Fig. 2: Ejemplos de residuos de laboratorio

Texto completo

(1)

GESTIÓN DE RESIDUOS PELIGROSOS Y PATOGÉNICOS

FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS Y NATURALES - SERVICIO DE HIGIENE Y SEGURIDAD

_______________________

Debe recordarse que un residuo de laboratorio es una sustancia o una mezcla que presenta características de toxicidad y peligrosidad, que impide que pueda ser descartado en la basura domiciliaria y cuya identificación y tratamiento es una obligación del generador. Es asimismo necesario, tanto por razones de seguridad como económicas, que se contemplen las posibilidades de minimización de los residuos, procurando reutilizar o reciclar productos cuando sea posible, así como optimizando la gestión de stocks para no generar residuos por productos no utilizables o caducos, por razones de seguridad.

Tipos de residuos

En el laboratorio, considerando los conceptos anteriores y las características de los residuos generados, se pueden distinguir los siguientes grupos:

 Residuos no peligrosos (asimilables a domiciliarios).

 Residuos peligrosos (incluye patogénicos)

 Residuos radiactivos

Estos últimos exigen una gestión diferenciada y están legislados específicamente. Los residuos peligrosos incluyen los residuos químicos, los aceites usados, material de laboratorio y los residuos biológicos, que si bien son peligrosos deben ser segregados aparte.

Todos ellos exigen un programa que comprenda un acopio selectivo, una caracterización y un posible tratamiento, para disminuir su peligrosidad.

Gestión de residuos.

Se entiende por gestión el conjunto de actividades encaminadas a dar a todos los residuos que se generan en el laboratorio, no peligrosos y peligrosos el destino final más adecuado de acuerdo con sus características; comprende las operaciones (Fig. 1).

Fig. 1: Gestión de residuos

Gestión interna del generador: segregación, envasado, identificación, transporte al local de acopio del Servicio de Higiene y Seguridad.

Gestión interna del SHyS: asesoramiento para la correcta segregación de los residuos, capacitación, recepción, clasificación según corrientes de deshecho dispuestas por la ley, acopio, envío a disposición final.

Gestión externa: transporte, tratamiento y disposición final:

Responsable o responsables. Debe nombrarse un responsable/s que supervisen y comprueben la correcta aplicación y ejecución del programa.

Identificación. Todos los productos considerados como residuos deben estar clasificados e identificados en función de su peligrosidad /segun la Ley Nacional 24.051 de residuos peligrosos

Minimización / reducción. Deben estudiarse y valorarse las posibilidades de reutilización, recuperación, tratamiento en el propio laboratorio o racionalización de compras al objeto de reducir en lo posible la generación de residuos.

Almacenamiento. Los recipientes adecuados los entrega el SHyS, se deben etiquetar adecuadamente de manera de segregar correctamente los residuos y no generar incompatibilidades, Debe disponerse de un espacio del laboratorio para almacenar de residuos.

Transporte. El transporte interno al local de acopio del Servicio de Higiene y Seguridad, ubicado en el subsuelo de FCEN, debe realizarse en un carro con laterales para evitar caídas y los eventuales derrames

Actuación en caso de accidentes / incidentes. Se deben dar las instrucciones de actuación en caso de vertidos o derrames, o de cualquier incidente que pueda producirse. Asimismo deben indicarse las pautas de actuación en caso de una emergencia.

(2)

V4 - (08/2011) Pág. 2 de 8

Formación e información. Todo el personal debe conocer el programa de gestión de residuos adoptado, su ejecución y la responsabilidad de cada uno en el mismo. Todas las informaciones sobre el programa deben proporcionarse por escrito.

El programa de gestión de residuos debe aplicarse a todo tipo de residuos generados en el laboratorio, tanto a los no peligrosos (asimilables a domiciliarios) como a los peligrosos y debe incluir los reactivos caducos, los reactivos no caducados pero innecesarios, los materiales de laboratorio contaminados o no, soluciones estándar, compuestos obtenidos en reacciones y todos aquellos materiales o productos que se hayan utilizado o generado en el mismo (fig. 2).

Fig. 2: Ejemplos de residuos de laboratorio

Programa de gestión de residuos.

Establecer un programa de gestión, implica el establecimiento de un plan de segregación en función del tipo de laboratorio, de la actividad del mismo y del sector al que pertenece.

Son aspectos a considerar:

 Actividad del laboratorio (investigación, docencia, etc.)

 Cantidad, periodicidad y variedad de residuos generados

 Posibilidades de minimización (reducción, recuperación, tratamiento in situ, etc.). Selección y clasificación

La caracterización, selección e identificación de los residuos es básica en el programa de gestión, evitando riesgos debidos a una manipulación, transporte o almacenamiento inseguros. Asimismo facilita el tratamiento que debe efectuarse para su eliminación. Deben considerarse los aspectos siguientes:

Clasificación. Se clasificarán según las corrientes definidas en la Ley Nacional 24051

Envases o contenedores. Deberán aportarse los recipientes adecuados para cada tipo de residuo considerando su estado físico y sus propiedades

Identificación. Todos los residuos y sus recipientes deberán estar identificados y correctamente etiquetados de acuerdo con las disposiciones legales sobre clasificación, envasado y etiquetado. Debe tenerse en cuenta que un residuo es frecuentemente una sustancia o una mezcla peligrosa, y tiene que estar claramente advertido para que su manipulación pueda efectuarse en las condiciones de seguridad apropiadas.

Implementación y optimización

Para la implementación del programa o plan de gestión deben considerarse los siguientes aspectos:

Emplazamiento. Debe buscarse un emplazamiento en un lugar específico, apartado y que no se encuentre en el paso.

Almacenamiento. El almacenamiento de los distintos residuos debe efectuarse de acuerdo con los grupos establecidos, evitando incompatibilidades y otras situaciones peligrosas que puedan incrementar el riesgo. Deben tenerse en cuenta aquellos residuos que exigen una gestión diferenciada como los patogénicos o los radiactivos.

Periodicidad. Al objeto de racionalizar el volumen de residuos acumulados es necesario que se trasladen al local de acopio periódicamente.

Normas de seguridad. El programa de gestión debe incluir todas la informaciones relativas a la peligrosidad de los productos, a las condiciones de manipulación, tipos de envase, incompatibilidades y actuación en caso de derrames o vertidos y emergencias. Estas normas deben estar por escrito.

(3)

RESIDUOS PELIGROSOS

Clasificación de los residuos

La mayor cantidad de los residuos generados en los laboratorios, se encuentran clasificados dentro de estos grupos de residuos peligrosos:

Y 9: Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua. Y 34: Soluciones ácidas o ácidos en forma sólida .

Y 35: Soluciones básicas o bases en forma sólida Y 41: Disolventes halogenados

Y 42: Disolventes no halogenados. Y 48: Sólidos contaminados Y41 - Solventes orgánicos halogenados:

Se entiende por tales, los productos líquidos orgánicos que contienen más del 2% de algún halógeno. Se trata de productos muy tóxicos e irritantes y, en algún caso, cancerígenos. Se incluyen en este grupo también las mezclas de disolventes halogenados y no halogenados, siempre que el contenido en halógenos de la mezcla sea superior al 2%. Ejemplos: Cloruro de metileno, cloroformo, etc.

Y42 - Disolventes orgánicos, con exclusión de disolventes halogenados:

Se clasifican aquí los líquidos orgánicos inflamables que contengan menos de un 2% en halógenos. Son productos inflamables y tóxicos y, entre ellos, se pueden citar los alcoholes, aldehídos, amidas, cetonas, ésteres, glicoles, hidrocarburos alifáticos, hidrocarburos aromáticos y nitrilos.

Es importante, dentro de este grupo, evitar mezclas de disolventes que sean inmiscibles ya que la aparición de fases diferentes dificulta el tratamiento posterior.

Y35

-

Soluciones básicas o bases en forma sólida:

Este grupo corresponde a las soluciones acuosas de productos orgánicos e inorgánicos. Se trata de un grupo muy amplio y por eso es necesario establecer divisiones y subdivisiones, tal como se indica a continuación. Estas subdivisiones son necesarias ya sea para evitar reacciones de incompatibilidad, ya sea por requerimiento de su tratamiento posterior:

 Soluciones acuosas inorgánicas:

o Soluciones acuosas básicas: Hidróxido sódico, hidróxido potásico.

o Soluciones acuosas de metales que no pertenezcan a una corriente, por ejemplo: Níquel, plata o Otras soluciones acuosas inorgánicas de pH básico: sulfatos, fosfatos, cloruros.

Y 34 - Soluciones ácidas o ácidos en forma sólida:

Corresponden a este grupo los ácidos inorgánicos y sus soluciones acuosas concentradas (más del 10% en volumen). Debe tenerse en cuenta que su mezcla, en función de la composición y la concentración, puede producir alguna reacción química peligrosa con desprendimiento de gases tóxicos e incremento de temperatura. Para evitar este riesgo, antes de hacer mezclas de ácidos concentrados en un mismo envase, debe realizarse una prueba con pequeñas cantidades y, si no se observa reacción alguna, llevar a cabo la mezcla. En caso contrario, los ácidos se recogerán por separado.

Y9 - Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua:

Este grupo corresponde a los aceites minerales derivados de operaciones de mantenimiento de equipos, años calefactores, rotavaps, etc.

Y 12: Restos de colorantes de tinciones:

A este grupo pertenece toda mezcla de colorantes utilizados para hacer tinciones o coloraciones Y 48 - Sólidos contaminados:

Se clasifican en este grupo el envase y material descartable contaminado con productos químicos y los materiales inertes en estado sólido de naturaleza orgánica e inorgánica, como, por ejemplo, carbón activado o gel de sílice impregnados con disolventes orgánicos. También sólidos inorgánicos no clasificados en otra categoría,

Existen productos químicos, sólidos o líquidos, que, por su elevada peligrosidad, no pueden ser incluidos en ninguno de los otros grupos, ni pueden ser mezclados entre sí ni con residuos de otros grupos. Ejemplos:

 Y 21 Compuestos de Cromo hexavalente

 Y 29 Mercurio y compuestos de mercurio

 Y 38 Cianuros inorgánicos

 Y 38 Cianuros orgánicos

(4)

V4 - (08/2011) Pág. 4 de 8

Materiales no clasificados, que no están incluidos en ninguna corriente de deshecho

 Comburentes (peróxidos).

 Compuestos pirofóricos (magnesio metálico en polvo).

 Compuestos muy reactivos ácidos fumantes, cloruros de ácido (cloruro de acetilo), metales alcalinos (sodio, potasio), hidruros (borohidruro sódico, hidruro de litio), compuestos con halógenos activos (bromuro de benzilo), compuestos polimerizables (isocianatos, epóxidos), Fósforo.

 Compuestos muy tóxicos (tetraóxido de osmio, sulfuros, etc.).

Con los compuestos no identificados se debe proceder a una caracterización de estos a fin de encuadrarlos dentro de una corriente de desecho de la ley 24.051.

Mecánica de segregación: Tipos de envases

Para el envasado y correspondiente segregación de los residuos se emplean distintos tipos de bidones o recipientes, dependiendo del tipo de residuo y de la cantidad producida. tipos de posibles envases a utilizar:

 Bidones de polietileno de alta densidad resistente a agentes químicos de 5 y 10 litros de capacidad y boca ancha, destinados al material desechable contaminado.

 Cajas de cartón con bolsa de polietileno de 120 micrones, preparadas para el almacenamiento y transporte de reactivos obsoletos y otros productos especiales.

En la utilización de envases de polietileno, es preciso tener en cuenta algunas recomendaciones, las más importantes de las cuales se resumen en la tabla 1.

Tabla 1. Recomendaciones referentes al uso de envases de polietileno para el almacenamiento de residuos Producto Recomendación Bromoformo Sulfuro de carbono No utilizar Ácido butírico Ácido benzoico Bromo Bromobenceno

No utilizar en periodos de almacenaje superior a un mes

Cloruro de amilo Cresoles

Dietiléter

Éter Haluros de ácido Nitrobenceno Percloroetileno Tricloroetano Tricloroetileno

No utilizar con el producto a temperaturas superiores a 40° C.

Diclorobencenos No utilizar en periodos de almacenaje superiores a un mes

Los Sólidos podrán ser recolectados en bolsas de polietileno de 120 micrones color negro que deberán ser colocadas en cajas de cartón. Las cajas de cartón deberán presentarse abiertas para verificar su contenido. Por debajo, cerradas totalmente para asegurar que no se abran. Las caras superior e inferior de la caja deberán conservar su forma plana y horizontal para su conveniente estibado.

Para los residuos con alto contenido de humedad como los geles, se colocarán en bolsas con material absorbente o dentro de frascos plásticos de boca ancha para evitar el percolado de las bolsas. También podrá introducirlos en los bidones destinados a líquidos de 5 a 10 litros.

Para los residuos sólidos provenientes de rotura de material de vidrio y equipos, que ha sido usado, deberá ser envuelto en papeles para evitar el contacto de bordes filosos con las cajas de cartón en la que serán dispuestos para ser llevados al sitio de almacenamiento transitorio. Los vidrios no contaminados pueden ser descartados como basura domiciliaria, los vidrios rotos envueltos con papel y las botellas lavadas y sin etiquetas.

Etiquetado e identificación de los envases

Todo envase de residuos peligrosos debe estar correctamente etiquetado con indicación del contenido, aunque sea de forma transitoria y para que sea recepcionado en el local de acopio del Servicio de Higiene y Seguridad.

(5)

Almacenamiento temporal

Desde el momento de la generación de un residuo hasta que se traslada al local de acopio de Higiene y Seguridad, su almacenamiento y segregación en las distintas corrientes es responsabilidad del generador, que debe llevarlo a cabo correctamente. Cada Investigador responsable y/o Director de departamento nombra un responsable general de residuos. En algunos casos, en función de las cantidades generadas y de la periodicidad de su traslado al local de acopio, puede ser recomendable disponer de un local específico para el almacenamiento de los residuos, si las cantidades son pequeñas o los tipos de residuos no implican riesgo muy elevado de incendio o toxicidad, los contenedores pueden almacenarse en el laboratorio, procurando habilitar un espacio exclusivo para este fin, lejos de las vías de evacuación depositándolos en el suelo o sobre estanterías metálicas, evitando el apilamiento.

No almacenar, ni dejar para el retiro, cajas o bidones en la puerta del laboratorio o PASILLOS. El Servicio de Higiene y Seguridad facilita los envases que se vayan a utilizar, para cada caja o bidón se emitirán 2 etiquetas disponibles en (http://www.exactas.uba.ar/hys/pdf/respelig.pdf).Una de ellas se adhiere a una cara del envase, la otra será entregada al Servicio de Higiene y Seguridad junto con el residuo peligroso. Las etiquetas del envase deberán estar firmemente adheridas en su totalidad, ya sea con cinta de embalar o con una cobertura plástica. Deberán contener todos los datos que se solicitan y no se aceptarán sin la firma del responsable del laboratorio o el encargado de seguridad del laboratorio. En el caso de tratarse de un laboratorio de docencia puede estar firmado por el Jefe de Trabajos Prácticos

Cuando un envase para líquidos esté lleno en su 80%, o un envase para sólidos esté completamente lleno, el responsable de residuos, lo traslada al lugar de almacenamiento temporal y controla el correcto envasado, etiquetado e identificación.

Normas de seguridad a observar por los manipuladores

Debe recordarse que los residuos, aunque ya no sean útiles para el trabajo, siguen constituyendo un riesgo potencial para la seguridad hasta que hayan sido retirados por la empresa tratadora. Por ello, es necesario seguir una serie de medidas básicas de seguridad, que se resumen a continuación.

Incompatibilidades entre sustancias

El principal riesgo son las posibles reacciones de incompatibilidad provocadas en la mezcla de sustancias que se encuentran en pequeñas cantidades. Es especialmente importante la identificación de los envases.. En caso de duda, se ha de consultar por escrito o vía correo-e al Servicio de Higiene y Seguridad. (hys@de.fcen.uba.ar) Algunas posibles incompatibilidades, se resumen en la tabla 2:

Tabla 2. Ejemplos de incompatibilidades a considerar en el almacenamiento de residuos

Ácidos con Bases Ejemplo:

Ácido sulfúrico con hidróxido sódico

Ácidos fuertes con Ácidos débiles que desprendan gases Ejemplo:

Ácido nítrico con ácido clorhídrico Ácido clorhídrico con cianuros o Sulfuros Oxidantes con Reductores

Ejemplo:

Ácido nítrico con compuestos orgánicos Agua con Compuestos varios

Ejemplo: con boranos anhídridos carburos triclorosilanos haluros haluros de ácido hidruros isocianatos metales alcalinos pentóxido de fósforo reactivos de Grignard

(6)

V4 - (08/2011) Pág. 6 de 8 Manipulación, transporte y almacenamiento

Se exponen a continuación unas instrucciones generales para la manipulación de los residuos.

 Siempre debe evitarse el contacto directo con los residuos, utilizando los equipos de protección individual adecuados a sus características de peligrosidad. No existen equipos que protejan contra todos los productos.

 Todos los residuos deberán considerarse peligrosos, asumiendo el máximo nivel de protección en caso de desconocer sus propiedades y características.

 Para los residuos líquidos, no se emplearán envases mayores de 20 litros para facilitar su manipulación y evitar riesgos innecesarios.

 El transporte se realizará en carretillas con laterales para evitar riesgos de roturas, caídas y derrames.

 El vertido de los residuos a los envases correspondientes se efectuará de una forma lenta y controlada y cuando corresponda bajo campana, y será interrumpida si se observa cualquier fenómeno anormal como la producción de gases o el incremento excesivo de temperatura.

 Una vez acabada la operación se cerrará el envase hasta la próxima utilización. De esta forma se reducirá la exposición del personal a los productos implicados.

 Los envases no se han de llenar más allá del 80 % de su capacidad con la finalidad de evitar salpicaduras, derrames y sobrepresiones.

 Siempre que sea posible, los envases se depositarán en el suelo para prevenir la caída a distinto nivel.

 Dentro del laboratorio, los envases en uso no se dejarán en zonas de paso o lugares que puedan dar lugar a tropiezos. Tampoco se pueden almacenar en la campana química.

LEY 24.051 :RÉGIMEN DE DESECHOS PELIGROSOS

La Ley 24051, en su anexo I describe cuales son los residuos considerados peligrosos CATEGORÍAS SOMETIDAS A CONTROL

Y1 Desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas para salud

humana y animal.

Y2 Desechos resultantes de la producción y preparación de productos farmacéuticos.

Y3 Desechos de medicamentos y productos farmacéuticos para la salud humana y animal.

Y4 Desechos resultantes de la producción, la preparación y utilización de biocidas y productos fitosanitarios.

Y5 Desechos resultantes de la fabricación, preparación y utilización de productos químicos para la preservación de la

madera.

Y6 Desechos resultantes de la producción, la preparación y la utilización de disolventes orgánicos.

Y7 Desechos que contengan cianuros, resultantes del tratamiento térmico y las operaciones de temple.

Y8 Desechos de aceites minerales no aptos para el uso a que estaban destinados.

Y9 Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua.

Y10 Sustancias y artículos de desecho que contengan o estén contaminados por bifenilos policlorados (PCB), trifenilos policlorados (PCT) o bifenilos polibromados (PBB).

Y11 Residuos alquitranados resultantes de la refinación, destilación o cualquier otro tratamiento pirolítico.

Y12 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de tintas, colorantes, pigmentos, pinturas, lacas o barnices.

Y13 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de resinas, látex, plastificantes o colas y adhesivos.

Y14 Sustancias químicas de desecho, no identificadas o nuevas, resultantes de la investigación y el desarrollo o de las actividades de enseñanza y cuyos efectos en el ser humano o el medio ambiente no se conozcan.

Y15 Desechos de carácter explosivo que no estén sometidos a una legislación diferente.

Y16 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de productos químicos y materiales para fines fotográficos.

Y17 Desechos resultantes del tratamiento de superficies de metales y plásticos. Y18 Residuos resultantes de las operaciones de eliminación de desechos industriales.

Desechos que tengan como constituyente

Y19 Metales carbonilos.

Y20 Berilio, compuesto de berilio.

Y21 Compuestos de cromo hexavalente.

Y22 Compuestos de cobre.

Y23 Compuestos de zinc.

Y24 Arsénico, compuestos de arsénico. Y25 Selenio, compuestos de selenio. Y26 Cadmio, compuestos de cadmio. Y27 Antimonio, compuestos de antimonio.

(7)

Y28 Telurio, compuestos de telurio. Y29 Mercurio, compuestos de mercurio. Y30 Talio, compuestos de talio. Y31 Plomo, compuestos de plomo.

Y32 Compuestos inorgánicos de flúor, con exclusión de fluoruro cálcico. Y33 Cianuros inorgánicos.

Y34 Soluciones ácidas o ácidos en forma sólida. Y35 Soluciones básicas o bases en forma sólida. Y36 Asbestos (polvo y fibras).

Y37 Compuestos orgánicos de fósforo. Y38 Cianuros orgánicos.

Y39 Fenoles, compuestos fenólicos, con inclusión de clorofenoles. Y40 Éteres.

Y41 Solventes orgánicos halogenados.

Y42 Disolventes orgánicos, con exclusión de disolventes halogenados. Y43 Cualquier sustancia del grupo de los dibenzofuranos policlorados. Y44 Cualquier sustancia del grupo de las dibenzoparadioxinas policloradas.

Y45 Compuestos organohalogenados, que no sean las sustancias mencionadas en el presente anexo (por ejemplo, Y39, Y41, Y42, Y43, Y44).

Y 48 Todos los materiales y/o elementos diversos contaminados con alguno o algunos de los residuos peligrosos identificados en el Anexo I o que presenten alguna o algunas de las características peligrosas enumeradas en el Anexo II de la presente Ley. Se considerarán materiales diversos contaminados a los envases, contenedores y/o recipientes en general, tanques, silos, trapos, tierras, filtros, artículos y/o prendas de vestir de uso sanitario y/o industrial y/o de hotelería hospitalaria destinadas a descontaminación para su reutilización, entre otros.

(Categoría incorporada por art. 1° de la Resolución N° 897/2002 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable B.O. 2/9/2002).

RESIDUOS PATOGÉNICOS

Los residuos patogénicos son una categoría dentro de la clasificación de la ley de residuos peligrosos. Los siguientes tipos de residuos son clasificados y manejados como residuos patogénicos:

* Sangre y productos sanguíneos.

* Cultivos y cepas de agentes infecciosos. * Residuos patológicos.

* Elementos punzo-cortantes.

* Residuos contaminados de laboratorio.

* Residuos originados en la atención de pacientes. * Productos biológicos desechados.

* Cadáveres y partes corporales de animales de experimentación. * Equipos contaminados.

* Diversos desechos contaminados.

* Sangre y productos sanguíneos: en este ítem se incluye restos de sangre humana y residuos de productos sanguíneos tales como suero, plasma, y otros compuestos.

Estos elementos deben siempre clasificarse y manejarse como residuos infecciosos en vista de la posible presencia de agentes que originan enfermedades infecciosas. Por ejemplo Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, Hepatitis B, enfermedades que son graves y debilitantes.

Por lo expresado es esencial que se adopten medidas para minimizar la exposición a estos residuos.

* Cultivos y cepas de agentes infecciosos: esta categoría debe ser siempre manejada como residuo infeccioso a causa de la alta concentración de microorganismos patógenos normalmente presentes en estos materiales.

Se incluyen en esta categoría a muestras de cultivos de laboratorios, cultivos y cepas de agentes patógenos provenientes de investigación y laboratorio.

También se hallan incluidos dentro de este ítem las placas de petri y materiales utilizados para transmitir, inocular y mezclar cultivos.

* Cultivos y cepas de agentes no infecciosos: esta categoría debe ser siempre manejada como residuo patogénico a pesar de no tratarse de un agente causante de enfermedades.

Se incluyen en esta categoría a muestras de cultivos de laboratorios, cultivos y cepas de agentes no patógenos provenientes de investigación y laboratorio.

También se hallan incluidos dentro de este ítem las placas de petri y aparatos empleados para transmitir, inocular y mezclar cultivos.

(8)

V4 - (08/2011) Pág. 8 de 8

* Residuos patológicos: bajo esta denominación se incluyen a los tejidos Biológicos u otras partes del cuerpo que hayan sido removidos durante cirugías, biopsias, o autopsias y fluidos corporales

* Elementos punzo-cortantes: esta categoría abarca a las agujas hipodérmicas, jeringas, agujas intravenosas, bisturís, pipetas descartables, tubos capilares, porta y cubre-objetos de microscopios y vidrios rotos.

Los elementos punzo-cortantes contaminados son reconocidos como una categoría que requiere especial cuidado en su manipuleo debido al doble riesgo que presentan de ocasionar un daño y de inducir una enfermedad.

Los cortes, heridas y lesiones punzantes originados por estos elementos constituyen vías de acceso de agentes infecciosos a través de la piel dañada. La persona lastimada estará entonces bajo riesgo de infección y de enfermedad.

Solamente hay un modo de prevenir heridas si se debe manipular estos residuos, y es colocándolos, una vez usados, directamente en recipientes especiales que los contengan y que protejan contra lastimaduras.

Los elementos punzo-cortantes que no fueron expuestos a agentes patógenos y por tanto no estén contaminados, es decir no sean infecciosos, deben tratarlos de manera uniforme sin diferenciar entre aquellos que estén contaminados y aquellos que no lo estén.

* Residuos contaminados de laboratorio: esta categoría incluye a todos los residuos potencialmente infecciosos generados en laboratorios de investigación médica, patológica, microbiológica, farmacéutica o generados en otros laboratorios industriales.

Se citan como ejemplos de esta categoría:

Recipientes que contuvieron muestras y cultivos de microorganismos, tales como placas de petri, tips, epperdorf y tubos de ensayo.

Elementos utilizados para manipular materiales infecciosos tales como muestras y cultivos, por ejemplo: pipetas, utensilios para untar o esparcir cultivos, esponjas, porta y cubre de microscopios.

Equipo protector del personal, tales como guantes desechables, ropas de laboratorio, delantales y barbijos que estén contaminados.

* Productos biológicos desechados: esta categoría incluye a residuos biológicos, tales como vacunas y cultivos atenuados.

* Cadáveres y partes corporales de animales de experimentación: en algunos proyectos de experimentación ciertos animales son infectados con microbios patógenos del ser humano a fin de estudiar procesos de afecciones y la eficacia y efectos colaterales de productos farmacéuticos. Los residuos de investigaciones como restos corporales, deben ser considerados infecciosos y manejados como tales a fin de minimizar riesgos de exposición para quienes deben manipularlos.

* Cultivos celulares de cualquier tipo y todo material descartable utilizado para el desarrollo del mismo

* Diversos desechos contaminados: en este ítem se incluyen aquellos tipos de residuos de laboratorio que no sean residuos domiciliarios, que no hayan quedado abarcados en alguna de las categorías anteriores y que por su característica de perecedero no pueda ser descartado como peligroso

Disposición:

En el lugar donde se generan: los residuos deben disponerse en una bolsa roja dentro de un recipiente rojo con tapa accionada a pedal, en un sitio que no sea el de paso, en particular residuos de nivel de riesgo 2 sólo deben acopiarse en áreas de cultivo. Las bolsas rojas deben cerrarse cuando están completadas hasta las ¾ partes. Acopio transitorio en tachos rojos mas grandes con bolsa roja grande, solo en sitios destinados a tal fin o bien en freezers o heladeras también destinadas al acopio de los mismos.

El SHyS realiza la recepción de los residuos patogénicos en el local de acopio transitorio .El transporte debe realizarse en recipientes rojos manuales o con ruedas con tapa de acuerdo al tamaño a trasladar

Estos residuos generados en la FCEN son retirados por un tratador el mismo día de recepción en el local de acopio transitorio. Estos residuos pueden ser enviados tal cual o inactivados con un tratamiento de autoclave.

Los residuos deben entregarse con un manifiesto solamente, ver manifiesto para residuos

Residuos patogénicos líquidos

Los residuos patogénicos líquidos deben descontaminarse colocando una cantidad de cloro cuya concentración final es del 10%, pasados 20 minutos puede descartarse por la pileta. Consultar tablas de agentes antimicrobianos para verificar la efectividad los mismos frente a los agentes biológicos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...