PDF superior RESUMEN DE FILOSOFÍA- MITO Y PENSAMIENTO EN LA GRECIA ANTIGUA

RESUMEN DE FILOSOFÍA- MITO Y PENSAMIENTO EN LA GRECIA ANTIGUA

RESUMEN DE FILOSOFÍA- MITO Y PENSAMIENTO EN LA GRECIA ANTIGUA

El mundo de los jonios, ese mundo lleno de dioses es también natural. No existe realidad alguna que no sea Naturaleza. Ya la imagen mítica de la unión sexual queda en desuso, los elementos naturales no pueden vincularse con el matrimonio, con la unión de los contrarios. El relato histórico, la narración de los nacimientos sucesivos, se transforma en un sistema que expone la estructura profunda de lo real. El devenir se transforma en una búsqueda por encima del cambio, de lo estable, de lo permanente, de lo idéntico. La naturaleza despoja al mito. Ahora para dar razón a los cambios se invoca al cosmos. Se comienza a indagar el origen del movimiento y lo divino se concentra fuera de la naturaleza, opuesta a ella, impulsándola y regulándola desde el exterior.
Mostrar más

9 Lee mas

El vivir rápido en la Grecia antigua

El vivir rápido en la Grecia antigua

Resumen: La pregunta por la vida, sus razones y sentido, ha estado en el pensamiento humano desde hace mucho tiempo atrás y se ha aparecido en diversos escenarios, a saber: en la poesía, la tragedia, la épica, la filosofía, entre muchos otros. Así pues, el objeto de esta traducción, acompañada de un pequeño ensayo a modo de justificación, es estudiar esta pregunta y la manera en que grandes personajes del pueblo griego se enfrentaron a ella. Entre ellos se pueden encontrar a Teognis de Mégara, Sófocles, Platón y Aristóteles. Cada uno de ellos tiene una postura particular sobre si la vida vale la pena ser vivida o no, y de ser así, bajo qué condiciones es mejor vivir que no vivir. En este rastreo se encontraron conceptos que permiten explicar la visión que estos escritores tenían sobre la vida. En primer lugar está el concepto de vivir rápido que aparece en la lectura de Teognis y en la de Sófocles; y en segundo lugar están los conceptos de filósofos y filosómatos propuestos por Platón en el Fedón; en donde el filósofo encuentra el sentido en el amor por la plenitud del alma, mientras que el filosómato lo busca en los placeres del cuerpo. El trabajo termina con una reflexión en donde se demuestra que ambas posturas no son mutuamente excluyentes.
Mostrar más

56 Lee mas

Vernant J P Mito y Pensamiento en La Grecia Antigua

Vernant J P Mito y Pensamiento en La Grecia Antigua

Entre bestias y dioses 143 arom áticas, de dos m étodos cuyos medios y modalidades son inversos: o bien se traen de lo más bajo, enfrentándose n nui- males ctónicos gracias a una piel seca que rechaza los a la­ ques de los seres pútridos, aunque a veces alados, o bien se les hace caer desde lo más alto, con ayuda de animales celestes, gracias a pedazos de carne sangrienta, los cuales atraen a estos parientes del fuego de las alturas, que tienen sin em­ bargo necesidad aún de alimentos húmedos. En ambos casos, se hace igualmente hincapié en esta tensión entre términos opuestos que caracteriza el estatuto de las plantas arom áticas y que las hace oscilar entre lo de arriba y lo de abajo, lo seco y lo húmedo, lo im putrescible y lo pútrido. Este constante ir y venir encuentra su más im presionante expresión en el mito del Fénix, el p ájaro arom ático que, cayendo de golpe de lo ígneo a lo podrido para volver luego a su incandescencia p ri­ mera, subraya al mismo tiempo y como en un mismo movi­ m iento la antinom ia entre dos órdenes de realidades que se excluyen la una a la otra y su necesaria conjunción en el mun­ do de aquí abajo. El Fénix es en la escala animal lo que las plantas aromáticas' en la jerarqu ía de las plantas: un ser solar, encaram ado en lo más alto. Acompañando cada día en su curso al astro del fuego, regenerando sus fuerzas con su contacto y nutriéndose de sus rayos más puros, escapa a la condición m or­ tal sin conocer no obstante la inm ortalidad de los dioses: re­ nace perpetuam ente de sus cenizas. El a rd o r del fuego celes­ te, puro, incorruptible, inengendrado, se basta indefinidamente a sí mismo, se perpetúa en una constante e im perecedera ju ­ ventud. El fuego hum ano, robado por Prometeo y entregado a los hom bres en form a de una «semilla de fuego», de un fuego engendrado, para poder cocer la carne del sacrificio, es un fuego ham briento: exige ser alim entado sin cesar so pena de perecer, él tam bién, como un hom bre privado de comida. La vida incandescente del Fénix sigue un curso circular, crece y decrece, nace, m uere y renace según un ciclo que hace pasar al pájaro de las plantas arom áticas, más próxim o al Sol que el águila de las alturas, al estado de un gusano de la podredum ­ bre, más ctónico aún que la serpiente o el murciélago. De las cenizas del pájaro, consumido al térm ino de su larga existen­ cia en un nido-brasero de plantas arom áticas, nace efectiva­ m ente un gusano, alimentado de humedad, que volverá a ser a su vez un fénix.
Mostrar más

233 Lee mas

Alteridad, pensamiento filosófico e ideología en la Grecia Antigua

Alteridad, pensamiento filosófico e ideología en la Grecia Antigua

suponer que ésta sería también la intención de la mayoría de los que tomasen las riendas del gobierno de la ciudad, pretendieron teórica y prácticamente dar con la tan pretendida seguridad (ἀσφάλεια). También Platón intentó materializar la idea de ciudad. Acabamos de reparar en que en la ciudad se produjeron reformas sociales, que culminaron con ampliaciones del cuerpo cívico. Huelga decir que dicho proceso no se produjo pacíficamente, sino que la mayor parte de las veces acabó tratándose de una experiencia traumática. Sin ánimo de reducir el sentido de la filosofía del efesio Heráclito a lo trivial: “πόλεµος (guerra) es padre de todos, rey de todos” —fr. 625 [Eggers / Juliá] 32 . A la vida incierta, ‘mutable’ o cambiante en la πόλις, incertidumbre que quedaba acentuada por el hecho del mantenimiento de conflictos externos (las guerras), se añaden además los conflictos internos o στάσεις, que fueron motivo de constante temor; la στάσις constituyó una preocupación de los autores antiguos, comenzando en primer término por la poesía hesiódica y luego la gnómica de Solón, para continuar con la poesía lírica y de los trágicos, la prosa histórica y las reflexiones de los retóricos y los filósofos. Se podría decir, sin temor a mantener una visión esclerotizada, que las reflexiones sobre la política giran en torno a cuáles son las fuentes de la inestabilidad socio-política, de la πλεονεξία (de la ‘superioridad’ o ‘ventaja’ de uno o de un grupo), o sea, en relación con el origen de la ‘discordia’ en la vida comunitaria (ἔρις) que provocaba el conflicto (στάσις) y hacía saltar el orden social o la concordia cívica (ὀµόνοια), la justicia y la amistad. Afirma en este sentido Aristóteles:
Mostrar más

212 Lee mas

Las ideas sobre el hombre en la Grecia antigua

Las ideas sobre el hombre en la Grecia antigua

una neta delimitación de los niveles de la realidad, de una estricta observancia del principio de identi- dad” (Vernant, 1985, p. 345). Pero lo central en esta discusión, lo que hace que nos concentremos en el proceso de transformación del mito a la razón, es que en un principio el filosofar, el pensamiento racional aún dependiente de una vi- sión religiosa del mundo, fue también una forma de buscar la inmortalidad a través de la comunicación con los dioses; y ello es claro aún en Platón, cuando hace decir al pitagórico Timeo: “para el que se apli- ca al aprendizaje y a los pensamientos verdaderos y ejercita especialmente este aspecto en él, es de toda necesidad, creo yo, que piense lo inmortal y lo divino y, si realmente entra en contacto con la verdad, que lo logre, en tanto es posible a la naturaleza humana, participar de la inmortalidad” (Timeo, 90 c). Para los griegos, por lo tanto, la filosofía vino a con- vertirse en el sucedáneo de la religión en cuanto ésta dejó de cumplir su tarea principal de buscar la in- mortalidad a través de la comunicación con lo di- vino. La búsqueda de la divinidad fue reemplazada así por la búsqueda de la Verdad, que al igual que la divinidad -y aún más que ella, pues es inmutable y muestra siempre un solo rostro- permite a los hom- bres cumplir con su misión fundamental de buscar la inmortalidad, la perduración en el tiempo. Y es solo entonces, a través de la fuerza irresistible que ejerce lo inmortal, que la filosofía empieza a convertirse, en la mente de los griegos, en la actividad humana por excelencia; es cuando empieza a considerarse que el hombre es, ante todo, un ser dotado de razón, y que es a través de ella que se puede tender un puente epistemológico con el ser del mundo.
Mostrar más

22 Lee mas

Un Resumen del Libro INTRODUCCIÓN A LA GRECIA ANTIGUA de F. Javier Gómez Espelosín

Un Resumen del Libro INTRODUCCIÓN A LA GRECIA ANTIGUA de F. Javier Gómez Espelosín

c. Macedonia y el mundo griego Controlar Egeo era uno de los objetivos de la dinastía Antigonidas, por tanto dominado las ciudades y estados griegos. Atenas pasaba de ser un imperio marítimo y ciudad cultural caracterizada por su escuela filosofía. Con pasa el tiempo había cambio, las grandes potencias griegas dominaban el panorama político helenístico por nuevas fuerzas políticas confederaciones que tenía un base común. Entonces formaron la liga Aguea (aspiraba para control) y la Liga Etolia (una confederación militar). Ambos estados fueron la clave histórica de estos momentos. La liga etolia hace pacto de alianza con Roma por la causa de su solitario al resto de las ciudades griegas. Pero más tarde, Antíoco III provoca una guerra que afecta el mundo griego. La liga se calló en la mano de los romanos. La derrota sufrida en corito en el año 144 a.C supuso el final de una Grecia independiente y bajo la sombra del imperio Romano. Filipo V, un monarca helenístico intentaba reconstruir el gran imperio, pero chocó con Roma en guerras. Resultó que la situación de Grecia sigue siendo más peor.
Mostrar más

17 Lee mas

Vegetarianismo en la Grecia Antigua

Vegetarianismo en la Grecia Antigua

RESUMEN: En Grecia existieron formas de vegetarianismo, pero nunca fueron opciones simplemente dietéticas, sino que obedecían a principios filosóficos o religiosos. Se estudian las propuestas de los órficos, los pitagóricos y Empédocles, señalando las analogías y diferencias entre ellas. Todos comparten la creencia en la transmigración de las almas, pero mientras para los órficos y Empédocles la transmigración es un castigo por un pecado relacionado con el derramamiento de sangre, para los pitagóricos parece ser una mera condición para el mantenimiento de la vida en el universo. Por otra parte, mientras para los pitagóricos y Empédocles el vegetarianismo parece ser consecuente con la idea de que el alma puede transmigrar a animales y, por tanto, postulan una solidaridad entre todos los seres animados, parece que los órficos solo muy tarde postulan la transmigración de almas entre seres humanos y animales, por lo que el motivo fundamental de la abstención de carne es evitar el derramamiento de sangre. Asimismo se examina el uso político que los atenienses hacen del mito de la introducción del cultivo cereal por obra de Deméter.
Mostrar más

23 Lee mas

Filosofía y Democracia en La Grecia Antigua - Sancho Rocher, Laura (Coordinadora)

Filosofía y Democracia en La Grecia Antigua - Sancho Rocher, Laura (Coordinadora)

La primera es la de Jean-Pierre Vernant que ya conocemos: consiste en la detección de una relación estructural entre dos formas autónomas, la forma Ciudad y la forma Pensamiento Positivo, cuyas limitaciones hemos indicado más arriba. La segunda, ofrecida por Antonio Capizzi en traba- jos de fines de los años 70 y comienzos de los 80, es una relación de depen- dencia: los filósofos son, sobre todo, hombres de acción y hombres de su tiempo, por lo tanto políticos, y su pensamiento es mimético y depen- diente de esa posición social e histórica que se presenta como determi- nante. Los problemas de esta reconstrucción es que, por un lado, no deja apenas sitio para la autonomía del pensamiento, pero, sobre todo, es prác- ticamente indemostrable en los distintos casos estudiados, por ejemplo el ensayo de relacionar el pensamiento de Heráclito con los avatares de la revuelta Jonia (A. Capizzi 1979; pero abandona esta inteprertación en Capizzi 1982, pp. 312-332). Entre ambas orientaciones propongo una opción diversa desde hace años, pero sin el desarrollo teórico ni el tesón que precisarían: consiste en la detección de homologías estructurales entre pensamiento y ciudad, al modo de Vernant, pero optando por estudios a escala más reducida, donde son estructuras concretas de una ciudad, o de un problema político determinado, las que cuentan con homologías en el pensamiento de algún filósofo. En este sentido, con la terminología de Spencer que hago mía en este texto, se trata de mostrar la coherencia o paralelismo que se produce entre dos formas de heterogeneidad autóno- mas, una desenvuelta en el plano social e institucional, la polis, otra en el del pensamiento, la naciente filosofía.
Mostrar más

294 Lee mas

- Jean Pierre Vernant - Mito y Tragedia en la Grecia Antigua - Vol II.pdf

- Jean Pierre Vernant - Mito y Tragedia en la Grecia Antigua - Vol II.pdf

16 m i t o γ τ η , κ ; ι ; ι ) Ι λ i;\ i..\ c k i . u a a n t i c u a . u crítico italiano, emplear esta palabra, acentuar esta noción en el estudio de la tragedia griega, no reflejaría una investigación científica, sino la turbación que caracteriza «a ciertos intelectuales de hoy día, siempre en crisis, o mejor dicho, perpetuamente en busca de nuevos modelos o nuevas modas contem poráneas»." lista fórmula, sociológicam ente re­ finada, finaliza un análisis y precede otros estudios en los que V. Di Benedetto cree mostrar la radical incompatibilidad entre nuestro reco­ rrido y la ortodoxia marxista. Λ decir verdad, tal ortodoxia no nos im­ porta más que cualquier otra y nos sería fácil ironizar sobre la radical ambigüedad de esta crítica. Emana de un autor muy ambiguo en sí, pues no se revela marxista sino en la polémica, mientras que su propia obra, cuando trata la tragedia griega, parte de la más incolora de las tra­ diciones filológicas del siglo X I X . V. Di Benedetto acepta de buena ga­ na el dualismo, incluso el maniqueísmo, de tal manera que distingue en­ tre un «buen» Vernant, alumno de Louis G ernet que sabe reconocer en la tragedia griega el encuentro de dos modelos de pensamiento, uno anterior a la polis, otro contemporáneo a la ciudad triunfante, y un Ver­ nant «malo» discípulo del psicólogo Ignace Meyerson y pervertido por éste y algunos otros.“ ¿Pero qué milagro podría conseguir que dos si­ glos, dos modelos jurídicos, dos modelos políticos, dos modelos reli­ giosos, la «reacción» y el «progreso» pudieran coexistir en el seno de un mismo género literario y de tres grandes poetas, como Etcocles «coexiste» con Polinices? ¿Acaso no resulta inevitable referirse a lo que Nicole Loraux ha denominado la «interferencia trágica » ? 14 Λ nuestro modo de ver, la ambigüedad trágica no es un tema para la disertación elegante, sino que se encuentra en lo más íntimo del lenguaje trágico, en lo que desde hace tiem po llamamos el «discurso ambiguo» de Ayux, en las propias palabras susceptibles de varias interpretaciones, en el juego rebuscado por los poetas entre el héroe y el coro, los actores y los espectadores, los dioses y los hombres. Existe ambigüedad entre el de-
Mostrar más

264 Lee mas

El mito de la oposición entre filosofía occidental y pensamiento de la India El Brahmanismo. Las Upanishads

El mito de la oposición entre filosofía occidental y pensamiento de la India El Brahmanismo. Las Upanishads

9. F.W.J. Schelling se refiere también al “Alma del Mundo” (Weltseele) en su tratado Von der Weltscele, 1--lamburg: Friedrich Perthes, primera edición 1798, segunda edición 1806. y tercera edición 1809. Citamos por la tercera edición. En el LErefacio, Vorrede] de su tratado Von dcr Weltseele Schelling afirma: “La observa- ción de los cambios universales de la Naturaleza y también la del desarrollo y permanencia del mundo orgánico lleva al investigador de la Naturaleza a un principio general que fluc- tuando entre la Naturaleza inorgánica y la orgánica contiene la primera causa de todos los cambios en la primera y el fundamento último de toda actividad en la segunda, y que porque está presente en todas partes, no está en ningún lugar, y que porque es todo, no puede ser algo determinado oparticulchr, y para el cual, consecuentemente, el lenguaje no tiene designación especial, y cuya idea por la más antigua filosofía (a la cual la nuestra, después de haber com- pletado su curso, ha retornado gradualmente) sólo en representaciones poéticas nos ha sido transmitida” (Dic Bezí-achtung der allgcmeizten Naturveréndrungen sowolíl, als des Fortgangs und Bcsta/ds der organischen Weltfiihrt zwar den Naturforschcr aufein gemeins- chat’tliches Princip, dczs zwischen anorgischer uíid organischer Naturfluctuirend dic erste Ursache oller Ver¿inclru/í gen injener und den letzten Grund aller Thátigkeit in dieser enthdlt, das. weil es Uberalí gegeztwñrtig ist, nirgends ist, ¡md weil es Alíes ist, nichts Bestimmtes oder Besondres 5cm Laun. ffir welches die Sprachc ebcndcswcgen keine cigentliche Bezeichnung hat, uímd dessen Idee ¿líe-’ ¿ilteste Philosophic. (zu welchcn nachdem sic Piren Kreislaufvollen- del hat, dic unsrige allmñiílig zuríick’kehrt), nur izí dichterischen Vorstellungen u/ls ti berlie- fert hab.).
Mostrar más

41 Lee mas

La Grecia Antigua

La Grecia Antigua

Democracia. Sistema político nacido en la Atenas del período clásico (siglo V a. C.). En él son los ciuda- danos quienes eligen a sus representantes políticos. La democracia ateniense era restringida, pues no par- ticipaban ni mujeres, ni metecos ni esclavos. Filosofía. Reflexión o pensamiento como método de saber. El término deriva del griego: filo significa ‘amor o deseo de saber’ y sofía significa ‘saber, sa- biduría’.

26 Lee mas

Sebastián Porrini - EL FULGOR MÍTICO. Mito y religión en la antigua Grecia

Sebastián Porrini - EL FULGOR MÍTICO. Mito y religión en la antigua Grecia

A péndice I La mythologie primitive, 1935. Les carnets de L. Lévy�Bruhl (recopilación póstuma de sus notas), 1949. La mentalidad primitiva es prelógica (ignora la no�contradicción, la infe� rencia formal y los encadenamientos causales) y mística (opera por vivencias simbólicas y analógicas confusas, y remite a una causa primera y única so� brenatural, extraespacial y extratemporal), y rige en ella la ley de participa� ción (mística) –base del totemismo– por la cual un ente puede ser a la vez él mismo y otro. (Mientras que para Durkheim, en relación con el psicólogo Th. Ribot, La lógica de los sentimientos 1906, trad. Esp. Jorro, Madrid, la participación es pensamiento lógico común distorsionado por la afectividad, o sea es (Ribot) “lógica afectiva”). El mito es una narración, regida por la mentalidad primitiva, acerca de los orígenes situados en un espacio�tiempo propio, en que el mundo era diferente del actual. Como se trata de un mun� do sobrenatural, tiene contenido de orden religioso, de donde arrancan en común los dioses y los personajes (animales parlantes, etc.) de la fábula. El mito es polisémico, en cuanto emparienta ideas de órdenes diferentes. El mundo mítico no se distingue del mundo onírico, siendo ambos el mundo de las fuerzas invisibles. Hay un “poder del mito”: su recitación produce determinados efectos, y forma parte de un complejo ritual: sea recitado du� rante el culto (rito), sea teatralizado (p. ej. en las “iniciaciones”, incluida la “puberal”). Hay mitos prototípicos (modelo de conductas o de configu� raciones del mundo); etiológicos (no motivados por un interés explicativo sino responden a experiencias afectivas en relación con intereses vitales); y totémicos (de participación mística con antepasados míticos). Los mitos esotéricos (o de iniciación) son patrimonio de (grupos de) individuos, que los mantienen secretos. Los Carnets de 1949 renuncian a la idea de “men� talidad prelógica” y se acercan más a la posición de Durkheim: el primitivo tiene una lógica (afectiva), pero en actuaciones o ante acontecimientos ex� traordinarios esta lógica se suspende y domina la vivencia “mística”. (Pero los Carnets no modifican la teoría del mito).
Mostrar más

190 Lee mas

CREENCIAS, RELIOGIOSIDAD Y FILOSOFÍA EN LA GRECIA ANTIGUA

CREENCIAS, RELIOGIOSIDAD Y FILOSOFÍA EN LA GRECIA ANTIGUA

El tercer ejemplo marca la diferencia entre ambas Teogonías y es la confrontación del sacrificio sangriento cometido en los orígenes y que define un comportamiento alimentario y un tipo de relación entre dioses y hombres. El orfismo, como ya se ha visto, es inseparable de un género de vida que consiste en la ruptura con el pensamiento oficial por sus grandes diferencias en prácticas y comportamientos. El seguidor órfico es un errante que va de ciudad en ciudad, paseando por el mundo como los demiurgos de antaño. Deliberadamente se evade del mundo de la polis y marca su separación en el plano de sus prácticas, pues sólo viste de color blanco, rechaza ser amortajado en mantos de lana, puesto que ésta es también parte de lo viviente. Se abstiene de alimentarse de lo “asesinado”, puesto que se considera “asociado” a lo que está animado, a la destrucción de lo viviente. Para todo el pensamiento sectario del siglo VI mantenerse apartado del asesinato es esencialmente rechazar el sacrificio sangriento y el tipo de alimentación cárnico que le es solidario, acción vista como altamente subversiva por la ciudad griega.
Mostrar más

84 Lee mas

Familia y educación familiar en la Grecia antigua

Familia y educación familiar en la Grecia antigua

ijar un paradigma definido y acabado de cómo se entendió la educación fami- liar en la antigua cultura griega no resulta tarea fácil en la medida en que la concepción de la familia y su dimensión educadora se presentan como cate- gorías dinámicas con interpretaciones y manifestaciones muy diversas. La Grecia de Homero y Hesíodo, impregnada de mitología y leyenda, trató sin demasiada refle- xión antropológica una vida familiar que se sustanciaba sobremanera en las hazañas del mito y del héroe. La Grecia espartana abordó el tema desde concepciones mar- cadamente estatistas que desligaron la vida familiar de cualquier referencia indivi- dual y personal. Sólo la madurez intelectual de los maestros de la Atenas clásica: Jenofonte, Platón, Aristóteles, etc., alentada por el deseo firme de fijar y explicar la ontología de las realidades socioculturales, se atrevió a abordar una sistemática de la familia desde el orden de la naturaleza. Un intento más o menos logrado que al- canzó su cénit a finales del siglo primero de nuestra era con el helenismo persona- lista de Plutarco. Corolario que, a modo de resumen, marcó de forma relevante no sólo la antigüedad griega sino el devenir de buena parte de la cultura pedagógica y familiar de Occidente (Rovira Reich, 2012).
Mostrar más

18 Lee mas

Familia y educación familiar en la Grecia antigua

Familia y educación familiar en la Grecia antigua

ijar un paradigma definido y acabado de cómo se entendió la educación fami- liar en la antigua cultura griega no resulta tarea fácil en la medida en que la concepción de la familia y su dimensión educadora se presentan como cate- gorías dinámicas con interpretaciones y manifestaciones muy diversas. La Grecia de Homero y Hesíodo, impregnada de mitología y leyenda, trató sin demasiada refle- xión antropológica una vida familiar que se sustanciaba sobremanera en las hazañas del mito y del héroe. La Grecia espartana abordó el tema desde concepciones mar- cadamente estatistas que desligaron la vida familiar de cualquier referencia indivi- dual y personal. Sólo la madurez intelectual de los maestros de la Atenas clásica: Jenofonte, Platón, Aristóteles, etc., alentada por el deseo firme de fijar y explicar la ontología de las realidades socioculturales, se atrevió a abordar una sistemática de la familia desde el orden de la naturaleza. Un intento más o menos logrado que al- canzó su cénit a finales del siglo primero de nuestra era con el helenismo persona- lista de Plutarco. Corolario que, a modo de resumen, marcó de forma relevante no sólo la antigüedad griega sino el devenir de buena parte de la cultura pedagógica y familiar de Occidente (Rovira Reich, 2012).
Mostrar más

19 Lee mas

La lactancia en la antigua Grecia: entre el mito y la historia

La lactancia en la antigua Grecia: entre el mito y la historia

En este momento es importante subrayar que el rasgo más específico de la mujer y que la diferencia hasta la oposición del varón era la maternidad, especialmente referida a los procesos de embarazo, parto, amamantamiento y crianza. La idea, ya comentada, es que “una madre no sólo lo es en el sentido biológico, sino también quien alimenta de forma natural y cuida al recién nacido, y lo acompaña hasta una edad avanzada” (Gherchanoc y Bonnard, 201 3, 1 3). La prioridad de esta función social y cultural también se justifica en los tratados médicos (King, 1 998) y filosóficos, a través de una lectura de los fluidos fe- meninos que defiende la transformación de la sangre menstrual y del alimento en leche materna; esta noción de conversión es ilustrativa del destino del cuerpo de la mujer (Bo- diou, 201 1 ). Además, también, la filosofía defiende que en la maternidad se alcanza el perfecto equilibrio fisiológico; se trata de un ciclo positivo para la salud de las mujeres que se inicia en la menstruación y finaliza con la lactancia, entre ambos procesos el coito, la maternidad y el parto (Pedrucci, 201 3a). Es evidente que para el imaginario griego el estado ideal de la mujer era el embarazo, alcanzando un equilibrio perfecto, en el que no precisa eliminar en la menstruación el exceso de líquidos, porque estos eran empleados para nutrir al feto que se desarrolla en su interior (Tognazzi, 2008; Pedrucci, 201 3b). En principio, el papel predominante en la concepción es asumido por el varón que produ- ce la semilla masculina; progresivamente se va aceptado la existencia de otra semilla fe- menina, aunque sin unanimidad sobre su papel activo, siempre de menor potencia que la del varón. Aristóteles 2 establece un sistema binario en el que la parte femenina asume
Mostrar más

13 Lee mas

Vernant -Mito y Religión en La Grecia Antigua

Vernant -Mito y Religión en La Grecia Antigua

aparecer ciertas vacilaciones e inquietudes, apreciables ya en los poetas, sobre el crédito que en estos relatos merecen los episodios escandalosos que parecen incompatibles con la eminente dignidad de lo divino. Pero este interrogante adquiere toda su amplitud con el desarrollo de la historia y de la filosofía. La crítica alcanza entonces al mito en general. Confrontada a la investigación del historiador y al razonamiento del filósofo, la fábula se ve privada, en tanto que fábula, de toda competencia para hablar de lo divino de una manera válida y auténtica. Así, al mismo tiempo que se dedican con mayor cuidado a catalogar y fijar su patrimonio legendario, los griegos se ven impulsados a ponerlo en entredicho, a veces radicalmente, planteando con toda claridad el problema de la verdad —o la falsedad— del mito. En este aspecto, las soluciones serán diversas: desde el rechazo, la negación pura y simple, hasta las múltiples formas de interpretación que permiten «salvar» al mito, sustituyendo la lectura banal por una hermenéutica erudita que, bajo la trama de la narración, saca a la luz una enseñanza secreta análoga, detrás del disfraz de la fábula, a las verdades fundamentales cuyo conocimiento, privilegio del sabio, abre el único camino de acceso a lo divino. Pero tanto si atesoran cuidadosamente sus mitos, como si los interpretan, los critican o los rechazan en nombre de otro tipo de conocimiento más verídico, para los antiguos es lo mismo que reconocer el papel intelectual que fue comúnmente atribuido a esos mitos, en la Grecia de las ciudades, como medio de información sobre el mundo del más allá.
Mostrar más

57 Lee mas

El Legado de la Grecia Antigua 1

El Legado de la Grecia Antigua 1

Supón que los escultores de la antigua Grecia pudieran ver cómo Vinzenz Brinkmann ha tratado de reconstruir su trabajo. ¿Crees que aprobarían o condenarían el que arqueólogos modernos añadieran color a sus esculturas? Indica las razones que tengas para creer que los antiguos escultores griegos tal vez tuvieran diferentes puntos de vista en este asunto.

8 Lee mas

Sobre el concepto de Mímesis en la antigua Grecia

Sobre el concepto de Mímesis en la antigua Grecia

I mitación y representación son los más recurridos sinónimos que se han empleado para sustituir el sentido del término mímesis que Platón y Aristóteles utilizaron en sus reflexiones sobre la producción artística. Sin embargo, este concepto formaba parte de una antigua tradición ritual en el mundo griego, que antecedía por siglos las propuestas de ambos filósofos, y que en sus orígenes cargaba con un significado más rico y complejo que la simple noción de reproducción o copia 1 .

10 Lee mas

Silencio ritual en la Grecia antigua

Silencio ritual en la Grecia antigua

9 Para detalles sobre el septerion, valoración e interpretaciones remito a mi estudio “Observaciones sobre los rituales délficos eneaetéricos”, eds. L. Gil, M. Martínez Pastor, Rosa Mª Aguilar, Corolla Complutensis. Homenaje al Profesor José S. Lasso de la Vega, Madrid, Universidad Complutense, 1998, pp. 483-496. En resumen, el rito consiste en la quema de una tienda o cabaña llevada a cabo por un grupo de jóvenes, enca- bezados por un pais amphithalés, que emprende luego una huída por una ruta determinada hasta Tesalia, para proceder a un período de purificación, al final del cual retorna con el laurel. El pais protagonista del rito es conducido hasta la cabaña en silencio y con antorchas encendidas. El texto principal es Plutarco, de def. orac. 15 (418A-B).
Mostrar más

10 Lee mas

Show all 10000 documents...