Ciencia - Historia - Colombia - Siglo XIX-XX

Top PDF Ciencia - Historia - Colombia - Siglo XIX-XX:

La estadística en la escuela, entre la técnica, la ciencia y la utilidad  Historia de su enseñanza en la segunda mitad del siglo XX en Colombia

La estadística en la escuela, entre la técnica, la ciencia y la utilidad Historia de su enseñanza en la segunda mitad del siglo XX en Colombia

En este sentido, esta investigación se encuentra dividida en cuatro capítulos distribuidos de la siguiente manera: el primero: La estadística ciencia o técnica: terreno de disputas hace referencia a la estadística como ciencia o técnica, mostrando las diferentes tensiones que se dieron al quererla definir desde ese punto de vista, y cómo estas nociones permearon la escuela. Se efectúa un rastreo por los diferentes discursos donde la estadística es vista como técnica de la ciencia, donde se aborda como herramienta para la recolección y presentación de datos de un experimento. Posteriormente se realiza una pesquisa de la estadística en ―mayúscula‖, lo cual se refiere a ver la estadística de forma analítica en una población por medio de la extracción de una muestra y no solamente de manera descriptiva. Luego se realizará una revisión mediante la comprensión de la estadística y no solamente del empleo de recetas. Para terminar mostrando a la estadística como un saber vital para el educador, aquí se devela cómo se ha instaurado el discurso de la estadística en el que hacer docente, haciéndolo parte del maestro y de sus prácticas.
Mostrar más

153 Lee mas

La ciencia sublime : historia cultural de la divulgación de la astronomía en Colombia, siglo XIX inicios del XX

La ciencia sublime : historia cultural de la divulgación de la astronomía en Colombia, siglo XIX inicios del XX

También hay que resaltar que alrededor de Julio Garavito Armero se dieron este tipo de exaltaciones, que lo ponen hasta nuestros días como uno de los emblemas de la identidad nacional más destacables, y tal vez, muy por encima de la figura de González B, a pesar de que no hizo parte de la comunidad científica internacional de manera tan activa como éste ultimo. Esto se debió a que una vez Garavito se hizo responsable de la dirección del Observatorio Astronómico, tomó forma la idea de poner la astronomía al servicio de la modernización de Colombia. La necesidad de levantar una carta geográfica mejor que la que había quedado de la Comisión Corográfica se dio principalmente por la necesidad del trazado de ferrocarriles y otras vías de comunicación, pero también debido que a finales del siglo XIX el Estado tuvo que hacerse cargo de la delimitación de fronteras. Desde el gobierno de Núñez, el Estado colombiano se había negado a hacerse cargo prácticamente de la mitad del territorio nacional, el cual estaba en manos de misiones católicas. La presencia del gobierno, sólo era percibida en aquellas regiones en donde se encontraban las ciudades de mayor importancia desde el punto de vista comercial, mientras que las regiones orientales y sureñas no recibieron atención. En este contexto, el levantamiento de mapas y el uso de astronomía práctica para ello se presentó también como una necesidad de gran importancia para un país que estaba en plena formación. Y Garavito con su trabajo aportó bastante para darle solución a este tipo de problemáticas de manera efectiva, desarrollando una astronomía que ante los ojos de la crítica nacional era más útil con respecto a la que venía desarrollando González B. y desde el ámbito institucional también se mostró como un elemento patriótico y exaltable.
Mostrar más

86 Lee mas

Sobre Miranda Lida, Historia del catolicismo en la Argentina. Entre el siglo XIX y el XX

Sobre Miranda Lida, Historia del catolicismo en la Argentina. Entre el siglo XIX y el XX

Como muestran estos libros reivindicar el pasado foral como una forma de independencia se ha convertido en un elemento estructural en la ideología nacionalista. Santiago de Pablo recuer- da, por ejemplo, cómo en 1904, tras la muerte de Arana, fue ese el elemento que aglutinó a los diferentes sectores del movimiento y esa fue la idea que manejaron los nacionalistas ante la primera ocasión de poder constituir un ente autónomo bajo la Constitu- ción de la Segunda República. El debate constituyente español de 1977-1978 y el del actual Estatuto vasco en 1979 demostrarían el largo recorrido de esa idea central del nacionalismo vasco. Como señala José Luis de la Granja de cada uno de los tres Sabinos —el ideólogo nacionalista radical, el político pragmático y el desilu- sionado españolista— algo quedó para siempre en el partido que él fundó y que fue en el siglo xx lo más parecido a un partido ins- titucional que ha habido en España.
Mostrar más

8 Lee mas

la historia de la educación médica en la Universidad de Cartagena siglo XX  Apuntes para una historiográfia

la historia de la educación médica en la Universidad de Cartagena siglo XX Apuntes para una historiográfia

para Lain Entralgo, más o menos puramente profesadas o entre mezcladas con predominio de una u otra, estas mentalidades rigen científicamente en el filo del Siglo XIX y XX. Sin embargo, muchos intelectuales comenzaron a percibir, que en la medicina científica de su tiempo, un punto de vista y una realidad habían sido pretéritos y olvidados; todo lo que en el enfermar de un hombre ponga su propia individualidad, lo que el es en cuanto singular individuo viviente “ No hay enfermedades sino enfermos”. Pero a la hora de la verdad y sobre todo en lo tocante del diagnóstico, el conocimiento científico de lo que en tanto “ el individuo enfermo” es el enfermo, muy poco o nada era tenido en cuenta. Para Lain Entralgo había llegado la hora de la llamada, --con los descubrimientos de Bernheim en Nancy, Pierre Janet en Paris y Freud en Viena--, de un nuevo elemento a la conceptualización de salud –enfermedad, es decir de una nueva mentalidad, que él llamo constitucional.
Mostrar más

17 Lee mas

Tierra y negocios en Salta a fines del siglo XIX y principios del XX  Estudio de casos

Tierra y negocios en Salta a fines del siglo XIX y principios del XX Estudio de casos

Se observa en el inventario del juicio testamentario de Lorenza Fernández de Echazú (1901), créditos a pagar por 61.323,08 pesos m/n (a Manuel M. Sosa y Cía., Canals y Campilongo, Zuberbouller y Cía., Zaldívar y Cía., Juan Benazar y Juana A. de Peña); cuentas a cobrar a 256 personas por 32.141,79 pesos m/n y deudas a cobrar a peones por 1.592,45 pesos m/n; lo que hacía un total de 95.057,32 pesos m/n. Si bien para el año citado la diferencia entre el activo y pasivo era favorable, ponía al descubierto que el mecanismo de solicitar créditos y a la vez expender mercaderías al fiado se convertía en un riesgo. Posiblemente fue esta situación o las deudas contraídas por Echazú con el proyecto de instalar un ingenio azucarero –según la historia oral- 54 lo que
Mostrar más

21 Lee mas

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

Falsa interpretación de la metafísica. Pero la visión que tiene Heidegger de la historia de la metafísica descansa sobre un malentendido. Es cierto que se pueden aducir algunos pasajes, donde Platón asegura que se nos da el ser mismo en el concepto, en la idea, en la esencia; con instrumentos mentales, pues, cuya insuficiencia nos es evidente. Pero Platón no se queda ahí; sabe también de límites, y toda su filosofía se condensa precisamente en un esfuerzo por rebasar esos límites. Los filósofos, los gobernantes filósofos, tienen por ello, como tarea de por vida, el cultivo de la dialéctica. La verdad total nunca será posesión, ni en el concepto, ni en la filosofía entera. ¿Qué otra cosa es la dialéctica sino, como se dirá después más tarde, una caza del ser, jamás alcanzado, pero siempre perseguido, en marcha infinita, a través del parentesco lógico de los conceptos? Tan sólo los mortales aherrojados en el fondo de la caverna están inmersos en las figuras de los «entes». Pero quien piensa con νούς o φρόνησις trasciende estas degradadas figuras o sombras de ser. Después de Platón, el neoplatonismo principalmente, y san Agustín, y luego Eckhart, se han propuesto salir a la luz de la libertad del espíritu y saben bien de un conocer «sin conceptos pluriformes, sin objetividad cambiante, sin representaciones de fantasía». No hay allí ciertamente olvido del ser. Buscan el mismo «autoeinai» (ser en sí), y saben bien de la diferencia ontológica del uno, más allá de todo nombre, pues ningún nombre le conviene tomado en su inmediatez, y todos le convienen dialécticamente, depurados por la negación de la negación. No menos que los nombres son borrados aquí expresamente los conceptos, como inadecuados para aprisionar al ser. Quien para un poco en esto se da cuenta de lo equivocado que está Heidegger al sentenciar a la metafísica histórica en bloque.
Mostrar más

209 Lee mas

Colombia siglo XX : una historia a ritmo de ranchera

Colombia siglo XX : una historia a ritmo de ranchera

Manuel: Bueno, primero que todo hace 8 años nosotros organizamos a los compañeros, y creamo s a MOACO “Movimiento Artístico colombiano” con un objetivo fundamental, rescatar los valores de los músicos. Rescatar su idiosincrasia, rescatar su cultura y sobre todo obligar al estado a que cumpla con algo fundamental que es la educación musical. Yo estuve desde la edad de 12 años metido en la música. Es decir llevo 48 años en la música. En estos 48 años yo estuve metido en orquestas, tríos, mariachis. Llegué al mariachi por una necesidad económica. Ya. Por que desgraciadamente la influencia de la cultura mexicana en nuestro país es demasiado fuerte a través precisamente de las vivencias que vive cada canción. Es decir vemos que Pancho Villa fue un gran guerrero, asesinado por el mismo egoísmo de sus compañeros, de sus dirigentes políticos y cosas así por el estilo. Esto me llevó realmente desde hace 27 años a ser parte de los mariachis de Colombia.
Mostrar más

131 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

Sin embargo, lo más notable de esta época es hasta qué punto el motor aparente de la expansión económica fue la revolución tecnológica. En este sentido, no sólo contribuyó a la multiplicación de los productos de antes, mejorados, sino a la de productos desconocidos, incluidos muchos que prácticamente nadie se imaginaba siquiera antes de la guerra. Algunos productos revolucionarios, como los materiales sintéticos conocidos como «plásticos», habían sido desarrollados en el período de entreguerras o incluso habían llegado a ser producidos comercialmente, como el nylon (1935), el poliéster y el polietileno. Otros, como la televisión y los magnetófonos, apenas acababan de salir de su fase experimental. La guerra, con su demanda de alta tecnología, preparó una serie de procesos revolucionarios luego adaptados al uso civil, aunque bastantes más por parte británica (luego también por los Estados Unidos) que entre los alemanes, tan amantes de la ciencia: el radar, el motor a reacción, y varias ideas y técnicas que prepararon el terreno para la electrónica y la tecnología de la información de la posguerra. Sin ellas el transistor (inventado en 1947) y los primeros ordenadores digitales civiles (1946) sin duda habrían aparecido mucho más tarde. Fue tal vez una suerte que la energía nuclear, empleada al principio con fines destructivos durante la guerra, permaneciese en gran medida fuera de la economía civil, salvo como una aportación marginal (de momento) a la producción mundial de energía eléctrica (alrededor de un 5 % en 1975). Que estas innovaciones se basaran en los avances científicos del período de posguerra o de entreguerras, en los avances técnicos o incluso comerciales pioneros de entreguerras o en el gran salto adelante post-1945 —los circuitos integrados, desarrollados en los años cincuenta, los láseres de los sesenta o los productos derivados de la industria espacial— apenas tiene importancia desde nuestro punto de vista, excepto en un solo sentido: más que cualquier época anterior, la edad de oro descansaba sobre la investigación científica más avanzada y a menudo abstrusa, que ahora encontraba una aplicación práctica al cabo de pocos años. La industria e incluso la agricultura superaron por primera vez decisivamente la tecnología del siglo XIX.
Mostrar más

171 Lee mas

Antecedentes de energía y electricidad en Colombia y Boyacá en el siglo XIX y XX

Antecedentes de energía y electricidad en Colombia y Boyacá en el siglo XIX y XX

Hubo una innovación en el alumbrado ya que los españoles trajeron las velas, unas que eran de sebo de procedencia animal, más económicas y, por tanto, más usadas por las clases populares a pesar del fétido olor que despedían; y otras de cera, segregada por las abejas, de mayor calidad que el sebo, un poco más costosas y por ende, más empleadas por sectores pudientes o por la Iglesia” (Rodríguez, J., Acosta, C., Ramírez, H., & Villamizar, N., 1999). De esta manera las fogatas de las casas fueron remplazadas por este nueva forma de iluminación. Las velas se utilizaban como iluminación dentro de las casas y las antorchas de cebo para las calles. Con el crecimiento demográfico de la población a finales del siglo XVIII de las ciudades, se hace necesario iluminar las calles ya que la oscuridad se convirtió en la principal cómplice de robos.
Mostrar más

8 Lee mas

4-Wallerstein 47-75

4-Wallerstein 47-75

El cuarteto de historia, economía, sociología y ciencia política, tal como llegaron a ser disciplinas universitarias en el siglo XIX (en realidad hasta 1945), no sólo s[r]

126 Lee mas

Un debate sobre Historia del catolicismo en la Argentina, entre el siglo XIX y el XX, de Miranda Lida

Un debate sobre Historia del catolicismo en la Argentina, entre el siglo XIX y el XX, de Miranda Lida

El dossier reúne un conjunto de intervenciones a cargo de especialistas (Martín Castro, Sandra Gayol, Humberto Cucchetti, José Zanca) que discuten e interpelan desde diferentes perspectivas disciplinares y teóricas el reciente libro de Miranda Lida titulado: "Historia del catolicismo en la Argentina, entre el siglo XIX y el XX". El dossier se completa con una introducción general, a cargo de Martín Vicente y Diego Mauro, y con un texto de la autora en el que se retoman las intervenciones precedentes.
Mostrar más

6 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

sabía que resultaban letales para la taquilla, comparados con la música rock que había convertido el sonido electrónico en música para los millones? Si todo el «gran arte» estaba segregado en guetos, ¿podía la vanguardia ignorar que sus espacios en él eran minúsculos, y menguantes, como lo confirmaba cualquier comparación de las ventas de Chopin y de Schonberg? Con el auge del arte pop, incluso el mayor baluarte de la modernidad en las artes visuales, la abstracción, perdió su hegemonía. La representación volvió a ser legítima. La «postmodernidad», por consiguiente, atacó tanto a los estilos auto- complacidos como a los agotados o, mejor, atacó las formas de realizar las actividades que tenían que continuar realizándose, en un estilo u otro, como la construcción y las obras públicas, a la vez que las que no eran indispensables en sí mismas, como la producción artesanal de pinturas de caballete para su venta particular. Por ello sería engañoso analizarla como una tendencia artística, al modo del desarrollo de las vanguardias anteriores. En realidad, sabemos que el término «postmodernidad» se extendió por toda clase de campos que no tenían nada que ver con el arte. En los años noventa se calificaba de postmodernos a filósofos, científicos sociales, antropólogos, historiadores y a practicantes de otras disciplinas que nunca habían tendido a tomar prestada su terminología de las vanguardias artísticas, ni tan siquiera cuando estaban asociados a ellas. La crítica literaria, por supuesto, lo adoptó con entusiasmo. De hecho, la moda «postmoderna», propagada con distintos nombres («deconstrucción», «postestructuralismo», etc.) entre la intelligentsia francófona, se abrió camino en los departamentos de literatura de los Estados Unidos y de ahí pasó al resto de las humanidades y las ciencias sociales. Todas estas «postmodernidades» tenían en común un escepticismo esencial sobre la existencia de una realidad objetiva, y/o la posibilidad de llegar a una comprensión consensuada de ella por medios racionales. Todo tendía a un relativismo radical. Todo, por tanto, cuestionaba la esencia de un mundo que descansaba en supuestos contrarios, a saber, el mundo transformado por la ciencia y por la tecnología basada en ella, y la ideología de progreso que lo reflejaba. En el capítulo siguiente abordaremos el desarrollo de esta extraña, aunque no inesperada, contradicción. Dentro del campo más restringido del «gran arte», la contradicción no era tan extrema puesto que, como hemos visto, 131 las vanguardias modernas ya habían extendido los límites de lo que
Mostrar más

190 Lee mas

Lenguaje y política en una ontología de las fuerzas

Lenguaje y política en una ontología de las fuerzas

subject Miguel Antonio Caro; Filosofía; siglo XIX; ontología; fuerzas; ciencia; Colombia; Miguel Antonio Caro; Philosophy; 19th.. century; Ontology; Force; Science; Colombia.[r]

2 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

¿Hasta qué punto merecían la confianza los economistas, por brillantes que fueran, que demostraban, con gran lucidez, que la crisis que incluso a ellos les afectaba no podía producirse en una sociedad de libre mercado correctamente organizada, pues (según una ley económica conocida por el nombre de un francés de comienzos del siglo XIX) cualquier fenómeno de sobreproducción se corregiría por sí solo en poco tiempo? En 1933 no era fácil aceptar, por ejemplo, que donde la demanda del consumidor, y por ende el consumo, caían, el tipo de interés descendería cuanto fuera necesario para estimular la inversión de nuevo, de forma que la mayor demanda de inversiones compensase el descenso de la demanda del consumidor. A medida que aumentaba vertiginosamente el desempleo, resultaba difícil de creer (como al parecer lo creían los responsables del erario británico) que las obras públicas no aumentarían el empleo porque el dinero invertido se detraería al sector privado, que de haber podido disponer de él habría generado el mismo nivel de empleo. Tampoco parecían hacer nada por mejorar la situación los economistas que afirmaban que había que dejar que la economía siguiera su curso y los gobiernos cuyo primer instinto, además de proteger el patrón oro mediante políticas deflacionarias, les llevaba a aplicar la ortodoxia financiera, equilibrar los presupuestos y reducir gastos. De hecho, mientras la Depresión económica continuaba, muchos (entre ellos J. M. Keynes. que sería el economista más influyente durante los cuarenta años siguientes) afirmaban que con esto no hacían sino empeorar las cosas. Para aquellos de nosotros que vivimos los años de la Gran Depresión todavía resulta incomprensible que la ortodoxia del mercado libre, tan patentemente desacreditada, haya podido presidir nuevamente un período general de depresión a finales de los años ochenta y comienzos de los noventa, en el que se ha mostrado igualmente incapaz de aportar soluciones. Este extraño fenómeno debe servir para recordarnos un gran hecho histórico que ilustra: la increíble falta de memoria de los teóricos y prácticos de la economía. Es también una clara ilustración de la necesidad que la sociedad tiene de los historiadores, que son los «recordadores» profesionales de lo que sus conciudadanos desean olvidar. En cualquier caso, ¿qué quedaba de una «economía de mercado libre» cuando el dominio cada vez mayor de las grandes empresas ridiculizaba el concepto de «competencia perfecta» y cuando los economistas que criticaban a Karl Marx podían comprobar cuán acertado había estado, especialmente al profetizar la concentración del capital?. 110 No era necesario ser marxista, ni
Mostrar más

210 Lee mas

Resumen siglo XIX y XX

Resumen siglo XIX y XX

La Primera Guerra Mundial, es uno de los momentos más tristes de la historia de la humanidad, ya que es la primera vez en la historia que los países más importantes del planeta, se enfrentan entre sí por intereses políticos y económicos. La causa principal de esta guerra fue el imperialismo. Las potencias más ricas de Europa, querían hacerse con el control de territorios tanto dentro como fuera de Europa. En África o Asia, había muchos lugares donde no había llegado la civilización. Las grandes potencias europeas querían la propiedad y la riqueza de esos territorios. El fin de la guerra llega después de cuatro años de batallas (1914 a 1918)
Mostrar más

11 Lee mas

Los estudios sobre la historia económica de Colombia del siglo XIX

Los estudios sobre la historia económica de Colombia del siglo XIX

Esta reseña tiene la intención de servir de guía a las personas que apenas se inician en el terreno de la historia económica colom- .biana del siglo XIX, así como facilitar el trabajo de[r]

19 Lee mas

View of La epistemología comparada y su impacto sobre la historiografía de la psicología
							| Nova Scientia

View of La epistemología comparada y su impacto sobre la historiografía de la psicología | Nova Scientia

Sin embargo, desde mediados del siglo XX, comenzó a imponerse un nuevo enfoque del pasado de las teorías, sustentado sobre creencias heterodoxas acerca de la naturaleza de la ciencia. El principal ataque dirigido en contra del modelo historiográfico ortodoxo tenía que ver con la supuesta “ingenuidad” de creer que el éxito de una teoría estaba determinado únicamente por factores puramente “internos” (lógicos o empíricos). Filósofos de la ciencia como Ludwick Fleck, Gaston Bachelard, George Canguilhem, Michel Foucault y Thomas Kuhn, entre otros, se ocuparon de indagar en los márgenes de la historia oficial de la ciencia, señalando que la historia de un saber no es una mera crónica, ni un museo de “precursores” de las ideas actuales. Prefirieron enfatizar el aspecto rupturista del cambio científico, así como la imposibilidad de someter ante un mismo tribunal a cuerpos de conocimiento que, a pesar de sus superficiales similaridades, en el fondo discrepaban hasta en lo más básico: su ontología.
Mostrar más

13 Lee mas

El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX

El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX

title El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX. subject derecho, administración pública, historia[r]

1 Lee mas

Las juventudes en la historia Colombiana del siglo XIX y XX

Las juventudes en la historia Colombiana del siglo XIX y XX

Como adultos jóvenes, participaron en la declaración de independencia del 20 de Julio de 1810, así como en la primera guerra civil entre 1811 y 1814, conocida en la historia del país como “Patria Boba”. La mayor parte de ellos murieron en esa contienda, motivo por el que algunos aciertan en denominar a aquellos mártires como pertenecientes a una “generación trágica”. Los demás, fueron fusilados o condenados a las mazmorras al momento de la reconquista española en 1816: Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Antonio Nariño, Francisco Antonio Zea, Policarpa Salavarrieta. Eran líderes inexpertos en el arte de la guerra tanto como en el de la política, pero tuvieron el ánimo y la vitalidad para enfrentar a los españoles y aprovechar las condiciones que se dieron mientras España era ocupada por los franceses. Los Ilustrados, formaron parte de ese caudal juvenil que pasó la mayor parte de su vida en la zozobra al ser declarados insurgentes y enemigos del gobierno español. No valieron las súplicas ni el reconocimiento de su gran valor como científicos y pensadores, pues durante la reconquista, algunos fueron fusilados por órdenes del Virrey Juan Sámano. La guerra se consumó el 7 de agosto de 1819 con el triunfo patriota en la batalla de Boyacá, de tal manera que el venezolano Simón Bolívar fue nombrado presidente mientras que su segundo al mando, Francisco de Paula Santander, asumió como vicepresidente a la edad de 27 años.
Mostrar más

18 Lee mas

El currículo de Ciencias Naturales en Colombia, Segunda Mitad del Siglo XX: Transformaciones, Permanencias y Rupturas

El currículo de Ciencias Naturales en Colombia, Segunda Mitad del Siglo XX: Transformaciones, Permanencias y Rupturas

En 1955 surge el decreto número 0925 que planteó cuatro años de duración para el bachillerato básico. Se denota la aparición de las ciencias naturales a lo largo de este lapso, durante los dos primeros años permanece una intensidad baja de 2 horas semanales mientras que durante el tercer y cuarto año se cambia a una intensidad alta de 6 y 7 horas a la semana respectivamente. En el primer y segundo año las ciencias naturales bajo la forma de historia natural cuenta con dos horas semanales (con igual intensidad que educación física, superando a dibujo con una hora semanal; superada por religión, geografía e historia con tres horas semanales cada una; aritmética, castellano, inglés con cinco horas semanales cada una; y estudio dirigido con diez horas semanales). En el tercer año se incrementa la intensidad, historia natural conserva sus dos horas semanales (igual que educación física) pero se introduce física y química con cuatro horas semanales (compartida por castellano, inglés y algebra, supera a religión, geografía e historia con tres horas semanales cada una, y solo se ve superada por las diez horas semanales de estudio dirigido). En el cuarto y último año desaparece historia natural y surge en su lugar anatomía, fisiología e higiene que conserva la intensidad de dos horas a la semana (se iguala nuevamente con educación física y la recién surgida geometría), mientras tanto se incrementa a cinco horas semanales física y química (la mayor intensidad a parte de estudio dirigido que conserva diez horas a la semana, supera a castellano con cuatro horas semanales, a geografía e historia, inglés, álgebra con tres horas semanales cada una, y a religión con dos horas semanales) (MEN, 1955).
Mostrar más

63 Lee mas

Show all 10000 documents...