CURSO DE ENTRENADOR SEGUNDO NIVEL

38 

Texto completo

(1)

BLOQUE ESPECÍFICO

CURSO DE ENTRENADOR

SEGUNDO NIVEL

PLANIFICACIÓN Y EVALUACIÓN DEL

ENTRENAMIENTO EN BALONCESTO II

(2)

INDICE

APARTADO PAGINA

1 INTRODUCCIÓN 2

2 CONCEPTUALIZACIÓN 2

3 OBJETIVOS DE LA PLANIFICACIÓN DEPORTIVA 3

4 CARACTERÍSTICAS Y VARIABLES PARA LA

PLANIFICACIÓN DEL ENTRENAMIENTO EN BALONCESTO

6

5 DEPORTES INDIVIDUALES VS DEPORTES DE EQUIPO 7

6 MODELOS Y ESTRUCTURAS DE PLANIFICACIÓN 7

6.1. MODELOS DE PLANIFICACIÓN 9

6.2. ENTRENAMIENTO GENERAL Y ESPECÍFICO (NIVELES

DE ENTRENAMIENTO) 10 6.3. MACROCICLOS 12 6.4. MESOCICLOS 14 6.5. MICROCICLOS 18 6.6. SESIONES 20 6.7. TAREAS 24 7 BIBLIOGRAFÍA 25 ANEXOS

1 ARTÍCULO SOBRE PREPARACIÓN FÍSICA Y

PLANIFICACIÓN EN BALONCESTO 27

(3)

1.

INTRODUCCIÓN

Sin considerarlo como una definición, planificar consiste en alejarse lo más posible de toda improvisación, organizando en la medida de lo posible, de una forma secuencial y estructurada, el devenir de los acontecimientos, al objeto de lograr unos fines, objetivos o metas.

Planificar, por tanto, como se desprende de algunas de las múltiples definiciones que existen, consiste en prever, en adelantarse al futuro, en ordenarlo de forma teórica anticipadamente.

En este segundo nivel profundizaremos aun más en la planificación deportiva, de modo que realizaremos en primer lugar una conceptualización de la planificación del entrenamiento, para posteriormente tratar los puntos referentes a los objetivos de la planificación y características de la misma. El quinto apartado, posiblemente el más importante del módulo, se centrará en la estructura de la planificación y la función que cada una de estas partes tiene en entrenamiento deportivo.

2.

CONCEPTUALIZACIÓN

Mediante la planificación la tarea compleja de abordar el deporte en su enseñanza/aprendizaje y entrenamiento se hace más simple y fácil. Es un concepto unido al tiempo (desarrollo de los recursos actuales y previsibles en el futuro) y a la implementación de adquisición de habilidades. Es un proceso racionalizado que desemboca en un buscado rendimiento final como producto.

En términos generales, planificar es prever con suficiente anticipación los hechos, las acciones, etc., de forma que su acometida se efectúe de forma sistemática y racional, acorde a las necesidades y posibilidades reales, con aprovechamiento pleno de los recursos disponibles en el momento y previsibles en el futuro (Maestre, 1995).

Más cercana a la realidad deportiva es la definición propuesta por Sánchez Bañuelos (1994): “proceso mediante el cuál el entrenador busca y determina alternativas y vías de acción que con mayor probabilidad puedan conducir al éxito deportivo”.

Otra definición es la de J. Sampedro (1997): “Proceso que indica el establecimiento de una cierta estrategia de actuación, según unos principios y un escogido método, para la obtención de objetivos de enseñanza y rendimiento, que se van consiguiendo mediante etapas de realización, que a su vez son evaluadas y controladas".

Por último, según Escudero (1992) “La planificación como un proceso directivo y participativo donde los miembros de la comunidad deportiva han de

(4)

discutir, negociar, y construir tipos de respuestas organizativas y pedagógicas que den sentido a su práctica”.

Por tanto, la planificación del entrenamiento se utiliza para lograr la forma deportiva óptima del individuo que se va a someter he dicho entrenamiento, entendiendo como forma deportiva como "el incremento de las capacidades físicas y motoras de la persona que le permiten estar adaptado al tipo de esfuerzo a realizar"

De una forma más práctica, la planificación del entrenamiento consiste en el proceso en el que ordenamos todos lo componentes de entrenamiento (físicos, psicológicos, técnico-tácticos,....), dando lugar a un conjunto de estructuras secuenciadas para la temporada, mes, semana o sesión.

3.

OBJETIVOS DE LA PLANIFICACIÓN DEPORTIVA

En el apartado anterior hemos intentado mostrar la definición de planificación de distintos autores y puntos de vista, de lo general hasta un grado mayor de especificidad.

Ahora nos centraremos en el concepto de objetivo, entendido como la consecución de las metas propuestas tanto en su proceso (objetivos intermedios) como en su producto (objetivo final).

Desde el punto de vista de los objetivos que se pretenden alcanzar mediante la planificación deportiva, podemos enumerar en primer lugar una serie de objetivos generales que siempre se deben alcanzar. Estos son los objetivos a lograr a través del entrenamiento deportivo que se tienen en cuenta a partir de la figura del jugador:

¾ Desarrollar un desarrollo físico global que permita seguir potenciando las capacidades del sujeto.

¾ Dominar las técnicas del deporte seleccionado y perfeccionarlas. ¾ Dominar las tácticas de la modalidad practicada y perfeccionarlas. ¾ Educar la voluntad y la capacidad de sufrimiento del sujeto que

entrena.

¾ Contribuir al fortalecimiento de la salud, mejorando la calidad de vida del sujeto que entrena.

En definitiva, cuando cualquier persona se dispone a comenzar un entrenamiento deportivo debe de tener presente las siguientes premisas:

¾ Salud, pretendiendo el desarrollo de adecuados hábitos de salud y la

(5)

¾ Diversión, efecto psicológico que se logra cuando una actividad es

generadora de placer. La actividad física puede ser un vehículo ideal para liberar esas tensiones acumuladas por la rutina a que nos vemos sometidos en nuestra sociedad.

¾ Desarrollarse, el objetivo final sería lograr un adecuado crecimiento

de mis capacidades físicas, además de crear unas actitudes positivas de deportividad, juego limpio y antiviolencia.

Si nos centramos en la figura del entrenador y del club o escuela donde lleva a cabo su labor, la importancia de programar el trabajo que se realizará a lo largo de una temporada viene dada por la necesidad de:

¾ Establecer unos criterios comunes entre los monitores y entrenadores de las distintas categorías que componen el club. ¾ Efectuar una reflexión sobre el desarrollo del trabajo a realizar. ¾ Hacer un seguimiento de ese trabajo de acuerdo a un plan

desarrollado por el equipo técnico encargado del grupo en cuestión y el club.

¾ Tomar decisiones futuras de acuerdo a la evaluación del trabajo y resultados obtenidos.

¾ Realizar cambios en la programación, si es necesario, una vez tomadas las decisiones propias de la evaluación.

Ahora hablaremos de los objetivos específicos que se pretenden conseguir a lo largo de la temporada. De este modo, aunque posteriormente nos adentremos mucho más en las estructuras de planificación, todos somos conocedores que una temporada se divide en tres momentos básicos con las siguientes características:

9 Pretemporada o periodo preparatorio. 9 Temporada o periodo de competición. 9 Transición o descanso activo.

En primer lugar, los objetivos que deberíamos proponernos los entrenadores a la hora de diseñar una planificación en función del estado de forma de los jugadores serían los siguientes:

 

¾ Obtener lo antes posible el estado de forma general de rendimiento.

¾ Mantener ese estado de forma general durante la competición. ¾ En alguno partidos momento crítico de la competición y de corta

duración se podría obtener una puesta a punto y obtener el estado máximo de forma.

¾ Comenzar la competición (liga regular) con la mejor garantía de éxito. Si se consigue, se producirá seguridad individual y colectiva que ayudará al posible encadenamiento de sucesivos logros (efecto positivo descenso de bola de nieve).

(6)

Si desglosamos los momentos de la temporada que dijimos anteriormente, las finalidades perseguidas en cada uno de ellos serían:

9 Pretemporada o periodo preparatorio:

¾ El objetivo principal es alcanzar los niveles lo más alto posible de las diferentes capacidades y un estado general de forma deportiva. Diríamos que se alcanzarían valores altos no máximos. ¾ El periodo de preparación general pretenderá acumular trabajo

extensivo de base (más volumen que intensidad) a todos los niveles. Es el periodo de mayor entrenabilidad tanto cualitativamente como cuantitativamente.

¾ En el periodo especial se buscará un paulatino afinamiento con la conjunción y acoplamiento de los jugadores nuevos. Buscará la corrección y perfeccionamiento individual y colectivo de los puntos débiles de las distintas capacidades a todos los niveles de la temporada anterior.

¾ El periodo de preparación especial tiene por objetivo obtener un estado de forma competitiva que se pretende conseguir con un número Óptimo de partidos (ritmo de competición en juego). 9 Temporada o periodo de competición:

¾ Primera atención a la preparación técnica, táctica y estratégica en intensidad y volumen.

¾ Eliminación de errores y pequeños detalles individuales y colectivos en todas las capacidades.

¾ Perfeccionamiento de los sistemas de juego. Últimas novedades tácticas y estratégicas.

¾ Adaptación de los sistemas en función de los adversarios.

¾ Preparación colectiva para pasar de un sistema a otro como maniobrabilidad estratégica (preparada de antemano) y táctica (decisión instantánea en el juego por parte de los jugadores). ¾ Preparación en los entrenamientos de situaciones especiales y

últimos minutos de juego.

¾ Adaptación de todos los elementos del juego según el tipo de competición (eliminatorias, liga, play-off, etc.).

¾ Preparación individual y colectiva psicológica al entrenamiento y la competición.

9 Transición o recuperación activa:

¾ Recuperación total de las diferentes capacidades del deportista y sobre manera la física y sicológica, así como, el estrés producido por una competición normalmente larga.

(7)

4.

CARACTERÍSTICAS Y VARIABLES PARA LA

PLANIFICACIÓN DEL ENTRENAMIENTO EN

BALONCESTO

Según Lorenzo (2002), existen algunos conceptos que debemos tener en cuenta para comprender el desarrollo de una planificación para este deporte:

¾ La planificación general en el baloncesto está basada principalmente en el aprendizaje de la técnica, táctica, estrategia motriz y general.

¾ Cada equipo es diferente, por tanto es muy difícil generalizar. ¾ Dado que planificar es una tarea que entraña gran dificultad, debe

ser flexible (para poder adaptarnos a cualquier situación), única (ya que debe contemplar de forma homogénea e integral todo el conjunto de factores de rendimiento que influyen) y

personalizada (en función de las características adaptativas de

cada jugador de nuestro equipo)

Para llevar a cabo una programación coherente y con posibilidades de éxito, debemos tener en cuenta las siguientes variables:

¾ Características específicas del baloncesto: establecimiento de los contenidos, visto en la asignatura de preparación física aplicada. ¾ Objetivos del equipo: mantenerse, fase de ascenso, posibilidad de

conseguir el campeonato. Estos serán los que marquen los contenidos de trabajo que se describirán posteriormente.

¾ Calendario de competiciones: liga regular, play-off, competiciones más importantes, número de competiciones...

¾ Características individuales de los jugadores: físicas y fisiológicas (fases sensibles), psicológicas, niveles de destreza.

¾ Concepción general del juego: preferencias de juego del entrenador, estilo de juego del club...

Después de ver estas variables, parece claro señalar que la planificación deportiva se divide en las siguientes fases que debemos cumplir para llevar a cabo una planificación de forma adecuada son:

¾ Evaluación inicial.

¾ Definición de los objetivos y los contenidos. ¾ Estudiar el calendario de competiciones.

¾ Distribuir los contenidos y cargas de entrenamiento. ¾ Puesta en acción.

¾ Modificaciones si fuera necesario

Como conclusión a este apartado, solamente nos queda decir que las características que debe tener toda programación son las de adecuación, concreción, flexibilidad y viabilidad.

(8)

5.

DEPORTES INDIVIDUALES VS DEPORTES DE EQUIPO

Hasta hace pocos años, los deportes individuales con sus propias características eran el único modelo transferible al resto de los deportes. Entendemos que este planteamiento no es válido, ya que, existen razones que así lo justifican como:

¾ Escasa transferencia intratareas (mismo deporte) e intertareas (deportes distintos) entre deportes individuales y colectivos.

¾ Existen diferencias cualitativas desde la perspectiva estructural y funcional entre ambos deportes. Los elementos constitutivos son diferentes en cada caso. Existen diferencias a nivel formal de número de participantes, material, móvil y reglas de juego.

¾ En cuanto a las diferentes situaciones motrices que se dan, con lo que ello lleva implícito psicomotrices y sociomotrices.

¾ No entendemos que el aspecto o variables condicionales sea el referente básico único de referencia de la planificación para los deportes sociomotrices.

¾ La exigencia entre otros aspectos de la competición, y problemática del proceso y producto de los medios utilizados son muy diferentes.

Y ante este planteamiento proponemos el siguiente argumento: "La planificación general de los deportes de equipo está basada en la competencia de todas las capacidades que intervienen en el juego deportivo y en especial de la técnica, táctica y estrategia".

6.

MODELOS Y ESTRUCTURAS DE PLANIFICACIÓN

La planificación tiene una serie de estructuras que, desde lo más general a lo más específico, pretenden abordar la fase vista anteriormente de distribuir y ordenar los contenidos de entrenamiento y las cargas de trabajo.

Es evidente que los programas de entrenamiento organizado y estructurado en periodos encadenados producen mejores rendimientos deportivos que aquellos programas no estructurados. No obstante, si existen diferencias en cuanto a la forma de estructurar dichos ciclos, especialmente, diferenciando por especialidades deportivas.

(9)

Haciendo un repaso por los distintos autores podemos encontrar multitud de enfoques entre los que se encuentran:

AUTORES ESTRUCTURAS

MATVEIEV  OZOLIN  MANNO  

SESIÓN  MICROCICLO  MESOCICLO  FASE  PERIODO  MACROCICLO  HARRE 

WEINEK   SESIÓN  MICROCICLO  MESOCICLO  FASE  PERIODO  CICLO 

BOMPA   SESIÓN  MICROCICLO  MACROCICLO  SUBFASE  FASE  MESOCICLO  PLATONOV   SESIÓN  MICROCICLO  MESOCICLO  ETAPA  PERIODO  MACROCICLO 

VERJOSHANKI   SESIÓN  MICROCICLO  BLOQUE    CICLO

Desde una propuesta más práctica, exponemos el siguiente cuadro con distintas unidades temporales en función de la clasificación más extendida:

ESTRUCTURAS UNIDADES TEMPORALES

CICLO Conformadas por periodos anuales o temporadas.

TEMPORADA

Comprende uno o varios macrociclos.

Ciclo anual comprendido por pretemporada y temporada oficial.

Posteriormente entre temporadas se encuentra el periodo descanso y/o descanso activo.

MACROCICLOS

Lo componen varios mesociclos.

Se trata de acumular objetivos principales en un momento concreto de la temporada.

MESOCICLOS

Está formado varios microciclos.

Bloques semanales de entrenamiento. Ciclo de varias semanas con diferentes y periódicas competiciones (con un objetivo principal concreto).

Media semana de entrenamiento. Ciclos de 2/3/4 días existentes entre dos competiciones o partidos oficiales.

MICROCICLOS

Lo componen varias

sesiones (semana) Semana de entrenamiento. Ciclo de 6/7 días entre dos competiciones oficiales.

Sesión de entrenamiento diaria. Equivalente a un entrenamiento, con 24 h de recuperación y/o una recuperación nocturna entre cada entrenamiento (ciclo cotidiano o circadiano).

SESIONES

Está compuesta por una o varias tareas de

entrenamiento. Doble y triple sesión de entrenamiento diaria. Es el entrenamiento diario fraccionado o plurientrenamiento diario.

TAREAS

Es la unidad más simple de entrenamiento.

Ejercicios y actividades propuestos en una sesión de entrenamiento.

NOTA: para un mejor entendimiento de todas las estructuras, comenzaremos por aquellas más generales, para poco a poco ir definiendo las más específicas.

(10)

6.1. MODELOS DE PLANIFICACIÓN

Aunque posteriormente los veremos de forma más detallada, debemos saber que podemos planificar siguiendo dos modelos esenciales.

Por un lado tenemos el modelo clásico o tradicional, cuyo principal autor es Matveiev, y que se basa en una aplicación de cargas REGULARES a lo largo de la temporada. Este concepto se basa en proporcionar un incremento de la carga de diversas cualidades físicas o técnico-tácticas. La respuesta ante los estímulos se muestra en el siguiente gráfico:

Teniendo en cuenta las estructuras que anteriormente mencionamos y partiendo de la idea de que las cargas a partir del modelo tradicional son mucho más progresivas, el siguiente gráfico muestra la situación de cada una de las unidades temporales:

Por otra parte tenemos los modelos contemporáneos (Verjochanskij) que, a diferencia de los anteriores, se caracterizan por el uso de CARGAS CONCENTRADAS. Este concepto se basa en primer lugar en, proporcionar un incremento elevado de los contenidos concretos del entrenamiento y en segundo lugar, de concatenar los contenidos realizados en un ciclo con el siguiente. Es decir, las cualidades o contenidos desarrollados en un ciclo son la

(11)

base para el desarrollo de los posteriores. Los objetivos se encadenan consecutivamente. No obstante, un aspecto a tener en cuenta es que no todos los deportistas, solo los más expertos, pueden asimilar una gran concentración de carga sin provocar efectos negativos de sobreentrenamiento, de manera que los menos expertos tienen menos capacidad de asimilar cargas concentradas. En la siguiente gráfica se puede ver la relación entre el estímulo de entrenamiento y el rendimiento obtenido.

El esquema general que tendremos en cuenta para la planificación a partir de modelos contemporáneos se muestra en este gráfico:

6.2. ENTRENAMIENTO GENERAL Y ESPECÍFICO (NIVELES DE

ENTRENAMIENTO)

Este apartado es de gran importancia ya que nos marcará que cargas tenemos que emplear en cada momento de la temporada empleando cualquiera de los modelos de planificación, aunque es mucho más evidente en los modelos contemporáneos.

En primer lugar es necesario partir de la edad, experiencia y nivel del deportista, ya que a menor experiencia, edad y nivel el desarrollo de componentes básicos debe ser más amplio, reduciéndose a medida que aumentan los años y la categoría del sujeto.

(12)

Debemos tener una idea muy clara, y es que todo proceso de entrenamiento persigue el desarrollo de capacidades específicas de cada deporte, pero estas se sustentan sobre la adquisición de unas capacidades básicas. Según F. Navarro (1999), la organización de los contenidos de entrenamiento se estructura en tres niveles:

NIVEL BÁSICO NIVEL ESPECÍFICO NIVEL COMPETITIVO

Fuerza básica Resistencia básica Velocidad básica Técnica básica Táctica básica Fuerza específica Resistencia específica Velocidad específica Técnica específica Táctica específica Fuerza competitiva Resistencia competitiva Velocidad competitiva Técnica competitiva Táctica competitiva

Todas las especialidades deportivas deben desarrollar una serie de capacidades para optimizar el rendimiento, pero la duración y cantidad de dichas cargas en cada uno de los niveles estará en función del nivel, experiencia, sexo, especialidad deportiva,…

Este concepto de desarrollar cargas específicas sobre otras más básicas se fundamenta en los siguientes principios del entrenamiento:

¾ Principio de progresión que se define por un aumento de la carga de forma progresiva, pasando de lo más general a lo más específico.

¾ Principio de especialización en el que las cargas más específicas provocarán también adaptaciones específicas.

¾ Principio de multilateralidad, donde las cargas generales sirven de base para desarrollar capacidades específica. Según aumenta la edad del sujeto y su experiencia, la carga multilateral decrece a favor del entrenamiento específico. El entrenamiento básico o general suele corresponderse con los periodos preparatorios (pretemporadas), utilizando estímulos de carácter específico una vez acabados dichos periodos. Pero en sujetos principiantes y jóvenes, se suelen aplicar estímulos de tipo multilateral o básico también a lo largo de los periodos competitivos, ya que se garantiza un rendimiento a largo plazo. Si no se obtendría resultados muy positivos a corto plazo pero se limitaría la vida deportiva del deportista y de sus resultados a largo plazo.

Queda claro como los componentes básicos son el sustento para el desarrollo de componentes específicos, y como estos últimos son el escalón previo para la mejora de capacidades competitivas. En el siguiente cuadro mostramos cuales son, de forma general, los contenidos desarrollados en cada uno de los niveles de entrenamientos.

(13)

N. BÁSICO N. ESPECÍFICO N. COMPETITIVO

Fuerza máxima Fuerza resistencia Fuerza explosiva Fuerza competitiva Resistencia aeróbica Resistencia láctica Resistencia mixta Resistencia competitiva

Velocidad máxima velocidad máxima Resistencia a la Velocidad competitiva Habilidades técnicas

básicas Técnica en fatiga Técnica en situaciones de juego Medios tácticos básicos Táctica en fatiga Táctica en situaciones complejas

Ahora sí nos ocuparemos de las estructuras que emplearemos para el diseño de una planificación, teniendo en cuenta tanto los modelos clásicos como los contemporáneos.

6.3. MACROCICLOS

Estructura donde se da la evolución de la forma deportiva. Hace años se empleaban con una duración anual, en la actualidad se dan varios en un año debido a las características de cada deporte. Por ejemplo, en los deportes colectivos en donde se compite cada semana tipo liga (fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, etc.) la temporada se divide en 2 o 3 macrociclos con una duración máxima de 3 meses, dependiendo de cuando quiera que el equipo esté en la mejor forma deportiva.

6.3.1. MACROCICLO CONVENCIONAL

Dentro de los modelos convencionales, y partiendo de la base de que este estado de forma óptimo no se puede mantener indefinidamente, normalmente se establecen tres fases en el desarrollo de este estado de forma:

FASES PERIODOS OBJETIVOS

Adquisición Preparatorio

Formación de prerrequisitos para la forma deportiva. Acumulación de capacidades motoras coordinativas y multilaterales.

Desarrollo motor general.

Estabilización Competitivo Mejora gradual del estado de preparación. Logro de preparación estable elevando los resultados con cierto rango de variación.

Pérdida

Temporal Transición

Para interrumpir el entrenamiento con carga alta. Para facilitar la recuperación activa.

Renovación de las reservas de adaptación del deportista

(14)

La aplicación de este modelo supone unas dificultades que la programación contemporánea no acarrea. Esta dificultad de aplicación o concreción de contenidos a entrenar se amplía en aquellos deportes de una elevada complejidad, como los deportes de equipo, en los que ponderar e integrar múltiples elementos se hace más complejo. Todos estos

inconvenientes se resumen en los siguientes puntos:

1. Desarrollo complejo de muchas capacidades en el mismo tiempo. 2. Periodos prolongados de entrenamiento de forma monótona y

poco atractiva.

3. Pocas oportunidades para desarrollar capacidades específicas durante el periodo preparatorio y retener capacidades básicas más generalizadas durante el periodo competitivo.

4. Limitaciones para tomar parte en competiciones durante la parte principal de la temporada.

6.3.2. MACROCICLO CONTEMPORANEO

La idea general del concepto alternativo se basa en dos puntos fundamentales del diseño de entrenamiento:

1. La concentración de cargas de entrenamiento sobre capacidades específicas u objetivos concretos de entrenamiento.

2. El desarrollo consecutivo de ciertas capacidades/objetivos en bloques de entrenamiento especializados o mesociclos.

El concepto de cargas concentradas se basa en la consecución de tres tipos de mesociclos aplicados secuencialmente: ACUMULACIÓN-TRANSFORMACIÓN-REALIZACIÓN. Por ello, se le conoce como ATR. Existen otros diseños basados en las cargas concentradas, como los modelos integrados, pero que no trataremos en este curso.

La ventaja más señalada del sistema contemporáneo se encuentra en la oportunidad de conseguir efectos de entrenamiento más selectivos, inmediatos y acumulativos. Aun así, de esta forma de planificación pueden desprenderse otras tantas particularidades esenciales resumidas en las siguientes:

(15)

1. Se renuncia al entrenamiento simultáneo de muchas cualidades. 2. Los mesociclos deben poseer una duración lo suficientemente

larga para alcanzar los cambios morfológicos energéticos y coordinativos que sean necesarios.

3. El entrenamiento consecutivo de acumulación, transformación y realización es la mejor forma para obtener una concentración mas elevada de cargas de entrenamiento.

4. Aumenta la eficacia del control y evaluación del entrenamiento, puesto que el objetivo sobre el que se actúa el entrenamiento se restringe a cada mesociclo.

Aunque podemos comprobar que los modelos contemporaneos parecen más adecuados para la planificación de los deportes de equipo en categorías de cierto nivel competitivo, también existen inconvenientes:

1. Dificultad para valorar la importancia de unas capacidades sobre otras para los diferentes ciclos y especialidades deportivas.

2. En deportes de equipo, es inevitable el entrenamiento de cargas más o menos regulares con respecto a la técnica, táctica y estrategia lo que provoca, sin lugar a dudas, transferencias negativas con cualidades de tipo condicional (capacidades físicas). 3. Los ciclos competitivos son mucho mas complejos encontrando

habitualmente, al menos, una competición semanal. Incluso en alto rendimiento podemos encontrar semanas de entrenamiento de dos o más competiciones.

4. El factor del calendario, así como las aspiraciones y posibilidades del equipo son determinantes para programar las primeras fases de la competición pero teniendo en cuenta los resultados y adecuar la nueva programación a dichos resultados y al calendario venidero.

5. Dificultad de aplicar en categorías de formación y no profesional donde las características (medios, entrenamientos semanales,…) a veces no lo hacen posible.

 

Teniendo en cuenta la situación actual del baloncesto de élite, el modelo más utilizado es el denominado de MICROESTRUCTURAS SEMANALES, basado en la necesidad de reconocer a la semana (MICROCICLO) como una entidad lo suficientemente importante cómo para otorgarle una importancia superlativa, pudiendo desarrollar en dicha semana la estructura del ATR por completo.

6.4. MESOCICLOS

Tienen como finalidad lograr el desarrollo de una cualidad u objetivo parcial de todo un proceso. La duración de los mesociclos suele oscilar entre las 3 y las 6 semanas, dependiendo de tres factores principales:

(16)

1. El tiempo necesario para obtener la mejora de determinadas capacidades.

2. El ritmo de mejora.

3. Las condiciones externas que afectan al de diseño del entrenamiento, la duración de las competiciones, la duración de las concentraciones de entrenamiento, etc.

El mesociclo está caracterizado porque reúne los microciclos con similares direcciones de entrenamiento y objetivos simultáneos de preparación. Además, emplea microciclos de diferentes tipos y cargas de trabajo para obtener el estímulo pretendido de entrenamiento acumulado dentro del mesociclo. Por último, se considera al mesociclo como una unidad relativamente completa de entrenamiento que produce una ganancia notable de preparación.

6.4.1. MESOCICLOS CONVENCIONALES

Si hablamos de planificaciones de tipo tradicional, tenemos que destacar la presencia de una serie de periodos (Matveyev y Ozolin):

¾ Periodo preparatorio: crean las bases de condición física y

técnica para afrontar con garantías todo el programa de trabajo. A su vez se divide en:

™ Subperiodo de preparación general: crear una amplia

base de trabajo de cara al futuro entrenamiento tanto en contenidos físicos como técnico-tácticos.

™ Subperiodo de preparación específica: transición a la

etapa siguiente, pero manteniendo los mismos objetivos. La mayor parte de ejercicios son específicos.

¾ Periodo de competición: incluyen las principales competiciones

deportivas. A su vez se divide en:

™ Subperiodo precompetitivo: el objetivo fundamental es

trabajar los contenidos específicos de la competición y participar en competiciones de segundo rango.

™ Subperiodo competitivo: el fin es llegar en el mejor

estado posible a las competiciones importantes, lo que implica entrenamientos muy específicos.

¾ Periodo de transición: son los destinados a regenerar y

recuperar el desgaste físico y fisiológico producido en mesociclos anteriores.

A su vez, en estos periodos podremos incluir una serie de mesociclos que especifican aun más los objetivos a desarrollar en cada uno de las unidades temporales anteriormente descritas. Estos mesociclos con sus respectivas características se presentan en la siguiente clasificación:

(17)

¾ INTRODUCCIÓN (INT): Elementos básicos de técnica. Métodos

continuos extensivos para entrenamiento de Resistencia Aeróbica y entrenamiento en circuitos para la Fuerza.

¾ FUNDAMENTAL (FUND): Desarrollo de las capacidades

técnico-tácticas introduciendo elementos de decisión. Diferenciación técnica por puestos específicos. Aspectos estratégicos básicos. Utilización de métodos mixtos para el desarrollo de la resistencia aeróbica-anaeróbica. Desarrollo de la fuerza máxima.

¾ CONTROL (CONT): Determinación del estado del deportista y

del equipo con competiciones con rivales de inferior nivel. Introducción de elementos estratégicos puntuales.

¾ PERFECCIONAMIENTO (PERF): Cohesión de los elementos

tácticos y estratégicos adquiridos hasta el momento con la finalidad de busca una óptima cohesión (comunicación motriz adecuada). Entrenamiento de la velocidad con métodos generales y específicos del juego. El entrenamiento de la resistencia encaminada a la resistencia a la velocidad. Entrenamiento de fuerza resistencia y fuerza velocidad.

¾ RESTAURACIÓN (REST): Utilización de métodos extensivos

para proporcionar una recuperación orgánica. A nivel de táctica colectiva, utilización de juegos colectivos para evitar la monotonía facilitar la motivación para fases posteriores.

¾ PREPARACIÓN (PREP): Proporcionar estímulos específicos en

el entrenamiento de la resistencia conjugándolos con elementos tácticos y técnicos básicos. Entrenamiento de fuerza velocidad combinado con elementos de velocidad gestual específica. Entrenamiento de los aspectos tácticos y estratégicos diferenciándolos por puestos.

¾ SOSTENIMIENTO (SOST): Mantenimiento de los niveles

adquiridos a nivel de las capacidades físicas y reducción de la carga general detallando aspectos concretos de la táctica.

¾ PRECOMPETICIÓN (PRE-COMP): Adecuación de los elementos

tácticos y estratégicos en competiciones de control con rivales de superior nivel. Entrenamiento de las cualidades físicas con elevadas intensidades.

¾ COMPETICIÓN (COMP): Preparación de los elementos

estratégicos de los rivales. Desarrollo de elementos estratégicos puntuales. Entrenamiento de aspectos tácticos genéricos al estilo de juego. Entrenamiento de fuerza explosiva, y velocidad gestual específica a máximas intensidades.

(18)

En el siguiente cuadro se pueden ver cada uno de los periodos y los mesociclos relacionados en un ejemplo de planificación para baloncesto:

PERIODO PREPARATORIO COMPETITIVO

SUB-PERIODO GENERAL ESPECÍFICO COMP PRECOMPTETITVO COMPETITIVO MESOCICLO INT FUND CONT PERF COMP PRE- COMP REST PREP COMP PRE- COMP SOST COMP PRE- COMP

NºMICROCICLOS 2 11 2 6 2 2 2 9 2 2 6 2 2

6.4.2. MESOCICLOS CONTEMPORANEOS

Como ya dijimos en la parte referente a la descripción de los macrociclos, los diseños contemporaneos se caracteriza por la periodicidad y la permutación de la orientación preferencial del entrenamiento. Esta permutación se logra alternando tres tipos de mesociclos que ya mencionamos anteriormente y que ahora veremos teniendo en cuenta los objetivos que persigue, contenidos de trabajo y tareas principales a desarrollar.

NIVEL DE

ENTRENAMIENTO MESOCICLOS OBJETIVOS CONTENIDOS

BÁSICO

ACUMULACIÓN:

Elevación del potencial técnico-táctico,

psicológico y motor.

Acumular las

capacidades técnicas, tácticas, psicológicas y motoras que deben ser básicas para la preparación específica. Ampliar el repertorio de elementos técnicos y tácticos. Entrenamiento con volumen e intensidad moderada para capacidades de fuerza, resistencia, preparación técnica y táctica básica.

ESPECÍFICO TRANSFORMACIÓN: Transformación del potencial de las capacidades motoras, tácticas, psicológicas y técnicas en la preparación específica. Transferir las capacidades motoras más generalizadas en formas específicas según las demandas técnicas y tácticas. Enfatizar la tolerancia a la fatiga y a la estabilidad de la técnica. Entrenamientos con volumen óptimo e intensidad aumentada para capacidades de resistencia, fuerza, velocidad específicas. Ejercicios concentrados de fuerza dentro de la estructura básica del juego.

COMPETITIVO

REALIZACIÓN:

Logro de los mejores resultados dentro del margen disponible de preparación.

Utilizar de forma tan completa como sea posible las capacidades motoras, tácticas, psicológicas y técnicas dentro de la actividad competitiva específica. Obtener la disposición para la competición Modelamiento de la actividad competitiva, ejercicios competitivos (ritmos de partido), empleo óptimo de ejercicios con intensidad máxima (fuerza, resistencia y velocidad competitiva). Entrenamiento en estado bien descansado

(19)

6.5. MICROCICLOS

Son las primeras estructuras donde se da la supercompensación, y a partir de aquí se estructuran las sesiones, pudiendo ser definidos como "conjunto de sesiones destinadas a resolver los problemas que se dan en una etapa de entrenamiento".

Se constituye por una serie de sesiones de entrenamiento y su duración suele coincidir con una semana, terminando casi siempre con días de recuperación (6/1, 5/2).

En función de las cargas utilizadas (ver tipos de sesiones según la carga de entrenamiento) y su situación en el tiempo, los tipos de microciclos son:

¾ Ajuste (aj): suelen organizarse con bajos niveles de carga (2,3)

y pretenden preparar al deportista para el mesociclo que se va a afrontar.

¾ Carga (ca): el objetivo es la mejora de la capacidad de

rendimiento. Se usan sesiones de desarrollo con cargas importantes y grandes (3,4). El volumen de entrenamiento debe ser suficiente para estimular una mejora en la preparación.

¾ Impacto (im): se utilizan para estimular el nivel más alto de

adaptación de un deportista a nuevas cargas de entrenamiento. Las cargas de entrenamiento son elevadas, con volúmenes altos

(20)

en periodos preparatorios e intensidades elevadas en periodos competitivos (4,5). Hay máxima acumulación de fatiga y ausencia de recuperación total durante el microciclo

¾ Activación (ac): se caracteriza por utilizar cargas muy similares

a la competición, teniendo como objetivo preparar al deportista para las condiciones de la competición (1,2). Se sitúa antes de las competiciones importantes. Deben asegurar la recuperación total de los deportistas después de los microciclos de impacto y carga. ¾ Competición (co): se caracterizan por integrar en su

organización las competiciones (3,4). Incluyen como sesiones suplementarias programas de activación y recuperación.

¾ Recuperación (re): bajo nivel de cargas de entrenamiento.

Asegurar el desarrollo óptimo de los procesos de recuperación (1). Siguiendo los principios del entrenamiento, vamos a plantear una serie de reglas concernientes a la situación de los microciclos:

¾ El microciclo inicial se determina por:

a. Recuperación: si el deportista está agotado de trabajo previo.

b. Ajuste: cuando se parte de un estado normal de recuperación y se va a entrar en un momento de mayor carga.

c. Carga: si los deportistas están preparados.

¾ La parte media de un mesociclo debe contener microciclos de carga e impacto.

¾ Durante los mesociclos acumulativos y de transformación, la carga debe ser reducida en las últimas fases para:

a. Facilitar la adaptación.

b. Ayudar en la restitución del día antes del nuevo mesociclo. c. Mejorar las condiciones de control en el final del mesociclo.

(21)

¾ En el mesociclo de realización, la carga de trabajo debe siempre ser reducida durante el microciclo de activación y alcanza un pico durante el microciclo competitivo.

6.6. SESIONES

Se pueden definir como "agrupación organizada de ejercicios físicos destinados a cumplir un objetivo", estas producen unos efectos a corto plazo y es fundamental que cumplamos en principio de continuidad, teniendo todas las sesiones tres partes:

¾ Parte inicial o calentamiento: Se realiza el calentamiento físico y mental en función de la parte principal de la sesión (previamente explicado). La motivación y los incentivos de carácter general al grupo son ayuda para abordar con mayor atención y concentración la sesión. Las consignas individuales de ánimo e incentivo particular por parte del entrenador a los jugadores pueden ayudar a conseguir el estado óptimo para el entrenamiento.

¾ Parte principal: Supone el 60-80% del volumen de la sesión. Es

la parte troncal más importante de la sesión, pretendiendo aumentar la capacidad de rendimiento total de los jugadores, facilitando su adaptación gradual al entrenamiento. Aprovecharemos los primeros minutos que los jugadores se encuentran más frescos física y mentalmente para poner en práctica mediante los ejercicios principales la parte más compleja de la sesión, que suele ser la parte referente a táctica y/o estratégica colectiva en situaciones de equivalencia numérica. Debemos de tener programados en cada sesión ejercicios para aplicar alternativamente que se realizaran en la recuperación activa entre ejercicios principales de carga física y mental alta. Estos ejercicios se caracterizan por su brevedad y poca exigencia física y mental, siendo sobre todo de repetición buscando la automatización.

(22)

¾ Vuelta a la calma, se busca reducir progresivamente la

intensidad de trabajo para reconducir al organismo del deportista a la situación inicial. Es el 5 -10% del volumen total de la sesión.

6.6.1. TIPOS DE SESIONES

Según su importancia son:

¾ Principales, son aquellas que cumplen los objetivos principales

del entrenamiento, por ejemplo mejorar la resistencia aeróbica en pretemporada para ver incrementado la capacidad de recuperación del deportista.

¾ Complementarias, añaden elementos importantes al

entrenamiento para conseguir los objetivos principales teniendo dos objetivos:

9 Cumplen los objetivos secundarios del entrenamiento: ejemplo, una sesión de flexibilidad para más tarde tener la amplitud de movimientos necesario para domina cualquier técnica deportiva.

9 Se utilizan como sesiones de desgaste o recuperación de las sesiones principales.

Según los objetivos tratados:

¾ Selectivas: en las que solamente se trabaja un objetivo principal.

¾ Complejas: en las que pueden tratarse dos o más objetivos

principales en una misma sesión de entrenamiento.

En nuestro caso, casi todas las sesiones van ser de tipo complejo debido a las pocas horas de entrenamiento. Con el fin de que no se produzcan interacciones negativas entre los distintos contenidos a trabajar en una sesión del segundo tipo, el orden a seguir será el siguiente:

9 Técnica-táctica (aprendizaje). 9 Fuerza.

9 Velocidad.

9 Resistencia anaeróbica. 9 Resistencia aeróbica.

(23)

Según su carga de entrenamiento:

TIPO DE SESION CARGA ÍNDICE RECUPERACIÓN

EXTREMA 5 >72 h GRANDE 4 48-72h DESARROLLO IMPORTANTE 3 24-48h MANTENIMIENTO MEDIA 2 12-24h RECUPERACIÓN BAJA 1 >12h

En los siguientes gráficos se pueden observar distintas formas de situar las cargas de entrenamiento en días sucesivos, con una o dos sesiones de entrenamiento diarias

Según su intencionalidad (aspecto cualitativo de la sesión):

 

¾ Condicionales. De desarrollo de las cualidades físicas. Dentro del terreno de juego con una aplicación en el deporte y fuera con una especificidad a desarrollar.

¾ Coordinativas o Técnicas. Ataque/Defensa. La imprescindible sesión caracterizada por repetición de gestos según un patrón más o menos establecido.

¾ Cognitivas o Tácticas. Ataque y/o Defensa. La sesión se caracteriza por la resolución de las decisiones de juego por los jugadores, con la mayor o menor intervención de la estrategia general.

(24)

¾ Estratégicas generales. Situaciones especiales en función del tiempo/tanteo o resultado. El juego de los últimos minutos es esencial.

¾ Reglamentarias. Estamos convencidos que para tomar ventaja del reglamento es necesario cocerlo profundamente. Por lo tanto, las sesiones de explicación de las reglas para los jugadores puede ser muy beneficiosa.

¾ Psicológicas. Se puede emplear en muchas de las situaciones y ya sea individual y colectivamente. Ya sea, para afrontar un partido de ciertas características o después de un resultado adverso o comprometido.

¾ Control/Valoración. De los aspectos cualitativos y cuantitativos anteriores. Son sesiones muy convenientes para realizar cada cierto tiempo, ya que, nos indica si el establecimiento de objetivos se va logrando o por el contrario la planificación se ha de replantear con una nueva orientación parcial o total.

¾ Mixtas. La mayoría de las sesiones tienen este carácter por practicidad y mejor adaptación y asimilación de los objetivos de cada sesión combinando varios objetivos intencionales.

Según el número de participantes:

 

¾ Individuales. Sesiones específica por circunstancias que así lo requieren como pudiera ser para homogeneizar el grupo, después de lesiones, o por ciertas deficiencias que hay que trabajar de forma muy precisa.

¾ Grupales. Parte de los componentes de la plantilla. Con pudiera ser jugadores que no han participado en el partido, trabajo por grupos de líneas de juego o roles específicos, etc.

¾ Colectivas. Totalidad de los componentes de la plantilla. Es la sesión más normalizada.

Según las fases de asimilación del entrenamiento (la enseñanza/aprendizaje y de la técnica, táctica y estrategia):

 

¾ Asimilación: Fundamentalmente en la fase de enseñanza/aprendizaje, debido al mayor contenido que aprender. Adquisición de elementos nuevos (creativo) o combinación de elementos ya aprendidos.

¾ Fijación: Fundamentalmente en la fase de entrenamiento, ya que es un estadio posterior al anterior. Se consigue mediante la repetición/automatización de los gestos simples y más complejos.

(25)

¾ Ideomotor: Repaso/Recuerdo. De las diferentes habilidades aprendidas se ponen en práctica mediante un repaso mental de recuerdo.

6.6.2. DISEÑO DE LA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

Por un lado tenemos los diseños progresivos, que se basan en una graduación de los ejercicios en función de menor a mayor dificultad. Es muy común realizar el diseño de los ejercicios de la parte principal de menos a más complejos en su doble vertiente de ataque y defensa con el siguiente orden:

¾ Ejercicios individuales de técnica. ¾ Ejercicios colectivos de técnica.

¾ Ejercicios tácticos de superioridad/inferioridad numérica. ¾ Ejercicios tácticos grupales y posteriormente colectivos. ¾ Ejercicios de estrategia colectiva.

¾ Situaciones finales de partido (mayor demanda de fatiga cognitiva y/o física).

¾ Situaciones especiales.

Por otra parte nos podemos plantear el diseño alternativo de la sesión ya que, entre otras consideraciones, hay que tener en cuenta que el tiempo de fatiga mental (tiempo de concentración y asimilación) va creciendo a medida que la sesión se va desarrollando. Por ello proponemos los diseños que gozan de cierta alternancia de la parte principal de las sesiones, y también, por la naturaleza de los ejercicios (en función de la demanda de la tarea, entre facilidad y complejidad mental). También el carácter alternativo del ataque y la defensa facilitan estos diseños, ya que, los consideraremos próximos a la realidad del juego. Avalan este carácter alternativo, el de realizar después de un ejercicio complejo táctico o estratégico (desgaste cognitivo), uno coordinativo de técnica o ejecución (escaso desgaste cognitivo), dado el carácter de repetición para su fijación de este último. La sesión se complementa con el principio de variabilidad, que debe de presidir todas las sesiones de entrenamiento. No es bueno desarrollar un sólo objetivo por sesión debido a lo monótono y desmotivante que puede resultar.

6.7. TAREAS

El último eslabón dentro de las estructuras de planificación es la tarea, es decir, los ejercicios y actividades que emplearemos a lo largo de una sesión de entrenamiento.

De este modo, en función del objetivo que se pretende desarrollar tendremos en cuenta tareas:

(26)

¾ De preparación dirigida: orientan hacia el trabajo específico.

¾ De preparación específica: desarrollan una cualidad o elemento técnico-táctico concreto.

¾ De competición: son actividades idénticas o muy próximas a la competición.

Por último, nos queda exponer la clasificación referente al tipo de tareas según en momento de aprendizaje, y teniendo como patrones de referencia la intensidad, la duración y la pausa de las mismas. El siguiente cuadro refleja esta clasificación:

INTENSIDAD

de las tareas de las tareas DURACIÓN de las tareas PAUSA

ASIMILACIÓN Baja Media Media-alta

FIJACIÓN Media-alta Alta Media-baja

REALIZACIÓN Alta-muy alta Alta-muy alta competición De

7.

BIBLIOGRAFÍA

Entrenamiento de alto rendimiento (BLOQUE

CIENTÍFICO-COMÚN). CURSO DE ENTRENADOR SUPERIOR. Escuela Nacional de

Entrenadores, FEB.

Planificación práctica del entrenamiento en baloncesto (BLOQUE DE ENTRENAMIENTO). CURSO DE ENTRENADOR SUPERIOR. Escuela

Nacional de Entrenadores, FEB.

Sampedro, J. (2002). Planificación y evaluación. CURSO DE

ENTRENADOR DE SEGUNDO NIVEL. Escuela Nacional de Entrenadores,

FEB.

Alvaro, J (1996) Modelos de planificación y programación en

deportes de equipo. COE.

Badillo, J.J. (1994) Modelos de planificación y programación en

deportes de fuerza-velocidad. COE.

Colli, R y Faina, M (1987). Investigación sobre el rendimiento en

basket. Revista de entrenamiento deportivo, vol I, nº 3.

Metodología del entrenamiento en baloncesto. Bases para la planificación del proceso de entrenamiento. Director: David Cárdenas.

(27)

García, J.M., Navarro, M. y Ruiz, J. (1996). Planificación del

entrenamiento deportivo. Gymnos.

Jordane, M. y Martin, J. (1999). Baloncesto. Bases para el alto

rendimiento. Editorial Hispano Europea.

Lorenzo, A. (2002). Adecuación de la preparación física en el

entrenamiento técnico-táctico en baloncesto.

www.efdeportes.com/Revista Digital

Navarro, F(2001). Planificación y control del entrenamiento en

natación. Gymnos. Madrid

Navarro, F(2003): Asignatura “Planificación, control y valoración del

(28)

ANEXO 1: ARTÍCULO SOBRE PREPARACIÓN FÍSICA Y PLANIFICACIÓN EN BALONCESTO

Aunque sea un poco repetitivo, es interesante que leáis este artículo ya que expone un punto de vista mucho más práctico y específico sobre las estructuras de planificación en baloncesto, así como de los contenidos de trabajo que se deben tener en cuenta para realizar una planificación adecuada.

Lecturas: Educación Física y Deportes www.efdeportes.com/

Revista Digital

Lecturas: Educación Física y Deportes. Revista Digital

ADECUACION DE LA PREPARACION FISICA EN EL

ENTRENAMIENTO TECNICO-TACTICO EN BALONCESTO

Alberto Lorenzo Calvo (España)

alloca@mdr.eurart.es

Profesor del INEF de Madrid de la asignatura de Baloncesto. Resumen

El objetivo del presente artículo no es otro que tratar de adaptar e introducir todos los conceptos relacionados con la preparación física en el proceso general del entrenamiento de un equipo de baloncesto. Las propias características del juego, su complejidad en cuanto a las variables que influyen en el resultado, nos hacen necesario un planteamiento integrado del entrenamiento donde los ejercicios utilizados tengan un carácter complejo y afecten a todos los sistemas implicados en el entrenamiento (físico, técnico, táctico,…)

Es decir, exponemos como utilizar todos los conceptos relacionados con la preparación física en el entrenamiento del día a día, y cómo ir introduciendo los diferentes sistemas de entrenamiento, medios, métodos y las diferentes cualidades físicas necesarias en nuestras sesiones diarias de entrenamiento y en las diferentes fases de competición. Quizá sea algo difícil tratar de generalizar sobre algo que depende de tantos factores, pero aún siendo conscientes de ello, simplemente pretendemos hacer una

aproximación lógica al tema.

Palabras clave: Preparación física. Entrenamiento integrado. Periodización. 1. INTRODUCCION

El objetivo de este artículo no es otro que tratar de incluir la preparación física en el proceso general del entrenamiento. Es decir como ir introduciendo los diferentes sistemas de entrenamiento, medios, métodos y las diferentes cualidades físicas necesarias en nuestras sesiones diarias de entrenamiento y en las diferentes fases de competición. Quizá sea algo pretencioso tratar de generalizar sobre algo que depende de tantos factores, pero no por ello debemos dejar de intentarlo.

Antes de empezar, si considero necesario tener en cuenta algunas cuestiones o conceptos que van a determinar claramente el desarrollo del artículo:

• La planificación general en el baloncesto está basada principalmente en el aprendizaje y entrenamiento de la técnica, táctica, estrategia motriz y general

• Cada equipo es diferente (está formado por personas diferentes, competiciones diferentes...), lo cual hace muy difícil generalizar

(29)

• Planificar, por tanto, es de una gran complejidad por la dificultad en el establecimiento de los objetivos de rendimiento, por el número y características de los jugadores, de los técnicos relacionados con la competición, y de la variedad de factores implicados. Por todo ello, la planificación tiene que ser FLEXIBLE para poder adaptarnos a las diferentes situaciones y reorientar el programa. Al mismo tiempo debe ser UNICA, es decir, debe contemplar de forma homogénea e integral todo el conjunto de factores de rendimiento que influyen; y, además, ajustándose de una manera PERSONALIZADA a las características adaptativas de cada jugador, acordes con sus funciones en el juego y su estado de desarrollo.

Cómo podéis haber intuido ya no sólo es posible, sino también necesario, hacer al mismo tiempo la preparación física, técnica y táctica. Lógicamente, para poder realizarlo es necesario tener un conocimiento exhaustivo de las características de nuestro deporte, desde cualquier perspectiva. Ya que estamos centrándonos más en el aspecto físico, simplemente quiero recordar cómo es este deporte.

Un aspecto determinante, a la vista de los datos relativos a tiempos de pausa y participación…, es la importancia para el jugador de baloncesto, de su potencia anaeróbica aláctica, y en menor medida de su capacidad anaeróbica aláctica.

Este tipo de acciones encuadradas dentro del anaerobismo aláctico, difícilmente llevan al agotamiento (se necesitan 20 segundos para recuperar el 50% de esta fuente

energética), por lo que parece evidente que el jugador utilice preferentemente esta fuente energética, ya que después de los 7-8 segundos de práctica vendrá un tiempo de pausa que favorecerá la vuelta a un ritmo aeróbico, permitiendo recuperar el sistema anaeróbico aláctico. De aquí, que la potencia aeróbica sea necesario desarrollarla con dos objetivo: uno, para poder soportar los 40 minutos de partido y retrasar la aparición de la fatiga; dos, para favorecer la recuperación.

De esto, podemos definir al baloncesto como un deporte fundamentalmente de fuerza y velocidad.

Como consecuencia de todo lo anterior es necesario recurrir a un modelo integral de la planificación. La capacidad deportiva para obtener el rendimiento óptimo no sólo depende del nivel de desarrollo de factores como la condición física, sino que se amplía con otros ámbitos como las capacidades tácticas, técnicas, psicológicas y sociales. Según Antón (1994) se define entrenamiento integrado como la preparación integral física-técnica-táctica consistente en favorecer el desarrollo de las cualidades en el contexto en que intervienen en competición. Este tipo de entrenamiento supone integrar en la misma sesión el factor físico, en sus parámetros de volumen e intensidad: el factor psicológico, el factor técnico y el factor táctico, con sus ajustes espacio-temporales a compañeros y adversarios.

Por último, es necesario señalar los dos sistemas de referencias que muestran la planificación en el baloncesto. Por un lado, la planificación general del equipo, cuyo referente es el rendimiento en competición, y por el otro lado, la planificación individual de los jugadores, cuyos referentes básicos son el nivel de desarrollo y el

(30)

estado de forma de cada jugador. Lógicamente esta última va a venir determinada fundamentalmente por la edad biológica del jugador (no será lo mismo planificar para jugadores infantiles que para jugadoras cadetes…)

¿Qué variables debemos tener en cuenta en la planificación?

• Las características específicas del baloncesto

• Sistema y calendario de competiciones (cantidad de competiciones, el sistema de competiciones...). El problema fundamental que se plantea en estos largos períodos competitivos es el logro sostenido de altos niveles de rendimiento del equipo y el mantenimiento del estado de forma de los jugadores

• Composición de la plantilla de jugadores (número total de jugadores y años de permanencia en el equipo, calidad y experiencia competitiva de los jugadores, características dominantes de los jugadores, plantillas cortas o largas, equipos consolidados y con experiencia o equipos nuevos recién ascendidos)

• Concepción general del juego, sistemas y funciones a desarrollar. El tipo de juego que se desea desarrollar prioriza la dominancia de algún factor de rendimiento (defensa presionante, contraataque...)

• Características individuales de los jugadores (jugadores de desarrollo acelerado y rendimiento precoz…)

• Características del club y de los entrenamientos (número total de horas a entrenar, nº de sesiones por semana, horario de entrenamiento,

material…)

¿Qué medios tenemos para entrenar?

Los medios de entrenamiento son el conjunto de actividades que realizan los jugadores para alcanzar los objetivos previstos en la planificación. Los medios están formados, fundamentalmente, por los ejercicios físicos que se realizan en los entrenamientos y la competición. Podemos distinguir dos clases diferentes de medios de entrenamiento: MEDIOS ESPECIFICOS Y MEDIOS BASICOS.

MEDIOS ESPECIFICOS

Son aquellos que se desarrollan en un contexto semejante al de la

competición. Este tipo de cargas tienen una incidencia compleja en todos los factores de rendimiento. Constituyen el mejor medio para

incrementar el rendimiento de jugadores y equipos al estimular el sistema, en las mismas condiciones en que será requerido en la competición. Centrándonos en los factores físicos, el entrenamiento específico es, por sí mismo, el mejor estímulo para la mejora de las cualidades físicas específicas.

MEDIOS BASICOS

Son todos aquellos que se desarrollan en condiciones ajenas a las propias de la competición. Tienen una orientación más definida que los medios específicos, puesto que inciden prioritariamente sobre algún factor concreto de rendimiento.

(31)

Si hacemos referencia a las cualidades físicas relacionadas con el baloncesto, que fundamentalmente son:

• Velocidad de reacción (discriminativa o electiva/global o segmentaria) • Capacidad de aceleración y velocidad gestual (cambios de ritmo,

dirección…)

• Fuerza explosiva, elástica explosiva y reflejo-elástico-explosiva

• Resistencia a la velocidad, a la fuerza explosiva y resistencia de media y larga duración ante esfuerzos intermitentes,

Parece que los estímulos específicos son insuficientes para garantizar las necesidades propias de una temporada o de la vida deportiva de los jugadores. Es necesario someter a los jugadores a cargas básicas condicionales teniendo en cuenta lo siguiente:

• La resistencia aeróbica de baja intensidad sólo puede ser tratada con el objetivo de recuperación o tras períodos de larga convalecencia. Aunque también debe ser considerada muy importante en el trabajo con

jugadores de categorías inferiores como minibasket e infantil

• La resistencia mixta por medio de esfuerzos intermitentes medios-cortos, y con cambios de ritmo, es una carga básica eficaz, fundamentalmente a partir de la categoría de cadete

• Estímulos de fuerza con cargas elevadas y máximas son necesarios para aumentar las capacidades de energía rápida y para evitar lesiones articulares, aunque las cargas elevadas no deben ser utilizadas hasta la categoría de Junior. Previamente el trabajo deberá haber sido

fundamentalmente dirigido hacia la fuerza velocidad y fuerza resistencia, a través de ejercicios por parejas, etc.

• La flexibilidad específica es tanto una cualidad de rendimiento, como de recuperación y profilaxis.

• Las cargas básicas para facilitar la recuperación son muy necesarias. Utilizaremos medidas ergogénicas, ejercicios de baja intensidad y de flexibilidad, juegos y actividades lúdicas…

Respecto a la fuerza, parece que ocupa en este apartado un capítulo central, ya que la mayor parte de las acciones relevantes para el resultado son de alta y muy alta

intensidad (desplazamientos, lanzamientos, saltos y paradas, arrancadas, situaciones de oposición y contacto). En cuanto a la resistencia, el trabajo específico, siempre que se garantice los niveles de intensidad propios de la competición, y se prolongue

adecuadamente es un estímulo muy adecuado para la resistencia específica. La necesidad de establecer cargas básicas no está tan claro.

Respecto a la velocidad, la eficacia no depende de la capacidad para desplazarse lo más rápidamente posible, sino de la capacidad para ajustar la velocidad/el ritmo de las conductas a la situación de juego. En otras palabras, la velocidad depende, siempre que estén garantizados los mecanismos de aporte rápido de energía -fuerza-, de los factores informacionales -tomas de decisión- y de la calidad de los ajustes motores. Por

(32)

específico. El entrenamiento básico de esta cualidad solo se orienta hacia la adquisición de fuerza y la mejora de la calidad de los factores motores

En general, podemos decir que a medida que avanza la temporada aumentan los medios específicos a utilizar y disminuyen los medios básicos, de la misma forma que a medida que tenemos jugadores más formados será necesario utilizar medios más específicos.

2. PROGRAMACION POR PERIODOS

Principios generales a aplicar en la programación:

• Las cargas generales no suponen un estímulo significativo en la

adaptación de los deportistas de élite, y sí en los jugadores en formación. El corto período preparatorio imposibilita las propuestas de largas ondas adaptativas de este tipo de cargas

• La acumulación de cargas físicas de orientación específica, en cortos períodos de tiempo, provocan efectos adaptativos rápidos, ya que producen efectos complejos sobre todos los factores de rendimiento • Durante los largos períodos de competición, las programaciones se

diseñan en microestructuras, coincidentes con las semanas de entrenamiento en su mayoría, que agrupan las fases de carga, competición y recuperación de forma cíclica y repetitiva, con pocas modificaciones, a lo largo de todo el período. Gracias a esta

microestructuración de las cargas, conseguimos el mantenimiento del estado de forma a lo largo de toda la temporada

En el baloncesto, la periodización de la temporada se suele dar en las siguientes fases: • PRETEMPORADA

Anterior al inicio de la competición, de duración relativamente corta, cuyo objetivo fundamental es la adquisición del nivel de adaptación individual y colectivo que permita iniciar la competición con el rendimiento esperado.

• TEMPORADA

Período muy largo cuyos objetivos se concretan en el mantenimiento y en la optimización del estado de forma para el logro de los rendimientos previstos.

• TRANSICION O DESCANSO ACTIVO

Orientado hacia la recuperación de los efectos de la competición 3. PRETEMPORADA

La pretemporada es el período previo al inicio de la competición, con una duración entre 6 y 9 semanas, cuyos objetivos fundamentales son:

• Conseguir un alto nivel de rendimiento del equipo al inicio de la temporada

• Adquirir un estado de forma individual que permita satisfacer las necesidades de juego del equipo

(33)

¿Qué consideraciones debemos tener en la pretemporada?

Los jugadores más experimentados, gracias a los procesos de adaptación a largo plazo, no necesitan ni cargas generales ni largos períodos de adaptación. Los jugadores jóvenes, tienen una mayor disponibilidad a someterse a cargas más generales, coherentes con sus necesidades de desarrollo.

No hay uniformidad en la condición física del grupo, luego será necesario hacer una preparación individualizada. Una dificultad de esto es que no se conoce con exactitud el nivel de entrenamiento de cada jugador.

Las cualidades físicas a trabajar durante la pretemporada serán fundamentalmente la resistencia orgánica, la flexibilidad, la fuerza-resistencia, la fuerza máxima, factores de velocidad, coordinación, equilibrio y agilidad. A medida que progresamos en la

pretemporada deberemos centrarnos exclusivamente en la resistencia específica, fuerza rápida y explosiva y velocidad.

La pretemporada, se puede dividir en los siguientes períodos: • PRIMER PERIODO

De 3 o 4 días de duración, su objetivo básico es iniciar las adaptaciones biológicas a las cargas de entrenamiento. Las cargas son

fundamentalmente físicas, y orientadas hacia la resistencia aeróbica, la fuerza resistencia (circuitos, autocargas, ejercicios globales) y la flexibilidad.

• SEGUNDO PERIODO (4-5 Microciclos o semanas de entrenamiento) Los objetivos de este período se centran en:

o Conocer los objetivos, estrategias y las tácticas básicas del equipo

o Adquirir/recuperar los patrones de la motricidad específica y sus

ajustes

o Adquirir el nivel adaptativo físico específico que requiere cada

deporte.

o Adquirir la reserva condicional para el período de competiciones

Los medios que se utilizan son básicos y específicos, con una mayor frecuencia de los primeros sobre los segundos. Durante todo este período predomina el volumen sobre la intensidad.

TECNICA: Las cargas motrices básicas son muy frecuentes. Se deben elaborar a partir de la lógica interna del baloncesto. Se utilizan a modo de cargas de contraste y

transferencia en relación a las cargas físicas y forma parte de la mayor parte de los calentamientos. Su frecuencia y duración va de más a menos, en sentido inverso a las cargas específicas.

CONDICION FISICA: En el baloncesto, podemos observar una clara tendencia hacia las manifestaciones de la fuerza rápida:

• Las manifestaciones de fuerza ocupan la mayor parte de los entrenamientos de orientación física.

(34)

• En el caso de equipos de base, como cadetes, el trabajo de fuerza irá fundamentalmente dirigido hacia un desarrollo de la resistencia muscular, del trabajo de fuerza-resistencia. En el caso de equipos de categorías aún inferiores, este trabajo debe realizarse con mucha precaución y no será prioritario.

• La mayor parte de las cargas se orientan hacia el tren inferior, puesto que suelen soportar la mayor parte de las conductas de competición.

• Las cargas de fuerza evolucionan, dentro de los márgenes propuestos, primero hacia un aumento de la magnitud de la masa a desplazar, intentando mantener unos mínimos de velocidad, para pasar después a disminuir la carga e incrementar la velocidad, aproximándose a la estructura de movimiento de la competición.

• Las cargas básicas de fuerza se complementa con el trabajo de técnica, de forma que vayan adquiriendo los ajustes precisos para los movimientos en competición.

Respecto a las cargas de resistencia su diseño tiene las siguientes características: • Las cargas no específicas orientadas hacia la mejora de la resistencia son

pocas, y los ejercicios deben estar estructurados de forma semejante a la lógica interna del baloncesto. En general, los ejercicios son de intensidad variable (medio-alta y alta), interválicos de corta duración y con pausas cortas

• Los ejercicios para la mejora de la motricidad específica, especialmente los desplazamientos y la combinación con otros elementos, son un excelente estímulo para la resistencia

• Las cargas específicas son, evidentemente, la mejor propuesta para la mejora de la resistencia específica y el retraso en la aparición de la fatiga • La evolución de las cargas de resistencia se produce automáticamente por

el incremento de las cargas específicas en la segunda parte de este período y la desaparición de las cargas básicas.

• En el caso de equipos de base con jugadores en formación, debemos prolongar aún más el desarrollo de la resistencia.

Las cargas específicas son menos frecuentes y de menor duración en las primeras 2-3 semanas, para pasar a una mayor frecuencia y mayor duración en las 2 últimas semanas. En esta segunda fase, las cargas específicas son de mayor volumen que las propias de la competición para estimular los mecanismos que retrasan la aparición de la fatiga

específica.

En la última parte de este período, es conveniente la celebración de algún partido de competición, aún en condiciones de fatiga acumulada, contra equipos de nivel inferior que permitan poner en práctica los aprendizajes adquiridos y evaluar el grado de eficacia de los mismos

• TERCER PERIODO

Este periodo, de 2-3 semanas de duración, tiene como objetivos adecuar las adaptaciones individuales adquiridas a las necesidades de la

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :