Recuerdos que migran

116  Descargar (0)

Texto completo

(1)

RECUERDOS

QUE MIGRAN

(2)
(3)

RECUERDOS

QUE MIGRAN

(4)

RECUERDOS QUE MIGRAN

Ana María Fino Gómez

Trabajo de grado para optar

al título de Maestro en Artes Visuales

Director de tesis: Carmen Elvira Brigard

Pontificia Universidad Javeriana

2018

Diagramación: Lorena Calderón Suárez

Imagen de la portada: Pilar Copete. Cambiando el orden.

(5)

Agradecimientos,

Carmen Elvira Brigard

Mercedes Gómez

Laura Fino

Carlos Fino

Orlando Fino

Pilar Copete

Angélica Zorrilla

Lorena Calderón

Daniela Garzón

Isaac Valderrama

Santiago Posada

Karen Marín

Los testimoniantes

(6)
(7)
(8)
(9)

INTRODUCCIÓN

Las experiencias funcionan a modo de aprendizaje. Cuando

este aprendizaje se ha cumplido, la experiencia, buena o mala

se convierte en recuerdo. Tanto el recuerdo como la

expe-riencia son enseñanzas. Hay ocasiones en las que recurro a

la memoria, se despiertan las experiencias negativas y

entien-do que no es un simple ejercicio de memoria, puesto que

en el día a día se convierten en una preocupación constante

que migra del pasado hacia el presente. Una preocupación

propia, en la cual existía el impedimento del habla y el

reco-nocimiento de la experiencia difícil, logré una solución que

está expuesta en la pagina anterior, al existir esta

imposibili-dad descriptiva aparece un pálpito, un sentir, un llamado del

“sexto sentido”: un impulso que

me obliga a despojar todas

esas malas experiencias.

Inconscientemente empecé este trabajo reflexivo desde el

año 2013, en el cual hablo de las experiencias difíciles,

pro-pias y ajenas, como por ejemplo: una mala experiencia de

pa-reja, la mala relación con mi padre

1

, mi mayor fobia

2

, cómo se

manejan las enfermedades terminales en la

familia

3

y la

viola-ción a las mujeres, entre otras. Cabe anotar que el asunto de la

intimidad me preocupaba muy poco en ese entonces ya que

el foco estaba puesto en un resultado más que en sus

mane-ras, es decir, no pensaba en la sutileza ni en el agrado hacia el

1 https://www.youtube.com/watch?v=K02QZsvc1DI&t=40s

2 https://www.youtube.com/watch?v=bzcrQeqHapQ

(10)

10

espectador, es decir, los procesos creativos empezaban con

una exploración buscando un resutado desde lo simbólico

sin ahondar en la experiencia sensible.

La necesidad de hacer una experiencia íntima pública,

im-plica encontrar una manera adecuada de tratar situaciones

difíciles para limpiar y sanar el pasado de momentos que no

han sido aliviados y perjudican el presente. Intento

encon-trar una o varias formas expresivas en el proceso sanador a

muchas de las inquietudes por medio de ejercicios reflexivos.

Me he focalizado en que la anécdota y el relato me permitirán

encontrar un hilo conductor encaminado a la referenciación

y sensibilización del espectador, al querer poner en mis

za-patos al otro y viceversa.

Entiendo que la intimidad está ligada o manipulada por

diferentes aspectos, los cuales pueden incluir la generalidad

del término, la cultura, la sociedad, el estado, la familia y la

definición propia que tenemos de esta palabra. Quizá la

no-ción de lo íntimo, se construye a partir de uno o todos los

as-pectos recién mencionados. No lograr encontrar un

termó-metro, el pulso que me permita identificar los límites sobre

lo íntimo y la necesidad de hacer “algo público” puede

des-embocar en la manera no acertiva de tratar estas situaciones.

Quiero ahondar un poco en el papel que cumple la

so-ciedad, el estado y la cultura en este tipo de situaciones. Para

ser más específica, quiero hablar de una situación que

vivi-mos los colombianos a diario: la violencia. Este término en

Colombia puede referirse a varios momentos históricos tales

como el conflicto bipartidista, el conflicto armado, el

narco-tráfico. Por otro lado, aparece la cotidianidad que es violenta

por construcciones sociales de varios años atrás hasta el día

(11)

de hoy. A partir de muchos sucesos históricos violentos en

Colombia los actores reaccionarios no sólo fueron las

perso-nas afectadas, sino que los ciudadanos del común y los

artis-tas cumplieron y cumplen un papel importante en la crítica

y es muestra de toda esta violencia que hemos vivido

histori-camente. Es interesante ver la retrospectiva que se hace en el

libro “Arte y Violencia en Colombia desde 1948” en el marco

de la exposición que tiene este mismo nombre, en dónde no

sólo aparece la referenciación plástica sino también la

litera-ria, la cinematografica y la teatral, en el cual se encuentran

di-ferentes autores que se encargan de explicar de una manera

simple y detallada la influencia artística en todos los campos

de la violencia.

El sujeto colombiano contemporáneo es producto de

di-cho contexto y, son varias las generaciones que han nacido y

crecido en medio de la conflagración. Por tanto, la violencia

en el ámbito privado y en la vida cotidiana goza de prácticas

que están ya naturalizadas y no se perciben como violentas.

En ese sentido, la violencia se convierte es un factor, que

afec-ta los procesos de memoria en una escala que no se restringe

a víctimas y victimarios, sino a prácticas, procesos sociales,

vida privada y comportamientos cotidianos de personas que

no han participado directamente en el conflicto. Además, se

convierte en un metarrelato que llega a los colombianos por

injerencia de los medios de comunicación, las telenovelas, la

televisión, la radio, los cuales alimentan el inconsciente

co-lectivo. Este metarrelato, sostenido durante más de 60 años,

ha colaborado en la construcción de una sociedad violenta,

paranoica, esquizoide, indiferente, indolente, amnésica y con

otras tantas patologías sociales.

(12)

12

Actualmente el proyecto que se conoció como

Oropéndola

del Museo de Memoria Histórica de Colombia

4

, dirigido por

Manuela Ochoa, se ha encargado de recopilar obras artisticas

desde 1990 hasta la actualidad de distintas regiones del país,

constituyendo uno de los acervos más grandes de arte, dónde

se puede estudiar la relación arte - conflicto y arte –

poscon-flicto. A través de internet se pueden encontrar las obras o el

registro de las mismas, una descripción, contexto histórico,

artista, año y técnica utilizada.

Por último quiero hacer referencia a la organización

DUNNA, alternativas creativas para la paz

5

, la cual permite

a través de diferentes actividades alternativas, la reparación

individual, salud mental y convivencia, dentro del marco del

conflicto armado y poblaciones en condición de

vulnerabi-lidad. En DUNNA muchos de los ejercicios que van desde

el habla hasta las sensaciones, pueden articular situaciones

y experiencias difíciles en dónde la reparación y

reconcilia-ción con el yo, para la sana vida permite reconstruirse desde

las adversidades, por medio del habla, la retroalimentación

y el perdón.

4 http://museodememoria.gov.co/arte-y-cultura/

(13)

AQUIRIR UN COMPROMISO

Adquirir un compromiso implica, respeto, responsabilidad y

mucha honestidad. Compartir momentos de nuestras vidas

con desconocidos parece un reto inimaginable, pero lo

ha-cemos a diario, compartimos espacios y situaciones con

ex-traños desde el primer instante que salimos de nuestras casas,

estamos a suerte del destino y de la experiencia de vida que

se tiene hasta el momento. En muchas ocasiones esta

suer-te de compartir momentos suele desencadenar en una

expe-riencia buena o mala y como todo en la vida, cada acción

tie-ne su reacción.

Es un largo proceso, en el cual intentaba identificar qué

es una experiencia difícil, cómo debe ser su tratamiento, qué

aspectos personales, familiares y sociales se deberían tener

en cuenta para comenzar el proceso de liberación una

expe-riencia propia. Pensé en la posibilidad de encontrar alguna

técnica o método para liberar y sanar lo vivido. Este modo de

operar me llenó de muchas más dudas cómo las siguientes:

¿cómo debo mostrar las experiencias difíciles con sutileza y

sin hacer daño?¿cómo hablar con sensatez sobre momentos

difíciles sin tener que recurrir a la culpa? ¿cómo lograr que lo

privado migre a lo público y se mantenga aún privado? ¿qué

permite que exista un cuidado al momento de mostrar

expe-riencias difíciles? ¿qué reglas se deben manejar desde los

di-ferentes puntos de vista sin entrar en lo subjetivo y dañino?

¿de qué manera se puede hacer universal una molestia que es

puramente propia? ¿qué es necesario para que un proceso

como este sea efectivo? ¿qué determina mi entendimiento al

(14)

14

momento de concluir que el otro está pasando o pasó por una

experiencia difícil? ¿qué tan vulnerables podemos ser a

nues-tra mente, a la idea de que la memoria no solo almacena, sino

que revive? ¿se podría caracterizar una herramienta que

per-mita entender el manejo de experiencias difíciles e íntimas?

Apelando a las sensaciones y experiencias y a las dudas

que suscitó el proceso recién mencionado, realicé una

expo-sición individual. El público fue pre-seleccionado, puesto que

yo quería que leyera un texto antes de que llegase a participar

en mi muestra. La instalación constaba de un espacio

lumi-noso con una mesa, sillas y unos formularios a llenar (Anexo

1). El público después de llenar los formularios, se dirigió a

cruzar el umbral de un poema (ficha técnica (Anexo 2)) por

una cortina oscura, para luego, ingresar a un espacio oscuro,

lleno de humo, de neblina, con la poca guía de una luz

prove-niente de una proyección en fondo negro de frases y palabras

(Anexo 3). En una de las paredes del lugar, estaba ubicada

una caja de luz con 3 diapositivas donde se podían encontrar

imágenes de naturaleza (Anexo 4). Finalmente, este mismo

público, al salir de la oscuridad, realizó conmigo una

retroa-limentación de la experiencia, en la cual aparecieron

memo-rias de los espectadores, es decir recuerdos que migraron a

través de las sensaciones que dejó la obra. Por ejemplo: el

recuerdo de un joven que de pequeño tenía que cruzar un

potrero lleno de neblina para llegar todos los días a su

cole-gio casi en la madrugada; la pérdida de un padre al evocar

el frío y la soledad del espacio; y un ejercicio de meditación

llamado Trataka, que es un ejercicio para la concentración.

La mayoría de estas preguntas iniciales no fueron resueltas,

debía seguir buscando.

(15)

Ahora ustedes se preguntarán por que hablaba de

com-promiso hace un par de párrafos, esto se debe a que deseché

la idea de hablar desde lo propio como ejemplo inicial ya

que al finalizar la exploración personal entendí que la

ex-periencias son totalmente subjetivas y su tratamiento igual,

es decir, las posibilidades personales se agotaron desde el

cuestionamiento propio e íntimo, pasando por una

expe-riencia cercana, hasta hablar de una expeexpe-riencia lejana en el

contexto colombiano. Ahora yo voy de última, me dispuse a

conseguir historias, que son experiencias difíciles, narradas

desde el participante de las mismas. Desde mi ejercicio

in-vestigativo, planteo al participante una posibilidad de

con-tar su propia historia, es decir, sin formas, sin nombres, sin

reglas, pero eso sí, con la mayor comodidad del caso para

que la historia sea orgánica, verosímil y que de alguna

ma-nera funcione como un acto terapéutico que alivie al

partici-pante en cada uno de los casos. Este ejercicio es totalmente

personal e íntimo, luego de que cada participante escriba

su historia, es entregada a mi física o electrónicamente. Mi

trabajo, luego de recibir estos escritos, es totalmente

meca-nográfico, se hace una transcripción fiel a un documento en

Word. La fidelidad en este ejercicio es importante ya que

la manera de escribir caracteriza a una persona. Entonces

muchas de las historias que usted va a encontrar pueden

es-tar mal redactadas o escritas, con faltas ortográficas y en su

mayoría compuestas de un solo párrafo. Yo me

comprome-to con comprome-todas estas personas a que sus hiscomprome-torias tendrán la

fi-delidad y respeto que merece cada una de ellas. Muchos de

ustedes están compartiendo experiencias de vida con una

extraña o no tan extraña, que se encargará de hacer ver que

(16)

16

el ser humano es resiliente, que todo cambia y se

transfor-ma desde lo propio, desde la experiencia.

Mi única contribución a las historias son los títulos. Este

ejercicio empírico que llevo realizando va a estar

relaciona-do con la obra ya que pretenrelaciona-do que el espacio de exposición

se convierta en un espacio reflexivo y sensorial, tal como lo

percibieron algunos de los espectadores la exposición

indi-vidual descrita anteriormente.

(17)

INSTRUCTIVO PARA RECOLECTAR HISTORIAS

Este instructivo no tiene ítems, no está reglamentado y la

ma-yoría de las veces se da de forma oral. El estilo y forma de las

historias han sido y serán pautadas por la primera narración.

Las instrucciones dadas a la primera persona para escribir

su

historia fueron: primero, contextualizar a partir de lo

im-portante que le da fuerza a la narración; segundo, contar la

historia que yo previamente conocía; tercero, contar cómo

lidió con la situación en el pasado y finalmente cómo asume

el pasado en el presente, y si la situación es reciente, cómo lo

maneja actualmente.

Cabe anotar que después de recibir la primera historia

pedí la segunda. En esta segunda ocasión le di a la persona

unas instrucciones similares, incluyendo una copia de la

pri-mera historia como guía. Las siguientes historias fueron

re-copiladas de la misma manera, con el mismo ejemplo y las

mismas instrucciones.

“Te cuento, estoy trabajando con experiencias dificiles para

mi tesis. Y de alguna manera estoy recopilando historias o

tes-timonios de casos reales de situaciones que cambian la vida.

Entonces la idea es que yo te doy unas pautas y un ejemplo. Y

a partir de eso tu mismo/a escribes tu historia contando un

pe-queño contexto tuyo, la situación dificil y la manera como

lidias-te con esa situacion en su momento y ahora cómo lo ves o cómo

lo llevas. La historia si así lo quieres es totalmente anónima. Yo

respeto redacción, contenido, todo, es decir, tu me pasas el

es-crito y yo solo lo transcribo. Si en algún momento decides que

ya no puedo usar tu historia , borro el registro total de la misma.”

(18)

18

“Acá está el ejemplo, y la idea es que me cuentes un poco

tu contexto y cosas importantes de tu vida para que la

histo-ria tome fuerza, seguido a esto describes la situación dificil y

luego cuentas como lograste sobrellevar esta situación en su

momento y cómo la ves ahora. O si es muy reciente, cómo es

el tratamiento de ella actualmente.”

6

(19)
(20)
(21)

La medicina tradicional, nos aconseja hacer purgas cada

de-terminado tiempo, ya que permite al organismo volver a un

estado cero que ayuda al buen funcionamiento del mismo.

Este mismo proceso debería ocurrir en la parte

psicológi-ca: esta purga tendría que ser obligatoria cada determinado

tiempo, para que el alma, la consciencia y el cuerpo vuelvan

a un estado cero y funcionen de sana manera. Esto es solo

una suposición, ya que el inconsciente no funciona como el

organismo; de ser así, todos viviríamos en paz, cumpliendo

la norma de la purga. La mente trabaja diferente, retiene

me-morias, olvida sucesos y guarda otros en lo más profundo, no

obstante tienden a salir en los momentos menos esperados.

Usted puede expresar “lo que le venga en gana”, en frente

de quien quiera, pero las susceptibilidades siempre saldrán a

flor de piel. No todos pensamos de la misma manera y existen

temas o situaciones que puede que me afecten a mí y a usted

no, o viceversa. No podemos construir la misma línea

lími-te, sería absurdo que mis molestias fueran exactamente

igua-les que las suyas. Ahora bien, hacer daño, va más allá de la

inconformidad de ideas y la incomodidad en las situaciones.

Se trastoca el sentir del otro, entran a jugar juicios de valor

que ayudan al afectado a expresar el daño que se le ha

cau-sado.

La subjetividad y el contexto de las experiencias, esto es

lo único que me permite y le permite hacer una balanza o un

termómetro sobre lo que puede o no hacer daño.

(22)
(23)

UN MUÑECO DE TRAPO

Nací en la capital, vengo de una familia promedio en la cual las ne-cesidades nunca han sido un problema de largo alcance. Gracias a esto mi crecimiento tanto en mi niñez como adolescencia fue muy normal. El problema nunca se radico en la familia, buenos princi-pios, buena educación, en fin, todo dentro de lo normal y cómodo en esta sociedad. Al llegar a la adolescencia me volví un poco rebel-de. Cabe resaltar que mis padres nunca fueron sobreprotectores ni mucho menos, pero mi idea de conocer el mundo no paraba de cre-cer. Siempre he considerado que estoy un paso más adelante, me adelanté a las epocas y a las experiencias, debido a esto y a la visita de una gran amiga, que llega de otro país, decidimos irnos de fies-ta. Una fiesta muy poco común, ella con su pasaporte falso que la identificaba como 10 años mayor y yo echando cabeza cómo lograr entrar a un lugar de siendo menor de edad (14 años). Finalmente lle-ga el día de la fiesta, nos encontramos cerca al lulle-gar, presentamos nuestros documentos falsos (más falso el mío que el de ella) y logra-mos entrar al lugar. Era mi primera vez en un lugar como estos, todo era nuevo, extraño y fascinante. Las luces, las personas, el ambien-te, todo me deslumbró. Al pagar la entrada a este lugar, nos regala-ron unas boletitas con las cuales podíamos reclamar una cerveza. Reclamamos la cerveza y nos dimos al encuentro con unos amigos de ella que nos estaban esperando en la mesa. El baile y el ritual de una fiesta nocturna de bar era una experiencia reveladora para mi, me sentía incómoda (por falta de experiencia) pero contenta por es-tar con mi amiga en su corta visita, y por lograr entrar a un estable-cimiento publico a mis patéticos 14 añitos. Ahora que lo pienso con mayor deteniendo es una completa estupidez, pero la inmadurez y

(24)

24

el querer adelantarme en vivencias lo hizo espectacular. Al bailar ya varias horas en este lugar, el círculo de amigos que estábamos en la mesa se expandió de una forma abismal, casi que conocíamos a todo el bar, los meseros, las personas de seguridad, todos pasaban y nos saludaban como si fueramos amigos de toda la vida. Esta ilu-soria sensación duró poco, en la mesa que estábamos pidieron una botella de Ron, el cual nos ofrecieron a todos, mi amiga en ese mo-mento se desaparecio y yo gracias a la comodidad y seguridad falsa que sentí en ese momento lo dejé pasar por alto. Luego de recibir el primer trago de la noche, a parte de la cerveza que duró una in-finidad, se me acerca un hombre, guapo, alto y de un gran caracter. Empezamos a hablar y mi inocencia lo permitió como si fueramos amigos de años. Toda esta confianza depositada en este hombre guapo se convirtió en imágenes borrosas, andaba detrás de él aga-rrada de su mano, recorrimos el bar unas 80 veces, no sabía porque lo seguia y nunca le pregunté que hacíamos. Esta falsa “consciencia” se apoderó de mi toda la noche, era un perrito de taxi, a todo decía que sí. Dentro de estos miles de recorridos, salimos del lugar casi a la madrugada, la fiesta iba hasta las 8 de la mañana, caminamos por las calles y finalmente entramos a un lugar. Repito, nunca dije nada, nunca pregunté y nunca salí corriendo. Era un lugar escondi-do, apretaescondi-do, oscuro, humeescondi-do, no me daba ni un poquito de tran-quilidad. Entramos a una habitación y recuerdo su mínimo gesto de echarle seguro a la puerta y revisarla muy cuidadosamente. Lista la seguridad me empieza a quitar la ropa, yo, inmóvil de pie, viendo sus manos quitarme los zapatos, uno por uno, desapuntar mi pan-talón y bajandolo, sacándome la camisa por encima de los brazos, me empieza a besar y a susurrar cosas que no recuerdo, me bota a la cama y se desviste con el mayor de los afanes. Se echa encima de mí y me aplasta. Me sentía como muerta, imposibilitada de hacer

(25)

cualquier movimiento, me corre los cucos y me penetra. No se alcan-za a imaginar el dolor que sentí. Lo único que se movían eran las lá-grimas que rodaban por toda mi cara. Y así transcurrieron las horas, era un muñeco de trapo. Supongo que por el cansancio me quede dormida, no lo recuerdo todo. Amanezco destruida, no encuentro el dinero que tenía y salgo a tomar el transporte público rumbo a mi hogar. La preocupación de mi familia, al verme llegar con la poca cara que tenía, salió a la luz. Dentro de todo el mar de preguntas, mi única respuesta fue: El papá de mi amiga nos recogió y me quedé en su casa. La vergüenza y el poco entendimiento que tenía en ese mo-mento no me permitieron decir una sola palabra. Luego de divagar en internet, después de una larga siesta, encuentro todo lo terrorífi-co que me pudo informar Google, al siguiente día la píldora del día despues fue mi cómplice, empecé a experimentar cambios en mi cuerpo que no entendía, sangrados extraños por vagina y ano que no tenían explicación. La situación empeoró el día siguiente y el te-rror que me invadía no era normal. Decidí ir a un médico particular, me realizaron una serie de exámenes y me explicó que fui drogada y violada, pero que no había ningún rastro en mi cuerpo más que el simple maltrato. Claramente el jalón de orejas por parte del médico no fue alentador, si me sentía mal, después de la cita todo empeo-ró. A raíz de lo ocurrido, todo aquel, por su simple condición natural de ser hombre me aterraba, me causaba el mayor de los ascos, no lograba entender cómo mis amigas tenían novio y cómo algunas ya habían empezado su sexualidad. Al hablar de esos temas parecía la niña que se aterraba por todo y evitaba a toda costa hablar de eso. Con el paso del tiempo entendí que era un problema completamen-te propio y que completamen-tendría que lidiar con ese completamen-tema completamencompletamen-te sola y entender que todos los hombres no son como ese hombre guapo de aquella noche. Transcurrieron 3 años hasta que volví a tener un

(26)

26

acercamiento (no sexual) con un hombre. Empezar a salir, comer un helado, ir a cine, todo era nuevo, de nuevo, abierta al azar y a la suerte. Nos volvimos novios, algo nuevo y bonito, lejos de todo el horror pasado hacía 3 años. Tener relaciones sexuales fue imposible, negada al terror y a que se repitiera la historia acabé con lo bonito del noviazgo. Luego de hablar con muchos amigos y amigas sobre el tema de la sexualidad (aclaro que nunca conté lo que me pasó a nadie, hasta este momento) decidí darme una nueva oportunidad en el tema, desde ese momento entendí que lo que me pasó fue algo que no le ocurre a todo el mundo, que lo callé por vergüenza y temor, y no implicaba que me sucedería de nuevo. Mi vida hoy en día es más común de lo que usted se imagina, pero ahora la lucha va dirigida a mi bienestar sobre todas las cosas, a nunca volver a permitir que alguien pase por encima de mí.

(27)

Y CORRÍA Y CORRÍA

Nací hace 57 años en un pueblito llamado Sativanorte Ubicado en el Departamento de Boyacá, mis padres llegaron a Bogotá en bus-ca de una mejor vida, puesto que mi padre malgastó el dote que les dieron cuando se casaron, sin dinero llegamos a Bogotá a la casa de un tio hermano de mi papá que nos brindo su casa a mis papas y 6 hermanos, teníamos todas las necesidades del mundo aguan-tábamos mucha hambre mi papá y mi mamá salian todos los días a trabajar y nos quedábamos solos en la casa del tio, jugábamos to-dos los días con mis hermanos y asi esperábamos la llegada de mis papás, en esa casa ocupabamos dos piezas en una vivian mis papás en la otra mis hermanos y yo. Mi tio tenia varios hijos uno de ellos ya mayor de unos 30 años y en ese entonces yo contaba con unos cinco a seis años, mi primo llegaba siempre temprano y uno de esos dias llego me cogio de una mano, mando a mis hermanos a la tienda, me llevo a la cama, me acosto y el se hecho encima mio sin extriparme, se sostenia con una mano y el codo sobre la cama y con la otra me cogia mis flacas piernas me tocaba por todas partes y yo sin saber por que luchaba debajo de él lo mordia lo rasguñaba pero mis fuer-zas eran muy pequeñas, después de un rato sentí que ese tipo se orinaba encima de mi y yo logre salirme por entre sus piernas, me agarró y me dijo que si contaba algo me pegaba, me solto y yo corri y corri por esa casa y luego entre al baño no se exactamente que sen-tía miedo, terror, susto, asco no se solo me hechaba mucho jabón, nunca conte nada pero mi pequeña vida cambio, me llene de furia a mis seis años salia a la calle, el hambre hacia arder el estomago a veces sin desayuno a veces sin almuerzo, muchas noches acostar-se sin comer, aprendi a salir a la calle a mi corta edad a conocer las

(28)

28

calles del Barrio, descubrí como llegar a la plaza de mercado, eso si fue muy bueno conocer ese sitio alli recogia el mercado que caia al suelo, los platanos maduros que me regalaban los camioneros, fui muchas veces ya casi me conocian y me regalaban cosas para llevar a mi casa, pasados los seis años, un camionero, estando en la plaza me llamó para regalarme unos platanos yo me puse muy contenta y camionero un tipo gordo y feo me dijo que me subiera a la cabina y que lo esperara que apenas terminara de vender los platanos me regalaba muchos platanos para que llevara a mi casa yo como una tonta hice lo que el camionero me dijo, después de un rato se subió el camionero a la cabina me llevo una bolsada de platanos cerro las puertas, me agarro con fuerza metio sus manos por debajo de mi vestido y me manoció, puso su orrible voca en la mia, luego me solto y me dijo que me iva a llevar a un sitio que quedaba en el lla-no, cuando prendió el motor del camión yo me tire por la ventana del camión que era muy alta me rompí las rodillas me maltrate las manos me pare y corria y corria a mi casa sin sentir ningun dolor y no le conte a nadie, fueron estas dos experiencias de mi niñez que marcaron mi vida y que recuerdo como si me acabara de suceder; me llevaron a endurecer mi carácter a luchar incansablemente a no depender de nadie a superarme…

(29)

PERDÍ LA RAZÓN

Yo nací en la Sierra Cund. Un caserío que pertenece al municipio de Bituima y mitad al municipio de Quipile muy niña me junte con un señor mayor del cual tuve 5 hijos, el menor de los varones era medí-co, cuando tenía 30 años viajó a Nueva Zelanda allí se casó pero no vivio con la esposa pués ella lo traiciono. A los 33 años murió en un axidente de transporte. Cuando me entere perdí la razón diambule por las calles de los barrios cercanos donde vivía en Bogotá y un sa-cerdote me recogió en la casa cural. En una de las misas me presentó a la comunidad y una vecina me conocía y aviso a mi familia estuve 3 dias en la clinica Colombia y me sali a la fuerza pues ya razonaba y queria saber de mi hijo. Desde esa época siempre estoy con medi-cinas para tranquilizarme y para poder dormir de esto hace 18 años ahora el 3 de sept del presente año. Mi vida siempre esta muy triste pués no puedo olvidar a ese hijo.

(30)
(31)

90% - 10%

Mi enfermedad ha sido toda la vida, cuando yo nací, nací ya enferma o sea no se sabía que me pasaba, convulsionaba todo el tiempo y pues no sabían que pasaba, cuando tuve 9 meses me dio una cosa que se llama Meningitis y se me inflamaron todas las capas del ce-rebro y le dijeron a mis papás: ella no va a poder ni caminar, ni hablar porque eso siempre deja daños, sobre todo, neuronales, después de eso se dieron cuenta que todo era a raíz de que yo había nacido mal conectada de los riñones, o sea los uréteres estaban tapados y me hicieron la primera cirugía, destaparme los uréteres, y me dije-ron que a lo largo de los años tenían que seguirme operando porque cuando yo crecía eso se volvía a tapar y se volvía a tapar. Me hicieron 5 cirugías, la última fue cuando tenía 5 años y esa vez el médico me dijo: te juro que esta va a ser la última vez que te operemos ya vas a quedar bien, y yo bueno y así fue. Después de eso nunca en la vida volví a sufrir de los riñones y ahí se cerró ese ciclo, igual me seguían controlando tuve que tomar medicamentos por mucho tiempo, una cosa para las convulsiones y ya. Hubo un momento en que ya lo fui dejando y lo dejé del todo, ahí estuve bien durante todos esos años y después en el 2005, en noviembre del 2005, empecé con un dolor en una pierna y todo el mundo: no eso es un desgarre muscular, fui al médico y efectivamente me dijeron no es nada, tome diclofenaco, pero yo seguía súper súper enferma, nadie me creía, mis papás eran como: ay claro que no, no moleste, no hay tiempo para llevarla al médico no sé qué, entonces yo un día decidí vendarme la pierna muy fuerte porque ya no podía ni caminar, cuando bajaba la pierna sentía un dolor súper intenso. Mi abuelita un día se dio cuenta que tenía esa venda y cuando me la soltó me dijo: qué le pasa en esa

(32)

32

pierna o sea tiene la pierna terrible, entonces yo le dije a mi abueli-ta: nadie me cree pero realmente si me duele mucho pero no sabe-mos qué hacer. Al día siguiente me llevó a la clínica, me miraron y dijeron: sí, está como complicada la situación, hay que hacerle un Doppler, que es como una ecografía de las piernas, entonces fui a que me hicieran eso y se dieron cuenta que tenía un trombo en la pierna, entonces me dijeron: es muy grave porque si se te despren-de el trombo, te llega a los pulmones o al cerebro y pues eso sería mortal. Entonces me dijeron: tienes que estar hospitalizada, mien-tras vemos por qué te está pasando eso, me hospitalizaron, duré como 3 meses en la clínica, fue terrible porque acá en Colombia la medicina es muy complicada, entonces yo tenía 16 años y todavía me veía el pediatra y todos esos 3 meses que estuve hospitalizada me vio el pediatra y nunca me vio algún especialista, nada. En la clí-nica descubrieron que tengo una cosa que se llama Síndrome anti fosfolípidos que es la enfermedad previa al Lupus o sea se supone que eso degenera y se vuelve Lupus. A mí todo el tiempo me ha sa-lido que solamente tengo Síndrome anti fosfolípidos, nunca me ha evolucionado, el síndrome es una enfermedad autoinmune, eso quiere decir que es una enfermedad que te auto atacas, o sea tu ata-cas las cosas buenas que entran a tu organismo y en cierto grado es una enfermedad degenerativa porque va afectando todos los órga-nos de a pocos. Ahí empecé a estar muy mal, me dieron trombosis en las piernas, me dieron a lo largo de la historia 5, tomaba anticoa-gulantes todo el tiempo, tuve que tomar unos medicamentos que me sensibilizaban la piel entonces no podía ver casi la luz del sol, tomé cortisona que son corticoides que me hicieron engordar 25 ki-los, estaba hecha un desastre. En el 2006 se me subió una parte de los trombos que tenía en las piernas al pulmón, me dio un paro car-dio-respiratorio y estuve en cuidados intensivos como 20 días.

(33)

Después de eso me dijeron: la enfermedad no tiene cura, o sea la enfermedad era muy nueva en ese tiempo, me decían: eso no tiene cura y la única solución es que así cómo el cuerpo un día decidió atacarse, la única solución es que el cuerpo decida dejar de atacar-se, como que se resetee y vuelva a empezar, pero por la medicina normal no hay nada que hacer, es decir, más que evitarte el dolor, porque se me inflamaban mucho las articulaciones y me dolía mu-cho el cuerpo, se me bajaban los signos vitales del dolor, me ponían morfina, morfina, morfina, morfina, pero nunca hubo nada que ha-cer. Alguna vez cuando llegué a la clínica, de las mil veces que fui a urgencias, una médica me dijo: mira, por la medicina tradicional no hay nada que hacer, hay un médico que fue el que trajo la hema-to-oncología a Colombia y que se dedica por el lado de la medicina bioenergética, entonces sí quieres puedes ir y si alguien te puede ayudar en el mundo es él. Yo ahí ya estaba muy mal, estaba en silla de ruedas porque se me inflamaron mucho las articulaciones, ya no podía caminar, perdí la fuerza en las piernas y no estaba producien-do nada de glóbulos rojos, entonces me dijeron hay que empezarte a trasfundir, si el próximo mes descienden más los glóbulos rojos tenemos que empezarte a trasfundir porque ya definitivamente no los estas produciendo entonces también puede estar llevando a que estés sufriendo de Leucemia o algo de eso, tenemos que estudiarlo muy bien. Entonces ahí buscamos al doctor, solamente nos dijeron: es de apellido Beltrán Dussan tienen que buscarlo, mi mamá en ese tiempo trabajaba en un colegio de gente High Class en Bogotá, en-tonces ella hizo una circular y se la mandó a todo el colegio: estába-mos buscando un médico bioenergético que era de apellido Beltrán Dussan y que lo estábamos necesitando. Ahí en el colegio lo cono-cían y nos mandaron los datos del man. Cuando llamamos a pedir la cita, o sea ya estaba yo en las ultimas, el medico normal me había

(34)

34

dicho: nosotros creemos que no vas a aguantar más de dos meses porque ya te estas deteriorando muy rápido y ya no sabemos qué hacer. Entonces llamamos y nos dijeron: él tiene mucha gente, en-tonces la primera cita que hay es para dentro de dos meses, enton-ces mi mamá dijo: no, nosotros no podemos esperar todo ese tiem-po tiem-porque realmente ella está muy mal, y la señora dijo: sinceramente no podemos hacer nada porque toda la gente que viene acá es cáncer súper avanzado o sea es gente que realmente lo necesita, entonces la única opción es que yo la pongo acá como prioridad y si alguien cancela la cita pues se la damos. Al día siguien-te nos llamaron por la mañana y nos dijeron: mira cancelaron una cita por la tarde, si quieren venir vengan, entonces mi mamá dijo obvio. Fuimos y cuando llegamos, el médico me vio y me dijo: nun-ca me imaginé que estuvieras tan mal porque igual siempre, físinun-ca- física-mente me he visto bien, pues gorda, flaca, pero no pálida como “esta china se está muriendo” entonces me decía: tu imagen no es de una persona que está enferma, pero realmente estas muy mal, yo sí creo que te puedo ayudar y pues tú me vas a ayudar porque obviamente eres un caso súper extraño, entonces vamos a hacer lo que podamos, yo empecé a tratarme con él y ahí empecé a mejorar un poco, me empezó a subir sobretodo el tema de los glóbulos rojos y ahí me di-jeron ya no hay que trasfundirte qué estás haciendo y yo: no nada… no pues ahí voy. A mí los médicos en la clínica lo que si siempre me dijeron, usted está viva a punta de actitud, y realmente eso me ha ayudado mucho, o sea yo nunca me he echado a la pena, como que en serio creo que me voy a morir, nada o sea, yo siempre digo, lo voy a superar, lo voy a superar, todo va a estar bien, voy a salir de esto y yo siento que la mente puede más que el cuerpo siempre, y que con-tra todos los pronósticos pues acá estoy, cuando a mí me dicen: uy a ti te han pasado tantas cosas qué tienes un ángel de la guarda

(35)

gigante o esas cosas, yo siento que es más el poder de la mente. Después de eso igual yo seguía estando mal, igual me daban trom-bosis, seguí con anticoagulantes y eso. Por ese tiempo pasó una de las cosas más difíciles de mi vida, creo, yo tenía un novio de toda la vida y quedé embarazada, cuando quedé embarazada me dijeron: esto es lo peor que te puede pasar porque, primero el embarazo casi nunca va a tener buen término porque tú no puedes tener hijos y segundo está en riesgo tu vida, no es tan fácil que hayas quedado embarazada. Igual con todo y eso yo siempre dije que nunca en la vida iba a contemplar la posibilidad de abortar y yo le dije a los mé-dicos: bueno que sea lo que Dios quiera, si me muero pues me mue-ro, si soy mamá está bien. Yo lloré mucho, me dio durísimo, yo no había terminado la universidad ni nada pero yo dije como sea, que sea lo que Dios quiera, si nace bien, si me muero pues igual será la voluntad de Dios. Las enfermedades me llevaron mucho como a acercarme a Dios, yo empecé a creer en los milagros, a creer que hay un ser superior que te ayuda, porque hay cosas que uno no, en serio no explica, a lo largo de mi enfermedad muchos médicos me decían: eres un milagro porque no hay muchas explicaciones para lo que te pasa y para que lo superes. Y dentro de los médicos que vi en ese tiempo, obviamente yo lloraba mucho, y el médico me dijo: yo te voy a decir una cosa y es que no sufras por lo que te está pasando, esto puede ser dos cosas, una puede ser que sea tu única oportuni-dad en la vida para ser mamá, nunca lo vas a saber pero, disfrútalo, porque sí es la única oportunidad que tienes más adelante te va a doler no haberlo disfrutado, y la segunda es que cuando uno queda embarazado el cuerpo se revoluciona a tal punto que las hormonas se resetean, tienes un desorden hormonal muy grande y eso puede hacer que tu cuerpo reaccione de forma favorable. Cuando tenía 3 meses y medio de embarazo, perdí el bebé, una vez empecé a

(36)

36

manchar, fuimos con el que era mi novio a la clínica y me dijeron: el bebé dejó de crecer hace 2 semanas entonces hay que sacarlo. Fue un proceso horrible, fue como tener un hijo literal, me pusieron me-dicamentos para dilatar y contracciones y todo fue un dolor terrible y emocionalmente fue muy duro, yo nunca he sido de depresiones, ni de estar triste ni nada pero esa depresión sí. Yo me adelgacé 10 kilos en un mes, estuve muy mal, lloré mucho, fue súper complicado pero después de eso nunca en la vida me volví a enfermar. Cuando me enteré que estaba embarazada dejé todos los medicamentos, boté todo y dije: no quiero tomar nada más. Después de que perdí el bebé nunca volví a tomar nada y la verdad el cuerpo empezó a funcionar, nunca me volvieron a dar trombosis, nunca volví a tener nada. Me hacen exámenes y siempre me salen súper mal, siempre me dicen: se va a morir mañana o sea todo mal, pero realmente yo me siento súper bien y durante todos estos años me he sentido bien, desde el 2012 que estuve embarazada hasta hace poco nunca volví a tener ningún tipo de complicaciones de salud. Esto me dijo alguna vez alguien: todo en la vida pasa por algo y ese bebé llegó a tu vida para salvarte la vida, de pronto si no hubiera quedado embarazada otra sería la historia. Entonces eso ayudó a mejorarme, a que las co-sas fluyeran mejor, y estuve muchos años bien, me fui a vivir a Francia en el 2015 a finales, y cuando llegué allá pues el sistema de salud es muy diferente, es muchísimo mejor que el de Colombia , cuando logré que me aprobaran la tarjeta de seguridad social de allá, un día dije: yo quiero ir a que me hagan un control de mi enferme-dad y a que me den otro punto de vista, entonces fui a un médico le conté toda mi historia y además de la historia yo le dije: tengo un problema, a mí me duelen mucho las piernas, o sea yo toda la vida había querido hacer deporte, pero las piernas nunca me respondían porque el dolor era demasiado intenso, entonces siempre pensé que

(37)

como me habían dado tantas trombosis en las piernas pues me que-dó muy afectado y definitivamente yo no puedo hacer más deporte que nadar, pero no podía correr, montar bicicleta, saltar, o sea nada de esas cosas porque el dolor era súper intenso y por otro lado siem-pre he tenido problemas con el tema de la digestión, o sea siemsiem-pre pensé: es que tengo el metabolismo lento, o sea yo comía y no pro-cesaba bien la comida pero nunca pensé que fuera algo raro, pues muy normal. Cuando le dije eso a la doctora me dijo: los dolores de las piernas como tú los describes nunca son de venas que son don-de te dan las trombosis, sino es por lo general un problema don-de arte-rias, me dijo: entonces, vamos a revisar tus arterias para estar segu-ras que todo esté bien. Me hicieron exámenes de todo y cuando me revisaron las arterias me dijeron: hay algo que no está bien en las arterias, danos tiempo y ya ahorita te decimos, yo estaba en la clíni-ca, llegaron como 5 médicos y me dijeron: acuéstate en la cama y no te vuelvas a levantar, tienes un problema en la arteria aorta en la parte abdominal, es muy grave, porque si la arteria está rasgada te-nemos que operarte ya, o sea te puedes morir. Yo estaba sola en Francia y yo dije: yo qué hago, entonces lloré mucho, llamé a mi her-mano y mi herher-mano me dijo: no, pues cálmate, si te operan mañana nos vamos en el primer vuelo. Me hicieron el examen y me dijeron que no me tenían que operar en ese preciso momento, porque la arteria no estaba rasgada, pero si tenía que ver a un cirujano, porque si necesitaban hacerme un procedimiento, que consiste en que mi arteria estaba muy delgada y me dijeron, eso te meten un aparato que se llama un Stent hasta la arteria y te lo abren, es un procedi-miento muy fácil y yo bueno. El martes siguiente a ese día me vio el cirujano que ellos me recomendaron y cuando me vio el cirujano me dijo: no es tan sencillo, tu arteria aorta tiene 15 milímetros de diámetro en todo tu cuerpo y cuando llega a la parte abdominal solo

(38)

38

tiene 5, me dijo, está casi totalmente cerrada, o sea si no te descu-brimos esto ahorita, seguramente en muy poco tiempo te hubieras muerto por que ya estaba demasiado, demasiado delgada, y me dijo, no te está fluyendo la sangre a las piernas, entonces bueno vamos a hacer exámenes, y cuando salieron me dijo, tienes varios proble-mas, no te está llegando sangre a las piernas, no te está llegando la sangre correspondiente a los riñones y los riñones están sufriendo y adicionalmente tienes la arteria más importante de la digestión completamente tapada, o sea no sabemos cómo comes o cómo es el proceso y no tenemos explicación del por qué no te ha dado un colapso digestivo, me dijo, eso es muy grave, cuando alguien le da un colapso digestivo hasta ahí fue, porque hay que quitarle todo por dentro y ya no puede comer, entonces me dijo, la cirugía que vamos a hacer es, vamos a ponerte un puente aórtico, primero pensaron en cortar la arteria aorta como el tramo que estaba delgado y reem-plazarlo, entonces él me dijo eso va a llevar mucho tiempo, entonces dejarían los riñones de recibir sangre mucho tiempo y tus riñones ya no están bien y pues no queremos que colapsen, entonces él me dijo: no, lo que vamos a hacer es que vamos a abrir la arteria por un lado, dónde está ancha arriba y abajo y vamos a hacer un puente que permita que circule por ahí la sangre y me dijo: y sí con ese puente se reactiva la digestión ya no tendríamos que sacar una nueva arteria, un pedazo, u otro implante para la digestión. Me hi-cieron esa cirugía y él me dijo que la parte digestiva se había reac-tivado entonces que no había necesidad de poner el otro implante. Cuando salí de la cirugía pues bueno primero estaba muy feliz, me dijeron que había mucha posibilidad de que me muriera porque mi cuerpo no estaba tan bien, la cirugía era muy delicada, me tuvieron que romper todo, o sea me rompieron las costillas, el diafragma todo para poder llegar hasta la arteria que tenían que llegar, así que

(39)

cuando me desperté fueron los peores días, nunca había sentido tanto dolor en mi vida, nunca me había sentido tan mal, duré como 6 días en cuidados intensivos y después de eso en la habitación todo se empezó a complicar, se me inflamaron mucho los riñones, no me estaban respondiendo, se me llenaron los pulmones de líqui-dos y todo iba mal, el dolor terrible, no podía comer, me alimenta-ron por sonda todos los primeros días y después cuando ya me di-jeron que comiera, el cuerpo no me toleraba comida, el médico dijo: es normal porque nunca has tenido bien la digestión, se te reactivo y el cuerpo se está acostumbrando. Duré 40 días comien-do como un pollo, obviamente me adelgace como 15 kilos y estaba muy débil sobre todo porque no podía comer, no podía dormir nada, no dormí en esos 40 días, dormía como de a 20 minutos cada tanto, o sea fue muy muy muy duro, después de los 40 días que estuve muy enferma, me volvieron a hacer un examen de control y se dieron cuenta que había tenido otro problema en la arteria de la digestión, se había reducido después del procedimiento, entonces me dijeron: no te podemos dejar así hay que volverte a operar, pero esta vez me abrieron la pierna y me pusieron un Stent, lo mandan hasta la arte-ria y se abre y eso mejora el flujo. Ahí me sentí súper bien un mes y ahora ya desde hace algún tiempo no me estoy sintiendo tan bien, al parecer se tapó, pero hace 4 meses estoy aquí en Colombia y pues no me han hecho ningún control. La medicina en Colombia no fun-ciona bien. Este es el puno en que no sé si se me tapó o qué pasó, estoy esperando los controles en Francia, pero digamos que no es-toy mal, me siento bien, el tema de la digestión si es un problema, acá los médicos me dijeron que si se tapó eso, eso no se puede des-tapar porque es más riesgoso desdes-taparlo que dejarlo así, las reco-mendaciones fueron comer de a poquito, come varias veces al día y aprende a vivir con eso, fue básicamente lo que me dijeron acá.

(40)

40

Quiero ver que me dicen en Francia, porque al final fueron ellos los que me operaron, entonces si alguien puede hacer algo es el que me operó allá, así que estoy esperando su concepto pero lo que sí es cierto es que después de la cirugía fue como volver a nacer para mí, o sea ahora puedo caminar, corro todos los días 5 kilómetros, yo juré que si la cirugía salía bien iba a hacer ejercicio, nunca he sido de hacer ejercicio, porque nunca cogí el hábito y porque me costaba mucho, pero dije, sí la cirugía sale bien me voy a volver deportista que es de las cosas que más me cuesta en la vida, pero pues lo he hecho, digamos que después de la cirugía, desde que pude empezar a correr y a hacer cosas, como que he ido haciendo de a poquitos, cuando empecé, corría 100 metros, 200, 300 y digamos hoy ya corro 5 kilómetros todas las mañanas, igual se siente bien, poder correr. Yo creo que uno nunca sabe que tan fuerte es, hasta que tú no te pones a prueba a ti mismo. He procurado siempre no preguntar, por qué me pasa esto a mí, sino para qué me pasa esto a mí, y todas mis enfermedades me han cambiado en un punto, siento que después de las enfermedades algo cambia en mí, cuando tuve 16 años y es-tuve enferma dije: me falta tanto por vivir, yo quiero estudiar, quiero viajar, creo que me falta mucha fiesta, mucho trago, muchas cosas y estoy acá y me voy a morir, o sea tengo 16 años y estoy tan cerca de morirme que sentí que me faltaba mucho, cuando pude ir supe-rando eso, empezaron a dejar de importarme ciertas cosas, para mí la plata o esas cosas nada, yo empecé a gastar mi vida en disfrutarla y en hacer realidad todos mis sueños y todas las cosas, ahorita cuan-do llegué a esta enfermedad, yo les decía a mis papás, estoy tranqui-la en este punto porque he cumplido el 90% de tranqui-las cosas que he so-ñado y si me tengo que morir ahora pues ya no está tan difícil como cuando tenía 16 años que sentía que me faltaba mucho por hacer, ahora he viajado he conocido, he estudiado, he ido a mil fiestas, o

(41)

sea ya he hecho las cosas que me hubiera gustado hacer, así que es-toy tranquila. Pero, todo el tiempo siempre he mantenido el ánimo arriba, nunca en la vida me deprimo, la única vez que estuve depri-mida fue cuando perdí el bebé y luego de eso, obviamente tienes días en los que quieres mandar todo a la mierda, porque estar en-fermo no es tan chévere, yo siempre digo, yo cambiaria muchísimas cosas por tener salud, por eso cuando la gente se queja, yo le digo, venga si tiene salud, bueno no tiene trabajo, bueno pero tiene salud o sea puede encontrar trabajo, no tiene plata, bueno, hay cosas que se pueden solucionar, cuando tú no tienes salud es algo que ya no depende ni siquiera de ti y que se te sale de las manos y tú dices como “pucha”, por qué todo el tiempo tengo que estar enferma si me gustaría estar bien, pero pues al final yo siento que todo es acti-tud, desde que tu estés bien anímicamente el cuerpo va a reaccionar bien. Hace poquito tuve una junta médica acá en Colombia con 30 médicos y entonces ellos me preguntaban cosas y yo les decía: lo que a mí me falta en salud me sobra en actitud y un médico me de-cía, yo estoy totalmente seguro que el 90% de las curas de las enfer-medades están en la actitud que uno tenga, el 10% es médico, lo que uno puede hacer, pero si la persona no tiene las ganas de vivir y no quiere salir adelante, no lo va a lograr, entonces él me decía, con todas las enfermedades que tú tienes, hay gente que no sopor-ta ni una de las que tú has tenido, me dijo tú vas con 3 que son gra-vísimas, que son súper complicadas y de todas has salido y te ves físicamente bien y pues sí, yo nunca he estado ni desnutrida, pálida, mal, o sea ahorita tengo anemia terrible y siempre estoy rosadita y todo el mundo dice, o sea uno la ve y no parece que tuviera anemia, pero pues, para mí todo es cuestión de actitud de meterle energía positiva y de sacar lo mejor de cada una de esas experiencias, siento que soy una persona muy fuerte mentalmente y que la vida me ha

(42)

42

hecho fuerte, entonces ahora no hay muchas cosas que me tumben, que me desequilibren, yo supero las cosas con cierta facilidad, por-que yo digo por-que hay cosas peores, estoy viva y para mí eso es lo más importante.

(43)

TODO GANADO Y TODO PERDIDO

Es el año 1997 es un año lleno de incertidumbres, la fuerza de la ju-ventud es abasayadora, afloran los sueños, los estudios y una mirada al futuro hace que la mente sea mas soñadora llena de la experien-cia ya vivida como lo es el nacimiento de un niño que cuenta con 3 años lleno de salud y vida.

De un momento a otro llega la sosobra por la llegada de un se-gundo hijo hoy desanima por que se troncaron los sueños, se renie-ga, pero al fin y al cabo no se puede hacer nada, nos ponemos hacer los preparativos para su nacimiento, ropa, zapatos, cobijas etc, todo lo necesario para que dicho bebe no tuviera necesidades.

Todo el embarazo transcurre en perfecta calma, no hay sobre-saltos y los examenes no avisaron nada negativo dice el doctor van a tener un lindo bebe

El 24 de septiembre del 1998 nace un lindo bebe en perfecto estado de salud pasan los días y el bebe no es canson como lo hera el hermano o como son todos los bebes, la adaptabilidad es dificil, al contrario no llora, hay demaciada quietud en un bebe de esa edad.

Al mes se lleva al medico para comentarle que el niño es muy quieto, a lo que el doctor me contesta, no se preocupe hay niños que son asi eso es normal llevalo para su casa y monitorealo un poco mas vas a ver que vienes a decir que le clamo por ese bebe que molesta mucho

Mi monitoreo consistía en silvarle para que volteara la mirada ha-cia mi y nada no volteava ni los gritos ni los ruidos lo haha-cian voltear

El desespero se fue metiendo en mi mente que desidi ir a otro medico y otro y otro y otro sin obtener respuesta alguna

(44)

44

Después de ires y venires uno de ellos se compadecio y me dio una cita con el insor instituto nacional para sordos, despues de mas de 20 examenes el niño no tiene sordera ni bajo nivel de escucha.

Fue pasando el tiempo y el niño tenia 3 años, no caminaba, no atendia ningun llamado y en lugar de caminar comenso a arrastarce

Volvi a llevarlo al medico, lo volvieron a encontrar bien, como pude le saque una cita en el Franklin Delano Roosevelt pensando que el problema de hueso, depsues de muchos examenes se conclu-ye que no era problema de huesos y me dieron una cita con el insti-tuto nacional de leDierna, en donde estudian las enfermedades raras. Se le hicieron todo tipo de examenes y nada, en medio de dichos examenes me dijeron que tocava llevarlo a Alemania que allá había tegnologia para estudiar la enfermedad del niño.

Desanimado y sin contar con los recursos economicos decidi sa-car los papeles, en ese momento llega una comisión de Alemanía que estudiaba enfermedades raras y en una milagrosa seleccion el niño fue elegido, con todo su equipo examinado una y otra ves hasta descubrir que en el gen uno de sus anillos no se encontraba.

La explicación fue que en el coito en la union del esperma con el ovulo por efecto de acomodacion de los anillos, dicho anillo con toda su informacion no alcansa a llegar a la union y se unieron con dicha informacion, y que científicamente pasarían 5 años para sa-ber que informacion contenia dicho anillo, que el niño tenia síndro-me de down, autismo y malformacion encefalocraneal por lo tanto seria un niño toda la vida y dependería de los padres y los intitutos que prestan dichos servicios con acompañamiento del bienestar fa-miliar; se le consiguio un instituto para niños especiales pero por la falta de la constancia materna el niño no volvio

Con la corte de bienestar familiar se le consiguio un instituto especializado para niños con este problema, pasaron 3 años en el

(45)

instituto hasta que alguien amigo a familiar del bienestar familiar necesita mi cupo violando los derechos del niño y los mios y me lo quitaron, después de tanto esfuerzo todo y ganado y todo perdido...

(46)
(47)

LA PÉRDIDA DE LUZ

Viviendo en una pequeña burbuja de felicidad, mi niñez fue, entre todo, muy feliz. Tenia a mis dos padres y en general vivía rodeada de protección, familia y mucho cariño. La muerte de mi padre se dio en lo que parecieron segundos para mi: tenía catorce años, era Enero y él parecía tener una indigestión, por lo que decidió ir a urgencias. Sorprendente fue ver la rápida evolución de aquel dolor de estoma-go qué pasó a ser una metástasis de cancer en tan solo tres cortos meses. El ya había tenido cancer cuatro años atrás, pero lo había su-perado con mucha fortaleza. En aquella segunda vez recuerdo cada detalle de su proceso, como paso de ser un hombre robusto, alegre, bromista y hablador a un hombre delgado, débil, sombrío, enfermo. Recuerdo claramente sus episodios, sus caídas, la perdida de luz en sus ojos. Aún lo veo luchando por ser fuerte frente a mi, preocupán-dose y pidiéndole a Dios por mi bienestar, usando cada pequeña fibra de su ser para celebrar mi cumpleaños número catorce, aún cuando sabía que el debía descansar.

Diariamente le pedía a Dios que no me lo quitara, que lo dejara vivir más tiempo conmigo, aún cuando muy dentro de mi había una pequeña voz que me repetía que ya era su momento, que ya debía irse de mi lado. El día de su fallecimiento está aún claro en mi mente: era sábado, estábamos saliendo de la capilla del hospital y empecé a escuchar a mis tías gritar. No fue necesario que alguien me dije-ra algo, ya sabía lo que estaba pasando. Edije-ran las cuatro de la tarde.

El después se vuelve muy vago en mi mente, recién de su muer-te todo parecía normal, el apartamento vivía lleno de personas visi-tándonos, invitándonos a salir, intentando llenar el vacío que el ha-bía dejado. Pero una vez las cosas se calmaron y todos volvieron a

(48)

48

su vida normal, una vez todos pensaron que las cosas iban bien, allí fue cuando en verdad sentí el vacío, cuando mi mente finalmente reconoció que el iba a faltar por el resto de mi vida, que ya no iba a volver a verlo a los ojos, sostener sus manos o recibir esos abra-zos tan fuertes y pesados que el solía darme. Ya no salía a saludar a nadie por la noche, ya no escuchaba risas en la cocina ni salíamos a almorzar los domingos a lugares desconocidos, ya no íbamos tar-de en la noche a aquel puestico a comer gallina frente a Unicentro. Me di cuenta, finalmente, que ya no tenía a mi Papá aquí conmigo.

Ahora pienso que no lidie muy bien con aquella pérdida, mi due-lo fue odioso, grosero y escondido. Fue egoísta y rencoroso, fue largo y doloroso. Sin embargo, ahora, puedo ver el giro que dio mi vida a partir de aquel momento. Claro qué hay muchas cosas que me dejo esa perdida con las que aún lucho diariamente, sin embargo tam-bién me dejó mucha fortaleza, independencia, “berraquera” y por sobre todas las cosas me dejo ver que no todas las personas esta-rán ahí para mi siempre que lo requiera, me enseñó a apreciar a las personas cercanas a mi y a no dar su existencia por sentado.

(49)

DESCUBRIENDO APRENDIENDO

Lo tenía todo y a la vez no tenía nada. La monotonía, la cotidianidad, la necesidad de buscar algo más. Pero a la vez el miedo al cambio, a lo desconocido, a lo lejano.

Mis días pasaban así, estudiando lo que me apasiona, viviendo con comodidades, sin exagerar, las suficientes para estar bien. Con mi familia pendiente de mí, comiendo lo que me gusta, compartien-do con mis amigos, enamorada...

Necesitaba más, no estaba mal pero tampoco bien. Poco a poco las ideas y las personas fueron apareciendo. Cada vez fui temiéndo-le más a mi futuro, el futuro que me esperaba siguiendo así como estaba, sentía que no estaba dando todo de mí.

Decidí terminar con el camino por el que luché tanto, por el que creí que había dado todo, mis días en la universidad habían terminado. Empecé un nuevo idioma, todo era nuevo para mí, es-taba descubriendo, aprendiendo. Comencé en un trabajo, no fue-ron los mejores días, pero aprendí, reí, lloré, me estresé, conocí personas que nunca había tenido la oportunidad de conocer, es-taba encerrada en una burbujita que no me permitía ver la reali-dad. Seguí sumergiéndome en este nuevo idioma, en esta nueva cultura, las cosas se iban poniendo cada vez más difíciles pero ahí seguía. Cambié de trabajo, las cosas seguían encaminándose a mi proyecto, eso era, no era un sueño, era un proyecto, mi proyecto, estaba luchando por eso, por lo que quería. Hubo días que extra-ñaba estar concentrada en mis estudios, en lo que me apasiona, sin dejar nunca de repetirme que todo esto lo estaba haciendo para en un futuro poder complementar y enriquecer todo lo que ya había aprendido.

(50)

50

Y aquí estoy, en ese futuro que hace unos años veía como en una nube lejana, inexplorada, intangible, sin forma... Construyéndolo poco a poco, sacrificando, luchando, conociendo, aceptando, aco-modándome, adaptándome, creyendo, viviendo... conociéndome.

“ But eventually, over time, we all become our own doppelgan-gers... these completely different people who just happen to look like us...”

(51)

CADA QUIEN DESEA DONDE QUIERA ESTAR

Cuando me enteré que mi papá es drogadicto, para mi fue lo más difícil de entender hace 15 años cuando supe, pero ahora soy más fuerte y valiente, porque siempre pienso que cada quien desea don-de quiera estar y finalmente nadie está obligado a nada.

(52)
(53)

RODANDO COMO UNA PELOTA

Bueno me llamo Daniela Sánchez orjuela tengo 21 años nací en Bogotá mi infancia fue un poco dura en pocas palabras tuve que aprender a ser mamá antes de tiempo porque cuando tenía 11 años mi mamá decidió irse a trabajar a España y nos dejó a cargo a mi hermana y a mí de mi papá mi hermana tenía 3 años Fue un poco dura la situación no estaba preparada para eso Por ende tuve que tomar el papel de mamá y ayudar a mi hermana a salir adelante a terminar su jardín hacer los quehaceres de la casa y a terminar mis estudios no mucho tiempo después de que mi mamá se fue para España mi papá tomaba en la casa donde vivíamos y mi mamá te-nía dos sobrinas con una de ellas se acostó delante de mi hermana y delante mío creo que fue la primera decepción que tuve mi papá gracias a ese error pagamos todos Porque la idea principal del via-je era que mi mamá se fuera primero y nosotras a los 3 meses por máximo pero ese error nos costó a todos sin tener nada que ver así pasó mucho tiempo mi papá siguió tomando yo seguí estudiando y cuidando de mi hermana no sabíamos que más comer una niña de 11 años como yo en ese entonces solamente sabía hacer arroz huevo y cosas así por el estilo Por obvias razones ambas estábamos bajitas de peso a mi papá nunca le preocupo eso es simplemente se preocupaba por tomar y jugar tejo o jugar rana o estar en el parque con los amigos jugando fútbol pasaron los años y seguimos los tres nos fuimos a vivir a otro barrio cerca donde los papás de mi papá todo era No perfecto pero era algo que se podría manejar pero en el 2015 llegó mi mamá por obvias razones quería estar con ella acom-pañarla dormir junto a ella Pasar mucho tiempo ya que no la veía desde hace mucho tiempo al parecer mi papá tomó la llegada de

(54)

54

mi mamá por mal camino y empezaron las discusiones entre ellos empezaron las demandas empezaron muchos problemas yo no sa-bía que mi mamá venía por un tiempo nomás me enteré después de todas las demandas después de todos los problemas que ella se había venido simplemente de vacaciones también tuve mucha rabia A los días de que mi mamá se fue yo volví a la casa donde vivía con mi hermana y mi papá y él tomó represalias contra mí regañán-dome y pegánregañán-dome por todo yo no me aguante y en un descuido de mi papá me vine para donde mi abuela que vivía en otro barrio ella me abrió las puertas le dije que no quería vivir más con mi papá me traje a mi hermana conmigo pero ese mismo día por la noche mi papá llegó solamente por mi hermana y a mí me dejó ahí pasé una semana y después de un fin de semana un lunes por la mañana llegó la policía al apartamento de mi abuela por mi mi papá había emiti-do una orden para que me llevaran a una comisaría de menores lle-gamos al lugar justo en San Francisco dónde quedaba una sede del icbf empezaron a entrar uno por uno mi abuelo materno mi abuela materna mi papá y yo y empezaron a tomar declaraciones mi papá me inculpo a mí de ser drogadicta grosera sin estudio alcohólica y callejera Y pues le creyeron a él Y algo que me marcó para toda mi vida fue que ese mismo instante que yo estaba ahí a las 4:20 de la tarde mi papá me dijo hija Tienes hambre no has almorzado verdad yo le respondí no tráeme algo de comer Él me dijo ya te traigo un pollo pasaron 2 minutos fueron las 5 de la tarde y nunca llegó con el pollo pero si llegó una camioneta que me iba a llevar para un centro de emergencia del bienestar familiar tuve que despedirme de mis abuelos y ahí empezó todo dure básicamente casi 2 meses internada en el centro emergencia casa hogares Claret que quedaba diagonal hacia el Bronx probando de que era inocente mi papá solamente me fue a visitar una vez mi abuela al fin se quedó con mi custodia a

(55)

llegar acá al barrio de ella pues como nunca había tenido libertad donde vivía lo hice aquí y lo hice mal porque me metí con el primer hombre que vi era mayor que yo y pues fue una relación muy tóxi-ca para mí donde hubieron golpes hubieron insultos traición y mu-chas cosas más después de eso empecé a salir mucho Me volví muy grosera altanera no creía nadie dejé de asistir a la iglesia cristiana me empezó a ir muy mal en el colegio todo lo que yo había sido an-tes Dejó de ser me volví más cerrada ante la gente y encontré en el alcohol las fiestas y amigos la diversión perfecta pero no sabía que me iba a estrellar porque eso me tuvo muchas consecuencias aquí en la casa donde vivo actualmente con mi abuela y con mi abuelo que son los que siempre han estado para mí crecí con mucho odio hacia mis papás a mi mamá por haberme dejado en el 2015 otra vez y a mi papá por haber sido así conmigo pasaron tiempo sin hablar con él y por darle una segunda oportunidad decidí volver a su casa a vivir con mi hermana y con él a los 15 días Le hice un reclamo del porque había llegado tomado a la casa

El simplemente sacó su mano y me golpeó Y eso que aún no vi-vía con él del todo Me estaba quedando los fines de semana y tenía en mi mente pues ir a vivir otra vez sin embargo a mi tierra y me fui a vivir de donde mi abuela a estar con mi papá pasó el tiempo tuve una relación estable después de la primera que fue muy terrible co-nocí a alguien me ayudó mucho volví a la iglesia convivimos éra-mos muy Unidos en ese momento vivíaéra-mos con mi papá mi pareja mi hermana y yo en la misma casa después de un tiempo ya el año pasado empezó otra vez las peleas él empezó a ser muy violento Hasta que el 6 de diciembre casi me mata llegó tomado discutimos me lastimó me pegó y me echó de la casa de él toda la familia de mi papá siempre me ha culpado y es sufrido humillaciones por parte de ellos porque me dicen a mí que por demandar o poner anuncio en

(56)

56

la policía es que Soy la peor enemiga de mi papá y que lo quiero ver en la cárcel Pero no es así como lo ven ellos porque cuando él me lastimó o lastimó a mi mamá o a mi hermana ninguno de la familia él se metió ayudarnos pero si nos han juzgado y más a mí actual-mente vivo donde mi abuela ya casi terminó un técnico que estoy haciendo en salud oral en el politécnico internacional Terminé con mi pareja la cual duramos 4 años hablo con mi mamá y ya siguen España habló con mi papá pero él vive con mi hermana en otro lado Me volví muy independiente pero grosera no le creo a nadie no me hago la idea de que alguien pueda ser sincero conmigo me cuesta creer soy muy videosa me armo películas donde no las hay no me gusta que me pregunten nada no me gusta que me hablen de las cosas que de pronto piensan que yo he hecho cuándo hasta mi pro-pia familia me ha hecho quedar mal a mí cuándo solamente me he querido defender

La única persona que siempre ha estado para mí ha sido mi abuelo él es el que me apoya económicamente moral emocional-mente en todo sentido ese hombre es el único que siempre ha esta-do conmigo porque inclusive estanesta-do acá en la casa con mi abuela es muy humillativa y pues al tú no tener un trabajo o una estabilidad económica buena no vales nada Y siempre te van a humillar y más tu familia eso lo aprendí porque he tenido que estar rodando Como una pelota de casa en casa me gusta no hacer sufrir a la gente Pero me gusta abrir los ojos y soy muy tosca en ese sentido salgo a bai-lar salgo a tomar siempre la cerveza que suelo tomar la primera o el primer trago siempre es por mis papás por lo malo y por lo bueno quiero casarme quiero tener hijos pero siento que eso nunca me va a pasar a mí y todavía no sé el porqué Mientras tanto me dedico a salir cada que puedo a estudiar y ya estar en mi cuarto encerrada todo el tiempo mirando series en Netflix o cualquier otra cosa dejé

(57)

de asistir a la iglesia hace mucho no voy sigo soltera y a veces sien-to que no sirvo para nada y me siensien-to culpable por sien-todo lo que he pasado o por lo que mi familia me hizo siento que fue por mi culpa. Tengo una gata la cual rescate de la calle y siento que es la qué de-pende de mí y la amo con todo mi corazón es el amor más grande del universo para dónde me voy es con ella y cualquier paso que doy ella va detrás mío entonces creamos un vínculo muy grande.

Me invitan a salir todos los hombres van por sexo y siento que a veces es lo único que puedo brindar porque no soy nada más inte-resante me he equivocado y me siento mal después de haber hecho las cosas pero Me he acostumbrado a que me utilicen y siento que es parte del ser humano aprovecharse de otras personas. La verdad cuando mi mamá no me habla ya no me duele me acostumbré a su ausencia pueden pasar meses y tampoco hablo con mi papá llegó a mi casa jamás habló con nadie así me muera por dentro prefiero salir a bailar a tomar hablar con amigos y cosas por ese estilo pero soy muy cerrada porque nunca nadie sabe qué es lo que me pasa aunque tenga mil ganas de hablar a veces creería que no sé ni cómo sobrellevar esto. Tengo un solo amigo y es mi mejor amigo y Él es el único que es capaz de tener el carácter de decirme cuando me equivoco y al único que le podría dar explicaciones de dónde estoy con quién estoy y que estoy haciendo con mi vida en ese momen-to es alguien que conocí de la nada por red social Pero se convirtió también en mi familia sé que si algún día me llegase a pasar algo él será el único qué razón de mí porque sé lo único que me conoce sabrá dónde voy sabría dónde y a buscarme o a quién preguntarle me dijera algo, ya sabía lo que estaba pasando.

(58)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :