El Modelo de hecho educativo integrativo como expresión de la andragogía

17 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)Revista Venezolana de Ciencias Sociales UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005, 488 - 504 ISSN: 1316-4090. El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial Edinson Perozo* Ángel Nava** RESUMEN ______________________________________________________ Las empresas comienzan a darse cuenta de la importancia de conocer qué es lo que saben y cómo gestionar el conocimiento. A su vez, el conocimiento es reconocido como el único recurso no económico significativo dentro de la organización haciéndose esfuerzos para adquirirlo, retenerlo, administrarlo, representarlo y comunicarlo. Dentro del objeto de la gestión tecnológica, está lo que la empresa sabe sobre sus productos, procesos, mercados, clientes, empleados y sobre cómo combinar estos elementos para hacerse competitiva. En efecto, los conceptos de gestión, tecnología y su relación con las dimensiones empresariales señalan algunos elementos para el análisis de los resultados de la gestión tecnológica en las organizaciones. En este sentido, la gestión tecnológica es el acto por el cual se introduce por primera vez un cambio técnico determinado en una empresa, cuyo resultado propicia la reorganización sustancial de un proceso avalado por su éxito comercial. La conclusión del trabajo, señala el impacto producido por la implantación de la gestión tecnológica sobre los resultados obtenidos por las empresas en relación con el uso del conocimiento tecnológico. Palabras clave: Gestión Tecnológica, Innovación, impacto tecnológico. ___________________________________________________Recibido: 20-07-05/ Aceptado: 30-11-05. *. Profesor de pre y postgrado de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” (UNERMB). Lic. en Administración. Mención: Gerencia Industrial. Magíster Scientiarum en Gerencia de Recursos Humanos. Candidato doctoral en Ciencias Gerenciales, en la Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE). Director de Postgrado (UNERMB). Presidente del Colegio de Administradores del Estado Zulia.. **. Profesor de pre y postgrado de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” (UNERMB). Lic. en Administración. Mención: Gerencia Industrial. Magíster Scientiarum en Gerencia de Recursos Humanos. Candidato doctoral en Ciencias Gerenciales, en la Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE). Coordinador de la Maestría Gerencia de Recursos Humanos de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(2) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. 489. The Impact of Technological Management in the Business Sector ABSTRACT______________________________________________________ Businesses have begun to understand the importance of knowing what they know and managing this knowledge. At the same time, knowledge is recognized as the only significant non-economic resource in an organization which makes efforts to acquire it, retain it, administer it, represent it and communicate it. Within the objectives of technological management, we understand that businesses know their products, their processes, market, clients, employees, and above all, they know how to combine these elements to remain competitive. In reality, the concepts of management and technology and their relationship with the administrative dimension indicates which elements are key to the analysis of results in the technological management of organizations. In this sense, technological management is the element on which to base substantial reorganization of the whole process based on its commercial success. The conclusion is that the impact produced by the implementation of technological management based on results obtained and their use of technological knowledge is critical. Key words: Technological management, innovation, technological impact.. Introducción De acuerdo con el desarrollo de nuevos procedimientos en la gestión organizacional, las empresas han decidido invertir en mejores recursos y optimizar los ya implementados, mediante la administración adecuada de factores internos tratando de lograr un elevado desempeño en el mercado. Ante el nuevo desafío de organizar la producción y aplicar conocimientos a entornos cada vez más industrializados, la gestión tecnológica surge como una de las capacidades con las que puede contar la organización actual, para administrar la tecnología que se implemente dentro de las diferentes áreas organizativas, a saber, recursos humanos, finanzas, inves-. tigación y desarrollo, procedimientos informativos y gestión gerencial. Con el reconocimiento de la necesidad de adquirir elementos diferenciadores y gracias al desarrollo social, económico y político, las empresas optan por asumir nuevos riesgos y tener la mejor decisión en ambientes que repercuten en avances tecnológicos y en viabilidad de aplicación de diferentes procesos. Para esto, la gestión de la tecnología integra elementos innovadores con el fin de generar ventajas competitivas a largo plazo dentro de las organizaciones y en interacción con su entorno, convirtiéndose ello en el mayor impacto producido por la Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el contexto empresarial contemporáneo.. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(3) 490. Edinson Perozo y Ángel Nava. 1. Fundamentos teóricos 1.1. La Gestión Tecnológica La apropiación crítica de los criterios de gestión tecnológica es un reto planteado en la literatura administrativa, por cuanto para ella, sólo es aplicable la gestión tecnológica, en el momento en el cual se hable de organización de la gestión. Jiménez (2003) sostiene que la teoría sirve para tener una referencia de lo que puede llegar a lograrse mediante la aplicación de diferentes modelos administrativos, pero no es lo único al momento de hablar de aplicación correcta de la gestión tecnológica. La adopción de tecnologías y el mejoramiento tecnológico se plasman internamente mediante la ejecución de procedimientos innovadores, para luego ser transferidos directamente al contexto interno y externo a la organización. En la actualidad, las empresas están obligadas a permanecer en ambientes competitivos regidos por el nivel de productividad alcanzado, convirtiéndose éste, en uno de los criterios que cada gerente debe tomar en cuenta para construir sus propósitos. Este criterio permite estar atentos a dos factores principales: la apertura comercial y la globalización de la economía. Ambos factores son cruciales para el sostenimiento de las empresas por cuanto las organizaciones deben velar, en primer lugar, por el cumplimiento a tiempo de la aplicación de una adecuada variable tecnológica; segundo, por un aumento de la calidad de bienes y servicios y , tercero, por una alta productividad dentro de sus procesos básicos.. El establecimiento de estas variables tiene como meta llegar a las empresas con el fin de fomentar procesos de innovación y permitir así la gestión de tecnología en cada proceso. Dentro de este contexto, la asimilación de la tecnología en los procesos productivos está relacionada con una gestión orientada hacia un enfoque orgánico, en el cual se cambia de un sistema administrativo mecanicista a uno orgánico. La sustitución es favorable por cuanto el enfoque mecanicista se caracteriza por estructuras rígidas donde la propensión al cambio es mínima. Al contrario, el enfoque orgánico se centra en una estructura organizativa flexible de facilitación tecnológica para la propensión al cambio. A tal efecto, la generación de tecnología social como insumo productivo de generación de valor del conocimiento aportado, es un elemento necesario para detectar la necesidad de adoptar manifestaciones físicas, donde la tecnología adoptada se adecue correctamente a los criterios de producción dados por la empresa. La tecnología, “tiene un soporte adecuado sobre el cual no sólo se refiere a sus propiedades y constitución de maquinaria, programas de producción, entre otros elementos que hacen que la administración de la organización sea eficaz y acorde con los propósitos impuestos” (Jiménez, 2003:11). Por el contrario, uno de los retos organizacionales de las empresas de hoy, es la construcción de tejidos sociales empresariales, en los cuales deben crearse redes y asociaciones en el entorno, con el fin de fortalecer las comunicaciones para establecer una relación directa con el entorno de desarrollo. El. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(4) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. desarrollo de gestión, a partir de la estrategia, es una base consistente para que la proactividad, creatividad y capacidad de asimilación tecnológica pueda llegar a la gestión empresarial. En términos tecnológicos, “la gestión puede concebirse como la administración del conocimiento para dinamizar un proceso productivo a través de la introducción sistemática de innovaciones tecnológicas y no sólo vista como la adquisición de equipo, maquinaria y demás instrumentos” (Villalonga, 2003:9). La tecnología puede describirse de múltiples formas, según la misión que se tenga sobre la misma y según el medio en el cual se quiera aplicar para lograr mejores resultados. También es concebida como “un simple medio para llevar a cabo una tarea, en donde lo que se necesita es convertir recursos en productos o servicios” (Villalonga, 2003:10). Al combinar las características mencionadas con los alcances de la empresa, la gestión tecnológica puede interpretarse en términos del desarrollo científico de técnicas para opciones viables de solución a problemas como la planeación, el control de proyectos, la investigación de procesos basados en la innovación, el manejo de información científica y tecnológica, entre otros. La gestión tecnológica es un campo interdisciplinario que mezcla conocimientos de ingeniería, ciencia y administración con el fin de planear, desarrollar e implantar soluciones tecnológicas que propendan al logro de objetivos estratégicos y tácticos de una organización. Si es desarrollada dentro de un marco administrativo que genere viabi-. 491. lidad en la consecución de procesos, en opinión de Jiménez (2003) permitirá una interacción eficiente entre tecnología, recurso humano y el conocimiento que se obtiene, lo que a su vez conlleva al aumento de calidad, productividad y competitividad en los bienes y servicios ofrecidos. En este sentido, bajo el concepto de gestión tecnológica, la ciencia y la tecnología son formas organizadas del conocimiento que permiten la aplicación de nuevas maneras de asimilación de procesos, aunque cada una tenga un objetivo distinto. La ciencia busca el porqué de los fenómenos, mientras que la tecnología tiene como objetivo saber cómo satisfacer una necesidad para generar como resultado un proceso, bien o servicio. Las organizaciones empresariales disponen de un recurso vital e intangible que les permite desarrollar su actividad esencial, que es la gestión tecnológica del conocimiento. 1.2. La Tecnología y su gestión Tal como ocurre con los datos, la información y el conocimiento, existen múltiples definiciones sobre la gestión tecnológica. Para comprender este último concepto, es preciso recurrir a las acepciones modernas de los conceptos anteriores. En efecto, la información está compuesta de datos y hechos organizados, mientras que, el conocimiento consiste en la construcción de verdades, creencias, perspectivas, conceptos, juicios y expectativas. En este sentido, el involucramiento en los cuales se encuentran los conceptos mencionados en relación con la tecnología y su gestión, “los hechos cono-. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(5) 492. Edinson Perozo y Ángel Nava. cidos son los datos. Los datos no tienen un significado intrínseco. Deben ser ordenados, agrupados, analizados e interpretados. Cuando los datos son procesados de esta manera, se convierten en información. La información tiene una esencia y un propósito. Cuando la información es utilizada y puesta en el contexto o marco de referencia de una persona, se transforma en conocimiento. El conocimiento es la combinación de información, contexto y experiencia por lo tanto su ejecución procedimental constituye la aplicación de la tecnología a través de la gestión (Roussel, 2003: 11). Concebir la gestión tecnológica como capacidad de lograr el involucramiento de los conceptos de datos, información y conocimiento, es asumir una gama de intereses, perspectivas y asuntos relacionados con los enfoques de ingeniería para mejorar el uso de la información en apoyo de los procesos de manufactura; aspectos de computación vinculados a programas y medios de conocimiento; definición de inteligencia artificial; utilización de la ciencia de la información en el diagnóstico sistémico, u otros. No obstante, al proponer la aplicabilidad de un enfoque heurístico capaz de englobar todos los componentes, el autor define a la gestión de la tecnología según dos vertientes. La primera, “como la aplicación del conocimiento científico para la obtención de un resultado práctico (…) de la ciencia y la ingeniería al producto, al proceso, en términos de calidad, efectividad, adición de valor y competitividad" (Roussel, 2003:15) y, la segunda, “como una actividad organizacional mediante la cual se. define e implanta la tecnología necesaria para lograr los objetivos y metas del negocio en razón de la gestión gerencial” (Roussel, 2003:16). Las definiciones anteriores, reconocen en la gestión tecnológica el conocimiento instrumental para descubrir nuevas oportunidades, al adquirirse, clasificarse, conservarse y explotarse los objetivos de la organización. También son coincidentes en que ella es parte de la calidad que las empresas aplican a sus procesos claves de negocio, por cuanto, depende de la gestión, del conocimiento y de la tecnología que se tenga para la planeación, la producción, la distribución y el crédito. Asimismo, la gestión tecnológica requiere conocer las necesidades de los consumidores para establecer los nuevos descubrimientos científicos, las nuevas tecnologías, los nuevos mercados. Al efecto, aplicar la tecnología a través de su propia gestión, crea ventajas competitivas desafiante debido: a) el mercado es cada vez más competitivo demandando mayor innovación; b) las empresas están organizando sus negocios enfocando sus esfuerzos en crear mayor valor para sus clientes al punto que las funciones del personal de administración se han ido reduciendo, así como los mismos niveles administrativos; c) existe el reemplazo de la gerencia administrativa por métodos de gestión gerenciales con base en procesos de negocios orientados al cliente; d) creciente necesidad de manejar cada vez mayor complejidad en empresas pequeñas y con operaciones transnacionales.. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(6) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. Además de las señaladas anteriormente, también es necesario observar cómo se ha modificado al interior de las empresas -de forma intangible, volátil y difícil de concretar y retener-, el establecimiento de un lenguaje uniforme y estandarizado con el cual se asegure identificar, modelar y representar explícitamente los tipos de usuarios. Esto con la finalidad de proyectar una gestión tecnológica capaz de modelar, validar, verificar y mantener el conocimiento para desarrollar dichas aplicaciones. 1.3. Taxonomía de la tecnología Dentro de la tecnología existen diversos términos asociados al vocablo, no obstante, las diferentes connotaciones tienden por lo general a referirse al origen, a la importancia o a la forma como ella representa la acción, ejecución y significación de lo tecnológico en las empresas. Al respecto, para Phillips (2004), existe una taxonomía cuya finalidad es facilitar la clasificación del uso tecnológico, dentro de la gestión empresarial, considerándose algunas especificaciones como ilustración de dicha clasificación. Por tanto, se pueden mencionar: 1. Tecnología dura, se considera incorporada a máquinas, equipos, plantas de proceso, 2. Tecnología blanda, la tecnología amigable al ambiente, 3. Tecnología incorporada, forma parte de un equipo o máquina, 4. Tecnología desincorporada, descrita en documentos tales como planos, manuales, patentes, 5. Tecnología medular, la que se considera central, indispensable o crítica para un negocio en particular,. 493. 6.. Tecnología complementaria, requerida para lograr los objetivos de un negocio específico. En correspondencia con la taxonomía presentada, en palabras del autor, "son pocas las empresas que admiten que no siempre es fácil conocer si lo que poseen es realmente tecnología, y más difícil aún, es clasificarla dentro de los grupos descritos anteriormente" (Phillips, 2004:92). Igualmente, existe la tendencia a confundir la tecnología que una empresa utiliza con el producto que comercializa o la función que desempeña. Del contexto anterior, se comprende que la tecnología es el conocimiento que la empresa aplica sobre las área científicas de la ingeniería, con el fin de obtener productos, servicios y comercializarlos; Mas hoy, ello ha cambiado, la inclusión de los conceptos de la sociología de las organizaciones, en específico, sobre las variables sociotécnicas de intervención grupal, personal, estructural y tecnológica le confieren a la gestión tecnológica la variante transdisciplinaria. 1.4. Estadios de Gestión Tecnológica Empresarial Durante el tiempo de existencia de una empresa y dependiendo del contexto situacional, los perfiles de competencias, la globalización de mercados, el ciclo de vida de los productos, entre otros factores de presión productora, la empresa pasa por una serie de estadios tipificados de acuerdo con el grado de asimilación tecnológica lograda en la cual se basa su negocio. Dichos estadios son descritos por Mejía (2003) en: (1) independencia completa; (2) independencia relativa; (3) creatividad inci-. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(7) 494. Edinson Perozo y Ángel Nava. piente; (4) independencia; (5) autosuficiencia y (6) excelencia. Según, el autor referido, las empresas exitosas y competitivas a nivel mundial, son aquellas que alcanzan y se mantienen en el estadio de la excelencia. Muchas empresas que no logran pasar por todos los estadios, se estancan en alguno de ellos o desaparecen al dejar de ser rentables en un mercado globalizado. En muchas ocasiones, el estancamiento ocurre cuando no logran asimilar o tropicalizar la tecnología que han adquirido mediante la compra de equipos o por asistencia técnica recibida. Por otra parte, el grado de educación o instrucción del personal, la actitud en la aceptación de nuevas ideas, la capacitación y el dominio de esquemas y procedimientos tecnológico son referentes todos de opinión para comprender hasta qué punto existe la asimilación de una tecnología, mejor conocido, como "los grados de asimilación tecnológica en una empresa" (Mejías, 2003: 21). 1.5. Actividades de la Gestión Tecnológica Cuando se describe la gestión tecnológica, normalmente se mencionan actividades tales como: Prospección, Selección, Negociación, Adquisición, Adaptación, Modificación, Generación e Innovación. En cada una de ellas está implícito el aprender por parte de los empleados de la empresa; frecuentemente los ejecutivos de las empresas aprueban inversiones en "tecnología", sin tomar en cuenta que deben estar acompañadas con inversiones en el proceso de asimilación de la misma. Esto implica crear las condiciones apropia-. das para que sus ingenieros y técnicos, entiendan y aprendan a utilizarla de la manera más productiva. Cuando se pasa por alto que se trata de un proceso de transferencia de conocimiento, la tecnología adquirida (equipos, software,) es subutilizada o mal utilizada y la productividad de la empresa no mejora y en algunos casos, hasta empeora. De allí, la importancia de prever y analizar la relación entre gestión tecnológica y gerencia del conocimiento. Puesto que la tecnología es "conocimiento aplicado", no es de extrañar que los principios y actividades descritos para la gerencia del conocimiento, sean aplicables a la gestión de la tecnología. No obstante, en la práctica no siempre se reconoce este hecho, trayendo pobres resultados y fracasos en tareas de transferencia de tecnología. La importancia de ambos enfoques organizacional y administrativo, estriba en las similitudes presentes en la definición tanto de la gerencia del conocimiento como de la gestión tecnológica, al punto que, "se observa concordancia en que juntas estas actividades buscan alcanzar los objetivos del negocio por medio de obtener y administrar el conocimiento o la tecnología que la empresa requiere para ser competitiva" (Sánchez, 2002:31). Además del contraste entre ambas aplicaciones, lo que hace referencia a la gestión tecnológica parte de la gerencia del conocimiento y, según el modo de ejecución competitiva, la gerencia del conocimiento se considera un aspecto a tener en cuenta en la gestión tecnológica. Todo ello, origina los siguientes argumentos:. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(8) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. 1.. Según las definiciones comúnmente aceptadas, la tecnología es conocimiento aplicado 2. Los principios de la gerencia del conocimiento toman en cuenta las condiciones que tienen que darse para que el conocimiento se adquiera, se difunda, se utilice y se genere en la empresa 3. Ambas se fundamentan en el proceso de aprendizaje 4. La innovación, es concebida como producto de la fusión tecnológica y del conocimiento 5. Con frecuencia al dejar de percibir la fusión de los enfoques de gestión del conocimiento y gestión tecnológica, la gestión de tecnología no se desentiende del impacto que ella produce en los resultados de la gestión, lo cual genera consecuencias nefastas para la empresa 6. La gestión de tecnología se basa en la premisa en la cual la tecnología se vuelve obsoleta y debe ser reemplazada; en otras palabras, lecciones aprendidas en el pasado sencillamente se dejan de un lado 7. La gerencia del conocimiento pretende mantener y reutilizar el conocimiento adquirido sobre la base de que el conocimiento no se hace obsoleto Si los gerentes de las empresas enfocaran la adquisición de tecnología como un proceso de aprendizaje empresarial, serían menos propensos a menospreciar los presupuestos destinados a la capacitación y entrenamiento de sus trabajadores, y en cambio recibirían mayor productividad.. 495. La gestión de tecnología debe verse con nuevos ojos, debe haber un cambio de paradigma que haga posible verla no como el proceso para lograr la mejor adquisición de maquinaria, software o implementación de estrategias de modelos administrativos, sino como el proceso por el cual se ayuda a la empresa a adquirir el conocimiento necesario para lograr el liderazgo del negocio. 1.6. Las empresas con Gestión Tecnológica Cuanto más desarrollo tecnológico empresarial se posea, mayor será la exigencia organizacional para la gestión del conocimiento, pues entre ambas, mayor será la dependencia de talento humano con competencias técnicas y emocionales capaces de marcar la diferencia organizacional. Las empresas con nueva gestión tecnológica, a criterios de Grant (2002), presentan diez claves que explican el porqué de su innovación y modernización tecnológica: 1. Generación de un ambiente extraordinario. Los empleados son considerados como ecosistemas abiertos, vivos y permanentemente cambiantes. Según Duffield (2003), si atraer talento es imperativo, las empresas deben esforzarse por convertirse en sitios preferidos para trabajar. Esta generosidad empresarial parte de la reflexión que es mejor hacerlo que no hacerlo, de lo contrario es más costoso andar buscando talentos. 2. Comparten valores arraigados: Sánchez (2002) considera que las empresas altamente tecnológicas comparten ocho principios: a) tra-. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(9) 496. 3.. Edinson Perozo y Ángel Nava. to justo y equitativo, b) libertad, c) informalidad, d) confianza, e) responsabilidad, f) trabajo en equipo, g) alto rendimiento y h) diversión. Para la citada autora, los principios no se consideran meras reglas de conducta sino imperativos culturales. Violarlos, enfatiza, "supone amenazar la seguridad y el bienestar de toda la empresa" (p.37). Al respecto, los valores culturales presentes en estas empresas son: a) propósito, b) misión, c) comunicación, d) responsabilidad, e) flexibilidad y f) entorno. Igualmente, otras empresas difunden sus propios valores, por ejemplo, Lotus valora la excelencia a través del compromiso, el trato justo, la diversidad, la integridad y la comunicación honesta, abierta, directa. También, la responsabilidad y el liderazgo con el ejemplo; el respeto y la confianza, la asunción de riesgos y la innovación, el trabajo en equipo y la diversión. De la misma manera, Quantum tiene entre sus valores el tener orgullo de pertenencia, divertirse, disfrutar y desarrollar el potencial humano. En forma parecida, Texas Instruments valora la integridad, la innovación y el compromiso. Tienen líderes que lideran líderes: en un entorno hipercompetitivo, el auténtico liderazgo es la clave de los líderes de éxito. Para ello: a) saben bien qué competencias definen el éxito profesional en su empresa, b) buscan activamente el potencial de liderazgo en toda la organización, c) proporcionan acceso a. 4.. la información y a la formación, d) examinan como líderes sus aptitudes y actitudes y e) articulan la visión, establecen objetivos, escogen a la gente adecuada y predican con el ejemplo. El liderazgo en opinión de Goleman (1999), es inteligencia emocional de uno mismo y en un 90% de la relación con los demás. No es cuestión de habilidad técnica, sino de competencias cognitivas-emocionales. Esta razón emocionalmente inteligente hace que muchas de las empresas exitosas tengan directivos que son orientadores y estimuladores para la participación y la cohesión empresarial. Ganan la guerra por el talento: Mackinsey (2001) ya ha proclamado que existe una guerra por el talento y da fe que está en lo cierto, pues a escala mundial en el año 2005 se necesitarán más de un millón de nuevos profesionales en tecnologías de la información y de la comunicación, y sólo habrá 400.000 personas disponibles. En Venezuela, según Albornoz (2004) ya hay varios puestos y sectores que tiene una enorme dificultad para cubrir las vacantes en las áreas tecnológicas de formación, de gestión asimiladas de información y de gestión tecnológicas con gestión de conocimientos fusionadas. En este sentido, para ser una empresa favorita de los profesionales valiosos, se necesita poseer determinada cultura, valores, notoriedad y buen clima. Andersen Consulting (2003) ha sintetizado cuáles. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(10) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. 5.. 6.. son los factores de elección que buscan los profesionales: a) salario de entrada (62%), b) beneficios (57%), c) seguridad laboral (47%) y d) potencial de desarrollo (38%). Para elegir a los mejores, la empresa debe disponer de perfiles precisos de competencias sobre los roles por desempeñar. La motivación es esencial: las diferencias entre los trabajadores tradicionales y la nueva fuerza laboral preparada y exigente, consiste en que es mucho más complejo mover a empleados leales y obedientes que prepararlos para responsabilizarse de sus funciones a cabalidad. Las nuevas generaciones de empleados no desean estar en su primer empleo más de cuatro años; al contrario, quieren que éste sea una referencia de futuro y de oportunidad para aprender un trabajo estimulante dentro de un ambiente positivo. Todo un reto para las organizaciones, que necesitan transformarse y perder talento en una auténtica democracia corporativa. Retención del personal: en Estados Unidos la rotación es del 30-40% anual y la antigüedad media no alcanza los tres años. Una de las ventajas de Cisco Systems es mantener una rotación del 5%, habida cuenta que reponer un profesional supone entre una y cinco veces su salario anual. Las razones para el cambio de trabajo tienen que ver, la mayoría de las veces, con falta de reconocimiento, de reto, de oportunidad, con falta de conexión con la cultura corporativa o con los estilos. 7.. 8.. 9.. 497. directivos. El dinero, suele ser lo menos importante. Triunfan ante el cambio, la complejidad y el caos: las empresas con gestión tecnológica no se resisten al cambio, no lo evitan, ni siquiera la gestionan, se anticipan, se transforman y provocan los cambios en los mercados. Para ello, cuentan con profesionales flexibles, competentes, que no temen a la incertidumbre. La capacidad de anticiparse y transformar el entorno es un requisito básico para la aplicación tecnológica. La velocidad es la clave de alianza; una fusión, una inversión en tecnología, un proceso de globalización, se decide en poco tiempo. Las empresas ganadoras buscan y desarrollan profesionales inquietos, responsables, críticos, seguros de sí mismos. Comunican mejor a una fuerza laboral cada vez más escéptica: en los entornos hipertecnológicos la comunicación es determinante, requiere de la tecnología adecuada además de esfuerzos conscientes de la alta dirección para difundir la información relevante a todos los niveles de la organización, para pulsar las percepciones y las emociones y para promover la acción. La credibilidad es absolutamente esencial para comprometer a profesionales de alto rendimiento. Desarrollan a las personas de forma integral: las organizaciones punteras en la gestión tecnológica y del conocimiento, saben bien que la formación de los empleados es condición necesaria pero no sufi-. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(11) 498. Edinson Perozo y Ángel Nava. ciente. El desarrollo proviene, más allá de la adquisición de mayores conocimientos y habilidades, del avance en competencias emocionales como la autoconfianza, autocontrol, empatía, trabajo en equipo, influencia, entre otras. El desarrollo integral proviene de políticas avanzadas y coherentes a nivel corporativo, pero sobre todo de directivos con un estilo capacitador trascendental. 10. Retribuyen equitativa y competitivamente a sus profesionales: en entornos de necesidad de talento y alta rotación, las organizaciones líderes marcan la pauta en la retribución cualitativa a través de fórmulas que favorecen la participación y la consecución de resultados. Del mismo modo, retribuyen lo cuantitativo por medio del incremento de beneficio a los empleados, en el reconocimiento y la gratificación. Con las nuevas tecnologías, las empresas de vanguardia están generando más valor que nunca sobre la exigencia de talento humano competente y motivado hacia un propósito común. Los diez factores claves expuestos por Grant (2002), no son soluciones híbridas de gente y tecnología. A pesar de los avances en la inteligencia artificial, no puede decirse aún que se tenga una máquina que pueda reemplazar a los humanos totalmente.. 1.7. Impacto Tecnológico al Interno de las Organizaciones Empresariales A lo largo de los últimos doce (12) años, el estudio de la tecnología de información en el ámbito empresarial ha sido el impacto en los resultados del empleo de dicha tecnología. Prueba de ello, es la heterogeneidad que subyace en la aproximación al análisis de la relación como en las variables utilizadas. Esta heterogeneidad tiene dos implicaciones. En primer lugar, las dificultades de comparación entre los distintos estudios que, en ocasiones, estudian aspectos completamente dispares y, por tanto, no comparables. En segundo lugar, la complementariedad entre estudios que, sin duda, enriquece los análisis y posibilita ciertas bases sobre las cuales asentar los estudios posteriores. La evolución del estudio del papel competitivo de la tecnología de la información en la empresa ha seguido, en cierta medida, la pauta establecida por los trabajos enmarcados en la Dirección Estratégica. En la década de los noventa, tras el desarrollo de los trabajos sobre la Perspectiva Basada en los Recursos, comienzan a aparecer estudios que observan el papel de la tecnología de información y comunicación desde el enfoque de la gestión tecnológica. Una de las aproximaciones al estudio de la tecnología de la información y la comunicación en el ámbito empresarial, puede llevarse a cabo tomando como referencia la perspectiva basada. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(12) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. en la gestión tecnológica. Este enfoque cuestiona algunos de los supuestos fundamentales más extendidos sobre la creación y sostenimiento de ventajas competitivas y se basa en: 1. La heterogeneidad: cada empresa es heterogénea, ya que posee diferente dotación de recursos, producto de su historia, suerte y decisiones pasadas, sobre los que puede respaldar una ventaja competitiva. 2. La inmovilidad: la empresa puede mantener esa heterogeneidad a lo largo del tiempo, es decir, la ventaja competitiva puede mantenerse, lo que le proporcionará rentas extraordinarias por un periodo de tiempo dilatado. La tecnología de la información y la comunicación puede considerarse como un recurso más en el seno de la empresa y es definida por Orlikowski y Gash (2002) como "cualquier forma de sistema de información basado en el uso de ordenadores, incluyendo aplicaciones desde los superordenadores hasta los microordenadores" (p.12). Esta definición puede ser ampliada para incluir las tecnologías que dan apoyo a la comunicación en la empresa. Por otro lado, conviene distinguir entre aquellas tecnologías basadas en el uso de ordenadores cuya misión en la empresa no queda dentro del sistema de información sino que se orientan a tareas de índole productiva, como por ejemplo los sistemas de diseño asistido por ordenador. Partiendo de esta definición de tecnología de la información y de la comu-. 499. nicación, la cuestión a resolver es si la disponibilidad de estos recursos puede proporcionar a la empresa una ventaja competitiva que pueda mantenerse a lo largo del tiempo. Existen varios marcos teóricos que establecen las condiciones necesarias que debe cumplir un recurso para ser susceptible de crear y mantener una ventaja competitiva para la empresa. Entre otros, Grant (2002) establece un modelo en el que establece el potencial competitivo de los recursos a partir de tres aspectos: la valía del recurso, la heterogeneidad en su distribución a lo largo de las empresas y su movilidad. La definición de tecnología de información y comunicación (TIC) descrita, no puede ser el fundamento de una ventaja competitiva ya que éstas se encuentran disponibles en el mercado para cualquier empresa. Sin embargo, la cuestión no consiste en evaluar exclusivamente las posibilidades materiales de esta tecnología sino que también habrá que tener en cuenta los intangibles derivados de su aplicación en el ámbito empresarial. Así, Clemons y Row (2001) estudian los mecanismos para definir un sistema ínter organizativo como un sistema de información que va más allá de las fronteras de una organización. Esto con el fin de satisfacer las necesidades estratégicas de éstas, permitiéndoles apropiarse de las rentas extraordinarias producto de: a) la posibilidad de introducir barreras a la imitación, b) la existencia de efectos significativos derivados de la posición de innovador, tales como la aparición de costes de cambio o la existencia de economías de tiempo y c) la. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(13) 500. Edinson Perozo y Ángel Nava. posibilidad de alterar las características de la industria a favor de la empresa. Mata y otros (2003), coinciden en el razonamiento realizado por Clemons y Row (2001) observando la existencia de tres argumentos que inhiben la posibilidad de considerar el "paradigma crear-capturar-mantener" como una alternativa plausible de generación de ventajas competitivas sustentables; se entiende que dicha alternativa se ampara únicamente en los costos de cambio. Ante la amenaza de la creación de costos de cambio derivados de la instalación de aplicaciones de tecnología de información, las gerencias, anticiparán el riesgo e intentarán establecer algún tipo de mecanismo que permita evitar esa situación. Otro atributo de la tecnología de información que ha sido utilizado para explicar el potencial competitivo de este recurso, es la necesidad de capital para su desarrollo y aplicación. En opinión de Parsons (2002), esto puede estar relacionado con dos factores. El primero, tiene que ver con ciertas inversiones en tecnología de información, sobretodo si éstas poseen un marcado carácter innovador, pueden llevar implícito un alto nivel de riesgo, encareciendo el coste del capital necesario para realizarlas. El segundo, una buena parte de la inversión en tecnología de información requiere una gran cantidad de ese capital, la cual exige una importante prima de riesgo. Del mismo modo, con respecto a la incertidumbre implícita a las inversiones en tecnología de información, se debe considerar dos fuentes fundamentales de riesgo que son las determinan-. tes del costo del capital que se requiere para realizar dichas inversiones: a) incertidumbre tecnológica y b) incertidumbre de mercado. La incertidumbre tecnológica refleja el riesgo de que una inversión en tecnología de información no consiga los resultados perseguidos en el periodo esperado. En el caso de las tecnologías de información, para el citado autor, los riesgos son: a) fracaso en la obtención de los resultados esperados de la inversión debido a problemas de implantación, b) costos de implantación superiores a los esperados, c) tiempo de implantación más dilatado de lo esperado, d) rendimiento técnico inferior al esperado al comienzo de la inversión y, por último, e) incompatibilidad de desarrollo de tecnología de información deseada con los elementos de hardware y software elegidos. En cuanto a la incertidumbre de mercado, por otro lado, se reflejan los riesgos relativos a la aceptación por parte de los clientes de productos y servicios relacionados con la tecnología de información. Obviamente, no todas las inversiones en tecnología de información requieren altas cantidades de recursos financieros ni todas implican altos niveles de riesgo, con lo que, en principio, este atributo no puede generalizarse como base para la ventaja competitiva basada en tecnologías de información. El problema de este razonamiento es que supone que existe homogeneidad en cuanto a las capacidades directivas que se refieren para la gestión de riesgos y a la movilización de capitales. Obviamente, dichas capacidades son distintas para cada empresa y, ade-. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(14) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. más, existe un cierto grado de ambigüedad causal que impide su imitación. Sin embargo, aún asumiendo que este hecho puede suponer la creación y el mantenimiento de ventajas competitivas no se puede atribuir a la tecnología de la información. Por otro lado, autores como Mackinsey (2001), llaman la atención sobre la posibilidad de cooperación de empresas como medio para acceder a los recursos de tecnología de información, en el caso en lo cuales, los recursos financieros fueran la barrera, sumándose éste a los argumentos en contra de la consideración de este atributo como una fuente plausible de ventaja competitiva. Un tercer aspecto de la tecnología de la información en el cual puede fundamentarse una ventaja competitiva sostenible, es la propiedad intelectual exclusiva sobre ella. El problema surge en los mecanismos de protección de este tipo de tecnología ya que las aplicaciones en esta área son difíciles de patentar y aun en ese caso, las patentes no proporcionan una importante barrera a la imitación. Desde el punto de vista del conocimiento tecnológico, las organizaciones empresariales poseen mayor penetración en los mercados de capitales, de servicios, transformación y financieros. Tal penetración es producto de los cambios globales desencadenados por el creciente impacto de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). A manera de síntesis, Rivera (2003) enuncia los elementos sobre los cuales se gestan los cambios tecnológicos actuales: a) globalización, b) conocimiento, c) innovación, d) digi-. 501. talización, e) virtualidad, f) convergencia, g) interconexión en red, h) particularización, i) orientación al cliente, j) inmediatez, k) sin Intermediación y l) discordancia. Los efectos para la gestión tecnológica, según el enunciado de cada uno de los temas expuestos anteriormente, se perciben cuando al cambiar la información de análogo a digital, los elementos físicos se tornan virtuales cambiando el metabolismo empresarial. En ese sentido, vastos campos de la actividad socioeconómica donde la información es un factor crítico, pasan a la virtualidad como plataforma de desempeño, a decir de Rubens (2004), como resultado de las concepciones asumidas para definir a) trabajo virtual, b) educación virtual, c) congreso virtual, d) centro comercial virtual, entre otros. En ese sentido, el sector económico empresarial se sustenta en la convergencia de las industrias de la informática, las comunicaciones y la información a través del desarrollo del hardware y del ancho de banda de las comunicaciones. Dicha convergencia abre el camino para que las nuevas ganancias estén en el sector de los servicios de información, donde se crea valor para los consumidores. Desde ese punto de vista, la visión de convergencia ofrece ventajas en la aparición de nuevas empresas y alianzas estratégicas para la nueva economía. Bajo esta argumentación, Jiménez (2003) sostiene que el impulso económico será producto de la economía en red por cuanto se crea un nuevo modelo operativo de los negocios, a través de la capacidad de segmentación exclusiva. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(15) 502. Edinson Perozo y Ángel Nava. para un mercado de un solo cliente, por una parte, y por la otra, la nueva empresa interconectada permite superar las ventajas de economía de escala y acceso a los recursos provenientes de las grandes compañías. De esta manera, se eliminan, al menos en teoría, la burocracia, la jerarquía innecesaria y la incapacidad de cambiar; con ello, se estaría reconfigurando las relaciones de las empresas. Al respecto, las empresas necesitarán crear valor o desaparecerán, pues las actividades cuya esencia estén en la repetición de señales de información tienden a desaparecer, presionadas por la interconexión en red entre consumidores y productores de bienes y servicios. Así mismo, la intermediación de información se reconfigura hacia la agregación de valor en la transacción a través de un profundo análisis entre los productores y consumidores. Por tal motivo, la brecha entre consumidores y productores tenderá a reducirse, dado que: a) se particulariza el mercado y la producción masiva se sustituye por la producción orientada a clientes, b) la participación activa de los consumidores en ambientes de comunicación electrónica, los hace partícipes de procesos de diseño y producción y c) al aumentar el contenido de información y conocimiento de los productos y servicios, las empresas tienden a convertirse en productores de infotecnología. Al cambiar la conceptualización del negocio, disminuye la movilidad laboral de los gestores tecnológicos quienes requieren de equipo confiables para ser efectivos y poder tener acceso a la nueva infraestructura tecnológica.. Conclusiones La gestión tecnológica debe verse con nuevos ojos. Debe existir un cambio de paradigma que posibilite verla, no como el proceso para lograr la mejor adquisición de maquinaria, software o implementación de estrategias, sino como el proceso de ayuda para adquirir el conocimiento necesario. Los ejecutivos dedicados a la gestión tecnológica, deben ser instruidos en la teoría del aprendizaje tecnológico para que se conviertan en gerentes del conocimiento por cuanto, es a través de ello como podrán intervenir tecnológicamente la gestión gerencial. Los razonamientos anteriores, conducen a la consideración de dos aspectos esenciales: a) la gestión tecnológica crea valor para la empresa gracias al incremento de la eficiencia en las operaciones tanto interna como externamente, de modo tal, que aquellas empresas que no adopten esas aplicaciones tendrán mayores costos y, por tanto, estarán en situación de desventaja competitiva y b) las empresas no pueden esperar a que esas aplicaciones sustenten ventajas competitivas ya que la mayor parte de dichas tecnologías, están disponibles para todas las empresas competidoras en los diferentes mercados. En virtud de ello, la relación entre gestión tecnológica y los resultados empresariales no proporcionan una explicación de las deducciones obtenidas por las empresas. No obstante, algunos de los análisis centrados en la productividad de la empresa, demuestran el impacto positivo de la gestión tecnológica sobre los resultados. Esta conclusión es. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(16) El impacto de la gestión tecnológica en el contexto empresarial. compatible con el bajo nivel de inversión en las aplicaciones de tecnología de información, convirtiéndose en necesidades estratégicas, de modo tal que la inversión en ellas sólo puede conducir a una situación de paridad competitiva. Además, la inversión en las tecnologías está sujeta a la necesidad empresarial detectada, precisamente, cuando existen empresas que compiten en un sector pero que ya han adoptado la tecnología. De este modo, la homogenei-. 503. dad elimina la heterogeneidad de los resultados pero no el impacto producido por las diferencias de los resultados, por una parte, y por la otra, por la diversificación en su aplicación en la mayoría de las empresas. No obstante, la gestión tecnológica, conlleva la posibilidad de que existan empresas que no hayan adoptado esa forma de gestión y que, por tanto, se sitúen en una posición de desventaja competitiva.. Referencias Bibliográficas Albornoz, Luis (2004). “Indicadores de Gestión Tecnológica: análisis sociotécnico” [Documento en línea]. Disponible: http://www.oei.org.co/oeivirt/rie07a01.htm[Consulta: 2005, Abril 18] Andersen Consulting (2003). “Las claves de la Competitividad Tecnológica” [Documento en línea]. Disponible: http://www.revistaespacios.com/a99v20n01/20992001.htm1: [Consulta 2005, Abril 21] Clemons, Jhon y Row, Albert (2001). “Structural Differences among Firms: A Potencial Source of Competitive Advantage in the Application of Information Technology”, en Proceedings of the Eight International Conference on Information Systems. Duffield (2003). “Asset Stock Accumulation And Sustainability Of Competitive Advantage”, Management Science. Grant, Ronald (2002). “The Resource-Based Theory Of Competitive Advantage: Implications For strategy formulation”, California Management Review. Jiménez, Carlos (2003). “Desarrollo Organizacional: la gestión tecnológica” [Documento en línea]. Disponible:http://www.revistaespacios.com/a99v20n01/20992001.htm1: [Consulta 2005, Abril 23] Mackinsey (2001). “Modelo de Gestión Tecnológica para Empresas de Manufactura y Servicio”. Programa de Gestión Tecnológica, Universidad de los Andes, Bogotá. Mata, Francisco, Fuerst, Williams; Barney, Joset (2003). “Information Technology and Sustained Competitive Advantage: A Resource-based Analysis”, Mis Quarterly. Mejia, Albert (2003). “Asimilación de la TIC: estadios, procesos y desarrollo empresarial”, en Revista Iberoamericana de Gestión Administrativa. Orlikowski y Gash (2002). “Changing frames: Understanding technological change in organizations”, Information & Management.. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(17) 504. Edinson Perozo y Ángel Nava. Parsons, Gregory (2002). “Tecnología de la Información y la Comunicación: Un punto de vista competitivo”, en Revista Iberoamericana de Gestión Administrativa. Phillips, Manuel (2004). Estrategias Tecnológicas Competitivas, Editorial Paraninfo, Madrid. Rivera, Hextor (2003). “Negocios, Tecnología y competitividad humana”, en Revista Iberoamericana de Gestión Administrativa. Roussel, Terry (2003). “Integration Between Business Planning And Information Systems Planning: An Evolutionary-Contingency Perspective”, Journal of Management Information Systems. Rubens, David (2004). “Managing Organizational Interdependence”, Management Review. Sánchez, Luis (2002). “Un estudio Exploratorio sobre el Impacto Organizacional de la Gestión Tecnológica y la Gestión del conocimiento”, en Revista Iberoamericana de Gestión Administrativa. Villalonga, Fernando (2003). “Innovación Tecnológica e Innovación Social: aplicaciones sociales de las TIC”, [Documento en línea]. Disponible: http://www.uoc.edu/dt/20235/index.htm1 [Consulta 2005, mayo 3].. Revista Venezolana de Ciencias Sociales, UNERMB, Vol. 9 No. 2, 2005.

(18)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :