• No se han encontrado resultados

Las artes de pesca

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2023

Share "Las artes de pesca"

Copied!
6
0
0

Texto completo

(1)

LAS ARTES DE PESCA

Texto: M.JESUS RODRIGUEZ CANORA MILAGROSAROSA GITO

Dibujos : JaSE L. VAZQUEZ(Cuadernos museo delPobo galego).

Fig.1. ,Gamelas caladas. Puerto Finiesterre.

(Foto: Belén Fernández Ludeña).

10

El emplazamientoen la zona pes- quera del Atlánticonorte, la longitud delas costas -1.309km aproxima- damente- y la existencia de gran cantidadde placton y corrientesma- rítimasfavorables,hacen de Galicia una regióneminentementepesquera desde los tiemposmás remotos.Así lo demuestran los restos encontra- dos de la época de los castros, como son pasos de red,anclas de bronce e hierro,clavos de bronce para em- barcacionesy restos de peces y mo- luscos.

En els.XVIencontramos ya una se- rie de Ordenanzas de las ríasgalle- gas donde se reglamentanaquellas artes utilizadas hasta ento nces, como el«cercoreal",las«sacadas", -x eíto..,la«beta.., «volanta",-raelra-,

«trasmallo..,«medio mundo" , «liños"

y«nasas..,Este siglofuetambiénim- portante gracias no solamente ala producciónde pescado fresco,sino alafuerte expansión de la artesanía conservera.

Hacia 1750 tiene lugar un hecho detranscendental importancia para eldesarrollo de estas artes; trasla crisisdelsigloanterior,comienza la recuperación con la llegada de emi- grantescatalanes que aportaránsu

tecnología innovadora tanto en apa- rejos como en nuevas formas con- serveras. Nuevos aparejos verán la luz,como la«xá beqa»,«bou»,«palan- gre.., etc. Estas nuevas artes traen consigoun aumento de producción de pesca fresca de tal calidad,que Antonio Meijido Pardo nos recuerda cómo«en el sigloXVIII,La Coruña y El Ferrol,por lo que respecta a pes- ca marítima ,(...),han sido,con mu- cho las principalesbases de partida para esta clase de avituallamiento a las mesas reales" .Y en otra parte continúa: «El surtimiento de pesca- do gallego adquiere notable enti- dad a partirdelreinado de Fernan- do VI" (1).

Perolos catalanes no fueron los únicos enintroducir nuevas tecnolo- gías.Ingleses y franceses añadieron alastecnologíasindígenaslas suyas propias.Recuérdese los-trawíers- y los«bous» avapor.

Todas estas innovaciones vinieron acompañadas normalmente de po- lémica dentrodelas cofradíasdelos pescadores que veíanafectados sus intereses económicos .Los máximos defensores de estas disputas , en contradelas nuevas artes,fueron el padre Sarmientoy don José Cornide.

(2)

ARTES FIJAS

Como su propio nombre indica, sonaquellasquesefijan al fondoy permanece ncaladasen lamismapo- sición hasta quesonlevantadaspor los marineros,siendo lospeceslos que se dirigen hacia ellas,quedando enmallados.Dentrode éstoscabrían destacar las volantas, raeira, tras- malloy beta,ademásdelangarello.

VOLANTA(Fig. 2).Consisteen una redrectangular de 40 a 50mdelargo por 4 de ancho,conmallas entorno a los 12 cm.En la tralla superior se encuentran los corchos o cortizasy en lainferiorlas«pandulleiras»(hoy son plomos). Las piezas se unen unas a otras enla zonallamada"mis- toiro»y es el conjuntode estas redes loquesellama volanta.En cada cabo de la volanta hay una cuerda que re- mata enun «bourel- con un "rama- yo».

Uno delos cabos se prolongaha- ciael fondo donde se amarra unpeso que mantienefijala red.

Habitualmente lavolanta se trabaja en-volanteíras-,embarcacionesasí llamadas con unpeso de 16tonela- dasyunatripulación aproximadade 1Oa 16 hombres.

En primer lugar se buscaba un fon- dolimpio de 120 a 200 m y una vez lanzadalared sevalargando enlínea dejandofuera losramosdelos cor- chos.Se dejade esta form adurante doce horas o dos noches,y elpez queda atrapado en las malla a su paso. Este arte ha sido muy utilizado parala pesca de lamerluza,pesca- da,besugo y abadejo .

Su aparic ión tuvo lugar en el sigloXVI y llevó consigo numerosos pleitos,sobre todo con los que utili- zaban el xeito,sin embargo,fue un arte muy utilizadodesde siemprede- cayendo a principiosde sigloa causa del desarrollodelas artes de arrastre resurgiendo hoy endía laimportan- ciade su uso.

LaBETA(Fig.3)- otro aparejo de artefijo - seutilizaba golpeando las aguas paraqueal huirqueda ranatra- pados.Constade 3 a5piezas,de 50 a 60 brazas cada una. Seutilizaba parala pesca de sardina,agujas,ca- ballas,etc.,y el momento propicio

Fig. 3. Beta.

suele ser de noche,con barcos tri- pulados por tres acincohom bres.

Pareceserque la modalidaddela beta es oriunda de Asturias y susti- tuyó alarte de la"estacada» gallega. El TRASMALLO es un aparejo compuesto de tres paños,-de ahí sunom bre- oLos dos paños de fue- ra sellaman«esrnallos»,y sus mallas son más abiertas que la central.Las trallas se unen a estos tres paños de- jando el central más flojo para que haga bolsa.

Es unaparejo muy antiguo,yauti- lizado entiempos romanos.Selanza ala caídadel soly selevanta al ama- necer,normalmentesobre zonas ro- cosas.

ARTESDECERCO

Estas artes seutilizanrodeando al pez para su captura.Su utilización es de origenantiguo.Ya enelsigloXVI

se docume nta el llam ado "Cerco Real»-hoy desaparecido-,llama- do asípor ser unaparejoprivilegiado en aquella época. Eraun aparejode grandes dimensiones, por lo tanto precisaba de grancantidad de per- sonas.

Los cercos de TARRAFA y XA- RETA son una evolución delCerco Real.A diferenc iade éste,disponen de una xareta para cerrar el cerco por elfondo,de esta forma pueden atra- par alpez dondeesté,aunque corra muchaagua (el Cerco Realsólofun- cionabaen lasrías).

El cerco de xareta seintroduce en Galleraal iiempo que las artes de arrastre - de las que hablaremos más ade lante- , pro ced ent e del Cantáb rico,y tuvo un largo pleitocon losqueutilizaban elxeito,lo que pro- vocó que - como señalaRodríguez Santamaría- algun os puertosse be- neficiasen y prosp eras en, como Moaña, y otros se perjud icasen, comoCangas.

En 1910, las medidas pasan de 60m delargoa 125mpor 18m de alto,y hoylastenemos de 200mde largopor80 m dealto.Serod eapor un refuerzo de red más fuerte,bor- deadapor una tralla.En lapartesu- perioraparecenlos corchos,que se dispo nen muy juntos,yen lainferior

(3)

I2

plomos cada metro y argollas que cuelgan de unos cabos cortos.

La tarrafa entra lentamente hacia el año 1902.Se utilizapara todo tipo de pez«volandeiro»o«peláxlco».Su for- ma es semejantealanterior,pero de dimensionesmayores: 650 m delar- go por 65 m de alto,porlo que pre- cisabarcos de gran tonelaje.

Elarte de cerco se puede realizar mediante tres sistemas:al Caldeo,al Mansío y a la Oscurada o Ardora.Los dos primerosse utilizaban de día;el tercero de noche y es el más em- pleado,aún en nuestros días.Al atar- decerlos barcos salen en busca de los bancos de peces.Enla noche sin luna los pescadores golpean el agua creando fosforescencias que se ase- mejan a el«arder"- de ahí el nombre de ardora- .Los marineros asídes- cubren los bancos de peces,aunque existen otros métodos como son a través de las gaviotas,por los delfi- nes o por el mismo ruido de las sar- dinas.Una vez descubiertoelbanco, los marineros saltan ala gamela (o barco auxiliar)a la popa y tomando un calón o extremo del cerco se larga la red formando el cerco hasta jun- tarse con el otro calón (Fig.4).Este arte de pesca exige gran rapidez de maniobra de modo que el cerco debe quedar cerradoantes de que el pez se dé cuenta y pueda huir.Una vez atrapado elpez,los marineros se po- nen rápidamentea tirar de la xareta para cerrar la red.Los marinerosse distribuyen por el costado de babor y se aprieta la pesca,recogiéndose y metiéndoseen el barco mediante

«salabardos",de esta forma se tra- baja la tarrafa,pero antes de apretar la pesca,los marineros tiraban barras de dinamitapara que el pescado no huyera,porlo que,lógicamente,por el peligro que conlleva,hoy se en- cuentra prohibido.

ARTES DE DERIVA

Las artes de la pesca clasificadas como artes de derivase caracterizan, tal y como se deduce por su nombre, dela peculiaridadde que ninguno de sus elementos compositivosentra en contacto con el fondo,lo que hace que se encuentren alazar tanto de las corrientesy mareas como de la accióndelviento .

Fig.4. Cerco.

Es propiode estas artes el que los peces sean enmallados al ser inter- ceptados por la trayectoria de las re- des.

Dentro del territorio coruñés, al igual que en toda Galicia,este tipo de artes fueron de gran utilización para la pesca de la sardina,de es- pecial relevanciaen la economía ga- llega,la cual «Cando ela falla,resin- tese a vida dos pescatins,namentras que,pala contra,vese axiña,no xeito de vida,a chegada ás nasas costas de bancos abondosos diste pei- xe- (2) .

El XEITO o JEITO (Fig.5) es la másimportante y significat ivade las artes de deriva.El conjunto de redes se compone siempre de cinco piezas denominadas «rnan» -la primera a contar desde el barco-, anteman, tres,cuatro y rabo,que se arman por medio de unos hilos en la zona lla- mada «metafións- . La red va refor- zada alrededorpor otra de paño más grueso,donde vanlas dos «trallas"

de corchos o chumbos o plomos. Cada una de las partes o rectán- gulos de red ya nombrados miden aproximadamente 70 metros de lar- go por 18 m de ancho y la malla suele medirde 2 a 2,50cm.En la tralla su- perior se unen unas cuerdas,o re- bizas con-péde galo"o«bornadei- ra- ,que acaba en un«bourel»o boya de corcho.

En el extremo del man se unen los cabos a una cuerda que la mantiene unida al barco. Las redes van entin- tadas para dar un color que las haga invisibles una vez sumergidas.

El xeito se trabaja desde el atar- decer hasta elamanecer,siendo las horas más efectivasde pesca las cre- pusculares,especialmente en su pe- riodo oscuro.

Este se larga por el rabo,exten- diéndose las redes a lo tendido hacia la profunda delante del banco de pe- ces, cayendo al compás de la co- rriente.Son los marineroslos que de- ben calculara qué profundidad vie- nen las sardinas,por lo tanto también la altura de sus redes regulándolo con la longitud que den a las rabizas.

Al cabo de unas horas los boureles o boyas se hunden indicando con ello la captura,por lo que comienzan a halar desde el man,ayudándose pararecoger la pesca en unos apa- rejosauxiliaresutilizadosen muchas otra artes, como son el salabardo, truel,etc.,consistentesen un aro de madera o hierrode donde se cuelga

Fig.5. Xeito.

(4)

una red semiesférica, todo unido a un mango de madera.

Si bien hoy está en decadencia por la competencia del actual cerco de xareta,fue muy utilizado durante el sigloXVIII, siendo una de las artes más polémicas junto a la Xábega, de- bido fundamentalmente al excesivo deterioro que producía en las espe- cies capturadas que quedaban inu- tilizables para el salazón y escabe- che. Así, durante el sigloXVIIIse pro- hibió su uso dentro de las rías en los meses de marzo, abril y mayo, re- gulándose además su altura a 150 mallas.

ARTES DE ARRASTRE

Los aparejos de arrastre actúan principalmente sobre los peces de fondo,entre los que se encuentra la merluza. Se desliza por el fondo y siempre irá en busca de su presa,re- corriendo los bancos adecuados.

La tralla inferior debe recorrer es- pacios sin grandes obstáculos,ya que éstos pueden prender la malla y romperla,con la consecuente pérdi- da de captura en algunas ocasiones.

Esta dificultad se salvó gracias a los -di ávolos»,especie de esferoides de madera o hierroque sustituía a la tra- llainferior,y con ellos se rodaban los obstáculos. Pero esto sólo se dioen los bous.

Fig.6. Red de arrastre puesta a secar.Puerto de Muros.

(Foto: Pilar Blázquez GÓmez).

El BOU y la PAREXA se han veni- do a erigir en artes de arrastre por excelencia.

El bou, al parecer oriundo de Fran- cia,es una red de arrastre derivada de la«Xábeqa-, en forma de saco, sobresaliendo la parte superior de la boca. En el interior del saco,a una distancia de 13 m aproximadamente del final,hay una trampa de red que deja entrar al pez,pero no le deja sa- lir.La boca lleva dos trallas o relingas, la superior sin corchos y lainferior sin plomos,pues su gran peso no lo pre- cisa.La boca se abre gracias a unos aditamentos; son las llamadas «por- tas»o puertas,planchas de madera de forma rectangular.

Este arte sólo se puede trabajar con barcos de vapor debido a su peso, y este sistema permite que un único barco por la fuerza del arrastre abra la boca del aparejo.

La parexa (Fig.7) entra en Galicia al mismo tiempoy es muy semejante al bou.Su nombre - parexa, pare- ja- procede porque son dos los bar- cos que se precisan para trabajar con este arte.

Sus medidas lIengan a los 44 ó 46 m de largo realizada por 6ó 7 pa- ños.Desde las «pernadas»al «cope»

son las siguientes: banda,claro,en- treclaro,cego,tragedeiroy cope (o saco). Donde comienza el cope se pone una trampa, que deja entrar pero no salir a los peces. La relinga superior lleva corchos y la inferior plomos.

En los chicotes o extremos tiene dos calones de los que por mediode unos«pes de galo»(pies de gallo) salen dos cabos que empalman en unos alambres que llegan a los bar- cos.

La parexa no necesitapuertas,ya que al ser dos barcos los que arras- tran,abren la boca del aparejo sufi- cientemente.Estas artes cogen todo tipo de pescado,sobre todo merluza y jureles.

APAREJOS DE ANZUELO

El anzueloes entre los aparejos de pesca el más antiguo,y hallegado hasta nuestros días intercal ando su uso con las demás artes;sin embar- go,aquellos aparejos de pesca ba-

Fig.7. Paxera.

(5)

14

sados en su utilizaciónson cada vez más escasos. Entre los más impor- tantes se encuentranlas diversas li- ñas y los palangres, además de otros como el balacín,espinel,et- cétera.

En Galiciano se da a este aparejo un nombre específico,porlo que se denominan generalmente «liña»,

«liño»,-anqarelo- unidoal delpez al que se destina.

LaLIÑA (Fig. 8)en su forma más simpleconsta de un hilode longitud variabledependiendo de la profun- didadala que se encuentra elpez a capturar,un plomo más o menos pe- sado y uno o más anzuelos.Habi- tualmente la liña era antes de hilo tin- tado,y hoy de tanza - un hilo más resistente de nylon-;se recoge en un «sirgo» de corcho. De entre los liños más utilizados encontramos el Liño de Faneca,para pescar abade- jo; de éste existen varios tipos.Para la pesca del pancho se utiliza el Liño de Panchos, existiendo también el Liño del Badeixo,Liño de Congrioo Liño delos Pintos.

El PALANGRE mediterráneo fue introducidoen Galiciaal igual quela Xábega de los catalanes,aunque ya se encontraba el ESPINELde pro- cedencia indígena y deidéntico ma- nejo .Poco ha variado sufisonomía desde que Cornide nos lo descri- bieraen elaño 1788.

Elpalangre consisteen una cuer- da o trallahorizontaldeunlargo total de 150 brazas,dela que salenotras menores o «brazoladas» que finali- zan en un anzuelo.La longitudde és- tas depende dela especiea que es dedicado el palangre, siendo de 0,35m para la pesca de palometay de 6 m para elpez espada.

Cornidenos distinguetres tiposen función del tamaño de los anzuelos, y que aún hoy siguen vigentes:de

«geguda» o «galantes»con anzuelos de gran tamaño,de«media burdera» con anzuelos medianosy los«patán- grillos»para pescado pequeño con anzuelos más chicos,los cuales fue- ron prohibidosen distintasOrdenan-

1=19.8. Uña.

zas localespor acabar fácilmente con las crías.

La diferencia entre palangres se debeigualmente a la manera de unir los diversos elementos de que cons- ta,destacando por su particularidad un palangremuy utilizado en Muros, Mugardos y Noiray comunmente lla- mado espinelalcual ya nombramos. Este se diferencia por no llevar la cuerda o brazola horizontalmente, sinohaciendozig-zag,entre otras va- riaciones.

Asimismo, los palangres pueden ser de superficieo de fondo.

MARISQUEO

El marisqueo es una de las activi- dades más antiguas ejercidas por los pescadores, siendo fácilmente de- sempeñado desde las playas o ro- cas,de ahíque a esta actividadse hallan dedicadoen numerosas oca- siones el sector femenino de la po- blaciónmarinera.

Los útilesmás sencillos son aqueo Ilos que tienensu origen en útilesde labranza acondicionados a extraer los productos del mar,tales el caso de rastrillos, los raños,el gadaño o el angazo ostreiro.

LasNASA oNANSA(Fig. 9),do- cumentada en elsigloXVI, no es un aparejo exclusivamente de maris- queo,aunque con ella se capturan sobretodo nécoras y langostas;son utilizadasde hecho parala pesca de congrio,anguila y abadejo.

Los tipos varían según sean he- chas de mimbre o madera recubier- tas ambas de red.Las primeras pa- recen jaulasy constan de una boca cerrada ylarga en un extremo y en el opuesto de una puertecita donde caen los peces que entraron por la boca.

Las de madera tienen forma cilín- drica,cubiertas de paño de red;en éstas la boca de entrada se sitúa en el centro de la nasa,pero el proce-

Fig.9. Nasa.

(6)

Fig.10. BicheroyFisga.Museo de Artesytradiciones populares.

(Foto: Pilar BlázquezGÓmez).

dimiento es el mismo:actuar como trampas paralos peces.

Las nasas se calan al fondo inclu- yendo dentro de ellasunos pesos o piedras,y quedan unidas ala super- ficiepor unacuerda que terminaen elbourel,y que sirvenpara situarlas frente al marinero. Por lo general, suelen lanzarse por la noche parare- cogerlas a la mañana siguiente.

PESCA DEL PULPO

La pesca del pulpo es abundante en estas costas, siendo varios los procedimientos para la captura.Si- guiendoa RamónOtero,elsistema delaespiga es elmás corrientey se basa enconseg uirque elpulpo se

agarre fuertementea una espigade maízatada a un cordely anzuelo,así una vez fuera delagua elpescador mata al pulpoatravesándole desdela boca con un palobienafilado.

ElPULPEIRO oBICHERO(Rg.10) es un singular arpón muy empleado compuesto por un palode madera al que se une un gancho de hierro en su extremo,el cual varíasegún los tipos.El procedimiento depende de la maña del pescador,el cual,una vez dentro delagua,pone un trapo en elextremo del palo cogiendo el pulpeiroporla parte delgancho,éste lo mete entrelas rocas hasta que el pulpo sale,entonces se dala vuelta alpalo y se coge al pulpocon el gan- cho. Similar al bicheroen su uso,son las fítoras o fisgas,que a modo de tridentesse utilizan tanto para pescar pulpo como paraotros cefalópodos, jibias,etc.

NOTAS

(1) MeijidoPardo,Antoni:Remesas ga- llegas de pescado frescoala corte bor- bónica (1740-1790).Santiago de Com- postela, 1971.«Cuadernos de estudios gallegos»,Tom. XXVI.C.S.I.C, Instituto PadreSarmiento.

(2) Otero Pedrayo, Ramón: Historia de Galiza, vol.11, Buenos Aires, Ed. Nos.

1962.

BIBLlOGR AFIA

AMICHI,J.:Diccionariomarítimo,Barce- lona,1971.

CALO LOURIDO,FRANCISCO:Asartes de pesca, Santiago de Compostela,

«Cuadernos Museo do Pobo galego», 1980.

CORNIDE,JOSE:Ensayodeuna historia delos pecesyotras produccionesma- rinas de la costa de Galicia, Madrid, 1788.

CUEVA SANZ:Artes de aparejosde pes- ca,Madrid,1974.

DOMINGO QUIROGA: La pesca de arras- tre en Galiciaysus problemas,Vigo , Ed.Galaxia,1961.

EIROA DEL RIO,F.:Pesca artesanalen Galicia,1986.

OTERO PEDRAYO,R.Historiade Galiza, vol.11,Buenos Aires,Ed.Nos,1962.

RODRIGUEZSANTAMARIA, Diccionario deartes de pesca enEspañaysuspo- sesiones,Madrid, 1923.

Referencias

Documento similar

La gestión del esfuerzo pesquero, basado en la dis- tribución de cuotas o posibilidades de pesca atribuidas a nuestra flota, se instrumenta fundamentalmente mediante medidas

Cedulario se inicia a mediados del siglo XVIL, por sus propias cédulas puede advertirse que no estaba totalmente conquistada la Nueva Gali- cia, ya que a fines del siglo xvn y en

En estos últimos años, he tenido el privilegio, durante varias prolongadas visitas al extranjero, de hacer investigaciones sobre el teatro, y muchas veces he tenido la ocasión

que hasta que llegue el tiempo en que su regia planta ; | pise el hispano suelo... que hasta que el

Sanz (Universidad Carlos III-IUNE): "El papel de las fuentes de datos en los ranking nacionales de universidades".. Reuniones científicas 75 Los días 12 y 13 de noviembre

Fuente de emisión secundaria que afecta a la estación: Combustión en sector residencial y comercial Distancia a la primera vía de tráfico: 3 metros (15 m de ancho)..

· Emisión de informe sobre la adecuación entre las competencias y conocimientos adquiridos de acuerdo con el plan de estu- dios del título de origen, o la experiencia laboral

La campaña ha consistido en la revisión del etiquetado e instrucciones de uso de todos los ter- mómetros digitales comunicados, así como de la documentación técnica adicional de