• No se han encontrado resultados

PRODUCCION DE CEREALES

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "PRODUCCION DE CEREALES"

Copied!
8
0
0

Texto completo

(1)

ESTADISTICA

DE LA

PRODUCCION DE CEREALES

EN 1939

(2)
(3)

PRODUCCIÓN TOTAL DE TRIGO EN ESPAÑA

MILLONt S Dr (N

O

MILLONES DI Q.

60

1900 20

Í959

__ __

. Á n

lb. I _-- _ a I k 1

I y nillprilr y ir v

y __

__

, . 1 . , . . I , , , ,

,,

. . .

- - _ 1 s.nt

E I

L94,E

1 ,

1910. 1.920 1930

50

30

20

50

40

30

La producción de cereales en 1939

La cosecha de cereales del año 1939 refleja en sus resultados las cir- cunstancias anormales en que se desenvolvió el año agrícola.

Los efectos de la guerra—disminución de la mano de obra y del ga- nado de trabajo, insuficiencia de abonos y de otros elementos de produc- ción—forzosamente habían de determinar una reducción de superficies y rendimientos.

La tendencia creciente de las superficies y producciones globales de los cereales de otoño, característica del período anterior al Movimiento Nacional, ha experimentado, y era forzoso, una profunda alteración en los años 1936 a 1939, la cual se manifiesta en su verdadera magnitud al comparar las estadísticas de este último año—primeras que desde la ini- ciación del Movimiento se refieren a la totalidad del país—con las corres- pondientes a períodos anteriores.

En el gráfico se muestran los resultados globales del cultivo del trigo en España a lo largo de nuestro siglo.

La extensión total sembrada en 1939 quedó por bajo de la superficie del año 1905, que era la mínima del siglo, y la producción sólo excedió a la de los años 1904, 1905 y 1907, únicos, con el de 1912, en los que la cosecha fué inferior a los 30 millones de quintales métricos.

(4)

1 125

75

1 --

Comparando los resultados de 1939 con los del quinquenio 1931-35, las variaciones están representadas por una disminución de 1.060.926 hec- táreas, el 23,28 por 100 de la superficie media quinquenal, y un descenso de 14.938.540 quintales métricos en la producción, equivalente al 34,23 por 100 de la cosecha media de aquel quinquenio.

Variaciones del mismo orden corresponden a los demás cereales. La cebada, que ocupa el segundo lugar en orden de importancia, ha expe- rimentado fuertes reducciones:

Quinquenio 1931-35 1 939

Superficie cultivado 1.895.076 Has. 1.368.457 Has.

Producción 23.942.115 Qm. 14.180.142 Qm.

La baja supone, pues, 526.619 hectáreas y 9.761.973 quintales métricos, a la media del quinquenio, variaciones que representan, respec- tivamente, el 27,78 y el 40,77 por 100 de

TRIGO dichas superficies y producciones medias.

SUPERFICIE MEDIA DE 192S 35 - La suma de las cosechas de trigo y

00

MI.... 100 centeno ha experimentado una disminu-

ción global de 16.348.854 quintales mé-

75 tricos, que supone un 33,26 por 100 de la del quinquenio antes considerado.

50 La producción total media de cerea-

50

lI 25

les de invierno para pienso (cebada y avena) fué, en el quinquenio 1931-35,

25 de 30.643.610 quintales métricos; en 1939,

de 18.965.172 quintales métricos, y el

A V VA A47A'z'ArA

descenso, por tanto, de 11.678.438 quin-

. I935 1939

1

Secano

Reoadio tales métricos, o sea el 38,11 por 100

de aquella media quinquenal.

Estos resultados estadísticos, como todos los correspondientes al año 1939, ofrecen un interés excepcional en atención a que las cosechas recogidas entonces fueron el fruto de labores, siembras y cuidados cultu- rales realizados, en gran parte, en plena guerra. Son consecuencia, por ello, de las condiciones en que se desenvolvieron las actividades rurales, no sólo en el último período de aquélla, sino durante toda la campaña, puesto que los efectos de una relativa normalidad o de una deficiente respecto

125

1926

I S: .9D ií

(5)

I 5-: E:2 1 •Secano Regadío 5 —

explotación a lo largo de la misma habían de manifestarse en los resul- tados de las cosechas de 1939,

Para la debida discriminación de los resultados estadísticos, se han agrupado las provincias españolas según

la suerte que les correspondió durante la guerra. En el primer grupo se han in- cluído aquellas que fueron siempre na- cionales o que se liberaron en el pri- mer período de la guerra y, por tan- to, pudieron ya alcanzar en 1939 una relativa normalidad productiva; en el se- gundo, aquellas que hasta la total libe- ración de España estuvieron sometidas al dominio rolo, y en el tercero, las pro- vincias que tuvieron todo el tiempo su- perficies en ambos territorios y que de- nominaremos, por brevedad, zona de guerra.

Los grupos se han constituído así:

1.° Alava, Avila, Baleares, Burgos, Cáceres, Cádiz, Coruña, Guipúz- coa, Huelva, Las Palmas, León, Logroño, Lugo, Málaga, Navarra, Orense, Oviedo, Palencia, Pontevedra, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Santan- der, Segovia, Sevilla, Soria, Valladolid, Vizcaya, Zamora y Zaragoza.

2.° Albacete, Alicante, Almería, Barcelona, Ciudad Real, Cuenca, Ge- rona, Jaén, Murcia, Tarragona y Valencia.

3.° Badajoz, Castellón, Córdoba, Granada, Guadalajara, Huesca, Lé- rida, Madrid, Teruel y Toledo.

El examen comparativo de los datos globales relativos a los cuatro principales cereales de otoño en el quinquenio 1931-35 y en 1939 nos dice que la superficie dedicada a los mismos en 1931-35 fué 7.821.307 hec- táreas, y en 1939 ha sido 5.967.530 hectáreas, lo cual supone una dife- rencia de 1.853.777 hectáreas en perjuicio de la producción de 1939.

Si se analiza lo ocurrido en cada una de las tres zonas establecidas encontramos la siguiente disminución de la superficie sembrada en el año 1939 respecto a la de 1931-35:

(6)

ZONA ROJA ESPAÑA ZONA

NACIONAL

ZONA

DE GUERRA ZONA

NACIONAL

ZONA ESPAÑA

ZONA ROJA DE GUERRA

Disminución (hectáreas). . . . 321.604 711.190 820.983 1.853.777 (1931-35 = 100) . 8,76 35,67 38,06 23,70

La comparación pone de manifiesto claramente las condiciones en que se desenvolvieron las zonas en que estuvo dividida España.

La disminución global de la producción respecto al período es la que sigue:

Disminución (miles de Q. 6.326 10.190 11.511 28.027

(1931-35 = 100) 15,9 57,6 51,7 35,1

El cuadro número 40 demuestra cómo las producciones unitarias des- cendieron poco en la zona nacional y mucho en la zona roja.

La pequeña variación de la superficie y la constancia de las produccio- nes unitarias en la zona nacional constituyen la más clara expresión del pa- triótico esfuerzo de su población rural, cuya labor inteligente y entusiasta, supliendo el forzoso desplazamiento de mano de obra desde los campos a las filas del E¡ército Nacional, permitió la relativa normalidad en la ex- plotación del campo. Por el contrario, la acentuada disminución de super- ficie y la escasa producción unitaria de la zona roja ponen de manifiesto los efectos de las destrucciones y del abandono en que estuvo el campo durante la dominación marxista.

Los principales cereales de primavera, maíz y arroz, también han expe- rimentado variaciones importantes.

La superficie ocupada por el maíz en 1939 superó en 10.316 hectáreas a la media del quinquenio 1931-35. Este aumento es el resultado de una disminución de 6.376 hectáreas en el secano y un incremento de 16.692 en el cultivo de regadío. El correspondiente aumento de la producción representa 1.338.207 quintales métricos. La cosecha ,de 1939, con 8.432.416 quintales métricos, es la máxima registrada en nuestras estadísticas. Este resultado se debe a una elevada producción unitaria, pues la superficie en 1939, aunque superior a la media del quinquenio 1931-35, ha sido menor que la ocupada por esta planta en 1908-1925, en ninguno de cuyos años llegó la producción a lo alcanzado en 1939.

(7)

- 7 -

En 1939 el arroz ocupó 43.050 hectáreas, lo que supone 3.958 hectá- reas menos que la media anual de 1931-35. Resalta el aumento de este cultivo en la provincia de Sevilla, que ha pasado de un promedio de 505 hectáreas a 2.233 hectáreas en 1939. La producción ha experimentado una disminución que representa el 39,21 por 100 de la producción media del período 1931-1935, a consecuencia del descenso de la superficie sem- brada y de la producción unitaria.

(8)

-

.-le ip -¿.-:-,J.. ',1:',. ..-(:•iciu. 2.4:4ii.::- .... .

. ,. .

,. z;:lii, Lusql

b1,40.- ' - , -,?a,-..let Ç.; ti, pieu49.-

".'

." • • 4

,

drT .2r11)"6'

Referencias

Documento similar

Volviendo a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, conviene recor- dar que, con el tiempo, este órgano se vio en la necesidad de determinar si los actos de los Estados

"No porque las dos, que vinieron de Valencia, no merecieran ese favor, pues eran entrambas de tan grande espíritu […] La razón porque no vió Coronas para ellas, sería

Tras establecer un programa de trabajo (en el que se fijaban pre- visiones para las reuniones que se pretendían celebrar los posteriores 10 de julio —actual papel de los

Parece, por ejemplo, que actualmente el consejero más influyente en la White House Office con Clinton es el republicano David Gergen, Communications Director (encargado de la

Por PEDRO A. EUROPEIZACIÓN DEL DERECHO PRIVADO. Re- laciones entre el Derecho privado y el ordenamiento comunitario. Ca- racterización del Derecho privado comunitario. A) Mecanismos

En cuarto lugar, se establecen unos medios para la actuación de re- fuerzo de la Cohesión (conducción y coordinación de las políticas eco- nómicas nacionales, políticas y acciones

D) El equipamiento constitucional para la recepción de las Comisiones Reguladoras: a) La estructura de la administración nacional, b) La su- prema autoridad administrativa

b) El Tribunal Constitucional se encuadra dentro de una organiza- ción jurídico constitucional que asume la supremacía de los dere- chos fundamentales y que reconoce la separación