PDF superior Hugh Trevor-Roper, La crisis del siglo XVII (fragmento)

Hugh Trevor-Roper, La crisis del siglo XVII (fragmento)

Hugh Trevor-Roper, La crisis del siglo XVII (fragmento)

Uno de los participantes en el debate fue el distinguido historiador inglés Roland Mousnier. En el transcurso de su contribución puso de relieve la idea de que la crisis general del siglo xvii superó a la crisis que jaqueó la relación entre el Estado y la sociedad, tema del que me había ocupado yo. La crisis social vino acompañada de una “mutación intelectual”, señaló este historiador, y se refirió al final del aristotelismo y la expansión de la creen cia en la brujería como “aspectos que necesitarían ser estudiados en profundidad si realmente nos proponemos hablar de la crisis del siglo xvii”. He ahí la justificación que me gustaría aducir para el extenso ensayo sobre la caza de brujas, escrito especialmente para esta colección. Algunos auto- res creen que la persecución de brujas es un tema desagradable, indigno de ocupar un lugar en la historia. Pero también es un hecho histórico, de gran significación para Europa, y el hecho de que su crecimiento y su orga- nización sistemática hayan tenido lugar precisamente en los años del Rena- cimiento y la Reforma es un tema que debe enfrentar quienquiera sienta el impulso de poner demasiado énfasis en la “modernidad” de aquel perío - do. No podemos pasarlo por alto en nuestro intento de comprender el período “moderno temprano”, del mismo modo en que no podemos pasar por alto el fenómeno del antisemitismo en la historia “contemporánea”. Al igual que la aversión por los judíos (y otras minorías), la creencia en la brujería tiene una larga historia, pero la “manía de las brujas” –la recon- versión de tales creencias y aversiones en una ideología persecutoria– se desarrolló en momentos específicos, y es preciso relacionarla con las cir- cunstancias de esos tiempos.
Mostrar más

12 Lee mas

Nueva España, la crisis del siglo XVII y la modernidad barroca en Sor Juana Inés de la Cruz (Fundamentos y Debate).

Nueva España, la crisis del siglo XVII y la modernidad barroca en Sor Juana Inés de la Cruz (Fundamentos y Debate).

La crisis general del Siglo XVII (1620-1680), apli- cable a buena parte de Europa, tiene lugar después de un largo periodo de crecimiento sostenido entre 1450 y 1620. La crisis en Europa está relacionada con la devastadora guerra de 30 años. Esta situación de crisis se extiende también a todo el mundo hispánico, en especial a Nueva España tanto en lo económico como en lo político y lo social. A principio del siglo XVII se inicia una difícil situación en este virreinato, con el derrocamiento del virrey Gelves por la insurrección popular de 1624 en la hoy ciudad de México. Para Jonathan Israel la crisis en la Nueva España en el siglo XVII fue parte integrante de un proceso de influencias recíprocas. Se desarrolla una depresión prolongada en la minería a partir de 1620 que se relaciona y tiene como consecuencia una crisis agrícola. Además agrava la situación económica la prohibición del comercio con Perú y Filipinas. Existen además sucesos circunstanciales como la pérdida de la totalidad de la flota novohispana por manos de los holandeses en 1628. En la hoy ciudad de México, Puebla y Tlaxcala sucede el declive de la industria textil. La situación es crítica en la ciudad de México por las inundaciones de 1629-1634 y sólo empezó a recuperarse la ciudad hasta 1654. Bakewell plantea que no hubo una depresión prolongada en el virreinato a partir de 1620 porque los ingresos fiscales aumentaron. Pero Israel explica que esto se debe a los costos de las guerras españolas con los países europeos para mantener su hegemonía. La desesperada lucha au- menta los impuestos en México y Perú.
Mostrar más

11 Lee mas

Tema 6 El siglo XVII: La crisis de la monarquía de los Austrias.

Tema 6 El siglo XVII: La crisis de la monarquía de los Austrias.

La crisis económica tuvo repercusiones sociales. Las clases privilegiadas (nobleza y clero) se consolidaban todavía más, tanto por motivos de prestigio como por sus privilegios, en cambio no terminaba de constituirse una burguesía dinámica y de negocios para el crecimiento económico del país. En el polo opuesto, las clases populares veían empeorar su situación, lo que, en muchos casos, les empujaba a la delicuencia, al bandolerismo o a la mendicidad. Este panorama tan desastroso está especialmente reflejado en la pintura costumbrista del siglo XVII y en la literatura de la época, especialmente en la novela picaresca.
Mostrar más

6 Lee mas

Crisis y revolución en el siglo XVII

Crisis y revolución en el siglo XVII

L a crisis económica del siglo XVii fue una de las causas más directas no s610 de las revoluciones inglesas sino también de toda una serie de revueltas populares que azotar[r]

19 Lee mas

TítuloEberhard GEISLER, El dinero en la obra de Quevedo  La crisis de identidad en la sociedad feudal española a principios del siglo XVII

TítuloEberhard GEISLER, El dinero en la obra de Quevedo La crisis de identidad en la sociedad feudal española a principios del siglo XVII

específicas. Los primeros aparecen claramente formulados en la segunda parte del título, la analítica, en la que destacan dos nociones fundamentales: la de la “sociedad feudal” y la de la “identidad” entendida como “crisis” en las primeras décadas del siglo XVII. En el primer caso, El dinero en la obra de Quevedo propone una muy adecuada contextualización en un horizonte que es a la vez económico e ideológico, histórico y social. Aunque los años transcurridos permiten hoy ofrecer matizaciones más finas a lo englobado bajo el rótulo, demasiado neutralizador, de “sociedad feudal”, se trata de un necesario y útil recordatorio del humus en que se asentaban muchos discursos, como el de Quevedo, y no sólo en el plano estrictamente económico. El estudio esencial de José Antonio Maravall, La cultura del Barroco, no aparece citado entre las otras obras del historiador presentes en la bibliografía de Geisler, y en sus páginas ya se hallaban matizaciones importantes a la calificación de “feudal” para la sociedad de los Austrias menores, situados más bien en un régimen monárquico-señorial. También trabajos como los de Norbert Elias, que para 1982 ya había dado a la luz el original alemán de La sociedad cortesana y había avanzado alguno de los trabajos que se reunirían como La sociedad de los individuos, resultarían de utilidad para difuminar las fronteras un tanto rigidez del concepto de “feudalismo”, difícil de sostener como tal a la altura de la política de Olivares, por ejemplo, del mismo modo que la formulación de “burguesía” como un modelo definido y claramente antagónico al feudal en el cénit y primera crisis del imperio también arrastra unos componentes de anacronismo que podrían perfilarse y merecerían el esfuerzo de afinar aún más los resultados de este estudio pionero y todavía de plena vigencia en su primera aparición en español.
Mostrar más

7 Lee mas

Hobsbawm - Crisis Del Siglo Xvii - Silvina

Hobsbawm - Crisis Del Siglo Xvii - Silvina

Los señores franceses alteraron la tendencia hacia la independencia campesina desde mediados del siglo XVI, y progresivamente recuperaron el terreno perdido. Ciudades, comerciantes y agentes de negocios locales invirtieron en el campo a causa de la seguridad de los productos agrícolas y porque era fácil lograr un beneficio de esa inversión dentro de un sistema feudal, siendo su explotación más eficaz por estar combinada con la usura y también en la competencia política con los feudalistas. Pero esto no implicó el nacimiento del capitalismo rural. Sí en cambio produjo una burguesía parásita en un campesinado cada vez más esquilmado por ella y por las demandas crecientes del Estado. Seguía la antigua estructura feudal.
Mostrar más

7 Lee mas

La crisis del siglo XVII pptx

La crisis del siglo XVII pptx

El pintor florentino Vicente Carducho (Vicencio Carducci), afincado en España desde 1585, realizó este dibujo hacia 1627 (conservado en el madrileño Museo del Prado), quizás la representación más conocida de la expulsión de la población morisca de los reinos españoles. Desde 1609, año en el que se decretó su destierro, hasta 1614, cuando se consideró finalizado el proceso, salieron de los territorios peninsulares de la Monarquía Hispánica cerca de 275.000 moriscos. La región valenciana tardaría un siglo en volver a sus índices poblacionales anteriores a 1609.
Mostrar más

11 Lee mas

Antonio Serra - Ley de los Rendimientos Decrecientes - Mercantilismo - Revolcuión de Precios - La crisis del siglo XVII

Antonio Serra - Ley de los Rendimientos Decrecientes - Mercantilismo - Revolcuión de Precios - La crisis del siglo XVII

un siglo de despoblación siguiendo a la peste negra peste negra. El precio de los alimentos . El precio de los alimentos crece muy abruptamente durante una epidemia, relajándose posteriormente a crece muy abruptamente durante una epidemia, relajándose posteriormente a medida que la población disminuye y cae la demanda. Simultáneamente los medida que la población disminuye y cae la demanda. Simultáneamente los bienes manufacturados tienden a incrementar su precio debido a la reducción bienes manufacturados tienden a incrementar su precio debido a la reducción de la oferta, al faltar mano de obra. Desde 1460 la minería creció mucho de la oferta, al faltar mano de obra. Desde 1460 la minería creció mucho además los portugueses lograron acceder a las zonas productoras del Golfo de además los portugueses lograron acceder a las zonas productoras del Golfo de Guinea.
Mostrar más

10 Lee mas

Evaluación historiográfica de la  crisis epistémica en la filosofía natural del siglo XVII: el  caso Robert Boyle

Evaluación historiográfica de la crisis epistémica en la filosofía natural del siglo XVII: el caso Robert Boyle

A su vez, y deteniéndonos sólo en el estudio de caso que Laudan realiza sobre Boyle, observarnos que su relato historiográfico no se ajusta al pensamiento de este filósofo [r]

8 Lee mas

Un espectro poco conocido de la crisis del siglo XVII: El endeudamiento municipal: El ejemplo de la ciudad de Valladolid

Un espectro poco conocido de la crisis del siglo XVII: El endeudamiento municipal: El ejemplo de la ciudad de Valladolid

En resumen, pues, parece probable que entre 1616, fecha en que se fundan los ŭltimos censos sobre las «rentas y sisas antiguas», y 1630 año en que aparecen las «sisas nuevas» y con ellas[r]

31 Lee mas

El desarrollo y la resolución de las crisis epistemológicas: Estudios de caso en la ciencia y el derecho durante el siglo XVII

El desarrollo y la resolución de las crisis epistemológicas: Estudios de caso en la ciencia y el derecho durante el siglo XVII

A mi entender, no hay nada aquí que sugiera la irracionalidad que Kuhn y Foucault atribuyeron a los cambios de estándares epistémicos. En efecto, sí concedo con mucho gusto que la respuesta a una crisis epistémica no está determinada o fijada únicamente por la crisis en sí misma. Algunas veces hay una multitud de maneras diferentes de ajustar los fines y medios epistémicos para reestablecer la coherencia, la consistencia y la plausibilidad. Sin embargo, no debemos concluir, a partir de la ausencia de una respuesta única a una crisis epistémica, que (en las pa- labras de Feyerabend) todo se vale. Si funciona una respuesta, ello depende de si sus defensores pueden ofrecer razones plausibles para creer que su solución putativa es una solución auténtica, es decir, si la solución propuesta resuelve los problemas que ocasionaron la crisis. Los corpuscularistas lo hicieron así y también los juris- tas romanos y anglosajones. Tal vez alguien diría, como lo hizo Steve Shapin, que cualquier solución parece adecuada con tal de que sus defensores tengan bastante poder e influencia política. Pero eso es absurdo. Si la élite del poder pudiera dominar siempre el debate sobre los estándares, entonces jamás habrá crisis epistémicas, porque el régimen existente siempre preferiría la preservación del statu quo a cualquier cambio revolucionario.
Mostrar más

37 Lee mas

Nuevas perspectivas sobre la crisis del siglo XVII en Castilla

Nuevas perspectivas sobre la crisis del siglo XVII en Castilla

Journal o/Economic Hislory, vol.. A lo largo de esta gradual reconstrucción de nuestra percepción de ese siglo de crisis que fue el xvil, realizada en buena medida por historiadores ang[r]

6 Lee mas

La crisis de la Corona de Castilla a principios del siglo XVII. La situación del Noreste

La crisis de la Corona de Castilla a principios del siglo XVII. La situación del Noreste

¿qué aporta nuestra fuente al análisis del impacto de la epidemia finisecular? 25 Aunque los documentos que utilizamos nos aportan datos de población de más de 2000 entidades, mu- chas, como ya hemos señalado, pertenecientes a las provincias limítrofes, nos hemos centrado por coherencia con el apartado anterior en la evolución de aquellas localidades cabeceras de municipio en la actualidad y para las que también poseemos datos en 1591, lo que reduce la cifra a 293. De ellas y si las cifras iniciales y finales fuesen correctas, nada menos que 64 au- mentarían su volumen, pese a la crisis. Salvo los casos aberrantes como Monterrubio o Villa- lóbar que duplicarían o incluso triplicarían su población en este breve período, lo que resulta algo increíble, varias localidades tendrían un crecimiento superior al 70%. En el otro extremo tendríamos varias entidades con una reducción superior al 80%. Si prescindimos de estos casos extremos, anecdóticos y posiblemente incorrectos, y nos centramos en las grandes cifras estas nos dan una idea del tamaño del desastre. La media aritmética del decrecimiento poblacional es del 17,17%, pero la mediana que quizá en este caso sea incluso más expresiva es del 22,79%, o dicho de otro modo la mitad de las localidades habrían perdido más de la quinta parte de su población 26 . Las estimaciones previas para el territorio de la Rioja, zona relativamente marginal
Mostrar más

14 Lee mas

Micheli: un historiador del siglo XVII

Micheli: un historiador del siglo XVII

Micheli tuvo que ser testigo de la política de Olivares y del cambio que dio a ésta en los aspectos interno y de política exterior respecto a la de sus antecesores, a los que persiguió sañudamente. En el primer sentido trató de llevar a cabo una reforma moral y social para hacer frente a la tremenda crisis y contener la evidente decadencia. En el aspecto internacional volvió a la política de prestigio en contrapo- sición a lo que para él fue claudicante actuación de los anteriores favoritos. La consecuencia más inmediata era que, finalizada la tregua con Holanda, no se vuelve a renovar. Esta guerra de Flandes se complica con la de los Treinta Años en un intento desesperado de lograr la victoria; es decir, la «Monarquía Hispánica» y con ella el triunfo de la Contrareforma o, lo que es lo mismo, el restablecimiento de la unidad religiosa en Europa.
Mostrar más

31 Lee mas

El laconismo en los prólogos del siglo XVII

El laconismo en los prólogos del siglo XVII

Así, pues, esa dependencia de Malverzzi poco visible en El héroe gracias a la envidiable habilidad retórica del aragonés, es menos discutible en el exordio de El político Fernando El Católico, donde nos encontramos muchos de los rasgos que animan el primer laconismo de Gracián y que nos permiten entender las lecciones que hábilmente nos oculta El héroe. En primer lugar, la defensa del estilo de una forma extremadamente paralela, a veces casi literal, de la que realiza Quevedo en su traducción de Il Romulo (“no tanto cuerpo de su historia, cuanto alma de su política”) e incluso una cita casi literal del propio Malvezzi (“crisis de muchos reyes, que no panegeris de uno solo” Gracián 1969 276), cuya ejemplaridad topamos de inmediato (“Fue Rómulo un prodigio de la capacidad y del valor” Gracián 1969 277). Sin embargo, en la culminación del exordio nos dice que: “Quedo invidiando a Tácito y a Comines las plumas, mas no el centro; el espíritu, mas no el objecto”. Así, pues, el prólogo de El político en 1646, después de una exacta exhibición de modelos para los entendidos, afirma envidiar a Tácito y a Philippe de Commynes añadiendo un elemento que sólo parcialmente encontramos en Saavedra, pero que era lugar común desde las citas conjuntas de Lipsio y, a partir de él, de Giovanni Botero, que en el capítulo Della secretezza une ya ambos ejemplos (Botero 1997 57). Esta reivindicación retórica de Tácito, quizá obligada, pero ociosa para el lector avisado, se encuentra también en el prólogo de las Empresas políticas (“he procurado tejer esta tela con los estambres políticos de Cornelio Tácito, por ser gran maestro de príncipes” Saavedra 1640 Al lector), reivindicación que en la impresión de 1642 se templa con el rechazo de los autores étnicos y la valoración política de la Escritura (“Pero las máximas
Mostrar más

10 Lee mas

Labradores de Tierra de Campos en la crisis del XVII

Labradores de Tierra de Campos en la crisis del XVII

La complejidad de las crisis del siglo XVII es un hecho que no deja de llamar la aten- ción, que se las estudie desde un punto de visto global, a nivel de las instituciones o de la eco- nomía del Reino, o a nivel de un pueblo o de una comarca como aquí traté de hacer. Al tiempo que la oleada de crisis que se suceden entre 1590 y 1630 destruye las estructuras económicas, la sociedad conoce cambios profundos, con la apertura del abanico social, enriquecimiento y afianzamiento del poder de las elites que copan los cargos concejiles y forman un grupo con una fuerte cohesión, materializada por las alianzas matrimoniales. Las posibilidades de as- censo social son bastante limitadas para la mayoría de ellos y pasan por la Iglesia (a nivel de cura o capellán) o por pequeños oficios como escribano o médico. Pero siguen con la labranza contentándose con diversificar sus actividades y con aprovechar las nuevas oportunidades que brinda la crisis. Para unos pocos, como la familia García Gil-Ramírez, la “salida del pueblo” es posible, bien en puestos de prestigio en la Iglesia, caso del deán de Palencia, bien en la socie- dad civil, caso de un sobrino suyo que llegó a ser regidor de Palencia y a ennoblecerse. Es muy probable que aumentara el número de pobres y que fueran más pobres, o sea que no tengan ya casi tierras ni viñas. Su dependencia hacia sus vecinos labradores es grande tanto en tiempo de
Mostrar más

16 Lee mas

Las revueltas italianas del siglo XVII

Las revueltas italianas del siglo XVII

En un libro ya clásico, publicado en los años sesenta, Rosario Villari plan- teaba su análisis sobre los orígenes de la revuelta napolitana a partir del concepto de la crisis del siglo [r]

28 Lee mas

9.- LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII. - 08. SIGLO XVII

9.- LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII. - 08. SIGLO XVII

-Felipe IV (1621-1665), confió en el Conde-Duque de Olivares, que intentó consolidar el poder absoluto del monarca sobre los reinos a través de un proyecto conocido como la “Unión de Armas”, que generó la crisis de 1640. El Estado creado por los Reyes Católicos era una federación de reinos que sólo tenía en común los mismos monarcas. A partir de esta base aparecieron dos concepciones diferentes: la de los que quisieron establecer una monarquía autoritaria- absolutista, con tendencia a la centralización (lo que convertiría a Castilla en el eje del Estado por su supremacía demográfica, económica, etc); y la otra tendencia era la de los que querían mantener la monarquía no absolutista, pactista y federal. Su mayor fuerza estaba en los reinos de la periferia (Aragón, Portugal, etc). Pues bien, a lo largo del siglo XVII se produjeron varios choques muy violentos entre ambas concepciones y que alcanzó su punto culminante en la crisis de 1640.
Mostrar más

5 Lee mas

La imprenta en Sevilla en el siglo XVII

La imprenta en Sevilla en el siglo XVII

Vaya por delante que la distribución anual de los impresos sevillanos es en parte consecuencia del hecho accidental de la conservación y la localización, o no, de al menos un ejemplar de las ediciones, pero que también lo es de las circunstancias históricas que marcaron el devenir del siglo. La tendencia general la determinan las dos grandes crisis demográficas provocadas por las dos epidemias, en el paso del siglo XVI al XVII y 1649, que marcan dos periodos de declive de los que parece más evidente –en lo que hace a la reducción del número de ediciones— el primero. Junto a esas dos catástrofes médicas hay que señalar otras claves para analizar las cifras. En primer lugar, la incidencia de la llamémosle pujanza de algunos géneros editoriales en periodos determinados. Las relaciones de sucesos, a las que me referiré más adelante, constituyen la columna vertebral de la industria editorial sevillana del siglo XVII, pero tienen su máxima expansión entre los años 1618 y 1650, a la sombra de dos acontecimientos bien distintos, como son el fervor concepcionista de Sevilla y la Guerra de los Treinta Años. El género de la oratoria sagrada dará productos impresos a lo largo de todo el siglo, pero en su mayor parte lo hará en la primera mitad, igual que sucede con el número muy notable de impresos médicos. Por contra, las informaciones en derecho escasean en la primera mitad del siglo tanto como abundan en la segunda. Una segunda clave la dan episodios puntuales que tuvieron el efecto colateral de series más o menos largas de publicaciones, episodios como la expulsión de los moriscos, en 1610, ordenada mediante una serie de bandos que llevan pie de imprenta de prácticamente todos los impresores sevillanos activos en aquel año; unos años más tarde, las celebraciones, por parte de los partidarios del dogma de la Inmaculada Concepción, de los triunfos que cosecharon en forma de breves pontificios, imponiendo primero silencio a los detractores y luego reafirmando el dogma, fueron descritas en relaciones a veces encargadas por las mismas congregaciones religiosas o las asociaciones gremiales que las promovían; las poesías concepcionistas literalmente inundaron las calles de Sevilla, y no parece que ningún impresor poseyera la exclusividad. Las glosas de Alonso de Bonilla a la Inmaculada fueron impresas en 1616 por Matías Clavijo, Bartolomé Gómez y Alonso Rodríguez Gamarra. En la década de los años treinta, los agravios a la Virgen y al Santo Sacramento, en 1635 y 1638, dieron pie a un auténtico aluvión de actos de desagravio que se recogían en carteles.
Mostrar más

708 Lee mas

LOS AUSTRIAS MENORES: EL SIGLO XVII

LOS AUSTRIAS MENORES: EL SIGLO XVII

La crisis no aparece de súbito: los últimos años de Felpe II preludian la decadencia. El gobierno de Felipe III coincide con un cambio económico hacia la depresión que aconsejó una política de paz. Con Felpe IV la guerra se generaliza y la mala situación financiera hace imposible la victoria (las décadas centrales del siglo son especialmente duras). Se toca fondo en la década 1677-86 con epidemias y malas cosechas y una gran crisis económica. Después hay una recuperación, sobre todo en la periferia peninsular (menos afectada por la depresión anterior), que dio un cierto respiro.
Mostrar más

11 Lee mas

Show all 10000 documents...