• No se han encontrado resultados

LAS ENTIDADES DE CRÉDITO: FUNCIONAMIENTO Y GESTIÓN

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "LAS ENTIDADES DE CRÉDITO: FUNCIONAMIENTO Y GESTIÓN"

Copied!
74
0
0

Texto completo

(1)

LAS ENTIDADES DE CRÉDITO:

FUNCIONAMIENTO Y GESTIÓN CAPÍTULO 2

2. LAS ENTIDADES DE CRÉDITO: PRODUCTOS Y SERVICIOS

2.1.- Introducción.

En los próximos apartados se hace un breve recorrido por los principales productos y servicios ofrecidos por las entidades de crédito. Su oferta incluye una amplia gama de ellos, que permiten al cliente escoger los más adecuados a sus necesidades.

Aunque éste libro pretende ser lo mas generalista posible, esto es, huir en la medida en que se pueda, de las referencias concretas temporales y espaciales (países y épocas concretas), esto no ha sido posible en éste capítulo. En efecto, la descripción de la gama de servicios de las entidades de crédito en la práctica, obliga a llamarlos de una manera concreta y a describir versiones reales de los mismos de los mismos. Es por ello que, a modo de ejemplo, se describen los productos y servicios de acuerdo con la realidad española de los comienzos del siglo XXI.

Las entidades financieras cuentan con una situación de privilegio, ya que intermedian entre ahorradores y demandantes de recursos financieros.

Esto les permite acceder comercialmente a ambos tipos de clientes y ofrecerles numeroso productos y servicios. Los primeros buscan colocar sus excedentes de tesorería con la intención de obtener una determinada rentabilidad. Los segundos, desean conseguir financiación de la forma más barata y adecuada a sus demandas. Tanto unos y como otros necesitan resolver de gestión financiera mediante, por ejemplo, la movilización de fondos o la domiciliación bancaria.

La banca comercial ha ido ofreciendo aquello que la sociedad le ha ido demandando, de tal modo que en la actualidad el negocio bancario se compone de una ingente cantidad de actividades, desde la tradicional libreta de ahorro a la venta de entradas para un concierto1.

El grado de introducción de estos productos y servicios bancarios es tan grande que es impensable, hoy en día, no convivir con ellos. Como

1 Para Steiner, el “negocio bancario” esta constituido por más de 150 líneas de negocio diferentes.

(2)

particular, ¿Quién no tiene una cuenta corriente y paga sus recibos a través del banco o la caja de ahorros? En el ámbito empresarial, el contacto con las entidades de crédito es aún más imprescindible, ¿Qué empresa no necesita financiar sus proyectos de inversión o gestionar los cobros y pagos de su negocio?

La posesión de fincas urbanas o la disposición de cuentas corrientes o de ahorro son habituales entre todos los ciudadanos. Otros servicios más sofisticados, como la inversión en Bolsa también están al alcance de todos. Las personas que prefieren la seguridad en lugar de la asunción de riesgos, pueden acceder a las emisiones de Deuda Pública. Pero, en todo caso, el canal de estos productos y servicios es la entidad financiera.

Todos ellos están tan arraigados en nuestra sociedad que se han convertido en imprescindibles para la mayoría de las personas. Su número y variedad son tan amplios, que una clasificación que pretendiera ser exhaustiva será forzosamente incompleta.

La innovación, siempre presente en este sector, trae como consecuencia, que la aparición de productos sea continua, pues, aunque no sean totalmente novedosos, incluyen siempre alguna seña de diferenciación con el resto. A pesar de ello, en los apartados siguientes vamos a exponer los principales productos y servicios ofrecidos por la mayoría de las entidades financieras.

El objetivo perseguido en este capítulo es dar una descripción somera pero fidedigna de estos productos y servicios. Un tratamiento más profundo desde puntos de vista tan dispares como el jurídico, el económico, o el operativo harían demasiado extensas estas notas.

Nos referiremos, en primer lugar, a los recursos financieros captados por estas entidades, que se reflejan como pasivos en su balance. Aunque, como veremos, las entidades de crédito también “intermedian” entre los ahorradores y otras instituciones vinculadas a ellas, captando recursos que no son pasivo bancario, pero recibiendo comisiones por su colocación o venta.

En el segundo bloque detallamos los productos de riesgo, que permiten financiar tanto a las empresas como a las economías domésticas.

Aunque básicamente constituyen el activo de la entidad, hemos preferido denominarlos “productos de riesgo”, porque la nota común es la asunción, por parte de la entidad, de riesgo de crédito sobre su acreditado, aunque no exista trasvase de fondos. Se incluye en esta sección, por tanto, los riesgos de firma.

El último apartado trata de los servicios que ofrecen habitualmente estas entidades, sin que se materialicen en partidas del balance patrimonial (activo y pasivo). Se incluyen aquí, desde la gestión de cobros y pagos hasta la comercialización de productos de inversión para la clientela, como los fondos de pensiones o de inversión.

(3)

Al final de cada uno de los capítulos se ha añadido un anexo como ampliación, relacionado con el capítulo del que se trate. De esta forma el lector pueda encontrar referencias concretas en estos apartados, con información ampliada o curiosidades referidas el correspondiente tipo de producto o servicio.

A veces, los productos y servicios que a continuación se presentan son denominados productos “bancarios”, sin que por ello queramos indicar que son exclusivos de los bancos. La generalización en el uso de este término no puede hacernos olvidar que la captación de depósitos también se realiza por las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito2. Y otros servicios, a su vez, son ofrecidos por otras entidades financieras (establecimientos financieros, agencias de valores...).

2 Estas entidades son las denominadas “entidades de deposito”. Véase Anexo I, página 4.

(4)

Esquema del Sistema Financiero Español.

Soc. de Gtía. Recíproca

Bancos Cajas de Ahorros Coop. de Crédito

Entidades de Depósito Establecimientos financieros Instituto de Cto. Oficial Entidades de Cto.

Banco de España

Soc. y Agencias de valores Soc. y Fondos de Inversión Fondos de Titulización

Soc. Gestoras Inst. de Inv. Colectiva

C. N. M. V.

Soc. y Fondos de Capital Riesgo

Dir. Gral. Tesoro y Pol. Financiera

Entidades Aseguradoras Fondos de Pensiones

Dirección Gral. de Seguros

Ministerio de Economía

(5)

2.2.- Productos de Pasivo.

2.2.1.- La cuenta bancaria y la movilización de fondos.

2.2.1.1.- La cuenta corriente.

Los contratos de depósito a la vista son utilizados por los clientes de las entidades bancarias para depositar los fondos cuya liquidez desean que sea inmediata. Estos depósitos disponibles se materializan en cuentas corrientes y en libretas de ahorro. Son los productos financieros más populares, ya que cualquier empresa posee una cuenta corriente para la domiciliación de los pagos y hasta los padres abren una cartilla de “ahorro infantil” para sus hijos.

Forman parte del pasivo de la entidad, dentro del epígrafe de

“acreedores”, y convierten a los depositantes en suministradores de fondos, que la entidad invertirá, principalmente en préstamos y crédito.

Las cuentas corrientes se constituyen mediante un contrato mercantil bancario y se trata de depósitos irregulares3. Como depósitos a la vista, permiten la disposición de los fondos sin que exista preaviso, plazo de contratación o vencimiento.

Al abrir una cuenta corriente, el cliente obliga al banco o caja a garantizar la custodia de la cantidad entregada4 y a mantener la liquidez suficiente para restituirle el depósito, íntegra o parcialmente, cuando lo solicite.

Asimismo, el cliente percibe una rentabilidad por los depósitos. La entidad financiera anotará los ingresos que reciba la cuenta y efectuará los pagos por cuenta del cliente, reflejándose en la misma como cargos y abonos.

El servicio de tesorería que ofrecen estos depósitos es cada día más amplio, recibiendo en estas cuentas el cobro de las nóminas, el pago de impuestos, la domiciliación de servicios y suministros, disposiciones con tarjetas de débito o crédito... El titular de la cuenta tiene derecho a que el banco le atienda en los servicios de caja, para lo cual debe mantener saldo suficiente en la cuenta.

La nota característica que diferencia actualmente la cuenta corriente de la libreta de ahorro es la posibilidad de utilizar cheques para movilizar los

3 El depositante autoriza a que el depositario disponga del objeto del depósito, con la obligación de devolver otro de la misma especie y calidad.

4 Además de los correspondientes coeficientes de solvencia y liquidez, que permiten a la entidad cumplir con la obligación de reembolsar el depósito a requerimiento de su cliente, una parte de sus resultados son aportados a unas instituciones denominadas Fondos de Garantía de Depósitos, que aseguran el reembolso de los depósitos hasta una determinada cantidad, en caso de que la entidad entre en crisis.

(6)

fondos. El cliente puede solicitar su chequera o talonario, que se compromete a custodiarlo adecuadamente, con lo cual podrá emitir talones para el reembolso de fondos o la realización de pagos a terceros. En caso de pérdida o robo del talonario o de alguno de sus talones, debe avisar cuanto antes al banco, con el fin de evitar que éste pague a quien le presente un cheque o sucesivos cheques del talonario perdido o extraviado. En el caso de que no exista aviso de pérdida, el banco no será responsable del uso indebido.

El banco, periódicamente, envía al cliente una relación detallada de sus movimientos y el saldo mediante un “extracto bancario” y, según las condiciones del contrato, la liquidación de intereses practicadas. De esta forma, el cliente puede conciliar los resguardos de los movimientos con los reflejados por la entidad.

El cliente también puede pedir el extracto de su cuenta cuando lo desee, bien personalmente, acreditando su identidad, bien por escrito. En realidad la mayoría de las entidades comunican los movimientos de las cuentas cada vez que se producen y facilitan resúmenes periódicos para uso de su clientela.

Los intereses por una cuenta corriente varían de una entidad bancaria a otra, pero lo más frecuente es que sean bajos, aunque existen productos basados en las cuentas corrientes con tipos de interés importantes, en función del saldo medio que tenga la cuenta. Incluso se pueden liquidar la cuenta por tramos, aplicando un tipo de interés diferente para cada uno de ellos.

En caso de que cambien los tipos de interés la entidad deberá comunicarlo al cliente con suficiente antelación ya sea de forma individualizada, a través de un diario de amplia difusión o mediante la inserción en un tablón de anuncios que deberá existir en todas las oficinas bancarias. En la liquidación de intereses, el banco debe indicar por separado, los números comerciales y los intereses correspondientes a cada uno de los tipos de interés aplicados.

Si tuviera que realizar alguna reclamación y esta no fuera atendida, el cliente puede apelar al “defensor del cliente” de la entidad, organismo que preceptivamente debe existir. Si aún así, sus demandas no son atendidas, puede recurrir por escrito al Servicio de Reclamaciones del Banco de España, aportando toda la documentación posible. Esto es válido para cualquier producto y servicio bancario.

Cuando el cuentacorrientista realiza más reembolsos que ingresos se produce un saldo negativo o “saldo en números rojos”, que se denomina

“descubierto” y que el banco no está obligado a atender. El tratamiento de esta facilidad financiera es similar un crédito sobre el titular de la cuenta5.

En el siguiente cuadro se detallan los derechos y deberes del titular de la cuenta corriente y de la entidad financiera:

5 Véase epígrafe ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.,.

(7)

DERECHOS DEL CUENTACORRIENTISTA

Las cuentas corrientes tienen derecho a los siguientes servicios de caja:

 Retirar fondos a favor propio o de terceros (cheques tanto de ventanilla como del talonario) en todo momento y al instante.

 Ordenar giros y transferencias.

 Pagar los talones que suscriba sobre su saldo acreedor.

 Domiciliar pagos de facturas o letras de cambio.

 Abonar sus ingresos de dinero o el montante de los efectos que negocie.

 Abonar en cuenta las entregas y transferencias que efectúen otras personas a su favor.

 Abonar intereses a través de la propia cuenta corriente.

 Recibir periódicamente un extracto de cuenta que refleje los movimientos (adeudos y abonos) de la misma y su saldo.

 Recibir periódicamente la liquidación de la cuenta y el consiguiente abono de los intereses pactados.

DEBERES DEL CUENTACORRIENTISTA

Los derechos relacionados anteriormente tienen como contraprestación una serie de deberes, por los que el cliente se obliga con la entidad financiera donde tiene abierta su cuenta a:

 No girar ni ordenar operaciones si está en descubierto.

 No disponer de ingresos o abonos hasta su fecha de vencimiento.

 Pagar los gastos y comisiones por los servicios que ordenase al banco, acordes al folleto de tarifas y comisiones.

 Conservar y custodiar con responsabilidad los talonarios de cheques y comunicar al banco su hurto o extravío para que éste proceda a su anulación.

 Comunicar al banco los cambios de domicilio.

(8)

Antiguamente, para tener una cuenta corriente, el cliente “solicitaba”

su apertura. Actualmente sólo es necesario firmar un documento contractual entre ambas partes y una cartulina donde se recogen las firmas que van a intervenir en la cuenta. En el clausulado del contrato se suele incluir la posibilidad de "compensación de saldos" es decir, que si se tienen varias cuentas en la entidad y una de ellas quedara deudora, se autoriza al banco a traspasar, de cualquier cuenta, la cantidad suficiente para equilibrar el déficit de otra.

Para la apertura de la cuenta es obligatorio presentar el NIF en el caso de particulares o el CIF en el de personas jurídicas. En este último caso debe entregarse al banco todo tipo de documentos legales que justifiquen la creación de la sociedad, así como los documentos que acrediten a una persona o personas como representantes legales de la sociedad (escritura de constitución, poderes, etc.). Estos representantes o apoderados serán los que operen mediante su firma en la cuenta. Los poderes deben ser sometidos a bastanteo en los servicios jurídicos del banco, pues algunas de las numerosas operaciones que se realizan a través de la cuenta corriente pueden estar excluidas de esos poderes6.

En las cuentas conjuntas, el contrato estará firmado por todos los titulares7. Es preciso indicar la forma de disposición de los fondos, ya sea de forma indistinta por cada uno de los titulares o autorizados, o de forma mancomunada (varias firmas a la vez) indicando en que circunstancias son precisos estos requisitos.

6 Puede suceder, por ejemplo, que un apoderado pueda librar cheques contra la cuenta corriente pero no pueda firmar créditos. En este caso, la entidad financiera no debe permitir un descubierto en la cuenta corriente de su cliente, pues éste no está facultado para esa disposición.

7 En cualquier tipo de cuenta, el titular o titulares pueden autorizar a otras personas el uso de la misma por medio de un poder notarial o documento bastante, que se archivará en el banco, incluyendo qué tipo de operaciones se permite realizar al autorizado.

(9)

2,2,1,2,- La libreta de ahorro.

Al igual que la cuenta corriente, la cuenta de ahorro es un tipo de contrato bancario de depósito irregular, que presta el servicio de tesorería para la gestión de cobros y pagos del cliente. La distinción entre ambos tipos de cuentas es cada vez más difusa. Antiguamente, las cuentas de ahorro eran la materialización del ahorro doméstico y la finalidad era la captación del pequeño ahorrador. La fecha de valor8 se asignaba por quincenas, el tipo de interés era superior al de la cuenta corriente normal y para la disposición era necesario preavisar a la entidad con suficiente antelación (de quince a treinta días).

Actualmente, la fecha de valor de los apuntes es diaria y los tipos de interés son exiguos, cercanos a los de la cuenta corriente. Otra diferencia tradicional, como es la imposibilidad de usar talones o cheques, ha ido progresivamente desapareciendo, y sobre este tipo de cuenta pueden realizarse domiciliaciones y asignar casi cualquier tipo de servicio bancario.

Los requisitos para ser titular de una libreta de ahorro son similares a los de las cuentas corrientes y son válidas las apreciaciones referidas sobre ellas.

Al ingresar la primera partida, el banco entrega al cliente una libreta o cartilla de ahorros donde constará la primera imposición. La libreta será siempre fiel reflejo del movimiento de la cuenta.

La disposición de los fondos en efectivo generalmente se realiza presentando la cartilla, donde se refleja la correspondiente anotación. No obstante, también se realizan disposiciones mediante la mera firma de un reintegro de la cuenta. En principio no pueden disponer de los fondos mediante cheques o pagarés, aunque excepcionalmente algunas entidades facilitan talones que permiten realizar estas operaciones mediante la vinculación de cuentas9. En las imposiciones no es necesario entregar la cartilla pues es suficiente con firmar un justificante, aunque las libretas pueden y deben presentarse periódicamente para su actualización.

Para las cuentas de ahorros, el banco no tiene obligación de enviar extractos indicativos de los movimientos de estas cuentas, pues en la propia libreta se reflejan los apuntes si está actualizada. No obstante, y en la práctica, todos los bancos envían la notificación de los movimientos como si de una cuenta corriente se tratara.

8 Fecha que se considera a efectos de liquidar la cuenta.

9 A efectos de su clasificación según la normativa contable del Banco de España, la única diferenciación es que las cuentas de ahorro “... están instrumentalizadas en libreta y no son movilizables mediante cheque”.

(10)

En caso de extravío o hurto de la libreta, el titular debe informar de la pérdida a la entidad financiera. Si son cartillas indistintas (varios titulares) deben firmar todos. La cartilla extraviada queda así sin efecto alguno. La entidad sólo se hace responsable desde la fecha de notificación del extravío. A continuación, el banco expide una nueva libreta con distinto número y serie que la extraviada pero con igual saldo y, si es preciso, con los asientos de actualización que procedan.

DIFERENCIAS TEÓRICAS ENTRE CUENTA DE AHORRO Y CORRIENTE

 Las libretas de ahorro no se movilizan con cheques.

 Se instrumentan en una libreta donde se reflejan los movimientos.

 Los documentos de disposición no son transmisibles.

 Tipo de interés algo mayor que las cuentas corrientes.

 Carecen de algunos servicios de caja.

 El banco no tiene obligación de enviar extractos al constar los apuntes en la libreta.

 Es muy poco común la existencia de descubiertos en cuentas de ahorro.

(11)

ANEXO

Liquidación de una cuenta corriente.

Hay tres métodos para liquidar una cuenta corriente: el directo, el indirecto y el hamburgués. Como este último, también llamado escalar, es el más utilizado a continuación se expone la forma de liquidar una cuenta corriente10:

Terminología:

Cargo: Movimiento al Debe de la cuenta. (Md) Abono: Movimiento al Haber de la cuenta (Mh)

Fecha Valor: Fecha de efecto del cargo o abono para el cálculo de intereses (tn)

Fecha de cierre: Fecha en que se liquida la cuenta (tc)

Tipo acreedor Tipo de interés para saldos acreedores (Ta) Tipo deudor Tipo de interés para saldos deudores (generalmente

distinto del tipo acreedor (Td)

Saldo Suma de todos los movimientos hasta una fecha (saldo a la fecha) (St)

Números comerciales Producto del saldo por el tiempo. Nt = St * (t’ - t) / 100

Base Año comercial o año natural (360 ó 365) (B)

Divisor fijo deudor Cociente entre Base y Tipo de interés deudor Dfd = B / (Td * 100)

Divisor fijo acreedor Cociente entre Base y Tipo de interés acreedor Dfa = B / (Ta * 100)

Para liquidar una cuenta por el método hamburgués, se colocan todos lo movimientos según la fecha de valor11 y se obtienen los saldos para cada operación o para cada día. Para ello se parte del saldo del movimiento anterior (o del día anterior) y se le añade el/los movimientos del día.

En la siguiente columna se obtiene el tiempo que ha permanecido ese saldo y se multiplica por el saldo para obtener los números comerciales.

Estos pueden ser deudores o acreedores, según el signo del saldo. El saldo de números tanto acreedor como deudor se divide entre cada uno de los divisores fijos y se obtienen los intereses, tanto acreedores como deudores. Si se desea obtener el saldo medio ponderado por los días, se divide el saldo total de los números entre el total de los días. La mecánica para realizar la liquidación de una cuenta se detalla en el siguiente cuadro:

10 El método es similar para liquidar una cuenta de ahorro, un descubierto o una cuenta de crédito.

11 Así se facilita la liquidación y evita números comerciales deudores o acreedores negativo.

(12)

A continuación realizamos un ejemplo numérico:

Es preciso indicar que sobre los intereses acreedores, la entidad financiera debe realizar la correspondiente retención por el impuesto sobre el rendimiento del capital, y que se incluirá en la correspondiente declaración de IRPF o IRS.

En las liquidaciones de cuentas de crédito es posible que existan otros tipos de interés, aplicables sobre los saldos que se excedan del límite concedido o sobre los saldos vencidos de la póliza de crédito. Además, pueden existir otras comisiones, como por ejemplo, sobre el saldo medio no dispuesto o sobre el mayor saldo puntal excedido, lo cual añade peculiaridades a la liquidación de intereses de esos productos12.

12 Véase epígrafe ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.

Fecha Debe Haber Saldo tiempo Deudores Acreedores

t0 Mh0 S0 = Mh0 t1 - t0 Si S0 <0 =>Nd0=S0*(t1-t0)/100 Si S0>0 =>Na0=S0*(t1-t0)/100

t1 Md1 Mh1 S1 = S0 + Mh1 - Md1 t2 - t1 Si S1 <0 =>Nd1=S1*(t2-t1)/100 Si S1>0 =>Na1=S1*(t2-t1)/100 t2 Md2 Mh2 S2 = S1 + Mh2 - Md2 t3 - t2 Si S2 <0 =>Nd2=S2*(t3-t2)/100 Si S2>0 =>Na2=S2*(t3-t2)/100 t3 Md3 Mh3 S3 = S2 + Mh3 - Md3 t4 - t3 Si S3 <0 =>Nd3=S3*(t4-t3)/100 Si S3>0 =>Na3=S3*(t4-t3)/100 ...

tn Mdn Mhn Sn = S(n-1) + Mhn - Mdn t(n + 1) - tn Si Sn <0 =>Ndn=Sn*(t(n+1)-tn)/100 Si Sn>0 =>Nan=Sn*(t(n+1)-tn)/100 ...

t(c-1) Md(c-1) Mh(c-1) S(c-1)=S(c-1)+Mh(c-1)-Mdn(c-1) tc - t(c-1) Si S(c-1) <0 =>Nd(c-1)=S(c-1)*(tc-t(c-1))/100 Si S(c-1)>0 =>Na(c-1)=S(c-1)*(tc-t(c-1))/100 tc

Nd0+Nd1+Nd2+Nd3 + ... Ndn + ... +Nd(c-1) Na0+Na1+Na2+Na3 + ... Nan + ... +Na(c-1) Número comerciales

Fecha Debe Haber Saldo tiempo Deudores Acreedores

30-oct 1000,00 1000,00 10 100,00

09-nov 5000,00 3000,00 -1000,00 1 -10,00

10-nov 8000,00 7000,00 15 1050,00

25-nov 15000,00 6000,00 -2000,00 12 -240,00

07-dic 9000,00 7000,00 13 910,00

20-dic 2000,00 5000,00 1 50,00

21-dic 25000,00 30000,00 3 900,00

24-dic 1000,00 29000,00 7 2030,00

31-dic

62 -250,00 5040,00

tipo divisor fijo Números Intereses

deudor 14,00% 25,71 -250,00 -9,72

acreedor 2,00% 180,00 5040,00 28,00

4790,00 18,28

Días 62

Saldo Números 4790,00

Saldo Medio ponderado 7725,81 Acreedor

Número comerciales

(13)

2.2.1.- Depósitos bancarios.

2.2.1.1.- Imposición a plazo fijo.

Las imposiciones a plazo fijo, al igual que las cuentas corrientes y las de ahorro, son depósitos irregulares y están incluidas dentro del epígrafe de acreedores de las entidades de crédito. La disponibilidad se pacta de antemano a cambio de una remuneración más alta. Sobre estos depósitos no pueden librarse ni cheques ni órdenes de pago y nunca se pueden producir descubiertos.

El cliente se compromete a mantener el depósito en la entidad de crédito por el plazo convenido. En el contrato se especifica el plazo o el vencimiento del producto junto con la remuneración y la forma de abonar los intereses. A veces, la remuneración incluye regalos, cuya consideración fiscal es de retribución en especie. Habitualmente es necesario poseer una cuenta corriente o de ahorro para abonar los intereses y el importe del principal del depósito al vencimiento del mismo.

El soporte documental incluye, además del contrato, una cartilla adecuada para un depósito a plazo multi-imposición, o un resguardo o “lámina”

del depósito, semejante a un título aunque sin espacios para endosos, ya que es nominativo e intransferible. Los tipos de interés de estas operaciones son los que libremente pacten las partes, siguiendo la corriente de variación de los tipos de interés bancarios.

En el contrato se especifica la prorrogabilidad del mismo. Al concluir el plazo, la entidad puede restituir al cliente la cantidad depositada más los intereses o, como sucede habitualmente, renovar tácitamente el depósito por un periodo similar al pactado inicialmente. El pago de intereses puede realizarse al vencimiento del depósito o mediante pagos periódicos. Si éste es el caso, puede pactarse el pago de intereses de fecha a fecha o en días concretos de liquidación13.

El Banco de España también considera depósitos a plazo las denominadas “cuentas ahorro-vivienda” cuya finalidad es incentivar el ahorro para la adquisición de la vivienda habitual del depositante. Aunque no poseen una fecha de vencimiento concreta14 y son a la vista,se trata de depósitos muy estables, cuyo reembolso solo se produce cuando el cliente adquiere la vivienda. Posee unas importantes ventajas fiscales.

13 Las entidades prefieren esta última opción pues en un solo día liquidan las IPF que correspondan al mes. En caso contrario, el proceso informático de liquidación deben pasarlo todos los días para determinar cuales deben liquidar.

14 Aunque sí una fecha límite para efectuar la inversión, aprovechándose de las ventajas fiscales.

(14)

En el caso de que el cliente necesitara obtener liquidez, existen dos posibilidades:

 Solicitar la cancelación anticipada del depósito, mediante la renuncia de los intereses no devengados y el pago de una penalización, o

 La constitución de un crédito con el mismo plazo que el vencimiento residual (tiempo que queda hasta el vencimiento) del depósito. Para ello se pignora el título, como garantía de la operación.

Las imposiciones a plazo son muy deseadas por las entidades bancarias pues se trata de un pasivo estable que puede invertirse de forma más rentable, sin tener que soportar el coste de reservar encaje o efectivo para hacer frente a los pagos15.

Se trata de un tipo de depósito tradicional, que resurge en épocas de inestabilidad de los mercados financieros, pues permite al cliente obtener una mayor rentabilidad por los ahorros sin correr los riesgos o sobresaltos de otros tipos de inversiones.

15 La estabilidad de los depósitos es un componente importante para la entidad, pues repercute en su equilibrio financiero. Otros factores que influyen junto con tipo de pasivo (a la vista o a plazo) es la diversificación de los impositores, sus necesidades de efectivo y la confianza en la entidad.

(15)

2.2.1.1.-Cuentas financieras

Se trata de depósitos que combinan liquidez con una importante rentabilidad. Esto es debido a que los saldos se invierten diariamente en activos financieros muy líquidos, generalmente deuda pública. La liquidez puede ser casi inmediata o con preavisos muy corto, para permitir deshacer la inversión.

Existe la posibilidad de movilizar los fondos mediante talones de la propia cuenta o de una cuenta corriente vinculada, que simplemente sirve de soporte de los movimientos diarios de inversión y de las movilizaciones de fondos.

La popularidad que adquirieron durante la década de los ochenta se basa en la limitación existen para las cuentas corrientes al no devengar intereses superiores al 1 %. Una vez resulta esta limitación, las cuentas financieras han perdido empuje a favor de otros activos.

(16)

2.1.1. Depósitos indiciados y estructurados.

Los productos que se describen a continuación poseen una serie de características comunes: son depósitos similares a los plazos fijos, forman parte de los acreedores de la entidad, la disposición está limitada hasta una determinada fecha o vencimiento y la rentabilidad es variable.

Generalmente se exige una cantidad mínima y no suelen ser cancelables ni prorrogables, porque detrás de ellos existen operaciones de ingeniería financiera (permutas financieras, futuros y opciones) para cubrir el riesgo financiero de la entidad.

En los depósitos indiciados, la rentabilidad final del depósito está en función de la evolución de determinado índice o cesta de índices, generalmente bursátiles, aunque nada impide que pueda ser la cotización de una moneda o la evolución de una cesta de fondos de inversión.

La filosofía de los depósitos estructurados es similar. Ofrecen una rentabilidad final derivada de un mínimo fijo asegurado y una parte variable que depende de cómo evoluciona una determinada empresa o sector en el mercado bursátil. A veces la rentabilidad se basa en dos opciones, un TAE contratado de antemano o un porcentaje de revalorización media de un índice, que puede ser también bursátil.

Las combinaciones que pueden hacerse con estos tipos de depósitos son muy variadas. Puede dividirse en tramos el depósito, asignando distintos vencimientos y rentabilidades, combinar índices de referencia o realizar pagos parciales de intereses según la evolución de determinados índices.

(17)

2.1.2. Otros depósitos y títulos.

Los certificados de depósitos a plazo poseen la característica de ser transmisibles mediante endoso sin la intervención de agente mediador. Suelen emitirse en unos talonarios de numeración correlativa, cuya matriz permanece en poder del banco, con datos iguales a los datos que figuran en el certificado de depósito. A veces incluso permanece el propio certificado en depósito en la entidad, emitiendo la institución un resguardo del mismo.

En estos documentos se incorporan el derecho a percibir el importe de la imposición y los intereses en la fecha y forma pactada. Esto quiere decir que para percibir los intereses debe presentarse el documento original que contará con cupones recortables para ser cobrados o espacios impresos destinados a ser sellados por la entidad como justificación del pago.

El tipo de interés de estas operaciones es algo menor que el de las imposiciones a plazo pues soportan el coste de los timbres, impuesto necesario para la transmisión, pero que permite obtener liquidez al trasmitirlos por endoso. Para ello el titular consignará adecuadamente las casillas que con este fin existen en el dorso del documento para transmitirlo al endosatario.

Hay que observar que los certificados de depósito son acreditaciones con cláusula a la orden: es decir, títulos que se libran a favor de una persona física o jurídica determinada, o de cualquier otra a quien se le transmitan. Por esta razón, no es usual emitirlos a nombre de varias personas (aunque se puede) y nunca se emitirán indistintamente.

El coste de los timbres y la posibilidad de cancelación anticipada de las imposiciones a plazo fijo han originado que la utilización de este activo sea, actualmente, muy escasa.

Los bonos de caja y de tesorería son una especie de obligaciones a medio plazo, entre 3 y 5 años, siendo los intereses libres y pudiéndose pagar semestralmente. Ambos tipos de bonos, de caja y de tesorería, son convertibles en acciones.

En toda emisión de bonos debe constar al menos el importe nominal, el número de bonos, el importe nominal total emitido, si la emisión es ampliable, si son al portador o no, el plazo de suscripción, el tipo de interés y la fecha de amortización.

Al no ser las cajas de ahorros sociedades anónimas, los bonos de tesorería que emiten no son de por sí convertibles ni canjeables por acciones de la misma empresa. Abundan las emisiones de este tipo de entidades en las

(18)

que se oferta el canje de estos títulos por acciones de otras entidades que la caja emisora posee en su cartera de valores.

Otro tipo de empréstitos emitidos por las entidades de crédito son los títulos hipotecarios, que para la entidad constituyen una refinanciación de sus inversiones.

Pueden ser:

 Bonos hipotecarios: cuya emisión está garantizada con bienes concretos y determinados.

 Cédulas hipotecarias: cuya garantía es la totalidad de los bienes raíces de la cartera hipotecaria afecta.

 Participaciones hipotecarias, donde la garantía es la cartera de préstamos hipotecarios pero, a diferencia de las cédulas hipotecarias, la entidad cede todos los derechos y obligaciones (el riesgo) al participe.

Es el vehículo financiero utilizado en las titulizaciones hipotecarias, donde los clientes son los fondos de titulización que, a su vez, emitirán otros títulos para colocarlos en mercados institucionales.

Otros instrumento de captación de recursos a corto plazo son las letras de cambio libradas por las propias entidades y los pagarés emitidos al descuento. Las primeras fueron muy utilizadas por la banca extranjera en los años ochenta e incluso existía un mercado de contratación en las bolsas españolas. Han perdido atractivo al recibir el mismo trato que los plazos fijos a efectos del coeficiente de caja y el mismo tratamiento fiscal.

Los pagarés son depósitos similares a los plazos fijos, donde los títulos son emitidos al descuento. El atractivo que tenían era que los intereses (diferencia entre nominal y efectivo de la inversión) no tenían retención fiscal. Al equiparase con el resto de depósitos y aplicárseles retención fiscal en el rendimiento del producto, el único aliciente que poseen es el posible mercado secundario de negociación.

Por último, existe la “financiación subordinada” consistente en la emisión de títulos cuya característica principal consiste en que, en caso de crisis de la entidad financiera, los suscriptores se encuentran a medio camino entre los acreedores y los accionistas, en el orden de prelación de cobro. El plazo original no es inferior a cinco años y los intereses se retribuyen si la entidad posee beneficios. Para la entidad, no forman parte de los acreedores sino de sus recursos propios, como el capital y las reservas, aunque no con la misma consideración de calidad (recursos propios de segunda categoría o TIER II).

(19)

ANEXO

Cálculo de la T.A.E.

Para comparar la rentabilidad financiera de dos productos de ahorro es necesario fijarse en la T.A.E. o tasa anual equivalente y no en el tipo de interés nominal. En dos productos con el mismo tipo nominal, resultará más rentable financieramente aquel que recupera la inversión y los intereses antes, comparativamente el que tiene una T.A.E. mayor.

La T.A.E. es el tipo de interés, referido al año, que iguala el valor actual de los desembolsos y reintegros de una operación financiera.

Habitualmente, suele ser mayor que el tipo nominal16, lo cual favorece que las entidades de crédito, en las operaciones de pasivo, negocien aquella en lugar del tipo nominal.

Para el cálculo de la T.A.E., en operaciones de pasivo, es necesario tener en cuenta que el rendimiento efectivo se refiere a los importes brutos, sin tener en cuenta la retención por los impuestos.

En las operaciones de activo, a la hora de realizar la equivalencia financiera entre disposiciones y pagos, se tendrá en cuenta todas las comisiones excepto las de disponibilidad. Tampoco se incluirán los gastos de seguros o los que corresponda abonar a terceros (notaría, registro o impuestos).

Terminología:

Tasa nominal anual (tn)

Numero de veces que el año contiene el periodo elegido (m) Tasa anual equivalente (TAE)

1  1

 

 

m

m

TAE tn tn

1 TAE

m 1 .m

1



  

Ejemplo

16 Cuando el pago de intereses se realiza en periodos inferiores al año.

liquidación m tipo nominal T.A.E. tipo nominal T.A.E.

mensual 12 6,00% 6,17% 5,84% 6,00%

trimestral 4 6,00% 6,14% 5,87% 6,00%

semestral 2 6,00% 6,09% 5,91% 6,00%

anual 1 6,00% 6,00% 6,00% 6,00%

bianual 0,5 6,00% 5,83% 6,18% 6,00%

Ejemplo1 Ejemplo2

(20)
(21)

2.2. Pasivos en divisas.

En la actualidad las entidades de crédito pueden abrir cuentas de pasivo en divisas tanto a titulares residentes como a no residentes. En este último caso es necesario acreditar la no residencia de la siguiente forma:

 Personas físicas:

 Españolas: Certificado consular.

 No españolas: Certificación Negativa de residencia del Ministerio del Interior.

 Personas jurídicas:

 Españolas: Certificado consular.

 No españolas: Acreditación fehaciente de su naturaleza y domicilio.

Los tipos de interés de los depósitos a plazo son los que correspondan en el mercado de divisas a plazo.

A efectos fiscales, para que se consideren no residentes y no se practiquen retenciones en las liquidaciones de las cuentas, es necesaria la

“declaración fiscal de no residencia”.

(22)

ANEXO

Control de cambios

La liberación de movimientos de capital es un hecho desde 1992, con la incorporación de España a la Unión Europea. Esto no es óbice para que exista unos controles que permitan conocer los movimientos de entradas y salidas de capital y los cobros y pagos realizados, entre residentes y no residentes.

En el siguiente cuadro se realiza un esquema muy somero de los requerimientos de información y declaraciones en operaciones de billetes u otros medios de pago y operaciones bancarias de cobros, pagos y transferencias:

(23)

Operaciones con billetes y cheques bancarios al portador y cobros y pagos a través de Entidades Registradas

Residentes No Residentes

Entrad as

>1.000.000 Ptas. o contravalor, declaración ante los Servicios de Aduanas o ante una Entidad Registrada (Mod. B1)

destinado a depósitos de no

residentes, inversiones extranjeras en España o transferencias de fondos al exterior.

Cobro s entre

Resi- dentes

y No Resi- dentes

> 1.000.000 Pts. o contravalor, declaración con el modelo B3 dentro del 30 días siguientes a su realización, presentada ante Entidades Registradas u oficinas operantes en el extranjero.

Billetes y otros medios de pago al portador

Compr as

> 500.000 y < 1.000.000 o contravalor, declaración del interesado, indicando su nombre, dirección, NIF, importe y moneda. Si se destina al abono en cuentas de no residentes, declaración de pago con identificación, concepto y datos de pago.

> 1.000.000 o contravalor, declaración con su identificación más la especificación si se destinan a pagos de No Residentes, y en tal caso, concepto de la operación con concepto de operación.

Además, los B1 o B3 cuando fueran precisos.

> 500.000 Registro de los datos que permitan la identificación.

> 1.000.000, identificación y declaración del origen del pago, mediante los modelos B1 y/o B3.

(24)

Cobros o transferencias

del exterior a través de Entidades Registradas

> 12.500 Euros, declaración previa debiendo informar del nombre del No Residente remitente, importe, moneda y concepto.

Para transferencias procedentes de países de la

Unión Europea > 12.500 euros y < 50.000 euros, posibilidad de declaración posterior.

Salida s

>1.000.000 Ptas. o contravalor, declaración ante los Servicios de Aduanas, Banco de España o ante una Entidad Registrada (Mod. B1) con validez para 15 días. Declaración por persona y viaje.

Pagos entre Resi- dentes

y no Resi- dentes

> 1.000.000 Pts. o contravalor, declaración con el modelo B3 dentro del 30 días siguientes a su realización, presentada ante Entidades Registradas u oficinas operantes en el extranjero.

Billetes y otros medios de pago al portador

Ventas

> 500.000 y < 1.000.000 o contravalor, declaración del interesado, indicando su nombre, dirección, NIF, importe y moneda. Si se destina al abono de no residentes, declaración con concepto de operación.

> 1.000.000 o contravalor, declaración con su identificación más la especificación si proceden de cobros a No Residentes, y en tal caso, concepto de la operación con concepto de operación.

Además, los B1 o B3 cuando fueran precisos.

> 500.000 Registro de los datos que permitan la identificación.

> 1.000.000, identificación y declaración del origen del pago, mediante los modelos B1 y/o B3.

Pagos o transferencias

al exterior a través de Entidades Registradas

> 12.500 Euros declaración previa debiendo informar del nombre del No Residente

beneficiario, importe, moneda y concepto.

(25)

3. Productos de Riesgo (Activo).

3.1. El crédito comercial.

El crédito comercial es una modalidad de financiación por la cual la entidad de crédito anticipa al cliente el importe de los efectos comerciales hasta el vencimiento de los mismo, cobrando los intereses de la financiación y las comisiones de gestión que hayan pactado. La entidad de crédito se convierte así en el poseedor de los efectos con posibilidad de recurrir contra alguna de las figuras del documento17.

Los efectos comerciales tienen que estar firmados necesariamente por el librador. Cuando están firmados por el librado, reconociendo el compromiso con el librador, se dicen que están “aceptados”. Esto aporta mayores garantía de cobro al banco y las comisiones aplicadas son menores.

Generalmente, el cliente bancario que descuenta habitualmente efectos posee una “clasificación comercial”, que es una póliza donde se determinan las condiciones del descuento junto con el límite máximo de papel que puede descontar. Según el cliente vaya presentado efectos, el importe de las letras en circulación (“Riesgo vivo”) es cada vez mayor. Al vencimiento de los efectos se da de baja el riesgo, incrementando el “disponible” para descontar.

En el caso de que se trate de un descuento aislado u “ocasional”, no es necesario este tipo de póliza, pues el riesgo no se renueva y es fácil controlar el que soporta la entidad.

Si el librado no efectúa el pago del mismo, la entidad financiera cargará al librador el importe del mismo más los gastos por la devolución del mismo. En el Registro de Aceptaciones Impagadas (R.A.I.) se constatan tanto los librados que han aceptado y no han pagado los efectos, como los libradores cuyos clientes (librados sobre los que giran) no han hecho efectivo sus obligaciones.

Dentro del concepto genérico de descuento comercial pueden distinguirse:

 Descuento comercial, propiamente dicho, donde los efectos descontados respaldan una operación comercial entre proveedor y cliente.

 Descuento de certificaciones, donde se anticipa el importe de un pago mediante la presentación de certificados que los justifican. Es necesario

17 Véase, más adelante, Gestión de efectos comerciales,.

(26)

que el pagador conozca, a través de la “toma de razón”, a quien debe realizar el pago. Es muy utilizado en la financiación de la ejecución de obras públicas.

 Anticipo de créditos sobre clientes, donde la entidad anticipa el importe de los créditos que posee el cedente sobre sus clientes. En caso de impago la entidad sólo puede ir contra el cedente-librador.

(27)

ANEXO

Descuento comercial.

Cuando el cliente remite un efecto o remesa de efectos para su descuento, el banco aplica un tipo [de descuento] sobre el nominal y aquel recibe la diferencia entre el nominal y los intereses.

Terminología:

Efectivo (E)

Nominal (N)

Tipo de descuento, en tanto por uno (d) Días hasta el vencimiento (t)

Comisiones por negociación, en tanto por uno(c) Timbres y gastos suplidos (g)

g N t c

N d

E  

 

 

 .

360 1 . .

Ejemplo:

En el cálculo del T.A.E. es necesario tener en cuanta que no se deben incluir ni los gastos suplidos y las comisiones mínimas de negociación18. Por tanto

 

1

360 1 .

365

 

 

 

 

  

t

N mín c c

t

TAE d T.A.E.6,65%

18 En la fórmula para el cálculo de la T.A.E. que se presenta, si cN < c(min) entonces c = 0 (se cobra el mínimo únicamente).

Nominal 6000,00

tipo 6%

dias 90

timbres y gtos. 33,75

negociación 0,10% Min. 1,50

Nominal 6000,00

Intereses -90,00 timbres y gtos -33,75 comisiones -6,00 Efectivo 5870,25

(28)

El coste real del cliente sería

1 Re

365

 

 



t

E al N

Coste CosteReal 9,27%

(29)

3.2. La cuenta corriente de crédito.

El préstamo y la cuenta corriente de crédito son operaciones activas tradicionales en la actividad bancaria y constituyen el núcleo fundamental de la inversión crediticia de las entidades de crédito.

La cuenta corriente de crédito es una facilidad financiera que consiste en la posibilidad, por parte del acreditado, de disponer de un determinado importe (límite del crédito), durante un cierto tiempo (hasta el vencimiento del crédito) mediante la utilización de una cuenta corriente. En ella se reflejarán las disposiciones junto con las imposiciones que realice el cliente bancario.

El cliente bancario, de esta forma, adecua el saldo a sus necesidades financieras en cada momento, disponiendo de los fondos cuando los necesite, pagando los intereses solamente del importe prestado por el banco. Esta circunstancia hace que este producto esté especialmente indicado para la financiación de circulante y desfases de tesorería, donde las necesidades financieras fluctúan o no se conocen “a priori” cuales van a ser.

La formalización se realiza a través de una póliza, generalmente intervenida por un fedatario público, que será un corredor de comercio para pólizas con garantía personal o un notario para pólizas con garantía hipotecaria.

La liquidación de este tipo de operación es similar al de una cuenta corriente con la salvedad de que pueden existir varios tipos de interés:

 Tipo deudor: el tipo pactado para el saldo dispuesto del crédito.

Puede ser fijo, variable o mixto en función de que no varíe durante la vida del crédito, esté referenciado a algún índice o se combinen ambos en la vida del crédito (generalmente los primeros años fijo y después variable).

 Tipo acreedor: tipo para el caso de que los ingresos superen a las disposiciones.

 Tipo vencido: tipo de interés que corresponde al saldo de deudor no amortizado a la fecha de vencimiento.

 Tipo excedido: tipo de interés aplicable al exceso de disposiciones sobre el límite concedido por la entidad. A menudo, el tipo vencido y excedido son el mismo.

(30)

Las comisiones aplicadas pueden de varios tipos, como por ejemplos las de apertura, la de mayor saldo no dispuesto, la del mayor saldo excedido...

Su concesión, condiciones e importe se hacen en función de:

 El estudio financiero de la empresa y sus necesidades de financiación.

 El estudio del funcionamiento de la cuenta bancaria.

 El grado de confianza existente entre banco y cliente.

 Las garantías existentes

 La capacidad de reembolso o generación de recursos de la empresa Existen diferentes modalidades, entre las que cabe destacar:

 El descubierto consistente en permitir un desfase entre las entradas y salidas de tesorería, por un período generalmente muy corto, sobre una cuenta corriente originariamente de pasivo. Son situaciones transitorias, generalmente más caras que las operaciones que nacen propiamente como financiación. Si se prolongan en el tiempo se formalizan en una póliza de crédito.

 Los créditos de campaña, destinados a cubrir las diferencias temporales en las empresas sujetas a un ciclo de explotación donde los cobros y pagos no son correlativos en el tiempo.

 Los créditos puente, destinados a cubrir el periodo intermedio entre la solicitud y la concesión de una operación a más largo plazo.

 Los créditos específicos consistentes en anticipos garantizados por la propia operación que se financia, como, por ejemplo, las mercancías a adquirir, el descuento de warrants o los anticipos de valores a negociar con posterioridad.

(31)

ANEXO

Cada entidad financiera realiza un estudio particular del análisis del crédito. Para el caso de particulares es necesario justificar la solvencia del acreditado, con una declaración de bienes, y la capacidad de pago mediante justificantes de las fuentes de generación de recursos. En el caso de una empresa es preciso realizar un estudio formal económico – financiero. Como regla intuitiva para la concesión de créditos y préstamos se aplica las reglas de las cuatro “Ces” o de las cinco “Pes”, ambas equivalentes.

Capital Protección Suficiencia de recursos propios. Solvencia.

Capacidad de devolución

Pago Generación de recursos para soportar el servicio de la deuda (pago de capital e intereses).

Carácter Personal Capacidad de gestión de los directivos.

Condiciones Propósito, Perspectivas

Idoneidad de la operación para la finalidad buscada y la influencia futura en el negocio.

Por su parte, la Central de Balances del Banco España19 propone una serie de ratios para evaluar a la empresa, según las siguientes categorías:

19 Se trata de una Servicio del Banco de España que recoge la información de las empresas no financieras.

Realiza el análisis individual de las empresas y emite informes estadísticos sectoriales. De ahí lo interesante la metodología adoptada por este Servicio.

(32)

Grupo Subgrupo Ratio Tasa de variación de ventas totales Tasa de variación de exportaciones

Tasa de variación del valor añadido ajustado

Valor añadido ajustado por empleado Ratios de actividad

Valor añadido ajustado sobre producción o ventas, y subvenciones

Margen bruto de explotación (Rstdo.

económico sobre ventas)

Rentabilidad económica bruta (Rstdo.

económico bruto sobre inmovilizado material en explotación y activo circulantes neto de la explotación)

Rentabilidad económica del activo neto Rentabilidad

Rentabilidad financiera de los recursos propios

Dividendos sobre recursos propios

Gastos financieros sobre recursos ajenos remunerados

Ratios de rentabilidad

y costes

Costes

Remuneración del pasivo total

De existencias de mercaderías o materias primas

De existencias de productos terminados y en curso

Periodo de cobro a clientes Periodos de maduración

Periodo de pago a proveedores

Coeficiente de capital (inmovilizado material y activo circulante sobre valor añadido ajustado)

Inmovilizado en explotación por empleado

Tasa de amortización anual

Tasa de envejecimiento del equipo productivo

Incremento del inmovilizado material bruto

Estructura

Coste medio del personal

Activo inmovilizado sobre financiación permanente (cobertura del inmovilizado) Autonomía financiera (patrimonio neto sobre pasivo remunerado)

Recursos ajenos sobre recursos propios (tasa de endeudamiento)

Financiación bancaria sobre recursos ajenos

Cobertura de las necesidades financieras permanente por la autofinanciación

Ratios de estructura, financiación

e inversión

De financiación e inversión

Subvenciones sobre ventas netas Al personal

Reparto de rentas generadas (Valor

añadido ajustado + Rstdo. Extraordinario y Al Estado y otros entes públicos

(33)

A los prestamistas A los accionistas y otros de la Cartera de Valores excluidas sus

provisiones + Ingresos Financieros +

Intereses Activados + Tributos A autofinanciación de la empresa

3.3. Préstamos.

En el contrato de préstamo, la entidad financiera entrega al cliente bancario la totalidad del importe solicitado y este se obliga a devolverlo en la forma en que se estipule en el contrato. Este tipo de operación está indicado para financiar las necesidades de inversión del cliente cuando se trata de una financiación a largo plazo, se pretende adquirir un inmovilizado o realizar una inversión o se pretende contar con una fuente de financiación permanente y estable.

Como en cualquier operación de riesgo, la entidad de crédito estudia detenidamente la operación para valorar la solvencia del acreditado y su capacidad de pago actual y futura. Si la solvencia del solicitante de la operación no fuera suficiente para garantizar ésta, deberán aportarse garantías adicionales, tanto reales (hipotecarias o prendarias) como la firma de avalistas, que presentarán la correspondiente “declaración de bienes”.

En las condiciones del contrato de préstamo se incluye el tipo de interés, que puede ser fijo o variable. Además se constituirá un calendario de amortización, determinando en la manera en que debe el cliente bancario reintegrar el préstamo a la entidad.

Otros conceptos que suponen un incremento del coste de la operación son la comisión de apertura, comisión por cancelación anticipada y los gastos suplidos (notaría, registro e impuestos) en casos de préstamos hipotecarios. También se especifica si existe penalización por cancelación total o parcial anticipada de la operación.

Según las características del préstamo puede gozar de determinadas ventaja, como las de tipos de interés subvencionados, subvenciones directas al capital o ventajas de tipo fiscal.

Los préstamos al consumo se conceden teniendo su origen en una operación comercial, normalmente, con tipos de interés más altos. Se trata de créditos reembolsables, destinados a las economías domésticas, en los que intervienen dos partes (banco y cliente) o tres (vendedor del bien).

Los prestamos hipotecarios son operaciones destinadas a facilitar fondos para la compra de un terreno, la adquisición de una vivienda o para su mejora. Se conceden con garantía hipotecaria constituida mediante una escritura notarial, generalmente a largo plazo. Aunque lo habitual es la

(34)

financiación de la compra de la vivienda habitual, cabe también el uso de la hipoteca de un bien ya adquirido como garantía de otra operación (por ejemplo la apertura de un negocio).

Otras operaciones crediticias formalizadas en préstamos, y a veces en créditos21, están vinculadas a determinados tipos de actividades como son, por ejemplo, los prestamos agrícolas. Se destinan a los fines de promoción y desarrollo de las actividades agrarias para financiar actividades tales como:

 Campañas de recogida de cosechas.

 Maquinaria agrícola.

 Vivienda rural.

 Almacenamiento de cereales.

20 Se define como la media aritmética simple de los valores diarios de los días con mercado de cada mes, del tipo de contado publicado por la Federación Bancaria Europea para las operaciones de depósito en euros a plazo de un año calculado a partir del ofertado por una muestra de bancos para operaciones entre entidades de similar calificación (EURIBOR).

21 En este caso cabe la posibilidad de concesión de una línea de crédito con carácter mas o menos permanente (crédito “revolving”)

El Banco de España define un conjunto de índices o tipos de interés de referencia ofíciales, susceptibles de ser aplicados por las entidades de crédito a los préstamos hipotecarios a interés variable:

 Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre concedidos por los bancos.

 Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre concedidos por las cajas de ahorro.

 Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre concedidos por el conjunto de las entidades de crédito.

 Tipo activo de referencia de las cajas de ahorro.

 Tipo de rendimiento interno en el mercado secundario de la deuda pública de plazo entre dos y seis años.

 Tipo interbancario a un año (MIBOR) exclusivamente para los préstamos hipotecarios formalizados con anterioridad al 1 de enero del año 2000.

 Referencia interbancaria a un año20.

(35)

 Adquisición de cereales y semillas.

 Compra fertilizantes.

 Modernización de las instalaciones.

 El anticipo de una subvención.

DIFERENCIAS ENTRE PRÉSTAMO Y CRÉDITO

PRÉSTAMO CRÉDITO

 Contrato real, se perfecciona con la entrega del dinero.

 Contrato unilateral, sólo produce obligaciones para el prestatario:

devolver el capital, abonar los intereses, etc., una vez que la entidad ha entregado el importe del préstamo.

 La entidad financiera entrega al prestatario una cantidad de dinero.

 El prestatario se obliga a restituir la suma prestada, más los intereses, al finalizar un plazo establecido.

 El prestatario sólo reduce su deuda con las amortizaciones, en los plazos fijados. Estas amortizaciones son devoluciones parciales de la suma prestada y sólo se amortiza totalmente al cancelar el préstamo.

 Los intereses se abonan por la totalidad del capital pendiente.

 Las amortizaciones, que se ajustan al cuadro de amortización incluido en la póliza o escritura, suponen una devolución parcial del capital percibido

 Contrato consensual, se perfecciona con el consentimiento.

 Contrato bilateral, genera obligaciones para ambas partes.

 La entidad financiera se compromete a poner a disposición del acreditado el dinero hasta un límite pactado y durante un periodo de tiempo prefijado.

 El acreditado puede disponer de los fondos, dentro del plazo y límites fijados, realizando disposiciones totales o parciales, que se irán reflejando en la cuenta de crédito.

 El acreditado puede hacer devoluciones, totales o parciales, de las cantidades dispuestas, que se irán reflejando en la cuenta de crédito, pudiendo llegar incluso a superar el volumen de los ingresos al de las disposiciones.

 Los intereses se abonan en función del capital dispuesto.

 El capital dispuesto deberá devolverse al vencimiento o en las bajas o reducciones del límite estipuladas.

(36)

ANEXO

El sistema más habitual de amortización de préstamos, especialmente si éste es hipotecario, es mediante una cuota fija mensual22, de forma que el prestatario puede adecuar su fuente de ingresos con las obligaciones de la deuda (cuota de amortización e intereses) que debe pagar al banco. Los intereses serán cada vez menores ya que el capital pendiente será cada vez menor. En cambio, la cantidad amortizada de capital cada vez será mayor.

La formula utilizada es la siguiente:

Terminología:

Tipo interés nominal, en tanto por uno (r)

Número de veces que el año contiene el periodo elegido (m) Vida del préstamo, en años (n)

Importe del préstamo (C) Cuota del periodo (c)

m n m

n m n

m r m r C

m r

m r m

r C

c . .

.

1 1 . 1 1

. 1

.



 

 

 

 

 



 

 

A continuación se presenta un ejemplo de cuadro de amortización por el sistema de cuota fija:

22 También denominado sistema francés de amortización de préstamos.

Referencias

Documento similar

[r]

Se llega así a una doctrina de la autonomía en el ejercicio de los derechos que es, en mi opinión, cuanto menos paradójica: el paternalismo sería siempre una discriminación cuando

La vida real, no obstante, proporciona la certidumbre de que, en multitud de ocasiones, el interés de cada uno se satisface con el concurso propio y de otro u otros portadores

ELABORACIÓN DE LOS MAPAS DE PELIGROSIDAD Y RIESGO REQUERIDOS POR EL R.D...

Gastos derivados de la recaudación de los derechos económicos de la entidad local o de sus organis- mos autónomos cuando aquélla se efectúe por otras enti- dades locales o

Sabemos que, normalmente, las ​cookies deben ser almacenadas y enviadas de vuelta al servidor sin modificar; sin embargo existe la posibilidad de que un atacante

1. LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES.—2. C) La reforma constitucional de 1994. D) Las tres etapas del amparo argentino. F) Las vías previas al amparo. H) La acción es judicial en

a) incumplimiento de obligaciones contractuales por parte del deudor, por situaciones de guerra, rebelión, revolución e insurrección, represalias de tipo económico de su