PDF superior Casa Abram/ La casa en la ciudad

De la casa del Lago a la Ciudad Universitaria

De la casa del Lago a la Ciudad Universitaria

La vida del Instituto de Biología en la Casa del Lago, como es el caso de muchas otras instituciones de la UNAM antes de su ubicación en la Ciudad Universitaria, se evoca con un sentimie[r]

5 Lee mas

La casa en la ciudad  El habitar contemporáneo

La casa en la ciudad El habitar contemporáneo

“Como constante, para acentuar la relación de la manzana con la ciudad real, que de alguna manera debiera ser su referencia, debe descomponerse el volumen en edificios que vayan construyendo la calle como la ciudad de todos los días. En cualquier caso, no se trata de repetir mecánicamente las formas de la ciudad existente y ni siquiera de recordarlas; de lo que se trata es de tenerlas en cuenta tal “como han sido olvidadas”. Rescatar maneras de construir la ciudad significa -desde mi perspectiva- mantener el rigor y la racionalidad que requiere la articulación de un estilo para el conjunto del tejido urbano, sin poner a éste en cri- sis por los detalles o las soluciones particulares que se necesiten. Pero, claro, estos criterios de hacer ciudad no hubieran sido tales sin haber absorbido, antes, tanta arquitectura como me fue posible a partir de la tradicional “casa chorizo” en la que nací, en el porteño barrio de Mataderos.”
Mostrar más

101 Lee mas

Casa Amsterdam . La casa en la ciudad

Casa Amsterdam . La casa en la ciudad

Sobre una plataforma elevada 1,20 metros de la calle, el autor organiza los espacios alrededor de un patio, adoptando para cada elemento una forma distinta: una bóv[r]

4 Lee mas

La Casa de la Ciudad en los tiempos modernos

La Casa de la Ciudad en los tiempos modernos

ASM vow.. Presentamos tambien grabados que se refie- ren it los demas trabajos escultoricos que he- mos citado ; lapidas y enctiadramientos, de marmol y alabastro respectivamente, de Ros[r]

56 Lee mas

La muerte, su casa y su ciudad. El desvanecimiento de las ciudades silentes de Cartagena

La muerte, su casa y su ciudad. El desvanecimiento de las ciudades silentes de Cartagena

Esta costumbre de enterrar en las iglesias junto a los santos, se extendió de tal manera que, en la Edad Media, no quedaba iglesia que no contara con un santo o un mártir enterrado en ella. En algunos casos, se creó un re- cinto fuera del muro de la iglesia, pegado a esta, en el que los cuerpos descansaban hacinados bajo rasante, pero, principalmente, se usó el espacio interior como cementerio (mediante el uso de fosas o criptas enterradas). Varios elementos tuvieron gran incidencia en este asunto. Por un lado, la influencia del cristianismo en las socie- dades medievales hizo que los feligreses, esperando la resurrección de los cuerpos, quisieran tener a sus seres queridos lo más cerca posible de su casa y de su barrio: en su iglesia (idea que será muy difícil de cambiar en el sentir común hasta bien entrado el s. XIX). Por otro, no podemos olvidar el negocio que supuso la muerte para la Iglesia.
Mostrar más

27 Lee mas

En el edificio de cartón, Habitaciones: la poética «original» de Ricardo Sumalavia

En el edificio de cartón, Habitaciones: la poética «original» de Ricardo Sumalavia

El cierre se construye a partir de una interesantísima visión de la ciu- dad en conexión indisoluble con los estados de ánimo de sus habitantes; ciudad anímica al fin, que recuerda la idea creada por Thomas de Quincey en 1821 en sus Confesiones de un inglés comedor de opio, cuando escri- bió: «terminaba por tropezarme con los más arduos problemas en forma de callejuelas intrincadas, entradas misteriosísimas y calles sin salida, que eran como enigmas de la esfinge» (1996, p. 67). En «Porque el mar está al otro lado» la chica detiene su paso «en medio de una calle» y su estado de ánimo, su desconcierto, se plantea a través de la imagen urbana: «Mi- raba hacia todas las direcciones: su actitud evidenciaba una búsqueda; parecía inquietarse a cada momento, e inquieta empezó a llorar» (p. 27). Él no atina a consolarla y cuando ella prosigue su llanto recostada en una casa antigua, decide sentarse, inmovilizado, «en la vereda de enfrente». El tiempo se diluye en la caída de la tarde y la imagen de ella se paraliza como un retrato que se nos da a través de la mirada del personaje: la chica entre la ventisca y el paso de los veloces autos que, ante la mirada de él, «podrían llevarse su imagen de manera violenta...» (p. 28). De nuevo, el eco de Martín Adán: «Y la ciudad es una oleografía que contemplamos sumergida en agua: las ondas se llevan las cosas y alteran la disposición de los planos». En estos planos, el mar, su belleza y sus aguas, como las de la chica llorando, quedan definitivamente «al otro lado», en la otra vereda, a la que hay el deber, ya no tan extraño, de «no acercarse». Los motivos del llanto y de ese deber corren por cuenta del lector. Y lo más significativo, en relación con el título, es que el mar no comparece si no es en la ima- ginación del amigo y tan solo en las proximidades. El mar, o ella, queda irremediablemente «al otro lado», en la vereda intocable.
Mostrar más

17 Lee mas

La pintura de batalla en el Virreinato del Perú: Victorias de Carlos V en el Museo de la Casa de la Moneda en Potosí (Bolivia)

La pintura de batalla en el Virreinato del Perú: Victorias de Carlos V en el Museo de la Casa de la Moneda en Potosí (Bolivia)

de la batalla de Piombino por su carácter (una batalla naval) la insinuación de la fortaleza o ciudad fue sustituida por imágenes de barcos en la línea del horizonte. también la repre- sentación de Campo Marciano carece de este fondo, tan característico de la serie; en este caso el espacio está totalmente ocupado por escenas de lucha. Los lienzos se concibieron basán- dose en otras fuentes grabadas (a su procedencia y autoría nos dedicaremos más adelante) y en sus elementos sustanciales se atienen a las composiciones originales, aunque omitiendo una gran parte de los minuciosos detalles presentes en los grabados y centrándose en la escena principal. La transformación más visible se produjo en el segundo plano, donde los elemen- tos arquitectónicos, presentes en todas las fuentes grabadas, fueron reducidos, bien modi- ficando la línea del horizonte (Campo Marciano) y “recortando” de este modo la imagen, bien transformando el fondo por completo, como en el caso de la batalla de Piombino, pues en el original la batalla naval ocupa tan solo el primer plano. en cuanto a la gama de colores de los lienzos, destacan claramente los tonos vivos –rojo, amarillo, verde– pero se concen- tran tan solo en unas partes de la composición, sobre colores de fondo más neutros, como el marrón, el celeste o el gris. Personalmente, creo que podemos clasificar el conjunto como una interpretación pictográfica local de grabados flamencos de un nivel artístico medio.
Mostrar más

22 Lee mas

La ciudad de La Laguna. Ciudad Patrimonio de la Humanidad

La ciudad de La Laguna. Ciudad Patrimonio de la Humanidad

La Plaza del Adelantado tiene forma rectangular siguiendo el modelo de plaza renacentista de los lugares públicos. Fue creada en la primera mitad del S. XVI cuando se planifica la nueva ciudad. La plaza adquirió el significado de Plaza Mayor al modo de las ciudades castellanas aunque no adquirió sus dimensiones. Recibió su actual nombre en la segunda mitad del S.XVI debido a que en ella estaba ubicad la del conquistador Alonso Fernández de Lugo. A su alrededor desde su creación, se ubicaron los organismos representativos de la ciudad y las familias más importantes que participaron en la conquista así como las del comercio. También el antiguo Cabildo que hoy ocupa el Ayuntamiento, la casa del Adelantado donde hoy esta el convento de Santa Catalina, el granero de la ciudad lugar que ocupa el actual mercado.
Mostrar más

19 Lee mas

La casa como patrimonio

La casa como patrimonio

De niña, llamó mi atención sobre la arquitectura como objeto cultural el encanto de la ciudad colonial donde vivía. Tomaba clases por las tardes en el antiguo Claus- tro de San Agustín y, entre una y otra asignatura, apro- vechaba para recorrer el centro histórico de la ciudad. Menos sabía entonces cómo mirar, y las calles con sus edificios no coincidían con las medidas de lo que ima- ginaba, pero esos fugaces itinerarios probablemente comenzaron a encuadrar mi destino profesional como arquitecta.

5 Lee mas

Últimos días de una casa

Últimos días de una casa

Durante años se advertían carteles por la zona que anunciaban la remodelación que estaba a punto de tener lugar. Finalmente comenzó a llevarse a cabo con la construcción del nuevo estadio de béisbol para los Tigers, y el Ford Field para los Lions. Comenzaron a aparecer nuevos adosados entre los escombros de mansiones quemadas convertidas en apartamentos. Algunas de las viviendas eran tan grandes que se convertían en «adosados loft». Conforme emergía el distrito de entretenimiento, y el Brush Park comenzaba su transformación en algo nuevo, percibí cómo, sin embargo, las cerca de 135 millas cuadradas restantes de Detroit eran ignoradas en buena parte. La excitación debida al «renacimiento» de Detroit acaparó toda la atención, mientras que la dilatada parte restante de la ciudad estaba abandonada en su gran mayoría. Incluso el mismo Brush Park aún seguía con áreas en abandono, con los habitantes de las viviendas que aún quedaban allí siendo expulsados, y muchas de las casas demolidas. Visité otros lugares, donde la gente de Detroit pretendía hacer vida normal entre casas abandonadas y destrozadas. En muchos casos, vecindades enteras fueron casi completamente abandonadas. En estos barrios encontré algunos ciudadanos, jaurías de perros salvajes, pilas de inodoros de hasta 20 pies de altura, y casas con la fachada arrancada, llenas de basura. Conforme el número de imágenes crecía, y surgía un estilo para el documental, cambié de una totalidad de blancos y negros a color, y decidí nombrar la serie 100 Casas Abandonadas.
Mostrar más

6 Lee mas

LA CASA VERDE – MARIO VARGAS LLOSA

LA CASA VERDE – MARIO VARGAS LLOSA

, que lo dejaran contar: lo había visto entrando al Viejo Puente, lo reconoció ahí mismito. ¿El caballo de don Melchor Espinoza? ¿Ese que es blanco? Sí señor, por eso mismo, porque era blanco brillaba en la madrugada y parecía fantasma. Y los galli- nazos, decepcionados, se soltaría, no es novedad, ¿o a don Melchor le vino la chochera de viajar a oscuras? Es lo que él pensó, ya está, se le escapó el animal, hay que cogerlo. Saltó de la lancha y a trancones subió la ladera, menos mal que el caballito no iba apurado, se le fue acercando despacio para no espantarlo, ahora se le plantaría delante y le cogería las crines, y con la boca chas, chas, chas, no te pongas chúcaro, lo montaría a pelo y lo devolvería a su dueño. Iba al paso, ya cerquita, y lo veía apenas por la cantidad de arena, entraron juntos a Castilla, y él entonces se le cruzó y sas. Interesados de nuevo, los gallinazos qué pasó Carlos, qué viste. Sí señor, a don Anselmo que lo miraba desde la montura, palabra de hombre. Tenía un trapo en la cara y, de primera intención, a él se le pararon los pelos: perdón, don Anselmo, creía que el animal se escapaba. Y los gallinazos ¿qué hacía allí?, ¿adónde iba?, ¿se estaba escapando de Piura a escondidas, como un ladrón? Que lo dejaran acabar, maldita sea. Se rió a su gusto, lo miraba y se moría de risa, y el caballito que caracoleaba. ¿Sabían lo que le dijo? No ponga esa cara de miedo, Rojas, no podía dormir y salí a dar una vuelta. ¿Oyeron? Tal como se lo contaba. El viento era puro fuego, chicoteaba duro, durisisísimo y él tuvo ga- nas de responderle si le había visto cara de tonto, ¿creía que iba a creerle? Y un gallinazo pero no se lo dirías, Carlos, no se trata de mentirosa a la gente y, además, qué te importaba. Pero ahí no termi- naba el cuento. Un rato después lo vio de nuevo, a lo lejos, en la trocha a Catacaos. Y una gallina- za ¿en el arenal?, pobre, tendrá la cara comida, y los ojos y las manos. Con lo que había soplado ese día. Que si no lo dejaban hablar se callaba y se iba. Sí, seguía en el caballo y daba vueltas y más vueltas, miraba el río, el Viejo Puente, la ciudad. Y después desmontó y jugaba con su manta. Pa- recía un churre contento, brincaba y saltaba como el Josefino. Y los gallinazos ¿no se habrá vuelto loco don Anselmo?, sería lástima, siendo tan buena persona, ¿a lo mejor estaría borracho? Y Carlos Rojas no, no le pareció loco ni borracho, le había dado la mano al despedirse, le preguntó por la fami- lia y le encargó saludarla. Pero que vieran si no tenía razón de venir asombrado.
Mostrar más

178 Lee mas

La caída de la Casa Usher

La caída de la Casa Usher

Nuestros libros —los libros que durante años constituyeran no pequeña parte de la existencia intelectual del enfermo— estaban, como puede suponerse, en estricto acuerdo con este carácter espectral. Estudiábamos juntos obras tales como el Verver et Chartreuse, de Gresset; el Belfegor, de Maquiavelo; Del cielo y del infierno, de Swedenborg; el Viaje subterráneo de Nicolás Klim, de Holberg; la Quiromancia de Robert Flud, de Jean d'Indaginé y De la Chambre; el Viaje a la distancia azul, de Tieck; y La ciudad del sol, de Campanella. Nuestro libro favorito era un pequeño volumen en octavo del Directorium Inquisitorium, del dominico Eymeric de Gironne, y había pasajes de Pomponio Mela sobre los viejos sátiros africanos y egibanos, con los cuales Usher soñaba horas enteras. Pero encontraba su principal deleite en la lectura cuidadosa de un rarísimo y curioso libro gótico en cuarto —el manual de una iglesia olvidada—, las Vigiliæ Mortuorum Chorum Eclesiæ Maguntiæ.
Mostrar más

13 Lee mas

Reconstruir la ciudad sobre la ciudad. El Projet Euroméditerranée en Marsella. – Revista El Topo - Sociología Cultural y Urbana ISSN: 0719-3335

Reconstruir la ciudad sobre la ciudad. El Projet Euroméditerranée en Marsella. – Revista El Topo - Sociología Cultural y Urbana ISSN: 0719-3335

En el barrio Belle de Mai, está el antiguo complejo industrial de la manufactura de tabacos, desde el año 2004 se han instalados distintos polos de desarrollo como el Polo Media, Polo Patrimonio y la Friche de la Belle de Mai. En el prime- ro están los estudios cinematográficos y televisivos, mientras que el segundo contiene el Centro interregional de la conservación y de la restauración del patrimonio de los archivos municipales y de los museos de Marsella. En fin la Friche de la Belle de Mai es el lugar más importante de creación y de experi- mentación de arte contemporáneo de la ciudad. Dirigido desde el 1992 por una asociación privada, Systeme friche theatre (SFT), desde el 2007 el viejo edificio industrial es objeto de trabajos de regeneración. El proyecto de la Friche, reali- zado por el estudio ARM, tiene la finalidad de adaptar la arquitectura industrial a nuevos usos, transformándola y al mismo tiempo respetando su identidad. Además de la recuperación de edificios industriales existentes, la intervención previó la realización de un skate park, ateliers para artistas y un jardín de in- fancia para los niños del barrio, que obtuvo el reconocimiento de construcción sostenible por el polo BDM 19 . Fue realizada también una gran sala de exposicio-
Mostrar más

23 Lee mas

El árbol genealógico de la casa real de Tenochtitlan en el Códice Mexicanus

El árbol genealógico de la casa real de Tenochtitlan en el Códice Mexicanus

que termina en el símbolo del limo o excremento (cuitlatl) (cf. nota 34). Como algo ex- cepcional, se tuvo cuidado de indicar que Tlacacuitlahuatzin era tlatoani de Tecpayocan, pues se le representó ciñendo la xiuhuitzolli y sedente en su tepotzoicpalli, frente al lugar donde gobernó46. Por alguna razón fue importante señalar este evento histórico, ausen- te en otros hijos de Itzcoatl, que sabemos que también fueron tlatoque de otros altepetl. – Tezozomoc. El glifo de este nombre siempre ha sido de difícil lectura. Se compo- ne de una piedra (te-tl), a veces humanizada, de la que parten volutas, aquí apenas per- ceptibles. Sabemos que este hijo se convirtió en tlatoani del nuevo señorío tenochca que Itzcoatl fundó en Azcapotzalco, en la parte de Mexicapan47, de ahí que resulte extraño que no se le represente como tlatoani, tal como lo está su hermano. Probablemente, por- que para la historia de la casa real tenochca, lo importante fue mostrar su matrimonio con Atotoztli, hija de Moctezuma Ilhuicamina. Ella es la mujer que aparece frente a él, en otra sección de esta lámina, la cual será comentada más adelante.
Mostrar más

24 Lee mas

TítuloArquitectura do grao e do esquecemento: muíños hidráulicos nas parroquias de Aguasantas, Buxán e Ermedelo, Concello de Rois, A Coruña

TítuloArquitectura do grao e do esquecemento: muíños hidráulicos nas parroquias de Aguasantas, Buxán e Ermedelo, Concello de Rois, A Coruña

CASA FELIPE BECERRA PRIVADO/DESCONOCIDO COMUNITARIO CASA DE DIEGO CASA DE ROSA COMUNITARIO COMUNITARIO CASA DE CORNES CASA DE VENTURA CASA DE ELISA CASA DE MANUEL DO PORTO CASA DO VILAS [r]

28 Lee mas

TítuloPatios del silencio : mecanismos arquitectónicos para la emoción en los patios modernos interiorizados y contemplativos en las casas españolas de los años 1950 60

TítuloPatios del silencio : mecanismos arquitectónicos para la emoción en los patios modernos interiorizados y contemplativos en las casas españolas de los años 1950 60

diferente: en el oriental se sitúa el vestíbulo de entrada; en el central está la piscina y el estar destinado principalmente a los niños; y el patio occidental sirve a los dormitorios. Para aislar estas dos últimas zonas de vida interior de los ruidos y de las vistas desde otros puntos de la casa, un ala de servicios une los dormitorios principales con el comedor y cierra el segundo patio, cuya cubierta ajardinada no altera las vistas ni la relación del resto de las dependencias con la naturaleza domesticada.” Fundación Docomomo Ibérico. (Ed.). (2009). La vivienda moderna: 1925-1965: Registro DOCOMOMO Ibérico. Barcelona: Autor, p. 241.
Mostrar más

225 Lee mas

Una publicación de servicio público de la Oficina de Educación del Condado de Sonoma, el Proyecto de Matemáticas del Norte de la Bahía, y el Consejo de Matemáticas de California,

Una publicación de servicio público de la Oficina de Educación del Condado de Sonoma, el Proyecto de Matemáticas del Norte de la Bahía, y el Consejo de Matemáticas de California,

de plástico (conocidos como manipulativos) para mostrarles a los estudiantes cómo trabajan los conceptos matemáticos. En casa, sus niños pueden practicar cuentas simples de sumar, restar, multiplicar y dividir usando objetos similares. Algo tan sencillo como frijoles secos pueden ayudar a sus hijos a aprender un concepto de matemáticas en la mesa de la cocina, dándoles la oportunidad de ver lo que no alcanzaron a captar cuando se les explicó con palabras. Otros objetos, formas, y los rompecabezas pueden ayudarles a aprender conceptos más avanzados, como los de la geometría. Pídale sugerencias a los maestros de sus hijos/a sobre cómo los objetos comunes encontrados en casa se pueden utilizar para reforzar lo que se está enseñando en la escuela. Quizás encuentre que sus hijos disfrutan y aprenden más de las matemáticas si utilizan sus manos y mentes a la vez.
Mostrar más

32 Lee mas

Casa Micheli/ La casa del country

Casa Micheli/ La casa del country

Escu ltura: Ornar Este la , escu ltor. Empresa constructora: N iro Construcc iones[r]

4 Lee mas

Cuadernillo para 7mo grado

Cuadernillo para 7mo grado

Ante el aumento de casos de dengue, el Gobernador de nuestra provincia Ricardo Quintela dispuso como medida la suspensión de clases por el plazo de siete días corridos a par[r]

22 Lee mas

Show all 10000 documents...