PDF superior Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Hay otro lugar donde Sánchez Vázquez entra más de cerca en el Marx de la madurez, y es en su primer libro sobre Las ideas estéticas de Marx. Pero lo peculiar es que, en sus escritos posteriores, prácticamente ya no vuelve a mencionar El capital ni los Grundrisse. ¿Cuáles pueden haber sido los moti- vos de ese cambio? La argumentación expuesta, que proviene de la historia de su vida, puede desde luego explicar la diferente ubicación del centro de gravedad para Schmidt y Sánchez Vázquez al escoger las formas de praxis investigadas, pero difícilmente ayuda a hacer concebible un cambio teórico más de veinticinco años después del inicio del exilio. Así pues, entremos algo más de cerca en los aspectos teóricos internos de esta problemática. El propio Sánchez Vázquez valora su libro Las ideas estéticas de Marx como la primera expresión de cierta magnitud de su ruptura con el marxismo dogmático. En particular, le interesa cuestionar una relación inmediata de dependencia entre los desarrollos artísticos y los de índole social: “[...] la historia del arte y de la literatura demuestra que los cambios de sensibilidad estética no surgen espontáneamente, y de ahí la persistencia de criterios y valores estéticos que
Mostrar más

14 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y los Manuscritos de 1844

Adolfo Sánchez Vázquez y los Manuscritos de 1844

En efecto, pienso que la solución al problema que nos ocupa sigue un curso paradójico que paso inmediatamente a formular. Si Adolfo Sánchez Vázquez tiene razón en la aserción particular en la que cri- tica al joven Marx por intentar fundar la propiedad privada en el tra- bajo enajenado, entonces la interpretación general del marxismo que elabora este filósofo precisamente como filosofía de la praxis no se sostendría frente al "Marx maduro", descrito por Sánchez Váz- quez como priorizador de las relaciones de producción frente al trabajo. En efecto, en tales condiciones, la del Marx maduro sería más bien una "filosofía de las relaciones de producción", no una filo- sofía de la praxis. Mientras que la intenciónglobal de Adolfo Sánchez Vázquez busca fundar la explicación de toda situación humana —in- cluidas las relaciones de producción— a partir de la praxis, un poco
Mostrar más

20 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Considero todavía hoy vigente esta expresión de hace ya veinte años, si bien podemos matizarla, ampliarla o depurarla con otras expresio- nes del propio Sánchez Vázquez, quien ya en el propio año 1985 era claramente crítico del así llamado entonces “socialismo real”, y que del marxismo referido a su filosofía, comenta: “una tesis [...] se halla también en movimiento como la realidad misma y lo que tiene de vá- lida en un momento, deja de serlo en otro. Así mismo un pensamiento verdaderamente científico, objetivo, tiene que ser constantemente confrontado con las objeciones o las críticas que se le pueden hacer”. “Pero el marxismo entendido como proyecto de emancipación, crítica
Mostrar más

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

Llegué en julio de 1939, en un barco, con Pedro Garfias y Juan Re- jano; íbamos en el mismo rincón de la bodega. Cuando llegué a México no era absolutamente nada, pues al empezar la guerra toda- vía estaba estudiando. Como profesores había tenido a los que en aquella época se consideraban las "luminarias", Ortega, Zubiri, Gaos, García Morente, Besteiro... por cierto que Besteiro me produjo la mayor sorpresa de mi vida. Besteiro era presidente de las Cortes, una figura intelectual, un filósofo marxista; llegar a su clase era un ver- dadero acontecimiento... Sin embargo, Besteiro era un neokantiano. No vi en él el menor ápice de marxismo.
Mostrar más

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

En efecto, no vuelve a reanudar sus estudios, esta vez de filosofía, hasta 1950, fecha en la que inicia su Maestría en Filosofía en la Fa- cultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Este periodo coincide con los años de la Guerra fría, momento en el que México iniciaba un fuerte desarrollo capitalista, bajo el mandato presidencial de Miguel Alemán que supone también un viraje político hacia posiciones de derecha distanciándose así del cardenismo, estrategia política que ya se había operado en el gobierno anterior. A pesar de ello, "esto no afectó a la política exterior de México y, en particular, a su repu- dio del Estado franquista"4 2 Pero con todo, la Guerra fría y la ayuda de Estados Unidos a Franco alejó las perspectivas de poner punto final al exilio y obligó a enfocar de forma distinta la actividad polí- tica en la emigración. En el caso de Adolfo Sánchez Vázquez, la idea de un largo exilio fue llevándole a la determinación de que era in- dispensable una mayor dosis de teoría para abordar los problemas políticos del momento: "Sentí por ello la necesidad de consagrar más tiempo a la reflexión, a la fundamentación razonada de mi actividad política, sobre todo cuando arraigadas creencias —en la `patria del proletariado'— comenzaban a venirse abajo. De ahí que me propusiera por entonces elevar mi formación teórica marxista y, en consecuencia, prestar más atención a la filosofía que a las le- tras". 43 Nuevamente la praxis, esta vez fundamentalmente política, le conduciría a la exigencia de profundizar en el terreno de la teo- ría, pero a su vez ésta quedará contagiada de la actividad dinámica de aquélla. A partir de este momento sus trabajos e investigaciones posteriores, tanto en el campo de la estética como de la teoría polí- tica o la revisión teórica del marxismo, serán vislumbrados princi- palmente desde la noción de "praxis". Su vuelta a la Universidad mexicana, al viejo edificio de Mascarones, no supuso, sin embargo, un contacto directo con la teoría marxista; en sus aulas "se escucha- ba todavía, como un eco lejano, las voces vitalistas e irracionalistas que había escuchado en Madrid. Mucho Heidegger, bastante vitalis- mo e historicismo, una dosis de tomismo y otra no menor de neo-
Mostrar más

50 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez galardonado por la UNAM

Adolfo Sánchez Vázquez galardonado por la UNAM

Creo que no ha sido bien entendido, en primer lugar, por algunos marxistas o llamados marxistas. Hay una frase famosa de Marx; al ver cómo algunos de sus discípulos interpretaban su pensamiento, dijo: "Yo sólo sé que no soy marxista". Marx fue así el primero que salió al paso de esa tergiversación de su pensamiento. Creo que la orientación dogmática esquemática ha contribuido mucho a defor- mar el pensamiento de Marx, porque el dogmatismo siempre es el enemigo principal de toda investigación seria, objetiva, científica. Al proclamarse una verdad, una tesis como absoluta y no ser confron- tada con otras posiciones dentro y fuera del marxismo, se estanca el pensamiento y se esteriliza la investigación.
Mostrar más

4 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

cierto marxismo contemporáneo que postula unas leyes universales de la historia que garantizarían la marcha inevitable hacia el socia- lismo. Este aspecto del pensamiento de Marx es a mi modo de ver uno de los más inadecuados. Tampoco es aceptable hoy la confian- za de Marx en el potencial revolucionario de la clase obrera occi- dental y, por tanto, en su inmunidad al virus ideológico burgués; este optimismo de Marx no se ha justificado sobre todo en los últi- mos decenios. De modo análogo, la sobreestimación del papel de las fuerzas productivas hoy resulta cuestionable ya que, por un lado, no tomó en cuenta suficientemente su tremendo poder destructivo y, por otro, entraña cierto economicismo que, durante largas déca- das, ha dominado en el marxismo. Son notables igualmente las li- mitaciones del pensamiento marxiano —explicables tras los excesos imaginativos del socialismo utópico— en la caracterización de la so- ciedad futura y, sobre todo, en los problemas de la transición, que Marx sólo concibe —coherentemente— como transición del capita- lismo al comunismo y no como transición al socialismo que es justa- mente lo que ha planteado la experiencia histórica. Finalmente, la prioridad del dominio de clase hace que, en el pensamiento marxia- no, se desdibuje la existencia de otras formas de dominación —na- cional, racial, sexual o étnica— que cobran gran importancia en nues- tra época. Cierto es también que hay toda una serie de exigencias actuales a las que sería ocioso e injusto tratar de encontrar respues- ta en Marx, por la sencilla razón de que no podía ni tenía por qué darla en su tiempo. Por ejemplo, el problema de la acumulación originaria (del que Marx se ocupó con respecto al capitalismo) no existía ni podía existir para él en el socialismo tomando en cuenta lo que entendía por periodo de transición al comunismo.
Mostrar más

416 Lee mas

El significado de la praxis en la obra de Adolfo Sánchez Vázquez

El significado de la praxis en la obra de Adolfo Sánchez Vázquez

dolfo Sánchez Vázquez tuvo el mérito in- dudable de entender muy bien a Marx, colocando la cuestión de la praxis en la base de su comprensión del materialismo marxista, alineándose con la tradición más lúcida de interpre- tación del marxismo y rechazando, por lo tanto, su reducción a una especie de materialismo metafísico aderezado externa- mente con el adjetivo que lo califica de dialéctico. En efecto, como explica Sánchez Vázquez, el materialismo de Marx no debe entenderse desde la perspectiva clásica de la metafísica o de la teoría del conocimiento. No trata de llevar a cabo una inversión del idealismo para colocar la materia en el lugar que aquel reservaba a la conciencia o al espíritu.
Mostrar más

9 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

“En mi opinión [continúa Muguerza] el marxismo de Adolfo Sánchez Vázquez ha sido siempre bastante más epimeteico que prometeico. Y eso permite desvelar la entrañas ética de su ‘filosofía de la praxis’, haciendo de ella una auténtica filosofía de la praxis y no, o no sólo de la poiesis. Pues esa forma de praxis que es la acción moral, a diferencia en esto de la acción productiva, nunca se mide por el éxito y no tiene tampoco, en consecuencia, por qué arredrarse ante el fracaso, aunque obviamente esté obligada a tomar nota de los fracasos y a evitar que los errores que los originaron se repitan”. (“A modo de introducción. Adolfo Sánchez Vázquez: filósofo español en México, filósofo mexicano en España”, en Sánchez Vázquez, Filosofía y circunstancia. Anthropos-unam, España, 1998, pp. 20-21.)
Mostrar más

18 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

marxismo, y por ello decide realizar estudios de posgrado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Lo para- dójico es que por los años cincuentas el marxismo apenas figuraba en esta Facultad en las cátedras de Wenceslao Roces y de Eli de Gortari. Los principales profesores, en su mayoría también exiliados, como Joaquín Xirau, José Gaos, Eduardo Nicol, José M. Gallegos Rocafull, Juan David García Bacca, enseñaban sobre todo fenomenología alemana, existencialismo y filosofía en México. Sus compañeros más brillantes como Luis Villoro, Ricardo Guerra y Leopoldo Zea desarrollaron desde estas perspectivas estudios filosóficos sobre el mexicano, integrando las enseñanzas de los maestros del exilio con las de Samuel Ramos. Ante este panorama filosófico ajeno a su interés fundamental en el marxismo, Sánchez Vázquez tuvo que ser en buena medida autodidacta, pero de ninguna manera desaprovechó sus estudios formales de filosofía en la Facultad, pues las perspectivas filosóficas predominantes le permitieron tener una visión crítica y renovada del marxismo, especialmente, del marxismo soviético. Sánchez Vázquez nos narra esta situación contradictoria de carencia y plenitud que vivió durante sus estudios de filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México:
Mostrar más

6 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Yo tengo una experiencia fresca con respecto a los nuevos filósofos, porque visitaron México a comienzos de este año. He de confesar que ahí nadie había oído hablar entonces de ellos porque sus edicio- nes, ni en francés ni en español, no habían llegado hasta nosotros. Su visita a México fue precedida por un gran despliegue de publici- dad a través de la televisión comercial. Hubo incluso una presentación de sus puntos de vista antes de que llegaran. A mí me pareció sinto- mático que se presentara a unos autores cuya obra era desconocida. El hecho de que no fueran invitados por la Universidad o por un centro de investigación, sino por un aparato comercial, también me parecía sintomático. Lo que yo pienso de los nuevos filósofos, una vez conocidas sus teorías, es que ni son tan nuevos ni son filósofos. Ellos se aferran a una temática muy limitada, recogida de hechos, muy negativos la mayor parte de ellos, ocurridos en algunas socie- dades llamadas socialistas. Sobre esa base, ellos elaboran una crítica que no sólo se refiere a esas experiencias directas, inmediatas, sino que también se extiende a toda la teoría marxista y que comprende, por supuesto Stalin, aunque también afecta a Lenin y al propio Marx, en un intento de presentar al marxismo como culpable, como teo- ría, de todas esas experiencias negativas y dolorosas que, por otra parte, los propios marxistas tienen que reconocer.
Mostrar más

10 Lee mas

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Lo paradójico es que por los años cincuentas el marxismo apenas figuraba en la Facultad de Filosofía y Letras en las cátedras de Wenceslao Roces y de Eli de Gortari. Los grandes profesores de la Facultad, en su mayoría también exiliados, como Joaquín Xirau, José Gaos, Eduardo Nicol, Gallegos, Rocafull y Juan García Baca, enseñaban sobre todo fenomenología alemana y existencialismo. Los compañeros más bri- llantes desarrollaron desde estas perspectivas estudios filosóficos sobre el mexicano, sobre todo Luis Villoro, Emilio Uranga, Ricardo Guerra, Leopoldo Zea y Jorge Portilla, que conformaron el famoso grupo Hy- perión. Hegel también ocupaba un lugar central en los seminarios de Gaos, donde Sánchez Vázquez fue compañero también de Alejandro Rossi y Fernando Salmerón. Ante este panorama filosófico ajeno a su interés fundamental en el marxismo, Sánchez Vázquez tuvo que ser en buena medida autodidacta, pero de ninguna manera desaprovechó
Mostrar más

8 Lee mas

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

También en primer lugar, por su coherencia intelectual y existencial. Sánchez Vázquez no ha renegado del marxismo a raíz de la desaparición de la Unión Soviética, que a tantos dejó huérfanos de seguridades, cuanti- más que ya desde hacía años había detectado las terribles contradicciones, la realidad del marxismo realmente existente en la Unión Soviética, y de- nunciado su condición represiva, creadora no de paraísos proletarios sino de Gulags. La liquidación del imperio soviético le ha servido a Sán- chez Vázquez, entre otras reflexiones, para destacar el papel ético y liber- tario, e incluso moral, que el socialismo contiene como propuesta y promesa para un mundo que continúa caracterizado por desigualdades y opresiones.
Mostrar más

10 Lee mas

Una conversación con Adolfo Sánchez Vázquez

Una conversación con Adolfo Sánchez Vázquez

Creo que, desde el punto de vista académico, y tomando en cuenta los problemas fundamentales que se abordan en el panorama filosófico universal, así como las corrientes dominantes en él, se trata de una filosofía que, en gene- ral, está al día, aunque —como ya dije antes— no tan al día por lo que toca a la filosofía que se hace en América Latina. Sin embargo, se echa de menos en términos generales —y esto se advierte también en ese panorama universal— una mayor atención a los problemas que en nuestra época plantean las relaciones entre los hombres en cuanto a la necesidad de una vida más digna y buena. La crítica del presente así como la orientación racional en el diseño de una nueva utopía, se vuelven hoy tareas imperiosas para la filosofía, y tanto más en Améri- ca Latina dados los enormes obstáculos que se levantan en la búsqueda de una vida más digna y justa para sus pueblos. Por otra parte, satisfacer esta doble necesidad —de crítica y orientación— correspon- de a una función tradicional de la filosofía, y de modo particular, del pensamien- to latinoamericano, que no puede reducirse por tanto a la tarea —legítima, por supuesto— de analizar conceptos y expresiones lingüís- ticas. En cuanto a los que practican la filosofía —sin ignorar la parte de ellos a la que son aplicables o inaplicables las observaciones anteriores—, hay que decir que sus frutos teóricos más granados no sólo pueden figurar entre los más logrados del conjunto de países de lengua hispana sino que merecen estar al lado de los que encontramos en países que se atribuyen, en este campo como en otros, la hegemonía. A título de ejemplo de los logros del quehacer filosófico en México citaré solamente algunas obras publicadas recientemente: El pensa- miento moderno, de Luis Villoro; El marxismo y la nación, de Ana María Rivadeo; Razón e incertidumbre, de Carlos Pereda; Después del derrumbe, de Gabriel Vargas Lozano, y Las ilusiones de la modernidad, de Bolívar Echeverría.
Mostrar más

12 Lee mas

Respuesta a Adolfo Sánchez Vázquez

Respuesta a Adolfo Sánchez Vázquez

Yo no digo que la raíz de la postura política de Adolfo Sánchez Vázquez respecto de la URSS, cuando él asumía que era socialista, que la raíz —lo estoy citando a él— fuera la idea que él tenía del joven Marx, en particular de los Manuscritos de 1844. Yo digo algo hasta cierto punto inverso. Digo que hay unas motivaciones políticas, prácticas, concretas que llevaron a Sánchez Vázquez a defender y a tomar a la URSS como si fuera socialista. Y de hecho no sólo a Sánchez Vázquez, sino a mucha gente, a toda la izquierda (a múltiples teóricos y también a dirigentes políticos, a militantes, etcétera) y durante décadas. Yo creo que la mayor parte del público aquí presente en algún momento tuvo o tuvimos una idea similar que fue cambiando con los años. Algunas gentes llegaron a cambiar a tal extremo que, incluso, rene- garon del socialismo y del marxismo, pues no solamente pensaron que esos países no eran socialistas sino que tampoco tenía sentido la lucha por el socialismo.
Mostrar más

7 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sánchez Vázquez

En su obra Filosofía de la praxis (1967), que fue originalmente su te- sis doctoral, rastrea filológicamente el concepto "praxis" en la filosofía y propone sus diversas dimensiones. Más tarde, en su ensayo "La fi- losofía de la praxis como nueva práctica de la filosofía", incluido en Ensayos marxistas sobre filosofía e ideología (1983), concluye que: "El marxismo representa una innovación radical en la filosofía. Su nove- dad estriba en ser una nueva práctica de la filosofía pero lo es justa- mente por ser una filosofía de la práctica". Para Adolfo Sánchez Váz- quez la filosofía marxista es una filosofía de la praxis, inseparable de sus funciones ideológica, crítica, política, gnoseológica y autocrítica.
Mostrar más

3 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez Reloaded

Adolfo Sánchez Vázquez Reloaded

Carlos  Oliva  Mendoza     La  obra  de  Sánchez  Vázquez,  como  se  sabe,  es  más  que  relevante  en  la  revisión  crítica   del   marxismo   y   esto,   lamentablemente,   es   sólo   reconocido   en   el   mundo   del   pensamiento  en  español;  se  sabe,  también,  que  su  trabajo  en  el  área  de  la  estética  no   sólo  es  seminal  y  pionero  en  muchos  aspectos,  sino  de  una  vigencia  poco  reconocida   en   la   actualidad.   El   filósofo   marxista   exiliado   en   México   a   causa   del   franquismo   español  puede  ser  un  excelente  índice  para  conocer  el  estado  de  la  estética  en  el  siglo   XX.   Sus   debates   no   sólo   se   centraron   en   las   tradiciones   marxistas,   materialistas   y   formalistas   de   la   estética,   sino   que   debatió   puntualmente   con   las   estéticas   de   corte   idealista,  las  estéticas  analíticas  y,  en  los  últimos  años  de  su  vida,  con  las  estéticas  de   la  recepción.  Nunca  abandonó,  además,  los  estudios  de  caso  sobre  poéticas  específicas,   en   especial,   las   concernientes   a   las   artes   pláticas   y   la   literatura.   Bajo   la   idea   de   la   filosofía  de  la  praxis,  en  la  que  una  relación  vital  entre  la  práctica  y  el  ejercicio  de  la   teoría  determina  la  viabilidad  y  demarcada  la  objetividad  de  nuestros  juicios,  siempre   se   preguntó   por   las   condiciones   de   existencia   y   recepción   del   arte,   así   como   las   condiciones   de   socialización   del   fenómeno   estético   en   lo   que   consideró   el   hostil   mundo  del  capitalismo.  
Mostrar más

4 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el otro marxismo

Adolfo Sánchez Vázquez y el otro marxismo

es difícil exagerar la importancia que tuvo la obra de adolfo Sánchez Vázquez para los jóvenes o muy jóvenes intelectuales latinoamericanos de comienzos de los años sesentas. Sus ensayos sobre estética marxista y después sus trabajos sobre los manuscritos juveniles de Marx daban voz a un marxismo desconocido, vital, creativo, revolucionario, cuya rica historia, reprimida por el marxismo oficial del imperio soviético, ellos averiguarían un poco más tarde.

6 Lee mas

Biografía intelectual

Biografía intelectual

Arranca su aportación de una indagación en los contenidos filosó- ficos que aparecen en los Manuscritos económico-filosóficos de 1844 y en otras obras del joven Marx. Originariamente la idea de trabajo, y a través de ella, la categoría filosófica de praxis, permite a Adolfo Sánchez Vázquez una reconstrucción de la concepción de la filosofía y del marxismo, en tanto que forma singular de la filosofía. La praxis se convierte en la categoría central desde la que se interpretan las dis- tintas modalidades de la acción humana. La praxis humana es, ante todo, creación, anticipación imaginativa, actividad libre, social, uni- versalizable, en una palabra, paradigma de lo específicamente humano. Además la categoría de praxis interviene de una manera definiti- va para una nueva forma de ejercer la filosofía, ésta no sólo tiene una función gnoseológica, sino a la vez crítica y política, siendo una for- ma de racionalidad integradora. En concreto, el marxismo como filosofía de la praxis desarrolla de un modo unitario su triple dimen- sión de conocimiento de la realidad, crítica de lo existente y proyecto de emancipación.
Mostrar más

7 Lee mas

Testimonios

Testimonios

Y puedo decir que tras aquel ya lejano encuentro Adolfo Sánchez Vázquez se convirtió para mí en una muy importante compañía, a pesar de la distancia. Así, en un decisivo aspecto, con la virtualidad que la letra impresa posee de cabalgar sobre el espacio y el tiempo, a través de sus libros, de las obras que han ido surgiendo de la acti- vidad tan fecunda y rigurosa de Adolfo a lo largo de estos veinte años. La filosofía de la praxis, Filosofía y economía en el joven Marx, toda la investigación de Adolfo en los campos de la estética y la ética me han proporcionado horas de lectura y relectura tan aleccionadora como estimulante y placentera. En toda la obra de Adolfo Sánchez Vázquez, por aludir ahora a un rasgo muy global, sorprende el modo como conjuga el rigor erudito en el análisis y manejo de los textos con la ca- pacidad de penetrar su sentido más profundo y proyectarlo recrea- doramente sobre los problemas de nuestra hora. Entonces el marxis- mo, muy lejos de fosilizarse en una escolástica beata, en manos de Sánchez Vázquez se muestra como un pensamiento vivo y actual. Y ello guarda estrecha relación con su planteamiento desde el concepto de praxis, con la visión del hombre como ser activo, creador, y del marxismo como voluntad transformadora de la realidad, guiada por el análisis concreto. Muy opuesta ala concepción del marxismo como un sistema metafísico de signo materialista o como una ciencia de los fenómenos sociales que traslada a tal campo la legalidad científico- cutural.
Mostrar más

20 Lee mas

Show all 10000 documents...