• No se han encontrado resultados

BÖHM BAWERK: TEORÍA DEL CAPITAL Y EL INTERÉS

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "BÖHM BAWERK: TEORÍA DEL CAPITAL Y EL INTERÉS"

Copied!
21
0
0

Texto completo

(1)

BÖHM BAWERK: TEORÍA DEL CAPITAL Y EL INTERÉS

1.   Índice

1.1   Introducción.  Vida  y  obra.  

1.2   La  polémica  histórica  por  el  interés  y  el  capital.  A  vueltas  con  las  teorías  de  la   productividad  y  la  explotación  

1.3   Teoría  del  capital  

1.4   Teoría  del  Interés.  Modelo  de  Böhm  Bawerk-­‐‑Wicksell-­‐‑Dorfman.  

1.5   Conclusiones  

 

1.1  -­‐‑Introducción.  Vida  y  obra.

   

Eugen   Böhm   Von   Bawerk   (Brünn,   Moravia,   1851   –   Rattenberg-­‐‑Kramsach,   Austria,   1914)   primero  estudió  Derecho  en  1872  en  la  Universidad  de  Viena,  pero  después  de  obtener  el  título   de  doctor  decidió  estudiar  Economía  en  Heidelberg,  donde  conocería  a  muchos  de  los  que  serían   las  principales  cabezas  visibles  de  la  archiconocida  Escuela  Histórica  Alemana  ,  principalmente   por  el  impacto  que  en  él  tuvieron  los  textos  de  Carl  Menger,  jurista,  economista  y  fundador  de  la   Escuela   Austríaca   de   Economía.   En   1880   abandonó   la   administración   fiscal   del   Imperio   y   se   incorporó   como   docente   en   Insbruck   hasta   1889,   cuando   decide   abandonar   el   mundo   universitario   para   incorporarse   de   nuevo   al   Ministerio   de   Hacienda,   del   cual   llegaría   a   ser   ministro  en  nada  más  ni  nada  menos  que  tres  ocasiones.  Finalmente  dimite  como  consecuencia   de  desavenencias  con  su  propio  gobierno  en  lo  relativo  a  la  cuantía  de  los  gastos  militares  que   debía  afrontar  el  Imperio,  gastos  que  él  consideraba  a  todas  luces  desorbitados,  y  se  vuelve  a   refugiar  en  la  universidad,  esta  vez  como  catedrático  en  Viena.  Allí  conoce  a  dos  de  los  que  serían   sus  alumnos  más  prometedores:  Von  Mises  y  Schumpeter.  

 Sus  obras  más  conocidas  son  Historia  y  Crítica  de  las  Teorías  del  Interés  (1884),  Teoría  Positiva   del   Capital   (1884)   y   finalmente   Ensayos   sobre   el   Capital   y   el   Interés,   cointegrando   los   tres   volúmenes  su  obra  cumbre,  Capital  e  Interés.  Además  se  conocen  de  él  algunas  obras  menores   relacionadas  con  el  ámbito  del  derecho,  como  por  ejemplo  Acerca  de  si  el  derecho  y  las  relaciones   pueden  ser  considerados  bienes  económicos  (1881),  u  otras  obras  relacionadas  con  su  crítica  al   marxismo,  como  por  ejemplo  La  Conclusión  del  Sistema  Marxista  (1896),  crítica  que  le  valió  la   consideración  para  algunos  de  refutador  de  Marx.  

       

Resumen: en   este   breve   trabajo   trataremos   dos   aspectos   fundamentales   de   las   aportaciones   económicas   de   Eugen   Böhm   Von   Bawerk,   uno   de   los   economistas   históricamente   aclamados   por   establecer   los   cimientos   conceptuales   del   edificio   neoclásico  y  del  pensamiento  de  la  Escuela  Austríaca:  la  teoría  del  capital  y  la  teoría   del  interés,  teorías  estrechamente  relacionadas  entre  sí  como  tendremos  la  ocasión   de  comprobar.  Para  ello,  seguiremos  un  enfoque  histórico.  Inscribiremos  sus  teorías   a  la  luz  de  las  discusiones  históricas  en  torno  al  escurridizo  concepto  de  “interés”  y   estudiaremos  cómo  nuestro  autor  se  hace  un  hueco  en  la  historia  del  pensamiento   económico  hasta  el  punto  de  sus  aportaciones  constituir  una  referencia  obligada  en   el  acervo  intelectual  de  cualquier  economista.  

 

(2)

Nuestro  objetivo  en  este  proyecto  será  el  de  presentar  las  líneas  maestras  de  la  obra  de  Böhm   Bawerk  en  relación  al  capital  y  al  interés  en  el  seno  mismo  de  la  problemática  histórica  donde   surgieron.  La  historia  del  pensamiento  en  cualquier  disciplina  es  un  ente  vivo,  se  forja  sobre  un   diálogo  continuo  con  el  pasado  que  toma  la  forma  de  polémicas  entrelazadas,  de  acusaciones  y   de  réplicas,  de  argumentos  y  contraargumentos.  En  definitiva,  lo  que  debiera  ser  (y  es)  un  debate   enriquecedor   en   cualquier   ciencia   que   se   precie.   Aquí   no   presentaremos   una   exégesis   del   pensamiento  de  Böhm  Bawerk  totalmente  deslindada  del  contexto  histórico  e  intelectual  en  que   se  produjo.  Tal  cosa  induciría,  a  juicio  de  quien  escribe  estas  líneas,  a  un  tratamiento  totalmente   absurdo  y  carente  de  sentido.  Las  ideas  nacen  y  evolucionan,  pero  nunca  mueren.  Descubrir   cuáles   son   las   diferentes   máscaras   que   estas   toman   a   lo   largo   de   la   historia   es   la   tarea   del   investigador.  Empecemos  pues  por  el  principio  de  todo.  

   

1.2-­‐‑La  polémica  histórica  por  el  interés  y  el  capital.  A  vueltas  con  las  teorías  de  la     productividad  y  la  explotación.  

   

Al  empezar  Historia  y  Crítica  de  las  Teorías  del  Interés,  Böhm  Bawerk  nos  insta  antes  de  nada  a  llevar   a  cabo  un  estudio  histórico  que  trate  de  dejar  de  lado  la  presunta  moralidad  (o  inmoralidad)  del   fenómeno  del  interés  y  así  centrarnos  en  lo  verdaderamente  relevante  para  un  economista,  esto  es,   sus  causas  materiales.  De  esta  forma,  se  desmarca  convenientemente  de  aquellos  que  concibieron   antes  que  él  la  economía  como  una  moral  science,  concepción  que  no  dejaba  lugar  alguno  para  la  clara   distinción  entre  el  ámbito  de  lo  positivo  y  lo  normativo.  En  Teoría  Positiva  del  Capital  también  nos   dice   cosas   similares   cuando   ya   en   las   primeras   páginas   de   la   obra,   afirma   que   no   es   concebible   construir  la  economía  de  espalda  a  los  desarrollos  que  nos  brindan  las  ciencias  naturales.  Esta  senda,   como  por  todos  es  sabido,  sería  abandonada  por  algunos  de  los  miembros  de  la  Tercera  Generación   de  la  Escuela  Austríaca,  en  especial  por  Mises  y  sus  sucesores.  

 Además,  considera  que  debe  trazarse  una  distinción  bastante  clara  entre  dos  formas  en  las  que  el   interés  tiende  a  presentarse  en  la  economía:  el  interés  originario  del  capital  y  el  interés  contractual.  

Por  interés  originario  Böhm-­‐‑Bawerk  entiende  la  plusvalía  entre  los  bienes  invertidos  en  un  proyecto   de  inversión  y  los  productos  creados  con  ayuda  de  ellos,  esto  es,  la  diferencia  de  valor  que  parece   derivarse  entre  los  inputs  y  los  outputs  en  cualquier  proyecto  que  use  capital.  Por  otra  parte,  el   interés  contractual  no  es  otra  cosa  que  la  renta  que  se  obtiene  en  base  a  prestar  un  capital.  No  sería   hasta  la  época  de  Hume  cuando  los  economistas  empezaran  a  atar  cabos  y  a  darse  cuenta  de  que  en   verdad  no  eran  dos  conceptos  antagónicos,  ni  siquiera  distintos,  sino  que  en  cierto  modo  se  trataban   de  las  dos  caras  de  la  misma  moneda,  pues  el  interés  al  que  estamos  dispuestos  a  prestar  nuestros   capitales  sí  tiene  una  conexión  bastante  clara  con  las  expectativas  de  beneficio  a  través  de  una  mayor   demanda  de  fondos  prestables,  y  como  consecuencia,  de  un  mayor  interés.  

 Esto  último  lo  sabemos  ahora,  pero  hasta  bien  entrado  en  siglo  XVIII  parecía  ser  algo  a  todas  luces   irrelevante.  De  hecho,   solo  había  un   interés  que  captaba   la  atención  de   los  intelectuales,  no   solo   economistas,  sino  también  filósofos  y  teólogos:  el  interés  contractual.  El  interés  originario,  clave  en   el  debate  que  surgiría  siglos  más  tarde  en  torno  al  socialismo  y  al  robo  de  la  famosa  plusvalía,  aún   permanecía   silenciado.   Era   visto   como   algo   natural,   sin   apenas   complicaciones   teóricas,   que   el   empresario   recibiera   en   compensación   por   su   trabajo   el   fruto   de   sus   actividades   empresariales.  

También  es  cierto  que  este  debate  no  tuvo  mucho  sentido  hasta  que  apareció  el  fenómeno  de  la   proletarización  y  el  trabajo  asalariado  tomó  una  importancia  de  primera  magnitud  en  la  vida  pública.  

Hasta  entonces,  en  el  ámbito  de  los  gremios  medievales,  era  difícil  que  surgiera  un  debate  así,  pues   la  condición  de  capitalista  y  de  trabajador  apenas  era  conocida;  más  bien  todos  eran  artesanos  con   distintos  rangos.  Una  vez  se  jubilara  el  maestro,  el  aprendiz  podría  heredar  su  taller.  Pertenecían  a  la   misma  clase  social.  El  conflicto  de  clases  no  había  visto  la  luz  aún,  por  lo  que  eran  preguntas  que   apenas   cabía   hacerse   hasta   ya   entrada   la   Revolución   Industrial.   ¿Y   entonces   qué   llevaba   a   los   intelectuales  a  fijarse  en  algo  como  el  interés  contractual?  Principalmente  razones  de  índole  moral,   según  Böhm  Bawerk.  Ya  Aristóteles  puso  sobre  la  mesa  el  argumento  de  la  esterilidad  del  dinero,   según  el  cual  era  totalmente  ilícito  conceder  un  préstamo  y  exigir  un  interés  por  ello,  pues  el  dinero   no  pare  dinero,  no  se  multiplica.  Esta  mala  consideración  de  los  préstamos  con  intereses  se  acrecentó   a  principios  de  la  Edad  Media  con  la  llegada  del  cristianismo.  Los  primeros  argumentos  eran  de  índole  

(3)

moralista.  Al  tratarse  el  prestamista  generalmente  de  alguien  con  recursos  y  el  prestatario  de  alguien   necesitado,  se  consideraba  que  el  interés  no  era  más  que  una  burda  forma  de  aprovecharse  del  débil.  

La  Iglesia  no  tardó  en  condenar  y  perseguir  estas  prácticas,  y  no  solo  eso,  sino  que  la  propia  Patrística   y   muchos   escolásticos   se   lanzaron   a   la   busca   de   argumentos   para   tratar   de  condenar   el   interés,   también  llamado  usuris,  o  usura.  San  Isidoro  de  Sevilla,  teólogo  en  la  España  Visigoda,  nos  dice  que  

“ofenden  gravemente  a  Dios  los  que  emplean  las  riquezas  para  usos  prohibidos,  pues  no  quieren  dar   limosna  y  rehúsan  a  ayudar  a  los  más  oprimidos”.  Otros  como  Santo  Tomás  elaboraron  argumentos   más  profundos.  El  doctor  Angélico  defendió  que  al  igual  que  al  vender  vino  y  trigo  nosotros  vendemos   el  bien,  no  vendemos  el  bien  por  una  parte  y  el  valor  de  uso  por  otro,  tampoco  deberíamos  hacer  lo   propio  con  el  dinero.  Esto  es:  el  simple  hecho  de  vender  el  vino  implica  una  venta  para  su  uso,  por   tanto,  si  vendiéramos  el  vino  y  a  parte  vendiéramos  el  uso  y  disfrute  del  vino  estaríamos  estafando  a   la  contraparte.  Este  argumento  es  muy  interesante  por  el  contraargumento  que  empleará  Calvino   tres  siglos  más  tarde  para  indicarles  que  en  verdad  condenan  algo,  el  préstamo,  que  no  condenan   cuando  este  toma  otras  formas,  como  son  los  alquileres  de  inmuebles  o  un  terreno.  Parece  que  se   considera  aceptable,  argumenta  Calvino,  que  se  pague  por  el  uso  que  nos  puede  dar  un  inmueble,   pero  por  otra  parte  se  considera  inaceptable  que  alguien  tenga  que  pagar  por  pedir  prestado  dinero.  

Decía  Aristóteles  que  el  dinero  no  engendra  dinero,  ¿pero  esto  es  del  todo  cierto?  Como  bien  señala   Molineaus,  el  prestatario  puede  a  su  vez  prestar  ese  dinero  para  engendrar  más  dinero.  El  dinero  sí   tiene  un  valor  de  uso,  por  tanto,  hay  que  pagar  por  usarlo.  Este  mismo  argumento  lo  volvemos  a   encontrar  en  Locke,  sin  embargo,  ya  abre  la  puerta  a  un  fenómeno  muy  interesante  que  Marx  tomará   para  elaborar  su  teoría  de  la  explotación,  teoría  para  la  que  Böhm  Bawerk  presenta  una  refutación   que  más  tarde  presentaremos.  Locke  nos  dice  que,  si  bien  es  cierto  que  en  efecto  el  dinero  sí  puede  

“parir”  más  dinero,  es  el  prestatario  quien  trabaja  para  poner  en  marcha  ese  dinero.  El  prestamista   simplemente  se  ve  beneficiado  de  los  frutos  de  ese  trabajo.  De  hecho,  llega  a  más  y  afirma  que  “es  el   trabajo  el  que  le  da  a  las  cosas  su  diferente  valor”.  Resulta  verdaderamente  curioso  ver  esta  serie  de   manifestaciones  en  el  padre  intelectual  del  liberalismo.  Todo  este  equívoco  no  le  pasaría  por  alto  a   Adam  Smith,  Ricardo  o  el  propio  Marx.  La  teoría  del  valor  trabajo  empezaba  a  asomar  la  cabeza.  

 

Las  prácticas  respecto  a  los  intereses,  no  obstante,  discurrieron  de  manera  casi  paralela  a  los  debates   teóricos.   A   pesar   de  estar   prohibida   la   percepción   de   intereses   en   ciertos   países   (en   Francia   las   restricciones   estuvieron   vigentes   hasta   la   Revolución),   en   otros   las   restricciones   se   atenuaron   bastante  e  incluso  desaparecieron  ya  entrado  el  siglo  XVI,  como  es  el  caso  de  Inglaterra.  Además,  cada   vez  surgían  métodos  más  ingeniosos  para  burlar  las  prohibiciones,  ejemplos  de  los  cuales  son  la   prenda   viva   y   la   prenda   muerta.   Además,   los   judíos   durante   mucho   tiempo   tomaron   el   papel   de   prestamistas   que   no   podían   asumir   los   cristianos.   Si   bien   es   cierto   que   las   Leyes   Mosaicas   les   impedían  a  los  judíos  cobrarse  intereses  entre  ellos,  no  decían  nada  en  relación  a  cobrárselos  a  un  no   judío,  por  lo  que  fueron  ellos  los  principales  encargados  de  este  oficio  y  esta  es  la  razón  por  la  que   históricamente  los  judíos  han  venido  llamados  a  desempeñar  una  parte  bastante  importante  de  los   negocios   financieros.   Esta   situación   les   valió   injustamente   la   consideración   de   usureros,   acrecentando  el  odio  que  hacia  ellos  la  población  sentía.  Era  común  encontrarse  vidriedras  en  que   aparecían   judíos   en   los   calderos   del   infierno   soltando   monedas   de   oro   o   cosas   semejantes.   Esta   situación  no  cesa  hasta  en  el  propio  Marx,  que  aún  siendo  hijo  de  un  judío  converso,  en  Sobre  la   Cuestión  Judía,  se  ensaña  con  ellos  y  afirma  que  el  nuevo  orden  comunista  “haría  imposible  al  judío”.  

Dickens   presentó  estos  mismos   estereotipos   en   la   figura   de   Fagin  en   Oliver   Twist   y  en   Alemania   Wagner   con   El   Anillo   de   Nibelungo   y   El   Holandés   Errante   abriría  el   camino   hacia   la   barbarie   del   nazismo.  El  mundo  de  la  economía  y  de  las  finanzas,  como  todos  sabemos,  no  es  en  modo  alguno   independiente   del   discurrir   histórico.   En   todo   caso,   el   centro   de   gravedad   del   debate   se   fue   trasladando   progresivamente   hacia   el   tipo   de   interés   originario   y   los   economistas   fueron   desplazando  poco  a  poco  a  los  teólogos  y  filósofos  en  estos  asuntos.  No  obstante,  incluso  en  el  propio   Adam  Smith  nos  encontramos,  como  bien  señala  Böhm  Bawerk,  contradicciones  tan  flagrantes  que   nos  hace  sospechar  que  ni  siquiera  entonces  el  asunto  de  la  procedencia  o  la  razón  de  ser  este  tipo   de  interés  era  algo  siquiera  a  tener  en  cuenta  más  allá  de  unos  cuantos  comentarios  aislados  y  a  veces   sin   ningún   fundamento.   Smith   nos   dice,   por   una   parte,  que  esa   plusvalía   o  interés   será  costeada   íntegramente  por  los  consumidores  en  forma  de  mayores  precios,  mientras  que  en  otros  pasajes  de   The   Wealth   of   Nations   nos   encontramos   que   el   interés   originario   del   capital   ha   sido   creado   exclusivamente  por  el  factor  trabajo,  y  de  esta  plusvalía  digamos  que  el  empresario  rapiñaría  un   cierto  porcentaje.  En  el  propio  Smith  se  encuentra  la  génesis  de  las  teorías  de  la  productividad  y  de   las   teorías   de   la   explotación,   ambas   a   juicio   de   Böhm   Bawerk   incorrectas,   por   los   motivos   que   presentaremos  a  continuación.  

(4)

 

Las   teorías   de   la   productividad   tratan   de   encontrar   una   razón   por   la   que   el   capital,   por   sí   solo,   constituye  un  medio  de  producción  independiente,  medio  de  producción  que  debe  ser  remunerado  al   igual  que  se  le  remunera  al  trabajo  o  a  la  tierra.  La  idea  es  clara  y  se  manifiesta  en  Say:  hay  tres  medios   productivos  (o  servicios  productivos,  como  los  llama  él),  y  a  cada  uno  de  ellos  le  corresponde  su   propia   remuneración,  en  el   caso   del  capital  esta   remuneración   no   sería   otra   cosa   que  el   interés,   interés  que  se  llevará  el  capitalista.  Sin  embargo,  ni  Say  ni  otros  teóricos  de  la  productividad  aportan   razón  alguna  de  que  ese  incremento  en  la  productividad  se  derive  exclusivamente  del  factor  capital,   más   allá   de   meras   intuiciones   de   que   cuando   empleamos   capital   en   un   proceso   productivo   generalmente  producimos  más  y  de  mejor  calidad.  Y  no  solo  eso,  sino  que  producimos  valor.  De   hecho,  la  mayoría  de  los  teóricos  de  la  productividad  tratan  de  probar  sus  teorías  en  este  sentido,  en   el  sentido  de  la  producción  de  valor.  Y  aquí  va  a  radicar  el  principal  problema,  ahora  veremos  por   qué.  Otros  autores  como  James  Maitland,  octavo  conde  de  Lauderdale,  y  Malthus  intentan  ir  más  allá   de  la  mera  intuición  y  tratan  de  buscar  las  razones  que  llevan  a  esa  especie  de  necesidad  tantas  veces   contrastada  por  la  evidencia  empírica:  siempre  que  introducimos  capital,  creamos  productos  más   valiosos  que  aquellos  que  se  usan  para  producirlo.  Para  ello,  tratan  de  demostrar  (sin  éxito)  que   siempre  el  valor  de  los  bienes  finales  es  superior  al  valor  de  los  bienes  de  capital  que  hemos  empleado   para  producirlos,  sin  embargo,  se  habrán  dado  cuenta  de  un  problema  bastante  grande:  ¿y  cómo  se   mide  el  valor?  Ellos  simplemente  miden  el  valor  de  los  bienes  de  capital  identificándolo  con  su  coste,   y  por  ejemplo,  en  el  caso  de  Maitland,  identifica  este  coste  con  el  volumen  total  de  rentas  salariales   que   nos   ahorramos   por   haber  empleado   esa   unidad   de   capital   en   vez   de   haber   contratado   a   los   trabajadores  que  fueran  necesarios  para  cumplir  esa  tarea.  Por  ejemplo,  el  coste  de  una  pantalla  del   McDonald’s  para  hacer  nuestro  pedido  se  correspondería  con  lo  que  el  McDonald’s  se  ha  ahorrado   por   no   haber   contratado   tal   vez   a   uno   o   dos   trabajadores   más   para   ellos   mismos   recoger   personalmente  las  comandas.  Las  dos  críticas  de  Böhm  Bawerk  a  estas  teorías,  a  las  cuales  califica   como  ingenuas  y  no  sin  razón,  son  las  siguientes.  Primero  y  antes  de  nada,  el  factor  capital  no  es  un   factor  productivo  independiente,  sino  que  es  dependiente  de  los  factores  productivos  originarios,   que   no   son   más   que   el   trabajo   y   la   tierra.   Obviamente   el   factor   capital   por   lo   general   hace   más   productivo  al  proceso  de  producción,  pero  no  se  le  puede  imputar  todo  al  capital,  por  no  mencionar   que  aquello  que  sea  directamente  imputable  al  capital  lo  será  a  través  de  quienes  manejan  y  ponen   en  marcha  ese  capital,  los  trabajadores  y  a  la  tierra.  Considera  que  la  creciente  división  del  trabajo  y   las  cadenas  de  producción  en  las  economías  capitalistas  han  contribuido  a  hacer  que  los  economistas   perciban   a   esas   “serviles   criaturas”   como   entes   independientes   que   requieren   de   su   propia   consideración   aparte,   al   igual   que   los   factores   de   producción   originarios.   Nada   más   lejos   de   la   realidad.  Además,  la  segunda  de  las  críticas,  la  más  importante  de  todas,  ataca  un  aspecto  clave  en   todo  este  tipo  de  teorías,  un  aspecto  que  de  caer  se  llevará  a  todas  las  teorías  de  este  tipo  consigo:  la   identificación  del  valor  de  los  bienes  de  capital  con  el  coste  de  estos.  Para  desarrollar  esta  crítica,  a   pesar  de  que  no  entraremos  en  este  proyecto  a  analizar  en  detalle  la  teoría  del  valor  de  Böhm  Bawerk,   sí  daremos  algunas  conclusiones  clave  de  esta,  conclusiones  que  resumen  muy  sucintamente  uno  de   los  puntos  clave  de  toda  la  obra  del  austríaco.  Estas  aportaciones  relativas  al  concepto  de  valor  y   utilidad  marginal  que  se  van  a  presentar  a  continuación  constituyen  el  armazón  de  todo  el  entramado   conceptual  de  la  economía  neoclásica.  

 Si  tuviéramos  que  resumir  la  teoría  del  valor  en  unas  cuantas    líneas,  diríamos  lo  siguiente:  el  ser   humano  proyecta  en  los  bienes  sus  propios  deseos,  satisfacciones  y  necesidades.  El  carácter  del  valor   de  un  bien  es  netamente  subjetivo  y  depende  por  entero  del  sujeto  en  consideración.  Es  decir,  este   valor   vendrá   en   relación,   como  es   obvio,  con   cuánta   satisfacción   y   utilidad   le   pueda   reportar   su   consumo   al   sujeto.   Sin   embargo,   no   todos   los   bienes   tienen   valor,   solo   lo   tendrán   aquellos   que   cumplan  una  condición  básica  para  ser  economizados:  que  sean  escasos.  Como  dice  Thomas  Sowell,   la  economía  no  es  más  que  al  arte  de  asignar  recursos  escasos  en  fines  alternativos.  Si  cierto  bien  no   es  escaso,  por  ejemplo  el  aire,  no  es  necesario  economizarlo  y  por  lo  tanto  no  cabe  hablar  en  este   sentido  de  valor.  Además,  Böhm  Bawerk  da  un  paso  más  y  trata  de  aclarar  cómo  un  agente  “forma”  

sus  propias  consideraciones  valorativas  de  un  bien.  Esa  propiedad  que  a  un  agente  cualquiera  le   permite   valorar   un   bien   es   una   condición   de   frontera,   una   condición   al   margen,   una   condición   marginal.  La  idea  clave  es  que  si  disponemos  de  un  determinado  número  de  bienes  de  un  cierto  tipo,   el  valor  de  cada  uno  de  esos  bienes  se  corresponderá,  ni  más  ni  menos,  que  con  su  utilidad  marginal.  

En  palabras  de  Böhm-­‐‑Bawerk:  

 

 

(5)

La  magnitud  del  valor  de  un  bien  viene  determinada  por  la  importancia   de  la  necesidad  concreta  o  parcial  que  tiene  el  grado  de  menor  urgencia   entre  todas  las  necesidades  que  pueden  ser  cubiertas  por  esa  provisión                                                                                                                    de  bienes  

   

A  posteriori,  el  economista  nos  pone  un  ejemplo  para  ilustrarnos  este  hecho.  Nos  cuenta  que  un   agricultor   pionero   dispone   de   cinco   sacos   de   maíz.   El   primero   de   ellos   lo   utiliza   para   pura   subsistencia,  el  segundo  de  ellos  para  coger  fuerza  y  robustez,  el  tercero  para  criar  aves,  el  cuarto   para   elaborar   aguardiente   para   darse   un   respiro   al   volver   de   trabajar   y   el   último   de   ellos   para   alimentar  a  sus  papagayos.  Estos  empleos  están  en  orden  de  importancia  decreciente.  Si  ahora  le   ordenáramos  al  agricultor   que   nos   diera   un   saco,  está  claro   que   el  agricultor   satisfará   todas  sus   necesidades  principales  y  quedará  sin  satisfacer  la  última  de  ellas,  la  menos  importante  de  todas,  la   marginal:  dar  de  comer  a  los  loros.  Todos  los  sacos  obviamente  tienen  la  misma  utilidad  marginal,   pues   cualquiera   de   ellos   lo   podemos   emplear   para   cualquiera   de   las   cuatro   funciones.   ¿Cuál   es   entonces  el  valor  del  saco  de  maíz?  Pues  el  valor  subjetivo  que  para  nosotros  tiene  alimentar  a  los   papagayos.  Si  los  quisiéramos  mucho  pero  siguieran  siendo  una  necesidad  no  prioritaria  al  lado  de   las  otras,  es  posible  que  la  utilidad  marginal  sea  alta.  Si  nos  diera  igual  que  murieran,  pues  entonces   la  utilidad  marginal  del  saco  sería  prácticamente  nula.  Conviene  fijarse  en  que  entonces  la  utilidad   marginal   depende   de   la   intensidad   psicológica,   por   decirlo   de   alguna   manera,   que   crean   esas   necesidades  no  cubiertas  en  nosotros  y  por  el  número  de  unidades  de  las  que  disponga.  Si  dispongo   de  un  solo  saco  y  me  lo  quitan,  obviamente  el  valor  que  yo  le  concedo  a  la  necesidad  no  cubierta   (nutrirme)  es  muy  superior  al  que  le  concedería  al  hecho  de  alimentar  a  los  papagayos.  Al  menos   siempre  en  cuando  rijan  ciertas  condiciones  de  salud  mental  que,  para  no  complicar  sin  razón  estos   asuntos,  supondremos  que  se  cumplen.  Por  tanto,  ya  estamos  en  disposición  de  establecer  cuál  es  el   valor   de   un   bien   de   capital.   Si   bien   es   cierto   que   establecer   el   valor   de   un   bien   de   consumo   es   relativamente  fácil  por  su  proximidad  a  la  satisfacción  que  este  nos  brinda,  un  bien  de  capital  tiene   valor  solo  a  través  del  bien  que  nos  promete  producir;  esto  es,  el  valor  de  un  bien  de  capital  no  es   otra  cosa  que  la  utilidad  marginal  del  bien  que  produciremos  con  él.  Obviamente  hay  distintos  bienes   de  capital,  algunos  de  los  cuales  participan  en  etapas  más  tempranas  del  proceso  productivo  y  otros   toman  partido  más  tarde,  sin  embargo,  el  valor  de  todos  ellos  es  el  que  es,  el  del  bien  de  consumo  que   prometen  producir.  El  argumento  que  da  Böhm  Bawerk  es  parecido  al  que  sigue:  si  falta  alguno  de   los  bienes  de  capital  en  cualquiera  de  las  etapas  del  proceso  productivo,  las  etapas  posteriores  se   verán  comprometidas  y  nos  quedaremos  sin  el  producto  final.  Por  tanto,  se  encuentre  en  la  etapa  que   se  encuentre  dicho  bien  de  capital  su  valor  es  el  mismo:  la  utilidad  marginal  de  producto  final.  

 Ya  con  esta  digresión  podemos  volver  al  asunto  que  nos  atañe.  ¿Tiene  sentido  hablar  de  la  diferencia   de  valor  entre  el  producto  final  y  los  insumos  que  utilizamos  para  producirlo?  Obviamente  no.  Al  ser   el   valor   el   mismo,   la   diferencia   de   valores   será   cero.   Si   empleamos   la   teoría   del   valor   de   Böhm   Bawerk,  llegamos  a  una  solución  al  dilema  y  el  simple  hecho  de  hablar  de  producción  de  valor  no   tiene  sentido.  Se  producen  bienes,  no  valor.  La  producción  es  una  categoría  objetiva,  no  subjetiva.  

Con  estas  dos  críticas  Böhm  Bawerk  despacha  a  las  teorías  de  la  productividad.  

   

Sin  embargo,  aún  le  quedan  otro  acervo  de  teorías  que  se  le  resisten:  las  teorías  de  la  explotación.  A   pesar  de  que  Marx  no  es  el  único  que  elabora  una  teoría  de  la  explotación  propia,  Rodbertus,  sin  ir   más   lejos,   es   un   economista   interesante   al   respecto   al   que   Böhm   Bawerk   parece   tener   en   alta   consideración,   nos   centraremos   exclusivamente   en   Marx,   por   motivos   obvios   de   importancia   histórica.  Antes  de  embarcarnos  en  la  crítica  de  Böhm  Bawerk  a  Marx,  conviene  mencionar  unas   cuantas  cosas  acerca  de  él  que  no  pueden  ser  pasadas  por  alto.  La  primera  de  ellas  es  que  Marx  no  es   un  economista.  O  solo  un  economista,  mejor  dicho.  Marx  es  un  filósofo.  En  estas  líneas  le  daremos  un   tratamiento  a  este  asunto  puramente  económico,  que  es  a  fin  de  cuentas  la  naturaleza  de  la  crítica   que   Böhm   Bawerk   le   hace   a   Marx.   Sin   embargo,   es   de   importancia   señalar   que   la   teoría   de   la   explotación   marxista   no   es   solo   una   teoría   económica,   sino   también   metafísica.   La   teoría   de   la   explotación  de  Marx  es  inseparable  de  su  consideración  de  trabajo  alieanado,  y  la  alienación  es  un   término   eminentemente   filosófico,   un   término   que   toma   de   Hegel   y   del   idealismo   alemán   en   su   conjunto  para  ajustarlo  a  sus  necesidades  específicas.  Es  imposible  entender  la  teoría  marxista  sin   un   estudio   filosófico   paralelo.   Es   imposible,   por   supuesto,   entender   El   Capital   en   su   conjunto   empleando   exclusivamente   argumentaciones   económicas.   Marx   es   un   autor   poliédrico   cuyas  

(6)

conclusiones  solo  pueden  ser  entendidas  bajo  un  prisma  conjunto  de  filosofía,  economía  y  sociología.  

No  obstante,  estamos  de  suerte,  pues  a  pesar  de  que  no  podamos  juzgar  en  este  texto  con  la  extensión   debida  la  dimensión  de  sus  críticas,  sí  podemos  atenernos  exclusivamente  al  hecho  económico  como   tal  y  elaborar  una  crítica  exclusivamente  económica.    

 

La  teoría  de  la  explotación  marxista,  grosso  modo,  consiste  principalmente  en  que  el  empresario   rapiña  un  porcentaje  de  la  plusvalía  o  interés  originario  que  genera  el  trabajador  debido  a  que  el   capitalista  ostenta  el  monopolio  de  los  medios  de  producción.  Como  ya  hemos  visto,  los  antecedentes   de   esta   idea   de   que   es  al   factor   trabajo  al   único   que   le   es   imputable   esa   plusvalía   se   remonta  a   pensadores  tan  poco  sospechosos  de  socialistas  como  Locke  o  Adam  Smith.  Marx  no  hace  otra  cosa   que  recoger  el  guante  (a  través  de  Ricardo)  de  las  más  grandes  aportaciones  de  la  economía  clásica.  

También  cuando  defiende  que  el  valor  del  producto  final  se  deriva  del  coste  de  producción  de  los   bienes  de  capital  que  lo  han  producido,  y  este  a  su  vez,  del  trabajo  que  costó  producir  esos  bienes  de   capital,  está  recogiendo  el  guante  de  las  teorías  del  valor-­‐‑trabajo  y  de  la  suposición  de  que  el  coste  es   una  medida  de  valor,  aspectos  presentes  en  un  contingente  innumerable  de  autores  clásicos.  Marx   no  inventa  nada;  simplemente  estudia  a  los  clásicos  y  aplica  sus  ideas.  Ahora  bien,  ¿cuáles  son  las  dos   críticas  más  importantes  que  se  deducen  de  todo  lo  que  hemos  explicado  de  Böhm  Bawerk  hasta   ahora?  La  primera  de  ellas,  por  supuesto,  se  refiere  a  la  teoría  del  valor-­‐‑trabajo,  asunto  nuclear  en  la   teoría   de   la   explotación.  La  crítica   no   puede   ser   más   simple   a   la   vez   que   potente.   Es   absurda   la   perspectiva   que   ofrece   Marx   en   lo   referente   al   valor   de   los   bienes   de   capital   por   una   razón.  

Supongamos  que  disponemos  de  una  máquina  de  coser  con  un  coste  de  producción  de  200  euros   (obviamos  depreciaciones)  y  que  con  esta  máquina  se  pueden  producir  en  total  5000  paños.  De  esta   forma,  según  Marx,  el  valor  de  cada  uno  de  los  paños  sería  200/5000,  esto  es,  cuatro  céntimos  de   euro.   Böhm   Bawerk,   por   supuesto,   se   ríe   de   esta   perspectiva.   Es   por   el   hecho   de   que   los   consumidores,  en  este  caso  otros  productores,  valoren  esos  paños  en  cuatro  céntimos  de  euro  la   razón  por  la  máquina  de  coser  puede  valer  200  euros,  pues  recordemos  que  el  valor  de  un  bien  de   capital  no  es  otro  que  el  valor  de  los  bienes  de  consumo  que  pueden  producirse  con  él,  en  este  caso,   si  el  valor  de  cada  uno  de  esos  trozos  de  tela  es  para  los  consumidores  de  cuatro  céntimos  entonces   los  5000  paños  tendrán  un  valor  de  200  euros,  y  por  ende  la  máquina  de  coser  también  tendrá  ese   valor.  Si  los  consumidores  pasaran  a  valorar  los  paños  en  un  euro  por  unidad,  entonces  la  máquina   de   coser   tendría   un   valor   de   5000   euros.  Las   cosas  funcionan   precisamente   al   revés   de  como   lo   planteaba  Marx.    

 Y  no  solo  eso.  Esta  primera  crítica  ataca  directamente  los  fundamentos  de  la  teoría  valor-­‐‑trabajo,   pero  Böhm  Bawerk  elabora  una  segunda  crítica  que  le  lleva  a  atacar  directamente  la  idea  de  que  esa   plusvalía  le  corresponda  por  entero  al  trabajador.  Como  veremos  más  tarde,  el  interés  para  Böhm   Bawerk  no  es  más  que  un  precio  intertemporal  relativo  entre  bienes  presentes  y  bienes  futuros,  no   es  más  que  la  prima  que  un  agente  económico  está  dispuesto  a  pagar  por  postergar  su  consumo.  

Obviamente  no  valen  lo  mismo  100  euros  hoy  que  100  euros  dentro  de  veinte  años,  pues  de  aquí  a   veinte  años  no  solo  me  estoy  privando  de  consumir  aquello  que  desearía  consumir  ahora,  sino  que   además  me  puede  ocurrir  cualquier  cosa  que  no  me  permita  disfrutar  en  un  futuro  de  esas  rentas.  Es   decir,  el  dinero,  y  como  consecuencias  los  bienes  que  se  esconden  detrás  de  su  velo,  no  tiene  el  mismo   valor  en  el  presente  que  en  el  futuro.  Esa  es  la  razón  por  la  que  existe  el  interés.  El  interés  no  es  para   Böhm  Bawerk  el  precio  del  dinero.  Eso  es  una  burrada.  El  tipo  de  interés  es  el  precio  del  tiempo.  Por   tanto,  si  el  capitalista  adelanta  salarios  y  capital  y  se  priva  de  consumir  esos  recursos  en  el  presente,   tendrá  derecho  a  reclamarlos  en  un  futuro  con  una  cierta  prima,  una  prima  “por  la  espera”.  Esta  idea   es   bastante   parecida  a   la   que  encierran   las   teorías   de   la   abstinencia,  con   una   salvedad.   En  estas   teorías  se  considera  que  de  alguna  forma  se  debe  remunerar  la  abstenencia,  el  malestar  que  induce   la  privación  de  bienes  presentes  en  aras  de  la  consecución  de  bienes  futuros.  Aquí  el  matiz  es  distinto.  

No  es  tanto  remunerar  esa  especie  de  sentimiento  negativo  sino  que  las  propias  leyes  económicas   del  interés  (según  Böhm  Bawerk)  así  lo  dictan:  es  algo  objetivo  que  el  consumo  presente  no  es  igual   de  valioso  para  nosotros  que  el  consumo  futuro,  así  que  en  teoría  (aunque  se  pueda  ver  así)  no  es   que  estemos  recompensando  al  capitalista  por  la  espera,  es  que  el  capitalista  debe  recibir  el  precio   del  tiempo.  La  distinción  es  la  misma  como  si  dijéramos  que  hemos  pagado  por  un  bien  en  una  tienda   simplemente  porque  hemos  visto  al  vendedor  de  capa  caída  y  nos  ha  inspirado  lástima.  No.  Le  hemos   pagado   porque   es   el   precio   que   teníamos   que   abonarle   por   llevarnos   el   producto.   Este   caso   es   análogo.   La   razón   de   que   el   capitalista   participe   de   los   beneficios   futuros   no   está   sujeta   a   consideraciones   de   premios   o   recompensas,   todo   descansa   sobre   la   estructura   de   la   preferencia   temporal.  Repitamos:  un  factor  real  a  tener  en  cuenta.  El  principal  problema  de  su  argumentación  a  

(7)

juicio  de  quien  escribe  estas  líneas  es  que  no  consigue  sortear  la  trampa  de  Marx.  ¿Por  qué?  Por  lo   mismo  que  hemos  dicho  antes:  Marx  no  solo  se  mueve  en  el  plano  económico.  Böhm  Bawerk  intenta   huir  de  la  definición  usual  de  sistema  de  capitalista  como  sistema  en  que  los  medios  de  producción   descansan  en  manos  privadas  y  dice,  por  el  contrario,  que  un  sistema  capitalista  es  todo  aquel  sistema   en  que  se  utilicen  métodos  indirectos  de  producción  (luego  explicaremos  qué  son),  o  lo  que  es  lo   mismo,  todo  sistema  en  que  el  productor  esté  dispuesto  a  seguir  caminos  más  gravosos  en  términos   de  tiempo  y  más  intensivos  en  capital  para  conseguir  mejoras  notables  en  la  productividad.  Böhm   Bawerk  argumenta  entonces  que  si  los  trabajadores  quieren  la  plusvalía,  que  sean  los  trabajadores   quienes   esperen   y   después   de   ese   proceso   de   espera   se   habrán   convertido   en   capitalistas   ellos   también.   Entonces   tendrán   igualmente   derecho   a   recibir   los   intereses   que   antaño   recibían   sus   patronos.   ¿Y   qué   contestaría   Marx?   Simplemente   que   le   parece   muy   bien,   pero   que   el   principal   problema  es  que  los  trabajadores  no  tienen  la  opción  siquiera  de  plantearse  algo  así  porque  no  tienen   los   medios   necesarios   para   ello.   La   razón   de   que   no   los   tengan,   en   opinión   de   Marx,   viene   perfectamente  resumida  en  esta  frase  lapidaria  de  Bakunin:  la  propiedad  es  un  robo.  Esta  afirmación,   por  supuesto,  no  es  una  afirmación  económica,  y  es  la  razón  por  la  que  la  teoría  de  Böhm  Bawerk  se   queda  coja  en  este  sentido.  No  porque  sea  incompleta,  sino  simplemente  porque  son  dos  hombres   que  hablan  lenguajes  distintos  

 

 1.3-­‐‑Teoría  del  Capital      

En  este  apartado  empezaremos  a  exponer  la  teoría  del  capital  de  Böhm  Bawerk.  Lo  primero  que  es   conveniente  mencionar  es  que  esta  es  una  teoría  acerca  del  capital  productivo,  que  para  el  autor  no   es  otra  cosa  que  aquel  conjunto  de  bienes  intermedios  que  participan  en  las  distintas  etapas  del   proceso   productivo   y   que   son   empleados   para   conseguir   bienes   finales.   Sin   embargo,   antes   de   meterse   en   el   meollo   del   asunto,   nos   invita   a   hacer   un   recorrido   por   la   naturaleza   misma   de   la   economía  ya  no  como  disciplina,  sino  como  factum.  Según  Böhm  Bawerk,  la  producción  de  bienes   descansa  en  el  aprovechamiento  por  parte  de  los  humanos  de  las  fuerzas  de  la  naturaleza  para  así   moldear   la   materia   de  forma  que   podamos  inducir  en  ella   formas  que   nos   sean   útiles   y   que   nos   reporten  satisfacción.  A  pesar  de  que  algunas  “ordenaciones  primitivas”  ya  presentes  de  antemano   en  la  naturaleza  nos  sean  útiles,  como  puede  ser  el  caso  de  un  diamante  o  de  una  isla  paradisíaca,  la   mayor  parte  de  ordenaciones  no  responden  a  nuestros  deseos,  por  lo  que  tenemos  que  encontrar   una  forma  de  imprimir  nuestra  voluntad  en  una  materia  caótica  y  que  no  responde  a  nuestros  fines.  

Hemos  de  domar  a  la  naturaleza,  pero  siempre  siendo  conscientes  de  que  nosotros  también  somos   seres  sujetos  a  sus  leyes,  con  todas  nuestras  limitaciones  y  restricciones.  Desde  que  el  hombre  surgió   en  sus  formas  más  primitivas,  siempre  encontró  formas  de  manipular  la  materia  a  su  antojo.  A  veces   no  es  necesario  más  que  desplazar  la  materia  de  lugar.  Este  es  el  caso,  por  ejemplo,  de  la  búsqueda   de  pastos  frescos  para  alimentar  el  ganado.  Otras  veces,  y  esto  llegó  en  etapas  de  la  evolución  más   ulteriores,  como  es  el  caso  de  la  Edad  de  Piedra,  el  ser  humano  empezó  a  hacer  uso  de  herramientas   con   el   fin   de   manipular   la   materia,   confeccionadas   de   un   modo   bastante   primitivo   para   cazar   y   alimentarse.  Otro  ejemplo  lo  podríamos  encontrar  un  poco  más  adelante,  cuando  el  hombre  empieza   a  fundir  los  metales  para  forjar  con  ellos  espadas,  cascos  y  otros  utensilios.  Por  último,  la  forma  más   evolucionada   de   manipulación   de   la   materia   no   solo   incluiría   la   traslación   de   materia   y   su   modificación,  sino  también  su  composición.  ¿A  qué  nos  referimos  con  esto?  Por  ejemplo,  a  la  hora  de   confeccionar   un   arado,   la   propia   conjunción   de   sus   piezas   (el   timón,   la   reja…)   hacen   de   este   instrumento  un  elemento  imprescindible  para  las  labores  agrícolas.  

 En  este  proceso  de  intentar  domar  a  la  naturaleza,  somos  conscientes  de  que  no  representamos  nada   en  comparación  a  la  potencia  inabarcable  que  exhibe  la  naturaleza  en  todas  sus  manifestaciones.  En   palabras  de  Böhm-­‐‑Bawerk  

 

 Tenemos  que  saber  cómo  combinar  los  materiales  apropiados  en  el  momento  preciso  para  producir  el   resultado  deseado.  Pero  sabemos  ya  que  los  materiales  que  la  naturaleza  nos  ofrece  son  muchos  y  a   menudo  demasiado  masivos  o  demasiado  delicados  para  su  manipulación  por  los  humanos,  que,  a  la   vez,  son  demasiado  débiles  e  ineptos  para  ello.  Somos  tan  incapaces  de  superar  la  cohesión  que  nos   presenta  una  masa  de  granito  con  la  que  pretendemos  construir  todo  un  edificio  como  de  combinar  

(8)

carbón  y  nitrógeno,  hidrógeno  y  oxígeno,  fósforo  y  potasio  y  cosas  así,  para  formar  un  simple  grano  de   trigo.  

 

La  consecuencia  inmediata  que  se  deduce  de  este  hecho  es  clara:  necesitamos  encontrar  formas  de   convertir  nuestras  debilidades  en  fortalezas.  Dicho  de  otra  forma,  tenemos  que  hacer  uso  de  bienes   intermedios  que  nos  permitan  extraer  los  frutos  deseados  de  la  naturaleza  con  mayor  éxito.  Böhm   Bawerk  pone  en  este  caso  unos  cuantos  ejemplos,  el  más  interesante  de  todos  ellos  el  relativo  a  la   extracción  de  piedra  para  la  construcción  de  casas.  La  primera  opción  que  tenemos  es  la  de  ir  a  la   cantera  y  recoger  piedras  con  nuestras  propias  manos.  No  obstante,  otra  opción  posible  pasaría  por   construirnos  un  martillo  y  otros  utensilios  para  picar  piedra,  para  lo  que  necesitaríamos  antes  cortar   madera  para  el  mango  del  martillo,  para  lo  cual  necesitaríamos  un  hacha  …  No  obstante,  podríamos   incluso  hacer  pequeñas  cavidades  en  la  tierra  en  las  que  introducir  algún  tipo  de  explosivo.  Para  esto   no  solo  nos  harían  falta  las  herramientas  para  picar  piedra  mencionadas  anteriormente,  sino  que   necesitaríamos  disponer  de  TNT  o  de  cualquier  otro  tipo  de  explosivo.  La  idea  que  se  deriva  de  este   ejemplo  no  puede  ser  más  potente:  a  medida  que  hacemos  el  proceso  de  producción  más  indirecto   en  base  a  la  introducción  de  capital  ganamos  en  productividad.  Sin  lugar  a  dudas,  la  diferencia  entre   el  primer  escenario  y  el  tercero  de  ellos  es  abrumadora  en  términos  de  productividad.  La  diferencia   entre   emplear   TNT   y   demás   herramientas   para   picar   la   piedra   e   ir   en   busca   de   piedras   lo   suficientemente  grandes  que  puedan  servirme  para  construirme  la  casa  es  abismal.  Sin  embargo,   todos  estos  “rodeos”  consumen  mucho,  mucho  tiempo.  Es  mucho  más  sencillo  para  alguien  recolectar   leña  recogiendo  ramitas  por  el  bosque  que  el  hecho  de  construir  un  hacha  y  con  el  hacha  talar  unos   cuantos  árboles.  La  diferencia  no  puede  ser  más  escandalosa  en  lo  que  a  productividad  se  refiere.  Sin   embargo,  hemos  decidido  sacrificar  tiempo  en  aras  de  un  consumo  más  abundante  en  el  futuro.  Esta,   nos  dice  Böhm  Bawerk,  y  no  quién  ostente  la  titularidad  o  no  de  los  medios  de  producción,  es  la   piedra  angular  sobre  la  que  pivota  todo  el  sistema  económico  capitalista.  La  interposición  de  capital   productivo  entre  nosotros  y  la  satisfacción  de  nuestros  deseos  consume  tiempo.  Aquí  está  la  clave   del  sistema  capitalista.  El  sistema  capitalista  se  opone  a  las  economías  de  subsistencia  precisamente   en  la  adopción  de  estos  métodos  productivos  más  indirectos,  métodos  que  nos  fuerzan  a  renunciar   al  consumo  presente  en  aras  de  un  consumo  futuro  más  abundante  o  de  mejor  calidad.    En  sus  propias   palabras  

   

Ahora   bien,   tenemos   que   admitir   que,   a   menudo,   somos   incapaces   de   manejar   de   forma   directa   la   materia  en  la  que  reside  toda  esta  clase  de  poder  que  nos  ayuda.  En  este  caso  nos  hacemos  con  una   segunda  clase  de  materia  que  a  su  vez  nos  ayuda  frente  a  la  primera,  es  decir  hace  para  nosotros  lo  que   por  nosotros  mismos  no  podemos  hacer.  Esta  fuerza  material  auxiliar  nos  permite  extender  nuestro   dominio  sobre  la  primera.  Queremos,  por  ejemplo,  llevar  el  agua  de  la  fuente  a  casa.  Mediante  una   canalización  hecha  de  madera  podemos  hacer  que  el  agua  vaya  hasta  ella,  pero  con  nuestras  simples   manos  no  podemos  hacer  que  el  árbol  se  convierta  en  una  conducción  o  cañería;  necesitamos  la  fuerza   auxiliar  del  hacha  y  todo  el  herramental  necesario  para  transformar  luego  el  tronco  en  la  conducción   que  nos  procure  el  agua.  Y  lo  que  tiene  lugar  en  estos  ejemplos,  con  la  ayuda  de  uno  o  dos  elementos,  se   puede  hacer  con  el  mismo  o  superior  éxito  utilizando  cinco,  diez  o  veinte.  Lo  mismo  que  manejamos  el   material  inmediato  de  un  bien,  por  medio  de  una  fuerza  auxiliar  y   ésta  por  medio  de  una  segunda,   podemos   manejar   esta   segunda   por   medio   de   una   tercera   y   ésta   por   medio   de   una   cuarta   y   así   sucesivamente.  No  necesitamos  otra  cosa  que  continuar  la  progresión  para  incluir  factores  causales  del   producto  que  estamos  buscando,  cada  vez  más  remotos,  hasta  que  llega  un  momento  tal  en  el  que  nos   encontramos  con  algo  que  podemos  manejar  con  nuestras  propias  fuerzas  naturales  y  controlar  así   toda  la  cadena  que  nos  lleva  hasta  ese  producto  final.  En  esto  se  basa  la  verdadera  importancia  de  la   adopción  de  métodos  de  producción  indirectos  y  la  razón  del  éxito  con  el  que  esta  clase  de  métodos   culminan.    

 

La   clave   del   sistema   capitalista   entonces   para   Böhm   Bawerk   consiste   en   el   sacrificio   de   las   satisfacciones  más  inmediatas,  con  el  coste  en  tiempo  que  ello  supone.  De  esta  forma,  en  un  momento   concreto,  la  inmensa  mayoría  de  los  factores  productivos  que  operan  en  una  economía  capitalista  no   están  volcados  sobre  la  producción  corriente,  esto  es,  sobre  la  producción  de  bienes  de  consumo  para   el  año  presente.  La  mayor  parte  de  estos  recursos  están  volcados  hacia  el  futuro,  participando  en   procesos   productivos   cuyos   frutos   asomarán   la   cabeza   dentro   de   unos   años,   no   ahora.   Solo   una  

(9)

pequeña  parte  de  esos  factores  productivos  producirá  para  el  año  presente,  no  obstante,  gran  parte   de  los  procesos  de  producción  que  empezaron  hace  años  llegarán  a  su  término  este  año,  disfrutando   así  de  lo  que  fueron  los  bienes  futuros  en  un  tiempo  pasado  pero  que  ahora  son  bienes  presentes  o   corrientes   para   nosotros.   Cuanto   más   capitalista   sea   la   estructura   productiva   de   una   economía,   mayor  dependencia  exhibirá  el  presente  respecto  al  pasado  y  mayor  dependencia  nuestro  futuro   respecto  al  presente.  Esta  especie  de  sistema  económico  que  pivota  sobre  el  sacrificio  de  consumo   presente  en  aras  de  un    mayor  consumo  futuro,  y  no  otro,  es  a  lo  que  los  economistas  debemos  llamar   capitalismo.  Por  supuesto,  aquí  entra  de  lleno  el  concepto  de  interés  tal  y  como  lo  hemos  avanzado   en  la  refutación  de  la  Teoría  de  la  Explotación  Marxista,  aunque  será  en  la  Teoría  del  Interés  cuando   pasemos  a  darle  un  mejor  encaje.    

 No   obstante,   Böhm   Bawerk   nos   advierte   que   a   medida   que   añadamos   más   y   más   capital   los   rendimientos  que  obtendremos  en  términos  de  productividad  serán  cada  vez  menores.  Obviamente   la  diferencia  en  productividad  entre  recoger  ramas  del  suelo  y  cortar  los  árboles  con  un  hacha  es  muy   grande,  pero  si  invertimos  más  tiempo  en  construir,  por  ejemplo,  una  radial,  para  la  que  usaremos   todas  las  etapas  productivas  del  hacha  y  más,  pues  el  metal  hay  que  obtenerlo  en  ambos  casos,  la   diferencia  en  productividad  entre  cortar  los  árboles  con  una  radial  y  con  un  hacha  es  claramente   menor  que  en  el  primero  de  los  casos.  A  medida  que  aumente  la  intensidad  de  capital,  y  con  ello  el   tiempo   medio   de   producción,   que   luego   definiremos   convenientemente,   los   incrementos   en   productividad  serán  menores.  Expandir  la  senda,  por  así  decirlo,  nos  brindará  incrementos  sucesivos   en  productividad,  pero  no  se  trata  de  la  gallina  de  los  huevos  de  oro.  Esta  misma  idea  descansa  en  la   forma   con   la   que   se   modeliza   cualquier   función   de   producción.   Lo   hacemos   escogiendo   siempre   funciones  cóncavas  y  la  interpretación  económica  de  este  hecho  no  es  otra  que  la  misma  que  nos  está   intentando   explicitar   Böhm  Bawerk   con   estos  ejemplos:   la   productividad   marginal   del  capital   es   decreciente.   No   obstante,   esta   idea   no   es   original   de   Böhm   Bawerk,   algunos   economistas   como   Thünen   ya   adelantaron   este   hecho,   aunque   sin   prestarle   demasiada   atención   ni   tratarlo   con   la   extensión  que  merecía.  

 

Además,   podríamos   preguntarnos   qué   considera   el   austríaco   capital   productivo   y   qué   no.   La   discusión  es  bastante  prolífica,  pues  incluye  ciertas  partidas  que  sorprenden  bastante  a  primera  vista   y  han  generado  acaloradas  discusiones  entre  los  teóricos.  La  clasificación  que  hace  Böhm  Bawerk  de   los  medios  de  producción  es  la  siguiente:  

 

a)   Todas  las  mejoras  productivas,  instalaciones  y  adaptaciones  de  la  propiedad  real  en  la   medida  que  conserven  su  naturaleza  independiente.  Nos  referimos  a  cosas  tales  como   presas,  conducciones,  cercados,  etc.  Por  otro  lado,  todas  aquellas  instalaciones  y  mejoras   que  se  llegan  a  identificar  con  la  tierra  misma  se  excluyen  del  capital  por  las  mismas   razones  que  nos  han  llevado  a  excluir  la  tierra.  

b)   Todas   aquellas   construcciones   dedicadas   a   la   producción,   fábricas,   talleres,   graneros,   establos,  tiendas,  calles,  ferrocarriles,  etc.  Pero  el  capital  de  una  sociedad  no  incluye  cosas   como  los  edificios  y  viviendas  que  sirven  directamente  al  consumo  o  tienen  fines  culturales   como  las  iglesias,  las  escuelas,  los  tribunales.    

c)   Herramientas,  máquinas  y  otros  instrumentos  productivos   d)   Animales  y  bestias  de  carga  

e)   Materias  primas  y  otras  auxiliares  utilizadas  en  la  producción   f)   Bienes  de  consumo  almacenados  y  conservados  

g)   Dinero      

Esta  clasificación  sorprende  sin  lugar  a  dudas  por  la  inclusión  de  los  bienes  de  consumo  almacenados   y,  sobre  todo,  por  la  inclusión  del  dinero,  con  la  que  el  propio  Mises,  su  discípulo,  estaría  fuertemente   en  desacuerdo.  La  razón  por  la  que  incluye  a  los  primeros  es  que  solo  considera  que  un  producto  está   terminado  cuando  ya  se  encuentra  en  los  mercados  correspondientes  listo  para  ser  vendido.  De  esta   forma,  un  bien  de  consumo  almacenado  a  la  espera  de  ser  vendido  es  para  él  un  bien  de  capital  más,   pues  aún  no  ha  sido  transportado  y  convenientemente  preparado  para  la  venta.  Por  otra  parte,  con   el  dinero  ocurre  algo  parecido.  Además  de  ser  el  medio  necesario  para  pagar  el  transporte  de  tales   bienes  de  consumo  a  sus  respectivos  mercados,  interviene  y  hace  posibles  todas  las  etapas  en  que  se   subdivide   el   proceso   de   producción   indirecto,   por   lo   que,   bajo   su   punto   de   vista,   ha   de   ser  

Referencias

Documento similar

Catálogo de las armas de fuego del Museo Arqueo- lógico Nacional de Madrid, siglos XV al XIX. La Arquitectura del Pazo de Vigo y su comarca. Iconografía de la escultura

lidad del juez al apreciar del modo más objetivo las fuentes en que se inspira (la política de los poderes públicos y la naturaleza de las co- sas). De este modo el juez ha logrado

Con progreso tecnico que ahorre a la vez tierra y trabajo y con un salario real dado expresado en alirnentos (o bienes primarios) el crecimiento econ6mico no s610

Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma de Madrid... Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma

Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma de Madrid... Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma

Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma de Madrid... Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma

Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma de Madrid... Fundación Ramón Menéndez Pidal / Universidad Autónoma

Una ampliación de interés po- dría ser considerar como alternativa para los primeros inversores ("ins- titucionales") principalmente los bonos (con rendimientos que incluyan