Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.

Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)

DIA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIO N

~LaJI~~~ ,.~

WORlO fOOO DAY JO\IR~EE MDNOIAlE DE l AlIMENTATlON

OlA MU~OIAl DE LA AlIMENTACION

El Día Mundial de la Alimentación -que coincide con el aniversario de la funda- ción de la FAO- fue establecido en 1979 por los Países Miembros de la FAO con el fin de recordar y estimular la acción para eliminar el hambre y la pobreza en el mundo.

Todos los años la FAO elige un tema para el Día Mundial de la Alimentación con el objeto de promover un enfoque común a dar a la campaña internacional contra el hambre y la pobreza. El tema elegido para 1989 es "Alimentación y Medio Ambiente".

La batalla por asegurar que todos ten- gan suficientes alimentos nutritivos es digna de nuestros mayores esfuerzos, pero hay que librarla con el pleno reco- nocimiento de que no puede ganarse a menos que la producción agrícola, pes- quera y forestal devuelva a la tierra tanto como tome de ella, o más. El fomento de los recursos naturales vivificantes del planeta exige muchas cosas: un senti- miento de comunidad de objetivos y eqUidad humana, la creación de unos sistemas de producción estables y sos- tenibles, el mantenimiento de unos pro- cesos y equilibrios ecológicos, y la inte- gración de los problemas ambientales,

16 de octubre

técnicos, económicos, políticos, socia- les e institucionales.

Los problemas de la industrialización, el

l

crecimiento, el hambre, la pobreza y el I

deterioro del medio ambiente están inte-

rrelacionados. Afectan en diverso grado

)'}\lO

a todos los países, a todas las regiones, a todas las personas. Amenazan los sis- temas en que se apoya la vida ahora y es probable que planteen una amenaza aún mayor en los años venideros.

La FAO ha preparado un documento que , pone de relieve la gravedad del pro- blema y la acción necesaria para preser- var el medio ambiente y al mismo tiempo incrementar la producción de alimentos para sustentar a la creciente población en la mayor parte del mundo.

En más de 140 países se organizan acti- vidades para celebrar el

Ola

Mundial de la Alimentación, incluyendo una cere- monia en la Sede de la FAO.

Además de las actividades que se llevan a cabo a nivel local y nacional, se organi- zan ceremonias regionales en América Latina y el Caribe, así como en Africa, Asia y el Pacífico para intentar resolver los problemas de la alimentación y el medio ambiente.

Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.

(3)

CARLOS VILLA

Violín

Desde sus primeras presentaciones a la edad de ocho años en Colombia, país de su nacimiento, Carlos Villa ha recibido los más altos elogios del público y de la prensa.

Graduado del famoso "Curtis Institute of Music" en Philadelphia, ha ofrecido recitales y conciertos por toda Europa, las Américas y Australia, figurando como solista bajo los más grandes directores, entre ellos Klemperer, Giu- lini, Sawallisch y Munchinger.

También ha realizado numerosas giras con el prestigioso conjunto

"Die Kammermusiker Zurich" a la

"Camerata Académica" de Salzburg. Nombrado concertino de la "New Philarmonia Orchestra" de Londres por Otto Klemperer, ocupó este car- go durante cuatro años. Su reperto- rio comprende la literatura clásica del violín como también obras rela- tivamente desconocidas, desde el período Barroco hasta el Contem- poráneo.

Carlos Villa ha gré\,bado para las casas PYE y EM 1.

(4)

Nació en Curazao, Antillas Holan- desas. De niño recibió sus primeras lecciones de música con los profe- sores Patrick y Teun Don.

Continuó sus estudios de piano con Annamaría Pennella en el Instituto de Bellas Artes de Medellín, donde obtuvo su grado Cum Laude como concertista. Realizó estudios de per- feccionamiento con el profesor Ri- chard Hauser en la afamada Aca- demia de Música de Viena. Allí se graduó Summa Cum Laude por voto unánime. Era la primera vez que se otorgaba dicha distinción. en esta academia, recibiendo un premio es- pecial del gobierno de Austria.

HAROLD MARTINA

Pianista

En 1975 fue condecorado por la Reina Juliana de Holanda con la Orden Orange-Nassau.

En 1980 realizó una gira de concier- tos con la Orq uesta de Cámara de Holanda bajo la dirección del maes- tro David Zimman, en 1984 con el violinista Frank Preuss en Alemania y en 1986 co n el viol i n ista Rony Rogoff, por el Japón.

Alterna su actividad como concer- tista con una fructífera labor peda- gógica en Medellín, ciudad donde reside y en otras ciudades del país.

Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.

(5)

PROGRAMA

Sonata No. 6 en Mi mayor, Opus 1, No. 15 Adagio Allegro Largo Allegro Sonata para Violín y Piano en Do menor, Opus 30, No. 2 Allegro con Brío Adagio Cantabile Scherzo - Allegro Finale Allegro

G. F. Haendel (1685-1759)

L. v. Beethoven (1770-1827)

INTERMEDIO

Sonata para Violín y Piano Tres vif Chaconne - Adagio Finale Bien Moderé Preludio y Allegro

Havanaise, Opus 83

Introducción y Tarantella, Opus 43

Frank Martin (1890-1974)

Fritz Kreisler (1875-1962)

Camille Saint-Saéns (1836-1921 )

Pablo de Sarasate (1844-1908)

Bogotá, octubre 18 de 1989

I CONCIERTO No. 109 1

:?\

Q

~-

(6)

Sonata 6a,

en

Mi mayor, Opus 1, No. 15 Handel

Sonata para violín y piano,

en

Do menor, Opus 30, No. 2 Beethoven

notas al programa

Las quince piezas que integran la serie de obras agrupa- das como Opus 1 de Handel son de las muy pocas catalo- gadas numéricamente en la vasta producción del compo- sitor. LLevan el nombre general de "15 solos (sonatas), para una flauta alemana, oboe o violín y continuo, Opus

1 ", con lo que se entiende que los instrumentos no

siempre están especificados. En general, dice el catalo- gador A. Craigh Bell, se considera que los números 1,2, 5, 9 Y 11 son para flauta, los números 4 y 7 para flauta dulce soprano, los 6 y 8 para oboe y los 3,10,12,13,14 Y 15 para violín. Esto explica la numeración aceptada como sexta para la pieza número 15. Las 12 primeras se publicaron en Holanda hacia 1722, las restantes se con- sideran anteriores a 1730. Handel inventó muy poco o nada en ellas, dice Cecil Gray, y agrega que él (Handel)

"es como un amplio espejo que refleja objetivamente y de modo impersonal la totalidad de la vida y el pensa- miento de su época; es el resumen de su tiempo, con todas sus cualidades y todos sus defectos". La sexta sonata, lo mismo que sus compañeras, sigue el mismo plan de cuatro movimientos, alternadamente lento, rápido, lento, rápido. Es, con la cuarta en Re, la más divulgada del grupo.

Si de las diez sonatas para violín y piano de Beethoven la novena (Sonata a Kreutzer) es la más popular de la serie, la séptima, en Do menor, es indiscutiblemente la más beethoveniana de todas, en cuanto a expresión patética.

La tonalidad de Do menor indica casi siempre esta expresión. El tema inicial, que melódicamente sigue el mismo diseño, perA v I I modo menor, del muy diverso en su aire (l" v-~~: .. e de tema principal a la Octava Sinfonía, es expuesto por el piano y retomado en seguida por el violín. Con este tema contrasta grandemente el segundo, de carácter casi militar. Esta disimilitud de ambos temas proporciona riqueza notable al desarrollo. El segundo movimiento es considerado como el más atractivo de todos los movimientos lentos de la serie, por su canto

Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.

(7)

notas al programa

Sonata No. 2 para violín y piano Martín

Preludio y Allegro Kreísler

ensoñador. Le sigue un muy breve y ágil Scherzo que Beethoven, según se dice, quería suprimir en una revi- sión (que nunca hizo) de esta sonata, por considerarlo poco en armonía con el resto. Aún más dramático que el movimiento inicial es el final; ya no estamos frente a un final convencional, como los rondós de obras anterio- res, sino ante una ruda expresión casi dolorosa, culmi- nación realmente grandiosa de una obra fuerte e intensa, de la que dijo Herriot: "Si parece exagerado descubrir en ella las escenas sucesivas de un gran drama militaren el cual se expresarían la alegría de los vencedores y los lamentos de los vencidos, lo cierto es que esta obra poderosa y heroica, a menudo y justamente parango- nada con la Quinta Sinfonía, es esplendente en su fuerza y exuberancia".

El muy notable compositor suizo Frank Martin, nacido en Ginebra en 1890 y muerto en 1974, escribió buen número de obras para música de cámara, entre ellas una primera sonata muy juvenil para violín y otra, la segunda, en 1931-1932, que sólo apareció publicada en 1959. En el volumen suplementario de la famosa Enciclopedia de la Música de Cámara de Cobbett, dice de ella Colin Mason:

"En esta obra, que es muy definidamente en Mi mayor, la melodía es de corte neoclásico, la armonía muy densa, compleja y conservativa. Entre sus interesantes caracte- rísticas está la forma continua y asimétrica de sus tres movimientos, el segundo de los cuales es una chacona de estilo muy barroco. Este movimiento también ha sido publicado separadamente para chelo y piano".

Es muy difícil, si no imposible, decir cuándo compuso el famoso violinista Fritz Kreisler este Preludio y Fuga, pues esta obra hace parte de las muy numerosas que compuso atribuyéndolas a notables compositores del pasado, el siglo XVIII en especial. Kreisler lo hizo así, esperando que se hicieran populares, al aparecer como de músicos famosos de antaño. Sólo en 1935 se descubrió la super-

(8)

"Havanaise"

Opus 83 Saint-Saens

Introducción y Tarantela Sarasate

notas al programa

chería. El PreludiQ y Allegro lo dio a conocer el composi- tor como de Pugnani-Kreisler. Gaetano Pugnani fue compositor italiano del siglo mencionado.

En su denominación original en francés se ha cO,nocido casi siempre esta Habanera para violín y piano, que Saint- Saens compuso hacia 1890. El ritmo de la habanera, el popular aire cubano universalmente conocido, circula a través de esta obra de gran virtuosismo violinístico, espe- cialmente en su extensa coda. La obra, que se hermana con la popular denominada Introducción y Rondó Capri- choso, concluye apaciblemente, cosa no habitual entre las de su estilo.

El famoso violinista español Pablo de Sarasate compuso buen número de piezas breves, especialmente sobre aires populares de su país. No es este el caso de la Introduc- ción y Tarantela, en la que la familiar danza del sur de Italia, tras un corto preludio, vuelve al aire tradicional del siglo XVI, al contrario de buen número de compositores del siglo pasado que "estilizaron" el aire popular.

Otto de G reiff

Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.

(9)

Figure

Actualización...

Referencias