SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR

Texto completo

(1)

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR

DIRECCIÓN GENERAL ACADÉMICA

´

Programa de Tutorías

del Bachillerato

General Estatal

(2)

D

Di

i

r

r

e

e

c

c

t

t

o

o

r

r

i

i

o

o

MTRO. DARÍO CARMONA GARCÍA

Secretario de Educación Pública

LIC. JOSÉ LUIS CROTTE ZERÓN

Subsecretario de Educación Media Superior

LIC. JOSÉ ENRIQUE MARTÍNEZ PELÁEZ

Director General Académico

PROFR. ROBERTO DIAZ Y MENDIZABAL

Director de Bachilleratos Estatales y Preparatoria Abierta

PROFR. RAMÓN IGLESIAS GARCÍA

Director de Centros Escolares y Escuelas Particulares

DISEÑO Y ELABORACIÓN:

Mtra. Sarahí Gaxiola Jarquín

REVISIÓN Y CORRECCIÓN:

(3)

Contenido.

Presentación. ... 5

Objetivo general del Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal ... 7

Justificación. ... 8

Sustento normativo del Programa de Tutorías y Asesorías para el Bachillerato General Estatal. ... 10

1. Caracterización de la Tutoría y la Asesoría para el Bachillerato General Estatal ... 12

1.1. Tutoría. ... 12

1.1.1. Objetivos Formales de la Tutoría ... 13

1.1.2. Tipos de tutoría. ... 13

1.1.3. Actores de la Tutoría. ... 14

1.1.4. Perfil del Docente Tutor. ... 17

1.1.5. La Acción Tutorial y sus características. ... 20

1.1.6. Las Funciones Tutoriales. ... 21

1.1.7. Información que debe Poseer el Docente Tutor ... 26

1.2. Asesoría. ... 26

1.2.1. Objetivo formal de la Asesoría. ... 27

1.2.2. Tipos de Asesoría. ... 27

1.2.3. Actores del trabajo de asesoría. ... 28

1.2.4. Perfil del asesor. ... 29

1.2.5. El trabajo de asesoría y sus características. ... 29

1.2.6. Funciones del asesor. ... 30

2. Propósitos del Programa de Tutorías y Asesorías para el Bachillerato General Estatal 31 2.1. Ventajas de implementar el Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal ... 32

3. Estructura y Organización del Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal. ... 33

3.1. Niveles en la aplicación del Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal. 33 3. Dimensiones que se atienden desde la tutoría. ... 34

4. Modelo Sugerido de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal ... 37

4. Plan de Acción Tutorial PAT. ... 38

4.1. Plan de Acción en zona y en la escuela. ... 38

(4)

Esquema. Acciones Generales para elaborar y aplicar el Plan de Acción Tutorial en la zona o

en la escuela. ... 40

Esquema. Acciones generales para implementar el Plan de Acción Tutorial de cada docente responsable de la Tutoría ... 41

5. Seguimiento y evaluación del Programa de Tutorías y Asesorías. ... 42

Bibliografía. ... 44

(5)

Presentación.

La Educación Media Superior, ha atravesado durante los últimos años por una serie de cambios y modificaciones que la han colocado poco a poco como un nivel educativo sujeto de análisis y reformas que permitan una transformación del mismo. Desde su creación, ha sido una modalidad que atiende a estudiantes que se encuentran entre los 15 y 19 años de edad lo que los convierte en una población con características y necesidades específicas. Por tanto, se requiere hacer un replanteamiento de las actividades que se realizan en los planteles escolares para conseguir que los alumnos tengan una educación integral.

La creación del Sistema Nacional de Bachillerato en el año 2008 (SNB), pretende atender a las características y necesidades propias de este sector de la población y por ello parte de los principios de reconocimiento universal de todas las modalidades y subsistemas del bachillerato, enfatiza la pertinencia y relevancia de los planes de estudio y posibilita, a través de un Marco Curricular Común, el tránsito entre subsistemas y escuelas. El SNB, cuenta con tres componentes, el primero referido a los contenidos del ciclo, el segundo aborda las modalidades en las cuales puede ser impartido y el tercero relacionado con los mecanismos de apoyo que será necesario establecer para concretarlo. Para este último, entre otros se tiene la implementación y generalización de un programa de tutorías para los alumnos, desde las puramente disciplinarias hasta las de orientación y apoyo psicosocial.

En el Bachillerato General Estatal de Puebla (BGE) desde el 2006, se han buscando y elaborado mecanismos de planeación y gestión que se concreten en acciones específicas al interior de las escuelas. Así, al dar continuidad a la Reforma Curricular iniciada en ese año y en el escenario del Sistema Nacional de Bachillerato, se construye el presente “Programa de Asesorías y Tutorías para el BGE”.

El documento tiene el propósito de dar a conocer los fundamentos del Programa de Tutorías y Asesorías para el BGE. Para ello, se presenta un marco referencial que le da sustento normativo y se justifica el programa describiendo la situación actual que guarda el BGE en sus aspectos cuantitativos (indicadores de deserción reprobación y eficiencia terminal) y cualitativos. En el apartado 1, se ofrece un marco teórico en el que se da la conceptualización de Asesorías y Tutorías, así como el propósito, los objetivos, los perfiles y funciones del profesor tutor y de los asesores.

El apartado 2 determina cuáles son los propósitos y ventajas de este Programa para el Bachillerato General Estatal.

En el apartado 3 se presenta, a partir de los tres posibles escenarios en que se encuentran los planteles del BGE, un modelo de operación; en el cual se esquematiza y sugiere cantidad de tutores y asesores que debe haber en las escuelas o zonas escolares. Es conveniente decir que dicho modelo debe ser adaptado de acuerdo a las necesidades de cada plantel educativo.

(6)

En el apartado 5, se establecen algunas sugerencias para evaluar el proceso de tutorías y asesorías, resaltando el hecho de que se evalúa el Plan de Acción Tutorial y no a los estudiantes.

Por la situación, diversidad y complejidad que existe en las instituciones del BGE, se establece el presente documento, como “documento base” para que las propias instituciones, conforme a sus características, necesidades y posibilidades puedan aplicarlo en el contexto específico en que se encuentran. Además, se ofrece en un documento separado al presente, la guía “Carpeta única del Tutor” que como su nombre lo indica proporciona las orientaciones, procedimientos, instrumentos y calendario de aplicación que seguramente servirá como un insumo para su aplicación y generalización del programa de tutorías en las instituciones del BGE. Se reconoce los alcances y limitantes propios del documento, por lo que se recomienda su revisión y adecuación anual conforme los resultados obtenidos, guardando coherencia con las realidades existentes.

(7)

Objetivo general del Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal

(8)

Justificación.

La Educación Media Superior en nuestro país, actualmente enfrenta varios desafíos y uno de ellos es integrar diversos mecanismos de calidad a efecto de que sus egresados, sean parte proactiva de la sociedad mundial del conocimiento y la información que les corresponda vivir. Pero estos cambios y mecanismos, deben sustentarse en un cambio de paradigma que incluya: elementos de educación a lo largo de la vida, el auto aprendizaje y una formación integral con visión humanista que permita la continuidad de los estudiantes tanto en este nivel educativo, como en la Educación Superior.

Así, desde la creación del Bachillerato General Estatal, los docentes realizan una serie de tareas de apoyo a los estudiantes, que en muchos sentidos son un notable esfuerzo por disminuir o abatir los índices de reprobación y deserción, orientar el aprendizaje de los estudiantes así como los valores y actitudes que rigen su vida.

Este múltiple trabajo ha sido designado indistintamente con el nombre de asesorías, tutorías u orientación y aunque todos estos términos tienen significados y por tanto, funciones diferentes; la mayoría de los catedráticos lo que quieren es que sus alumnos estén mejor preparados y con ello incrementar la posibilidad de éxito durante su estadía en el plantel y en el futuro, permitir el ingreso a la educación superior o al campo laboral. Sin embargo esto no significa que todos los maestros que ejercen esta labor tengan la preparación o capacitación adecuada para dar una atención integral a los estudiantes que contribuya de forma determinante a la adquisición de competencias relacionadas con la regulación de aprendizajes y el desarrollo emocional de los adolescentes.

Elevar la calidad de la Educación Media Superior, no es una tarea sencilla que corresponda sólo a los catedráticos de asignatura quienes se convierten más en asesores disciplinares, tampoco es cuestión de atender aisladamente las necesidades que en el aspecto personal, familiar o emocional presentan los estudiantes de esta edad y que los orientadores o psicólogos podrían hacer o, revisar cada fin de mes las calificaciones aprobatorias y reprobatorias. Prevenir que los alumnos reprueben y deserten de las escuelas, es una labor compartida entre los docentes de una institución educativa, lo que se traduce en trabajo colaborativo director-docentes-tutores-asesores-padres de familia; para conocer a los adolescentes y reconocer todos los factores que podrían estar influyendo en su bajo rendimiento escolar. Esto, se puede traducir en la necesidad de instaurar un trabajo de tutorías y asesorías sistematizado en el que tengan cabida todos los aspectos anteriormente señalados.

Conviene subrayar que la posibilidad de disminuir la reprobación y la deserción en la EMS está íntimamente ligada a dos factores: primero el entendimiento que se tenga en los planteles sobre el servicio de tutoría y asesoría; segundo, la calidad con la que se realice esta función en cada una de las escuelas del Bachillerato General Estatal. Ningún espacio escolar tiene el alcance de la tutoría para entender y apoyar a los jóvenes como personas que enfrentan dilemas complejos y de consecuencias para toda la vida.

(9)

escolar en el 2006 egresaron poco más de 51,000 estudiantes; por lo que la deserción en este nivel educativo, se establece en un 8,9% mientras que la reprobación supera el 20%1. Los datos anteriores se obtuvieron de los concentrados que cada supervisor escolar envía a las Coordinaciones de Desarrollo Educativo, pero en todos los casos no se tiene información precisa de cuáles son las causas reales de estas bajas y/o alumnos reprobados.

La intención de implementar un Programa de Tutorías y Asesorías del Bachillerato General Estatal, es que en las escuelas se tengan indicadores que permitan reconocer cuáles son las deficiencias académicas que tienen los estudiantes, así como detectar a tiempo qué variables de tipo familiar, personal, grupal, económicas, etc.; inciden en la reprobación y deserción de los alumnos y así en lo posible, desde los planteles, establecer acciones que les ayuden a superarlos y con ello cubrir la función de proveer información pero especialmente, la de formar seres humanos íntegros.

Los esfuerzos que se hagan para la creación de espacios de tutoría y por reforzar el trabajo de asesoría que ya existe, deben verse como una inversión indispensable que redundará en múltiples beneficios para los estudiantes puesto que el establecer acciones específicas a partir de diagnósticos oportunos impedirá que se paguen otros costos, como el fracaso escolar o la toma de decisiones personales equivocadas y que pueden ser evitadas o disminuidas mediante la implementación de trabajos de tutoría y asesorías determinantes, a las que se asignen un lugar preponderante en el quehacer escolar.

1

(10)

Sustento normativo del Programa de Tutorías y Asesorías para el Bachillerato General Estatal.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, Eje 3.3 Transformación Educativa, se comenta que a pesar de que la Educación Media Superior en el país, atiende a 3/5 partes de la población (58,6%) y la matrícula se ha incrementado en los últimos años, la eficiencia terminal en este nivel es sólo del 60,1% (Gobierno Federal, 2007) y esto se debe a la reprobación y deserción escolar; fenómenos cuyas causas son diversas y que están relacionadas con los factores económico-social pero, especialmente con los de índole personal como embarazos no deseados, desinterés por los conocimientos adquiridos en la escuela, falta de relación entre lo que se aprende y la satisfacción de las necesidades cotidianas de los estudiantes en la vida.

El Programa Interno de la Secretaría de Educación Pública del Estado que se fundamenta en el Plan Estatal de Desarrollo de Puebla 2007-2011, dice que la Educción Media Superior en la entidad, atiende al 50% de la población en edad escolar, pero que los índices de reprobación y desercion suman el 18,9% y la eficiencia terminal es de 92,1% . Estas cifras son superiores a la media nacional pero expresan el hecho de que, en el Estado en este nivel educativo, todavía existen algunas causas que impiden que del total de los estudiantes que ingresan en las instituciones escolares, pemanezcan y egresen el 100%de los mismos.

El acuerdo 442, que publica la creación del Sistema Nacional, propone en el anexo único epígrafe III, que para el fortalecimiento del desempeño de los estudiantes es necesario establecer diferentes mecanismos de gestión en las instituciones y uno de ellos es generar en las escuelas espacios de orientación, tutoría y asesoría como un servicio de apoyo estudiantil en la Educación Media Superior (Gobierno Federal. Secretaría de Educación Pública, 2008) en los que puedan revisarse las necesidades que en aspectos personales, familiares y académicos, tienen los estudiantes y que influyen positiva o negativamente en su desarrollo integral y por tanto, en el rendimiento académico.

Por otra parte, en el Acuerdo 480 que establece los lineamientos para el ingreso del los planteles al Sistema Nacional de Bachilleratos, menciona que: Para propiciar un servicio educativo integral es necesario que el marco curricular común se acompañe de esquemas de orientación y tutoría para la atención de las necesidades de los alumnos. Por ello, el plantel deberá prever y propiciar:

I. El apoyo psicosocial para el desarrollo de actitudes, comportamientos y habilidades favorables para el autoconocimiento, la autoestima y la comunicación;

II. El apoyo y seguimiento individual o grupal de alumnos en relación con los procesos de aprendizaje y su trabajo académico;

III. El desarrollo de estrategias con la finalidad de fortalecer hábitos y técnicas de estudio que contribuyan a elevar el aprovechamiento académico;

IV. La implementación de acciones preventivas y remediales.

V. El apoyo pedagógico para atender problemáticas particulares, mediante atención individual o grupal, según corresponda, y

(11)

Por último, este documento se inscribe en un marco más amplio que es la creación del SiNAT (Sistema Nacional de Tutorías) y que se rige por el acuerdo 9 del Comité Directivo del Sistema Nacional de Bachillerato.

(12)

1.

Caracterización de la Tutoría y la Asesoría para el Bachillerato

General Estatal

Es importante reconocer que en muchos de los planteles del Bachillerato General Estatal, existe ya una organización o estructura llamada de jefaturas de grupo, asesores o tutores que trabajan en pro del beneficio de los estudiantes; pero no en todos los casos existe una adecuada comprensión sobre las actividades que en cada función se desempeñan; por lo que las tareas que se les asignan a estos docentes están más relacionadas con el orden administrativo como el control de calificaciones, el organizacional pues se encargan de coordinar eventos del que cada grupo es responsable o el académico en el que se requiere la impartición de horas extras de diferentes asignaturas para los alumnos.

Con este Programa de Tutorías y Asesorías que se presenta para el Bachillerato General Estatal, no se pretende desaparecer todo ese trabajo anteriormente mencionado que se hace en las instituciones y que reporta beneficios para los alumnos; por el contrario, se intenta potencializarlo estableciendo un orden en la labor que cada docente desempeña para eficientar sus esfuerzos y favorecer con ello la estancia y permanencia de los estudiantes desde que ingresan al nivel Medio Superior hasta que egresan.

Para lo anterior, se debe dejar en claro qué son y cómo se conceptualizan los términos tutoría y asesoría con la finalidad de esclarecer el tipo de trabajo que se debe realizar en estos importantes espacios.

1.1. Tutoría.

“Ésta consiste en acompañar los procesos de aprendizaje, desarrollo y construcción de personalidad del alumno en su individualidad y también como miembro de un grupo del que forma parte. Supone también tener en consideración las posibilidades y límites de la familia en relación con la educación de sus hijos e hijas y actuar desde la escuela” (Giner & Puigardeu, 2008)

Tomando algunos elementos de la definición anterior, así como el consenso del cuerpo académico de Supervisores del Bachillerato General Estatal de Puebla, la tutoría para esta modalidad se concebirá como el acompañamiento de la persona durante su proceso de desarrollo humano y de formación académica a lo largo de su estancia en la institución y que impactará a lo largo de la vida.

La labor de tutoría por tanto, requiere de un manejo integral en el cual la persona o personas que desempeñan esta tarea, deben establecer con el estudiante desde que ingresa al bachilerato, un vínculo personal que les permita darse cuenta cuáles son las necesidades personales, familiares, escolares, académicas que tiene el alumno para así entonces, poder tomar decisiones de atención y canalización pertinentes.

(13)

1.1.1. Objetivos Formales de la Tutoría

La tutoría tiene dos objetivos generales:

Coadyuvar al desarrollo las actitudes de los estudiantes que los hace ser mejores seres humanos.

Favorecer el desempeño académico de los alumnos a través de acciones personalizadas o grupales.

Contribuir a la formación integral de los estudiantes. (Jara, 2010)

Así, por sus objetivos, puede establecerse que las acciones que se realicen deben estar encaminadas a que los estudiantes consoliden sus conocimientos y habilidades, pero también desarrollen elementos actitudinales y valorales que consoliden su formación humana.

1.1.2. Tipos de tutoría.

Por la finalidad que se persigue, que es el desarrollo integral de los estudiantes, la tutoría en los planteles del Bachillerato General Estatal debe ser del primer tipo:

a) Preventiva. Cuando se trabaja sobre aspectos que, a la larga, puedan influir en el proceso a aprendizaje y por tanto de aprovechamiento del estudiante. El plan de acción tutorial de las escuelas (PAT) debe incluir actividades preestablecidas que sirvan de manera general para esta función. Este tipo de tutoría debe llevar una fase Diagnóstica, en la que se deberán detectar aquellas necesidades y deficiencias individuales o grupales en las que es necesario intervenir. Este es el tipo de tutoría ideal, ya que pretende detectar necesidades y carencias de los estudiantes antes de pasar a aspectos de tipo remedial.

Cuando ya se ha detectado tarde una necesidad o hecho específico, se propone aplicar la tutoría remedial:

b) De seguimiento. Esta pretende observar la situación problemática, su evolución y aplicar acciones que permitan, en lo posible, darle solución.

(14)

1.1.3. Actores de la Tutoría.

Como ya se estableció en párrafos anteriores, el trabajo de tutorías debe implicar a todos los agentes educativos, sin embargo esta labor debe estar dirigida fundamentalmente a los estudiantes, ya que ellos son el centro de la labor docente.

El estudiante. Ya sea en una atención individualizada o como parte de un grupo, se debe reconocer que la función de las instituciones escolares está dirigida a ayudar a los estudiantes en su desarrollo y por tanto, ellos son el destinatario esencial de la labor tutorial. El enfoque centrado en el aprendizaje, permite clarificar con mayor precisión la necesidad de orientar los esfuerzos a la consecución del perfil de egreso que propone la RIEMS y el plan de estudios del Bachillerato General Estatal.2

De parte de los estudiantes, conforme a la naturaleza y características que tenga cada institución, se espera que asuman:

a) Comprometerse con su tutor en el desarrollo de las actividades que acuerden conjuntamente y ser consciente de que el único responsable de su proceso de formación es el propio alumno.

b) Participar en los procesos de evaluación del trabajo tutorial, de acuerdo con los mecanismos institucionales establecidos.

c) Participar en las actividades complementarias que se promuevan dentro del programa tutorial.

Los padres de familia. La familia es la primera estructura social que da identidad a la persona y lo hace sentir que forma parte de un núcleo social. Por ello, es necesario conocer cómo es que esta influye en la personalidad de los estudiantes que están en un proceso de tutoría y por tanto, se debe trabajar conjuntamente con los padres o familiares para que se cumplan los objetivos del programa tutorial del estudiante en cuestión; ya que es esta instancia la que tiene más competencia y responsabilidad frente a las diversas situaciones que se le puedan presentar al alumno. La familia siempre debe ser una aliada del tutor.

Con los padres de familia se pueden implementar las siguientes acciones: a) Dar a conocer el Programa de Tutorías y Asesorías que se implementará

en el plantel educativo.

b) Brindar los apoyos necesarios para llevar a cabo sus responsabilidades educativas y formativas.

c) Aplicar entrevista para conocer la estructura familiar. Dicha entrevista puede contener aspectos familiares; ambiente socioeconómico y cultural en el que se desenvuelve el alumno; condiciones ambientales; antecedentes del rendimiento académico, de salud, hábitos, etc.; del alumno (hijo)

d) Informar a los padres sobre el currículo escolar y el enfoque educativo prevaleciente en la Educación Media Superior.

2

(15)

e) Brindar orientación a los padres para resolver problemas educativos o de carácter emocional, que se les presenten con sus hijos.

f) Posibilitar y promover la creación de la escuela para padres3

g) Llevar a cabo actividades formativas por medio de pláticas, seminarios, etc. a fin de ayudarles a conocer mejor a sus hijos, comprender mejor sus actitudes y mejorar sus relaciones con ellos.

h) Canalizarlos con especialistas en caso de que los padres requieran algún tratamiento de psicoterapia.

Los docentes de la institución. El éxito de la acción tutorial depende de todo el equipo docente, ya que son los catedráticos de las diferentes asignaturas4 y el director quienes pueden y deben informar al docente tutor sobre aquellos estudiantes en los que detectan necesidades de atención. Es el docente tutor quien coordina al grupo de docentes, pero ello no significa que tenga más autoridad o que se convierta en quien realiza todo el trabajo; estos maestros pueden y deben contribuir a la formación integral de los jóvenes. La diferencia con el tutor es que éste tiene como tarea central procurar la formación de los jóvenes en espacios distintos a los disciplinares. Como en una familia, la coordinación entre todos los docentes, incluido el tutor puede garantizar que la acción tutorial dé los resultados que se esperan.

Los directivos. Al ser los encargados de dirigir el plantel del Bachillerato, los directores desempeñan un papel fundamental, ya que son los encargados de crear las condiciones normativas, laborales y de gestión que permitan la instrumentación de la Acción Tutorial en la institución. Es por ello, que esa figura sea la que articule el trabajo de tutorías, apoyando en lo necesario al tutor.

De los directivos se esperan los siguientes compromisos:

a) Crear las condiciones administrativas y de gestión suficientes para que se lleve a cabo la Acción Tutorial en la Institución Educativa, lo cual requerirá de un proceso de reforma y ajuste institucional.

b) Generar las condiciones para el ejercicio colegiado y/o trabajo en academias entre el profesorado, en la que se incluye el trabajo de tutorías. c) Alentar entre el profesorado, los alumnos y los padres de familia, las

ventajas humanas (no sólo académicas) que conlleva la Acción Tutorial. d) Articular los esfuerzos de las distintas instancias de apoyo académico y

administrativo cuya colaboración es necesaria para la operación.

e) Promover la realización de actividades y eventos académicos, culturales y recreativos complementarios entre el profesorado y los alumnos.

El personal directivo de la escuela tiene una responsabilidad en la concreción del MCC, por ello debe asegurar que el plantel en su conjunto se organice

(16)

adecuadamente para que los jóvenes alcancen el perfil del egresado adquiriendo las competencias previstas tanto en el Sistema Nacional de Bachillerato, como en el Bachillerato General Estatal 5. En tal sentido, el director debe procurar que existan los mecanismos de comunicación y diálogo que produzcan los acuerdos al interior del plantel a efecto de que maestros, tutores, personal administrativo y de orientación (si lo hay) del plantel, sepan cuáles son las funciones que deben desempeñar y éstas se realicen a partir de la coordinación orientada a este gran propósito.

Otros mecanismos de apoyo. La figura del tutor, debe estar reforzada por otras instancias que le permitan cubrir espacios de formación y atención que no pueden ser atendidos exclusivamente en el ámbito escolar o familiar. Es por ello, que en cada plantel y/o zona escolar se deberá contar con un directorio de asociaciones e instancias particulares o gubernamentales que puedan apoyar a los estudiantes en aspectos que salgan de la competencia del tutor o del plantel

Todo lo anterior, refleja lo indispensable que es la buena coordinación del docente tutor con los demás docentes, directivos, administrativos, alumnos, padres de familia y otras instancias. Todos en conjunto, deben abordar en común la atención a las necesidades formativas de los alumnos y el trabajo que unos y otros realizan debe resultar complementario. Es evidente que esto exige un destacado sentido de responsabilidad a partir de una visión y convicción que otorgue la más alta prioridad a la obligación de impulsar a cada alumno hacia su mejor despliegue de potencialidades humanas, ya que un joven sano y productivo puede obtener mejores resultados personales y académicos y eso es el mejor resultado que los docentes podemos entregar a la sociedad.

La coordinación con todo el personal del plantel y el directivo para la prestación de servicios de apoyo a los jóvenes es vital, ya que este punto atiende al principio de que es responsabilidad de todos contribuir a la formación integral de cada uno de los estudiantes. El tutor debe dialogar frecuentemente con el personal docente para asegurar que ese objetivo sea alcanzado para la formación integral de los jóvenes. Los docentes, a su vez deben valorar la función del tutor y en consecuencia deben proporcionarle los elementos necesarios para la realización de su tarea. El apoyo del personal directivo y el tiempo que en el plantel se dedique a la elaboración de estrategias colaborativas son indispensables.

En este diálogo al interior de la escuela, no es razonable suponer que toda la responsabilidad referida a la materia de la tutoría deba recaer en el tutor. El director en razón de la jerarquía de su función, debe contribuir destacadamente al propósito de la formación integral. Pero igualmente debe haber una contribución activa por parte de los maestros frente a grupo.

En los planteles grandes será necesario contar con más de una persona para desempeñar funciones de tutoría. Puede haber dos o más tutores, además de orientadores, psicólogos especializados y otras figuras afines quienes pueden conformar el departamento de Orientación. Estas variantes permitirían un servicio

5

(17)

de tutoría fortalecido. En este documento no se desarrolla cada caso, puesto que lo esperable es que los planteles sepan cómo aprovechar esos recursos, teniendo en cuenta lo aquí expresado.

1.1.4. Perfil del Docente Tutor.

Se entiende por tutor al docente6 que deberá realizar acciones tendientes a generar una cultura de autogestión del conocimiento en los alumnos y que tiene como funciones generales coadyuvar a la construcción de escenarios posibles de solución en la formación de los alumnos, promover en ellos una cultura de valores y su asunción, realizar informes y presentar evidencias documentales sobre el avance de los alumnos; a modo de generar un sistema de información escolar multifactorial para la toma de decisiones oportunas en beneficio de los estudiantes.

También se considera que el perfil del docente tutor del SNB requiere de una persona comprometida con los jóvenes, y cuente para ello con las cualidades que le permitan atender la condición juvenil contemporánea y la consecución de los propósitos del MCC.

El docente tutor debe contar con:

Vocación para asegurar la formación integral de los jóvenes y el éxito en su paso por el grupo de la escuela al que pertenecen.

Convicción del valor de cada uno de los jóvenes en el plantel y de la importancia de procurar todo lo que esté a su alcance para que completen sus estudios de EMS y alcancen el perfil del egresado.

Capacidad para ajustar las prácticas de tutoría de la escuela a las características económicas, sociales, culturales y ambientales de su entorno

Capacidad de percepción de las dificultades o deficiencias académicas de los estudiantes, así como otras que afecten seriamente su desarrollo.

Conocimiento de las aspiraciones, intereses, problemática y, en general, de las circunstancias de la juventud contemporánea.

Conocimiento cabal del enfoque por competencias y las características y objetivos del SNB.

Conocimiento en el manejo de técnicas y hábitos de estudio para promoverlas entre los docentes y estudiantes.

Conocimiento de su institución en términos de legislación y reglamentación, así como poseer la información necesaria sobre sus programas y servicios de apoyo a estudiantes.

Capacidad de diálogo y para las relaciones interpersonales.

6

(18)

Si es posible, que tenga experiencia laboral como docente en educación media superior, en tutorías escolares, apoyo profesional a adolescentes o bien una formación profesional apropiada para el trabajo con los jóvenes. El perfil anteriormente expresado conjunta los valores, conocimientos y habilidades de comunicación que preferentemente, debe poseer el docente tutor.

Más aún, sin importar el tipo de tutor de que se trate: responsable de zona, escolar o grupal, deben tener las competencias que expresan el Perfil Docente de la EMS (Gobierno Federal. Secretaría de Educación Pública, 2008)

1. Organiza su formación continua a lo largo de su trayectoria profesional.

Reflexiona e investiga sobre la enseñanza y sus propios procesos del conocimiento.

Incorpora nuevos conocimientos y experiencias al acervo con el que cuenta y los traduce en estrategias de enseñanza y de aprendizaje.

Se evalúa para mejorar su proceso de construcción del conocimiento y adquisición de competencias, y cuenta con una disposición favorable para la evaluación docente y de pares.

Aprende de las experiencias de otros docentes y participa en la conformación y mejoramiento de su comunidad académica.

Se mantiene actualizado en el uso de la tecnología de la información y la comunicación.

2. Domina y estructura los saberes para facilitar experiencias de aprendizaje significativo.

Explicita la relación de distintos saberes disciplinares con su práctica docente y los procesos de aprendizaje de los estudiantes.

Valora y explicita los vínculos entre los conocimientos previamente adquiridos por los estudiantes, los que se desarrollan en su curso y aquellos otros que conforman un plan de estudios.

3. Planifica los procesos de enseñanza y de aprendizaje atendiendo al enfoque por competencias, y los ubica en contextos disciplinares, curriculares y sociales amplios.

Identifica los conocimientos previos y necesidades de formación de los estudiantes, y desarrolla estrategias para avanzar a partir de ellas.

Contextualiza los contenidos de un plan de estudios en la vida cotidiana de los estudiantes y la realidad social de la comunidad a la que pertenecen. 4. Lleva a la práctica procesos de enseñanza y de aprendizaje de manera efectiva, creativa e innovadora a su contexto institucional.

Comunica ideas y conceptos con claridad en los diferentes ambientes de aprendizaje y ofrece ejemplos pertinentes a la vida de los estudiantes. Aplica estrategias de aprendizaje y soluciones creativas ante contingencias,

(19)

Promueve el desarrollo de los estudiantes mediante el aprendizaje, en el marco de sus aspiraciones, necesidades y posibilidades como individuos, y en relación a sus circunstancias socioculturales.

Utiliza la tecnología de la información y la comunicación con una aplicación didáctica y estratégica en distintos ambientes de aprendizaje.

5. Evalúa los procesos de enseñanza y de aprendizaje con un enfoque formativo. Da seguimiento al proceso de aprendizaje y al desarrollo académico de los

estudiantes.

Comunica sus observaciones a los estudiantes de manera constructiva y consistente, y sugiere alternativas para su superación.

Fomenta la autoevaluación y coevaluación entre pares académicos y entre los estudiantes para afianzar los procesos de enseñanza y de aprendizaje. 6. Construye ambientes para el aprendizaje autónomo y colaborativo.

Favorece entre los estudiantes el autoconocimiento y la valoración de sí mismos.

Favorece entre los estudiantes el deseo de aprender y les proporciona oportunidades y herramientas para avanzar en sus procesos de construcción del conocimiento.

Promueve el pensamiento crítico, reflexivo y creativo, a partir de los contenidos educativos establecidos, situaciones de actualidad e inquietudes de los estudiantes.

Motiva a los estudiantes en lo individual y en grupo, y produce expectativas de superación y desarrollo.

Propicia la utilización de la tecnología de la información y la comunicación por parte de los estudiantes para obtener, procesar e interpretar información, así como para expresar ideas.

7. Contribuye a la generación de un ambiente que facilite el desarrollo sano e integral de los estudiantes.

Práctica y promueve el respeto a la diversidad de creencias, valores, ideas y prácticas sociales entre sus colegas y entre los estudiantes.

Favorece el diálogo como mecanismo para la resolución de conflictos personales e interpersonales entre los estudiantes y, en su caso, los canaliza para que reciban una atención adecuada.

Alienta que los estudiantes expresen opiniones personales, en un marco de respeto, y las toma en cuenta.

Contribuye a que la escuela reúna opiniones personales, en un marco de respeto, y las toma en cuenta.

Fomenta estilos de vida saludables y opciones para el desarrollo humano, como el deporte, el arte y diversas actividades complementarias entre los estudiantes.

(20)

8. Participa en los proyectos de mejora continua de su escuela y apoya la gestión institucional.

Colabora en la construcción de un proyecto de formación integral dirigido a los estudiantes en forma colegiada con otros docentes y los directivos de la escuela, así como con el personal de apoyo técnico pedagógico.

Detecta y contribuye a la solución de los problemas de la escuela mediante el esfuerzo común con otros docentes, directivos y miembros de la comunidad.

Promueve y colabora con su comunidad educativa en proyectos de participación social.

Crea y participa en comunidades de aprendizaje para mejorar su práctica educativa.

1.1.5. La Acción Tutorial y sus características.

Es la puesta en práctica de la tutoría y se define como el conjunto de acciones de orientación, encaminadas a favorecer el desarrollo integral de los estudiantes, de forma tal que se puedan potenciar sus capacidades básicas para alcanzar la maduración y autonomía para la toma de decisiones posteriores.

Hablar de Acción Tutorial es hablar de la importancia de que todo el equipo docente se involucre en el trabajo de acompañamiento de los alumnos; es un proceso continuo y paralelo a otras acciones educativas que se realizan en la escuela y que implica comprender la heterogeneidad en condiciones de los alumnos y grupos y así, individualizar la atención grupal y personal. Por tanto, la Acción Tutorial es una actividad que no puede realizarse de forma separada del resto de las tareas que se realizan en un plantel, es precisamente esta visión disgregada que se tiene de la tutoría, lo que ha provocado que se tome como una actividad no fundamental o que puede dejarse en el último eslabón de una cadena de necesidades escolares.

La visión holística de los procesos de enseñanza y aprendizaje, hace referencia a la necesidad de considerar al ser humano como un portador de conocimientos, habilidades, capacidades, sentimientos, emociones y valores; de manera que, si en el desarrollo de sus actividades escolares se encuentran deficiencias, se debe buscar cuáles de los elementos antes mencionados son los que están afectando su desempeño.

Así pues, la Acción Tutorial es un trabajo conjunto y participativo “que compromete la actuación de todos y cada uno de los profesores del centro escolar”, (Argüis, 2001) ya que todos participan en la educación de los alumnos.

La Acción Tutorial tiene las siguientes características:

Es un proceso formativo continuo, no puntual; lo que significa que

obligatoriamente debe tener carácter de preventivo más que de remedial y que por tanto deberá llevarse a cabo a lo largo de todo el ciclo escolar.

(21)

cual supondrá que el trabajo de tutorías con un estudiante o grupo de ellos puede durar toda la estadía en el bachillerato.

Es un proceso activo y dinámico que facilita la construcción por parte de los alumnos, provee elementos que le ayuden a formar su propia visión del mundo y que por tanto, supone un proceso de aprendizaje no sólo académico, sino integral para los estudiantes.

Es una actividad que requiere la complementariedad y colaboración de todos los agentes educativos: directivos del plantel, docentes, padres de familia y alumnos. La labor del tutor no puede ser un trabajo aislado en el que no exista un compromiso por parte de otras instancias; para que un alumno pueda crecer y mejorar sus áreas débiles, deberá contar con el apoyo de todos los que le rodean en el plantel y en su casa.

Es un proceso que se desarrolla en el marco del Currículo, por lo que el perfil de egreso del Plan del Estudios del Bachillerato General Estatal y el del Sistema Nacional de Bachillerato, deben ser pilares fundamentales para la construcción del Plan de Acción tutorial, tanto el del plantel como el de cada uno de los docentes encargados de esta función.

Es una actividad en la que un docente se compromete con el desarrollo de un estudiante o un grupo. En el entendido de que se requiere trabajo interdisciplinario y colaborativo.

La acción tutorial es un trabajo paralelo a la acción docente y quien se asume como docente, debe tener la capacidad y capacitación para ser tutor.

La Acción Tutorial vista así debe ser el resultado de una tarea de equipo entre profesores, tutores, asesores, orientadores (si los hay), directivos de las Instituciones Educativas y padres de familia; participando cada uno de ellos con diversos niveles de responsabilidad.

Los esfuerzos conjuntos deben coincidir para apuntalar el desarrollo personal y académico de los alumnos, aumentando su identidad y su sentido de ser persona, en un mundo globalizado; la Acción Tutorial suma la experiencia, organización y planeación académico-administrativa de la Institución Educativa, para favorecer el índice de eficiencia terminal.

1.1.6. Las Funciones Tutoriales.

Éstas describen las responsabilidades y acciones a cargo del docente tutor; son el resultado de poner en marcha la Acción Tutorial y tienen la finalidad de que, quien ostenta el nombramiento de tutor, conozca de manera general cuáles son las tareas que debe desarrollar en el ejercicio de su función.

(22)

Son diversas las tareas que lleva a cabo un tutor, en este documento se desglosan las que de manera general debe realizar ya sea el responsable de tutorías en la zona, en el plantel o las que se realizan de manera individual.

1.1.6.1.

Funciones del responsable de tutorías en la zona.

En coherencia con el MCC y el perfil del docente de la EMS las principales funciones que el responsable de tutorías de la zona escolar deberá cumplir son:

Organizar los procesos de diagnóstico y detección de necesidades tanto de los planteles como de los estudiantes en los mismos.

Mantener informados a los directivos y docentes del plantel sobre la situación de su población estudiantil y plantearles fórmulas de trabajo apropiadas a sus características pero que respondan con pertinencia a las necesidades de los alumnos.

Favorecer espacios de trabajo colaborativo con el personal directivo y docente de las instituciones para reflexionar, informar y dialogar sobre la formación de los estudiantes y de sus requerimientos de apoyo académico y psicológico.

Apoyar en la gestión de ambientes de respeto al interior de los planteles para el correcto funcionamiento del Programa de Tutorías.

Gestionar la canalización de jóvenes a los servicios especializados que brinden las instituciones particulares o gubernamentales de la comunidad o municipio.

Mantener informado al supervisor de la zona escolar sobre los avances del plantel, la situación de su población estudiantil y elaborar los reportes en el tiempo y forma que el supervisor designe.

Establecer con los directivos y docentes, estrategias conjuntas para fortalecer la formación de los estudiantes y resolver problemas en cada uno de los planteles.

Propiciar espacios de diálogo y reflexión con los padres de familia del plantel para darles a conocer el Programa de Tutorías y su funcionamiento. Verificar que los estudiantes del plantel reciban las asesorías necesarias

para superar sus deficiencias académicas.

Verificar que los docentes que imparten las asignaturas de orientación educativa, vocacional y profesiográfica en los planteles, elaboren los reportes de avances de sus estudiantes, para que exista seguimiento sobre las opciones profesionales, académicas y de vida de los mismos.

Evaluar el Plan de Acción Tutorial de los planteles y verificar que se hagan los ajustes necesarios para el siguiente ciclo escolar.

1.1.6.2.

Funciones del tutor escolar

(23)

Organizar y aplicar los procesos de diagnóstico y detección de necesidades de los estudiantes del plantel.

Mantener informados a los directivos del plantel sobre la situación de la población estudiantil y plantearles fórmulas de trabajo apropiadas para que los jóvenes logren una formación integral conforme al MCC.

Favorecer espacios de trabajo colaborativo con el personal directivo y docente para reflexionar, informar y dialogar sobre la formación de los estudiantes y de sus requerimientos de apoyo académico; la generación de un ambiente de respeto al interior del plantel y la canalización de jóvenes a servicios especializados.

Mantener comunicación con los tutores grupales (si es que los hay) para establecer estrategias conjuntas que fortalezcan la formación de los estudiantes y resuelvan los problemas existentes en cada uno de los grupos.

Procurar y coordinar procesos de apoyo para los estudiantes que muestren mayores dificultades en sus procesos de aprendizaje, en especial a los de reciente ingreso y a aquellos que estén en mayores riesgos de reprobación y deserción y dar seguimiento sistemático a la evolución de estos estudiantes.

Procurar y coordinar procesos de apoyo para los estudiantes que muestren un rápido avance en sus procesos de aprendizaje, canalizándolos con los asesores y así, aprovechar la situación de ventaja en que estos alumnos se encuentran en procesos como asesorías alumno-alumno.

Tener una actitud permanentemente alerta para anticiparse a la atención de los riesgos de la reprobación y la deserción.

Promover por todos los medios posibles y en todo momento el valor del respeto como condición indispensable para la sana convivencia en el plantel.

Mostrar amplia apertura para revisar y atender de manera apropiada los casos individuales de jóvenes que requieran de orientación personal o académica. Estos jóvenes podrán llegar al tutor por iniciativa propia, ser canalizados por el tutor grupal o cualquier otro docente o porque sean buscados por el propio tutor escolar.

Propiciar espacios de diálogo y reflexión con los padres de familia.

Propiciar la integración de los alumnos de nuevo ingreso al entorno escolar. Verificar que los docentes que imparten las asignaturas de orientación educativa, vocacional y profesiográfica en la institución, elaboren y sistematicen los reportes de avances de sus estudiantes, para que exista seguimiento sobre las opciones profesionales, académicas y de vida de los mismos.

1.1.6.3.

Funciones del tutor en trabajo grupal o individual.

(24)

Realizar una entrevista de diagnóstico o seguimiento a los estudiantes.(No es de competencia del tutor dar solución a los asuntos de índole personal expuestos por el alumno en la entrevista)

Detectar y canalizar al tutor escolar (si es que lo hay) a los estudiantes cuando ello se requiera, incluidos los casos de bajo rendimiento escolar y en riesgo de reprobación, así como los de aquellos con problemas personales, familiares o sociales cuando a su juicio lo amerite.

Detectar y canalizar al tutor escolar (si es que lo hay) a los estudiantes con alto rendimiento escolar, para que su potencial sea aprovechado en otros mecanismos de apoyo como asesorías alumno-alumno.

Identificar conflictos grupales que incidan en el aprovechamiento personal y académico de los estudiantes y comunicarlos al tutor escolar cuando a su juicio sea necesario

Mantener comunicación con el tutor escolar (si es que lo hay) para establecer estrategias conjuntas atendiendo a las políticas de tutoría de la escuela.

Coordinarse con los demás maestros del grupo en la búsqueda de una mejor formación de los estudiantes y la resolución de problemas del grupo. Entre otras tareas, habrá de procurar que el conjunto de los maestros del grupo trabaje para:

- Practicar el valor del respeto como condición indispensable para la sana convivencia en el grupo.

- Promover entre sus alumnos la importancia de la autoestima, la autodeterminación y el cuidado de sí mismos; propiciando actividades curriculares y extracurriculares que estimulen la elección y práctica de estilos de vida saludables, así como la toma de decisiones responsables.

- Impulsar y propiciar el trabajo colaborativo entre los alumnos, su capacidad de expresión y su habilidad argumentativa y comunicativa.

- Facilitar en los estudiantes la reflexión y auto-observación de sus procesos de aprendizaje para fortalecer sus competencias de aprendizaje autónomo. Fomentar el estudio independiente y sugerir hábitos y técnicas de estudio.

- Observar las actitudes de los alumnos hacia la participación ciudadana y el desarrollo sustentable.

- Precisar criterios de evaluación congruentes con la formación integral del MCC y las observaciones que resulten de los trabajos de tutoría.

- Propiciar la integración de los alumnos de nuevo ingreso al grupo. Generar un clima de confianza en la relación profesor-tutor y alumno, así

como con el grupo, evitando la excesiva camaradería y la sobreprotección. Mantener el respeto y consideración de las circunstancias particulares de la

(25)

Informar sobre aspectos psicopedagógicos a los alumnos, si son requeridos.

Solicitar información en caso de ser necesario a los docentes sobre aspectos actitudinales y académicos de sus alumnos.

Solicitar las evaluaciones parciales a los docentes de las demás asignaturas de los alumnos de su grupo.

Elaborar un concentrado de las evaluaciones obtenidas para intervenir de manera oportuna en el campo de lo académico o del desarrollo de la personalidad del alumno.

Llevar a cabo el seguimiento de la trayectoria escolar de sus alumnos tutorados

Propiciar el enlace para que el alumno tutorado pueda acceder a la asesoría en los temas de mayor dificultad en las diversas asignaturas. Actualizar en forma permanente la ficha psicopedagógica de cada alumno

sobre los datos más significativos para los tutores de cursos sucesivos. Canalizar a los alumnos que lo ameriten a las instancias que correspondan. Apoyar o canalizar al Departamento de Orientación a los alumnos tutorados

en cuestiones relacionadas con técnicas de estudio y autoconocimiento Conocer las condiciones sociales, familiares y personales del alumno,

mediante un cuestionario y entrevista, los que le permite aproximarse al conocimiento del perfil de los estudiantes.

Verificar que los docentes que imparten las asignaturas de orientación educativa, vocacional y profesiográfica en el grupo, elaboren los reportes de avances de sus estudiantes, para que para que exista seguimiento sobre las opciones profesionales, académicas y de vida de los mismos.

Las funciones anteriormente descritas, establecen las acciones generales que un tutor debe realizar. Se sugiere la conveniencia de que el docente responsable de esta labor, tenga probada discreción y moral, ya que a pesar de existir instrumentos que facilitan llevar a cabo esta tarea, siempre es indispensable el manejo correcto de la información.

Es importante tomar en consideración las funciones que no son propias del tutor (Jara, 2010) entre las que se tiene:

• No tomar el rol de psicólogo

• No actuar como protector del alumno frente a los docentes cuando ha tenido mal desempeño.

• No resolver los problemas de búsqueda de información y ponerla en mano del tutorado

• No citar al tutorado en lugares y horarios fuera de los previstos en la institución y mucho menos en días no laborables.

(26)

• No ayudar a hacer tareas encomendadas por él o por otros profesores. • No asumir o suplir la responsabilidad de los padres en la educación del

alumno, no obstante, el tutor podrá aconsejar u orientar al alumno tutorado, dentro de un marco de respeto mutuo.

1.1.7. Información que debe Poseer el Docente Tutor(Jara, 2010)

Un docente tutor debe disponer de información actualizada de aquellos aspectos que resultan básicos para orientar el proceso de aprendizaje de los estudiantes que tiene asignados. Es cierto que en muchas ocasiones el estudiante puede demandar información de la que el tutor no dispone, y en ese caso, se le remitirá al docente, servicio o unidad correspondiente; pero hay información que afecta directamente al estudiante y a su desarrollo académico que el docente tutor debe conocer.

• La estructura general y contenido del Plan de Estudios.

• La aplicación práctica del MOEVA: momentos, duración, evaluación.

• Tiempos y trámites de normas de control escolar asociadas al ingreso de los estudiantes, permanencia en el plantel, acreditación a los siguientes cursos así como requisitos para el egreso.

• Conocimientos sobre desarrollo adolescente y sus principales

problemáticas: adicciones, pandillerismo, violencia escolar (bullying). • Elementos básicos de desarrollo humano.

• Conocimiento sobre el contexto que rodea la institución: condiciones y costumbres de la población

• Conocimiento del bachillerato en el que labora, especialmente de los recursos humanos: docentes, directivos, personal de apoyo, padres de familia y estudiantes. De la infraestructura conocer los medios y recursos de los que pueden disponer los estudiantes para su trabajo: bibliotecas, salones, computadoras, departamento de orientación.

• Conocimientos sobre las instituciones tanto particulares, de Educación Superior y gubernamentales que están en su comunidad y que pueden atender las necesidades de los estudiantes. Es recomendable elaborar un directorio de los mismos.

1.2. Asesoría.

(27)

En el Bachillerato General Estatal se definirá la asesoría como el acompañamiento extra para el apoyo en el proceso de formación específicamente académica atendido por los profesionales de cada área disciplinar.

El trabajo de asesorías no es la labor cotidiana que se realiza en los espacios curriculares en que se imparte cada asignatura, por lo que se sugiere que se impartan en distintos horarios. Así, los temas tratados pudieran no ir en concordancia con los horizontes de búsqueda de determinado semestre, puesto que en ocasiones, se puede tener alumnos en asesoría de diferente grado escolar y con diferentes grados de avance, sobre todo en planteles cuyos recursos de docentes y horas son menores para satisfacer todos los casos que se presenten.

1.2.1. Objetivo formal de la Asesoría.

Acompañar el proceso de formación académica de los estudiantes que lo requieran durante su estancia en el Bachillerato General Estatal.

1.2.2. Tipos de Asesoría.

a) De seguimiento. En ésta se presentan dos situaciones: la primera que se deriva de un diagnóstico que se realiza al inicio de cada semestre del ciclo escolar, en el que el profesor de cada asignatura puede determinar el grado de conocimientos que los estudiantes poseen y así, detectar las carencias y/o avances que éstos presentan.

Del resultado del diagnóstico se pueden implementar dos tipos de acciones: canalizar a los asesores correspondientes o en caso de que el docente que realizó el diagnóstico, sea el único asesor del plantel en su campo disciplinar, elaborar su planeación para el trabajo del semestre.

Este tipo de asesoría, al ser casi de carácter preventivo, No tiene carácter de evaluación o acreditación.

El segundo caso se presenta durante las clases cotidianas o en las evaluaciones de cada periodo. Ya que en ellas, los docentes de cada asignatura pueden detectar estudiantes que conforme avanza el ciclo escolar, van presentando carencias específicas que no fueron vistas al inicio del semestre. En estas situaciones es posible que todavía exista tiempo para canalizarlos al trabajo de asesorías de la institución y con ello se beneficie el aprovechamiento académico de los alumnos.

Este tipo de asesoría, no tiene carácter de evaluación o acreditación.

b) Remedial. Se denomina así a la asesoría que se lleva a cabo cuando los estudiantes no han acreditado una asignatura y no tendrán derecho a cursar la siguiente. Para ello, se aplican sesiones específicas al final de cada semestre escolar, en las que se revisan los horizontes de búsqueda que durante el semestre fueron abordados para así, tener derecho a presentar el examen extraordinario.

(28)

semestre y los asesores deben ajustarse a las reglas de operación que este programa tiene.

1.2.3. Actores en el trabajo de asesoría.

Alumno. Son los beneficiarios primeros de este Programa, ya que del avance o retroceso que tengan en el aprovechamiento académico, depende su permanencia y egreso del Bachillerato General Estatal.

El enfoque centrado en el aprendizaje permite que los estudiantes tengan derecho a ser asesorados oportunamente en cada una de las asignaturas que presenten bajo rendimiento. Pero, al ser co-responsables de su proceso de aprendizaje, de estos alumnos se esperan los siguientes compromisos:

a) Asistir puntualmente a todas las asesorías correspondientes.

b) Participar de forma activa y responsable en las sesiones de asesoría. c) Realizar las actividades y tareas que el asesor encomiende.

d) Cumplir con las disposiciones señaladas por el asesor.

Profesor de asignatura. Es el responsable en primera instancia, de diagnosticar las carencias que en cuanto a conocimientos, manejo de contenidos y técnicas específicas, presentan los estudiantes en su asignatura o en un campo disciplinar determinado, ya sea al inicio del semestre, durante el mismo o en los periodos de corte y evaluación.

De los profesores de asignatura se esperan las siguientes acciones:

a) Aplicar el diagnóstico inicial para determinar el grado de conocimientos, manejo de contenido y uso de técnicas específicas de la asignatura, que presentan los estudiantes.

b) Canalizar a los estudiantes con los asesores correspondientes.

c) Solicitar al asesor el reporte correspondiente sobre el grado de avance de los alumnos asesorados.

d) Verificar durante las clases, el avance de los alumnos asesorados.

e) Informar a los padres de familia sobre los avances que en la asignatura tienen los alumnos.

Asesor.

Son todos los docentes que imparten asignaturas en lo semestres del Bachillerato. Por ello, es necesario destacar que las asesorías de ser posible, deben trabajarlas todos los catedráticos que laboran en una institución, independientemente de que les den o no clases, dejando a un lado la idea de que sólo algunos son capaces de ofrecer este apoyo o que, necesariamente deben ser los maestros que cada grupo tiene.

Sus funciones y obligaciones se detallan más adelante, pero para que el asesor pueda llevar a cabo su labor es necesario que:

a) Cuente con el respaldo y apoyo del director y del profesor de asignatura de sus asesorados.

(29)

1.2.4. Perfil del asesor.

Por el trabajo académico que desempeñará, el asesor debe conocer a fondo las asignaturas que imparte o que forman parte del campo disciplinar en que se encuentran y que pose las siguientes características:

Ser catedrático de la asignatura a asesorar.

Poseer vocación de servicio y estar comprometido con la educación integral de los estudiantes.

Tener capacidad de diálogo y manejo de grupo. Ser responsable.

Ser empático.

Aunado a los requisitos anteriores, es necesario que el asesor posea las competencias del perfil docente que señala el Acuerdo 447 y que ya han sido descritas en párrafos anteriores.

1.2.5. El trabajo de asesoría y sus características.

Vista la asesoría como el trabajo de colaboración que realiza un profesor para solucionar problemas académicos, se deben tomar en cuenta algunos aspectos durante su práctica que pueden contribuir a enriquecer este proceso en favor de los estudiantes.

Las Asesorías tienen las siguientes características:

Es un proceso continuo, no puntual; lo que significa que necesariamente requiere de un diagnóstico de al inicio del semestre, pero también de una cuidadosa observación a lo largo del mismo.

Es un proceso planeado sistemáticamente, que prevé horizontes de búsqueda y desarrollo de competencias a corto, mediano y largo plazo. No siempre es posible esperar resultados inmediatos, pero sí debe buscarse que el rendimiento académico de los estudiantes mejore en el futuro mediato para lograr su permanencia en el plantel.

Es un trabajo que se realiza únicamente en las instalaciones del plantel educativo y en horarios acordados con los directivos.

Es un proceso activo y dinámico que facilita la construcción de conocimientos por parte de los alumnos y los provee de elementos, técnicas y estrategias que le permiten su aplicación en las asignaturas y en su vida cotidiana.

Es un proceso que se desarrolla en el marco del Currículo, por lo que los resultados de aprendizaje de cada asignatura que conforman el Plan del Estudios del Bachillerato General Estatal son pilares fundamentales para la construcción de la asesoría.

(30)

1.2.6. Funciones del asesor.

Un asesor es el especialista en el tema y sus tareas son fundamentalmente académicas, ya que asiste sobre la materia que imparte y colabora con directivos y los demás profesores en la planificación y desarrollo del proceso de aprendizaje de los estudiantes.

El trabajo de asesor es una función que la mayoría de los catedráticos realizan durante su práctica docente, que se ha reforzado con la impartición de los CUREA (Cursos de Recuperación Académica) y que será necesario seguir desarrollando para implementar estrategias y técnicas propias de cada asignatura del plan de estudios.

Las funciones que deben cubrir los asesores son:

Elaborar una evaluación diagnostica que detecte las necesidades académicas grupales e individuales de los estudiantes.

Elaborar una planeación didáctica de su trabajo de asesorías con base en las necesidades detectadas.

Atender a los estudiantes que le hayan sido canalizados y que presenten carencias específicas sobre la asignatura.

Atender a los alumnos que deseen profundizar sus conocimientos sobre una asignatura específica. Esto es para el caso de los estudiantes que sobresalen en sus estudios y requieren ir a un ritmo más rápido.

Brindar información sobre bibliografía, técnicas y estrategias de la asignatura o campo disciplinar que asesora.

Llevar un control del avance académico de sus asesorados.

Informar al tutor, profesor de asignatura, director y padres de familia, sobre los avances de sus asesorados.

(31)

2.

Propósitos del Programa de Tutorías y Asesorías para el

Bachillerato General Estatal

7

Como puede apreciarse en el apartado anterior, la tutoría y la asesoría son dos labores que no son inconexas al contrario, ahora se buscar darle un lugar a la primera que no se contrapone a las finalidades de la segunda sino que la abraza y por lo tanto, ambas pretenden contribuir con la función social de la escuela que habla de integrar a la sociedad ciudadanos con conocimientos y habilidades pero sobre todo, actitudes que les permitan desempeñarse en su vida cotidiana de forma personal y con los demás.

Por ello, con la implementación de este Programa en los planteles del Bachillerato General Estatal se pretende:

Sensibilizar al estudiante para que asuma su responsabilidad en su proceso de formación.

Promover cambios en la actitud del estudiante hacia el aprendizaje mediante el fortalecimiento de los procesos que favorezcan su integración y compromiso formativo.

Apoyar al estudiante para que desarrolle metodologías de estudio y trabajo que sean apropiadas a las exigencias de los estudios.

Fomentar en los estudiantes el desarrollo de capacidades de auto aprendizaje con el propósito de mejorar su desempeño en su proceso formativo.

Estimular el desarrollo de la capacidad de decisión del estudiante a través del análisis de escenarios, opciones y posibilidades de acción en el proceso educativo.

Orientar al alumno para que resuelva problemas escolares y/o personales que enfrenta durante su proceso formativo.

Promover en el estudiante el desarrollo de valores, actitudes, destrezas y habilidades para fortalecer su autoestima y su proyecto de vida.

Informar y sugerir actividades extracurriculares (dentro y fuera de la institución) que favorezcan un desarrollo integral del estudiante.

Impulsar y desarrollar la formación permanente de profesores-tutores.

Revitalizar la práctica docente mediante una mayor proximidad e interlocución entre profesores y estudiantes para, a partir del conocimiento de los problemas y expectativas de los alumnos, generar alternativas de atención e incidir en la integralidad de su formación profesional y humana.

Elevar la calidad del proceso educativo a través de la atención personalizada y/o grupal, atendiendo los problemas que influyen en el desempeño escolar del

(32)

estudiante, a fin de mejorar sus condiciones de vida y de aprendizaje para motivar así su permanencia en la escuela.

Contribuir al abatimiento de la deserción, elevando la calidad del proceso educativo en un ámbito de construcción de valores, actitudes y hábitos positivos.

Promover el desarrollo de las habilidades intelectuales en los estudiantes mediante el empleo adicional de estrategias de atención personalizada.

Propiciar un clima escolar favorable al aprendizaje, que estimule y motive a los estudiantes, y crear espacios ubicados más allá del salón de clases destinados a apoyar el desarrollo de los jóvenes.

Retroalimentar a la Institución respecto a las acciones convenientes para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje, a partir del conocimiento de las prácticas educativas de sus profesores.

Proponer modificaciones en la organización y programación académicas, a partir de las problemáticas vinculadas a estas acciones detectadas en el proceso tutorial o de orientación.

2.1. Ventajas de implementar el Programa de Tutorías y Asesorías del

Bachillerato General Estatal

La Tutoría y asesoría, al ser tareas que se inician cuando el estudiante ingresa al Bachillerato y concluye una vez que ha llegado al final de sus estudios, integran acciones que representan los siguientes beneficios:

Se sitúa en el centro del proceso educativo al estudiante, rescatando con ello la dimensión humana de la educación.

El alumno tiene un acompañamiento permanente que orienta su aprendizaje y formación personal.

Se crean espacios de relación interpersonal entre docentes y alumnos, lo que genera el conocimiento de diferentes aspectos de la vida personal, académica y emocional de los estudiantes.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...