La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

63  Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)

Anexo 1 103

La Declaración Universal

de Derechos Humanos

(1948)

a

L

a versión en lenguaje corriente figura aquí sólo

a título orientativo. Los alumnos encontrarán

el texto original de cada uno de los principios

en la columna izquierda. Esta versión se basa en un

texto preparado en 1978 para la Asociación Mundial

de la Escuela como Instrumento de Paz por un grupo

de investigación de la Universidad de Ginebra

dirigi-do por el profesor L. Massarenti.

Para preparar la versión “simplificada” en francés, el

citado grupo empleó un vocabulario básico limitado

a las 2.500 palabras más utilizadas en el lenguaje

corriente de las zonas de habla francesa de Suiza. La

traducción de esa versión se realizó en las Naciones

Unidas. Los profesores pueden seguir este método y

adaptar el texto de la Declaración Universal de

Derechos Humanos a la lengua usada

corrientemen-te por los alumnos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

(3)

Cuando nacen, los niños son libres y

cada uno debe ser tratado

equitativa-mente. Todos tienen razón y

concien-cia y deben comportarse

amistosamen-te los unos con los otros.

Todas las personas pueden disfrutar de

los siguientes derechos aun cuando:

- sean de sexo diferente,

- tengan un color de piel diferente,

- hablen un idioma diferente,

- piensen cosas diferentes,

- crean en otra religión,

- posean más o menos bienes,

- hayan nacido en otro grupo social,

- procedan de otro país.

Tampoco importa que el país en que

vivan sea o no independiente.

Tú tienes el derecho a la vida y a vivir en

libertad y en condiciones de seguridad.

Nadie tiene derecho a hacerte esclavo

y tú no puedes hacer esclavo a nadie.

Nadie tiene derecho a torturarte.

La ley debe protegerte de la misma

manera en todas partes e igual que a

los demás.

La ley es igual para todos; se debe

aplicar a todos en la misma forma.

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternal-mente los unos con los otros.

Artículo 2

Toda persona tiene los derechos y libertades procla-mados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o interna-cional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente como de un territorio bajo adminis-tración fiduciaria, no autónomo o sometido a cual-quier otra limitación de soberanía.

Artículo 3

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidum-bre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohi-bidas en todas sus formas.

Artículo 5

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6

Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discrimina-Anexo 1

104

(4)

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

Anexo 1 105

Debes poder solicitar ayuda a los

tri-bunales cuando no se respeten los

dere-chos que tu país te concede.

Nadie tiene derecho a enviarte a la

cárcel o mantenerte en ella o a

expul-sarte de tu país injustamente o sin una

razón válida.

Si has de ir a juicio, éste se deberá

celebrar en público. Las personas que

te juzguen no se deben dejar influir

por otras.

Se te debe considerar inocente

mien-tras no se pruebe que eres culpable. Si

eres acusado de un delito, deberás

tener siempre derecho a defenderte.

Nadie tiene derecho a condenarte y a

castigarte por algo que no hayas hecho.

Tienes derecho a pedir protección si

alguien trata de manchar tu buen

nombre, entrar en tu casa, abrir tu

correspondencia o causar molestias a

ti o a tu familia sin una razón válida.

Tienes derecho a ir de un lado a otro

dentro de tu país. Tienes derecho a

ción que infrinja esta Declaración y contra toda

pro-vocación a tal discriminación.

Artículo 8

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos funda-mentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justi-cia por un tribunal independiente e imparjusti-cial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Artículo 11

1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio públi-co en el que se le hayan asegurado todas las garan-tías necesarias para su defensa.

2. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la apli-cable en el momento de la comisión del delito.

Artículo 12

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su corres-pondencia, ni de ataques a su honra o a su reputa-ción. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Artículo 13

(5)

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

salir de tu país para dirigirte a otro y

debes poder regresar a tu país si así lo

deseas.

Si alguien te perjudica tienes derecho

a dirigirte a otro país y pedir que te

protejan allí.

Pierdes ese derecho si has matado a

alguien o si tú mismo no respetas estos

derechos.

Tienes derecho a pertenecer a tu país y

nadie puede impedirte, sin una razón

válida, que pertenezcas a otro país si

lo deseas.

Tan pronto como una persona llega a

la edad prevista por la ley, tiene

dere-cho a casarse y fundar una familia sea

cual sea el color de su piel, el país de

que procede ni su religión. Los

hom-bres y las mujeres tienen los mismos

derechos cuando están casados y

tam-bién cuando están separados. Nadie

debe obligar a una persona a casarse.

El gobierno de tu país debe proteger a

toda tu familia.

Tienes derecho a poseer tus propios

bienes y nadie tiene derecho a

quitár-telos sin una razón válida.

Tienes derecho a profesar libremente

tu religión, a cambiar de religión y a

practicar tu religión individualmente

o con otras personas.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país.

Artículo 14

1. En caso de persecución, toda persona tiene dere-cho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 15

1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. 2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacio-nalidad ni del derecho a cambiar de nacionacio-nalidad.

Artículo 16

1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales dere-chos en cuanto al matrimonio, durante el matrimo-nio y en caso de disolución del matrimomatrimo-nio. 2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. 3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Artículo 17

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, indi-vidual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propie-dad.

Artículo 18

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensa-miento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de cre-encia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la prác-tica, el culto y la observancia.

(6)

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

Anexo 1 107

Tienes derecho a pensar y decir lo

que quieras y nadie debe prohibirte

hacerlo.

También debes poder compartir tus

ideas con personas de cualquier otro

país.

Tienes derecho a organizar reuniones

pacíficas o a participar en reuniones

en forma pacífica. No se puede obligar

a nadie a pertenecer a un grupo.

Tienes derecho a participar en la

polí-tica de tu país, ya sea perteneciendo al

gobierno, ya eligiendo a los políticos

que tengan las mismas ideas que tú.

Los gobiernos serán elegidos

regular-mente por votación y la votación debe

ser secreta. Debes tener derecho a un

voto y todos los votos deben ser de

igual valor. También tienes el mismo

derecho que cualquier otro a trabajar

en la administración pública.

La sociedad en que vives debe

ayudar-te a desarrollarayudar-te y a aprovechar al

máximo todas las ventajas (culturales,

laborales y de bienestar social) a tu

disposición y a la de todos los hombres

y mujeres de tu país.

Tienes derecho a trabajar, a elegir

libremente tu trabajo y a cobrar un

salario que te permita vivir y

mante-ner a tu familia. Si un hombre y una

mujer realizan el mismo trabajo,

deben cobrar lo mismo. Todas las

per-sonas tienen derecho a asociarse para

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opi-nión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de inves-tigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cual-quier medio de expresión.

Artículo 20

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reu-nión y de asociación pacíficas.

2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una aso-ciación.

Artículo 21

1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.

2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en con-diciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.

3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de cele-brarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equi-valente que garantice la libertad del voto.

Artículo 22

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, median-te el esfuerzo nacional y la cooperación inmedian-ternacio- internacio-nal, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos eco-nómicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Artículo 23

1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.

(7)

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

defender sus intereses.

La jornada de trabajo no debe ser

demasiado larga, pues toda persona

tiene derecho a descansar y debe poder

tomarse vacaciones pagadas.

Tienes derecho a lo que necesites para

que tú y tu familia: no tengáis

enfer-medades; no paséis hambre; tengáis

vestido y vivienda; y recibáis ayuda si

no tenéis trabajo, si estás enfermo, si

eres anciano, si tu mujer o marido ha

fallecido, o si no te ganas la vida por

algún motivo que no puedas impedir.

Las madres que van a tener un hijo y

el hijo deben recibir ayuda especial.

Todos los niños tienen los mismos

dere-chos, esté o no casada la madre.

Tienes el derecho y la obligación de ir

a la escuela. La enseñanza primaria

debe ser gratuita. Tienes derecho a

aprender un oficio o a continuar tus

estudios mientras lo desees. En la

escuela debes poder desarrollar todas

tus aptitudes y te deben enseñar a

lle-varte bien con los demás, cualesquiera

sean su raza, religión o el país de que

procedan. Tus padres tienen el derecho

de elegir cómo y qué se te ha de

ense-ñar en la escuela.

remuneración equitativa y satisfactoria, que le ase-gure, así como a su familia, una existencia confor-me a la dignidad humana y que será compleconfor-menta- complementa-da, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.

4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Artículo 24

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

Artículo 25

1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servi-cios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias inde-pendientes de su voluntad.

2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cui-dados y asistencia especiales. Todos los niños, naci-dos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

Artículo 26

1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concer-niente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instruc-ción técnica y profesional habrá de ser generaliza-da; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos. 2. La educación tendrá por objeto el pleno desarro-llo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las liberta-des fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos. Anexo 1

(8)

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

Anexo 1 109

Tienes derecho a participar en las

artes y las ciencias de tu comunidad

así como a beneficiarte de las ventajas

que ofrezcan. Si eres artista, escritor o

científico, tus obras deben estar

prote-gidas y debes poder beneficiarte de

ellas.

Para que se respeten tus derechos debe

haber un “orden” que los proteja. Ese

“orden” debe ser local y mundial.

Tienes obligaciones con la comunidad

puesto que sólo en ella puede

desarro-llarse bien tu personalidad. La ley

debe proteger los derechos humanos.

Debe permitir a cada uno respetar a

los demás y ser respetado.

Ninguna sociedad ni ser humano de

ninguna parte del mundo pueden

quitarle a nadie los derechos que

aca-bas de leer.

Artículo 27

1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libre-mente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Artículo 28

Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29

1. Toda persona tiene deberes respecto a la comu-nidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente suje-ta a las limisuje-taciones essuje-tablecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respe-to de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una socie-dad democrática.

3. Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 30

(9)
(10)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 111

Convención sobre los

Derechos del Niño

(11)

Convención sobre los Derechos del Niño

El Preámbulo pasa revista a los

prin-cipios básicos de las Naciones Unidas

y a las disposiciones específicas de

varios tratados y proclamaciones sobre

derechos humanos. Reitera el concepto

de que los niños, debido a su

condi-ción vulnerable, requieren atencondi-ción y

protección especiales, e insiste en las

responsabilidades de la familia en

materia de atención primaria y

pro-tección de los niños. También

reafir-ma la necesidad de que los niños

reci-ban protección jurídica y de otra

índole antes y después de nacer, la

importancia del respeto por los valores

culturales de las comunidades de los

niños y el papel fundamental de la

cooperación internacional cuando se

trata de garantizar los derechos de los

niños.

P

REÁMBULO

Los Estados Partes en la presente Convención,

Considerando que, de conformidad con los prin-cipios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas, la libertad, la justicia y la paz en el mundo se basan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana,

Teniendo presente que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana, y que han decidido promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad,

Reconociendo que las Naciones Unidas han procla-mado y acordado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los pactos internacionales de derechos humanos que toda persona tiene todos los derechos y libertades enunciados en ellos, sin distinción alguna, por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición eco-nómica, nacimiento o cualquier otra condición,

Recordando que en la Declaración Universal de Derechos Humanos las Naciones Unidas procla-maron que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales,

Convencidos de que la familia, como grupo fun-damental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la pro-tección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad,

Reconociendo que el niño, para el pleno y armo-nioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felici-dad, amor y comprensión,

Considerando que el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en socie-dad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, Anexo 2

112

(12)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 113 tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad,

Teniendo presente que la necesidad de propor-cionar al niño una protección especial ha sido enunciada en la Declaración de Ginebra de 1924 sobre los Derechos del Niño y en la Declaración de los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General el 20 de noviembre de 1959, y reconocida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (en particular, en los artículos 23 y 24), en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (en particular, en el artículo 10) y en los estatutos e instrumentos pertinentes de los organismos espe-cializados y de las organizaciones internacionales que se interesan en el bienestar del niño,

Teniendo presente que, como se indica en la Declaración de los Derechos del Niño, “el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”,

Recordando lo dispuesto en la Declaración sobre los principios sociales y jurídicos relativos a la pro-tección y el bienestar de los niños, con particular referencia a la adopción y la colocación en hoga-res de guarda, en los planos nacional e interna-cional; las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores (Reglas de Beijing); y la Declaración sobre la pro-tección de la mujer y el niño en estados de emer-gencia o de conflicto armado,

Reconociendo que en todos los países del mundo hay niños que viven en condiciones excepcional-mente difíciles y que esos niños necesitan especial consideración,

Teniendo debidamente en cuenta la importancia de las tradiciones y los valores culturales de cada pueblo para la protección y el desarrollo armo-nioso del niño,

Reconociendo la importancia de la cooperación internacional para el mejoramiento de las condi-ciones de vida de los niños en todos los países, en particular en los países en desarrollo,

(13)

Convención sobre los Derechos del Niño

Definición de “niño”

Se considera niño [o menor] a toda

per-sona de menos de 18 años de edad, a

menos que según las leyes de su país haya

alcanzado antes la mayoría de edad.

La no discriminación

Todos los derechos se aplican a todos

los niños sin excepciones. Es

obliga-ción del Estado proteger a los niños de

toda forma de discriminación y tomar

medidas positivas para fomentar sus

derechos.

El interés superior del

niño

En todas las medidas concernientes a

los niños una consideración

primor-dial a que se atenderá será el interés

superior del niño. El Estado deberá

brindar al niño la atención adecuada

cuando no lo hagan sus padres u otras

personas que tengan esa

responsabili-dad a su cargo.

PARTE I

Artículo 1

Para los efectos de la presente Convención, se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad.

Artículo 2

1. Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegura-rán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdic-ción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cual-quier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales.

2. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.

Artículo 3

1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.

2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean nece-sarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.

3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encar-gados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autori-Anexo 2

(14)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 115

Efectividad de los derechos

El Estado tomará todas las medidas

necesarias para aplicar los derechos

reconocidos en la Convención.

La orientación de los

padres y la evolución

de las facultades de

los niños

El Estado debe respetar los derechos y

las responsabilidades de los padres y de

los miembros de la familia ampliada

de los niños a fin de proporcionar a los

niños una orientación en consonancia

con la evolución de sus facultades.

La supervivencia

y el desarrollo

Todos los niños tienen el derecho

intrínseco a la vida y el Estado tiene la

obligación de garantizar la

supervi-vencia y el desarrollo del niño.

Nombre y nacionalidad

El niño tiene derecho a un nombre

desde que nace. También tiene derecho

a adquirir una nacionalidad y, en la

medida de lo posible, a conocer a sus

padres y a ser cuidado por ellos.

dades competentes, especialmente en materia

de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así como en relación con la existen-cia de una supervisión adecuada.

Artículo 4

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos en la presente Convención. En lo que respecta a los derechos económicos, sociales y culturales, los Estados Partes adoptarán esas medidas hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional.

Artículo 5

Los Estados Partes respetarán las responsabilida-des, los derechos y los deberes de los padres o, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según establezca la costumbre local, de los tutores u otras personas encargadas legalmente del niño de impartirle, en consonan-cia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que el niño ejerza los derechos reconocidos en la presente Convención.

Artículo 6

1. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida.

2. Los Estados Partes garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño.

Artículo 7

1. El niño será inscripto inmediatamente des-pués de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionali-dad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

(15)

Convención sobre los Derechos del Niño

La preservación de la

identidad

El Estado tiene la obligación de

prote-ger y, de ser necesario, de restablecer los

aspectos fundamentales de la

identi-dad del niño, como su nombre y

nacio-nalidad y sus relaciones familiares.

Separación del niño de

sus padres

El niño tiene derecho a vivir con sus

padres excepto cuando se considere que

ello es incompatible con el interés

superior del niño. El niño que esté

separado de uno o de ambos padres

también tiene derecho a mantener

relaciones personales y contacto directo

con ambos padres.

pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida.

Artículo 8

1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relacio-nes familiares de conformidad con la ley sin inje-rencias ilícitas.

2. Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

Artículo 9

1. Los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judi-cial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos apli-cables, que tal separación es necesaria en el inte-rés superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltra-to o descuido por parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una deci-sión acerca del lugar de residencia del niño.

2. En cualquier procedimiento entablado de conformidad con el párrafo 1 del presente artí-culo, se ofrecerá a todas las partes interesadas la oportunidad de participar en él y de dar a cono-cer sus opiniones.

3. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño.

4. Cuando esa separación sea resultado de una medida adoptada por un Estado Parte, como la detención, el encarcelamiento, el exilio, la depor-tación o la muerte (incluido el fallecimiento debi-do a cualquier causa mientras la persona esté bajo la custodia del Estado) de uno de los padres del niño, o de ambos, o del niño, el Estado Parte Anexo 2

(16)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 117

Reunión de la familia

Los niños y sus padres tienen derecho a

salir de cualquier país y de entrar al

suyo a los efectos de la reunión de la

familia y de mantener relaciones entre

padres e hijos.

Traslados y retenciones

ilícitos

El Estado tiene obligación de prevenir

y remediar los traslados ilícitos de

niños al extranjero y la retención

ilíci-ta de niños en el extranjero por parte

de sus padres o terceros.

proporcionará, cuando se le pida, a los padres, al niño o, si procede, a otro familiar, información básica acerca del paradero del familiar o familia-res ausentes, a no ser que ello familia-resultase perjudi-cial para el bienestar del niño. Los Estados Partes se cerciorarán, además, de que la presentación de tal petición no entrañe por sí misma conse-cuencias desfavorables para la persona o perso-nas interesadas.

Artículo 10

1. De conformidad con la obligación que incum-be a los Estados Partes a tenor de lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 9, toda solicitud hecha por un niño o por sus padres para entrar en un Estado Parte o para salir de él a los efectos de la reunión de la familia será atendida por los Estados Partes de manera positiva, humanitaria y expeditiva. Los Estados Partes garantizarán, ade-más, que la presentación de tal petición no trae-rá consecuencias desfavorables para los peticio-narios ni para sus familiares.

2. El niño cuyos padres residan en Estados dife-rentes tendrá derecho a mantener periódica-mente, salvo en circunstancias excepcionales, relaciones personales y contactos directos con ambos padres. Con tal fin, y de conformidad con la obligación asumida por los Estados Partes en virtud del párrafo 1 del artículo 9, los Estados Partes respetarán el derecho del niño y de sus padres a salir de cualquier país, incluido el pro-pio, y de entrar en su propio país. El derecho de salir de cualquier país estará sujeto solamente a las restricciones estipuladas por ley y que sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de otras personas y que estén en consonancia con los demás derechos reconocidos por la presente Convención.

Artículo 11

1. Los Estados Partes adoptarán medidas para luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero y la retención ilícita de niños en el extranjero.

(17)

Convención sobre los Derechos del Niño

La opinión del niño

El niño tiene derecho a expresar su

opinión libremente y a que esa

opi-nión sea debidamente tenida en

cuen-ta en todos los asuntos que le afecten.

Libertad de expresión

El niño tiene derecho a expresar

libre-mente sus opiniones, a recibir y

difun-dir informaciones e ideas de todo tipo,

sin consideración de fronteras.

Libertad de

pensamiento,

conciencia y religión

El Estado debe respetar el derecho del

niño a la libertad de pensamiento,

conciencia y religión, de acuerdo con

una orientación adecuada por parte

de sus padres.

concertación de acuerdos bilaterales o multilate-rales o la adhesión a acuerdos existentes.

Artículo 12

1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndo-se debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

2. Con tal fin, se dará en particular al niño opor-tunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.

Artículo 13

1. El niño tendrá derecho a la libertad de expre-sión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oral-mente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.

2. El ejercicio de tal derecho podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley prevea y sean necesarias:

a) Para el respeto de los derechos o la reputa-ción de los demás; o

b) Para la protección de la seguridad nacional o el orden público o para proteger la salud o la moral públicas.

Artículo 14

1. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

2. Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los repre-sentantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.

3. La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las Anexo 2

(18)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 119

Libertad de asociación

Los niños tienen derecho a formar

aso-ciaciones libremente y a celebrar

reu-niones con otros.

Protección de la

intimidad

Los niños tienen derecho a la

protec-ción contra las injerencias en su vida

privada, su familia, su domicilio y su

correspondencia, y contra los ataques a

su honra y reputación.

Acceso a la información

adecuada

El Estado velará por que el niño tenga

acceso a información y material

proce-dentes de diversas fuentes, y alentará a

los medios de comunicación a

difun-dir información de interés social y

cultural para el niño, y tomará

medi-das para proteger al niño contra todo

material perjudicial para su bienestar.

limitaciones prescritas por la ley que sean

nece-sarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y liber-tades fundamentales de los demás.

Artículo 15

1. Los Estados Partes reconocen los derechos del niño a la libertad de asociación y a la libertad de celebrar reuniones pacíficas.

2. No se impondrán restricciones al ejercicio de estos derechos distintas de las establecidas de conformidad con la ley y que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la segu-ridad nacional o pública, el orden público, la tección de la salud y la moral públicas o la pro-tección de los derechos y libertades de los demás.

Artículo 16

1. Ningún niño será objeto de injerencias arbi-trarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ile-gales a su honra y a su reputación.

2. El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques.

Artículo 17

Los Estados Partes reconocen la importante fun-ción que desempeñan los medios de comunica-ción y velarán por que el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por fina-lidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental. Con tal objeto, los Estados Partes:

a) Alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño, de conformidad con el espíritu del artículo 29;

(19)

Convención sobre los Derechos del Niño

Las responsabilidades de

los padres

Los padres tienen obligaciones

comu-nes en lo que respecta a la crianza y el

desarrollo del niño y el Estado les

pres-tará la asistencia apropiada para el

desempeño de sus funciones en lo que

respecta a la crianza del niño.

Protección contra el

abuso y el trato

negligente

El Estado protegerá al niño contra

toda forma de malos tratos o

explota-ción por parte de sus padres o de

cual-quier otra persona que lo tenga a su

cargo y creará programas sociales

ade-cuados para la prevención del abuso y

el tratamiento de las víctimas.

c) Alentarán la producción y difusión de libros

para niños;

d) Alentarán a los medios de comunicación a que tengan particularmente en cuenta las nece-sidades lingüísticas del niño perteneciente a un grupo minoritario o que sea indígena;

e) Promoverán la elaboración de directrices apropiadas para proteger al niño contra toda información y material perjudicial para su bie-nestar, teniendo en cuenta las disposiciones de los artículos 13 y 18.

Artículo 18

1. Los Estados Partes pondrán el máximo empe-ño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comu-nes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño. Incumbirá a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad pri-mordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental será el interés supe-rior del niño.

2. A los efectos de garantizar y promover los derechos enunciados en la presente Convención, los Estados Partes prestarán la asistencia apropia-da a los padres y a los representantes legales para el desempeño de sus funciones en lo que respecta a la crianza del niño y velarán por la cre-ación de instituciones, instalaciones y servicios para el cuidado de los niños.

3. Los Estados Partes adoptarán todas las medi-das apropiamedi-das para que los niños cuyos padres trabajan tengan derecho a beneficiarse de los servicios e instalaciones de guarda de niños para los que reúnan las condiciones requeridas.

Artículo 19

1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, des-cuido o trato negligente, malos tratos o explota-ción, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona Anexo 2

(20)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 121

Protección de los niños

privados de su medio

familiar

El Estado está obligado a brindar

pro-tección especial a los niños privados de

su medio familiar y garantizará que

en esos casos se disponga de otros tipos

de cuidado o colocación en hogares de

guarda. Al considerar las soluciones se

prestará particular atención al origen

cultural del niño.

Adopción

En los países en que se reconozca o

permita el sistema de adopciones, las

mismas se realizarán teniendo como

consideración primordial el interés

superior del niño y aun en esos casos se

velará por que las adopciones sean

autorizadas por las autoridades

com-petentes y por que los niños gocen de

salvaguardias.

que lo tenga a su cargo.

2. Esas medidas de protección deberían compren-der, según corresponda, procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación, remisión a una institución, investiga-ción, tratamiento y observación ulterior de los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la intervención judicial.

Artículo 20

1. Los niños temporal o permanentemente pri-vados de su medio familiar, o cuyo superior inte-rés exija que no permanezcan en ese medio, ten-drán derecho a la protección y asistencia especia-les del Estado.

2. Los Estados Partes garantizarán, de conformi-dad con sus leyes nacionales, otros tipos de cui-dado para esos niños.

3. Entre esos cuidados figurarán, entre otras cosas, la colocación en hogares de guarda, la kafala del derecho islámico, la adopción o de ser necesario, la colocación en instituciones adecua-das de protección de menores. Al considerar las soluciones, se prestará particular atención a la conveniencia de que haya continuidad en la edu-cación del niño y a su origen étnico, religioso, cultural y lingüístico.

Artículo 21

Los Estados Partes que reconocen o permiten el sis-tema de adopción cuidarán de que el interés supe-rior del niño sea la consideración primordial y:

(21)

consenti-Convención sobre los Derechos del Niño

Los niños refugiados

Los niños refugiados o que traten de

obtener el estatuto de refugiado serán

objeto de protección especial. Es

obli-gación del Estado cooperar con las

organizaciones competentes que

brin-den tal protección y asistencia.

miento a la adopción sobre la base del

asesora-miento que pueda ser necesario;

b) Reconocerán que la adopción en otro país puede ser considerada como otro medio de cui-dar del niño, en el caso de que éste no pueda ser colocado en un hogar de guarda o entregado a una familia adoptiva o no pueda ser atendido de manera adecuada en el país de origen;

c) Velarán por que el niño que haya de ser adop-tado en otro país goce de salvaguardias y normas equivalentes a las existentes respecto de la adop-ción en el país de origen;

d) Adoptarán todas las medidas apropiadas para garantizar que, en el caso de adopción en otro país, la colocación no dé lugar a beneficios finan-cieros indebidos para quienes participan en ella;

e) Promoverán, cuando corresponda, los objeti-vos del presente artículo mediante la concerta-ción de arreglos o acuerdos bilaterales o multila-terales y se esforzarán, dentro de este marco, por garantizar que la colocación del niño en otro país se efectúe por medio de las autoridades u orga-nismos competentes.

Artículo 22

1. Los Estados Partes adoptarán medidas ade-cuadas para lograr que el niño que trate de obte-ner el estatuto de refugiado o que sea conside-rado refugiado de conformidad con el derecho y los procedimientos internacionales o internos aplicables reciba, tanto si está solo como si está acompañado de sus padres o de cualquier otra persona, la protección y la asistencia humanitaria adecuadas para el disfrute de los derechos perti-nentes enunciados en la presente Convención y en otros instrumentos internacionales de dere-chos humanos o de carácter humanitario en que dichos Estados sean partes.

2. A tal efecto los Estados Partes cooperarán, en la forma que estimen apropiada, en todos los esfuerzos de las Naciones Unidas y demás orga-nizaciones intergubernamentales competentes u organizaciones no gubernamentales que coope-ren con las Naciones Unidas por proteger y ayu-dar a todo niño refugiado y localizar a sus padres Anexo 2

(22)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 123

Los niños impedidos

El niño mental o físicamente

impedi-do goza del derecho a cuidaimpedi-dos

espe-ciales, educación y capacitación con el

objeto de ayudarlo a que disfrute de

una vida plena y decente en

condicio-nes que aseguren su dignidad, le

per-mitan llegar a bastarse a sí mismo e

integrarse a la sociedad en la máxima

medida posible.

o a otros miembros de su familia, a fin de obte-ner la información necesaria para que se reúna con su familia. En los casos en que no se pueda localizar a ninguno de los padres o miembros de la familia, se concederá al niño la misma protec-ción que a cualquier otro niño privado perma-nente o temporalmente de su medio familiar, por cualquier motivo, como se dispone en la pre-sente Convención.

Artículo 23

1. Los Estados Partes reconocen que el niño mental o físicamente impedido deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, le permitan llegar a bas-tarse a sí mismo y faciliten la participación activa del niño en la comunidad.

2. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño impedido a recibir cuidados especiales y alentarán y asegurarán, con sujeción a los recur-sos disponibles, la prestación al niño que reúna las condiciones requeridas y a los responsables de su cuidado de la asistencia que se solicite y que sea adecuada al estado del niño y a las circuns-tancias de sus padres o de otras personas que cui-den de él.

3. En atención a las necesidades especiales del niño impedido, la asistencia que se preste con-forme al párrafo 2 del presente artículo será gra-tuita siempre que sea posible, habida cuenta de la situación económica de los padres o de las otras personas que cuiden del niño, y estará des-tinada a asegurar que el niño impedido tenga un acceso efectivo a la educación, la capacitación, los servicios sanitarios, los servicios de rehabilita-ción, la preparación para el empleo y las oportu-nidades de esparcimiento y reciba tales servicios con el objeto de que el niño logre la integración social y el desarrollo individual, incluido su desa-rrollo cultural y espiritual, en la máxima medida posible.

(23)

Convención sobre los Derechos del Niño

La salud y los servicios

sanitarios

El niño cuenta con el derecho al

dis-frute del más alto nivel posible de

salud y de atención médica. Los

Estados harán especial hincapié en la

prestación de atención primaria y

pre-ventiva de la salud, la educación

sani-taria y la reducción de las tasas de

mortalidad infantil. Al respecto,

alen-tarán la cooperación internacional y

se esforzarán por que ningún niño sea

privado de acceso a esos servicios

sani-tarios.

incluida la difusión de información sobre los métodos de rehabilitación y los servicios de ense-ñanza y formación profesional, así como el acceso a esa información a fin de que los Estados Partes puedan mejorar su capacidad y conocimientos y ampliar su experiencia en estas esferas. A este res-pecto, se tendrán especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

Artículo 24

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la rehabilitación de la salud. Los Estados Partes se esforzarán por asegurar que ningún niño sea privado de su derecho al disfru-te de esos servicios sanitarios.

2. Los Estados Partes asegurarán la plena aplica-ción de este derecho y, en particular, adoptarán las medidas apropiadas para:

a) Reducir la mortalidad infantil y en la niñez;

b) Asegurar la prestación de la asistencia médica y la atención sanitaria que sean necesarias a todos los niños, haciendo hincapié en el desarro-llo de la atención primaria de salud;

c) Combatir las enfermedades y la malnutrición en el marco de la atención primaria de la salud mediante, entre otras cosas, la aplicación de la tecnología disponible y el suministro de alimen-tos nutritivos adecuados y agua potable salubre, teniendo en cuenta los peligros y riesgos de con-taminación del medio ambiente;

d) Asegurar atención sanitaria prenatal y post-natal apropiada a las madres;

e) Asegurar que todos los sectores de la socie-dad, y en particular los padres y los niños, conoz-can los principios básicos de la salud y la nutri-ción de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, ten-gan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos;

f) Desarrollar la atención sanitaria preventiva, la orientación a los padres y la educación y servicios Anexo 2

(24)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 125

El examen periódico

de las condiciones

de internación

El niño que ha sido internado en un

establecimiento por el Estado para los

fines de atención, protección o

trata-miento tiene derecho a un examen

periódico de todas las circunstancias

propias de su internación.

La seguridad social

El niño disfruta del derecho a

benefi-ciarse de la seguridad social, incluso

del seguro social.

El nivel de vida

Todo niño tiene derecho a un nivel de

vida adecuado para su desarrollo

físi-co, mental, espiritual, moral y social.

Los padres tienen la responsabilidad

primordial de proporcionar

condicio-nes de vida adecuadas. El Estado es

responsable de garantizar que los

padres puedan dar efectividad a este

en materia de planificación de la familia.

3. Los Estados Partes adoptarán todas las medi-das eficaces y apropiamedi-das posibles para abolir las prácticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud de los niños.

4. Los Estados Partes se comprometen a promo-ver y alentar la cooperación internacional con miras a lograr progresivamente la plena realiza-ción del derecho reconocido en el presente artícu-lo. A este respecto, se tendrán plenamente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

Artículo 25

Los Estados Partes reconocen el derecho del niño que ha sido internado en un establecimiento por las autoridades competentes para los fines de atención, protección o tratamiento de su salud física o mental a un examen periódico del trata-miento a que esté sometido y de todas las demás circunstancias propias de su internación.

Artículo 26

1. Los Estados Partes reconocerán a todos los niños el derecho a beneficiarse de la seguridad social, incluso del seguro social, y adoptarán las medidas necesarias para lograr la plena realiza-ción de este derecho de conformidad con su legislación nacional.

2. Las prestaciones deberían concederse, cuando corresponda, teniendo en cuenta los recursos y la situación del niño y de las personas que sean res-ponsables del mantenimiento del niño, así como cualquier otra consideración pertinente a una solicitud de prestaciones hecha por el niño o en su nombre.

Artículo 27

1. Los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

(25)

Convención sobre los Derechos del Niño

derecho y de que así suceda. Entre las

responsabilidades del Estado puede

figurar la prestación de asistencia

material a los padres y sus hijos.

La educación

El niño tiene derecho a la educación y

es deber del Estado asegurar que la

enseñanza primaria sea obligatoria y

gratuita; fomentar el desarrollo de

dis-tintas formas de enseñanza

secunda-ria accesibles a todos los niños y hacer

la enseñanza superior accesible a

todos, sobre la base de la capacidad.

La disciplina escolar se debería

admi-nistrar de modo compatible con la

dignidad del niño y de conformidad

con sus derechos. El Estado fomentará

la cooperación internacional para dar

vigencia a este derecho.

sean necesarias para el desarrollo del niño.

3. Los Estados Partes, de acuerdo con las condi-ciones nacionales y con arreglo a sus medios, adoptarán medidas apropiadas para ayudar a los padres y a otras personas responsables por el niño a dar efectividad a este derecho y, en caso necesario, proporcionarán asistencia material y programas de apoyo, particularmente con res-pecto a la nutrición, el vestuario y la vivienda.

4. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para asegurar el pago de la pensión alimenticia por parte de los padres u otras perso-nas que tengan la responsabilidad financiera por el niño, tanto si viven en el Estado Parte como si viven en el extranjero. En particular, cuando la persona que tenga la responsabilidad financiera por el niño resida en un Estado diferente de aquel en que resida el niño, los Estados Partes promoverán la adhesión a los convenios interna-cionales o la concertación de dichos convenios, así como la concertación de cualesquiera otros arreglos apropiados.

Artículo 28

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a la educación y, a fin de que se pueda ejer-cer progresivamente y en condiciones de igual-dad de oportuniigual-dades ese derecho, deberán en particular:

a) Implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos;

b) Fomentar el desarrollo, en sus distintas for-mas, de la enseñanza secundaria, incluida la enseñanza general y profesional, hacer que todos los niños dispongan de ella y tengan acce-so a ella y adoptar medidas apropiadas tales como la implantación de la enseñanza gratuita y la concesión de asistencia financiera en caso de necesidad;

c) Hacer la enseñanza superior accesible a todos, sobre la base de la capacidad, por cuantos medios sean apropiados;

d) Hacer que todos los niños dispongan de infor-mación y orientación en cuestiones educaciona-les y profesionaeducaciona-les y tengan acceso a ellas; Anexo 2

(26)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 127

Los objetivos

de la educación

La educación del niño deberá estar

encaminada a desarrollar su

persona-lidad, aptitudes y capacidad mental y

física hasta el máximo de sus

posibili-dades. La educación deberá preparar

al niño para asumir una vida

respon-sable en una sociedad libre e

inculcar-le el respeto de sus padres, de su propia

identidad cultural, de su idioma y sus

valores, y de la identidad y valores

culturales de los demás.

e) Adoptar medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deser-ción escolar.

2. Los Estados Partes adoptarán cuantas medidas sean adecuadas para velar por que la disciplina escolar se administre de modo compatible con la dignidad humana del niño y de conformidad con la presente Convención.

3. Los Estados Partes fomentarán y alentarán la cooperación internacional en cuestiones de edu-cación, en particular a fin de contribuir a eliminar la ignorancia y el analfabetismo en todo el mundo y de facilitar el acceso a los conocimien-tos técnicos y a los métodos modernos de ense-ñanza. A este respecto, se tendrán especialmen-te en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

Artículo 29

1. Los Estados Partes convienen en que la educa-ción del niño deberá estar encaminada a:

a) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máxi-mo de sus posibilidades;

b) Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;

c) Inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de su idioma y sus valores, de los valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civili-zaciones distintas de la suya;

d) Preparar al niño para asumir una vida respon-sable en una sociedad libre, con espíritu de com-prensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indí-gena;

e) Inculcar al niño el respeto del medio ambien-te natural.

(27)

Convención sobre los Derechos del Niño

Los niños de las

comunidades

minoritarias e indígenas

Los niños de las comunidades

minorita-rias y poblaciones indígenas disfrutan

del derecho a tener su propia vida

cultu-ral, a profesar y practicar su propia

reli-gión y a emplear su propio idioma.

El esparcimiento y las

actividades recreativas y

culturales

El niño tiene derecho al

esparcimien-to, al juego y a participar en

activida-des artísticas y culturales.

El trabajo infantil

El niño tiene derecho a estar protegido

contra el desempeño de cualquier

tra-bajo que ponga en peligro su salud,

educación o desarrollo. El Estado

fijará una edad o edades mínimas

para trabajar y dispondrá la

regla-mentación apropiada de las

condicio-nes de trabajo.

entidades para establecer y dirigir instituciones de enseñanza, a condición de que se respeten los principios enunciados en el párrafo 1 del presen-te artículo y de que la educación impartida en tales instituciones se ajuste a las normas mínimas que prescriba el Estado.

Artículo 30

En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas o personas de origen indí-gena, no se negará a un niño que pertenezca a tales minorías o que sea indígena el derecho que le corresponde, en común con los demás miem-bros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión, o a emplear su propio idioma.

Artículo 31

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

2. Los Estados Partes respetarán y promoverán el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunida-des apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento.

Artículo 32

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación eco-nómica y contra el desempeño de cualquier tra-bajo que pueda ser peligroso o entorpecer su edu-cación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.

2. Los Estados Partes adoptarán medidas legisla-tivas, administralegisla-tivas, sociales y educacionales para garantizar la aplicación del presente artícu-lo. Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:

a) Fijarán una edad o edades mínimas para tra-bajar;

(28)

Convención sobre los Derechos del Niño

Anexo 2 129

El uso ilícito de

estupefacientes

Los niños tienen derecho a la

protec-ción contra el uso ilícito de los

estupe-facientes y sustancias sicotrópicas y

contra su participación en la

produc-ción y el tráfico de esas sustancias.

La explotación sexual

El Estado debe proteger a los niños

contra la explotación y los abusos

sexuales, incluso contra su explotación

en la prostitución o en espectáculos o

materiales pornográficos.

La venta, la trata

y el secuestro de niños

Es obligación del Estado tomar todas

las medidas que sean necesarias para

impedir la venta, la trata y el

secues-tro de niños.

Otras formas de

explotación

El niño tiene derecho a la protección

contra todas las demás formas de

explotación que sean perjudiciales

para cualquier aspecto de su bienestar

que no estén contempladas en los

artí-b) Dispondrán la reglamentación apropiada de

los horarios y condiciones de trabajo;

c) Estipularán las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la aplicación efectiva del presente artículo.

Artículo 33

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, admi-nistrativas, sociales y educacionales, para prote-ger a los niños contra el uso ilícito de los estupe-facientes y sustancias sicotrópicas enumeradas en los tratados internacionales pertinentes, y para impedir que se utilice a niños en la producción y el tráfico ilícitos de esas sustancias.

Artículo 34

Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales. Con este fin, los Estados Partes tomarán, en particular, todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:

a) La incitación o la coacción para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;

b) La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales;

c) La explotación del niño en espectáculos o materiales pornográficos.

Artículo 35

Los Estados Partes tomarán todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir el secuestro, la venta o la trata de niños para cualquier fin o en cualquier forma.

Artículo 36

(29)

Convención sobre los Derechos del Niño

culos 32, 33, 34 y 35.

La tortura y la privación

de la libertad

Ningún niño será sometido a torturas

ni a otros tratos o penas crueles, ni será

detenido o privado de su libertad

ilí-citamente. No se impondrá la pena

capital ni la de prisión perpetua sin

posibilidad de excarcelación por

deli-tos cometidos por menores de 18 años

de edad. Todo niño privado de

liber-tad estará separado de los adultos, a

menos que ello se considere contrario

al interés superior del niño. Todo niño

privado de su libertad tendrá acceso a

la asistencia jurídica y otra asistencia,

así como a mantener contacto con su

familia.

Los conflictos armados

Los Estados Partes adoptarán todas las

medidas posibles para asegurar que las

personas que aún no hayan cumplido

los 15 años de edad no participen

directamente en las hostilidades.

Ningún niño menor de 15 años será

reclutado en las fuerzas armadas. Los

Artículo 37

Los Estados Partes velarán por que:

a) Ningún niño sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degra-dantes. No se impondrá la pena capital ni la de prisión perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años de edad;

b) Ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcela-miento o la prisión de un niño se llevará a cabo de conformidad con la ley y se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el perí-odo más breve que proceda;

c) Todo niño privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la digni-dad inherente a la persona humana, y de mane-ra que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. En particular, todo niño pri-vado de libertad estará separado de los adultos, a menos que ello se considere contrario al interés superior del niño, y tendrá derecho a mantener contacto con su familia por medio de correspon-dencia y de visitas, salvo en circunstancias excep-cionales;

d) Todo niño privado de su libertad tendrá dere-cho a un pronto acceso a la asistencia jurídica y otra asistencia adecuada, así como derecho a impugnar la legalidad de la privación de su liber-tad ante un tribunal u otra autoridad competen-te, independiente e imparcial y a una pronta decisión sobre dicha acción.

Artículo 38

1. Los Estados Partes se comprometen a respetar y velar por que se respeten las normas del dere-cho internacional humanitario que les sean apli-cables en los conflictos armados y que sean perti-nentes para el niño.

2. Los Estados Partes adoptarán todas las medi-das posibles para asegurar que las personas que Anexo 2

Figure

Actualización...

Referencias