ANTOLOGÍA DE TEXTOS DE MIGUEL HERNÁNDEZ, BLAS DE OTERO, JAIME GIL DE BIEDMA Y GLORIA FUERTES

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

ANTOLOGÍA DE TEXTOS DE MIGUEL HERNÁNDEZ, BLAS DE OTERO, JAIME GIL DE

BIEDMA Y GLORIA FUERTES

1.

Miguel Hernández (1910-1942)

Como el toro he nacido para el luto y el dolor, como el toro estoy marcado por un hierro infernal en el costado y por varón en la ingle con un fruto. Como el toro lo encuentra diminuto todo mi corazón desmesurado,

y del rostro del beso enamorado, como el toro a tu amor se lo disputo. Como el toro me crezco en el castigo, la lengua en corazón tengo bañada y llevo al cuello un vendaval sonoro. Como el toro te sigo y te persigo, y dejas mi deseo en una espada, como el toro burlado, como el toro.

(El rayo que no cesa, 1936)

ELEGÍA

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracoles y órganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento. Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos

y siento más tu muerte que mi vida. Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos. Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo. No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada. En mis manos levanto una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes sedienta de catástrofe y hambrienta Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera

(2)

Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de mis flores pajareará tu alma colmenera de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores. Alegrarás la sombra de mis cejas, y tu sangre se irán a cada lado disputando tu novia y las abejas. Tu corazón, ya terciopelo ajado,

llama a un campo de almendras espumosas mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas de almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.

(10 de enero de 1936)

(El rayo que no cesa, 1936) Vientos del pueblo me llevan,

vientos del pueblo me arrastran, me esparcen el corazón

y me avientan la garganta. Los bueyes doblan la frente, impotentemente mansa, delante de los castigos: los leones la levantan y al mismo tiempo castigan con su clamorosa zarpa. No soy de un pueblo de bueyes, que soy de un pueblo que embargan yacimientos de leones,

desfiladeros de águilas y cordilleras de toros con el orgullo en el asta. Nunca medraron los bueyes en los páramos de España. ¿Quién habló de echar un yugo sobre el cuello de esta raza? ¿Quién ha puesto al huracán jamás ni yugos ni trabas, ni quién el rayo detuvo prisionero en una jaula? [. . .]

(Viento del pueblo, 1937 -fragmento-)

Carne de yugo, ha nacido más humillado que bello, con el cuello perseguido por el yugo para el cuello. Nace, como la herramienta, a los golpes destinado, de una tierra descontenta y un insatisfecho arado. Entre estiércol puro y vivo de vacas, trae a la vida un alma color de olivo vieja ya y encallecida. Empieza a vivir, y empieza a morir de punta a punta levantando la corteza de su madre con la yunta. Empieza a sentir, y siente la vida como una guerra, y a dar fatigosamente en los huesos de la tierra. Contar sus años no sabe, y ya sabe que el sudor es una corona grave de sal para el labrador.

(3)

¿Qué quiere el viento de encono que baja por el barranco y violenta las ventanas mientras te visto de abrazos? Derribarnos, arrastrarnos.

Derribadas, arrastradas, Las dos sangres se alejaron, ¿Qué sigue queriendo el viento cada vez más enconado? Separarnos.

(Cancionero y romancero de ausencias, 1938-41)

Trabaja, y mientras trabaja masculinamente serio, se unge de lluvia y se alhaja de carne de cementerio. A fuerza de golpes, fuerte, y a fuerza de sol, bruñido, con una ambición de muerte despedaza un pan reñido. Cada nuevo día es más raíz, menos criatura, que escucha bajo sus pies la voz de la sepultura. Y como raíz se hunde en la tierra lentamente para que la tierra inunde de paz y panes su frente. Me duele este niño hambriento como una grandiosa espina, y su vivir ceniciento

revuelve mi alma de encina. Lo veo arar los rastrojos, y devorar un mendrugo, y declarar con los ojos que por qué es carne de yugo. Me da su arado en el pecho, y su vida en la garganta, y sufro viendo el barbecho tan grande bajo su planta. ¿Quién salvará este chiquillo menor que un grano de avena? ¿De dónde saldrá el martillo verdugo de esta cadena? Que salga del corazón de los hombre jornaleros, que antes de ser hombres son y han sido niños yunteros. (Viento del pueblo, 1937)

(4)

Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes, tristes. Tristes armas

si no son las palabras. Tristes, tristes.

Tristes hombres

si no mueren de amores. Tristes, tristes.

(Cancionero y romancero de ausencias, 1938-1941)

CASIDA DEL SEDIENTO Arena del desierto

soy: desierto de sed. Oasis es tu boca donde no he de beber. Boca: oasis abierto

a todas las arenas del desierto. Húmedo punto en medio de un mundo abrasador, el de tu cuerpo, el tuyo, que nunca es de los dos. Cuerpo: pozo cerrado

a quien la sed y el sol han calcinado. (Ocaña, mayo de 1941 -parece que pudo ser el

último poema escrito por Hernández-)

2.

Blas de Otero (1916-1979)

HOMBRE

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte, al borde del abismo, estoy clamando a Dios. Y su silencio, retumbando, ahoga mi voz en el vacío inerte. Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando solo. Arañando sombras para verte. Alzo la mano, y tú me la cercenas. Abro los ojos: me los sajas vivos. Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas. Esto es ser hombre: horror a manos llenas. Ser -y no ser- eternos, fugitivos.

¡Ángel con grandes alas de cadenas! (Ángel fieramente humano, 1950)

DIGO VIVIR Porque vivir se ha puesto al rojo vivo. (Siempre la sangre, oh Dios, fue colorada.) Digo vivir, vivir como si nada

hubiese de quedar de lo que escribo. Porque escribir es viento fugitivo, y publicar, columna arrinconada. Digo vivir, vivir a pulso, airada- mente morir, citar desde el estribo.

Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro, abominando cuanto he escrito: escombro del hombre aquel que fui cuando callaba.

Ahora vuelvo a mi ser, torno a mi obra más inmortal: aquella fiesta brava del vivir y el morir. Lo demás sobra.

(Redoble de conciencia, 1951) BASTA

Imaginé mi horror por un momento que Dios, el solo vivo, no existiera, o que, existiendo, sólo consistiera

en tierra, en agua, en fuego, en sombra, en viento.

Y que la muerte, oh estremecimiento, fuese el hueco sin luz de una escalera,

ENCUESTA

Quiero encontrar, ando buscando la causa del sufrimiento. La causa a secas del sufrimiento a veces

mojado en sangre, en lágrimas, y en seco muchas más. La causa de las causas de las cosas horribles que nos pasan a los hombres.

No a Juan de Yepes, a Blas de Otero, a León Bloy, a César Vallejo, no, no busco eso,

(5)

un colosal vacío que se hundiera en un silencio desolado, liento. Entonces ¿para qué vivir, oh hijos de madre, a qué vidrieras, crucifijos y todo lo demás? Basta la muerte.

Basta. Termina, oh Dios, de maltratarnos. O si no, déjanos precipitarnos

sobre Ti —ronco río que revierte.

(Redoble de conciencia, 1951)

la causa del sufrimiento (del sufrimiento a secas),

la causa a secas del sufrimiento a veces… Y siempre vuelta a empezar.

Me pregunto quién goza con que suframos los hombres. Quién se afeita a favor del viento de la angustia. Qué sucede en la sección de Inmortalidad

cuando según todas las pruebas nos morimos para siempre. Sabemos poco en materia de sufrimiento.

Estamos muy orgullosos con nuestro orgullo,

pero si yo les arguyo con el sufrimiento no saben qué decirme. Mire usted en la guía telefónica,

o en la Biblia, es fácil que allí encuentre algo. Y agarro la biblia telefónica,

y agarro

con las dos manos la Guía de pecadores…, y se caen al suelo [todos los platos. Desde los siete años

oyendo lo mismo a todas horas, cielo santo, santo, santo, como de Dios al fin obra maestra! Pero, del sufrimiento, como el primer día: mudos y flagelados a doble columna. Es horrible.

(Ancia, 1958)

A LA INMENSA MAYORÍA Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre aquel que amó, vivió, murió por dentro y un buen día bajó a la calle: entonces comprendió: y rompió todos sus versos. Así es, así fue. Salió una noche echando espuma por los ojos, ebrio de amor, huyendo sin saber adónde: a donde el aire no apestase a muerto. Tiendas de paz, brizados pabellones, eran sus brazos, como llama al viento; olas de sangre contra el pecho, enormes olas de odio, ved, por todo el cuerpo. ¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces en vuelo horizontal cruzan el cielo; horribles peces de metal recorren las espaldas del mar, de puerto a puerto. Yo doy todos mis versos por un hombre en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso, mi última voluntad. Bilbao, a once de abril, cincuenta y uno.

(Pido la paz y la palabra, 1955)

PIDO LA PAZ Y LA PALABRA Escribo

en defensa del reino

del hombre y su justicia. Pido la paz y la palabra. He dicho «silencio», «sombra», «vacío» etcétera. Digo

«del hombre y su justicia», «océano pacífico», lo que me dejan. Pido

la paz y la palabra.

(6)

3. Jaime Gil de Biedma (1929-1990)

INFANCIA Y CONFESIONES

(A Juan Goytisolo)

Cuando yo era más joven

(bueno, en realidad, será mejor decir muy joven)

algunos años antes de conoceros y

recién llegado a la ciudad, a menudo pensaba en la vida.

Mi familia era bastante rica y yo estudiante. Mi infancia eran recuerdos de una casa con escuela y despensa y llave en el ropero, de cuando las familias

acomodadas,

como su nombre indica, veraneaban infinitamente

en Villa Estefanía o en La Torre del Mirador

y más allá continuaba el mundo con senderos de grava y cenadores

rústicos, decorado de hortensias pomposas, todo ligeramente egoísta y caduco.

Yo nací (perdonadme)

en la edad de la pérgola y el tenis.

La vida, sin embargo, tenía extraños límites y lo que es más extraño: una cierta tendencia retráctil.

Se contaban historias penosas, inexplicables sucedidos

dónde no se sabía, caras tristes, sótanos fríos como templos.

Algo sordo perduraba a lo lejos

y era posible, lo decían en casa, quedarse ciego de un escalofrío. De mi pequeño reino afortunado me quedó esta costumbre de calor y una imposible propensión al mito.

(Compañeros de viaje, 1959)

ALBADA

Despiértate. La cama está más fría y las sábanas sucias en el suelo. Por los montantes de la galería llega el amanecer,

con su color de abrigo de entretiempo y liga de mujer.

Despiértate pensando vagamente que el portero de noche os ha llamado. Y escucha en el silencio: sucediéndose hacia lo lejos, se oyen enronquecer los tranvías que llevan al trabajo. Es el amanecer.

Irán amontonándose las flores

cortadas, en los puestos de las Ramblas, y silbarán los pájaros –cabrones–

desde los plátanos, mientras que ven volver la negra humanidad que va a la cama después de amanecer.

Acuérdate del cuarto en que has dormido. Entierra la cabeza en las almohadas, sintiendo aún la irritación y el frío que da el amanecer

junto al cuerpo que tanto nos gustaba en la noche de ayer,

y piensa en que debieses levantarte. Piensa en la casa todavía oscura donde entrarás para cambiar de traje, y en la oficina, con sueño que vencer, y en muchas otras cosas que se anuncian desde el amanecer.

Aunque a tu lado escuches el susurro de otra respiración. Aunque tú busques el poco de calor entre sus muslos

medio dormido, que empieza a estremecer. Aunque el amor no deje de ser dulce hecho al amanecer.

—Junto al cuerpo que anoche me gustaba tanto desnudo, déjame que encienda la luz para besarse cara a cara, en el amanecer.

Porque conozco el día que me espera, y no por el placer.

(7)

CONTRA JAIME GIL DE BIEDMA

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso, dejar atrás un sótano más negro

que mi reputación —y ya es decir—, poner visillos blancos

y tomar criada,

renunciar a la vida de bohemio, si vienes luego tú, pelmazo,

embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes, zángano de colmena, inútil, cacaseno,

con tus manos lavadas,

a comer en mi plato y a ensuciar la casa? Te acompañan las barras de los bares últimos de la noche, los chulos, las floristas, las calles muertas de la madrugada

y los ascensores de luz amarilla cuando llegas, borracho, y te paras a verte en el espejo la cara destruida,

con ojos todavía violentos

que no quieres cerrar. Y si te increpo, te ríes, me recuerdas el pasado y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia. Que tu estilo casual y que tu desenfado resultan truculentos

cuando se tienen más de treinta años, y que tu encantadora

sonrisa de muchacho soñoliento

—seguro de gustar— es un resto penoso, un intento patético.

Mientras que tú me miras con tus ojos de verdadero huérfano, y me lloras y me prometes ya no hacerlo. Si no fueses tan puta!

Y si yo no supiese, hace ya tiempo, que tú eres fuerte cuando yo soy débil y que eres débil cuando me enfurezco... De tus regresos guardo una impresión confusa de pánico, de pena y descontento,

y la desesperanza

y la impaciencia y el resentimiento de volver a sufrir, otra vez más, la humillación imperdonable de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama, como quien va al infierno

para dormir contigo.

Muriendo a cada paso de impotencia, tropezando con muebles

a tientas, cruzaremos el piso torpemente abrazados, vacilando de alcohol y de sollozos reprimidos,

Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,

NO VOLVERÉ A SER JOVEN Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde -como todos los jóvenes, yo vine a llevarme la vida por delante. Dejar huella quería

y marcharme entre aplausos -envejecer, morir, eran tan sólo

las dimensiones del teatro Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir,

es el único argumento de la obra.

(8)

y la más innoble

que es amarse a sí mismo!

(Poemas póstumos, 1968) 4. Gloria Fuertes (1917-1998) AL BORDE Soy alta; en la guerra

llegué a pesar cuarenta kilos.

He estado al borde de la tuberculosis, al borde de la cárcel,

al borde de la amistad, al borde del arte, al borde del suicidio, al borde de la misericordia, al borde de la envidia, al borde de la fama, al borde del amor, al borde de la playa,

y, poco a poco, me fue dando sueño, y aquí estoy durmiendo al borde, al borde de despertar.

(Poemas del suburbio, 1954)

NACÍ PARA POETA O PARA MUERTO

Nací para poeta o para muerto, escogí lo difícil

—supervivo de todos los naufragios—, y sigo con mis versos,

vivita y coleando.

Nací para puta o payaso, escogí lo difícil

—hacer reír a los clientes desahuciados—, y sigo con mis trucos,

sacando una paloma del refajo. Nací para nada o soldado, y escogí lo difícil

—no ser apenas nada en el tablado—, y sigo entre fusiles y pistolas

sin mancharme las manos.

(Obras incompletas, 1975) A VECES QUIERO PREGUNTARTE COSAS...

A veces quiero preguntarte cosas, y me intimidas tú con la mirada, y retorno al silencio contagiada del tímido perfume de tus rosas. A veces quise no soñar contigo, y cuanto más quería más soñaba, por tus versos que yo saboreaba, tú el rico de poemas, yo el mendigo. Pero yo no adivino lo que invento, y nunca inventaré lo que adivino del nombre esclavo de mi pensamiento. Adivino que no soy tu contento, que a veces me recuerdas, imagino, y al írtelo a decir mi voz no siento. (Isla ignorada, 1950)

AUTOBIOGRAFÍA Gloria Fuertes nació en Madrid a los dos días de edad,

pues fue muy laborioso el parto de mi madre que si se descuida muere por vivirme. A los tres años ya sabía leer

y a los seis ya sabía mis labores. Yo era buena y delgada,

alta y algo enferma.

A los nueve años me pilló un carro y a los catorce me pilló la guerra; A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía. Aprendí a regatear en las tiendas y a ir a los pueblos por zanahorias. Por entonces empecé con los amores, -no digo nombres-,

gracias a eso, pude sobrellevar mi juventud de barrio.

Quise ir a la guerra, para pararla, pero me detuvieron a mitad del camino.

(9)

donde trabajo como si fuera tonta,

-pero Dios y el botones saben que no lo soy-. Escribo por las noches

y voy al campo mucho.

Todos los míos han muerto hace años y estoy más sola que yo misma.

He publicado versos en todos los calendarios, escribo en un periódico de niños,

y quiero comprarme a plazos una flor natural como las que le dan a Pemán algunas veces.

AUTORRETRATO

Suculenta albóndiga de tierna ternura, empanada rellena de grillos y canciones, mamotreto de versos perfumados, crisálida de gusanito de seda. Falda de saco o pantalón vaquero, de manos bordado en uñas.

Busto, a gusto del consumidor elegido y fuertes piernas

con suaves cicatrices

en ambas rodillas desconchadas.

(Historia de Gloria, 1981)

CUANDO TE NOMBRAN Cuando te nombran,

me roban un poquito de tu nombre; parece mentira,

que media docena de letras digan tanto.

Mi locura seria deshacer las murallas con tu nombre, iría pintando todas las paredes,

no quedaría un pozo sin que yo asomara para decir tu nombre, ni montaña de piedra donde yo no gritara enseñándole al eco tus seis letras distintas. Mi locura sería,

enseñar a las aves a cantarlo, enseñar a los peces a beberlo,

enseñar a los hombres que no hay nada, como volverme loco y repetir tu nombre. Mi locura sería olvidarme de todo, de las 22 letras restantes, de los números, de los libros leídos, de los versos creados. Saludar con tu nombre.

Pedir pan con tu nombre.

- siempre dice lo mismo- dirían a mi paso, y yo, tan [orgullosa, tan feliz, tan campante. Y me iré al otro mundo con tu nombre en la boca,

a todas las preguntas responderé tu nombre - los jueces y los santos no van a entender nada Dios me condenaría a decirlo sin parar para siempre.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :