santo Tomás de Aquino

25  29  Descargar (1)

Texto completo

(1)

DEMOSTRABILIDAD Y DEMOSTRACIONES DE LA EXISTENCIA DE DIOS.

Hay que diferenciar entre proposiciones muy evidentes en

(2)

(abaliedad ) sino por otro, entonces, si no existiese un ser que sea por sí (a se), es decir, necesario o autosubsistente, lo que entraña que fuese eterno o que la existencia la caracterizase o fuese su propia naturaleza (no hubiese en Dios diferencia entre esencia y existencia, o bien su existencia, inferida como fundamento de la realidad de los seres que reciben la existencia por participación y existen por otro o poseen abaliedad) no serían o existirían los contingentes, que han pasado de la potencia al acto, pero existen, luego existe Dios, ser autosubsistente e increado, etc.

(3)

que debe existir un ser que sea acto puro (y siendo el acto la existencia y la potencia la esencia, si no tiene una potencia entitativa que limite a la existencia, la existencia es su propio ser -lo que quiere decir que existe desde siempre, que no podía no haber sido, que es eterno y que existe por sí-), etc.

(4)

Veamos los, procedimientos para demostrar la existencia de Dios son los siguientes:

1º) la participación. Pues lo que no caracteriza a los seres contingentes o creados es la existencia recibida por participación es lo que caracteriza al fundamento de los contingentes. Lo que no caracteriza a los contingentes es justo la existencia, que caracteriza al ser necesario. La existencia se recibe por participación por parte de los seres creados o contingentes lo que permite inferir que hay un ser cuya existencia es ilimitada y es Dios mismo o que es el ser cuya existencia es su propia esencia; pero se debe entender por esencia no la quiddidad sino que la existencia (ilimitada) es su naturaleza, de tal modo que el existir (esse, actus essendi) es “lo que es” Dios. (que es el fundamento de los seres creados o contingentes que han recibido la existencia por, participación).

(5)

puro, que no puede no ser, cuya existencia es su propia esencia.

3º) no puede haber una serie infinita de contingentes, luego la serie de contingentes debe ser finita y debe existir un ser que sea acto puro, ser necesario o que existe por sí o cuya existencia es su propia esencia (ego sum qui sum, ser a se, ipsum esse subsistens).

4º) se conoce a Dios, porque la existencia es adveniens ad extra y se compone con la esencia o potencia entitativa.

5º) diferencia entre acto de ser y principio de ser, de tal modo que a través de la forma específica se limita la existencia al principio de individuación (materia signata quantitate).

(6)

7º) hay composición quidditativa (cosas corpóreas y entes finitos) y simplicidad quidditativa, en los ángeles, y tienen composición entitativa, aunque Dios posee simplicidad entitativa.

(7)
(8)

los ángeles cada forma específica es un individuo. El acto de ser se recibe a través del principio de ser, y se individúa, sea a través de la forma específica (ángeles) o materia (seres con composición quidditativa, cosas corpóreas y entes finitos)

(9)
(10)
(11)
(12)

seres, pero los seres son, luego hay un ser necesario, que existe por sí (a se), eterno, etc. que no comenzó a existir, sino que ya era, pues si no se admite la existencia de este ser necesario cuya existencia es su propia esencia, no se puede explicar la existencia de los seres contingentes (que pasan de la potencia al acto, pero no se puede recorrer una serie infinita…) , no existirían los contingentes, pero los contingentes existen luego existe el ser necesario.

(13)

Avicena y santo Tomás es que la existencia para santo Tomás no es un accidente sino el ser mismo de Sócrates (acto entitativo de cualquier ser contingente), si bien, es evidente que esa existencia no procede de él mismo, sino que es “por otro” (ab alio), pero recordemos, ni la existencia es un accidente de contingente, ni cabe una cadena o serie infinita de seres contingentes, sino que debe haber un acto puro o ser necesario, porque de no ser así no habría ahora nada (quiero decir no existiría ningún ser contingente, que tiene realidad, o bien que ha recibido la existencia por participación del ser a se, que existe por sí o que es el ser necesario, etc.).

Podemos extraer ahora ciertas conclusiones:

(14)

pero no tiene esencia o potencia entitativa, pues hemos dicho que es acto puro.

2º) la existencia procede de fuera (adveniens ad extra) y se compone con la esencia que es la potencia entitativa que limita a la existencia infinita que Dios comunica por participación a los seres creados, etc.

3º) hay que diferenciar entre acto de ser (existencia) y principio de ser (forma específica que permite limitar la existencia a la materia que la individualiza).

(15)

6º) no hay un conocimiento “adecuado de Dios”, ser espiritual que además tiene simplicidad entitativa y no tiene quiddidad o esencia o potencia, esto es, solo conocemos a Dios por relación a los “seres corpóreos” negando toda composición (de existencia y esencia) y negando materia (en los ángeles no hay materia, pero hay todavía una composición de existencia y esencia, etc.).

7º) conoceos a Dios por analogía, esto es, partiendo de los entes reales, inferimos la existencia del ente realísimo y concluimos que este ente realísimo, cuya existencia es su propio ser (no tiene esencia, su existencia es su naturaleza, no hay quiddidad en Dios, no hay un “ser piedra” o “ser árbol” diferente del existir que es la naturaleza misma de Dios, pero inferida de los contingentes, pues de no ser el ser que no puede no existir, no existirían los contingentes, pero estos existen y no por sí luego debe haber un ser necesario).

(16)

Dentro de los procedimientos metafísicos para demostrar la existencia de Dios hay que destacar los siguientes:

1º) la participación de la existencia a los seres contingentes que han recibido el ser de Dios, del ser necesario, y autosubsistente cuya existencia es su propia esencia o naturaleza, etc.

2º) la contingencia, dado que aplica el esquema acto y potencia procedente de Aristóteles a la existencia y la esencia, respectivamente pues la existencia es llegar a ser, un ser que existe, lo es, si es creado, siempre poseyendo una esencia, de este modo hemos visto cómo un ser llega a ser por participación de la existencia (que Dios le ha comunicado)… pero además llega a existir porque pasa de la potencia al acto, porque es gracias a un ser en acto anterior que le comunica la existencia, pero no pudiendo haber una serie infinita de seres contingentes, hay un ser necesario, fuente del ser, que lo comunica a los seres creados, contingentes que pasan de la potencia al acto, etc.

(17)

existencia a los seres que han comenzado a existir, o que llegan a ser gracias a la existencia de un ser eterno y necesario que es Dios mismo, autosubsistente, que les participa la existencia u opera el paso de la potencia al acto de todo ser que no existía y ha comenzado a existir (contingente), etc.

4º) por causalidad eficiente y formal. Eficiente porque la causa es anterior al efecto, y debe existir una primera causa incausada, origen de las otras causas segundas o intermedias o causadas, etc. pero a la vez esa causa incausada es causa no solo eficiente sino formal pues su existencia es su propio ser, decíamos que es autosubsistente, luego el ser que es causa incausada o primera es causa no ya solo eficiente sino formal debido a que es el ser que existe por sí o el ser necesario, etc.

LA ARGUMENTACIÓN QUIA EST O A POSTERIORI.

(18)

de un ser a se cuya existencia es infinita o ilimitada ya que no tiene potencia entitativa y se identifica la existencia con la misma esencia en este ser que existe por sí y que es Dios. El procedimiento argumentativo toma como fundamento: 1º) un hecho real, como punto de partida del razonamiento. En concreto, según las vías se trata de: entes que se mueven (ya que todo ser que se mueve o se mueve por sí o es movido por otro), la existencia de efectos, seres contingentes, perfecciones de los seres y orden del mundo y finalidad. 2º) se recurre a la causalidad. Puede decirse que: (a) no hay efecto sin causa, (b) si hay efecto último, ha de haber una causa primera, (c) lo que no es causado por sí, es causado por otro, (d) no puede haber una serie infinita de causas.

(19)

causación del mundo; me refiero a la aseidad, Dios es el ser necesario, y por fin, en la cuarta vía, es el ser perfectísimo que no solo posee la existencia (tercera vía) en sumo grado sino también las demás perfecciones (bondad, justicia, etc.) (b) según las clases de causalidad: material, eficiente, formal, ejemplar y final.

(20)

simplicidad (no hay en Dios composición de materia y forma, ni de esencia y existencia, de potencia y acto, etc.).

(21)
(22)
(23)

obran por un fin armónico de conjunto?. Kant, que no admite las pruebas de la existencia de Dios, dice de la quinta vía, o argumento teleológico que es el “más antiguo y digno de respeto”, como decíamos se refiere a un arquitecto cósmico, lo que implica la existencia de un Creador universal (que tiene su fundamento filosófico en la tercera vía).

NOTA IMPORTANTE:

Hay una noción que dice “existencia de Dios y existencia del mal”. Adviértase que no se refiere a una síntesis doctrinal, por lo que la extensión por ser una pareja de nociones debe ocupar aproximadamente una cuartilla. Bien, voy a resumir lo que el Coordinador de las PAU entiende que se debe responder en este punto más o menos, según conversación que mantuve en persona con él. Lo que a continuación escribo es la respuesta a la cuestión:

(24)

objeciones), sin embargo observamos que en el mundo existe el mal, luego si Dios es suma bondad, como el mal no puede existir, y el mal no obstante existe, no puede existir Dios.

(25)

3º) pero santo Tomás objeta a la refutación de la existencia de Dios basada en la existencia del mal, diciendo que si efectivamente existe el mal (y se ha probado mediante las vías que Dios existe), entonces dado que Dios es omnipotente y bueno, permitirá el

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...