Demanda y valor de mercado en la Teoría de la Renta de Marx

Texto completo

(1)

65

Dossier: Acumulación y crisis

Demanda y valor de mercado en la Teoría de la

Renta de Marx

Fabián Balardini

City University of New York

Resumen

Este artículo presenta un análisis detallado de un ejemplo numérico que Marx utilizo en Teorías sobre la Plusvalía como parte de su crítica a las teorías de la renta de David Ricardo y Adam Smith. El objetivo de este análisis es demonstrar lo siguiente: i) que la interpretación de la teoría de la renta de Marx por la tradición Marxista ha come-tido los mismos errores teóricos que Marx identificó en Ricardo y Smith; ii) que para superar los errores que Marx identificó en Ricardo y Smith se requiere una interpre-tación de la teoría de la renta de Marx en la cual la demanda, junto con las condicio-nes de producción, juegan un rol determinante en el proceso de formación del valor de mercado de las mercancías.

Palabras Clave: Renta de la tierra - Valor de mercado - Precio mercancías rentísticas Abstract

This article presents a detailed analysis of a numerical example used by Marx in

Theories of Surplus Value as part of his critique of David Ricardo’s and Adam Smith’s

theories of rent. The objective of this analysis is to show that: i) the interpretation of Marx’s theory of rent by the Marxian tradition has committed the same theoretical mistakes that Marx identified in Ricardo and Smith, and ii) that in order to unders-tand Marx’s critique of Ricardo and Smith it is necessary to adopt a new interpreta-tion of Marx’s theory of rent in which demand, along with producinterpreta-tion condiinterpreta-tions, plays a determinant role in the formation of the market value of commodities.

(2)

Introducción

En la economía marxista, el valor de mercado de las mercancías producidas en sectores con renta es definido en función de las peo-res condiciones de producción (las peopeo-res tierras o las peopeo-res minas o pozos petroleros). Según Mandel, Fine, Itoh, Shaikh y Bina1, Marx

propuso dos teorías diferentes de la determinación de valores de mer-cado: una teoría de determinación del valor de mercado que se aplica a sectores sin renta y otra que se aplica a sectores con renta.2 Desde esta

perspectiva, en sectores sin renta el valor de mercado es determinado por las condiciones promedio de producción, mientras que en sectores con renta el valor de mercado es determinado por las peores condicio-nes naturales de producción. Este artículo presenta evidencia textual de que esta interpretación de la teoría de valor de mercado en sectores con renta contradice el análisis de Marx. En Teorías sobre la plusvalía

1Mandel, Ernest: Marxist Economic Theory, Vol. I., Monthly Review Press, New York,

1962. Fine, Ben: “On Marx’s Theory of AgriculturalRent.”, Economy and Society, Vol. 8, nº 3, agosto 1979. Itoh, Makoto: Value and Crisis: Essayson Marxian Economics in

Japan, Monthly Review Press, New York y London, 1980. Shaikh, Anwar: “Market

value and market price.”, en The New Palgrave: Marxian Economics, editado por John Eatwell, Murray Milgatey Peter Newman, W.W. Norton and Company, New York – London, 1990. Bina, Cyrus: Oil: A Time Machine, Linus Publications, Inc., EEUU, 2011.

2Estos autores son reconocidos como los más influyentes en el desarrollo de la teoría

(3)

(TPV)3, Marx presenta un ejemplo numérico, como parte de su

críti-ca a las teorías de la renta de Adam Smith y David Ricríti-cardo, en el cual analiza la determinación del valor de mercado de carbón. Totalmente ignorado por la tradición marxista, este ejemplo numérico demuestra que para Marx el valor de mercado de mercancías producidas en sec-tores con renta es determinado a través de la interacción entre todas las condiciones de producción y las condiciones de demanda. A continua-ción, se presenta un análisis detallado de este ejemplo numérico para demostrar lo siguiente: i) que los economistas marxistas en su inter-pretación de la teoría de valor de mercado de Marx han cometido los mismos errores teóricos que Marx identificó en Ricardo y Smith; ii) que Marx aportó una única teoría de determinación del valor de mer-cado de las mercancías que se aplica a todos los sectores sin importar la presencia o no de renta, y en la cual el valor de mercado es determi-nado durante periodos de desequilibrio como resultado de los cambios en las condiciones de producción en conjunto con los cambios en la demanda.

La primera parte de este artículo presenta el análisis detallado del ejemplo numérico usado por Marx en su crítica a Smith y Ricardo. En la segunda parte, la crítica que Marx dirigió a Ricardo y a Smith es aplicada a la teoría de la renta dominante de la tradición marxista y se demuestra que los mismos errores teóricos que Marx identificó en Smith y Ricardo son reproducidos en los trabajos de los autores más representativos de la economía marxista actual. El artículo concluye discutiendo brevemente las implicaciones teóricas de la interpretación alternativa de la teoría de la renta de Marx presentada en este artículo.

Determinación del valor de mercado en

Teorías sobre la plusvalía (TPV)

En el capítulo doce del segundo tomo de TPV4, Marx presenta un

ejemplo numérico en el cual analiza la determinación de la renta (dife-rencial y absoluta) y el valor de mercado de una mercancía producida en un sector con la presencia de terratenientes. El sector elegido es el sector de carbón y son considerados cinco casos diferentes (A, B, C, D, E) de determinación del valor de mercado de carbón y de la renta (diferencial y absoluta) que cada capitalista productor de carbón deberá

3Marx, Karl: Teorías sobre la Plusvalía, Editorial Cartago, Buenos Aires, 1975. 4Marx, op. cit., Tomo II, Cap. XII, pp. 214-261.

(4)

pagar a los terratenientes. La Tabla 1 en la siguiente página reproduce la tabla que Marx presento en TPV.

Tabla 1: Cinco casos de determinación del valor de mercado de car-bón en TPV II

Mina C T VT VM VI VD PP RA RD RT

Caso A – Caso inicial de equilibrio en el mercado de carbón

I $100 60 $120,00 $2,00 $2,00 $0,00 $1,83 $10,00 $0,00 $10,00 II $100 65 $130,00 $2,00 $1,85 $0,15 $1,69 $10,00 $10,00 $20,00 III $100 75 $150,00 $2,00 $1,60 $0,40 $1,47 $10,00 $30,00 $40,00 Total $300 200 $400,00 $30,00 $40,00 $70,00

Caso B – Desequilibrio y ajuste en el mercado de carbón: demanda inelástica

II $50 32,5 $60,13 $1,85 $1,85 $0,00 $1,69 $5,00 $0,00 $5,00 III $100 75 $138,75 $1,85 $1,60 $0,25 $1,47 $10,00 $18,75 $2,75 IV $100 92,5 $171,13 $1,85 $1,30 $0,55 $1,19 $10,00 $51,13 $61,13 Total $250 200 $370,01 $25,00 $69,88 $94,88

Caso C – Desequilibrio y ajuste en el mercado de carbón: demanda elástica I

I $100 60 $111,00 $1,85 $2,00 -$0,15 $1,83 $1,00 $0,00 1 II $100 65 $120,25 $1,85 $1,85 $0,00 $1,69 $10,00 $0,00 10 III $100 75 $138,75 $1,85 $1,60 $0,25 $1,47 $10,00 $18,75 28,75 IV $100 92,5 $171,13 $1,85 $1,30 $0,55 $1,19 $10,00 $51,13 61,13 Total $400 292,5 $541,13 $31,00 $69,88 $100,88

Caso D – Desequilibrio y ajuste en el mercado de carbón: demanda elástica II

I $100 60 $109,80 $1,83 $2,00 -$0,17 $1,83 $0,00 $0,00 $0,00 II $100 65 $118,95 $1,83 $1,85 -$0,02 $1,69 $8,95 $0,00 $8,95 III $100 75 $137,25 $1,83 $1,60 $0,23 $1,47 $10,00 $17,25 $27,25 IV $100 92,5 $169,28 $1,83 $1,30 $0,53 $1,19 $10,00 $49,28 $59,28 Total $400 292,5 $535,28 $28,95 $66,53 $95,48

Caso E – Desequilibrio y ajuste en el mercado de carbón: demanda elástica unitaria

II $100 65,0 $113,75 $1,75 $1,85 -$0,10 $1,69 $3,75 $0,00 $3,75 III $100 75,0 $131,25 $1,75 $1,60 $0,15 $1,47 $10,00 $11,25 $21,25 IV $100 92,5 $161,88 $1,75 $1,30 $0,45 $1,19 $10,00 $41,88 $51,88 Total $300 232,5 $406,88 $23,75 $53,13 $76,88

(5)

Definiciones de variables usadas por Marx en los Casos A, B, C, D, E

Símbolo Definición Formula

C Inversión en capitalconstante y capital variable (no aplicable)

T Cantidad de toneladas de carbón producidas (no aplicable)

VT Valor total de carbón producido en cada mina VM*T

VM Valor de mercado de carbón (por tonelada) VT/T

VI Valor individual de carbón $120/T

VD Valor diferencial de carbón VM–VI

PP Precio de producción de carbón (por tonelada)* $110/T

RA Renta absoluta pagada por capitalistas cuando VIVM (VI–PP)*T

RA Renta absoluta pagada por capitalistas cuando VI>VM (VM–PP)*T

RD Renta diferencial pagada por capitalistas (VM–VI)*T

RT Renta total pagada por capitalistas RA+RD

*En TPV II Marx usa el termino precio-costo para referirse al precio de produccion.

Marx comienza el análisis presuponiendo un estado inicial de equilibrio en el mercado de carbón que es representado por el Caso A. Partiendo de este estado inicial de equilibrio, en el cual el valor de mercado es de $2,00, Marx considera cuatro casos de desequilibrio (casos B, C, D, E), cada caso representando un proceso de ajuste como resultado de cambios en las condiciones de producción y la demanda que resultan en la determinación de nuevos valores de mercado. En el estado inicial de equilibrio (caso A), Marx presupone que tres capitalis-tas producen 200 toneladas de carbón en tres minas diferentes (minas I, II, III). Este equilibrio es alterado en cada caso a causa del descu-brimiento de una nueva mina (IV) con un nivel de productividad más alto que las existentes y que permite a un nuevo capitalista producir

(6)

92,5 toneladas de carbón. Pero, ya que la demanda de carbón existente es de 200 toneladas, estas 92,5 toneladas de carbón deben ser forzados en el mercado por el nuevo capitalista en la mina IV. Marx entonces investiga cómo la acción agresiva del capitalista en la nueva mina IV – quien corta el precio de su carbón con la intención de desplazar a la competencia – determina nuevos valores de mercado del carbón acor-de a cómo cambia la acor-demanda como consecuencia acor-del corte acor-de precios. Marx, de esta forma, presenta uno de los primeros análisis de lo que hoy día llamamos la elasticidad precio de la demanda.5 De esta forma,

Marx considera cuatro casos diferentes de elasticidad de la demanda con respecto a la caída de precios comenzando con el caso B en el cual investiga la determinación del valor de mercado de carbón presu-miendo que la demanda permanece constante o que la elasticidad de la demanda es cero. En los casos C, D, y E, Marx investiga la deter-minación del valor del mercado de carbón presumiendo una demanda elástica: en el caso C la demanda es altamente elástica, en el caso D la demanda es elástica pero menor que en el caso C, y en el caso E la demanda es elástica unitaria.6

Antes de presentar el análisis detallado de cada uno de estos casos, es necesario definir y explicar las diferentes categorías de valor que Marx usa en la Tabla 1. Comenzando con C, Marx presupone que cada capitalista invierte $100 en capital constante (c) y en capital variable (v) y que la composición orgánica de estos $100 es de $60 en capital cons-tante y $40 en capital variable o igual a 3/2. Marx también presupone una tasa de plusvalía (s/v) de 20% y una tasa de ganancia promedia (s/c+v) de 10%.7 Esto quiere decir que una inversión de $100

permi-te a cada capitalista producir un producto de carbón con un valor de $120 y con un precio de producción de $110. Pero el valor del producto

5Alfred Marshall, uno de los teóricos líderes de la revolución marginalista de fines del

siglo XIX, es usualmente identificado como el primer economista en analizar la elas-ticidad precio de la demanda. El ejemplo numérico presentado por Marx en la Tabla 1 es evidencia que en realidad fue Marx el pionero en conducir este tipo de análisis.

6La demanda de una mercancía es elástica cuando el cambio porcentual en la

deman-da (∆%QD) excede el cambio porcentual en el precio (∆%P) de la mercancía, o cuan-do (∆%QD/∆%P)>1. La demanda es elástica unitaria cuando el cambio porcentual en la demanda es igual al cambio porcentual del precio o cuando (∆%QD/∆%P)=1. Cuando la elasticidad de la demanda es cero, la demanda es inelástica ya que la demanda permanece constante a pesar de cualquier cambio en el precio de la mercancía.

7La composición orgánica, la tasa de la plusvalía y la tasa de ganancia se mantienen

(7)

($120) producido por cada capitalista consiste, a su vez, en una canti-dad específica de unicanti-dades (toneladas) que varían según la capacicanti-dad productiva de los trabajadores empleados por cada capitalista. Marx calcula el valor individual (VI) de cada tonelada de carbón dividiendo el valor del producto ($120) por la cantidad de toneladas (T) que cada capitalista produce o VI=$120/T. Estos valores individuales son, según Marx, sometidos a una transformación en un valor de mercado común como resultado de la competencia entre los productores capitalistas por vender la mayor cantidad de sus productos acorde a la demanda social por los mismos. Para Marx, esta transformación toma lugar en todos los sectores de la economía capitalista independientemente de que el sector tenga o no terratenientes que reclamen renta. El valor de mer-cado de una mercancía representa la cantidad de trabajo socialmente

necesaria para producir el monto de la mercancía que satisfaga la deman-da social de la misma. Esto quiere decir que el valor de mercado de

una mercancía es determinado por las condiciones de producción en

conjunto con las condiciones de la demanda social de la mercancía.

Sobre la base de esta definición, el valor de mercado (VM) de carbón en la Tabla I se calcula usando la formula VM=VT/T, en la cual (VT) representa el valor total de la cantidad de la mercancía necesaria para satisfacer la demanda social, dividido por la cantidad total de la mer-cancía producida y necesaria para satisfacer esta demanda (T). El pre-cio de producción del producto ($110) es definido como el prepre-cio que resulta de la transformación de los diferentes valores de las mercancías producidas en diferentes sectores de la economía, en un precio común que refleja una tasa de ganancia promedio para toda la economía. La formación del precio de producción es, según Marx, el resultado de una segunda transformación causada por la competencia inter-sectorial entre productores capitalistas en busca de la máxima tasa de ganancia. Pero en este proceso de formación de una tasa de ganancia promedio

no participan los sectores con terratenientes ya que estos establecen un

obstáculo al libre flujo de las inversiones a través del pago de renta como requisito básico para que sea posible la inversión capitalista en estos sectores. Al no participar en la formación de la tasa de ganancia promedio, los sectores con terratenientes no permiten que el valor del producto en estos sectores ($120 en el caso de carbón) sea transformado en su correspondiente precio de producción ($110 en el caso de carbón). Esta diferencia entre el valor del producto ($120) y el precio de produc-ción ($110) de una mercancía producida en un sector con terratenien-tes es captada por los terratenienterratenien-tes en forma de renta absoluta o RA. Finalmente, en la Tabla 1, Marx presume que, desde la perspectiva de

(8)

cada capitalista, la categoría quizás más relevante es la del precio de

producción por tonelada (PP) la cual se calcula dividiendo el precio de

producción del producto ($110) en el sector por la cantidad de la mer-cancía producida (T) por cada capitalista o PP=$110/T.

A continuación, presentamos el análisis detallado de los cinco casos considerados por Marx, teniendo en cuenta las definiciones de las cate-gorías de valor (valor del producto, valor individual de la mercancía, valor de mercado, precio de producción, precio de producción indivi-dual) y los diferentes contextos en los cuales estas categorías de valor son aplicadas (contexto sectorial en comparación con el contexto indi-vidual de cada capitalista).

CASO A: caras opuestas del mismo error teórico: las condiciones de producción como determinantes del valor de mercado en Smith y Ricardo

Marx comienza el análisis describiendo un estado inicial de equili-brio del mercado, en el cual el valor de mercado es de $2,00 y es deter-minado por el capitalista en la peor mina (I), debido a que la oferta de carbón provista por los capitalistas en minas II y III (140 toneladas de carbón entre los dos) es oferta adicional a la oferta del capitalista en la mina I, y que la demanda social puede absorber al valor de $2,00 sin que los capitalistas en las minas II y III se vean forzados a reducir el precio de sus productos para poder venderlos. Marx argumenta que en este caso, a pesar de que el valor de mercado de carbón de $2,00 coin-cide con el valor individual de carbón producido por el capitalista en la mina I, este productor, a diferencia de lo que opina Ricardo, debe pagar renta absoluta.8 Para Marx, casos como éste, donde el valor de mercado

de la mercancía es igual al valor individual de la mercancía producida en las tierras o minas con el nivel de productividad más bajo, no impli-ca que las condiciones de producción en estas tierras o minas sean las que siempre determinen el valor de mercado de las mercancías. Este caso tampoco significa que el valor de mercado de las mercancías no pueda ser determinado a un nivel que esté por debajo del valor indivi-dual del productor en la tierra o mina con la productividad más baja. Esto es algo que Ricardo no logra entender, ya que según Marx:

8Según Ricardo el precio de los productos agrícolas es determinado por el

produc-tor en la peor tierra, quien a su vez no paga renta absoluta. Véase Ricardo, David:

(9)

“Esta ley, de que el valor de mercado no puede encontrarse por encima del valor individual del producto que se produce en las peores condiciones de producción, pero que abastece una parte de la oferta necesaria, la deforma Ricardo hasta convertirla en la afirmación de que el valor de mercado no pue-de pue-descenpue-der por pue-debajo pue-del valor pue-de este producto, y entonces resulta siempre determinado por él.”9

El caso A es utilizado por Marx para criticar las teorías de la renta de Smith y Ricardo. Estos dos autores, según Marx, cometen el mismo error teórico de enfatizar las condiciones de producción e ignorar el rol que juega la demanda en el proceso de formación del valor de mercado de las mercancías. Adam Smith, por ejemplo, sostiene que los precios de las mercancías en un sector con renta, como el sector de metales pre-ciosos, son determinados como resultado de la dirección ascendente de la explotación de las minas a nivel global, comenzando con las peores minas en Europa y continuando con las mejores minas en América.10

Como resultado, los precios de los metales preciosos son siempre deter-minados por las mejores condiciones de producción. Ricardo sostie-ne que los precios de las mercancías producidas en sectores con renta como la agricultura, son determinados como resultado de la dirección

descendiente de la explotación de la tierra, como se dio en el continente

europeo, en donde la mejores tierras fueron las primeras en cultivarse, continuando con el cultivo de las peores tierras a medida que aumen-taba la población y la demanda por productos agrícolas. Como resul-tado, el precio de las mercancías en sectores con renta como el agrícola es siempre determinado por las peores condiciones de producción. Para Marx:

“En realidad, las líneas ascendentes y descendentes se entrecruzarán, la demanda adicional se cubrirá a veces pasando a tipos de terrenos, mina o agentes natural a veces más, a veces menos fértiles... El hecho de que ocurra una u otra cosa nada tiene que ver con la naturaleza y existencia de la renta diferencial, sino que es un problema histórico.”11

Como consecuencia, ninguna de estas situaciones de producción que se dan en un sector durante ciertos periodos de tiempo pueden

9Marx, op. cit., p. 232.

10Smith, Adam: An Inquiry into the nature and causes of the wealth of nations, Random

House, New York, 1985.

(10)

ser consideradas como representativas de los factores determinantes del valor de mercado en forma permanente en todos los sectores con renta. Tomando el caso A como referencia, Marx indica que Ricardo argu-mentaría que la producción de carbón comenzaría con la explotación de la mejor mina (III) y el aumento progresivo de la demanda por car-bón sería satisfecho por la producción de carcar-bón en minas con meno-res niveles de productividad. De esta forma, Ricardo interpretaría que el precio de carbón sería en una primera instancia igual al precio de producción de la mina III o $1,47 por tonelada12 y, como resultado del

incremento en la demanda, el precio de carbón aumentaría y permi-tiría la explotación de la mina II una vez que el precio de carbón lle-gara a $1,69, y eventualmente la explotación de la mina I una vez que el precio aumentara a $1,83. De esta forma, Ricardo concluiría que el precio de carbón es siempre determinado por el precio de producción de la peor mina. Smith, según Marx, argumentaría que la producción de carbón comenzaría en la peor mina I pero que a medida que nue-vas minas fueran descubiertas, la producción en estas desplazaría la producción en las peores minas. En el caso B, Marx demuestra que Smith estaba parcialmente en lo correcto en su hipótesis, ya que el valor de mercado de carbón puede ser determinado a un nivel que esté por debajo del valor individual del productor con los costos más altos. El caso B también demuestra el error que comete Ricardo al presupo-ner que las condiciones de producción en las peores tierras o minas son siempre las que determinan el valor de mercado de las mercancías en sectores con renta.

CASO B: competencia capitalista intra-sectorial y desplazamiento del productor con costos más altos

En el caso B, Marx analiza la determinación del valor de merca-do de carbón como resultamerca-do de un incremento en la producción de carbón, y suponiendo que la demanda social de carbón se mantiene constante, o, lo que en el lenguaje de la economía contemporánea se denomina demanda inelástica (o insensible) a los cambios en el precio de la mercancía. El objetivo de Marx es demostrar que, en contraste con lo que plantea Ricardo, la sobreproducción de mercancías en una economía capitalista es no solo posible, sino que es una característica

12Ricardo asume que el valor de las mercancías es siempre idéntico a su precio de

producción a diferencia de Marx quien distingue entre el valor, el valor individual, el valor de mercado, el precio de producción, y el precio de mercado de una mercancía.

(11)

recurrente como resultado de la violenta competencia capitalista. En este caso, Marx presupone que el incremento de 92,5 toneladas de car-bón producido en la mina IV encuentra en el mercado una demanda constante de 200 toneladas como en el caso A. Como consecuencia, el capitalista de la mina IV se ve forzado a vender las 92,5 toneladas de carbón que ha producido a un precio por debajo del valor de mercado reinante de $2,00. La intención de Marx es enfatizar que la violen-ta competencia entre capiviolen-talisviolen-tas violen-también toma lugar en sectores con la presencia de terratenientes, donde capitalistas con costos más bajos pueden reducir el precio de venta de sus mercancías con la intención de desplazar del mercado a los capitalistas con costos más altos. De esta forma, 60 toneladas producidas en la mina I y 32,5 toneladas pro-ducidas en la mina II (para un total de 92,5 toneladas), son desplaza-das del mercado y sustituidesplaza-das por las 92,5 toneladesplaza-das producidesplaza-das en la mina IV. Esto quiere decir que la producción en la mina I desaparece y la producción en la mina II disminuye a la mitad. Bajo estas nuevas condiciones de producción en el sector, y presuponiendo una deman-da constante, el proceso de ajuste en el mercado lleva a un nuevo valor de mercado de carbón ($1,85) que es determinado a un nivel inferior al anterior ($2,00), y que permite que el capitalista en la mina IV logre vender su producto. En este caso, podemos observar que en el proce-so de ajuste hacia un nuevo valor de mercado, el capitalista en la peor mina (I) no solamente no forma parte del proceso de determinación del nuevo valor de mercado, sino que es desplazado del mercado por la combinación de la competencia feroz del capitalista en la mina IV y por el hecho de que la demanda por carbón se mantiene constante. En este caso Marx demuestra que Ricardo erra al afirmar que: “… el valor de mercado no puede descender por debajo del valor de este producto (producido en la peor tierra), y entonces resulta siempre determinado por él.”13

Según Marx, argumentar como lo hace Ricardo, que el valor de mercado de carbón continúa siendo determinado por el valor indivi-dual del producto en la peor mina I, es ignorar la competencia brutal característica del capitalismo y el rol decisivo que juega la demanda en la determinación del valor de mercado de las mercancías. Este caso valida la teoría de Smith hasta cierto punto, ya que el valor de mercado es determinado por las mejores condiciones de producción. Pero Smith y Ricardo erran al ignorar el rol determinante que juega la demanda. La flexibilidad de la demanda es el enfoque de los tres casos siguientes

(12)

(C, D, E) en los cuales se presupone que la misma entrada violenta en el mercado de las 92,5 toneladas de carbón producidos en la mina IV se encuentra con diferentes tipos de elasticidad en la demanda de carbón.

CASO C: el rol de la demanda en la determinación del valor de mercado de carbón I

En este caso, la reducción del precio de carbón por parte del capi-talista en la mina IV lleva a un incremento en la demanda lo sufi-cientemente alta para absorber su oferta de 92,5 toneladas de carbón. Marx en este caso presupone que el incremento en la demanda es pro-porcionalmente mayor que la caída en el precio de carbón o lo que en el lenguaje de economía se denomina como un ejemplo de demanda elástica.14 Este aumento en la demanda permite que la cantidad total

de carbón producida, que ahora es de 292,5 toneladas, sea vendida en el mercado y que los productores en las minas I y II sobrevivan a la entrada del nuevo productor en la mina IV. El valor de mercado deter-minado bajo estas circunstancias es $1,85=VM=VT/T=$541/292,5, y es el mismo valor de mercado que en el caso B. La diferencia es que en este caso el valor de mercado es determinado por debajo del valor individual del carbón producido en la peor mina I. Este caso demues-tra que, a diferencia de lo que piensa Ricardo, las peores condiciones de producción no siempre determinan el valor de mercado de las mer-cancías, ya que el valor de mercado puede ser determinado a un nivel inferior al valor individual producido en la peor mina. Marx invierte la dirección de causalidad en la teoría de la renta de Ricardo: el produc-tor en la peor mina ya no solamente no determina el valor de mercado, sino que la determinación del valor de mercado de carbón condiciona si el capitalista en la peor mina sobrevivirá a los cambios en las condi-ciones de producción iniciados por la presión competitiva del capitalis-ta en la mejor mina. El rol de la demanda en la determinación del valor de mercado también juega un papel importante dentro de la dinámica de la competencia capitalista, ya que, como se aprecia en este caso, el aumento de la demanda es lo que permite que el capitalista en la mina I sobreviva. Finalmente, ya que el valor de mercado de carbón es de $1,85 y el productor en la mina I solo puede pagar parte de la renta absoluta, la pregunta que surge en este caso es si este capitalista pue-de – bajo estas circunstancias– continuar produciendo. La respuesta a

14En este caso, la demanda es igual a 5,75 = %QD/%P= [(292,5-200)/200]*100/

(13)

esta pregunta, según Marx, depende de la relación terrateniente/pro-ductor capitalista y esta relación es precisamente en la que se enfoca el siguiente caso D.

CASO D: el rol de la demanda en la determinación del valor de mercado de carbón II

En este caso, Marx asume que el incremento en la producción de carbón de 92,5 toneladas por el productor en la mina IV, es absorbi-do por un aumento en la demanda solamente si el precio del carbón desciende hasta $1,83 por tonelada. Marx investiga qué ocurre en el proceso de determinación del valor de mercado cuando la demanda es menos sensible o elástica al descenso en el precio del carbón compara-da con el caso C.15 La determinación del valor de mercado de carbón en

este caso es similar al caso anterior, ya que las condiciones de produc-ción determinantes son las de la mejor mina (IV) en el contexto de una demanda elástica. Pero, a diferencia del caso C, en el caso D, la deman-da al ser menos elástica, determina un valor de mercado de carbón más bajo ($1,83). Marx analiza el caso D en detalle, ya que es el caso más representativo de la teoría de la renta de Ricardo. Según Ricardo, el valor de mercado de las mercancías en sectores con renta es determina-do y coincide con el precio de producción del producto de la peor mina (en este caso la mina I) y como resultado, el capitalista en esta mina no puede pagar renta. Marx considera que el error que comete Ricardo es considerar que el valor de las mercancías es idéntico a su precio de producción, y esto lleva a la imposibilidad de teorizar la renta absoluta como la diferencia entre el valor del producto y su precio de produc-ción. Además de este error teórico, Marx indica que Ricardo confunde la determinación del valor de mercado de las mercancías con la posibi-lidad de que un determinado tipo de tierra o mina sea explotado:

“Ricardo presupone que el capitalista en la mina I vende su producto en su valor, y que los peores terrenos siempre determinan el valor de merca-do, en tanto que en el caso I D, que considera el caso normal, ocurre todo lo contrario.”16

15En este caso, la elasticidad de la demanda es de 5,11 (%QD/%P=46%/9%=5,11),

menor que la elasticidad de la demanda en el caso C de 5,75.

(14)

El caso D demuestra que una vez que la interacción competitiva entre los productores capitalistas – en el contexto de una demanda social variable– es considerada adecuadamente, la teoría de Ricardo de que el valor de mercado de las mercancías en sectores con renta es siempre determinado por las condiciones de producción con los costos más altos es simplemente incorrecta. Esto era muy importante para Marx, ya que corrobora la falacia de la teoría de valor de Ricardo apli-cada a la producción capitalista en sectores con renta. Esta demostra-ción continua siendo importante en la actualidad, porque desafortu-nadamente la teoría de la renta dominante en la economía marxista contemporánea sigue cometiendo el mismo error que Ricardo.

El caso D también es usado por Marx para demostrar que Adam Smith estaba en lo correcto en su planteo de que las mejores tierras o minas son las que determinan el valor de mercado de las mercancías en situaciones de sobreproducción. Pero Smith comete el error de ignorar la elasticidad de la demanda y presuponer de forma implícita que la demanda permanece constante. Es por esta razón que en el siguien-te caso E Marx considera nuevamensiguien-te el desplazamiento del produc-tor en la mina I, como en el caso B, pero esta vez suponiendo que la demanda es elástica.

CASO E: el rol de la demanda en la determinación del valor de mercado de carbón III

En este caso, Marx presupone que las 92,5 toneladas que se pro-ducen en la mina IV encuentran en el mercado una demanda elástica pero el nivel de elasticidad es menor que en los casos C y D. La elasti-cidad de la demanda en este caso es de 1,23 (menor que la elastielasti-cidad de 5,75 del caso C y que la elasticidad de 5,11 del caso D) y aproxima lo que en el lenguaje contemporáneo de economía se denomina como una demanda con elasticidad unitaria, en la cual el cambio porcen-tual de la demanda es aproximadamente igual al cambio porcenporcen-tual en el precio. El considerar una demanda con una elasticidad más baja implica que el proceso de ajuste del mercado en el caso E, dará como resultado un valor de mercado de carbón que se determinará a un nivel inferior al valor de mercado de carbón determinado en los casos C y D. Como se aprecia en la Tabla 1, el valor de mercado de carbón que se determina en este caso es de $1,75. La demanda, al ser elástica, es capaz de absorber 32,5 toneladas extra, lo que quiere decir que la entrada vio-lenta del productor capitalista en la mina IV desplaza al capitalista en la mina I, que producía 60 toneladas, pero permite al capitalista en la

(15)

mina II continuar produciendo sus 65 toneladas. Este caso es similar al caso B, ya que en ambos el capitalista que produce en la peor mina (I) es desplazado por la competencia violenta del capitalista en la mejor mina (IV). La diferencia es que en el caso E se presupone que el capi-talista en la mina (IV) tendrá que reducir el precio de venta de su car-bón hasta $1,75 (en vez de $1,85 como en el caso B) para poder vender todo el carbón que produjo. Con este caso, Marx concluye su crítica de Smith y Ricardo, demostrando que Ricardo erra al considerar que el capitalista en la peor mina determina el valor de mercado ya que en el caso E el valor de mercado es determinado por el capitalista en la mina (IV), y Smith erra al considerar que el valor de mercado es siempre determinado por la mejores condiciones de producción, ya que en el caso E el valor de mercado de $1,75 es determinado no solamente por la mejores condiciones de producción, sino también por un nivel espe-cífico de elasticidad de la demanda.

La crítica de Marx aplicada a la teoría de la renta de la tradición marxista

En Teoría económica marxista escrito por Ernest Mandel en 1962, y considerado como un texto clásico dentro de la economía marxista, encontramos lo que puede considerarse como una de las primeras pre-sentaciones de lo que es hoy día la interpretación dominante de la teo-ría de la renta de Marx. En el capítulo nueve, titulado “Agricultura”, Mandel escribe:

“Siempre y cuando (presuponiendo el crecimiento de la población y el rezago de la productividad en la agricultura) la demanda por los productos agrícolas exceda la oferta, el precio será determinado por el valor del producto agrí-cola producido bajo las peores condiciones de producción. Si todo el trabajo humano requerido para la producción de comida es socialmente necesario – siempre y cuando todos los productos agrícolas encuentren compradores – entonces los productos agrícolas producidos en las peores condiciones encon-trarán un equivalente a sus valores, y será entonces este valor el que determi-nara el precio promedio del maíz.”17

Como se puede apreciar en este párrafo, Mandel define el valor de mercado de los productos agrícolas tomando como ejemplo un estado

17Mandel Ernest: Marxist Economic Theory, Vol. I, Monthly Review Press, New York,

(16)

específico del mercado (“…siempre y cuando…”) en el cual la deman-da excede la oferta y, como resultado, el precio es determinado por el valor del producto producido en la peor tierra. Mandel define la renta absoluta también como función del valor del producto en la peor tierra, y en las siguientes dieciocho páginas presenta un interesante resumen de la evolución histórica de la renta discutiendo las relaciones de pro-ducción y las relaciones de propiedad en el campo, la concentración y centralización de capital en la agricultura, y la condición de los traba-jadores rurales. El capítulo concluye con una crítica de la teoría de la renta de Ricardo y una discusión sobre cómo ésta se transformó en las manos de los economistas neoclásicos en la teoría de valor de los mar-ginalistas. Al comienzo de esta crítica Mandel define nuevamente la teoría de la renta de Marx de la siguiente forma:

“De acuerdo a la teoría de la renta de Marx, la demanda por los productos agrícolas es lo que en última instancia determina el precio de estos productos. Este precio se basa en el valor de la unidad producida en la parcela de tierra con las peores condiciones de productividad (precio marginal) y cuyos pro-ductos logran ser vendidos.”18

Mandel parece olvidar que ésta es la misma definición que presentó veintidós páginas antes, bajo el supuesto de un estado temporario del mercado en el cual la demanda excede la oferta; pero ahora presenta el mismo estado del mercado como el estado permanente del sector agrí-cola. El considerar que un estado temporario del mercado, como en este caso un estado de exceso de demanda, representa el estado perma-nente del mercado en un sector, es el mismo error que Ricardo cometió y por el cual fue criticado por Marx. De hecho, la premisa fundamen-tal de los cinco casos que Marx presento en TPV y que analizamos previamente, es demostrar que si se presupone un estado de mercado diferente, como por ejemplo un estado de mercado caracterizado por el exceso de la oferta, entonces el valor de mercado de la mercancía deja de ser determinado por las peores tierras y pasa a ser determinado por las mejores tierras. Desafortunadamente, la tradición marxista en vez de identificar este error en la interpretación de la teoría de la renta de Marx, procedió a adoptar la interpretación de Mandel como correc-ta. De hecho, en los trabajos de los autores que siguieron a Mandel se puede apreciar un progresivo énfasis del rol de las peores condiciones de producción y a la vez una tendencia a ignorar el rol de la demanda,

(17)

en la determinación del valor de mercado de mercancías producidas en sectores con renta. En Fine19, por ejemplo, el rol que juega la

deman-da en el análisis de la determinación del valor de mercado de las mer-cancías en sectores con renta ya ni siquiera se tiene en cuenta. Según Fine20,las condiciones de producción, y más específicamente las

téc-nicas de producción, son las determinantes del valor de mercado, y el proceso por el cual estos valores de mercado son determinados es dife-rente al proceso que sugiere Marx. Por un lado, Fine considera que el valor de mercado de las mercancías es determinado por la interacción competitiva entre capitalistas, que lleva a una técnica específica a ser la reguladora del valor de mercado, en un contexto en el cual la demanda no ejerce ningún rol determinante. Por otro lado, Fine argumenta que el proceso de determinación del valor de mercado en sectores indus-triales es diferente al proceso que tiene lugar en sectores con renta. En sectores con renta

“…el valor de mercado no es creado como resultado del promedio o valores normales, sino como resultado del peor método de producción. Esto no es debido a que el peor método de producción sea el predominante, sino debido a la intervención de la propiedad privada que modifica la formación social del valor en agricultura”.21

Como vimos en los casos de la Tabla 1, para Marx la determinación del valor de mercado de las mercancías es producto de la competencia intra-sectorial capitalista sujeta a la elasticidad de la demanda de las mismas. Desde esta perspectiva, la intervención de la propiedad pri-vada no produce la renta diferencial, sino que simplemente permite que los terratenientes se apropien de las ganancias extra en forma de renta. Marx en ninguna parte en TPS o en El Capital menciona que la determinación del valor de mercado de las mercancías es diferente en sectores con renta comparado con sectores industriales. Pero, una vez más, la tradición marxista continuó aceptando la interpretación de Fine como correcta. Para entender mejor por qué esta interpreta-ción errónea continuó siendo aceptada es instructivo analizar la con-tribución de Itoh.22 Según Itoh, Marx al presentar la teoría de valor de

19Fine, Ben: “On Marx’s Theory of Agricultural Rent.”, Economy and Society, Vol. 8,

nº 3, agosto 1979.

20Fine, op. cit., p. 244.

21Fine, op. cit., p. 250 (mi traducción).

(18)

mercado en el capítulo diez del tercer tomo de El Capital, comete el error de proponer dos teorías contradictorias: una teoría según la cual el valor de mercado es determinado por las condiciones de producción, y otra teoría según la cual el valor de mercado es determinado por la oferta y la demanda. Itoh sugiere que para resolver esta contradicción en la teoría de valor de mercado de Marx es necesario adoptar una nueva interpretación en la cual el valor de mercado de las mercancías es determinado por las condiciones de producción que se ajustan a las fluctuaciones de demanda. Pero en el caso de sectores con renta, y de acuerdo con Fine, Itoh aclara que “…en el caso de acceso restringido a condiciones naturales de producción en la tierra, las peores condiciones naturales – las cuales son necesarias para satisfacer la demanda social – se transforman en las reguladora del valor de mercado”.23 Esta

interpre-tación, en la cual el valor de mercado de las mercancías es determinado por diferentes procesos en sectores industriales a diferencia de sectores con renta y en la cual la demanda juega un rol limitado, es hoy día la interpretación dominante dentro de la economía marxista. Shaikh24 es

quizás el mejor ejemplo de esta ortodoxia:

“…debemos aclarar que mientras el cambio en las condiciones reguladoras de un extremo a otro es causado (en sectores sin renta) por ‘extraordinarias’ combinaciones de la oferta y la demanda, éste no es necesariamente el caso cuando consideramos cambio técnico (en donde las condiciones reguladoras son las mejores y generalmente accesible métodos de producción) o produc-ción en agricultura y minería (en donde las condiciones reguladoras son casi siempre las condiciones marginales, o las peores tierras en uso).”25

Basados en esta interpretación de la teoría de valor de mercado de Marx, Massarrat26 y Bina27 han contribuido a la creación de modelos

marxistas del mercado de petróleo. Massarrat argumenta que para comprender cómo el precio del petróleo es determinado debemos

Review Press, New York y Londres, 1980.

23Itoh, Makoto: op. cit., p. 89 (mi traducción).

24Shaikh, Anwar: “Market value and market price”, en The New Palgrave: Marxian

Economics, editado por John Eatwell, Murray Milgate y Peter Newman, W.W. Norton

and Company, New York – London, 1990.

25Shaikh, op. cit., p. 256 (mi traducción).

26Massarrat, Mohseen: “The energy crisis: the struggle for there distribution of

sur-plus profit from oil.”, en Petter Nore y Terisa Turner, editores, Oil and Class Struggle, London, Zed Press, 1980.

(19)

primero reconocer que el precio del petróleo es determinado en el contexto del sector de energía. Ya que el sector de energía es un sector con renta, el precio de la energía, al igual que el precio del petróleo, es determinado por las condiciones de producción con los costos más altos, y estas condiciones, según Massarrat, corresponden a las minas de carbón en Europa. Bina discrepa con esta teoría y argumenta que debido a que la producción de petróleo ocupa la proporción más grande dentro del sector de energía, o al ser ésta la condición de producción de energía predominante, es el precio de petróleo y no el precio de carbón el que determina el precio de energía. El precio del petróleo es, a su vez, determinado por las condiciones de producción con los costos más altos y, según Bina, esto quiere decir que son los pozos de petróleos en los Estados Unidos los que determinan el precio del petróleo en el mercado mundial. En un artículo reciente, Bina reitera esta postura teórica:

“El precio de producción individual de los pozos de petróleo de Estados Unidos ha sido el más elevado y como resultado ha determinado el precio de producción regulador del petróleo de Estados Unidos. Esta es la razón por la cual el precio de producción del petróleo producido en Estados Unidos es el regulador del precio de producción y del precio de mercado de petróleo en el mundo entero”28.

Como se puede apreciar en los trabajos de estos autores, la inter-pretación dominante dentro de la economía marxista comete los mis-mos errores que Marx identificó en Smith y Ricardo al considerar que el valor de mercado de una mercancía es determinado solamen-te en términos de producción y que representa la cantidad de trabajo socialmente necesaria para producirla, sin considerar la cantidad de la mercancía necesaria para satisfacer la demanda social. Para justifi-car esta interpretación estos autores se ven obligados a argumentar que los valores individuales producidos por productores capitalistas son transformados en valores de mercado común solamente en los sectores industriales sin renta, mientras que en los sectores con renta los valores individuales no son sometidos a esta transformación, ya que las mer-cancías son vendidas al valor de mercado que corresponde al valor indi-vidual del productor capitalista que produce en la tierra o mina con los costos más altos de producción. Como vimos en el análisis de los cinco

28Bina, Cyrus: Oil: A Time Machine, Linus Publications Inc., EE.UU., 2011, p. 209,

(20)

casos en la Tabla 1, Marx propone lo contrario: el valor de mercado de las mercancías es determinado por la interacción entre las condiciones de producción y las condiciones de la demanda y este proceso tiene lugar en todos los sectores sin importar si un sector tiene o no renta.

Conclusión

Los casos presentados por Marx en TPS y analizados en detalle en este artículo constituyen un novedoso, y desgraciadamente ignorado, análisis de la determinación del valor de mercado de mercancías pro-ducidas en sectores con renta como resultado de la dinámica competi-tiva entre productores capitalistas, en un contexto de demanda incierta y/o inestable. Comprender estos casos que Marx presenta como parte de su crítica a Ricardo y Smith tiene no solamente un gran valor desde el punto de vista de la historia del pensamiento económico, sino tam-bién un gran valor teórico en el contexto del pensamiento económico marxista actual. Como se demuestra en la segunda parte de este artí-culo, la teoría del valor de mercado y la teoría de la renta dominan-te dentro de la economía marxista, al ser sujetas a la crítica de Marx, revelan la presencia de los mismos errores teóricos que Marx identificó en Smith y Ricardo. El origen teórico del obsesivo énfasis de los econo-mistas marxistas modernos en la identificación de las peores condicio-nes de producción como las más importantes determinantes del valor de mercado de las mercancías producidas en sectores con renta, puede ser finalmente demostrado como un error que Marx ya había identifi-cado en las teorías de la renta de Smith y Ricardo. Gracias a Marx, hoy podemos decir que este error teórico es, a su vez, el resultado de una falta de comprensión adecuada del concepto de formación del valor de mercado de las mercancías en contraste con la formación de sus precios de producción en todos los sectores de una economía capitalista, sin importar la presencia o no de terratenientes.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...