Dos temas cortesianos

Texto completo

(1)

DOS TEMAS CORTESI ANOS

Ernesto de la T O R R E V I L L A R

P R E S E N T O E N ESTOS ENSAYOS dos temas que me s u g i r i ó el estudio de

la actividad cortesiana, en o c a s i ó n del V centenario del nacimien-to del conquistador. C u b r e n aspecnacimien-tos m u y diferentes y fueron re-dactados bajo el m i s m o á n i m o espiritual.

H E R N Á N C O R T É S Y E L M A R

C o m o e x t r e m e ñ o no t e n í a t r a d i c i ó n m a r i n e r a . Su tierra, agria y difícil, de espaldas al m a r , empujaba a sus hombres hacia el cora-z ó n de E s p a ñ a , hacia Castilla, donde estaba el poder. Sólo m á s tarde, en los a ñ o s de las exploraciones, m a r c h ó en d i r e c c i ó n de A n d a l u c í a hacia los puertos de los cuales se p o d í a i r a t r a v é s del o c é a -no a las nuevas tierras.

H a s t a los 14 a ñ o s , é p o c a de recia f o r m a c i ó n , anduvo por M e -d e l l í n , T r u j i l l o , C á c e r e s y Gua-dalupe. A l salir -de la a-dolescencia fue a Salamanca, en cuyos colegios inició estudios de l a t i n i d a d y j u r i s p r u d e n c i a , que a pesar de su corta d u r a c i ó n le dejaron bien grabadas las formas de discurso: claridad y c o n c i s i ó n , y la lógica j u r í d i c a . E l haber trabajado con u n escribano a f i r m ó el estilo del

conocedor del derecho.

E n Salamanca, en la meseta castellana, le a l c a n z ó la j u v e n t u d y se le despertaron inquietudes de toda clase que le e m p u j a r o n a a v e n t u r a r y vagar p o r otras tierras, hasta las de V a l e n c i a , don-de e s c u c h ó narraciones don-de viajeros y marinos que don-desasosegaban mentes inquietas y briosos cuerpos que buscaban desahogar sus fuer-zas, t a n t o físicas como espirituales. Si b i e n vuelve a M e d e l l í n , lo hace t a n sólo p a r a despedirse de l a familia y a f i r m a r su d e c i s i ó n de e m p r e n d e r los caminos del m a r .

(2)

San L u c a r de Barrameda le v i o p a r t i r en 1504, a los 19 a ñ o s pues h a b í a nacido en 1485, embarcado en una nave de Alonso Q u i n -tero que p a r t í a r u m b o a la E s p a ñ o l a . L a isla estaba gobernada por N i c o l á s de O v a n d o , que en las largas y enrevesadas g e n e a l o g í a s aparece como pariente de C o r t é s , y a cuyas ó r d e n e s va a servir. Ignoramos la experiencia de su t r a v e s í a larga y difícil. J u v e n t u d y entusiasmo s u p l í a n o menguaban las penalidades del viaje. C r u -zó el m a r en diversas ocasiones y d e b i ó hacerlo con entereza. Sólo una vez, al final de su desastroza e x p e d i c i ó n a las H i b u e r a s , agota-do y decepcionaagota-do, e s c r i b i r á que tuvo que descansar varios d í a s en t i e r r a por t e m o r al mar, por sentirse inseguro, enfermo y ame-drentarle en ese m o m e n t o la n a v e g a c i ó n .

E n la E s p a ñ o l a , donde a ú n se c o m b a t í a contra tainos, arua-cos y caribes, unos b á r b a r o s , otros m á s civilizados, tiene que en-rolarse en las milicias que luchan contra los naturales de A m i h a y a h u a y G u a c a y a r i m ó n , lo que le permite convertirse en en-comendero y escribano del ayuntamiento de la v i l l a de A z ú a . V i v e seis a ñ o s t r a n q u i l o en ese pueblo r e c i é n fundado, al que de conti-nuo llegan nuevos colonos con los que establece amistad. Conoce a Diego V e l á z q u e z , vecino acomodado, hombre de empresa a m b i -cioso y conocedor de los resortes poco honestos que mueven a los altos funcionarios encargados de los negocios de Indias. E n su hueste figura cuando a q u é l emprende la conquista de C u b a y en p r e m i o obtiene la encomienda de M a n i c a r a o . E l paso de la E s p a ñ o l a a la F e r n a n d i n a le obliga a navegar y t a m b i é n cuando marcha hacia el oriente cubano, a Santiago de Baracoa donde se avecina. Los amores con C a t a l i n a J u á r e z le relacionan con V e l á z q u e z con quien hace las paces y del que recibe la A l c a l d í a de Santiago. Y a a u t o r i -d a -d , sigue -de cerca el proceso -de c o l o n i z a c i ó n antillana, el - despo-b l a m i e n t o de las islas, la llegada de p o despo-b l a c i ó n negra que sustituye al i n d í g e n a , el desarrollo de la g a n a d e r í a y de la a g r i c u l t u r a . Las protestas de. los frailes dominicos por el m a l trato a los indios. E l m a r j u n t o a él le incita. V e los navios cruzar el C a r i b e en varias direcciones y sabe que tocan por el norte de F l o r i d a y hacia el sur-poniente el istmo p a n a m e ñ o .

Su protector, V e l á z q u e z , se enriquece con el tráfico de indios y las expediciones de rescate, y con m á s visión y recursos arma en 1517, p r i m e r o la e x p e d i c i ó n de H e r n á n d e z de C ó r d o v a y luego la de J u a n de G r i j a l v a . U n m u n d o de artesanos e s p a ñ o l e s dispuestos a cambiar el cincel, la sierra, el cepillo, el escoplo que p r o d u c í a n poco, por u n a v i d a de aventuras que p o d í a enriquecer r á p i d a m e n -te, se vuelca en las islas, y como tienen que ganarse la v i d a

(3)

traba-T E S traba-T I M O N I O S 3 0 3

j a n en la construcción de las casas de los afortunados, en los astilleros donde m u l t i t u d de navios de diverso t a m a ñ o t r a t a n de satisfacer las necesidades de c o m u n i c a c i ó n entre las islas y m á s allá. M a -rinos, grumetes, pilotos, gente de m a r , h á b i l en el manejo de bergantines, recorren y a m p l í a n el i t i n e r a r i o de C o l ó n ; se atreven por los canales de las Bahamas, tocan los cayos, descubren las co-rrientes y se familiarizan en la n a v e g a c i ó n insular.

Los colonos antillanos comienzan a aculturarse. A falta de trigo para amasar el p a n que acostumbran, comen el pan cazabe y su a l i m e n t o se enriquece con t u b é r c u l o s de toda especie, con el ají y el m a í z . F u m a n tabaco y c r í a n con é x i t o piaras inmensas de cerdos cuya carne salan. Pan cazabe y tocinos representan buen negocio para los granjeros, pues con ellos aprovisionan los barcos que van hacia las nuevas tierras.

Los r e c i é n llegados a las islas son de diversa e x t r a c c i ó n social. Los hay de l i m p i o linaje emparentados con la nobleza de Castilla como Alonso H e r n á n d e z Puertocarrero pero sin dinero; muchos otros son de h u m i l d e origen, a u n cuando todos se d e c í a n hijosdal-gos. A menudo era toda la f a m i l i a la que v e n í a a buscar fortuna, c o m o los A l v a r a d o . L a m a y o r í a eran hombres de tierra, no de ext r a c c i ó n m a r i n e r a . Genexte de l i ext o r a l , m a r i n o s , piloextos los hay ext a m -b i é n como Camacho, t r i a n e r o , como A n t ó n de A l a m i n o s de Palos, J u a n A l v a r e z el M a n q u i l l o , de H u e l v a , u n Sopuerta de M o g u e r y numerosos grumetes acostumbrados al riesgoso trabajo de la na-v e g a c i ó n . M a r i n o s fogueados en largas y duras trana-vesías cuya mente ya no a d m i t í a las consejas de los monstruos m a r i n o s , de los seres f a n t á s t i c o s de u l t r a m a r , sino que confirmaba sus conocimientos so-bre los viajes t r a s a t l á n t i c o s y a b r í a para ellos y para todo el m u n d o nuevos conceptos basados en confirmaciones de c a r á c t e r científico y en la diaria experiencia. Estos hombres s a b í a n que iban a llegar a nuevas tierras, con hombres iguales a ellos pero de diferente cul-t u r a , y con u n a nacul-turaleza diversa de la europea a la que se i b a n acostumbrando poco a poco.

A su lado, aventureros, soldados, campesinos, clérigos de v i d a no m u y regular y regulares no m u y ordenados, i b a n de pueblo en pueblo, muchos insatisfechos de la pobre encomienda que les ha-b í a tocado, otros mas descontentos porque no h a ha-b í a n conseguido indios de r e p a r t i m i e n t o , n i minas que explotar. Todos q u e r í a n se-g u i r adelante. Las islas representaban u n t r a m p o l í n hacia u n des-t i n o mejor. Las nodes-ticias que a d i a r i o llegaban de nuevas des-tierras les i n c i t a b a n a t o m a r parte en las expediciones que se armaban. Los capitanes afortunados como V e l á z q u e z arriesgaban su fortuna en

(4)

nuevas empresas. Era gente de a c c i ó n , agresiva como hoy tan fea-mente se dice, pero resuelta, decidida, independiente.

A s í v i v í a H e r n á n C o r t é s , con los pies firmemente asentados en t i e r r a como siempre los t u v o , y la mente y el c o r a z ó n m á s allá del o c é a n o , de las aguas verdiazules y transparentes del Caribe, cuyo contorno a ú n no se precisaba totalmente. E n las A n t i l l a s , los colo-nos a c o s t u m b r á r o n s e a los ciclones, que eran los ú n i c o s f e n ó m e n o s que les anunciaban el cambio de estaciones. Los marinos supieron de los nortes que se levantaban y que h a c í a n peligrosa la n a v e g a c i ó n . El a ñ o de 1517 trajo para C o r t é s u n buen anuncio. Supo de las armadas de Francisco H e r n á n d e z de C ó r d o v a , de sus hallazgos de nuevas tierras y de su desastroso enfrentamiento con los indios, de cuyas heridas m u r i ó . Buena i n f o r m a c i ó n d e b i ó recibir de los so-brevivientes que le hizo percatarse de que en lo recien descubierto, los naturales, cuyo n ú m e r o era abundante, ofrecían resistencia pe-ro t a m b i é n t e n í a n abundantes objetos de ope-ro. L a expedición de J u a n de G r i j a l v a , hecha con mayores elementos y mejor fortuna incend i ó su entusiasmo, su e s p í r i t u fogoso y razonaincendor. N o fue incendon H e r -nando h o m b r e irreflexivo, sino excesivamente prudente, cauto, calculador, que tomaba decisiones u n a vez que su ágil mente le mos-t r a b a el camino mejor a seguir. Los buenos resulmos-tados de la explo-r a c i ó n de G explo-r i j a l v a , el explo-relato de su viaje confiexplo-rmado poexplo-r todos sus c o m p a ñ e r o s de j o r n a d a , entre otros por el m a g n í f i c o narrador que fue B e r n a l D í a z del Castillo, q u i e n h a b í a navegado t a m b i é n con H e r n á n d e z de C ó r d o v a , i n q u i e t ó el á n i m o de C o r t é s y de muchos otros hijosdalgos que esperaban el soplo de la fortuna, y no que-r í a n dejaque-rla escapaque-r.1

Engolosinado V e l á z q u e z con los resultados de la e x p l o r a c i ó n de Grijalva y seguro de que si c o n d u c í a u n a mejoT y mayor, p o d í a rendirle p i n g ü e s frutos, d e c i d i ó a r m a r u n a tercera con navios m á s n u -merosos, a m p l i a y bien pertrechada hueste para defenderse de las agresiones de los indios, a m p l i a r la e x p l o r a c i ó n de la tierra y obte-ner por rescate y b o t í n buenas utilidades. A m á s del oro, la posibi-l i d a d de apresar indios y posibi-lposibi-levarposibi-los como escposibi-lavos representaba posibi-la finalidad ú l t i m a . N o estaba en el á n i m o de V e l á z q u e z poblar, crear centros de p o b l a c i ó n aportando elementos civilizadores, sino obte-ner con facilidad ganancias suficientes.

Si el mediano é x i t o de la e x p e d i c i ó n de G r i j a l v a d e c i d i ó a V e -l á z q u e z a rea-lizar u n a tercera, esa d e c i s i ó n fue -la que a p r o v e c h ó b r i l l a n t e m e n t e C o r t é s para afianzar a la veleidosa fortuna, para no

(5)

T E S T I M O N I O S 3 0 5

dejarla escapar, para alcanzar no sólo aquello que p r i m e r o d e s e ó , oro, sino lo que a d e m á s o b t u v o , fama y poder.

L a r e l a c i ó n que t e n í a con V e l á z q u e z , su g r a n amistad y la ex-t r a o r d i n a r i a h a b i l i d a d para manejar amigos que le h a b í a ganado crecido prestigio en Santiago y en otras poblaciones de la isla, i n c l i n ó la balanza de su lado. Bernal D í a z , q u i e n c o n o c i ó el i n t r i l i n -g ü i s de los hechos, i n d i c a que dos privados de V e l á z q u e z , A n d r é s de D u e r o , su secretario, y A m a d o r de Lares, contador de Su M a -jestad, fueron los personajes que determinaron m u y interesadamen-te la e l e c c i ó n de C o r t é s por sobre otros hidalgos como Vasco Porcallo, al que por atrevido se le e l i m i n ó , a s í como a otros, entre ellos a varios parientes de V e l á z q u e z y al m i s m o G r i j a l v a .2

D i r i g i d a la elección hacia C o r t é s , éste, astutamente a c t u ó ase-g u r á n d o s e el favor del ase-gobernador y el apoyo de numerosos hidal-gos, de tal suerte que el 23 de octubre de 1518 V e l á z q u e z c e l e b r ó u n arreglo con C o r t é s , el cual p a s ó ante el escribano Alonso de Es-calante, confiándole la empresa. Terminados los preparativos y ante la p o s i b i l i d a d de que V e l á z q u e z mudase de o p i n i ó n , dadas las pro-testas de partes interesadas que se levantaron, la e x p e d i c i ó n com-puesta de 11 naves z a r p ó de Santiago el 18 de n o v i e m b r e , haciendo escalas en T r i n i d a d y L a H a b a n a para proveerse de pertrechos y hombres. E l 18 de febrero de 1519 dejó la isla de C u b a H e r n á n C o r t é s como jefe de u n a gran empresa descubridora. C o n él i b a n 508 soldados, 100 marinos: maestros, pilotos y marineros; 32 ba-llesteros, 13 escopeteros; 16 caballos y yeguas, cuyo n o m b r e y cali-dad recordaba perfectamente Bernal D í a z ; toros de bronce, cuatro falconetes, m u c h a p ó l v o r a y balas.3 Entre los pilotos de la

expe-dición estaba Camacho, que iba en el primer navio que C o r t é s man-d ó , el cual llevaba como c a p i t á n a Peman-dro man-de A l v a r a man-d o . E n los 10 navios restantes sabemos que iban como piloto m a y o r A n t ó n de A l a m i n o s de larga experiencia, auxiliado por otros pilotos, entre ellos J u a n A l v a r e z el M a n q u i l l o , Diego C e r m e ñ o , Gonzalo de U n -g r í a , Sopuerta de M o -g u e r y otros cuyo n o m b r e se ha perdido. Cor-tés i b a en la nave capitana al mando de toda la hueste, él d e t e r m i n a b a los m o v i m i e n t o s y acciones de la armada, mas eran los pilotos los que llevaban los diarios de n a v e g a c i ó n , los encargados de registrar distancias, posiciones, alturas, profundidades, d i -r e c c i ó n de los vientos y co-r-rientes. Desconoce-rnos sus lib-ros, que debieron haberse perdido en medio de los azares de la e x p e d i c i ó n .

2 DÍAZ DEL CASTILLO, 1982, p. 36. 3 DÍAZ DEL CASTILLO, 1982, p. 48.

(6)

Cortes apenas si nos deja una que otra d e s c r i p c i ó n de los sitios to-cados, pero no u n diario m a r i n o como los de C o l o n o r v í a g a l l a n e s . L a i m p r e s i ó n del recorrido m a r í t i m o de C u b a a V e r a c r u z que Cortés plasma en sus cartas, es demasiado escueta, casi n u l a . rVlás i m -portante para ese efecto es la que escribió el padre J u a n D í a z , quien vino con G r i j a l v a , la cual es conocida como ItineTario de JUÜTI de Gri-jülva,. Bernal D í a z , al inicio de su VeTdadeTü hisioxia y como

partici-pante de las tres expediciones a rvíéxico, proporciona mayores datos, m á s cuidadosos y amplios. C o r t é s i n t e r e s ó s e por la s i t u a c i ó n política, por el contacto con los naturales, por hacer resaltar las m e d i -das toma-das en r e l a c i ó n con la conducta de los indios y la de sus c o m p a ñ e r o s de e x p e d i c i ó n , pero no por describir paso a paso el de-rrotero realizado para dejar u n verdadero diario de n a v e g a c i ó n , "corno el buen piloto que lleva la sonda", como diría Bernal, quien agregaba, " n o s a b í a del arte de marear n i de sus grados y a l t u r a s ' ' .

Asi es la r e l a c i ó n de Cortes en la cual solo de vez en vez encon-tramos referencias directas, breves, mas dirigidas a la e x p l i c a c i ó n de su conducta o la de sus companeros que a la a c c i ó n n á u t i c a . T a n t o en sus cartas como en los comentarios de D í a z del Castillo, advertimos que como c a p i t á n , Cortes dispone el manejo de la flota y sus componentes con seguridad y firmeza, sin titubeos; mantie-ne el orden y la disciplina y castiga a quien v u l n e r a las normas que ha trazado. A l piloto Camacho lo reprende y pone grillos por no haber aguardado al salir de C u b a al resto de la armada y a Pedro de A l v a r a d o amonesta con severidad por apoderarse de unas galli-nas de los indios en C o z u m e l . Le llevaba el c a p i t á n b i e n clara la conducta que d e b í a seguir con los naturales: no ofenderlos, respe-tarles sus propiedades, no vulnerarles su libertad, requerirlos de paz en varias ocasiones y sólo en caso de a g r e s i ó n defenderse; cas-tigar a los m á s rebeldes si no era posible conquistarlos de buen gra-do. A sus capitanes impone dura disciplina. Si al principio no estuvo seguro de la lealtad de muchos y t u v o que resistir con firmeza los deseos de r e b e l d í a de algunos con promesas y halagos, m á s tarde, una vez t o m a d o el acuerdo de penetrar en la tierra, conquistarla y poblarla, tiene que mostrarse severo, i m p e d i r que su hueste de-sercione, p a r a lo cual embarranca la flota y castiga a los reacios y alborotadores, incluso con la pena de muerte, que impone a va-rios, y con crueles procedimientos como el hacer cortar los pies a uno de los pilotos, a Gonzalo de U n g r í a , y condenar a pena de azotes a varios marineros.^

(7)

T E S T I M O N I O S 3 0 7

L a resistencia de los marinos para i r t i e r r a adentro, combatir con innumerables indios y aventurarse en u n t e r r i t o r i o totalmente desconocido, era explicable. Su medio era el m a r y en él s e n t í a n s e seguros. S a b í a n luchar contra los indios del l i t o r a l si los atacaban, pero no eran hombres de guerra dispuestos a arrostrar en tierra rudos combates. C o r t é s t u v o que imponerse para convertir a los h o m b r e s de m a r que llevaba en soldados.

Su mente va puesta en el descubrimiento, en la conquista de las tierras que encuentra. Esa s e r á siempre la idea que guíe a don H e r -nando. Estima que una flota es indispensable para movilizar la hues-te, para llevarla a u n sitio determinado que se pretende descubrir, d o m i n a r y poblar, para asediar al enemigo; pero que lo esencial en u n a empresa como la que i n i c i a b a era ejercitar una sabia política que disminuyera el riesgo de enfrentamiento con poblaciones n u -merosas, a t r a y é n d o l a s por la p e r s u a s i ó n , por las alianzas, por u n h á b i l manejo de su m e n t a l i d a d , de su circunstancia política y so-c i o e so-c o n ó m i so-c a ; y en segundo t é r m i n o realizando una aso-cso-ción gue-r gue-r e gue-r a decidida, o p o gue-r t u n a , eficaz, pague-ra pgue-resegue-rvague-r en medio de m u l t i t u d de naciones a u n corto n ú m e r o de soldados, que si bien desde el p u n t o de vista de la t á c t i c a m i l i t a r eran superiores, su n ú -m e r o ' era t a n reducido que h a b í a que apoyar la a c c i ó n -m i l i t a r en la a c c i ó n política. Las empresas m a r í t i m a s que realiza una vez des-t r u i d o el poder mexica, sus afanes de e x p l o r a c i ó n por la M a r del Sur, el establecimiento de artilleros en diversos sitios, la construc-c i ó n de naves que i r á n hasta C a l i f o r n i a , todo ello va enconstruc-caminado a esa finalidad. N o es C o r t é s u n navegante a la manera de M a g a -llanes, de Elcano, de Vespucio, sino u n gran conquistador, u n ca-p i t á n que utiliza la armada naval ca-para efectuar emca-presas extraordinarias, que estima que el m a r es u n a v í a por la que puede llegar al destino que se h a fijado, u n camino difícil pero seguro pa-r a penetpa-rapa-r en tiepa-rpa-ras nunca vistas n i tocadas antepa-riopa-rmente y SL las que desea a r r i b a r para d o m i n a r l a s , sujetarlas a su i n v i c t í s i m o emperador, gozar de sus riquezas y trasmitirles los elementos c i v i -lizadores que le m o t i v a n , los de la c u l t u r a occidental, los de su fe que fue siempre en él sostén y constante i m p u l s o .

E l agua, el m a r , representaron para C o r t é s siempre u n camino, n u n c a u n o b s t á c u l o . A u n cuando ese elemento era m u y poderoso y destrozara hombres y flotas, p o d í a ser dominado por la experiencia n a v a l , por el manejo de la t é c n i c a n á u t i c a ejercitada inteligente y poderosamente. E n algunos p á r r a f o s de sus cartas menciona los nor-tes, el m a l tiempo que i m p e d í a que la t r i p u l a c i ó n embarcara, zar-p a r a n los navios y navegaran, como o c u r r i ó en C o z u m e l ,

(8)

i m p e d i m e n t o que fue de consecuencias positivas pues p e r m i t i ó en-c o n t r a r a G e r ó n i m o de A g u i l a r , q u i e n tanto s e r v i r í a en la expedi-c i ó n , M á s eloexpedi-cuente ante esos o b s t á expedi-c u l o s es la n a r r a expedi-c i ó n que nos deja en t o r n o al cruce de los caudalosos r í o s que hizo en su expedi-c i ó n a las H i b u e r a s . D e s p u é s de referirnos uno y m i l sufrimientos que e x p e r i m e n t ó su hueste para atravesar inmensos pantanos, cié-negas p e l i g r o s í s i m a s , manglares asfixiantes, en los que m o r í a n es-clavos negros e indios y donde los animales se h u n d í a n en el cieno o eran arrastrados por las turbulentas aguas, nos cuenta c ó m o t u -v i e r o n que construir para llegar a la p r o -v i n c i a de A c a l a n u n puen-te " q u e a todos p a r e c i ó cosa imposible de acabar y pasaron por ella todos los caballos y gente y t a r d a r á m á s de diez a ñ o s que no se deshaga si a mano no la deshacen: y esto ha de ser con quemarla y de o t r a manera sería dificultoso de deshacer, porque lleva m á s de m i l vigas, que la menor es casi t a n gorda como u n cuerpo de h o m b r e y de nueve y diez brazas de l a r g u r a , sin otra madera me-n u d a que me-no tieme-ne c u e me-n t a " y agrega respecto a su factura: " y cer-tifico a vuestra majestad que no creo h a b r á nadie que sepa decir en m a n e r a que se pueda entender la o r d e n que estos [naturales] d i e r o n de hacer este puente, sino que es la cosa mas e x t r a ñ a que n u n c a se ha v i s t o " .5

Fue el m a r para C o r t é s medio y v e h í c u l o , no m u r a l l a infran-queable y por él realizó sus empresas. E s t i m ó el valor de la flota como f o r m a de transporte, pero t a m b i é n como fuerza de combate. A s í lo e n t e n d i ó y cuando quiso d o m e ñ a r a u n r i v a l poderoso que se consideraba inexpugnable en su islote, resolvió atacarlo por el agua. Por ello al iniciar el asedio de T e n o c h t i t l a n d e c i d i ó sitiarla y c o m b a t i r l a y con ese fin o r d e n ó la c o n s t r u c c i ó n de los bergantines que trajeron de las tierras a l e d a ñ a s a T l a x c a l a , y uno de los cuales s o r p r e n d i ó a C u a u h t é m o c h a c i é n d o l o prisionero. L a utilidad de una fuerza naval para d o m i n a r la c i u d a d de M é x i c o la e n c a r e c e r í a en su " C u a r t a C a r t a de R e l a c i ó n " en la cual s e ñ a l a al monarca la i m p o r t a n c i a que el d o m i n i o del agua t e n d r í a para garantizar la su-j e c i ó n de la ciudad, y así escribe subrayando el valor e s t r a t é g i c o y de i n g e n i e r í a m i l i t a r de las obras construidas para ese f i n .

Puse luego por obra —dice— de hacer en ella una fuerza en el agua, a una parte de esta ciudad en que pudiese tener los bergantines seguros y desde ella ofender a toda la ciudad si en algo se pudiese, y estuviese en m i mano la salida y entrada cada vez que yo quisiese, e hizose. Está hecha tal, que aunque yo he visto algunas casas de atarazanas y

(9)

T E S T I M O N I O S

zas, no la he visto que la iguale; y muchos que han visto mas afirman lo que yo; y la manera que tiene esta casa es que a la parte de la laguna tiene dos torres muy fuertes con sus troneras en las partes necesarias; y la una de estas torres sale fuera del lienzo hacia la una parte con tro-neras, que barre todo él un lienzo, y la otra a la otra parte de la misma manera; y destas dos torres, va un cuerpo de casa tres naves donde es-tán los bergantines, y tienen la puerta para salir y entrar entre estas dos torres hacia el agua; y todo este cuerpo tiene así mismo sus trone-ras, y al cabo deste dicho cuerpo, hacia la ciudad, está otra muy gran torre, y de muchos aposentos bajos y altos, con sus defensas y ofensas para la ciudad; y porque la enviaré figurada a vuestra Sacra Majestad como mejor entienda, no diré mas particulares della, sino que es tal que con tenerla, es en nuestra mano la paz y la guerra cuando la qui-siéremos, teniendo en ella los navios y artillería que ahora hay...6

E l m a r como m e d i o de d o m i n a r la tierra, " t i e r r a adentro m u y l l a n a y de m u y hermosas vegas y riberas, tales y t a n hermosas que en toda E s p a ñ a no pueden ser mejores, a n s í de apacibles a la vista, como de fructíferas de cosas que en ellas s i e m b r a . . . "7

Prudente-mente organizaba las exploraciones, r e c o r r í a el l i t o r a l , recababa i n f o r m a c i ó n , ordenaba se levantaran planos de la costa. C u a n d o i n i c i a su viaje a las H i b u e r a s en la V i l l a del E s p í r i t u Santo, en Coatzacoalcos, r e ú n e a los indios, les solicita i n f o r m a c i ó n y hace levantar u n plano que s e g ú n él mostraba el l i t o r a l de Y u c a t á n has-ta P a n a m á , que le permite c o n f i r m a r su d e c i s i ó n de i r al Sur por t i e r r a en busca de C r i s t ó b a l de O l i d . C u a n d o inicia sus exploracio-nes en el Pacífico, ordena a uno de sus capitaexploracio-nes y pilotos bajen desde C o l i m a hacia el sur una distancia de 200 leguas, explorando los puertos que p o d í a n ser aprovechados y tratando de hallar u n caudaloso r í o en el sur, para saber su anchura y grandeza. Posible-mente dadas las distancias anotadas se trataba del r í o Guayas en el Ecuador.

Sabedor que el o c é a n o era camino para llegar a nuevas tierras, hace v i g i l a r l o . E n 1526 tiene noticias de que en el M a r del Sur h a n aparecido algunas naves y ordena se informe detenidamente de ellas, habiendo sabido eran parte de la armada de Loaisa que iba a las M o l u c a s y a las cuales ofrece ayuda en caso de necesitarla. Las is-las de la E s p e c i e r í a , is-las tierras del poniente le tentaron y para ello realiza preparativos para m a r c h a r a su descubrimiento y conquis-ta. M á s a ú n solicita capitular con el emperador para efectuar esos descubrimientos. N a d a lo detiene, su arrojo es tal que el

anchuro-6 CORTÉS, 1 9 5 2 , pp. 2 8 6 , 2 8 7 .

(10)

so m u n d o que ha conquistado le parece estrecho y desea lanzarse a nuevas conquistas. E l ansiaba descubrir y sujetar nuevos pue-blos como los misioneros, quienes al poco llegar desearon t a m b i é n p a r t i r al poniente, el oriente europeo, en busca de almas que sal-var, i C u r i o s a coincidencia de unos anhelos que siendo diferentes encontraban una convergencia!

E n esos intentos, C o r t é s a n s i ó descubrir el camino m á s corto que ligara el A t l á n t i c o con el Pacífico y p e n s ó que costeando el l i -t o r a l A -t l á n -t i c o has-ta los bacalaos, es-to es T e r r a n o v a , p o d í a hallar-se ehallar-se paso. O t r a e x p e d i c i ó n s u b i r í a bordeando el Pacífico hasta el norte donde d e b e r í a salir el dicho estrecho. Es i m p o r t a n t e hacer notar c ó m o C o r t é s , desde la N u e v a E s p a ñ a se i n f o r m a de cuanto ocurre en m a t e r i a de exploraciones y descubrimientos, tanto para confirmar sus propios deseos y apoyar sus planes descubridores co-m o para aprovechar la i n f o r co-m a c i ó n que otros navegantes trajeran de remotas tierras. C u a n d o le propone al monarca que le p e r m i t a explorar las M o l u c a s y la E s p e c i e r í a , hace m e n c i ó n de Magallanes y su e x p e d i c i ó n , a s í como de la de L o a i s a .8

Si en esos planes ambiciosos p o n í a su v o l u n t a d y recursos, t a m -b i é n se preocupa-ba por conocer y precisar el p r o p i o l i t o r a l novo-hispano, por entrar en los ríos y a t r a v é s de ellos poblar sus riberas, ricas en hombres y en productos. Si el viaje a las H i b u e r a s lo hace por t i e r r a luchando a brazo p a r t i d o con u n a geografía d u r a , brava e invencible que s u p e r ó con m u c h o sus previsiones, ese viaje t r a t ó de apoyarlo por la v í a m a r í t i m a . Para ello hizo construir varios ca-rabelones que llevaban vituallas, pertrechos y refuerzos humanos, los cuales desgraciadamente poco p u d i e r o n hacer para a u x i l i a r a la hueste, exhausta, desesperada y abatida, que fue d i e z m á n d o s e en el pavoroso trayecto que s i g u i ó .

D e toda suerte, las exploraciones por agua, el ingreso a los r í o s , le p e r m i t i ó elaborar u n a m p l i o proyecto colonizador con el que i n -t e n -t ó p o b l a r -tan-to las -tierras -t a b a s q u e ñ a s , como las que es-taban al norte de P á n u c o y llegar hasta el río de las Palmas y la F l o r i d a . E l camino del m a r no a t e m o r i z ó al conquistador. Sus ansias de do-m i n i o de indo-mensas tierras y crecidos pueblos no las d e t e n í a el o c é a n o en el cual se aventuraba con arrojo, encendido su e s p í r i t u de u n ansia incontenible de s u p e r a c i ó n .

(11)

T E S T I M O N I O S 311

E L M U N D O A M E R I C A N O D E H E R N Á N C O R T É S . Su V A L O R RELIGIOSO

C u a n d o C o r t é s p a r t i ó de San L u c a r de Barrameda en 1504 r u m b o a la E s p a ñ o l a , h a b í a n t r a n s c u r r i d o 12 a ñ o s del hallazgo del Nuevo M u n d o , durante los cuales la c o n c e p c i ó n del universo-mundo ha-b í a camha-biado. C o l ó n en sus descripciones m o s t r ó ensimismado la naturaleza exuberante, casi paradisiaca, de las islas y como h o m -bre del Renacimiento p i n t ó , con morosa d e l e c t a c i ó n , la ingenua desnudez de los pueblos hallados y c o m p r o b ó su igualdad h u m a -n a . Sólo costumbres y formas difere-ntes de v i d a , pero la m i s m a esencia racional y espiritual. C o l ó n m i s m o o b s e r v ó las diferencias culturales de los grupos encontrados, la d o c i l i d a d y mansedumbre de unos, el c a r á c t e r belicoso e i n d ó m i t o de otros.

E n la E s p a ñ o l a , cuando entraba en los 20 a ñ o s , pues n a c i ó en 1485, C o r t é s se e n f r e n t ó con la naturaleza y el h o m b r e americano, diversos de las mesetas castellanas y de las vegas de Valencia y de sus c o m p a ñ e r o s de estudio y vagancia. N o contamos con descripc i ó n n i n g u n a de su estandescripcia en las islas, reveladora de sus i m p r e -siones del m u n d o descubierto. Si bien d e b i ó haberse aculturado a ciertas formas de v i d a : a l i m e n t a c i ó n , v i v i e n d a , vestido, r i t m o de t r a b a j o , m a n t ú v o s e u n i d o a la formidable c o h e s i ó n a su cultura de los colonos e s p a ñ o l e s , sin la cual todos h u b i e r a n sido absorbidos p o r la t i e r r a americana. L a defensa necesaria contra los indios, sus funciones de escribiente-mantenedor de las formas j u r í d i c a s y del derecho que inflexiblemente n o r m a b a su a c c i ó n , a r r a i g ó en él dos ideas que representan u n a constante: el sujetar a los a b o r í g e n e s , p r i m e r o con el convencimiento y si éste fallaba por fuerza; y en segundo t é r m i n o , aplicar el derecho, las normas j u r í d i c a s , la orga-n i z a c i ó orga-n i orga-n s t i t u c i o orga-n a l , auorga-n cuaorga-ndo fuera forzaorga-ndo y violaorga-ndo sus p r i n c i p i o s , para establecer u n o r d e n , unas formas institucionales que h i c i e r a n posible la convivencia, la c o n s t i t u c i ó n de una socie-d a socie-d organizasocie-da, fuerte, compacta, cuya solisocie-dez p e r m i t i e r a la asi-m i l a c i ó n de aasi-mplios grupos sociales a u n organisasi-mo superior regido p o r las normas elevadas de la c u l t u r a europea.

Su d e s c r i p c i ó n del m u n d o americano se inicia sólo en 1519, cuan-do redacta sus Cartas de relación. C o m o la p r i m e r a de ellas no la conocernos, es a p a r t i r de la segunda, escrita en 1520, y en las pos-teriores hasta la ú l t i m a que lleva fecha de 1526, en las que halla-mos sus impresiones. E n todas ellas es M é x i c o el que constituye sujeto y objeto de su i n t e r é s , y en esas maravilladas y maravillosas e p í s t o l a s en las que encontramos, pintados por él m i s m o , la

(12)

natu-raleza mexicana y el m u n d o m a t e r i a l y espiritual de sus habitan-tes. A base de ellas reconstruyamos natura y h u m a n i d a d del m u n d o m e x i c a n o .9

Si b i e n en sus cartas revela la enorme i m p r e s i ó n que hombres y tierras le producen, ese sentimiento lo encubre u n tanto e inten-cionadamente al s e ñ a l a r que lo hallado en M é x i c o es similar y equi-parable a lo existente en la P e n í n s u l a , que la m i s m a bondad y grandeza de las tierras e s p a ñ o l a s se encuentra en las por él someti-das. Su arraigo a la vieja E s p a ñ a , la e s t i m a c i ó n de sus virtudes na-turales es tanta que no encuentra nada mejor para calificar a la t i e r r a conquistada, para justificar su deseo de fijarse en ella e i n -corporarla al i m p e r i o del C é s a r , que equipararla al viejo reino, ca-lificarla con el m i s m o n o m b r e , n o m b r a r l a como la E s p a ñ a nueva, la N u e v a E s p a ñ a . Por ello escribe al emperador:

Por lo que yo he visto y comprendido acerca de la similitud que toda esta tierra tiene con España, así en la fertilidad como en la grandeza y fríos que en ella hace, y en muchas otras cosas que la equiparan a ella, me pareció que el más conveniente nombre para esta dicha tierra era llamarse la Nueva España del mar Océano; y así en nombre de Vues-tra Majestad se le puso aqueste nombre. Humildemente suplico a vuesVues-tra alteza lo tenga por bien y mande que se nombre a s í .1 0

E x t r a i g a m o s de sus Cartas de relación, su d e s c r i p c i ó n del m u n d o que d e s c u b r i ó y s o m e t i ó , todo aquello que nos permita reconstruirlo, que nos posibilite captar sus formas materiales y las esencias de su e s p í r i t u . Veamos p r i m e r o el m u n d o m a t e r i a l .

A H e r n á n C o r t é s , no le atrae tanto la naturaleza como a C o l ó n , a B e r n a l D í a z , n i a F e r n á n d e z de O v i e d o . Sus descripciones de la t i e r r a son precisas y breves, no se deleita en ellas n i prodiga adjeti-vos, s e ñ a l a lo esencial como hace al mencionar los volcanes que flanquean la ciudad de M é x i c o ,

dos sierras muy altas y muy maravillosas porque en fin de agosto tie-nen tanta nieve que otra cosa de lo alto dellas sino la nieve se parece; y de la una, que es la más alta, sale muchas veces, así de día como de noche, tan grande bulto de humo como una gran casa, y sube encima de la sierra hasta las nubes, tan derecho como una vira.

9 De las Carias de Cortés existen numerosas ediciones. El estudio más

completo en torno de ellas y de estudios relativos es el de MEDINA, 1952. El estudio de Guillermo Feliú Cruz en torno de "Bibliógrafos y bibliogra-fía de H e r n á n C o r t é s " es muy importante.

(13)

T E S T I M O N I O S 313

De u n o de los pueblos lacustres vecinos de T e n u x t i t á n escribe: " f u i a d o r m i r a u n pueblo p e q u e ñ o que e s t á j u n t o a una gran la-guna, y casi la m i t a d del sobre el agua della, e por la parte de la tierra tiene u n a sierra m u y á s p e r a de piedras y p e ñ a s donde nos aposentaron m u y bien . A s i de escuetas son las descripciones de las tierras que cruza. E l medio exuberante y avasallador de las H i -bueras no le provoca mayores comentarios aun cuando en ese tra-yecto encarece el esfuerzo h u m a n o para atravesarlo.

Es el h o m b r e , lo que este transforma, aprovecha, crea, hace y piensa, lo que constituye su centro de i n t e r é s , lo que le conmueve, el eje fundamental de su p r e o c u p a c i ó n y el elemento p r i m o r d i a l de sus descripciones; el h o m b r e d o m i n a d o r del medio, supremo ser que puede si no someter a la naturaleza a su a r b i t r i o , sí aprovecharla, u t i l i z a r en su beneficio cuanto a q u é l l a le b r i n d a . E l h o m -bre i n d i v i d u a l le interesa tanto como las m u l t i t u d e s . D i s t i n g u e y aprecia las diferencias culturales de los grupos que encuentra, sus lenguas, costumbres y formas de v i d a . A d m i r a las ciudades que cruza, sus edificios, su u r b a n i z a c i ó n en función del h o m b r e , pero no es u n gran descriptor n i esteta del arte i n d í g e n a . E n ello lo aven-taja B e r n a l . A d v i e r t e la h a b i l i d a d t é c n i c a que p o s i b i l i t ó la c r e a c i ó n de ciudades y conjuntos religiosos y ceremoniales, pero ajenos a su sensibilidad los siente lejanos y es indiferente a ellos.

Estima el sentido u r b a n í s t i c o de pueblos y ciudades, la h a b i l i -dad constructiva, el aprovechamiento de los materiales que el me-dio geográfico o t o r g ó a sus habitantes: piedra, madera, adobe, paja, fibras vegetales, plumas de ave, pieles. Elogia su u t i l i z a c i ó n y m á s a ú n la t é c n i c a y el arte que emplean para construir templos, pala-cios, albarradas, puentes; las sencillas casas de los macehuales y los suntuosos palacios de los s e ñ o r e s . M o v i d o por el provecho men-c i o n a r á de men-continuo los metales premen-ciosos, el oro y la plata, su abun-dancia y notable u t i l i z a c i ó n , a s í como la de piedras preciosas. A t r a v é s de sus p á g i n a s nos enteramos del vasto conocimiento que los pueblos i n d í g e n a s t e n í a n de los recursos naturales que el reino m i n e r a l les b r i n d a b a . De los vegetales C o r t é s advierte su rica va-riedad y aprovechamiento. N o es u n naturalista, sino m á s bien u n a g r ó n o m o interesado en los cultivos que enriquezcan la e c o n o m í a del pueblo. A p r e c i a el cultivo del m a í z y del frijol, base de la ali-m e n t a c i ó n y la u t i l i z a c i ó n del ají, de ios t u b é r c u l o s , de los frutos tropicales s á p i d o s y abundantes, del cacao, la v a i n i l l a y el tabaco, así como las plantas medicinales, pero observa la carencia de otros m u y benéficos como el t r i g o , la cebada, la c a ñ a de a z ú c a r , la cual él hace plantar en sus posesiones de los valles c á l i d o s . S e r á uno de

(14)

sus mozos el que p r i m e r o siembre trigo en la ribera de San Cosme y B e r n a l D í a z el p r i m e r c u l t i v a d o r de naranjas. De la u t i l i z a c i ó n del a l g o d ó n habla con encomio y de los colorantes vegetales.

E s t á pendiente de la siembra y cosecha del m a í z y en su ción a las H i b u e r a s s e r á el grano b á s i c o para sostener la expedi-c i ó n . R i expedi-c o y variado el m u n d o vegetal, tema a su pareexpedi-cer que ser enriquecido con los aportes europeos, capaces de alimentar con ma-yor eficacia y r e g u l a r i d a d a la p o b l a c i ó n .

E l m u n d o a n i m a l , ampliamente conocido por los a b o r í g e n e s , re-presentaba fuerte sostén del pueblo. Desde Y u c a t á n advierte que es el guajolote y los faisanes la base de su a l i m e n t a c i ó n . Las galli-nas de la t i e r r a , como les l l a m a r o n , satisficieron el apetito de la hueste. Patos, gallaretas, chichicuilotes y t ó r t o l a s completaban la a l i m e n t a c i ó n y eran atrapados h á b i l m e n t e con redes y otros sutiles artificios en los que los indios p o s e í a n extrema h a b i l i d a d .

E l venado abundaba en los campos, a s í como el tepezcuintle, conejos, liebres, armadillos, iguanas, que proporcionaban suficien-tes p r o t e í n a s a la p o b l a c i ó n , a u n cuando no la suficiente para que pudieran prescindir de ciertas formas de canibalismo. Los conquis-tadores a p o r t a r o n piaras de cerdos que pronto se m u l t i p l i c a r o n y constituyeron la base de la comida criolla. D e l mar, de los r í o s , lagunas y estanques se e x t r a í a n peces y mariscos, ranas, ajolotes, charales, acociles, hueva de mosco, que e n r i q u e c í a la cocina i n -d í g e n a .

Bien conocido y explotado fue el remo natural en todas sus va-riedades. E r a respetado el sistema ecológico existente; protegido por serias obras de i n g e n i e r í a , el medio en que se asentaban las ciudades, p r i n c i p a l m e n t e la capital de los s e ñ o r e s tenochcas, y ase-gurado el sistema de subsistencia a base del t r i b u t o , del trabajo de los pueblos dominados, del sistema comercial en el cual los pochte-cas d e s e m p e ñ a b a n u n papel preponderante, u t i l i z a n d o u n a red ex-t r a o r d i n a r i a de caminos que i b a n de m a r a m a r y desde el cenex-tro del p a í s hasta C e n t r o A m é r i c a , como C o r t é s de continuo refiere cuando cruza las tierras del sureste, las t r á g i c a s H i b u e r a s . Este sis-tema comercial y de c o m u n i c a c i ó n digno de todo encomio, mara-villó a los expedicionarios, pues a t r a v é s de enormes piraguas conducidas por numerosos remeros se realizaba u n sistema de ca-botaje desde m á s allá de H o n d u r a s hasta M é x i c o . Este fabuloso sistema estaba ligado en cierto modo, con el comercio del cobre y las esmeraldas que desde el extremo de A m é r i c a del Sur y de Col o m b i a se h a c í a . L a existencia de una i n d u s t r i a m e t a Col í f e r a en d i -versas regiones, e n N u e v a E s p a ñ a se t e n í a en la zona tarasca, y

(15)

T E S T I M O N I O S 315

de u n a m e t a l u r g i a cjue a t r a v é s de P e r ú , Ecuador, P a n a m á , Costa R i c a y M é x i c o mostraba sus prodigiosos adelantos, d e s p e r t ó la am-b i c i ó n de los conquistadores, los cuales aplicando otros sistemas eco-n ó m i c o s y t é c eco-n i c o s , e x t i eco-n g u i r á eco-n bieeco-n p r o eco-n t o esa prodigiosa red de c o m u n i c a c i ó n comercial.

L a s u s t i t u c i ó n de u n sistema e c o n ó m i c o que el m u n d o prehis-p á m c o t e n í a y el cual h a b í a formado a t r a v é s de siglos de laboriosa experiencia, produjo no sólo el a n i q u i l a m i e n t o de la e c o n o m í a de muchos pueblos, sino t a m b i é n el aislamiento de los mismos, la ausencia de relaciones culturales entre ellos y el que muchos que-d a r a n totalmente marginaque-dos que-del que-desarrollo general, que bajo otros presupuestos políticos, sociales y e c o n ó m i c o s se r e a l i z ó durante el l a r g o periodo de la a d m i n i s t r a c i ó n colonial.

M a s importante que estos elementos que afloran a la vista, C o r t é s descubre otros, producto de la o b s e r v a c i ó n , la inteligencia, la re-flexión, la i n q u i s i c i ó n científica, como eran los conceptos de tiem-po y espacio. E l m u n d o mesoamencano c o n t ó con algunos centros en los cuales el cultivo de las m a t e m á t i c a s fue llevado a sus m á s altas expresiones: la zona m a y a y la r e g i ó n de los nahuas. C o n el t i e m p o se o p e r ó u n largo ciclo de t r a n s f o r m a c i ó n de los primitivos n ú c l e o s de cazadores y recolectores a u n estadio a g r í c o l a , en el cual la o b s e r v a c i ó n de las estaciones, el paso y derrotero de los astros y el c ó m p u t o del t i e m p o , hizo posible el descubrimiento de la as-t r o n o m í a , y la c r e a c i ó n de calendarios a g r í c o l a s , a s as-t r o n ó m i c o s y rituales. L a r e l i g i ó n estuvo siempre ligada a todo desarrollo y al i g u a l que la ciencia y la alta t e c n o l o g í a fue detentada por las clases dirigentes.

L a c o n c e p c i ó n del cosmos que los pueblos mesoamericanos t u -v i e r o n estaba ligada con las ideas religiosas y a s t r o n ó m i c a s . U n gru-po fuertemente cohesionado m a n t e n í a el saber científico y conservaba las concepciones religiosas, las s o b r e p o n í a y s u s t i t u í a de acuerdo con influencias i d e o l ó g i c a s , p o l í t i c a s y sociales que re-c i b í a . E l m u n d o n á h u a t l y el m a y a p o s e í a n los re-conre-ceptos del hoy, del ayer y del m a ñ a n a , del t i e m p o de los vivos y del de los muertos, del presente gozoso y del futuro que extingue la felicidad h u -m a n a . T a -m b i é n del tie-mpo que e s t á -m á s allá de los ho-mbres, el de la e t e r n i d a d . Sus calendarios marcaban esos cambios.

E l espacio tenia sus concepciones y representaciones. E x i s t í a el espacio c ó s m i c o y el real. Este era mensurado y el agrimensor co-b r a co-b a i m p o r t a n c i a en la medida que la mensura de la tierra servia a la e c o n o m í a estatal y social. T i e m p o y espacio i n d í g e n a s fueron sustituidos por las concepciones europeas. Los conquistadores

(16)

calcu-l a n p o r calcu-leguas y m i d e n extensiones y efectos por varas.

R e d u c i d o a estos l í m i t e s el m u n d o m a t e r i a l p r e h i s p á n i c o , pues de no hacerlo así e s t a r í a m o s obligados a presentar listas compara-tivas que forman largos infolios, pasemos a mostrar algunos aspec-tos del m u n d o espiritual que encontramos mencionados y son objeto de reflexión por el p r o p i o conquistador.

M u y ligado a lo anterior e s t á la a d m i r a c i ó n que siente por las obras realizadas por los i n d í g e n a s , por la u t i l i z a c i ó n sabia de los recursos naturales, por la a p l i c a c i ó n de t é c n i c a s y m é t o d o s cons-t r u c cons-t i v o s , p o r la exiscons-tencia de u n a cons-t e c n o l o g í a superior. A s í lo mis-m o alaba la mis-muralla levantada por los cemis-mpoaltecas para defenderse de sus enemigos y la cual describe como " u n a gran cerca de piedra seca, t a n alta como estado y m e d i o , que atravesaba todo el valle de la u n a sierra a la otra, y tan ancha como veinte pies, y por toda ella u n p r e t i l de pie y medio de ancho, para pelear desde encima, y no m á s de una entrada tan ancha como diez pasos y en esta en-t r a d a doblada la u n a cerca sobre la o en-t r a a manera de r e b e l í n , en-tan estrecho como cuarenta pasos. D e manera que la entrada fuese a vueltas, y no a derechas",1 1 como elogia el enorme puente hecho

para atravesar alguno de los ríos en Tabasco el cual, construido en c u a t r o d í a s por los indios, r e q u i r i ó m á s de m i l vigas, " q u e la m e n o r es casi tan gorda como u n cuerpo de h o m b r e y de nueve y diez brazas de largura, sin otra madera menuda que no tiene cuen-t a ' ' . L a hechura de escuen-te puencuen-te recuerda el que C é s a r p r o y e c cuen-t ó pa-ra cruzar el R i n , construido en diez d í a s . Siente así gpa-ran a d m i r a c i ó n por la inteligencia de los indios; en n i n g ú n m o m e n t o estima carez-can de ella, de capacidad racional y de u n impulso espiritual ex-t r a o r d i n a r i o .

L a idea que él tiene del h o m b r e como ser dotado de e s p í r i t u , de capacidad reflexiva e intelectual, aparece a lo largo de sus escri-tos y se manifiesta en toda su conducta. C u a n d o a r r i b a a M é x i c o , a la N u e v a E s p a ñ a , C o r t é s llega con u n a idea m u y clara del h o m -bre americano. Es la suya una d i m e n s i ó n subordinada al hom-bre u n i v e r s a l , no una idea basada en lo a n t i n a t u r a l , en la f a n t a s í a , en la i m a g i n a c i ó n m á g i c a . E l m u n d o que encuentra es u n m u n d o que es dable mensurar y comparar y con el cual es posible el entendi-m i e n t o , la c o n c i l i a c i ó n y la convivencia. N o es u n entendi-m u n d o antina-t u r a l sino u n m u n d o que antina-tiene antina-todas las c a r a c antina-t e r í s antina-t i c a s humanas.

A d v i e r t e de i n m e d i a t o en ese m u n d o diferencias culturales m u y marcadas: lengua, r e l i g i ó n , costumbres y t a m b i é n la j e r a r q u i z a

(17)

T E S T I M O N I O S 317

ción social, p o l í t i c a , e c o n ó m i c a y c u l t u r a l . Se da cuenta de la exis-tencia de macehuales, de siervos como esclavos, de labradores; guerreros del c o m ú n y capitanes; de s e ñ o r e s , caciques y u n a casta sacerdotal a m p l i a ; de comerciantes y artesanos, en rigor de u n a sociedad h e t e r o g é n e a en la que existen rivalidades p o l í t i c a s y cul-turales m u y amplias. A m e d i d a que recorre el t e r r i t o r i o y penetra en él, observa la presencia de u n poder político superior que sujeta inexorablemente a numerosos pueblos i m p o n i é n d o l e s g r a v á m e n e s e c o n ó m i c o s , pesados trabajos y una dolorosa c o n t r i b u c i ó n de h o m -bres y mujeres para sacrificarlos. Percibe u n rencor escondido en el pecho de los sometidos y u n a ansia oculta de l i b e r a c i ó n que él aprovecha inteligentemente para fortalecerse, a m p l i a r su n ú m e r o y enfrentarse a u n a o r g a n i z a c i ó n p o l í t i c o m i l i t a r aguerrida y n u merosa. C o r t é s no encuentra una n a c i ó n constituida, u n a c o m u n i -dad cultural y de voluntades, sino u n mosaico de pueblos que hablan diferente, divergen en su m o d o de ser, y luchan entre sí, y por so-bre todos ellos u n Estado m i l i t a r i s t a implacable, m o v i d o p o r u n ideal religioso que subyuga y el cual lleva aparejado u n deseo de e x p a n s i ó n p o l í t i c a y e c o n ó m i c a irresistible.

De sus primeros contactos con los emisarios del s e ñ o r M o c t e z u -m a deduce que é s t e u t i l i z a tanto u n a política a-mistosa que se vuel-ca en presentes y reverencias, como u n sistema de asechanzas, de

i n t i m i d a c i ó n , pero no u n enfrentamiento directo y total, lo cual sabe aprovechar inteligentemente para caer en forma sorpresiva, no ca-rente de enormes riesgos, sobre el tlatoani en quien radica el su-premo poder político, m i l i t a r y religioso. E n el trayecto de Veracruz a T e n o c h t i t l a n m e d i t a y valora las consejas en t o r n o a la vuelta de Q u e t z a l c ó a t l y la a p a r i c i ó n de hombres blancos y barbados, la fuerza de los augurios que t u r b a n la t r a n q u i l i d a d del gobernante azteca, y apoyado t a m b i é n en u n a ciega fe religiosa que le hace sentirse protegido y amparado p o r su Dios, decide, seguro de los indicios de su á n i m o , t r i u n f a r en la v i d a sin temer al fracaso de u n a bata-l bata-l a . P r e f i r i ó , como A bata-l e j a n d r o , bata-la gbata-loria y no ebata-l reino n i bata-la v i d a . A p a r t i r de su ascenso al altiplano " p u s o todo su e m p e ñ o en contra-rrestar a la f o r t u n a con la o s a d í a , y al poder con el valor, pues na-da le parecía ser inconquistable para los osados, n i fuerte y defendido para los cobardes". Desgraciadamente en la ciudad tenochca no h a l l ó u n h o m b r e prudente como T axiles, a q u i e n e n c o n t r ó A l e j a n -d r o en la I n -d i a , sino u n a fuerza m i l i t a r temible a la que t u v o que desbaratar r á p i d a e inclementemente.

A l lado de este inmenso poder m i l i t a r y p o l í t i c o , C o r t é s halla desde el m o m e n t o en que toca en los primeros d í a s de febrero de

(18)

1519 las islas y p e n í n s u l a de Y u c a t á n , u n a p o b l a c i ó n celosa de su l i b e r t a d , del respeto de sus derechos y sus bienes, t a m b i é n descon-fiada de los e x t r a ñ o s y a u n belicosa. Siente que una conducta de a t r a c c i ó n pacífica p o d r í a resultarle favorable y lo intenta devolvién-doles los bienes que les h a b í a n quitado A l v a r a d o y sus hombres, a quienes se i m p o n e con severidad, lo cual h a r á exclamar a Bernal D í a z : " A q u í en esta isla c o m e n z ó C o r t é s a mandar m u y de hecho, y Nuestro S e ñ o r le daba gracia, que doquiera que p o n í a la m a n o se le h a c í a bien, especial en pacificar los pueblos y naturales de aque-llas partes... "1 2

A l recorrer y encontrar en el l i t o r a l m u l t i t u d de pueblos y de tierras m a g n í f i c a s para poblar y c u l t i v a r piensa en su incorpora-c i ó n a la C o r o n a . N o estima ya a los naturales, lo que incorpora-c o n f i r m a r á m á s adelante, como meros sujetos de rescate, de intercambio de espejuelos y cuentas de colores, n i tampoco como bestias de traba-j o que pueden ser llevadas a las islas para servir en las plantacio-nes. Su c o n c e p c i ó n de los naturales de M é x i c o está ligada a la idea de su aprovechamiento para f o r m a r parte del i m p e r i o , para inte-grar u n a c o m u n i d a d diferente en c u l t u r a a la de la P e n í n s u l a , pero capaz de ser transformada. E l mestizaje biológico entre e s p a ñ o l e s e indias de calidad que se inicia en Tabasco apuntala esta idea, y aun cuando recatadamente cede a Portocarrero a d o ñ a M a r i n a , pos-teriormente la h a r á suya a m á s de convertirla en su confidente y auxiliar valiosísima. A p a r t i r de ese momento va a prohijar la u n i ó n de las sangres y a ennoblecer a sus descendientes. A la c a í d a de M é x i c o h a b r á de ligarse con la hija del jefe vencido, con la c é l e b r e T e c u i c h p o t z i n y engendrar nueva descendencia. De esas uniones las m á s fueron permanentes, no m e r a satisfacción del soldado.

E n la p o b l a c i ó n i n d i a e n c o n t r ó i d e n t i d a d natural, virtudes y va-lores que le llevaron a estimarla, a tratar de incorporarla a la cul-t u r a europea para lo cual crea inscul-ticul-tuciones adecuadas: colegios, conventos, hospitales, cuya a c c i ó n cree definitiva.

Esa c o n s i d e r a c i ó n hacia los a b o r í g e n e s , cuyo n ú m e r o le pasma, encuentra su c o n t r a p a r t i d a en la resistencia que éstos muchas ve-ces le oponen. Su gran n ú m e r o , su destreza en las armas, el cono-c i m i e n t o de la t i e r r a y sus recono-cursos, lo impele a no desear tener enemigos virtuales, sino solamente aliados amigos e indios someti-dos. Si el llamado a la concordia a darse de paz no resulta efectivo, C o r t é s a c t ú a como m i l i t a r y p o l í t i c o , y utiliza los medios legales que j u s t i f i c a b a n la conquista y el d o m i n i o , combate a los

(19)

T E S T I M O N I O S 319

les, los somete con la guerra, los d o m i n a , sin que esto i m p l i q u e u n a d i f e r e n c i a c i ó n física n i espiritual. N o lo hace p o r considera-c i ó n n i n g u n a sobre su considera-capaconsidera-cidad r a considera-c i o n a l , n i los subestima en su naturaleza p o r razones raciales n i espirituales. Los somete como pena s o c i o p o l í t i c a , como resultado de la sujeción p o l í t i c a y j u r í d i c a o r i g i n a d a p o r el hecho de su d o m i n a c i ó n violenta, por el rechazo que ellos hicieron a su ofrecimiento de i n c o r p o r a c i ó n pacífica. Cuan-do p e r m i t e la esclavitud y aun hace h e r r a r a los indios, se basa en la idea c o m ú n a su c u l t u r a de que el estado servil es resultado ine-xorable de una sujeción política y j u r í d i c a .

L a j e r a r q u i z a c i ó n política y j u r í d i c a existente en la sociedad i n -d í g e n a , cuya i m p o r t a n c i a c o m p r e n -d i ó C o r t é s , lo llevó t a m b i é n a no d e s t r u i r l a sino a mantenerla. Por ello u n a vez pactada la amis-t a d con diversos grupos no desamis-truye su o r g a n i z a c i ó n , sino que la m a n t i e n e y conserva a sus jefes, los cuales e s t á n subordinados por él a la C o r o n a .

Fiel a sus raíces europeas, C o r t é s estima que es la c u l t u r a del V i e j o M u n d o la que ofrece mayores posibilidades para el desarro-llo i n d i v i d u a l y social, que sus esencias civilizadoras, sus formas institucionales, su ideología humanista y profundamente cristiana, su adelanto científico y t e c n o l ó g i c o , su secular experiencia y su capacidad de d o m i n i o , deben i m p e r a r , p r i v a r en la sociedad i n d í g e -n a para tra-nsformarla, para i -n c o r p o r a r l a ple-name-nte al m á s poderoso i m p e r i o de la tierra. E l p r i m e r o se mueve p o r este pode-roso ideal eurocentrista y su a c c i ó n entera e s t á d i r i g i d a a ese fin. A n t e s que Fray Pedro de Gante y que los misioneros humanistas, cree firmemente que sólo una intensa l a b o r c u l t u r a l p o d r á trans-f o r m a r a la sociedad i n d i a n a . Todos ellos no desestiman su cultu-ra, sus aportes, su capacidad intelectual n i espiritual, pero sí e s t á n convencidos de la superioridad de la c u l t u r a europea.

E n su lucha por l o g r a r esa t r a n s f o r m a c i ó n encuentran u n obs-t á c u l o insalvable, la r e l i g i ó n , con sus ideas y p r á c obs-t i c a los indios se sobreponen en todas sus actividades, en su v i d a entera. L a reli-g i ó n era el eje en torno del cual reli-giraba la vida total p r e h i s p á n i c a , ella c o n s t i t u í a la e x p l i c a c i ó n de su idea del cosmos, de la vida, del m á s a l l á , del arte. E n todos los sectores de la sociedad ejercía su influencia, bien se tratara de aquellos grupos que a ú n v i v í a n den-tro del c í r c u l o de la magia, de las p r á c t i c a s de h e c h i c e r í a , de las explicaciones p r i m a r i a s y simplistas, como en aquellos que poseían u n a visión c o s m o g ó n i c a amplia y h a b í a n creado una filosofía y una t e o l o g í a superiores y m u y elaboradas. Desde el c h a m á n y el brujo en algunos n ú c l e o s marginales hasta la casta sacerdotal superior

(20)

que p o s e í a sus fuentes, sus escrituras, u n r i t u a l y u n a l i t u r g i a com-plicados, todo ello producto de reflexiones, simbolismos y larga ex-periencia, la religión n o r m a b a la existencia de todos los grupos precortesianos, principalmente del llamado Pueblo del Sol, del gru-po tenochca que se volcaba inexorable sobre los d e m á s . A u n u n a necesidad, la alimenticia, la indispensable para subsistir que bus-caba fuentes de e n e r g í a en todos los recursos naturales a su alcan-ce, alimentos p r o t e í n i c o s que le conservaran vitalidad y fuerza, tuvo que ser encubierta y explicada con una r a z ó n religiosa. E l caniba-lismo que se advierte a lo largo del desarrollo de numerosos pue-blos como u n a necesidad, no como crueldad degenerativa, ligóse fuertemente a las explicaciones religiosas y c o n f u n d i ó s e con ellas.

Fuerza superior, esencia suprema de la c u l t u r a , la r e l i g i ó n de los a b o r í g e n e s r e p r e s e n t ó el valladar m á s fuerte para la transfor-m a c i ó n c u l t u r a l de la sociedad i n d í g e n a . C u a t r o siglos de intensa labor e v a n g é l i c a n o h a n sido suficientes para desarraigar ancestrales creencias; p r á c t i c a s que aunque se confunden con algunos p r i n -cipios del cristianismo, e s t á n profundamente impregnadas de ideas y formas de la r e l i g i ó n i n d í g e n a . Sincretismos, supersticiones m u y diversas saltan a l a epidermis de la sociedad mexicana que posee u n a esencia religiosa indestructible.

E l conquistador, t a m b i é n él profundamente religioso, se mueve en buena parte por u n impulso de cruzado. C o r t é s es el tipo de creyente convencido, del h o m b r e poseedor de inmensa fe religio-sa, del ser que a ú n a a su v o l u n t a d f é r r e a y a su ansia inmensa de gloria, u n aliento v i t a l superior. Posee la fe de San A g u s t í n y a c t ú a con p a s i ó n en sus gestas y amores. Peca consciente del m a l que hace y se hace, pero sabe comprender sus fallas y arrepentirse de ellas. N o a c t ú a h i p ó c r i t a m e n t e sino que con sinceridad hace el bien, p u r g a el m a l hecho y se esfuerza por no recaer. N o alardea de sus vicios y si bien mantiene su c o n d i c i ó n de p u t a ñ e r o como lo calificó G o m a r a , es recatado. N o se muestra rencoroso con sus enemigos aunque es d u r o para i m p o n e r el respeto que como jefe se le debe.

Llega a sentirse predestinado y protegido por la providencia y a c t ú a en todo m o m e n t o en forma abierta contra la i d o l a t r í a . Des-de su llegada a Y u c a t á n se esfuerza por i m p o n e r el cristianismo. D e r r u m b a los í d o l o s y levanta cruces aun a riesgo de violentas re-presalias. Es ferviente m a r i a n o , acata las formas religiosas y a los representantes de C r i s t o . Solicita su apoyo y consejo, pero es r i g u -roso al disentir como hace en su viaje a las H i b u e r a s , en el cual hace ahorcar a u n o de los religiosos que lleva consigo.

(21)

hon-T E S hon-T I M O N I O S

d a y sincera. Estima que entre los naturales hay u n a predisposi-c i ó n para predisposi-convertirse, u n " g r a n aparejo' para adoptar la santa fe c a t ó l i c a y ser cristianos. Q u e para ello se les debe dotar " d e personas religiosas de buena v i d a y ejemplo que los protejan e i n s t r u -y a n " . S e ñ a l a que los indios t e n í a n " e n sus tiempos, personas religiosas que e n t e n d í a n en sus ritos y ceremonias, y éstos eran t a n recogidos, a s í en su honestidad como en castidad, que si alguna cosa fuera de esto a alguno se le sentía era punido con pena de muer-t e " . Por ello solicimuer-ta de c o n muer-t i n u o al emperador e n v í e sanmuer-tos y sa-bios religiosos, p a r a los cuales " c o n s t r u i r á casas y monasterios por las provincias que a c á nos pareciere que c o n v i e n e n " , y los cuales se s o s t e n d r á n con el diezmo que se obtenga.3 3

Esta p e t i c i ó n de religiosos de probadas virtudes la reitera y , re-flexionando sobre la cristiandad que desea se establezca m u y dife-rente a la existente en E s p a ñ a , se opone al e n v í o de obispos y prelados, que 'siguen la costumbre que por nuestros pecados hoy tienen, en disponer de los bienes de la iglesia y en gastarlos en p o m -pas y otros vicios, en dejar mayorazgos a sus hijos o parientes" lo cual debe ser evitado en las nuevas tierras, pues los indios no deben ver "las cosas de la Iglesia y servicio de Dios en poder de c a n ó n i g o s u otras d i g n i d a d e s " n i saber " q u e aquellos eran m i n i s -tros de Dios y los viesen usar de los vicios y profanidades que aho-r a en nuestaho-ros tiempos en esos aho-reinos u s a n " pues " s e aho-r í a menospreciar nuestra fe y tenerla por cosa de b u r l a ; y sería t a n gran d a ñ o , que no creo que a p r o v e c h a r í a n i n g u n a o t r a p r e d i c a c i ó n que se les hiciese; y pues que tanto en esto va la p r i n c i p a l i n t e n c i ó n de vuestra majestad es y debe ser que estas gentes se c o n v i e r t a n , y los que a c á en su real n o m b r e residimos la debemos seguir y co-m o cristianos tener dellos especial c u i d a d o . . . "1 4

Y para c o n c l u i r , debo a ñ a d i r que una de las m á s valiosas cuali-dades que C o r t é s e n c o n t r ó en la N u e v a E s p a ñ a , m á s que sus teso-ros, su ciencia, t é c n i c a s y arte, valor y capacidad de sufrimiento y heroicidad fue la b o n d a d y l i m p i e z a del alma i n d í g e n a , su a r r a i -gado e inmenso sentido religioso, su a s p i r a c i ó n a una vida espiri-t u a l inespiri-tensa y redenespiri-tora, su aparejo, como él d e c í a , a converespiri-tirse al cristianismo l i m p i o , a u t é n t i c o , ajeno a toda c o r r u p c i ó n h u m a -na, semejante al de los a p ó s t o l e s . Por ello trata de evitar que re-presentantes de una iglesia m u n d a n a , apegada a los bienes terrenos, exenta de a u t é n t i c a caridad y a m o r a p o s t ó l i c o , inficione a la i n d i a -na sociedad.

CORTÉS, 1 9 5 2 , p. 2 9 6 .

(22)

A d v i e r t e C o r t é s la dificultad de una o r g a n i z a c i ó n eclesial sin prelados, pero sugiere al monarca u n a forma posible que supla las d i -ficultades que se puedan levantar, al decir:

y porque para hacer órdenes y bendecir iglesias y ornamentos y óleo y crisma y otras cosas, no habiendo obispos sería dificultoso ir a buscar al remedio dellas a otras partes, así mismo Vuestra Majestad debe su-plicar a Su Santidad que conceda su poder y sean sus subdelegados en estas partes las dos personas principales de religiosos que a estas partes vinieron, uno de la orden de San Francisco y otro de la Orden de Santo Domingo, los cuales tengan los más largos poderes que Vuestra M a -jestad pudiere; porque por ser estas tierras tan apartadas de la iglesia romana y los cristianos que en ella residimos y residirán tan lejos de los remedios de nuestras conciencias, y como humanos, tan sujetos a pecado, hay necesidad que en esto su santidad con nosotros se extienda en dar a estas personas muy largos poderes; y los tales poderes sucedan en las per-sonas que siempre residan en estas partes, que sea en el general que fuera en estas tierras o en el provincial de cada una destas ó r d e n e s .1 5

A s í , excluidos de toda c o n t a m i n a c i ó n espiritual, sin recibir ele-m e n t o n i n g u n o de la c o r r u p c i ó n y decadencia de la Iglesia de la vieja E u r o p a , C o r t é s p e n s ó integrar u n a c o m u n i d a d eclesial a u t é n -ticamente cristiana. S a b í a que los naturales a m á s de ser capaces de mezclarse b i o l ó g i c a m e n t e con los europeos, por poseer igual con-d i c i ó n h u m a n a , p o con-d r í a n comulgar en la m i s m a fe, aspirar a la mis-m a bienaventuranza, a h e r mis-m a n a r t a mis-m b i é n sus almis-mas en la mis-m i s mis-m a creencia. E l m á s alto valor, el de la santidad lo encuentra H e r n á n C o r t é s en el m u n d o i n d i a n o y consciente de las enormes posibili-dades que ello i m p l i c a b a , piensa en la c r e a c i ó n de una nueva Igle-sia, una nueva cristiandad.

E l conquistador, q u i e n h a b í a sujetado con la sangre derramada y el acero a u n pueblo aguerrido y numeroso, va a ser conquistado por el e s p í r i t u de los dominados, por el ansia de fe de los sojuzga-dos, por el inmenso anhelo de u n a a r m o n í a de almas m o v i d a por ideales superiores. Si él fue el i n i c i a d o r de u n a nueva n a c i ó n me-diante la mezcla de razas diferentes, él t a m b i é n s u e ñ a en la u n i d a d espiritual de la nueva n a c i ó n .

A d e l a n t á n d o s e a las aspiraciones de seres extraordinariamente dotados, poseedores de cardinales virtudes y cuya acción diversa en la f o r m a d e r i v a de la m i s m a idea, de i d é n t i c o amor visceral y ansia salvadora: del d o m i n i c o fray B a r t o l o m é de las Casas; del lego franciscano y enorme educador fray Pedro de Gante, y del l i

(23)

T E S T I M O N I O ! 323

cenciado Vasco de Q u i r o g a , C o r t é s planea la c r e a c i ó n de una nueva c r i s t i a n d a d .

A s í , en u n o de los ú l t i m o s p á r r a f o s de su " Q u i n t a carta de re-l a c i ó n " escrita en septiembre de 1526, are-l mencionar re-los esfuerzos hechos p a r a atraer a los naturales al conocimiento de su Creador y plantar en las vastas tierras nuestra santa fe c a t ó l i c a , en tal ma-nera , a f i r m a , " q u e si estorbo no hay de los que m a l sienten des-tas cosas y su celo no es enderezado a este f i n , en m u y breve tiempo se puede tener que en estas partes por m u y cierto, se l e v a n t a r á una nueva Iglesia, donde en mas que en todas las del m u n d o Dios

nues-t r o S e ñ o r s e r á servido y h o n r a d o " .1 6

De esta suerte esa nueva Iglesia que pregonaba Las Casas, la c r i s t i a n d a d a las derechas a que aspiraba el obispo Q u i r o g a y la c o m u n i ó n de fieles que tratara de realizar fray Pedro de Gante, era v i s l u m b r a d a con inmensa claridad p o r H e r n á n C o r t é s .

A s í , q u i e n resistió el arrojo de miles de mexicanos, y supo l i b r a r sus flechas, tocado por u n dardo brotado del e s p í r i t u , flecha de trans-v e r b e r a c i ó n , trans-v a a ansiar no sólo la u n i d a d b i o l ó g i c a entre las dos razas, sino t a m b i é n la espiritual, la a u t é n t i c a c o m u n i ó n de los san-tos que, como a f i r m a r o n los a p ó s t o l e s , d e b í a ser la Iglesia.

B I B L I O G R A F I A

CORTÉS, H e r n á n

1952 Cartas de relación de la conquista de Aíéxico, Puebla, Edito-rial José M a r í a Cajica (publicaciones de la Universi-dad de Puebla, Biblioteca Popular), 399 pp.

DÍAZ DEL CASTILLO, Bernal

1982 Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, edi-ción crítica por Carmelo Sáenz de Santa María. Ma-drid, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo, Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacio-nal de México, xxxvn, 687 pp. y un suplemento de concordancias con 91 pp. y un mapa.

MEDINA, José Toribio

1952 Ensayo bio-bibliografico sobre Hernán Cortés. Obra postuma, introducción de Guillermo Feliú Cruz. Santiago de Chi-le, Fondo Histórico y Bibliográfico J o s é Toribio Medi-na, cvni, 243 pp., ils.

(24)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :