• No se han encontrado resultados

LA ORACIÓN DE JESÚS Y MI ORACIÓN

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "LA ORACIÓN DE JESÚS Y MI ORACIÓN"

Copied!
5
0
0

Texto completo

(1)

LA ORACIÓN DE JESÚS Y MI ORACIÓN

Creer es abrirse a la acción salvadora de Dios que se nos regala en la persona de Jesús. Porque fe es la confianza que tenemos en Dios por Cristo. Esta confianza total es el primer paso imprescindible de todo amor a Dios.

Y esta fe tiene una expresión muy concreta: el diálogo amoroso, la oración. Hoy vivimos en una crisis de oración. ¿No es una pérdida de tiempo? Aun cuando alguien nos escuchase al otro lado

¿no es preferible gastar la vida en la acción, en la lucha por mejorar el mundo? Y, entre los mismos cristianos, se ha difundido un engaño: del hecho de que todo trabajo puede ser oración, han deducido algunos que no hay otra oración más verdadera que el trabajo. El ídolo de la eficacia se ha adueñado del hombre y, como muchos comprueban o creen comprobar que no son “mejores”

por oír misa o rezar, concluyen que deben abandonar ese camino. Tal vez porque durante mucho tiempo se predicó una oración sin historia (que no influía ni iluminaba la vida), muchos creyeron que podían y debían levantar una historia sin oración.

Pero el evangelio es testimonio de todo lo contrario. Jesús, en sus enseñanzas y en su vida, es, ante todo, un orante. Efectivamente, todos los momentos importantes de Jesús están marcados por la comunicación con el Padre. Vamos a ver algunos testimonios del propio evangelio:

Después de despedir a la multitud, subió al monte a solas para orar; y al anochecer, estaba allí solo (Mt. 14, 23)

En esos días Él se fue al monte a orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.

Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y escogió doce de ellos. (Lc. 6, 12-13)

Cuando todo el pueblo era bautizado, Jesús también fue bautizado: y mientras Él oraba, el cielo se abrió, y el Espíritu Santo descendió sobre Él. (Lc. 3, 21-22)

Y como ocho días después de estas palabras, Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Mientras oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra (Lc. 9, 29- 29)

Y su fama se difundía cada vez más, y grandes multitudes se congregaban para oírle y ser sanadas de sus enfermedades. Pero con frecuencia Él se retiraba a lugares solitarios y oraba. (Lc. 5, 16)

En aquel tiempo, hablando Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra (Mt. 11, 25)

Y tendríamos que citar todos los milagros, antes de los cuales levanta siempre los ojos al cielo en oración. Y recordar, sobre todo, los tres grandes momentos de oración de Jesús: la oración sacerdotal en la última cena (Jn. 17); la del Huerto de los Olivos (Mc. 14, 32 – 42); y las siete palabras en la cruz (Lc. 23, 24; Lc. 23, 43;…). Realmente podemos concluir que la vida entera de Jesús fue vida de oración: o hablaba al Padre, o hablaba del Padre.

Pero ¿cómo es la oración de Jesús? Respondamos primero, negativamente, diciendo cómo no es la oración, cuáles son las formas de oración que Jesús rechaza:

(2)

a) Rechaza la oración de fariseo, que más que un diálogo con el Dios del amor, es una simple autoafirmación del “yo” egoísta.

b) Rechaza las oraciones de los que multiplican las palabras, con una mecánica y mágica repetición palabrera de las fórmulas.

c) Rechaza la oración egocéntrica de quienes se olvidan que la oración pasa por la voluntad de Dios y se somete a ella.

d) Rechaza la oración de los que para entrar en el Reino de Dios, dicen “Señor, Señor”, pero no hacen la voluntad del Padre que está en los cielos.

e) Rechaza la oración desprendida de la vida, que se vuelve vana y vacía.

¿Cómo es, en cambio, la oración de Jesús? Repasando el Evangelio nos encontramos con tres niveles en la plegaria de Cristo:

a) En un primer nivel nos encontramos a Jesús asumiendo la oración propia del pueblo judío.

Jesús bendice la mesa como era típico entre sus compatriotas (Mt.14, 19; 15, 36); cuida el culto de los sábados y ora junto a la comunidad (Lc. 4, 16); es reconocido por la gente como un judío piadoso.

b) En un segundo nivel encontramos a Jesús rezando siempre ante todo momento histórico importante en su vida: antes del bautismo, al ir a elegir a sus apóstoles, al enseñar el Padrenuestro, antes de cada milagro, en las horas decisivas antes de su pasión.

c) Pero el nivel decisivo de la oración de Jesús es el que impregna su vida toda, cuando Jesús

“ora por orar” o cuando muestra que toda su vida es una convivencia con el Padre. Aquí descubrimos ya un dato fundamental: la oración que vive Jesús no es un contacto teórico, sino una verdadera convivencia con el Dios-Padre.

La oración de Jesús es un acto de gratuidad, es “porque sí”, no porque espere algo a cambio. Este tiempo “desperdiciado” nos recuerda que el Señor está más allá de las categorías de lo útil y lo inútil. Y hay que recordar que la oración del cristiano no es una fuga. Es una profundización en lo sustancial, un paso de Dios por nuestra alma que nos despoja y nos descubre el último y más verdadero rostro de la realidad total.

 A partir de esta breve síntesis, ¿qué es lo que más te llama la atención de la oración de Jesús?

 ¿Cómo describirías tu oración? ¿Cómo NO es? ¿Cómo es?

 ¿Qué te parece que sería muy bueno “copiarle” a Jesús respecto a su oración?

(3)

El Padrenuestro

(Mt 6,9-13; Lc 11,1-4)

ENSÉÑANOS A ORAR

Actitud del discípulo

Vamos a aproximarnos al Padrenuestro sin prisa, lentamente, con el infinito respeto con que Moisés se acercó a la zarza ardiente. Y lo mismo que é se quitó las sandalias como signos de su actitud interna de adoración, vamos también a descalzar nuestro espíritu de todo lo que signifique orgullo, suficiencia, falsos saberes (como decir “si ya lo sé desde chico”, o

“¿qué puede enseñarme el Padrenuestro?”).

Y es que la primera condición para decir con sinceridad “enséñanos a orar” es la que señala el evangelio de Lucas: la petición a la que Jesús respondió fue a la de un discípulo (Lc 11,1). Es decir, alguien que no está satisfecho con lo que ya sabe, no convencido de que posee la verdad; alguien absolutamente abierto a la enseñanza del otro, alguien que vive intensamente de escucha y receptividad, de silencio y acogida. Un discípulo tiene mucho de niño y un niño es el mejor

discípulo, porque los dos tienen capacidad de asombro y por eso están preparados para aprender a orar diciendo: Padre nuestro…

Cuando vayas a orar

Lee despacio en el evangelio de Lucas el texto en que Jesús habla también de la oración (Lc 11,5- 13). Deja que afloren en ti tus dudas, tus dificultades en la oración, tu falta de confianza en su esfuerzo. Pon todo eso delante de Jesús y vuelve a leer el texto desde el v.9: “pidan y recibirán, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá”. Apóyate interiormente en esas palabras de Jesús, sintiéndolas más fuertes que todas tus dudas y conviértelas en una oración de súplica:

“Señor Jesús,

tú que has dicho: pidan y recibirán, enséñanos a orar.

Tú que has dicho: busquen y encontrarán, enséñanos a orar.

Tú que has dicho: llamen y se les abrirá, enséñanos a orar.

(4)

USTEDES, CUANDO RECEN, DIGAN “PADRE…”

Digan “Padre” (Mt 6,9-13; Lc 11,1-4)

¡Qué asombro y sobresalto causó al grupo de discípulos el escuchar que el Maestro les ofrecía aquella palabra (Abbá = papá o padre querido) para dirigirse a Dios!

Fue como si todo el misterio inconquistable del nombre de Dios, que aparecía lejano y terrible, se hiciera muy pero muy cercano. En los labios del hombre estaba la palabra para dirigirse a Dios que sólo los niños dicen con total tranquilidad: ¡Papá!

Una pequeña palabra de cuatro letras para expresar todo lo que es Dios. Y es que todo lo de Jesús viene escondido en lo pequeño, en lo sencillo, en lo que casi pasa inadvertido: una aldea casi desconocida, una mujer llamada María como mil otras, un niño envuelto en pañales, el hijo de un carpintero… Un poco de pan y vino y una comunidad de gente casi sin cultura, compartiéndolo con alegría y sencillez de corazón.

Una pequeña palabra para rezar y en ella toda la experiencia relacional de Jesús, toda la hondura insondable de su saberse Hijo, toda la gloria de su confianza incondicional en Alguien mayor.

“A Dios nadie lo ha visto nunca: el Hijo único que estaba junto al Padre nos lo ha dado a conocer”

(Jn 1,18). Y nos ha dicho que podemos llamarle PADRE.

Cuando vayas a orar…

Las sugerencias prácticas van dirigidas a ayudarte a hacer la experiencia de sentirte hijo, como Jesús, delante de Dios.

a) desde nuestra vida

Nuestra imagen de Dios no coincide muchas veces con la de Jesús y eso condiciona negativamente nuestra oración. Por eso, antes de ponerte a rezar, trata de purificar las imágenes falsas que te ocultan el rostro de Aquel a quien Jesús llama Padre. Puede ayudarte el terminar por escrito estas frases:

 Cuando pienso en Dios yo…

 Lo que no consigo entender de Él es…

 A veces creo que Dios…

Relee lo que has escrito y date cuenta de si está “en sintonía” con la imagen de Dios que nos trasmite el Evangelio. Lee a Jesús tus respuestas, contale sin miedo lo que sentís, pensás o dudás sobre Dios. Podés terminar con la oración de súplica del evangelio: “Creo, Señor, pero aumenta mi fe”.

Casi siempre nuestra mayor dificultad para llamar Padre a Dios está en que, al sentir el dolor y la injusticia en el mundo, no comprendemos cómo Dios, que es Padre, puede permitirlo. En la

oración no podemos evadirnos de la dureza y conflictos de la vida: es allí que podemos aprender a vivir todo eso como Jesús.

(5)

Elige alguna situación de sufrimiento que te afecte especialmente, no evites contemplarla,

escucha el clamor que nace de ti al enfrentarte con eso… Acude con todo ello a Jesús, apóyate con fuerza en su confianza inquebrantable en el Padre, entra en sus sentimientos y exprésale tu deseo de confiar más en Él.

Deja que sea él mismo, presente en ti por el Espíritu Santo, el que diga una y otra vez desde lo más hondo de tu ser: Padre…

Puedes leer Lc 15, 11-32, la parábola del hijo pródigo o, mejor aún, del padre misericordioso.

Seguramente te sonará “muy sabida” pero hoy vas a leerla de una manera distinta, dejando que tu imaginación y tu corazón completen lo que el texto no dice. Vas a leerla,

reviviendo las escenas como si estuvieras presente en ella, centrando toda tu atención en la figura del padre. En cada detalle del texto párate a mirarle, trata de comprender qué sentiría, cuál sería la expresión de su rostro, el tono de sus palabras, el porqué de sus reacciones y gestos: su tristeza al escuchar la decisión de la partida, su incertidumbre y su angustia, su espera…

Después que le hayas contemplado y conocido mejor, acércate a Jesús y cuéntale lo que has descubierto sobre su Padre, que es también el tuyo.

Referencias

Documento similar

Este libro intenta aportar al lector una mirada cuestiona- dora al ambiente que se desarrolló en las redes sociales digitales en un escenario de guerra mediática mantenido por

Gastos derivados de la recaudación de los derechos económicos de la entidad local o de sus organis- mos autónomos cuando aquélla se efectúe por otras enti- dades locales o

En cuarto lugar, se establecen unos medios para la actuación de re- fuerzo de la Cohesión (conducción y coordinación de las políticas eco- nómicas nacionales, políticas y acciones

La campaña ha consistido en la revisión del etiquetado e instrucciones de uso de todos los ter- mómetros digitales comunicados, así como de la documentación técnica adicional de

You may wish to take a note of your Organisation ID, which, in addition to the organisation name, can be used to search for an organisation you will need to affiliate with when you

Where possible, the EU IG and more specifically the data fields and associated business rules present in Chapter 2 –Data elements for the electronic submission of information

The 'On-boarding of users to Substance, Product, Organisation and Referentials (SPOR) data services' document must be considered the reference guidance, as this document includes the

Luis Miguel Utrera Navarrete ha presentado la relación de Bienes y Actividades siguientes para la legislatura de 2015-2019, según constan inscritos en el