AMENAZA GENERADA

In document Biodiversidad y amenazas (página 40-44)

CAUSAS

FUNDAMENTALES

Capítulo 11

poblaciones de los ecosistemas terrestres, de agua dulce y marino-costeros. Un ejemplo de esto está empezando a darse en el contexto regional, especialmente en el caso de las es- pecies de peces migratorios, como el róbalo (Centropous undecimalis) y el sábalo (Tarpon atlanticus) (FIPA/USAID, 2002; IARNA, URL e IIA, 2004).

De los tres tipos de cacería (subsistencia, deportiva y comercial), el más dañino es el comercial24, ya que su objetivo es lucrar con

piezas o subproductos como la carne. El de- seo de satisfacer el mercado rural y urbano, provoca que un solo cazador consiga más piezas y variedad de especies de las que real- mente necesita para satisfacer sus necesida- des (CECON-PROBIOMA, 2005).

En el país existen aproximadamente 115 es- pecies sujetas a cacería, divididas en 17 fa- milias de mamíferos (42 especies), 10 de rep- tiles (18 especies), y 8 de aves (55 especies). Por otro lado, la información de pesca arte- sanal costero-marina indica que se extraen alrededor de 108 especies en ambos litorales del país, pertenecientes a 26 familias en el litoral Pacifico y a 20 familias en el lado del Caribe (CONAP/INBIO, 2006). Otros datos de la misma fuente estiman que actualmente

se están capturando cerca de 176 especies en ambos litorales del país, lo que equivale al 49.71% de las especies marinas reporta- das para Guatemala (354 marinas y 296 de agua dulce o salobre).

El tráfico ilegal y el uso y comercio clandes- tinos de flora y fauna silvestres constituyen también una seria amenaza a la biodiversi- dad, debido a la debilidad y falta de capaci- dad institucional para su control. Esto se ha convertido en un problema porque es una práctica común en diversas regiones del país, llevada a cabo tanto por residentes de las áreas involucradas como por personas extra- ñas, que la ven como una manera fácil de generar ingresos. Esta situación está ponien- do en riesgo la integridad ecológica de los ecosistemas y la capacidad de recuperación del recurso; además de provocar impactos de tipo social, económico y productivo, al desincentivar las iniciativas de manejo soste- nible y las que se realizan bajo condiciones controladas.

4.7.1. Causas y efectos de la caza, pesca y tráfico ilegal de vida silvestre

La sobreexplotación de recursos de vida sil- vestre puede darse por acciones directas como la caza, pesca, recolección o extrac- ción desmedida que agota las existencias. Por el destino del producto: por demanda y valor comercial, uso medicinal, valor alimen- ticio, comercio de animales vivos, muertos o partes de ellos con destino a colecciones públicas o privadas. En otros casos, obede- ce al tipo de práctica destructiva, como la utilización de explosivos, tóxicos, incendios, u otra clase de situaciones prohibidas, las cuales inducen a que se rebase la capacidad natural de las especies para regenerarse, así como que se produzcan efectos en el número de individuos por especie, y en la dinámica de poblaciones, con impactos significativos sobre la diversidad genética (adaptado de FIPA/USAID, 2002).

Figura 15. Cacería de subsistencia en comunidades Crédito: Bonham, C.

Biodiversidad y amenazas

Capítulo 11

Figura 16. Impactos a la biodiversidad por actividades de caza, pesca y tráfico ilegal de vida silvestre

SOCIALES

Alteración de la estructura

,

equilibrio biológico y las

funciones ecológicas de los

ecosistemas terrestres y

acuáticos

AMBIENTALES NEGATIVOS DEGRADACIÓN AMBIENTAL

Pérdida de especies de flora y fauna silvestre terrestre y

acuática

Escasa valoración de la

biodiversidad y los bienes

y servicios derivados

Gestión y manejo no integrado

de los componentes de la biodiversidad Sobreexplotación ECONÓMICOS Desincentivar iniciativas de manejo sostenible Pérdida de oportunidades , generación de bienes y

servicios de los ecosistemas

Disminución del

recurso disponible para subsistencia

Competencia

desleal dentro de la cadena productiva Subvaloración del

recurso

Caza

,

pesca y tráfico ilegal de vida

silvestre Disminución de la capacidad de recuperación del recurso Incendios forestales

Efectos sobre la Integridad del

ecosistema y especies

Incentivo del

irrespeto de las

normas de manejo

Efectos de la

rivalidad del uso

Conflictividad social

dentro de

comunidades

Inseguridad en los derechos de

propiedad y uso de la tierra

Debilidad del Estado de

Derecho y de la institucionalidad Crecimiento poblacional

Niveles de pobreza Desempleo urbano y

rural

Estructura agraria

predominante

IMPACTOS AMENAZA GENERADA

CAUSAS

Capítulo 11

En términos generales, la caza, la pesca y el tráfico ilegal de vida silvestre representan efectos sociales y económicos negativos y degradación ambiental (Figura 16), proble- mática que demanda fuertes y continuos me- canismos de control y responsabilidad en el manejo y administración de las áreas. En el ámbito social se puede apreciar una dismi- nución del recurso disponible para subsisten- cia, se incentiva el irrespeto de las normas de manejo (acceso local y de control insti- tucional), efectos de rivalidad en el uso25 y

consumo del recurso, conflictividad social, y desintegración de grupos organizados. En lo económico se promueve la competencia desleal dentro de la cadena productiva y la desvalorización de los recursos aprovecha- dos (el costo del producto bajo manejo es más alto).

4.8. Deforestación y avance de la fron- tera agropecuaria

Estas dos actividades hacen referencia al cambio permanente del uso del suelo, con una cobertura vegetal natural, a una agricul- tura (anual o permanente) y la siembra de pastos para la crianza de ganado de doble propósito y con carácter extensivo, muchas veces insostenible. El subsector forestal las identifica como uno de sus principales pro- blemas junto a la tala selectiva del bosque y al corte excesivo de leña en las diferentes regiones del país.

Las cambiantes políticas agrarias se conside- ran como el origen histórico de la deforesta- ción y el avance de la frontera agropecuaria (Figura 17), tanto por su propósito de fondo como por su temporalidad, que han promovi- do y favorecido la colonización de territorios como Petén y la Franja Transversal del Nor- te, y han sido consideradas soluciones a los problemas de demanda de tierra. Así mismo, dentro de las condiciones impuestas a los be- neficiarios de la Ley de Reforma Agraria –De- creto Legislativo 1551– estaba el obligado y

reconocido cambio de uso del suelo como una “rehabilitación del área” y un requisito para demostrar que se estaba haciendo uso de las parcelas otorgadas.

El Estudio sobre la Dinámica de la Cober- tura Forestal de Guatemala, hecho por la UVG, INAB y CONAP (2006), reporta que en el período 1991/93 Guatemala contaba con 5,121,629 hectáreas de bosque, y para 2001, la cobertura forestal era de 4,558,453 hectáreas, equivalente al 42.11% del terri- torio nacional. Estos valores muestran una pérdida de 717,075 hectáreas; sin embar- go, durante el mismo período se recupera- ron 153,899 hectáreas, es decir, una pérdida neta de 563,176 hectáreas.

En el mismo período, el país perdió un pro- medio de 43,148 hectáreas de bosque cada año, lo que significa una tasa de deforesta- ción de 1.43% anual. El departamento que concentra esta pérdida es Petén, especialmen- te en los municipios de La Libertad, Dolores, Sayaxché, Poptún, San Luis, Santa Ana y San Andrés), ya que cada año desaparecieron, en promedio, 47,412 ha. Sin embargo, en términos relativos, Chiquimula es el departa- mento que más bosque perdió en el mismo período, 2.46% anual respecto del bosque original. Petén ocupa el tercer lugar con una tasa de deforestación de 1.81%, por debajo de Jutiapa, que se ubica en el segundo lugar con 2.17% (UVG/INAB/CONAP, 2006). 4.8.1. Causas y efectos

IARNA, URL e IIA (2006) definen el avance de la frontera agropecuaria como una con- secuencia de la interrelación del crecimiento demográfico, las limitaciones biofísicas de los ecosistemas ocupados para actividades tradicionales y la estructura de distribución y concentración de la tierra en el territorio nacional. Sin embargo, junto con la defo- restación, actividad con la que está estre- chamente vinculada, también tiene relación

Biodiversidad y amenazas

Capítulo 11

Figura 17. Impactos a la biodiversidad por actividades de deforestación y avance de la frontera agropecuaria

SOCIALES

Alteración de la estructura

,

equilibrio biológico y las

funciones ecológicas de los ecosistemas terrestres y

acuáticos

AMBIENTALES NEGATIVOS DEGRADACIÓN AMBIENTAL

Pérdida de especies de flora y fauna silvestre terrestre y

acuática

Escasa valoración de la

biodiversidad y los bienes

y servicios derivados

Gestión y manejo no integrado

de los componentes de la

biodiversidad

Sobreutilización del

suelo

ECONÓMICOS

Riesgos sobre las

iniciativas de

manejo sostenible

Pérdida de oportunidades

,

generación de bienes y

servicios de los ecosistemas

Ocupación y uso de áreas marginales en

la agricultura

Pérdida del

potencial generador

de bienes y servicios ambientales

Deterioro del capital

forestal natural

Deforestación y avance de la

frontera agropecuaria

Daños a la estructura del bosque y efectos sobre fuentes hídricas

Incendios forestales

Destrucción

,

fragmentación y degradación de ecosistemas

Incentivo del

irrespeto de las

normas de manejo Mantenimiento de la agricultura de subsistencia

Conflictividad social por demanda tierras

Inseguridad en los derechos de

propiedad y uso de la tierra

Debilidad del Estado de

Derecho y de la institucionalidad Crecimiento poblacional Niveles de pobreza Desempleo urbano y rural Estructura agraria predominante

In document Biodiversidad y amenazas (página 40-44)