• No se han encontrado resultados

ISBN: Distribuido por Autores Editores

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "ISBN: Distribuido por Autores Editores"

Copied!
78
0
0

Texto completo

(1)
(2)
(3)

Emma Llano Sierra

(4)

ISBN: 978-958-48-0059-6

Distribuido por Autores Editores

(5)

5

Indice A

AMÁNDOTE ... 13 E

EL OLVIDO ... 12 ESE DÍA ... 9

P

PRÓLOGO ... 7 T

TU MIRAR ... 11 TU PARA MI ... 14

Y a partir de la página 15, numerados de 1 a 55, un conjunto de poemas sin título.

(6)

6

(7)

7

A mi padre quien fue el primero en descubrir mi deseo de escribir.

PRÓLOGO

Dicen que de “poetas y locos todos tenemos un poco”, y obviamente no soy la excepción, en mis primeros pasos como adolescente me dediqué a la poesía, reuní todos mis sueños en un cuaderno cuadriculado de 100 hojas, con gran orgullo lo guardé por muchos años, pero como no falta el pero, un amigo muy allegado a mi familia lo descubrió y me pidió se lo prestara, tan solo por una semana, eso fue en el año 1961, y todavía estoy esperando a que me lo regrese, pero sin mucha ilusión ya que el amigo falleció hace varios años y difícilmente puedo creer que haya conservado todo este tiempo el cuaderno de poemas de aquella jovencita.

A pesar de lo anterior, encontré en un cuaderno olvidado algunos viejos poemas que no están en el primer cuaderno, pero que tienen su romance.

Retomé esta línea cuando vivía en Madrid y tras varias desilusiones románticas alcancé a escribir algunos poemas que aquí dejo plasmados; después, de regreso en Colombia la vena poética regresó y me acompañó por un tiempo. Ahora en la madurez, una que otra inspiración me acompaña, así que espero que aquellos amantes de este tipo de literatura la disfruten y lean con indulgencia.

De la autora.

(8)

8

(9)

9

ESE DÍA

Los días más tristes Sin vida pasaban Sin sentir la noche Sin mirar la brisa, Pero ese día No pasó jamás,

Se quedó en el mundo Y llenó las horas Y a todos los lirios

Las flores y las lágrimas, Las llenó de paz.

Y fue en aquel día El que no pasó nunca, En el que tu estás, Que te hablé en silencio Con mi voz de llanto, Con sentida voz.

Te dije muy tierna Casi en un susurro La ilusión más bella De mi corazón.

Y en ese momento

(10)

10

Volvieron más días, Con noche y estrellas, Y ese gran día

El que no pasó nunca

¡No volvió jamás!

Eli, Cali, mayo 3 de 1967

(11)

11

TU MIRAR

Y estabas allí

Con tu mirada risueña, Mirando hacia el rocío, Tal vez pensabas en mi O quizás no pensabas, Aunque en tu mirada había Una distancia de años Una lejanía inmensa Que no puedo entender.

De pronto dijiste algo

Algo… que no pude escuchar, Me incliné sonriente

Pensando, de tu lejanía Querías regresar

Pero tu mirada de nuevo Tenía aquel matíz

Aquel vacío infinito Que no te deja vivir Cuando conmigo estás.

Elis, Cali mayo 3 de 1967

(12)

12

EL OLVIDO

Y se fue una noche…

Por el camino del olvido Y aunque olvidé sus labios No olvidé su besar

Ni olvidé sus caricias, Ni su dulce mirar, Pero olvidé su figura, Y el color de sus ojos No puedo recordar.

Si por un momento pudiera Los días regresar,

Quizás para mi sería

Como una extraña melodía Que nunca quise escuchar.

Elis, Cali, junio 3 de 1967

(13)

13

AMÁNDOTE

Ya empezó la oscuridad La noche en mi alma El dolor de tu amor, Mi suplica de calma, Mi eterna tristeza, Mi llanto sin lágrimas, Soñando sin esperanza, Viviendo sin pasado, Gozando sin reir, Pero amándote a ti.

Elis, Cali, junio 3 de 1967

(14)

14

TU PARA MI

¿Porqué estoy tan triste?

No lo comprendo Si tú… tu ya te fuiste Y quizás nunca vuelvas

¿por eso estoy triste?

No, no puede serlo Si ya no te quiero Si no te recuerdo Si no pienso en ti.

Qué puedo yo hacer Si no siento nada Si estoy tan vacía Que nada me inspira.

El frio paisaje Está fijo en mi Y si vieras lo raro En este momento Yo pienso en ti Y veo mi tristeza Y veo mi abandono, No te recuerdo Pero este vacío Me recuerda a ti.

Elis. Cali, noviembre 27 de 1967

(15)

15

1

En el camino encontré un hombre,

tenía las manos fuertes y un mirar tierno, su sonrisa fue mi luz y mi esperanza una luz oscura y una esperanza muerta.

Caminó a mi lado como el ciego que guía al muerto.

Caminó torpe y tropezando, sin mirar apenas no vio la daga en mi pecho

y siguió arrastrando el inerte cuerpo ya deshecho.

Siguió adelante sin mirar apenas

no vio que de aquel cuerpo en destrozo se veía apenas un corazón muy rojo

que sangraba de pena de ver su indiferencia.

Y seguiste adelante sin mirar atrás

sin mirar que hasta ese corazón dejaste caer y corriendo y saltando lo hiciste pedazos mil pedazos que ignoraste sin querer.

¡Pero esos pedazos gritaron “te quiero”!

¡Y tu miraste, al final, al fin miraste!

¡Aunque tan sólo fue para decir adiós!

Elis, Madrid 1.976

(16)

16

2

Dolor, pena, angustia ese es mi idioma, te puedo hablar de dolor

y de mi, que soy la pena y angustia, soy el llanto sin lágrimas,

soy lo que queda de mi.

Te puedo contar de tristezas mil historias sin fin,

te puedo hablar con sollozos, puedo reír con mi llanto, puedo morir sin morir.

Los cuentos que un día me contaron, te los contaría yo a ti,

pero son tan falsos, al fin cuentos, que no los creerías,

y al final, llorarías por mí.

Es mejor el silencio a esta pena angustiosa, es mejor que callemos este llanto sin fin, es mejor que olvidemos este mundo infeliz.

Elis, Madrid, junio 11de 1.977

(17)

17

3

Dos cadenas en tu camino, dos esclavos de tu destino, un mundo con un sólo baúl, viajando con pesada carga.

En tu pedregoso camino no hay un sucio punto

que te ayude con tu duro corazón, con tu vacío y desordenado lugar.

Los niños no fueron niños

los pájaros cantaban en el infierno,

mil esclavos atormentaban mis pensamientos y las cadenas asesinaban un cuento.

Dos cadenas con treinta años dos esclavos sin su dueño

un sólo mundo entre cientos de estrellas sin un camino para llegar a su destino.

Elis, Madrid, julio 2 de 1.977

(18)

18

4

El traquetear de las máquinas, el tic tac de un reloj,

el llanto de un niño, la risa de una vieja, eso es vivir!

Un televisor que habla, y una mujer que contesta;

una radio apagada,

una mano asesina que aniquila las plantas, lo que nos roba el oxígeno para no dejarnos subsistir,

eso también es vivir!

Una voz que no se oye,

un problema que puede esperar, una solución que nunca llega, un teléfono que no funciona, una llamada que no se hace, una decisión que nos ahoga, también le llamamos, vivir ...!

(19)

19

El caer de la lluvia en el rostro, el sentir el sol en el cuerpo, una noche estrellada,

una luna y un Pierrot, aquel suspirar constante, aquel soñar y sonreír, aquel llorar por un sueño, aquel mirar juvenil,

aquellos ojos de niño, aquel mirar con timidez,

¡A esto le llamo vivir!

Y si al sembrar una planta, y poner todo tu ser en ello, y verla salir,

y antes de florecer ... morir!

también piensas que es vivir...

Entonces el destruir una causa y asesinar unos niños

y el tropezar cada día con lo que te sale al paso, y blasfemar de tu credo, y el creer que es amigo

(20)

20

todo el que te tiende una mano, le llamarías vivir?

Y todo esto es vivir, y lo que hago es vivir!

y lo que espero es vivir!

y aunque no lo quiero, es VIVIR!

y si me muero, es VIVIR!

y si mis sueños se arrastran, y me ahoga la tristeza, y si no tengo la dicha de una sonrisa en la vida, eso también es vivir!

y aunque no lo quiera, y aunque no lo espero,

y aunque la desgracia me ronda, que importa!

¡ESTO TAMBIEN ES VIVIR!

Elis, Madrid, septiembre 11 de 1977

(21)

21

5

El camino era vacío en su extensión se escuchaban pasos suaves

pasos que no se atrevían a tocar el suelo temían despertar al mundo en su alegría.

Los pasos más suaves parecían acariciar acariciaban la esperanza y la delicia el placer de lo que vendría después

la alegría de soñar despierta en su regazo.

Sus brazos fuertes me apretaron con fuerza apenas si podía respirar en mi alegría pero yo misma me apreté en su pecho estrujé mis sentimientos en sus labios.

Y después regresé por el mismo camino susurrando canciones de viejas romanzas y sintiendo su calor en mi ser

sus labios, su mirada, su ternura.

Y cuando desperté de mi sueño de lo que yo soñé, le vi allí sonriente con la esperanza en sus manos con la alegría en sus labios...

Elis, Madrid, octubre 23 de 1977

(22)

22

6

Mirarte lejano, mirarte y mirarte esperarte, soñarte, pensarte y ... otra vez mirarte

para después dejarte.

Recorrer sin ti, sin tu sentir caminar sin tu mano en mi mano y buscarte en mi vivir

para encontrarte lejano.

No poder respirar sin tu aliento no amar sin tu amor

querer encontrarte desesperadamente para decirte ... adiós.

Elis, Cali, octubre de 1980

(23)

23

7

Te alejas una vez más después de tanto llanto y tanta lucha entre los dos para amarnos tanto.

Lo que nos dimos y dijimos no fue suficiente

ni todo lo que vivimos ni mi querer de quererte.

Te vas, te alejas, me dejas y yo de nuevo

te quiero, te espero allí, donde tu me dejas.

Elis, Cali, octubre 1980

(24)

24

8

Esta seguridad de amar y la duda amarga

de no saber y saber para qué y por qué.

Amar, mirando sus ojos vivir de sentir sus manos con su sonrisa feliz y su forma de amar.

Esa ternura que en él veo esos sus ojos que me siguen esa su mirada que busco esa su forma de amar.

Seguiré mirando sus ojos y los buscaré en la noche en mis sueños y dudas y en mi eterno soñar.

Elis, Cali, octubre 11 de 1.980

(25)

25

9

Quererte y dejarte besarte y odiarte amarte en mi dolor amarte con rencor.

Soñarte con odio pensarte sin rabia querer y querer y llorar sin llorar.

No amar para odiar y odiar para amar no saber que hacer no saber que pensar.

Soñar para no pensar y reír por llorar para nada pensar para nada amar.

Elis, Cali, octubre 11 de 1980

(26)

26

10

Estas lejano, tan lejos, tan lejos, lejos de mi pobre alma cansada cansada ante el dolor de no verte no verte y pensarte, tan lejos, tan lejos.

No verte, no tenerte, sólo sueños sueños lejanos con otros paisajes paisajes blancos y fríos

fríos de amor y sentimiento.

Dolor de ausencia, dolor vacío

vacío en mi alma, vacío en mi cuerpo mi cuerpo que sufre, que llama que llama tu alma lejana.

Ilusión de verte, verte de nuevo

de nuevo estrecharte, de nuevo amarte amarte con fuerza, con locura

locura de amor, locura de amar.

Elis, Cali, octubre 11 de 1980

(27)

27

11

Esta pasión, o acaso amor que de mi quiere salir esta fuerza y profundo latir de un corazón que quiere vivir.

Tus labios que piden los míos que te buscan mi voz que te llama tu cuerpo que espera.

Ser uno, y ser dos amarnos con fuerza con pasión, con angustia buscarnos y amarnos.

Tu boca fresca, tu boca tus labios, tu sonrisa tu voz, tu hablar sensual tu voz que acaricia que ama.

Te siento, te amo, y de verte, mi cuerpo corre, y te busca y te ama, y te ama.

Elis, Cali, octubre 11 de 1980

(28)

28

12

Te vi llegar,

temblé, sentí ese miedo miedo de eso que no sabía pero que en mi ya vivía.

Llegaste a mi te quedaste en mi te anidaste tibio

siendo en mi ser el sol.

Fuiste mi centro y te quedaste quieto para luego escapar

dejando un vacío ingrato.

Dejaste frío donde sol hubo vacío en la plenitud

tristeza en la ternura

y le di un adiós a mi cordura.

Elis, Cali, octubre 13 de 1980

(29)

29

13

Y me di toda

me entregué a una ilusión a un amor

lo que nunca pensé, ocurriría.

Me había negado al amor y ahora, después de tanto el amor llegaba

y no podía tocarlo.

Se me fue de las manos casi, cuando llegó

le había dicho no, tantas veces, que ahora el, me decía no!

Le di lo que a nadie le di le amé sin miedo

y le perdí

sin tiempo apenas para decir te amé!

Pero en mi forma

con mis rudezas y mimos así, lentamente

y desde mi calma, te amé!

Elis, Cali, octubre 13 de 1980

(30)

30

14

Querer, amar, sentir

¿Qué es esto?

¿Por qué siempre es igual?

igual que termina en dolor.

Siempre, ayer, hoy mañana y luego llorar lo perdido

llorar lo que no se tuvo.

Con el mismo final un amor llega un amor se va pero ninguno se da.

Sólo el llanto siempre igual siempre constante siempre amargo.

Elis, Cali, octubre 13 de 1980

(31)

31

15

Perderte sin haberte tenido ley del absurdo eres tu qué obtuve y qué te di si no fuimos y no somos.

No hay romance no hubo un te quiero ni un adiós

ni un hasta siempre.

Pero dentro de todo muy en el fondo donde te encontré extrañamente te amé.

Sentí mil y más cosas emociones que no soñé caricias que te di

y que se fueron sin decir por qué.

Elis, Cali, octubre 13 de 1980

(32)

32

16

Cansancio de mirar el alma se acuesta el cuerpo se relaja

los sentimientos se duermen.

Todo ese palpitar el no poder sin ti vivir ese no olvidar tus ojos se queda allá atrás.

Con mi dolor dormido

y todo lo que no me deja vivir es la alegría de soñar

cuando en mi mundo estoy.

Ese volver al día

despertar de lo profundo para hundirme más

cuando en tu mundo estoy.

Elis, Cali, octubre 11 de 1980

(33)

33

17

Me gustas, te lo dije y te empecé a querer rápido sin pensar

sin tiempo de volver atrás.

Viviendo por tu mirar por ese cruzar de frases que me dejan saber

que existe algo entre los dos.

Esperar ese lánguido momento que en medio de mil miradas reconozco esa, la que es mía la que me dice, que me amas.

Nos miramos y miramos sonreímos, sin hablar nos amamos sin tocarnos acariciándonos al mirar.

Elis, Cali, octubre 11 de 1.980

(34)

34

18

La niñez se fue

llevándose mis felices años y al pasar mi juventud dejó en mi

sólo el suave rocío de blancas gotas

que marcarán los años y el correr de la vida en mi mirada cansada en mi caminar pausado, mi meditar bajito

y en el no sonreír vivir la nostalgia de los años vividos de lo que pudo ser y ... no fue.

Elis, Cali, octubre 16 de 1980

(35)

35

19

En el día de mi destino, en el momento de mi sino, te esperaré, así

como antes, inconstante pero hoy NO!

hoy soy el orgullo que camina toda mi fuerza me eleva, y te miro desde allí desde lo alto de mi ego, sin volver, ni un momento a mirar aquello,

lo que pasó!

Elis, Cali, octubre 18 de 1980

(36)

36

20

Te digo no, a tus mentiras no a tus palabras

no a tu mirar lánguido y nó a tu besar frío.

Yo soy ardor, tu eres dolor yo soy fuego, tú la nieve.

Tu vives sin mi yo muero por ti tu puedes fingir yo necesito vivir.

¡Así, que, nó!

me muerdo los labios me bebo mi llanto y te digo adiós!

Elis, Cali, octubre 19 de 1980

(37)

37

21

Esta vida plena,

completa y sin barreras esta alma se desborda se escapa en su libertad en su ansia de aventuras de locuras

por hablar lo nuevo, la inquietud,

una emoción distinta, distinta de placeres, que haga del espíritu otro ser

otro viviente

lleno de locura fugitiva que muere para volver a ser.

Elis, Cali, octubre 19 de 1980

(38)

38

22

Nuestros sueños se evaporaron y se quedaron las voces

como pequeños cristales

de un verde esmeralda perdido cual sortija de recuerdo

que a mi vida ensombrece con el recuerdo enfurecido de un anochecer que amanece y en su dulzor nos envuelve con su furia que perdura arrastrando el tu y el mi en una incandescente llama fuego de hielo encendido de una ilusión cándida

nos dejó dentro amor vencido con nuestro pasado en el olvido.

Elis, Cali, octubre 21 de 1980

(39)

39

23

Cuando la esperanza reverdece y no se escapa fugitiva

sino que abrasa y está viva dentro, el alma se estremece.

Y todo en ti cual adolescente lleno de esos días de locura que con ese amor perdura planeas una vida en tu mente.

Cualquier duda empalidece, y cualquier llanto es suave brisa, nada te torna indecisa

sólo su adiós te entristece.

Elis, Cali, octubre 21 de 1980

(40)

40

24

En un amanecer de tinieblas abre sus ojos al despertar viendo del temor sus puntas sin sentir de su madre el abrazar.

El sentir en vida un infierno el vivir sin saber un castigo

tener muy dentro frío cual invierno en ese pozo sin abrigo.

Pequeña vida pálida, transparente suave reír, ilusión viviente

se apagó y secó pequeña fuente después de intentar ser combatiente.

Manecitas vacías que buscan su osito cuerpecito que durmió de repente deja ya de llorar Nicolasito

que mamá ya viene a verte.

Duerme que en tu despertar oirás mil y un pájaros cantar

(41)

41

verás muñecos encantados

y tu osito para dormir abrazados.

A: Oscar Nicolás Gómez Elis, Cali, noviembre 1 de 1980

(42)

42

25

Esta es sólo una forma, una de ellas, sólo una,

y la única que sé para decirte lo que siento, muy dentro y profundamente,

mi soledad sin ti,

los largos días y semanas soñando con verte de nuevo esperando que el tiempo corra que corra tan rápido,

como pasan las nubes y tan rápido, tanto como la vida pasa.

Elis, Cali, diciembre 24 de 1980

(43)

43

26

En mis manos, tu recuerdo, aquella pluma que me diste

y aunque no hay nada que indique que fue tuya,

o que fuese diferente de otra, cuando la tomo en mi mano, siento eso tan especial de algo que fue tuyo, y me lleno de calor y amor

siento su compañía en mi soledad, me trae mil recuerdos,

sueños de un pasado, toda una vivencia de nuestra existencia, de lo que fue para ti y lo que aún es, en mí, de ese raro sentimiento de comprensión

simpatía y unión

que entre los dos hubo, y la acaricio

queriendo vivir de nuevo en aquel nuestro mundo

tan lleno de pequeños detalles, variedad de alegrías

con luces de colores

(44)

44

y cascadas de estrellas

que fueron nuestras querellas para otra vez ser tú

y disfrutar siendo yo.

Elis, Cali, diciembre 25 de 1980

(45)

45

27

Fuerza, cordura, violencia sonrisa, amargura

tristeza!

Alegría, ternura, viveza fortuna

y de nuevo tristeza!

Calor, frío, tibieza añoranza

templanza y ...

tristeza!

Ilusión, amor, dolor rencor, ardor

pasión y otra vez tristeza!

Elis, Cali, junio 1.981

(46)

46

28

Allí está la vida

tras la velada neblina con su sonrisa fingida que queda fija en mi retina.

Quisiera ser cual pintor viajante, emigrante que da color al amor y da nostalgia al distante.

Quisiera ser pordiosero que a través de una nube descubre como es el romero y ve como la vida sucumbe.

Elis, Cali, junio 1981

(47)

47

29

Eres tú con tu vivir austero Mirada de frialdad de acero mostrando en ese gesto tal finura

que podrías ser de una estatua la moldura.

Mirada extraña, llena de melancolía que señala más tu fisonomía

donde habita dentro muy dentro el dolor profundo de un quebranto.

Sueños de color aguado y mojado que te dejan sólo y desamparado con el alma y el corazón cicatrizado marcados indeleblemente con el olvido.

Elis, Cali, junio 1.981

(48)

48

30

Iré al final del arco iris y hallaré un arcón de oro con florecillas pintadas con el carmín de las rosas.

Habrá un bambi

que en su caminar saltarín dejará huellas de plata al pisar y habrá en las flores rocío con brillo de diamantes y luces de colores.

Jugaré otra vez

con un lucero de plata y otro de color de nácar y me sentiré pequeña tan pequeña

que volveré a nacer.

Elis, Cali, junio 1981

(49)

49

31

Amanecer roto lluvia frágil y cálida ventana abierta Amor entra y sueña con el amanecer calma la lluvia cierra la ventana añora mi alma y sueña amor,

sueña con un amanecer roto una lluvia frágil y cálida y con una ventana abierta para que entre tu alma en mi alma.

Elis, Cali, junio 1981

(50)

50

32

Cada vez, en el suspiro en el cantar y la poesía cada vez, en ti me reunía veía en todo, en el espacio cada vez, tu mirada

y veía danzar mi alma en tu palacio cada vez, que te veía dichoso

y me mirabas sin mirar

cada vez, que te sentías celoso parecía que no habría más paisaje cada vez, que el sol luminoso

se alejaba con sus nubes de equipaje.

Elis, Cali, junio 1981

(51)

51

33

Esa ciudad de mis recuerdos donde dejé mi sentir humana donde se quedaron mis versos y quedó mi vida liviana

con todos los que llamé amigos allí con todo y con nada

me sentí tirana

y viví la vida en cada hora en tus brazos dormida.

Pero como todo se evapora y nunca hay nada preciso la ciudad se tornó lejana y tu amor indeciso

la abandoné a otros y regalé los amigos dejé los te quiero para añorar mi ciudad y a sus calles amar sus lluvias recordar y sus amaneceres soñar.

Elis, Cali, junio 1981

(52)

52

34

Flor azul, rosa, amarilla color de fuego, flor encendida cálida, suave, con espinas pero flor siempre linda apretada, abierta, erguida soñadora, romántica, tierna que llega a ser bella

única, especial, distinta para al morir

ser igual que otra cualquiera.

Elis, Cali, junio 1.981

(53)

53

35

Miro las calles de mi barrio las calles de mi ciudad las calles de mi pensar y las de mi penar.

Están vacías de ti vacías sin tu melodía sin tu música

desde que te perdí.

El paisaje se esfumó y el jardín ya murió y hasta el amanecer de mi se alejó.

Mi alegría, mi amargura van de la mano por la vida a una sola sepultura

para su reposo, su guarida.

Elis, Cali, junio 1981

(54)

54

36

Extraño vacío que me invade pena por dentro que me ahoga que no me deja seguir avante aferrada a mi cual soga soga de los años vividos, vividos y perdidos.

Juventud que se aleja tan rápido como llega.

Almohada de mis penas con sueños que jamás fueron ni jamás volvieron

muriendo antes de ser.

Elis, Cali, junio 1981

(55)

55

37

Calles húmedas luces parpadeantes transeúntes presurosos

noche multicolor ruido musical y tu.

Lluvia suave casi imperceptible tu correr inquieto la lluvia alegre y yo.

Los cabellos húmedos tu sonrisa

tu hablar pausado tu chaqueta mojada tu y yo.

Elis, Cali, junio 1981

(56)

56

38

Camino de la vía láctea con luz de color estéril caer de lluvia de estrellas y paraguas de constelación aerolitos como flores marchitas arrancadas de su tallo

sin rocío

deshojadas, ardientes camino sin fin

con mucho por andar andar y recorrer

en ese gran espacio sin color y con color

color mustio indefinido

oscuro, claro, brillante, opaco inalterable, distante.

Elis, Cali, junio 1981

(57)

57

39

Blanca, arrogante y bella como una novia

con tu vestido largo tu bordado de diamantes erguida, esperas a tu amante.

Te miro envidiosa, tu elegancia

tu orgullo

tu frialdad de hielo y te admiro

y te amo tu la SIERRA.

Elis, Cali, junio 1981

(58)

58

40

Paisaje, verde, azul, violeta árbol, rio, flor

lleno de color y vida fresas, manzanas, uvas agua, sonar de arroyo cantar de aves

olor de yerba cuánto te añoro!

Barro en los pies sudor en la frente azadón, machete y pala cantar del gallo

sol en los ojos bondad, amor querer campesino sentir sincero cuánto te añoro!

Elis, Cali, junio 1981

(59)

59

41

Me vine con tu olor con tu sudor

con todo eso

que para ti es tan natural y que a mi

me roba la frescura la comodidad

mi gusto de sentirme limpia y

sin embargo quise sentirme así quedarme con tu olor con tu sabor

sintiendome sucia sucia de ti

sucia de tu amor.

Elis, Cali, julio 7 de 1.981

(60)

60

42

Palabras, frases, sílabas

¿Qué quieres que te diga?

¿Me quieres? Preguntas.

Te beso

Repites ¿Me quieres?

Te abrazo, te beso Me doy toda.

Y tú preguntas

¿Me quieres?

Elis, Cali, septiembre 1998

(61)

61

43

Será que el amanecer Si no se redacta en letras

¿Ya no es amanecer?

Y si de noche estámos Con la oscuridad patente

Pero sin palabras... lo sabémos Será, ¿Será que de día está?

¿Dejará el amor de ser amor sin la palabra dicha?

¿Será?

Elis, Cali, septiembre 1998

(62)

62

44

Me acerco, te alejas Te beso, no respondes Te pregunto, no contestas Y si al fin me marcho...

Te ofendes...

¿Cómo entenderte amor...?

¿Cómo?

Elis, Cali, Octubre 1998

(63)

63

45

Sol de mañana Sol de fortuna

Tibio calor que me besa Y endulza mi amanecer Amanecer de mis entrañas Inmensidad de ardor Luz de eternidad

En el intenso día de la vida.

Elis, Cali, octubre 1998

(64)

64

46

Suspiras... Suspiro...

Me miras... te miro

¿Qué piensas? Preguntas Me callo... te enfadas.

Te abrazo... me abrazas...

Te beso... me besas...

Te amo... me amas...

¿Qué piensas? Preguntas Me callo... te enfadas.

Te miro... me esquivas...

Te busco... te escondes...

Te hablo... te callas...

Te espero... te marchas...

Me callo... me callo...

Elis, Cali, octubre 1998

(65)

65

47

¿Qué pasó? ¿Qué sucedió?

¿Qué cambió el hoy?

¿Qué hubo en el ayer?

No entiendo este pesar Del fue y el no es

Si ayer tu corazón fue mío

¿Por qué en la noche lo perdí?

El vacío del no saber La inquietud de lo que fue La angustia del querer

E ignorar por siempre el no saber.

¿Qué hice? ¿Qué dañé?

Seguiré sin entender...

Elis, Cali, octubre 1998

(66)

66

48

Manos blancas, suaves, tiernas Manos que saben acariciar Manos tibias

Que hasta mi corazón llegan Cómo no amarlas,

Cómo no quererlas,

Si son tuyas, tus manos bellas.

Elis, Cali, noviembre 1998

(67)

67

49

Camino del silencio Camino largo y profundo Camino sin recorrer Camino solitario y lento Que sólo yo conozco.

Silencio del camino Largo y profundo camino Recorrido sin camino Solitario y lento camino Que conozco yo solo.

Elis, Cali, noviembre 1998

(68)

68

50

¡Vamos hermano, vamos!

La guerra nos espera

¡Vamos hermano, vamos!

La guerrilla nos espera

¡Vamos hermano, vamos!

Los paras nos esperan

¡Vamos hermano, vamos!

Nuestros hermanos nos esperan.

¡A morir hermanos! ¡Vamos!

Elis, Cali, enero 1999

(69)

69

51

La yerba húmeda rozaba mis pies descalzos mientras mi mente divagaba

buscando la compañía de mi soledad, el calzado en mi mano

me recordaba la rutina del día, el sol de la mañana,

la lluvia de la tarde, la alegría del día,

la tristeza oscura de la noche, y allí entre el vacío intenso del frío en mis pies

sentí que resbalaban gotas que sin querer y queriendo

me hicieron recordar que cuando tuve frío la tibieza de tus manos lo hicieron olvidar.

Elis. Cali, marzo 23 de 1999

(70)

70

52

Erase que se era una hormiga preciosa que caminaba juiciosa por el lavaplatos vecino.

Con sus antenas tocaba, palpaba y acariciaba, cada cuchara, cada platón e incluso algún jabón que sin querer se interpuso entre su rumbo indeciso.

Tanto utensilio sintió que orgullosa decidió:

“Hay que mirar con cuidado, pues si un banquete se han dado, algún dulce habrán tomado, y alguna miga han dejado.”

Caminó paso a paso, para dar con un pastel, sus antenas indicaban que el cuchillo y el cedazo guardan algún pedazo.

¡Hasta allí, todo bién!

(71)

71

Buscó a una compañera y las ordenes impartió, la caballería de primera a su servicio llamó,

y con paciencia y constancia, el trozo que descubrió

empezó a rodar y rodar, para llegar hasta un plato que de puente le sirvió, de allí pasó a una bandeja, de la bandeja al pocillo, y del pocillo a la orilla donde creyóse a salvo, hasta que la dueña ¡llegó!

Un grito, un alarido fuerte escuchó.

¡Hormigas! ¡Hormigas! ¡Qué horror!

Y con agua, esponja y manos a todas las arrasó,

unas estripaditas no se pudieron mover, las otras por el desagüe sin piedad fueron a caer, pero la hormiga preciosa, con su andar altanero se aferraba a aquel pastel, como si fuera un velero.

(72)

72

De nada le valió intentar pinchar el dedo atrevido, que la cogió sin reparo y observándola ¡exclamó!

¡Qué hormiga tan descarada, navegando en mi vajilla!

Y sin mirar el esfuerzo que para lograr ella hizo la arrojó rápidamente

como cualquier desperdicio...

Elis, Cali, marzo 5 de 1999

(73)

73

53

Si el tiempo volver pudiera Cuántos sueños retomara Cuántos intentos hiciera Para que todo realidad fuera.

Si el tiempo volver pudiera Los dolores no serían Las penas olvidaría Y alegría solo tendría.

Si el tiempo volver pudiera Amaría despacio, sin prisa Y como dicen poetas

Haría lo que no hacía.

Si el tiempo volver pudiera Los detalles observaría Las decisiones tomaría Y jamás, jamás esperaría.

Si el tiempo volver pudiera A aquel abrazaría

No esperaría un te quiero Y mucho menos lloraría.

Si el tiempo volver pudiera

(74)

74

Me quedaría pequeña En un sueño viviría Y nunca más crecería.

Si el tiempo volver pudiera Sólo lo bueno tendría Gozaría todo en la vida Y en una nube estaría.

Si el tiempo volver pudiera Nada yo cambiaría

Sólo el dolor dejaría Y de nuevo viviría.

Elis, Cali, diciembre 2014

(75)

75

54

El pasado,

Ya se fue y no volverá Pasa y pasa y el hoy también se va.

El presente,

Es pasado, llega y se va El hoy apenas si es presente Pasa y pasa y de nuevo se va.

El futuro,

Llega y llega y se va

Pasa y pasa y futuro no es.

No tenemos hoy, ni mañana Sólo ayer, siempre ayer Si te digo que te quiero Ya es ayer, ya pasó.

Nunca hay hoy ni mañana Sólo ayer siempre ayer Vivimos en el ayer Nunca hoy

Elis, Cali, diciembre 2014

(76)

76

55

Estaciones

La primavera llegó a enamorar el verano Con su verdor, sus flores y gotas de rocío Y al acercarse el otoño se marchitó el amor Para abrazarse al invierno en un loco desvarío Y así esperar el regreso primaveral florecido.

Elis. Cali, 2015

(77)

77

Emma Llano Sierra, nació el 17 de octubre de 1945, en Santuario (Risaralda), escribe desde su niñez, vivió fuera de Colombia por 14 años, en Londres (Inglaterra) y Madrid (España), trabajando siempre en la edición de libros.

Pensionada del Poder Judicial en Colombia desde el año 2002.

El 15 de noviembre de 1998, Libros y Autores de Miami, publicó su cuento “Lena” con buena acogida. Autora de los libros “El Curita”, “Mi abuelo en Poemas”, “Algo de Aquí y de Allá” y “Mis blogs paso a paso” (año 2014). Publica regularmente blogs con comentarios en la página web:

www.emselis.com

(78)

78

Referencias

Documento similar

Para la identificación del paciente alérgico al látex que acude al hospital para actuaciones quirúr- gicas programadas será imprescindible aportar informe clínico de un Servicio

Abstract: In Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, Manuel José de Lavardén showed how the works of Cornelius de Pauw and William Robertson were discussed in Buenos

Es así como podemos compartir con ustedes en este segundo bo- letín del Programa Hospitales Verdes, experiencias exitosas como la del Hospital Nazareth-ESE Nivel I, que desde el

Nuestros concentrados con pulpa de fruta 100% natural son sinónimo de versatilidad, con los que puedes desarrollar conceptos en bebidas, alimentos, repostería y panadería;..

En un congrés, convé disposar d’un pla o full de ruta per tal de garantir la igualtat d’accés de totes les persones, tant ponents com participants.. Comunicació : Tant si el

En cada antecedente debe considerarse como mínimo: Autor, Nombre de la Investigación, año de la investigación, objetivo, metodología de la investigación,

ofrece-esa necesidad.. Foto de Manuel.. Hay en ella muchas cosas que muestran cómo fue la vida de esas personas, todas ellas marcadas por la República, a la que primero

En definitiva, como la inclusión digital depende cada vez menos del acceso a la tecnología y más del conocimiento y de las habilidades, la adquisición por parte de los individuos