• No se han encontrado resultados

NOVENA AL ESPIRITU SANTO

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "NOVENA AL ESPIRITU SANTO"

Copied!
28
0
0

Texto completo

(1)

NOVENA AL ESPIRITU SANTO

Viernes, 27 de mayo. PRIMER DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

¡Ven, Espíritu Santo!

Y envíanos desde el cielo un rayo de Tu Luz para iluminarnos.

Pidamos la Gracia del Espíritu Santo.

Solo una cosa es importante: la salvación eterna. Por tanto, sólo una cosa es de temer: el pecado. El pecado es el resultado de la ignorancia, la debilidad y la indiferencia. El Espíritu Santo es el Espíritu de Luz, de Fuerza y de Amor. Con sus siete dones ilumina la mente,

fortalece la voluntad e inflama el corazón con el amor de Dios. Para asegurar nuestra salvación, debemos invocar al Espíritu Divino todos los días, porque ‘El Espíritu ayuda en nuestra

debilidad’.

Oremos

Dios todopoderoso y eterno, que te has encomendado regenerarnos por el agua y el Espíritu Santo, y nos has dado el perdón de todos los pecados, puedes enviarnos desde el cielo tu Espíritu séptuple: el Espíritu de Sabiduría y Entendimiento, el Espíritu de

Consejo y Fortaleza, Espíritu de Conocimiento y Piedad, y llénanos del Espíritu del Santo Temor de Dios. ¡Amén!

(2)

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

(3)

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

(4)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Sábado, 28 de mayo. SEGUNDO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

¡Ven ya, Padre de los pobres!

Luz que penetra en las almas.

Dador de todos los dones.

Pidamos el Don del Temor de Dios

El don del Temor de Dios nos llena de un respeto soberano por Dios, y nada nos hace temer tanto como ofenderlo por el pecado. Es un temor que surge, no del pensamiento del infierno, sino de sentimientos de reverencia y sumisión filial a nuestro Padre celestial. Es el Temor de Dios el comienzo de la sabiduría, que nos separa de los placeres mundanos que podrían de alguna manera separarnos de Dios. ‘Los que temen al Señor prepararán su corazón, y delante de El santificarán sus almas’.

¡Ven, oh, Bendito Espíritu del Santo Temor de Dios! Penetra en lo más íntimo de mi corazón, para que pueda ponerte, mi Señor y mi Dios, dentro de mí ser para siempre. Ayúdame a evitar todo lo que pueda ofenderte y hazme digno de comparecer ante los ojos puros de Tu Divina Majestad en el cielo, donde vives y reinas en la unidad del Padre y del Hijo, por los siglos de los siglos. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Oremos

(5)

Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

(6)

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

(7)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Domingo, 29 de mayo. TERCER DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Fuente de todo consuelo.

Amable huésped de alma.

Paz en las horas de duelo.

Pidamos el Don de la Piedad

El don de la Piedad engendra en nuestro corazón un afecto filial por Dios como nuestro Padre más amoroso. Nos inspira a amar y respetar por Su causa a las personas y cosas consagradas a Él, así como a quienes están investidos de Su autoridad, Su Santísima Madre Maria y los Santos, la Iglesia y su Vicario en la tierra - el Papa Francisco, nuestros padres y superiores, nuestro país y sus gobernantes. Aquel que está lleno del don de la Piedad encuentra en la práctica de la religión, no un deber de obligación, sino un servicio delicioso. Donde hay amor, no hay trabajo.

¡Ven, Bendito Espíritu de Piedad! Toma posesión de mi corazón. Enciende en él tal amor por Dios, que pueda encontrar satisfacción solo en Su servicio, y por Su amor me someta

amorosamente a toda autoridad legítima. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Oremos

(8)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

(9)

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

(10)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Lunes, 30 de mayo. CUARTO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Eres pausa en al trabajo.

Brisa en un clima de fuego.

Consuelo en medio del llanto.

Pidamos el Don de la Fortaleza

Mediante el don de la fortaleza, el alma se fortalece contra el miedo natural y se apoya hasta el final en el cumplimiento del deber. La fortaleza imparte a la voluntad un impulso y una energía que la mueven a emprender sin vacilación las tareas más arduas, a afrontar los peligros, a pisotear el respeto humano y a soportar sin quejarse el lento martirio de la tribulación de la vida. “El que persevere hasta el fin, será salvo”.

¡Ven, oh Bendito Espíritu de Fortaleza! Sostiene mi alma en tiempo de angustia y adversidad.

Sostiene mis esfuerzos en pos de la santidad. Fortalece mi debilidad. Dame valor contra todos los asaltos de mis enemigos, para que nunca sea vencido y separado de

Ti, Dios mío y Bien Mayor. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

Oremos

(11)

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

(12)

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

(13)

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Martes, 31 de mayo. QUINTO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

¡Ven, Luz Santificadora!

Y entra hasta el fondo del alma de todos los que te adoran.

Pidamos el Don del Conocimiento

El don del Conocimiento permite al alma evaluar las cosas creadas en su verdadero valor - en su relación con Dios. El Conocimiento desenmascara la pretensión de las criaturas, revela su vacuidad y señala su único propósito verdadero como instrumentos al servicio de Dios. Nos muestra el cuidado amoroso de Dios, incluso en la adversidad y nos dirige a glorificarlo en cada circunstancia de la vida. Guiados por su luz, ponemos lo primero en primer lugar y valoramos la amistad de Dios por encima de todo. “El conocimiento es fuente de vida para el que lo posee”.

¡Ven, oh Bendito Espíritu del Conocimiento! Concédeme que pueda percibir la voluntad del Padre. Muéstrame la nada de las cosas terrenales para que pueda darme cuenta de su vanidad y usarlas solo para Tu gloria y mi propia salvación, mirando siempre más allá de ellas hacia Ti y Tus recompensas eternas. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser Oremos

(14)

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

(15)

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

(16)

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Miércoles, 1ro. de junio. SEXTO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos;

y el pecado nos domina.

Pidamos el Don del Entendimiento

El Entendimiento, como un don del Espíritu Santo, nos ayuda a captar el significado de las verdades de nuestra santa religión. Por la fe las conocemos, pero al comprender aprendemos a apreciarlas y disfrutarlas. Nos permite penetrar en el significado interno de las verdades

reveladas y, a través de ellas, ser avivados a la novedad de vida. Nuestra fe deja de ser estéril e inactiva, pero inspira un modo de vida que da testimonio elocuente de la fe que está en nosotros. Comenzamos a percibir a Dios en todas las cosas agradables y crecemos en el conocimiento de Dios’.

¡Ven, oh Espíritu de entendimiento! Ilumina nuestras mentes para que conozcamos y creamos todos los misterios de la salvación. Que podamos merecer al fin ver la Luz Eterna en Tu luz; y en la luz de la gloria tener una visión clara de Ti, del Padre y del Hijo. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

Oremos

(17)

mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

(18)

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

(19)

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Jueves, 2 de junio. SEPTIMO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Lava nuestras inmundicias.

Fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas.

Pidamos el Don de Consejo

El don de Consejo dota al alma de una prudencia sobrenatural que le permite juzgar con prontitud y rectitud lo que debe hacer; especialmente en circunstancias difíciles. El don de Consejo aplica los principios proporcionados por el conocimiento y la comprensión a los innumerables casos concretos que enfrentamos en el curso de nuestro diario vivir como

padres, maestros, servidores públicos y ciudadanos cristianos. El Consejo es un sentido común sobrenatural, un tesoro invaluable en la búsqueda de la salvación. “Por encima de todas estas cosas, ruega al Altísimo para que enderece tu camino en la verdad”.

¡Ven, Espíritu de Consejo! Ayúdame y guíame en todos mis caminos, para que siempre haga tu santa voluntad. Inclina mi corazón a lo bueno; apártalo de todo lo que es malo y dirígeme por la senda recta de tus mandamientos hacia la meta de la vida eterna que anhelo. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, Oremos

(20)

mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

(21)

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

(22)

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Viernes, 3 de junio. OCTAVO DÍA DE LA NOVENA AL ESPÍRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Doblega nuestra soberbia.

Calienta nuestra frialdad.

Endereza nuestras sendas.

Pidamos el Don de la Sabiduría

Encarnando todos los demás dones, así como la caridad abarca todas las demás virtudes, la Sabiduría es el más perfecto de los dones. De la sabiduría está escrito, “todas las cosas buenas se me fueron dadas por ella, e innumerables riquezas a través de sus manos”. Es el don de la Sabiduría la cual fortalece nuestra fe, fortifica la esperanza, perfecciona la caridad y promueve la práctica de la virtud en el más alto grado. La sabiduría ilumina la mente para discernir y disfrutar de las cosas divinas, en cuyo aprecio los gozos terrenales pierden su sabor; mientras que la Cruz de Cristo produce una dulzura divina según las palabras del Salvador: ‘’Toma tu cruz y sígueme, porque dulce es mi yugo y ligera mi carga”.

¡Ven, oh Espíritu de Sabiduría! Revela a mi alma los misterios de las cosas celestiales, su inmensa grandeza, poder y belleza. Enséñame a amarlos más allá de todas las alegrías y satisfacciones pasajeras de la tierra. Ayúdame a alcanzarlos y poseerlos para siempre. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, mi Luz, mi Guía, Oremos

(23)

mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

(24)

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

(25)

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Sábado, 4 de junio. NOVENO DIA DE LA NOVENA AL ESPIRITU SANTO + En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

Concede a aquellos que ponen en Ti su fe y su confianza, tus siete sagrados dones.

Danos virtudes y méritos.

Danos una buena muerte, y contigo el gozo eterno.

¡Amén! ¡Aleluya!

Pidamos los Frutos del Espíritu Santo

Los dones del Espíritu Santo perfeccionan las virtudes sobrenaturales al permitimos practicarlas con mayor docilidad a la inspiración divina. A medida que crecemos en el conocimiento y amor de Dios bajo la dirección del Espíritu Santo, nuestro servicio se vuelve más sincero y generoso.

La práctica de la virtud se perfecciona. Estas acciones virtuosas hacen que el corazón se llene de gozo y consuelo. Tales virtudes se conocen como los Frutos del Espíritu Santo. Estos Frutos a su vez hacen más atractiva la práctica de la virtud y se convierten en un poderoso incentivo para esfuerzos aún mayores en el servido de Dios, para servir a Quien ha de reinar.

¡Ven, oh Espíritu Divino, llena mi corazón con tus frutos celestiales! Concédeme tu Caridad, Gozo, Paz, Paciencia, Benignidad, Bondad, Fe, Apacibilidad y Templanza. Que con ellos nunca me canse en el servicio de Dios, sino que por la continua fiel sumisión a Tu inspiración pueda merecer estar eternamente unido a Ti en el amor del Padre y del Hijo. ¡Amén!

Un Padre Nuestro Un Ave María

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. ¡Amen! (siete veces)

Hagamos Nuestra Consagración al Espíritu Santo.

Recibe ¡oh, Espíritu Santo!

La consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.

Dígnate ser

de ahora en adelante,

en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones,

mi Director, Oremos

(26)

mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Santo!

Dígnate formarme con María

y en María, según el modelo

de nuestro amado Jesús.

Gloria al Padre Creador.

Gloria al Hijo Redentor.

Gloria al Espíritu Santo Santificador.

Por los siglos de los siglos.

¡Amén!

Oración Por los Siete Dones del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo a tus apóstoles y discípulos. Concede que el mismo Espíritu perfeccione en nuestra vida la obra de Su gracia y de Su amor. Concédenos el Espíritu de Temor de Dios que nos llene con una reverencia amorosa hacia Ti; el Espíritu de Piedad para que vivamos en paz y alegría en el

servicio de Dios y los demás; el Espíritu de Fortaleza para que llevemos nuestra cruz contigo y con valentía, superando los obstáculos que interfieren con nuestra salvación; el Espíritu de Conocimiento para que podamos conocerte a ti y a nosotros mismos y

crecer en santidad; el Espíritu de Entendimiento para iluminar nuestras mentes con la luz de tu verdad; el Espíritu de Consejo que nos capacite para elegir la forma más segura de

complacerte, buscando primero Tu Reino. Concédenos el Espíritu de Sabiduría

para aspirar a las cosas que duran eternamente. Enséñanos a ser Tus discípulos fieles y anímanos en todo con tu Santo Espíritu. ¡Amén!

 

Letanía al Espíritu Santo

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros.   Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.

Espíritu del Padre y del Hijo y amor infinito del uno y del otro, santifícanos.

Trinidad Santísima, óyenos.

Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo, ven a nosotros.

Promesa del Padre, ven a nosotros.

Don de Dios altísimo, ven a nosotros.

(27)

Rayo de luz celeste, ven a nosotros.

Fuente de agua viva, ven a nosotros.

Espíritu de amor y de verdad, ven a nosotros.

Fuego abrasador, ven a nosotros.

Autor de todo bien, ven a nosotros.

Unción Espiritual, ven a nosotros.

Caridad ardiente, ven a nosotros.

Espíritu de sabiduría, ven a nosotros.

Espíritu de consejo y de fuerza, ven a nosotros.

Espíritu de ciencia y de piedad, ven a nosotros.

Espíritu de Temor del Señor, ven a nosotros.

Espíritu de gracia y de oración, ven a nosotros.

Espíritu de paz y de dulzura, ven a nosotros.

Espíritu de modestia y de inocencia, ven a nosotros.

Espíritu Consolador, ven a nosotros.

Espíritu Santificador, ven a nosotros.

Espíritu que gobiernas la Iglesia, ven a nosotros.

Espíritu que llenas el universo, ven a nosotros.

Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ven a nosotros.

Espíritu Santo imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ven a renovar la faz de la tierra, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo inspíranos la práctica de las virtudes, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.

Espíritu Santo se tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Envíanos tu Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción.

 

¡Ven Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.

¡Envía Señor tu Espíritu! Y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra.

(28)

Oremos

Oh, Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;

Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. ¡Amén!

 

+ En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amen!

         

Referencias

Documento similar

Necesitamos depender del Espíritu Santo de Dios, en todo.  Todos los hijos de Dios necesitamos depender del Espíritu Santo para tener consciencia de que somos hijos de

“tenemos” que cumplir. La Biblia dice que el amor de Dios fue derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que mora en nosotros. El Espíritu Santo vino a ocupar

En otras palabras, el Dios Padre que se ha revelado en la historia al ser humano por medio de su Hijo y en el Espíritu Santo es la vía, el camino, la experiencia, para

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos

nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por.. los siglos de

Porque no recibisteis un espíritu de esclavitud para volver a caer en temor, sino que recibisteis un espíritu de adopción, por medio del cual clamamos: “¡Abba, Padre!” El

Dios, Padre de misericordia, que ha reconciliado al mundo consigo mismo por la muerte y resurrección de su Hijo, y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te

Dios Espíritu Santo, infinito amor del Padre y del Hijo, por las manos purísimas de María, tu Esposa Inmaculada, me pongo hoy y todos los días de mi vida sobre tu