinct” por la alemana “Instinkt”, término al que Trotter otorga, en el hombre como en otras especies animales, un carácter innato; luego, al “Instinkt” de rebaño Freud lo analoga con la pluricelularidad y luego va más allá de una analogía: dice que es “continuación de la misma y en el sentido de la teoría de la libido una ulterior manifestación de la inclinación que, partiendo de la libido, tiene a unificar a todos los seres vivos de igual especie en unidades cada vez más abarcativas”. Equipara al “Instinkt” de rebaño con el “Trieb” de vida (“Lebenstrieb”), que abarca todos los fenómenos vitales y del cual la libido es un derivado.

Dice en el párrafo siguiente: “Trotter enuncia la serie de Triebe” o (“Instinkte”) supuestos por él como primarios”. Acá usa directamente “Trieb” e “Instinkt” como sinónimos; es dable suponer que a Freud le resulta más natural llamarlos “Triebe”, término que le surge en primera instancia, aclarando luego que significa lo mismo que aquello que antes tradujo como “Instinkt”. En lo que sigue Freud usa alternativamente “Trieb” e “Instinkt” con el mismo significado.

Nada de esto contradice las conclusiones anteriormente extraídas; en este caso podemos decir que el término “Instinkt”, tomado de Trotter, se diluye en el de “Trieb”, que es el usado por Freud a lo largo de su obra: en este caso, en el primer párrafo citado usa “Instikt” como en las otras oportunidades en que lo usa, como término tendiente a integrar al individuo humano dentro de su especie y formando parte del reino animal pero inmediatamente, al remitirlo al concepto de “Trieb” de vida, lo integra dentro de los fenómenos de la vida en general.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...