PDF superior ¿Qué puede hacer el Estado por la democracia? (Tema central).

¿Qué puede hacer el Estado por la democracia? (Tema central).

¿Qué puede hacer el Estado por la democracia? (Tema central).

L a d eb ilid ad del E stado latin o ­ am ericano, m anifestada en las perm a­ n entes c risis de au to rid ad , tiene un antecedente histórico: la independencia de España destruyó un tipo de autoridad. - la expresada por la corona- y convirtió en una tarea titánica el establecimiento de una nueva autoridad central, fuerte y legítima. Solamente Brasil, gracias a la transición pacífica de la colonia a la independencia de Portugal, no tuvo que reconstruir sobre escombros25. Muy difícil ha sido a lo largo de la historia republicana establecer, en otros países como el Ecuador, la vigencia de la ley y el orden, excluir y deslegitimar la violencia política privada y desterrar el frau d e e le c to ra l, con la fin alid ad de construir un Estado m oderno, con una autoridad no patrim onialista (no carac­ terizada por la corrupción y el cliente- lism o) sino legal y racional, según la terminología weberiana26.
Mostrar más

16 Lee mas

Democracia y partidos políticos (Tema Central: Partidos políticos)

Democracia y partidos políticos (Tema Central: Partidos políticos)

no es sólo contra los partidos políticos, sino contra todas esas élites que han gobernado el país. Muchos de los nom- brados como Ministros de Estado durante este último período democrático, han llegado desde la no política, de las empresas con el título de grandes administradores que vienen a salvar a la cosa pública y ellos al igual que los subsecretarios, directores, gerentes, asesores y toda esa gran masa burocrática de libre remoción son con sus acciones u omisiones responsables de este desprestigio político, pues la ciudadanía no hace discrímenes de su ori- gen sino que también los encuadran como políticos. Pero estos miles de ecuatorianos, son familiares de todos aque- llos que despotrican contra la política sin hacer un análi-
Mostrar más

7 Lee mas

El Estado contra la democracia (Tema central).

El Estado contra la democracia (Tema central).

el peplo o túnica que tejía durante el día. Intentar hoy una crítica del Estado , puede resultar tan vanal como redundante, no sólo porque este tradicional oficio de la izquierda ha sido retomado desde hace una década con sospechoso ahínco por la derecha neoliberal, sino porque, convencidos todavía de que el Estado es necesario, tendríamos que limitarnos a cuestionar su forma y sus funciones, el m anoseado tópico de su volum en y eficacia, y el de su misma racionalidad política. Sin embargo, la urgente reforma del Estado, que el mismo Estado parece asumir como una necesidad, nos llevaría a enfocar ese problema fundamental al que aludíamos más arriba, y que en substancia debería orientar la posible reforma: las relaciones entre el Estado y la sociedad civil en el actual contexto democrático, y tomando la democracia como el principal objetivo de dicha reforma.
Mostrar más

19 Lee mas

Participación ciudadana, democracia y buen vivir (Tema Central)

Participación ciudadana, democracia y buen vivir (Tema Central)

La Asamblea Nacional Constituyente está tra- bajando sobre estos temas y tenemos la convicción que lo hará justamente para garantizar este cam- bio profundo en la manera de hacer democracia, promoviendo la participación cada vez más amplia y responsable de la sociedad civil en la gestión pública, en la orientación y realización del desa- rrollo, entendido éste como la ampliación de las capacidades colectivas e individuales, en la cons- trucción del buen vivir para todos y todas. De este modo podremos superar no solo los impactos nega- tivos del neoliberalismo sino también sus caducos paradigmas.
Mostrar más

7 Lee mas

Descentralización : desafío de la democracia y el desarrollo (Tema Central)

Descentralización : desafío de la democracia y el desarrollo (Tema Central)

En este sentido, mucho más relevante que las posibles diferencias ideológicas es el hecho de que hay partidos políticos de Quito y partidos políticos de Guayaquil; es decir, una forma de hacer y entender la política desde la costa y otra de la sierra. El cuento “del poncho y de la gua- yabera”, que mantiene al país inexorablemente bifurcado desde sus orígenes, se proyecta casi en todos los ámbitos del quehacer nacional. Celosa- mente se combate toda forma de liderazgo co- munitario o provincial y las élites proclaman, sin ningún escrúpulo, la necesidad de controlar des- de arriba todo intento de participación que no guarde estricta concordancia con las pretensio- nes o proyectos, inclusive personales, de la diri- gencia nacional. A nivel de provincias se prefie- re tener lugartenientes o sucursales de propagan- da que oficien de intermediarios con la clientela electoral generada sobre la base del reparto del botín de la administración de las entidades y em- presas de servicio público y de su sistema irregu- lar y manipulado de contratación pública.
Mostrar más

6 Lee mas

¿Más allá de la democracia representativa procedimental? (Tema Central)

¿Más allá de la democracia representativa procedimental? (Tema Central)

espejo donde él se refleja. Él es el Cau- dillo, somos la Masa. Pero ninguno de nosotros puede ser Evo… porque se di- luiría la excepcionalidad de su figura: sólo él fue y es el primer presidente in- dígena o el primer indígena presidente” (F. Mayorga 2009: 114). Morales cuya niñez en la pobreza es igual a la de la mayoría de indígenas relata: “siempre recuerdo a las grandes flotas que transi- taban por la carretera, repletas de gente que arrojaban cáscaras de naranja o plá- tano. Yo recogía esas cáscaras para comer. Desde entonces una de mis aspi- raciones mayores era viajar en alguno de esos buses” (en Stefanoni y Do Alto 2006: 94). Evo no se imaginó que llega- ría a ser jefe de estado. Morales es supe- rior pero es igual a todos pues además de ser el presidente de la república, pre- side el MAS y sigue siendo el presidente del sindicato de cocaleros. Su historia política está ligada al sindicalismo. Su li- derazgo se ha construido desde abajo y se basa en los consensos entre diferen- tes organizaciones sindicales.
Mostrar más

21 Lee mas

Una democracia de rostro populista (Tema Central)

Una democracia de rostro populista (Tema Central)

tales gobiernos deben concertar acuer- dos con la oposición que puede ser ma- yoría en el Congreso. Tampoco puede hacerse de los oídos sordos frente a la crítica de la opinión pública y de la ac- ción de accountability ejercida por los medios masivos de comunicación social. Ello hace que el reformismo de los go- biernos no populistas sea de lenta madu- ración. Los resultados de tales políticas sociales no pueden ser espectaculares y ello les hace perder efectividad política frente a los sectores mayoritarios de la población. La negociación de los acuer- dos con la oposición, con los gremios empresariales y laborales, les obliga a tales gobiernos a reducir el universo de los destinatarios y beneficiarios de las po- líticas sociales. Otro limitante es la exis- tencia de instancias técnicas a nivel estatal, cuyo poder de veto en las demo- cracias no populistas suele ser un freno para políticas de alta rentabilidad política pero de dudosa eficacia técnica.
Mostrar más

18 Lee mas

La consolidación hegemónica de la democracia radical en Venezuela 2002-2004 (Tema Central)

La consolidación hegemónica de la democracia radical en Venezuela 2002-2004 (Tema Central)

35 Al respecto, en Venezuela, se adelanta tanto en los medios de comunicación social, co­ mo en los círculos académicos un interesante debate sobre el tema. Para algunos secto­ res, ligados a la oposición, el gobierno de Chávez h1 desmontado tdo el ap1rataje for­ mal de la democracia en el país, sumiéndonos en un deorden estructural. Para tros, cer­ canos al chavismo, la promulgación de la CRBV, la inclusión de otros poderes aparte del Ejecutivo, legislativo y Judicial, han conducido a una profundización de la democracia. En todo caso, creemos que ambas interpretaciones están ajustadas a la realidad, pues or una parte hay que reconocer que el chavismo desmontó buena pate de los instrumentos institucionales que hicieron posible las relaciones consensuales de funcionamiento entre los actores sociales y pollticos, pero por la tra agregó nuevas estrategias que propenden al establecimiento e una hegemonía de las fuerzas sociales agregadas en torno al lide­ razgo del presidente Chávez. Un ejemplo de la primera aproximación puede encontrarse en expresiones como la siguiente: " El presidente Cháez desprecia el orden jurídico vi­ gente, desprecia los poderes constituidos de acuerdo con la Carta Magna, desprecia las decisiones de la Corte Suprema de Justician, emitidas or un articulista de un diario re­ gional, proeor universitario y aogado, Rafael Diaz Blanco (2002).
Mostrar más

33 Lee mas

Democratizar la democracia : el reto de la nueva Constitución (Tema Central)

Democratizar la democracia : el reto de la nueva Constitución (Tema Central)

La unicameralidad le brinda mayor agilidad al sistema decisional, aunque puede dificultar la adecuada representación de los territorios y genera menos condiciones para los consensos. La bicamera- lidad abre más posibilidades para la representación tanto de la población como de los territorios, por tanto sus acciones responden a procesos consensua- dos en los que necesariamente se limita la capaci- dad decisional del Presidente, por ejemplo, man- tener su potestad de veto parcial pero no el poder de enmienda. Este entramado sacrifica “la dinámica legislativa” en favor de ampliar la base política de los acuerdos.
Mostrar más

8 Lee mas

Tolerancia y democracia (Tema central)

Tolerancia y democracia (Tema central)

que la violencia aparece como el medio más idóneo para alcanzar este particu­ lar fin. El intolerante se inspira en la voluntad de poder que anula los dere­ chos del individuo con el cual estable­ .ce un tipo de relación de subordinación. El intolerante anula los valores· demo­ cráticos. No olvidemos que además de la intolerancia física también existe ull tipo de intolerancia intelectual que si bien no recurre a la violencia en su for• ma más evidente, ejerce del mismo inodo la .coacción al pretender impedir la libertad de expresión de los otros. Res­ pecto a lo anterior es necesario distin­ guir dos falsos problemas referidos al ejercicio de la tolerancia en el Estado liberal-democrático: uno es representa­ do por la tolerancia entendida como in­ diferencia y el otro por aquella concep­ ción que considera a la intolerancia como sinónimo de rigor y firmeza.26 Lo pri­ mero sucede cuando la tolerancia es in­ terpretada como licencia para hacer cual­ quier cosa y como indulgencia absoluta hacia el culpable, es decir, como con­ descendencia hacia "el mal" y hacia "el error'.', ya sea por falta de principios, por la decisión de vivir sin problemas o por simple ceguera de frente a los valo­ res de la convivencia. esta posición po­ dría ser representada por la siguiente fra-
Mostrar más

17 Lee mas

Proceso decisorio y democracia : impases y coaliciones en el gobierno de Lula (Tema central)

Proceso decisorio y democracia : impases y coaliciones en el gobierno de Lula (Tema central)

mitación de la reforma de la Seguridad Social mostró que el poder Ejecutivo consiguió establecer acuerdos y aprobar la reforma. El proyecto aprobado, sin embargo, presentaba significativas dife­ rencias en relación al que fue enviado, mostrando que la participación del Congreso Nacional fue decisiva. Para conseguir mayoría, el gobierno utilizó los varios recursos de que dispone: ne­ goció cargos con el PMDB, con lo que consiguió integrarlo en la base aliada; trajo parlamentarios de la oposición pa­ ra la base gobiernista (78 diputados); exigió la fidelidad de la base aliada ba­ jo pena de cortar privilegios; y así en adelante. Aunque el número de votos necesarios para la aprobación de las en­ miendas sea alto, el gobierno consiguió la mayoría de 3/5, gracias a los votos de la oposición. El porcentaje de fidelidad partidaria fue en torno al 75%, pero pa­ ra alcanzar este índice fue preciso nego­ ciar, lo que exigió del gobierno un tra­ bajo constante de persuasión durante toda la tramitación del proyecto. Eso de­ muestra que, dependiendo del grado de complejidad de la cuestión discutida, del nivel de los intereses envueltos y de los mecanismos institucionales disponi­ bles, el proceso legislativo puede adqui­ rir un alto grado de incertidumbre. Referencias Bibliográficas
Mostrar más

29 Lee mas

Para una democracia de alta intensidad (Tema Central)

Para una democracia de alta intensidad (Tema Central)

no tienen consecuencias, es un extre- mismo tan grande como inconsecuente, falto de relevancia. Lo mismo sucede con las formas de organización: o tene- mos las tradicionales de partidos y sindi- catos, o todo es espontáneo, no puede haber una organización porque si la hay no hay democracia directa, y si no hay democracia directa no hay movimiento popular puro. Este extremismo es a mi juicio totalmente irrelevante pero crea muchos debates que no son productivos. También hay otro extremismo, que es pensar que, por un lado, es necesario tomar el poder y por otra parte, gente como Holloway, por ejemplo, que dice: “no, no tenemos nada que ver con el poder, no hay que tomar el poder, hay que ignorarlo”. Sigue siendo muy difícil encontrar un camino intermedio, y somos varios los que estamos buscando otra vía, en la que la cuestión no es tomar o no tomar el poder sino transfor- marlo, y sobre todo a partir de un prin- cipio que es fundamental: en todas las luchas los conflictos están determinados por las clases o grupos dominantes. Cuando les hablo del uso contra-hege- mónico de un instrumento hegemónico, parto de los términos del conflicto, por- que no está en la agenda política una transformación global. Es decir, estamos en un momento, en un período de tran- sición que es demasiado tardío para ser pos-revolucionario y demasiado prema- turo para ser pre-revolucionario.
Mostrar más

16 Lee mas

¿SE PUEDE EXPORTAR LA DEMOCRACIA?

¿SE PUEDE EXPORTAR LA DEMOCRACIA?

El hecho de que los estadounidenses fueran tan bien recibidos se lo debemos a la Resistencia italiana, que combatió contra los nazis y los fascistas y propagó entre la pobla- ción la idea de que no eran nuestros enemigos, sino nuestros “aliados”. En Alemania y Japón, la resistencia fue muy pequeña y los aliados no recibieron la cálida bienvenida que tuvieron en Italia. Sin embargo, tampoco atacaron nunca a los aliados. En los tres países hubo un cambio inmediato en el ambiente; quizá porque sabían que las tropas de ocupación sólo permanecerían un breve periodo y que, antes de marcharse, plantarían las semillas de un sistema político que beneficiaría a toda la población: la democracia. La idea de que los países liberados necesitaban unos regímenes democráticos, más aún que unos regímenes obedientes, estaba mucho más arraigada entre los estadounidenses que entre los ingleses. Sindicatos, redes de información, aparatos judiciales y sistemas de producción, todos reci- bieron una ayuda sustancial de la administración estadounidense. Desde entonces, la polí- tica exterior estadounidense ha reiterado su objetivo de extender la democracia, a menudo por medio de la intervención armada.
Mostrar más

9 Lee mas

Los usos políticos de las categorías pueblo y democracia (Tema Central)

Los usos políticos de las categorías pueblo y democracia (Tema Central)

El argumento de este artículo es que la invocación del pueblo y el uso de lo popular para incorporar a los sectores previamente excluidos de la politica y par[r]

19 Lee mas

¿Qué democracia? : una aproximación a los problemas de la gobernabilidad y la democracia en el Ecuador de fin del Milenio (Tema Central)

¿Qué democracia? : una aproximación a los problemas de la gobernabilidad y la democracia en el Ecuador de fin del Milenio (Tema Central)

parten de una comprensión reflexiona- da sobre los términos que ellas relacio- nan o sobre los vfnculos teóricos que se establecen. Este artfculo pretende aproximarse al pro[r]

15 Lee mas

Tecnocracia y democracia en el ocaso de la "universidad ecuatoriana" (Tema central).

Tecnocracia y democracia en el ocaso de la "universidad ecuatoriana" (Tema central).

José Sánchez-Parga, Alberto Acosta, José Laso Ribadeneira, Simón Espinosa, Diego Cornejo Menacho, Manuel Chiriboga, Fredy Rivera Vélez, Marco Romero.. Director: Primer [r]

20 Lee mas

La naturaleza de la nueva democracia argentina : revisando el modelo de democracia delegativa (Tema Central)

La naturaleza de la nueva democracia argentina : revisando el modelo de democracia delegativa (Tema Central)

está en el centro de la critica de O'Donnell a las democracias actua- les, y se refiere a la efectivización de un proceso de diferenciacion institucio- nal del p[r]

21 Lee mas

Democracia sin política ¿Por qué la democracia puede perjudicar seriamente a la democracia?

Democracia sin política ¿Por qué la democracia puede perjudicar seriamente a la democracia?

No hay fórmula alternativa frente a la democracia representativa que garantice me- jor la eficacia, el pluralismo y la equidad (lo cual no quiere decir que esto se consiga siempre o no sea manifiestamente mejorable). Todas las otras formas de intervención democrática lo suelen hacer mucho peor. Hace tiempo que nos hemos curado en salud de las formas de democracia asamblearia, cuya representatividad es mucho más discu- tible que nuestros sistemas electorales e incomparablemente menor su eficacia a la hora de tomar decisiones. Tampoco los llamamientos a la participación suscitan el asenti- miento general, como si hubiéramos aprendido que son procedimientos tan necesarios como limitados. Pese al entusiasmo digital, los foros on line, por ejemplo, se caracterizan por una gran homogeneidad y una mayor presencia de posiciones extremistas. En ge- neral, la democracia directa es atractiva para el ciudadano pasivo, es decir, para quienes están poco interesados en exponer sus opiniones e intereses frente a otros en el espacio público y prefieren formas plebiscitarias de decisión, es decir, hacer valer su voluntad, sin filtros ni modulaciones deliberativas, en el sistema político. La democracia directa y las formas plebiscitarias de decisión son instrumentos de carácter apolítico y si gozan de mayor prestigio del que se merecen es porque forman parte de ese tono general de democracia sin política que caracteriza a nuestras sociedades.
Mostrar más

16 Lee mas

Democracia y valores democráticos en la clase política latinoamericana (Tema Central)

Democracia y valores democráticos en la clase política latinoamericana (Tema Central)

En términos individuales, Chile pro- tagoniza la situación más sorpren- dente, los valores medios en las res- puestas de sus diputados no se ase- mejan a los de Co[r]

20 Lee mas

Hemangiomas y malformaciones vasculares. ¿Qué se puede hacer?

Hemangiomas y malformaciones vasculares. ¿Qué se puede hacer?

Las complicaciones, como la ulceración y la hemorragia, son frecuentes en las formas superficiales, en algunos casos acelerando la involución del hemangioma y en otros dejan- do como sec[r]

7 Lee mas

Show all 10000 documents...