B i o d i v e r s i d a d d e l a c u e n c a d e l r í o B u r i t a c a, S i e r r a N e v a d a d e S a n t a M a r t a, C o l o m b i a

Texto completo

(1)

B i o d i v e r s i d a d d e l a c u e n c a d e l r í o B u r i t a c a , S i e r r a N e v a d a d e S a n t a M a r t a , C o l o m b i a

©Nick Bayly

(2)

SELVA: Investigación para la Conservación en el Neotrópico hiso la caracterización de biodiversidad en la cuenca del río Buritaca para FIAAT, con el apoyo de Panthera Colombia en el estudio de los mamíferos.

Este proyecto fue realizado en el marco del Programa Paisajes de Conservación,

financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID),

puesto en marcha por Parques Nacionales Naturales de Colombia y el Fondo Patrimonio

Natural, y ejecutado en la zona de influencia del Parque Sierra Nevada de Santa Marta por

la Fundación de Investigaciones Arqueológicas y Ambientales Tayrona (FIAAT), con el

apoyo de Global Heritage Fund.

(3)

C O N T E N I D O

BIODIVERSIDAD DE LA CUENCA DEL RIO BURITACA, SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA -

COLOMBIA... 4

Logros y Hallazgos Importantes ... 4

Antecedentes ... 5

Metodología... 5

Resultados ... 6

Estatus de la biodiversidad en la cuenca ... 8

Impacto del turismo sobre la biodiversidad ... 9

Recomendaciones ... 11

ANFIBIOS DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA ... 13

Resumen ... 13

Introducción ... 14

Metodología... 15

Resultados ... 18

Discusión ... 21

LAS AVES DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA ... 29

Resumen ... 29

Introducción ... 30

Metodología... 31

Resultados ... 33

Discusión ... 40

LOS MAMÍFEROS TERRESTRES DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA ... 46

Resumen ... 46

Introducción ... 47

Metodología... 48

Resultados ... 52

Discusión ... 56

MARIPOSAS DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA... 63

Resumen ... 63

Introducción ... 64

Metodología... 66

Resultados ... 68

Discusión ... 74

Anexo 1: Listado de especies de anfibios ... 76

Anexo 2. Listado de especies de aves ... 82

Anexo 3. Listado de especies de mamíferos ... 87

Anexo 4: Listado de especies de mariposas ... 88

(4)

A g r a d e c i m i e n t o s

Este estudio no hubiera sido posible sin el apoyo y ayuda constante de las comunidades de la cuenca del río Buritaca. Estamos en deuda con todos los guías que nos ayudaron a conocer la zona y nos mostraron los caminos poco transitados. Damos gracias especialmente a Nicolas y Edith Cuadros, Manuel, Vicente y Francisco Quimonquero (Comunidad Wiwa río Buritaca), David Mendoaza (ICANH) y Heiler Ortega (ICANH).

Santiago Giraldo (FIAAT) siempre estuvo disponible, dándonos los mejores consejos sobre la logística y solucionando cualquier situación inesperada.

El nivel de acceso que logramos durante el proyecto y la cálida acogida de las comunidades, no hubiera sido posible sin los muchos años de arduo trabajo de Santiago en la región. Los mayores Ramón Gil, Santiago Gil, Rumaldo, y José María Lozano, José Antonio Díngula, y Roberto Daza, abogado de la Fundación Ribunduna Tayrona fueron indispensables al mediar para asegurar la aprobación y permiso de la comunidad indígena para hacer investigación en la zona de resguardo. Estamos muy agradecidos con el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) por autorizar el acceso al Parque Arqueológico Teyuna-Ciudad Perdida y al PNN Sierra Nevada de Santa Marta por su cooperación en el estudio y por facilitar el uso de las instalaciones del parque para las actividades de educación ambiental.

Agradecemos a Camila Gómez, Ana Cristina Palma y Valentina Gómez por las ediciones hechas a la versión final de este documento.

(5)

BIODIVERSIDAD DE LA CUENCA DEL RIO BURITACA, SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA - COLOMBIA

Dr. Nicholas J. Bayly

SELVA: Investigación para la conservación en el Neotrópico www.selva.org.co Email: nick.bayly@selva.org.co

L o g r o s y H a l l a z g o s I m p o r t a n t e s

16 especies de anfibios identificadas incluyendo 7 especies endémicas a la Sierra Nevada de Santa Marta

Presencia confirmada de 3 ranas clasificadas por la UICN como en peligro y 1 vulnerable

213 especies de aves residentes identificadas, incluyendo 6 especies endémicas

Presencia confirmada de 2 especies de aves vulnerables y 2 casi amenazadas

Presencia confirmada de 15 especies de mamíferos medianos y grandes en la cuenca

4 especies de felinos fotografiadas: Jaguar, Puma, Ocelote y Leopardus wiedii

■ 56 especies de mariposas identificadas

Seleccionamos 20 especies indicadoras del estado de la biodiversidad en la cuenca

■ 37 especies seleccionadas para la ‘Guía de Fauna del camino a Ciudad Perdida’

Especies amenazadas o casi amenazadas de la cuenca del río Buritaca, de izquierda a derecha:

Ikagogi tayrona, Colestethus ruthveni, Pristimantis tayrona, y Basileuterus conspicillatus.

(6)

A n t e c e d e n t e s

La cuenca del río Buritaca está ubicada en el flanco norte de la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), una formación montañosa en la costa Caribe de Colombia que posee una riqueza biológica y cultural única en el mundo (Carbono & Lozando 1997, ProSierra 1998).

Esta riqueza atrae a la región cada vez más visitantes nacionales e internacionales, específicamente al Parque Arqueológico Teyuna-Ciudad Perdida ubicado en la parte media de la cuenca del río Buritaca. El interés creciente en la región es una gran oportunidad que puede permitir conservar esta riqueza única por medio del turismo sostenible. Este proyecto hizo una caracterización de la fauna de la cuenca del río Buritaca para determinar cómo la región puede contribuir a la conservación de la biodiversidad Colombiana y simultáneamente proveer bases de información para diseñar actividades de ecoturismo productivas.

Este documento resume los hallazgos más importantes, las metodologías, resultados y conclusiones de los censos de anfibios, aves, mamíferos y mariposas. Finalmente incluimos los reportes detallados para cada uno de los grupos individualmente.

M e t o d o l o g í a

Durante tres meses, entre Mayo y Julio de 2012, llevamos a cabo una serie de censos de aves, mamíferos, anfibios y mariposas, a lo largo del camino turístico entre Machete Pelao y Teyuna-Ciudad Perdida. Dividimos el camino en 12 sectores de acuerdo al tipo de hábitat y a la altura sobre el nivel del mar (Fig. 1). Los censos de cada grupo pretendieron cubrir el mayor número posible de estos sectores. Utilizamos métodos estandarizados de detección visual y auditiva como censos en transectos y búsquedas en áreas fijas. De esta forma fue posible estimar las abundancias relativas de las especies y compararlas entre los sectores del camino. Todo esto a su vez fue relacionado con el estado de fragmentación o degradación de cada sector. Para la detección de mamíferos, operamos 10 cámaras trampa en cuatro sectores diferentes del camino.

Los datos de los censos se analizaron para evaluar qué tan completa fue la caracterización, en términos del número de especies registradas (por medio de un índice de integridad), y para definir la distribución de las especies a lo largo de la cuenca. Las distribuciones de las especies fueron utilizadas a su vez para detectar las especies indicadoras. Estas especies, al ser monitoreadas a largo plazo, pueden ser utilizadas para detectar cambios ambientales en la cuenca, tanto positivos como negativos.

(7)

Figura 1. Área de estudio a lo largo del camino a Ciudad Perdida (línea naranja) y la división de sectores que refleja los hábitats y el cambio en altitud.

R e s u l t a d o s

A n f i b i o s

Durante 19 días de censos a lo largo de seis sectores del camino (sectores 3, 5, 6, 7, 8 y 10), se registraron 343 individuos de 16 especies de ranas (Anexo 1). El análisis de integridad sugirió que se detectaron entre el 80 y el 85% de las especies que pueden estar presentes en la Cuenca. Entre las especies que encontramos, se registraron 7 especies endémicas a la SNSM y 4 especies clasificadas bajo algún grado de amenaza de extinción por la UICN. La mayor riqueza de especies la obtuvimos en Ciudad Perdida, en donde también registramos poblaciones de todas las especies endémicas. En los sectores más bajos de la cuenca registramos gran abundancia de las especies invasivas y adaptadas a las áreas abiertas. Esto refleja el mayor porcentaje de tierras cultivadas. Es importante anotar que es necesario llevar a cabo censos a alturas mayores de 1500 m para registrar más especies endémicas y amenazadas que son exclusivas de los bosques montanos.

Machete Pelao Adan

Wiwa Tezhumake

Ciudad Perdida

El Paraíso

Río Buritaca

7 3 2

6 5 4

9 8

10

1

1. Machete Pelao 2. Filo vista mar 3. Adan Bosque 4. Alfredo Fincas 5. Wiwa Bosque 6. Wiwa fincas 7. Mumake bosque 8. Filo puente 9. El Paraíso 10. Ciudad Perdida Principalmente zonas cultivadas

Mosaico de bosque y cultivos

Bosques en diferentes etapas de regeneración

(8)

A v e s

Los censos de aves se hicieron en 45 días entre Mayo y Julio en todos los sectores del camino. Se detectaron 6687 individuos de 213 especies, incluyendo 6 especies endémicas a la SNSM, 2 especies vulnerables y 2 especies casi amenazadas (Anexo 2). Las especies endémicas estuvieron restringidas a los sectores sobre los 600 m (5, 8, 9 y 10), y fueron más abundantes en el sector 10 (Ciudad Perdida). Los Crácidos son aves grandes y predominantemente terrestres. Son cazadas por las personas y por lo tanto, su presencia y abundancia refleja la presión de cacería. En la cuenca detectamos tres especies de Crácidos en abundancias bajas a moderadas. Desafortunadamente no registramos ningún individuo del Paujil de Pico Azul (Crax alberti), especie críticamente amenazada que ocurre en bosques de tierras bajas bien conservados en la SNSM (Strewe et al. 2010).

M a m í f e r o s

Las cámaras trampa funcionaron durante 496 noches trampa en cinco sectores diferentes (3, 5, 7, 8 y 10) pero debido a fallas en algunas cámaras, solo obtuvimos 376 noches efectivas de muestreo y no obtuvimos datos del sector 3. Se registraron 16 especies de mamíferos silvestres en total y una especie cimarrona (cerdo doméstico, Sus scrofa) (Anexo 3).

Detectamos un buen grupo de carnívoros incluyendo al jaguar (Panthera onca), puma (Puma concolor) y ocelote (Leopardus pardalis). También detectamos buenas poblaciones de especies presa como el saino (Tayassu pecari), la guartinaja (Cuniculus paca) y el armadillo (Dassypus novemcinctus). La riqueza de especies fue mayor en Ciudad Perdida que en los otros sectores, al igual que la abundancia de la mayoría de especies. Dada la alta probabilidad de ocurrencia de los depredadores en el área de estudio, la abundancia de algunas presas clave como la guartinaja y el ñeque (Dasyprocta punctata) fue menor de lo esperado.

M a r i p o s a s

Los censos de mariposas se llevaron a cabo durante 17 días en Junio a lo largo de 7 sectores del camino a Ciudad Perdida (2, 3, 4, 5, 6, 8, & 10). Durante 102 horas de esfuerzo se registraron 377 individuos de 56 especies (Anexo 4). La mayor riqueza de especies se detectó en Ciudad Perdida y la diversidad de otros sectores boscosos fue mayor que la de las zonas intervenidas. Seleccionamos cinco especies indicadoras de acuerdo con su distribución en la cuenca, dentro las cuales hay dos especies que sirven para monitorear el aumento en las zonas intervenidas y abiertas en la cuenca.

(9)

E s t a t u s d e l a b i o d i v e r s i d a d e n l a c u e n c a

Los censos a lo largo del camino a Ciudad Perdida arrojaron una alta diversidad de especies de los cuatro grupos estudiados. En el caso de los anfibios, el número de especies registradas representa un tercio del total de especies que han sido reportadas para la SNSM y el 42% de las especies endémicas (ver informe de anfibios). Dado que los censos de anfibios solo cubrieron aproximadamente un tercio del gradiente altitudinal de la SNSM, este resultado sugiere que la cuenca alberga una comunidad casi intacta de anfibios. En el caso de los mamíferos, la riqueza de especies estimada fue de 19 especies lo que concuerda con el número esperado de especies según nuestro conocimiento actual de los mamíferos de Colombia (Alberico et al. 2000). Nuevamente, esto sugiere que la comunidad de mamíferos a lo largo del camino aún retiene una buena riqueza de especies. Las aves también estuvieron bien representadas y, como en los anfibios, el número total de especies incluyó alrededor de un tercio de las especies que ocurren en la región. Dado el rango altitudinal que se cubrió, la carencia de humedales dentro de la zona de estudio y el hecho que no se muestreó durante la época de migración (se espera la ocurrencia de al menos 40 especies migratorias), podemos concluir que la riqueza de especies de aves es bastante alta en la cuenca del Buritaca. De hecho, al comparar estos datos con censos de otras partes de la SNSM, el número total de especies es comparable con el reportado para la cuenca del río Frio (Strewe & Navarro 2004) y para San Lorenzo (Bayly & Gómez 2012).

Nuestros censos también registraron una serie de especies sensibles que son indicadoras del estado de salud de los ecosistemas. Por ejemplo la presencia de varias de las especies endémicas y amenazadas que dependen de los hábitats boscosos, en particular las especies de ranas, resalta la integridad relativa de los remanentes de bosque de la zona (Rueda- Almonacid et al. 2004). La presencia de puma y jaguar, que son considerados indicadores positivos de biodiversidad y especies sombrilla, también apuntan a que los ecosistemas de la cuenca están saludables. Estos grandes depredadores solo pueden sobrevivir si las poblaciones de sus presas son saludables y si tienen las áreas de hábitat que requieren (Sergio et al. 2008). Sin embargo, los censos también registraron una gran variedad de especies que están asociadas a hábitats abiertos. En una zona de bosques como la SNSM, estas especies son indicadoras del grado de fragmentación y de degradación de los hábitats naturales. Aunque los hábitats abiertos y transitorios contribuyen a la biodiversidad de la cuenca, si continúa expandiéndose la transformación del paisaje, específicamente a

(10)

sistemas en los que se elimina la cobertura de árboles, las especies asociadas a sistemas de bosque se verán negativamente afectadas.

En resumen, el área que rodea el camino hacia Ciudad Perdida alberga una comunidad representativa de la fauna reportada para alturas bajas y medias de la SNSM. Por lo tanto, la cuenca del Buritáca juega un papel muy importante en la conservación de la biodiversidad a nivel regional, nacional y global. La confirmación de la presencia de 13 especies endémicas, 3 especies en peligro, 3 especies vulnerables y 5 casi amenazadas, hace de la cuenca del Buritáca un centro de endemismo y una prioridad global para la conservación de la biodiversidad.

I m p a c t o d e l t u r i s m o s o b r e l a b i o d i v e r s i d a d

El turismo se ha convertido en la mayor actividad económica de la Cuenca del río Buritaca y si continúa creciendo como lo predicen los expertos, tiene el potencial de convertirse en una forma sostenible de suplir las necesidades económicas de las comunidades a largo plazo. El turismo sin regulación puede tener un impacto negativo en los ecosistemas, dejando huellas permanentes y de paso dañando la biodiversidad que albergan. Sin embargo, el turismo bien manejado puede proveer una alternativa económica a la agricultura, disminuyendo así la transformación de hábitats naturales a sistemas productivos. En el caso del camino hacia Ciudad Perdida, las actividades turísticas parecen tener una huella pequeña confinada a un corredor angosto a lado y lado del camino y alrededor de los alojamientos. En consecuencia, el beneficio esperado de reducir las áreas cultivadas necesarias para satisfacer las necesidades económicas, será mayor al impacto negativo que genera el turismo.

La alta diversidad de especies que aún habitan en la Cuenca es evidencia del bajo impacto que el turismo tiene en la zona. De hecho, tanto para anfibios como para mamíferos la mayor riqueza de especies fue detectada alrededor del sitio arqueológico de Ciudad Perdida. Aunque un aumento de deshechos asociados al aumento en turistas podría llevar a contaminar las fuentes de agua, ya se han tomado una serie de medidas para minimizar esta posibilidad. Las poblaciones saludables de ranas en muchas quebradas y ríos indican que la calidad de las aguas es alta todavía.

(11)

La presencia de una comunidad saludable de mamíferos, incluyendo los grandes felinos, y la abundancia relativa de especies sensibles y amenazadas, sugiere que la diversidad de fauna a lo largo del camino no se ve afectada por el turismo. Entonces si los beneficios económicos del turismo reducen la presión sobre los hábitats naturales por medio de la reducción de la deforestación para agricultura y la reducción de la presión de cacería, la diversidad de fauna se verá beneficiada.

Más aún, al promover la observación de fauna como una actividad para los turistas en la cuenca, las comunidades tendrán un beneficio económico adicional y por lo tanto aumentará la valoración por su biodiversidad y se preocuparán por conservarla. La creación de una guía de la fauna de la cuenca del Río Buritaca y el entrenamiento de 27 personas de la comunidad en técnicas de observación e identificación de fauna, ambas actividades de este proyecto, son el primer paso para promover la observación de fauna como actividad importante, fuente de ingresos para las personas y para la conservación de la biodiversidad de la cuenca del Buritaca.

©Paisajes de conservación – Zona de influencia Parque Sierra Nevada de Santa Marta/Hernan Arias

(12)

R e c o m e n d a c i o n e s

La cuenca del río Buritaca alberga una biodiversidad de importancia nacional e internacional. Es uno de los bloques de bosque mejor conservados de la SNSM en el que habitan poblaciones de especies endémicas y amenazadas. Por lo tanto, desde el punto de vista de la conservación, es crítico que las áreas de bosque existentes se mantengan o aumenten. La promoción del ecoturismo como alternativa económica es un mecanismo por medio del cual esto se puede lograr. Especialmente si la observación de fauna puede generar ingresos que harían que un animal vivo sea más valioso que uno muerto.

Las siguientes recomendaciones están orientadas a lograr mantener o aumentar la biodiversidad existente en la región y a llenar algunos vacíos de conocimiento sobre la misma. Es importante anotar que este estudio se llevó a cabo en un tiempo relativamente corto y por lo tanto no representa una evaluación exhaustiva de la fauna presente en la cuenca. Idealmente, habrá más estudios para aumentar la información disponible sobre la biodiversidad y asegurar que las decisiones de manejo estén basadas en ciencia rigurosa.

■ Continuar la caracterización de biodiversidad de mayor altura (>1300 m) donde se espera que ocurran más especies endémicas y amenazadas que no han sido registradas.

■ Implementar un programa de monitoreo a largo plazo utilizando las especies indicadoras para evaluar el estado de la biodiversidad. Idealmente, las actividades de monitoreo deben ser lideradas por la comunidad local con la asistencia de biólogos.

■ Continuar el entrenamiento de los guías en identificación de fauna, para promover la observación de vida silvestre como alternativa económica.

■ Desarrollar un plan de manejo para reducir la tasa de deforestación y degradación. Se puede considerar un esquema de compensación por conservación de bosque, subsidiado por ingresos del turismo.

■ Desarrollar un plan de manejo para la caza de animales silvestres y aves, e incluir la veda total de caza del Paujil de Pico Azul (Crax alberti) hasta que sus poblaciones se recuperen.

■ Implementar programas de reforestación y regeneración en las áreas degradadas y para asegurar la conectividad entre parches de bosque.

(13)

B i b l i o g r a f i a

Alberico, M., A. Cadena, J. Hernandez-Camacho, and Y. Munoz-Saba. 2000. Mamiferos (Synapsida:Theria) de Colombia. Biota Colombiana 1: 43-75.

Bayly, N.J. & Gómez, C. 2012. Las aves de Finca La Victoria, Sierra Nevada de Santa Marta.

SELVA: Investigación para la conservación en el Neotropico, Bogotá. Informe técnico No.

CEC01 Edición 3.

Carbonó, E & G. Lozano-Contreras. 1997. Endemismos y otras singularidades de la Sierra Nevada de Santa Marta , Colombia. Posibles causas de orígenes y necesidades de Conservarlos.

Revista Academica Colombiana de Ciencias. Volumen XXI Número 81: 409-419.

PROSIERRA. 1998. Evaluación Ecológica Rápida de la Sierra Nevada de Santa Marta. Definición de Áreas Críticas Para La Conservación en la Sierra Nevada de Santa Marta. Fundación Pro-Sierra Nevada. Santa Marta. Ministerio del Medio Ambiente. UAESPNN. The Nature Conservancy, USAID, Embajada de Japón.

Rueda-Almonacid, J.V., Lynch J. D & Amezquita, A (eds). 2004. Libro rojo de anfibios de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.

Sergio, F., Caro, T., Brown, D., Clucas, B, Hunter, J., Ketchum, J. McHugh, K. & Hiraldo, F.

2008. Top predators as conservation tolos: ecological rationale, assumptions, and efficacy.

Annu. Rev. Ecol. Evol. Syst. 39: 1-19.

Strewe, R. & Navarro, C. 2004. The threatened birds of the río Frío Valley, Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. Cotinga 22: 47-55.

Strewe, R., Lobaton, G. & Villa-de León, C. 2010. Evaluación del estado poblacional de Crax Alberti en la Sierra Nevada de Santa Marta, departamento del Magdalena, Colombia. Boletín del grupo de especialistas en cracidos 30: 5-16.

(14)

ANFIBIOS DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA, SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA, COLOMBIA

Liliana Patricia Saboyá Acosta1

1 Grupo de investigación en Ecología y Sistemática de Anfibios y Reptiles Email: lilianasaboya@gmail.com

R e s u m e n

Se realizó un inventario de anfibios en la cuenca media del río Buritaca a lo largo del recorrido ecoturístico (Machete Pelao- Ciudad Perdida), en la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM). Se realizó una búsqueda libre al azar (VES) en cuatro sectores con diferente grado de intervención: Adán, Wiwa, Tezhumake, y Ciudad Perdida. Los censos permitieron el registro de 343 individuos de 16 especies de anuros pertenecientes a 9 géneros y 7 familias. Según los estimadores Jacknife 1 y 2 se registró entre el 80-85% de las especies esperadas para esta zona. Se avistó el 32.7% del total de 49 especies de anuros presentes en la SNSM, y 42.1% de las 19 especies endémicas. Las siete especies endémicas identificadas en este estudio presentan algún grado de amenaza según criterios de la UICN.

La riqueza de especies fue mayor en el sector de Teyuna-Ciudad Perdida, donde también se registró el mayor número de especies endémicas y fue el área con menor similaridad a los demás sectores muestreados, sin embargo, la riqueza de especies no varió mucho entre las diferentes zonas. El ecoturismo en la cuenca del río Buritaca ha contribuido al mantenimiento de los hábitats naturales. Para las actividades turísticas, se podrían implementar recorridos nocturnos para dar conocer las especies únicas de la región.

(15)

I n t r o d u c c i ó n

El sistema montañoso la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM) es un macizo aislado de las cordilleras de los Andes, localizado al norte del país (Rangel-Ch & Garzón-C 1995, Carbonó &

Lozano-Contreras 1997). Debido a sus características geográficas, climáticas y geomorfológicas posee una diversidad ecológica que se expresa en un amplio rango de zonas de vida en una zona relativamente pequeña (Carbonó & Lozano-Contreras 1997, PROSIERRA 1998, Hernández – Camacho & Sánchez 1992).

Para el grupo de anfibios, Colombia es considerado el segundo país más diverso a nivel mundial (entre 698-733 especies) (Galeano et al. 2006). La representación de este grupo en la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM) muestra un alto nivel de endemismo (38.6% del total de especies endémicas de vertebrados del macizo). En total, se posee un registro de 3 órdenes, 12 familias, 24 géneros y 52 especies, de las cuales 19 son endémicas. Las especies endémicas están concentradas principalmente en las zonas altas, como es el caso del género Pristimantis del que se conocen ocho especies con distribución restringida al macizo. En términos generales, el 8.4% del total de las especies de anfibios de Colombia se encuentran registradas en la SNSM. A nivel regional, del total de 38 especies del orden anura registradas para tierras bajas del Caribe, casi la mitad posee una distribución restringida a éste sistema montañoso (Rangel-Ch & Garzón-C 1995, PROSIERRA 1998, Galeano et al. 2006).

En la mayoría del territorio Colombiano, existe una constante disminución y deterioro de los ecosistemas naturales como resultado de diversas actividades humanas (Villareal et al. 2004, Ruiz et al. 1996). Actualmente, en la SNSM sólo el 14.6% del bosque nativo permanece (Márquez 2004).

Estas cifras alarmantes de pérdida de hábitat, sumada a la problemática mundial de anfibios, que actualmente figuran como uno de los grupos de vertebrados con mayor número de especies al borde la extinción o en peligro critico según criterios de la UICN (Stuart et al. 2004), hacen que sea necesario desarrollar estrategias y planes de acción que permitan obtener información sobre el estado de las especies a corto y mediano plazo. Para este fin, los inventarios y programas de monitoreo son fundamentales. En la parte norte de la SNSM se han realizado una serie de trabajos de caracterización de poblaciones de anfibios, donde se destacan principalmente los inventarios realizados por Ruthven (1922), Bernal-Carlo (1991) y trabajos taxonómicos en especies endémicas de Lynch y Ruíz-Carranza (1985) y Lynch (2008). A pesar de esto, el conocimiento sobre la ecología y dinámica de las poblaciones de anfibios es escaso, en particular de las especies endémicas, muchas de las cuales se encuentran clasificadas en peligro crítico como es el caso del género Atelopus.

Este estudio tuvo como objetivo determinar la diversidad de los anfibios presentes en la cuenca media del rio Buritaca, una de las más conservadas en la SNSM. El trabajo se enfocó en las zonas ecoturísticas del recorrido entre Machete Pelao y Teyuna-Ciudad Perdida.

(16)

M e t o d o l o g í a

Área de Estudio

El estudio se realizó en la cuenca media del río Buritaca, SNSM, en cuatro sectores aledaños al recorrido ecoturístico de Machete Pelao a Ciudad Perdida (Tabla 1). Estos sectores presentan diferentes tipos de cobertura vegetal por los diferentes grados de intervención antrópica (Tabla 1).

Tabla 1. Coordenadas geográficas, altura promedio de cada sector visitado y esfuerzo de muestreo.

Sector Latitud Longitud Altura promedio Fecha No. horas

1. Adán 11.141588 -73.856902 600 m 22-25 julio 18 hrs

11.125802 -73.856841 550 m

2. Wiwa 11.112341 -73.865209 600 m

18-21 julio 24 hrs 11.101633 -73.875875 400 m

11.096667 -73.884454 450 m 3. Tezhumake 11.095446 -73.895989 800 m

7-13 julio 36 hrs 11.081947 -73.902645 600 m

4. Ciudad Perdida 11.038161 -73.92525 1100 m 14-17 julio 24 hrs

Sector 1. Adán: Matriz de bosques y cultivos, grado de intervención antrópica significativa. En la zona de Honduras se pueden encontrar algunas quebradas como el “caño el Zaino” (Fig. 1d).

Sector 2. Wiwa: Amplias zonas de potreros, cultivos y áreas de bosque en buen estado. Los estratos intermedios vegetales son más abundantes y los árboles de gran tamaño se encuentran con mayor frecuencia hacia la zona del río Buritaca (Fig. 1c). Los muestreos en este sector fueron concentrados en las zonas de potreros y cultivos.

Sector 3. Tezhumake: Vegetación riparia aledaña al río Buritaca. Es común encontrar árboles de gran porte y estratos arbóreos intermedios. En este recorrido se abarcan los sectores aledaños a la cabaña Tezhumake y el filo después del puente (Fig. 1a).

Sector 4. Ciudad Perdida: Bosques secundarios cercanos a quebradas que alimentan el río Buritaca. Es común encontrar palmas de tagua, bromelias, musgos y epífitas que contribuyen a la humedad del sector. En este recorrido se abarcaron las quebradas quiebra patas y el cacique, el sector de bocatoma de la cascada, y las terrazas de Ciudad Perdida (Fig. 1b).

Muestreo de Anfibios

Se realizó una búsqueda libre al azar (VES: Crump & Scott 1994) durante los días 6 a 25 de julio de 2012 en los cuatro sectores descritos previamente (Tabla 1). Se realizaron recorridos en cada sector caminando lentamente a lo largo de las quebradas, trochas y caminos en el bosque. Se llevaron a cabo observaciones y búsquedas de las especies de anfibios que se pudieran encontrar dentro o fuera del agua, en las orillas hasta 10 metros de distancia a cada lado de las quebradas o arroyos, debajo de piedras, hojarasca y sobre la vegetación. Durante varios días, cada zona fue muestreada tres horas en la mañana, iniciando a las 08:00, y tres horas en la noche desde las 18:30.

Para cada avistamiento los siguientes datos fueron registrados: hora de observación, microhábitat y actividad (canto, amplexus, reposo, etc.). Se realizaron registros e identificación de especies de anfibios a través de vocalizaciones, observaciones visuales y fotografías del individuo avistado.

Ningún ejemplar fue sacrificado.

(17)

A B

C D

Figura 1. A. Sector Tezhumake cercano al río Buritaca. B. Ciudad Perdida cercano a la quebrada quiebrapatas. C. Wiwa cerca al sector del río Buritaca conocido como Canquil. D. Adán, sector cercano a fincas.

Análisis de Datos

Los datos fueron ordenados en EXCEL 2007©, posteriormente se realizaron, gráficas, tablas, se calcularon índices y se determinaron porcentajes y frecuencias. Algunos análisis se realizaron usando Estimates 7.5 y SPSS 15.0.

■ Diversidad total

Es el conjunto de especies registradas en el área de estudio. Se midió como la riqueza específica obtenida por medio de los estimadores de riqueza no paramétricos, Jacknife 1 y 2 en el programa Estimates 7.5 (Villareal et al. 2004). Se utilizaron los estimadores Jack 1 y 2 debido a que suponen heterogeneidad en las muestras, siendo idóneos para estimar la riqueza de anfibios en el área de estudio compuesta por potreros (Sector Wiwa), bosques secundarios (Ciudad Perdida), bosques riparios (Sector Tezhumake) y matrices bosque-cultivos (sector Adán) (Magurran 2004). También se determinó el grado de asociación por medio del coeficiente de similaridad de Bray Curtis.

Las especies únicas (Singletons) y dobles (Doubletons), fueron graficadas con el fin de determinar si las especies raras disminuían a medida que se intensificaba el muestreo, basados en el supuesto de que en la naturaleza no existen individuos solos, sino poblaciones. Por lo tanto, si nosotros tenemos muchos singletons o uniques en una muestra, esto puede indicar que no se ha censado un número suficiente de individuos o que no se han realizado suficientes repeticiones (Villareal et al.

(18)

2004). Con base en los valores máximos de riqueza predicha por los estimadores, se determinó el porcentaje de especies registradas durante este estudio (Carvajal-Cogollo & Urbina-Cardona 2008).

■ Diversidad alfa

Es el número de especies de anfibios en cada hábitat (potrero, bosque ripario, matriz de bosque- cultivo y bosque secundario). Fue medida usando estimadores no paramétricos. Se realizó una predicción de la riqueza específica como función de la acumulación de especies por medio de los estimadores Bootstrap y Chao cuantitativo en el programa Estimates 7.5. El estimador Chao supone homogeneidad de hábitat en las muestras lo cual resulta positivo para estimar la riqueza de anfibios en cada área (Magurran 2004). Para medir la equidad se uso el índice de Shannon con logaritmo natural.

■ Abundancia Relativa

Para conocer la abundancia de las diferentes especies se utilizó el índice de abundancia relativa (Ar) (Rueda-Solano & Castellanos-Barliza 2010), calculando el número de individuos con respecto al esfuerzo de captura:

Ar = Ind / h * H

Ind. = número de individuos de cada especie observados en cada hábitat.

h = horas totales de búsqueda (para especies diurnas las horas totales de búsqueda diurna y para especies nocturnas las horas totales de búsqueda nocturna).

H = número de observadores que participaron en los muestreos.

La abundancia relativa de cada especie se puede clasificar usando las siguientes categorías (Rueda- Solano & Castellanos-Barliza, 2010):

Muy abundante: Ar >1

Abundante: Ar entre 0.99 y 0.75 ind/h-H Común: Ar entre 0.74 y 0.50 ind/h-H Rara: Ar entre 0.49 y 0.25 ind/h-H Muy rara: Ar <0.25 ind/h-H

Las abundancias de anfibios encontradas en los cuatro sectores se compararon por medio del análisis de Kruskal-Wallis en el programa SPSS 15.0 (Zar 1999).

■ Especies indicadoras

Dentro de los anfibios, las características propias de la biología de los anuros (reproducción, ciclo de vida dependiente de hábitats acuáticos y terrestres, piel permeable, adaptaciones a ambientes extremos) hacen de este grupo un excelente modelo para establecer el nivel de deterioro de los hábitats y ecosistemas (Galeano et al, 2006, Rueda-Almonacid et al, 2004). Para este trabajo se escogieron especies indicadoras de calidad de ambiente de acuerdo a su distribución en la cuenca, características biológicas, y su estatus de peligro de acuerdo a la IUCN. Los diferentes indicadores asignados son los siguientes:

Positivo: Cuando los registros estuvieron asociados a hábitats poco perturbados y a la buena calidad en las aguas circundantes.

Negativo: Cuando los registros estuvieron asociados a hábitats perturbados y/o transformados y que fueran especies colonizadoras.

(19)

R e s u l t a d o s

Diversidad taxonómica

Durante el estudio se muestrearon un total de 204 horas/hombre, registrándose un total de 343 individuos de 16 especies de anuros pertenecientes a 9 géneros y 7 familias (Tabla 2). No se registraron especies de los ordenes Caudata y Gymnophiona. De las especies de anuros reportadas, 8 están catalogadas como endémicas para la SNSM y se encuentran clasificadas con algún grado de amenaza según criterios de la UICN (2012) (Anexo 1). La familia más representativa con cinco especies fue Strobomatidae, con el género Pristimantis. Los géneros más diversos fueron Pristimantis con cinco especies, Leptodactylus con tres y Rhinella con dos especies.

Tabla 2. Abundancia de especies de anuros registrados en los cuatro sectores a lo largo del recorrido Machete Pelao-Ciudad Perdida, cuenca del Río Buritaca.

Familia Especie Adán Wiwa Tezhumake Ciudad Perdida

Dendrobatidae Colostethus ruthveni* 13 18 21

Dendrobates truncatus 5 5 8

Hemiphractidae Cryptobatrachus boulengeri* 15 9 33 8

Hylidae Hypsiboas crepitans 8 9 24

Scinax ruber 3

Centrolenidae Ikakogi tayrona* 22

Leptodactylidae Leptodactylus savagei 3 14

Leptodactylus fuscus 12 6

Leptodactylus poecilochilus 5

Bufonidae Rhinella marina 7 12 14 5

Rhinella granulosa 5 4

Strobomatidae Pristimantis ruthveni* 3

Pristimantis tayrona* 12

Pristimantis cristinae* 22

Pristimantis sanctamartae* 8

Pristimantis sp.* 10

Total especies 7 7 8 9

Total individuos 54 66 112 111

*especies endémicas de la SNSM Diversidad total

Los estimadores de riqueza Jacknife de primero y segundo orden reflejaron un número de especies muy similar al encontrado en campo, representando entre el 80-85% de la riqueza esperada (Fig. 3).

El número de especies únicas y dobles encontradas fue disminuyendo al final del muestreo (Fig. 3).

Diversidad Alfa

La riqueza de anuros fue mayor en el sector de Teyuna-Ciudad Perdida (9 especies), seguido por el sector de Tezhumake (8 especies), mientras que los sectores Wiwa y Adán presentaron la menor riqueza (7 especies cada uno) (Tabla 2). Los estimadores de Riqueza Chao cuantitativo y Bootstrap, reflejaron un número de especies similar al reportado en campo (Tabla 3), indicando que la mayoría de especies presentes en cada sector fueron detectadas.

(20)

Figura 2. Porcentaje de especies por familia de anuros registrados en la cuenca del río Buritaca, Sierra Nevada de Santa Marta.

Figura 3. Curva de acumulación de especies para los anuros en la cuenca del Río Buritaca, Sierra Nevada de Santa Marta: ▲Jack 2, ■Jack 1 ● Singletons ♦ Sobs ○ Doubletons.

Dendrobatidae 12%

Hemiphractidae 6%

Hylidae 13%

Centrolenidae 6%

Leptodactylidae 19%

Bufonidae 13%

Strobomatidae 31%

0 5 10 15 20 25

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

Numero de muestras

Riqueza acumulada

(21)

En términos de la similaridad entre sectores, la mayor similaridad se encontró entre Tezhumake y Adán con una similaridad del 57.8%. Seguido por los sectores de Adán y Wiwa con 53.3% de similaridad. A diferencia de éstos, el sector de Ciudad Perdida tuvo el valor más bajo de similaridad, al compartir sólo tres especies con los sectores Tezhumake y Adán; y dos con el sector Wiwa. En términos generales, el área de estudio presenta valores altos de equitabilidad (J> 0.8) lo que podría ser debido a la alta abundancia de pocas especies y a una cantidad considerable de especies con baja abundancia.

Tabla 3. Riqueza observada y estimada de anuros registrados en la cuenca del Río Buritaca, en áreas de bosque ripario (Tezhumake), bosque maduro (Ciudad Perdida), potreros (Wiwa), y matriz de cultivos-bosques (Adán).

Tezhumake Ciudad Perdida Wiwa Adan

Sobs 8 9 7 7

Chao quant 8.83 (90.6%) 9.75 (92.3%) 7 (100%) 7 (100%)

Bootstrap 9.2 (86.95%) 10.09 (89.19%) 7.14 (98.03%) 7.48 (93.58%)

Abundancia relativa

Los valores de abundancia relativa obtenidos en los cuatro sectores no presentaron diferencias significativas entre sí (H = 3.5, n = 64, p = 0.68). La especie Cryptobatrachus boulengeri mostró la mayor abundancia relativa, con valores altos de Ar en los sectores de Tezhumake (Ar = 0.91) y Adán (Ar = 0.83). Colostethus ruthveni presentó una mayor abundancia en Ciudad Perdida (Ar = 0.87) y alrededor de Adán (Ar = 0.72), principalmente alrededor de las quebradas (Anexo 1).

Ikakogi tayrona y Pristimantis cristinae sólo fueron registradas en Ciudad Perdida, donde presentaron una abundancia significativamente alta (Ar = 0.91 para ambas especies). Las otras cuatro especies de Pristimantis también se encuentra restringidas a Ciudad Perdida y son menos abundantes: P. tayrona (Ar = 0,5), Pristimantis. sp (Ar = 0.41), P. sanctamartae (Ar = 0,33) y P.

ruthveni (Ar = 0.12) (Anexo 1).

Las otras especies fueron registradas en los sectores de Tezhumake, Wiwa y Adán, y en general tuvieron abundancias relativas bajas. De estas, Rhinella marina, Dendrobates truncatus, Hypsiboas crepitans, Leptodactylus savagei y L. fuscus fueron avistadas en más de un sector. Scinax ruber y Leptodactylus poecilochilus sólo fueron registradas en una locación y presentaron uno de los valores más bajos de abundancia (Ar = 0.16 y 0.13 respectivamente) (Anexo 1).

Especies indicadoras

De las especies presentes en la cuenca del río Buritaca seleccionamos cinco especies indicadoras:

Cuatro especies endémicas a la SNSM como indicadoras Positivo, y una especie de amplia distribución en el Neotrópico como indicador Negativo (Tabla 4).

(22)

Tabla 4. Listado de especies indicadoras reportadas en la cuenca media del río Buritaca (Estatus IUCN: EN: En peligro, VU: Vulnerable, NT: Casi-amenazada, LC: menor preocupación DD: Datos deficientes). Todas las especies menos Leptodactylus fuscus son endémicas a la Sierra Nevada de Santa Marta.

Familia Especie

Tipo de Indicador

Estatus IUCN

Distribución en la Cuenca

Dendrobatidae Colostethus ruthveni Positivo EN Común

Hemiphractidae Cryptobatrachus boulengeri Positivo EN Abundante

Centrolenidae Ikakogi tayrona Positivo VU Rara

Leptodactylidae Leptodactylus fuscus Negativo LC Poco común

Strobomatidae Pristimantis ruthveni Positivo EN Rara

Pristimantis tayrona Positivo NT Rara

Pristimantis cristinae Positivo DD Rara

Pristimantis sanctamartae Positivo NT Rara

D i s c u s i ó n

La metodología utilizada permitió registrar en 17 días de muestreo (204 horas/hombre), cerca del 85% de las especies esperadas para esta zona según las curvas de acumulación de especies. En términos generales se pudo registrar el 32.7% del total de 49 especies de anuros reportados para la SNSM y el 42.1% de las 19 especies endémicas de este macizo. Aumentando el esfuerzo de muestreo e incluyendo áreas a mayores alturas dentro de la cuenca del río Buritaca, se incrementaría la probabilidad de encontrar otras especies, como Pristimantis megalops, P. insignitus, P.

carmelitae (endémicas) y algunas de las especies del género Atelopus como A. laetissimus y A.

nahumae que están presentes a mayores alturas.

Todas las especies endémicas registradas en este estudio presentan algún grado de amenaza. Las especies Cryptobatrachus boulengeri, Colostethus ruthveni y Pristimantis ruthveni están categorizadas como especies en peligro (EN), debido a que su distribución está restringida a un área menor a 5000 km2, mientras Ikakogi tayrona está categorizada como vulnerable (VU). Pristimantis tayrona y P. sanctamartae están categorizada como casi amenazadas (NT), y P. cristinae está en la categoría de Datos Deficientes (DD). La conservación de los ecosistemas naturales en las cuencas como la del río Buritaca es de gran importancia ya que permite la subsistencia de las poblaciones de anfibios, organismos sensibles al deterioro de hábitats y ecosistemas (Galeano et al. 2006, Rueda- Almonacid et al. 2004). Actualmente en la cuenca del río Buritaca se promueve el ecoturismo, que ha contribuido a la disminución de talas, quemas y la contaminación de aguas destinadas a cultivos y ganadería. El mantenimiento de áreas boscosas en esta cuenca, evita la pérdida de hábitat y la

(23)

colonización de especies adaptadas a zonas abiertas que podrían aumentar la competencia y reemplazar a especies propias de la zona (Vargas & Bolaño 1999).

Intervención antrópica y su relación con los anfibios

Debido a actividades propias de los habitantes de la región, cada sector estudiado ha sido intervenido, generando algún grado de perturbación que se refleja principalmente en cambios a la cobertura vegetal. La supervivencia de anfibios en ambientes perturbados se logra a través de las diferencias en el uso de hábitats a nivel intra e interspecífico, por esta razón, en ambientes tropicales la competencia entre los diferentes grupos de anfibios se ve mediada por la distribución de las especies en gradientes espacio-temporales (Cáceres-Andrade & Urbina-Cardona 2009).

La riqueza de especies entre los bosques secundarios (Ciudad Perdida), la matriz bosque-cultivos (Adán), potreros (Wiwa) y vegetación riparia (Tezhumake), no presentó una variación significativa, sin embargo, la composición si presentó variación a medida que cambiaba el gradiente altitudinal y el grado de intervención. El análisis de similitud de la anurofauna muestra similitudes en composición entre el sector de Tezhumake (vegetación riparia) y Adán (matriz bosque-Cultivos), mientras que Ciudad Perdida mostró el menor porcentaje de similitud en relación con los otros sectores, lo que puede estar reflejando la diferencia altitudinal. Estas diferencias también pueden estar asociadas a la estructura vegetal y a los microhabitats disponibles en determinada área. Por ejemplo, una mayor cobertura del dosel genera temperaturas más estables y bajas en los bosques y mayor aporte de hojarasca (Cáceres-Andrade & Urbina-Cardona 2009). Variables como la temperatura y humedad relativa influyen mucho en la ecofisiología de los anuros, razón por la cual la diversidad de estos tiende a aumentar en ambientes húmedos y con mayor disponibilidad de microhabitats (Pough et al. 1998, Urbina-C & Londoño-M. 2003).

De los cuatro sectores visitados, Ciudad Perdida presentó el mayor número de especies registradas y la mayor tasa de endemismo (8 especies de las 9 reportadas) (Tabla 5). Este hecho puede estar asociado no sólo a las características de la vegetación y la altura, sino también a que el sector se encuentra dentro un área protegida, donde se evita la tala, la quema de bosques y se promueve su conservación.

Tabla 5. Número de especies totales, endémicas, especies compartidas y especies exclusivas en cada sector visitado.

Adán Wiwas Tezhumake Ciudad Perdida

No. especies (No. esp.

endémicas) 7 (2) 7 (1) 8 (2) 9 (8)

Especies en común 2 2 2 2

Especies exclusivas 1 0 1 6

(24)

En las zonas abiertas como potreros (Wiwa) y cultivos (Adán) se registró un menor número de especies (7 especies para los dos sectores), en su mayoría colonizadoras que han logrado adaptarse a esos ambientes (Tabla 5). Ambos sectores se encuentran ubicados en zonas bajas, donde se observaron especies típicas como Hypsiboas crepitans, Leptodactylus savagei, Leptodactylus fuscus y Rhinella marina que son las especies predominantes. La presencia de estas especies, puede estar asociada a los modos reproductivos que presentan. Por ejemplo, las especies de Leptodactylidae hacen nidos de espuma para proteger a las larvas de la desecación y depredación, aumentando así el éxito de su desarrollo. Estas especies son características de zonas abiertas de pastizal y pantanos, y realizan sus posturas en charcas permanentes (Cuentas et al. 2002). Especies como Leptodactylus fuscus y R. marina pueden servir de indicadores del nivel de perturbación en los hábitats de la región (Cáceres-Andrade & Urbina-Cardona, 2009), debido a sus hábitos generalistas y adaptabilidad a diferentes ambientes.

Figura 4. Posturas izquierda a derecha: Leptodactylus savagei; Leptodactylus fuscus; Hypsiboas crepitans; Rhinella marina.

Especies de interés para el turismo

Promover el avistamiento de anfibios como una actividad turísticas sería una buena herramienta pedagógica para sensibilizar al público general sobre la biodiversidad de la SNSM. Se podrían tener en cuenta las especies endémicas como Ikakogi tayrona y Cryptobatrachus boulengeri, que hacen parte de la fauna única de la SNSM y cuentan con poblaciones abundantes fáciles de observar.

Además de esto, son especies interesantes y llamativas debido a su coloración. Las especies comunes como Hypsiboas crepitans, Dendrobates truncatus, Rhinella marina, Leptodactylus savagei y L. fuscus son fáciles de observar y de escuchar en las zonas del recorrido y en las cabañas de descanso. La programación de recorridos nocturnos para el avistamiento de anuros (y mamíferos) sería una actividad interesante que permitiría al turista reconocer la anurofauna típica de la SNSM así como observar aspectos ecológicos de las especies (cantos, amplexus, etc).

Planes de monitoreo

Las especies endémicas utilizadas como indicadoras de calidad de hábitats en la cuenca del Buritaca, carecen de información básica (ecología, distribución e historia natural) que pueda contribuir al conocimiento de sus requerimientos ecológicos y su conservación. Debido a esto, la implementación de monitoreos en diferentes épocas del año puede generar una aproximación al

(25)

estado actual de las poblaciones. El declive de poblaciones de anuros se puede dar por varios factores como la llegada de especies invasoras (La Marca y Reinthaler 1991, Young et al. 2001, Ron et al. 2003), una mayor radiación ultravioleta (Blaustein et al. 1994, Lizana y Pedraza 1998), el cambio climático (Daszak et al. 2005, Pounds et al. 2006, Lampo et al. 2006), y diferentes agentes patógenos como el Batrachochytrium dendrobatidis (Pounds et al. 2006, Lips et al. 2006).

Por esta razón, un programa de monitoreo podría generar la información necesaria para determinar qué factores podrían estar afectando a las diferentes especies e implementar planes que contribuyan a la conservación y mantenimiento de las diferentes poblaciones.

Recomendaciones

Se sugiere aumentar el esfuerzo de muestreo en la zona, abarcar ecosistemas de gran importancia como los Páramos con el fin de registrar especies en peligro crítico como las especies del género Atelopus presentes en la SNSM. De igual forma para próximos estudios sería pertinente y útil abarcar otros grupos de la herpetofauna como serpientes y lagartos los cuales también tienen un porcentaje significativo en endemismo para la SNSM. En el caso particular de las serpientes, durante el recorrido turístico es común encontrar serpientes tanto venenosas como no venenosas y la creación de fichas para observación sería de gran utilidad para los turistas nacionales e internacionales.

Ikakogi tayrona – una especie endémica a la Sierra Nevada de Santa Marta, potencialmente de gran interés para el turismo.

© Nick Bayly

(26)

B i b l i o g r a f i a

Blaustein A. R., J. M. Romansic, E. A. Scheessele, B A. Han, A. P Pessier, y J. E. Longcore.

2005. Interspecific variation in susceptibility of frog tadpoles to the pathogenic fungus Batrachochytrium dendrobatidis. Conservation Biology 19: 1460-1468.

Bernal-Caro, A. 1991. Herpetology of Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. A biogeographical analysis. Univesristy Microfilms International. A Bell & Howell information Company.

Carbonó, E & G. Lozano-Contreras. 1997. Endemismos y otras singularidades de la Sierra Nevada de Santa Marta , Colombia. Posibles causas de orígenes y necesidades de Conservarlos.

Revista Academica Colombiana de Ciencias. Volumen XXI Número 81: 409-419.

Crump, M.L., & N.J. Scott.1994. Standard techniques for inventory and monitoring. Pp. 77- 171 .Heyer, M. A., R.W. Donelly, L.A. Mcdiarmid, C. Hayek & M.S. Foster. (eds).

Measuring and Monitoring Biological

Cuentas, D., R. Borja., J. D. Lynch., J. Renjifo. 2002. Anuros del departamento del Atlántico y Norte de Bolívar. Universidad del Atlántico. Editorial Cencys 21. Primera edición.

Barranquilla. Colombia 117p.

Daszak, P., Scott, D. E., Kilkpatrick, A. M., Faggioni, C., Gibbons, J. W. y Porter, D. 2005.

Amphibian population declines at the Savannah River site are linked to climate, not Chytridiomycosis. Ecology 86: 323–323.

Galeano, S. P., Urbina, J. C., Gutierrez-C., P.D.A,Rivera-C, M y Páez, V. 2006. Los anfibios de Colombia, Diversidad y estado del Conocimiento. Tomo II 92-104p en: Chavez, M. E.

y Santamaría M (eds). 2006. Informe sobre el avance en el conocimiento y la información de la biodiversidad 1998 -2004. Insitituo de investigfaciones de Recursos Biologicos Alexander Von Humboldt, Bogotá D.C. Colombia 2 tomos.

Galvis, P, A., Mejía, A., Rueda-Almonacid, J. V. 2011. Fauna Silvestre de la Reserva Forestal Protectora Montes de Oca. Corpoguajira- Colombia en Hechos. Primera edición. 102- 103 p.

Guayasamin, J.M., S, Castroviejo-Fisher., L, Trueb., J, Ayarzaguena., M, Rada & C , Vilá.

2009. Phylogenetics sistematics of glassfrog (Amphibia: Centrolenidae) and their sister taxon Alloprhyne ruthveni. Zootaxa 2100: 1-97.

Hernandez-Camacho, J. & H. Sanchez. 1992. Biomas terrestres de Colombia. En: Halfter. La diversidad biologica de iberoamérica I: Acta Zoologica Mexicana: 153-173 p.

Kaplan, M. 1997. A new specie of Colostethus from sierra nevada de Santa Marta (Colombia) with comments on intergeneric relationships within the Dendrobatidae. Journal of Herpetology 31: 369-375.

La Marca, E. y H. P. Reinthaler. 1991. Population changes in Atelopus species of the Cordillera de Mérida, Venezuela. Herpetological Review 22: 125-128.

(27)

Lampo M., A. Rodríguez-Contreras, E. La Marca, y P. Daszak. 2006. A chytriomycosis epidemic and a severe dry season precede the disappearance of Atelopus species from the Venezuelan Andes. Herpetological Journal 16: 395-402.

Lips K. R., F. Brem, R. Brenes, J. D. Reeve, R. A. Alford, J. Voyles, C. Carey, L. Livo, A. P.

Pessier, y J. P. Collins. 2006. Emerging infectious disease and the loss of biodiversity in Neotropical amphibian community. Proc. Natl. Acad. Sci. 103: 3165-3170.

Lizana, M., y E. M. Pedraza. 1998. The effects of UV-B radiation on toad mortality in mountainous areas of Central Spain. Conservation Biology 12: 703-707.

Lynch, J.D. and Ruiz-Carranza, P.M. 1985. A synopsis of the frogs of the genus

Eleutherodactylus from the Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. Occasional Papers of the Museum of Zoology of the University of Michigan:1-59.

Lynch, J. 2008. A taxonomic revision of frogs of the genus Cryptobatrachus (Anura:

Hemiphractidae). Zootaxa 1883: 28-68.

Magurran, A. 2004. Measuring biological diversity. Blackwell Publishing

Márquez, G., 2004. Mapas de un fracaso: Naturaleza y conflicto en Colombia. Instituto de Estudios Ambientales Universidad Nacional de Colombia – Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Bogotá.

Medina-Rangel, G. F., G. Cárdenas-Arevalo & O.V. Castaño-Mora. 2011. Anfibios y Reptiles de los alrededores del complejo cenagoso de Zapatosa, departamento del Cesar, Colombia.

En: J.O. Rangel-Ch. (Ed). Colombia Diversidad Biotica. Publicación Especial No.1.

Grupo de Biodiversidad y Conservación, Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia-CORPOCESAR, Bogotá D.C., Colombia. 30p.

PROSIERRA. 1998. Evaluación Ecológica Rápida de la Sierra Nevada de Santa Marta. Definición de Áreas Críticas Para La Conservación en la Sierra Nevada de Santa Marta. Fundación Pro-Sierra Nevada. Santa Marta. Ministerio del Medio Ambiente. UAESPNN. The Nature Conservancy, USAID, Embajada de Japón.

Pough F. H., RM., Andrews, J.E., Cadle., M. L., Crump, A. H., Savitsky, K. D., Wells. 1998.

Herpetology. Prentice hall New Jersey, 577.

Pounds J.A., M.R. Bustamante, L.A. Coloma, J.A. Consuegra, M.P.L. Fogden, P.N. Foster, E.

La Marca, K.L. Masters, A. Merino-Viteri, R. Puschendorf, S.R. Ron, G.A. Sanchez- Azofeifa, C.J. Still y B.E. Young. 2006. Widespread amphibian extinctions from epidemic disease driven by global warming. Nature 439: 161-167

Rangel-Ch, O & Garzón-C. A. 1995. Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia (Con énfasis en la parte norte Transecto del río Buritaca-La cumbre) En: Ranjel-Ch, J. 1995. Colombia Diversidad Biotica I. pag: 155-170

Renjifo, J. M & M, Lundberg. 1999. Guía de campo Anfibios y Reptiles de Urrá.

Editorial Colina. Primera Edición, Medellín, Colombia.

(28)

Renjifo, J. M., C. A Lasso., M. A. Morales-Betancourt. 2009. Herpetofauna de la Estrella fluvial de Inírida (Ríos Inirida, Guaviare, Atabapo y Orinoco), Orinoquía Colombiana: lista preliminar de especies. Biota Colombiana 10: 171-178.

Ron S. R., W. E. Duellman., L. E. Coloma., y M. Bustamante. 2003. Population decline of the Jambato toad Atelopus ignescens (Anura: Bufonidae) in the Andes of Ecuador.

Conservation Biology 12:106-117

Rueda-Almonacid, J.V., Lynch J. D & Amezquita, A (eds). 2004. Libro rojo de anfibios de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia. 348p.

Rueda-Solano B. & Castellanos-Barliza G. 2010. Herpetofauna de Neguanje, Parque Nacional Natural Tairona, Caribe Colombiano. Acta biológica Colombiana 15 (1): 195-206.

Ruiz-Carranza, P.M. & Lynch, J.D. 1991. Ranas Centrolenidae de Colombia II. Nuevas especies de Centrolene de la Cordillera Oriental y Sierra Nevada de Santa Marta. Lozania 58: 1–26.

Ruthven, A. G. 1922. The amphibians and Reptiles of the Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. University of Michigan.

Saunders D., R. Hobbs & C. Margules, 1991. Biological consequences of ecosystem fragmentation: A review. Conservation Biology 5: 18-32.

Scott, N.J., Jr. 1976. The abundance and diversity of the herpetofaunas of tropical forest litter.

Biotropica 8:41.

Señaris, J., & G. Rivas. 2006. Anfibios y reptiles de la cuencua alta del río Paragua, Estado Bolivar, Venezuela. Pp 135- 143. En: Evaluación rápida de la niodiversidad de los ecosistemas acuaticos de la cuenca alta del rio paragua. Estado Bolivar, Venezuela. J. C Señaris, C. Lasso, A. Florez (Eds). RAP Bulletin of biological Assessment 49.

Conservation Internacional. Washington D. C. USA.

Vargas, F. & M. E. Bolaños, 1999. Anfibios y reptiles presentes en hábitats perturbados de selva lluviosa tropical en el bajo Anchicayá, Pacífico colombiano. Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales 23: 499-511.

Villareal, h., m. Alvares, s. Cordoba, f. Escobar, g. Fagua, f. Gast, a. Mendoza, m. Ospina, a.

M. Umaña. 2004. Manual de inventarios de biodiversidad. Programa de inventario de biodiversidad. Instituto de investigaciones von Alexander Humboldt. Bogotá, Colombia.

Young, B.E., S.N. Stuart, J.S. Chanson, N.A. Cox & T.M. Boucher. 2004. Joyas que están desapareciendo: El estado de los anfibios en el Nuevo Mundo. NatureServe, Arlington, Virginia. 60 p. http://www.natureserve.org/publications/joyas_desapareciendo.pdf Zar, J.H. 1999. Biostatistical Analisis. 3ra Ed. Prentice Hall.

Consulta online redlist

Castro, F & J. Lynch 2004. Dendrobates truncatus. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened

(29)

Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 01 September 2012.

Lynch J., M. P. Ramírez Pinilla, M. Osorno-Muñoz, J. Vicente Rueda, A. Amézquita, M. C.

Ardila-Robayo. 2004. Colostethus ruthveni. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

Lynch J., M. P. Ramírez Pinilla, M. Osorno-Muñoz, J. V. Rueda, A. Amézquita, M. C.

Ardila-Robayo 2004. Ikakogi tayrona. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

Silvano D., C. Azevedo-Ramos, E. La Marca, P. Narvaes, I. di Tada, D. Baldo, F. Solís, R.

Ibáñez, C. Jaramillo, Q. Fuenmayor, & J. Hardy 2010. Rhinella granulosa. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>.

Downloaded on 01 September 2012.

Solís, F., R. Ibáñez, G Hammerson, B. Hedges, A. Diesmos, M. Matsui, J. Hero, S.

Richards, L. Coloma, S. Ron, E. La Marca, J. Hardy, R. Powell, F. Bolaños, G. Chaves, P. Ponce 2009. Rhinella marina. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species.

Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 31 August 2012.

Solís F., R. Ibáñez, G. Chaves, F. Bolaños, J. Savage, C. Jaramillo, Q. Fuenmayor, R.

Amanda E. A. Mijares 2004. .Leptodactylus poecilochilus. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 31 August 2012.

Solís, F., R. Ibáñez, C. Jaramillo, Q. Fuenmayor, C. Azevedo-Ramos, E. La Marca, L. A.

Coloma, S. Ron, J. Hardy, B. Hedges, B. Ibéné, M. Breuil, Robert Powell

2010. Scinax ruber. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1.

<www.iucnredlist.org>. Downloaded on 31 August 2012.

Ramírez Pinilla M. P., M. Osorno-Muñoz, J. V. Rueda, A. Amézquita, M. C. Ardila- Robayo 2004. Cryptobatrachus boulengeri. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012

Ramírez Pinilla M. P, Mariela P., M. Osorno-Muñoz, J. V. Rueda, A. Amézquita, M. C.

Ardila-Robayo. 2004. Pristimantis ruthveni. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

Ramírez Pinilla M. P, Mariela P., M. Osorno-Muñoz, J. V. Rueda, A. Amézquita, M. C.

Ardila-Robayo 2004. Pristimantis sanctaemartae. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

Ramírez Pinilla M. P, Mariela P., M. Osorno-Muñoz, J. V. Rueda, A. Amézquita, M. C.

Ardila-Robayo 2004. Pristimantis tayrona. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

Reynolds R., U. Caramaschi, A. Mijares, A. Acosta-Galvis, R. Heyer, E. Lavilla, J. Hardy 2004. Leptodactylus fuscus. In: IUCN 2012. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 10 August 2012.

(30)

LAS AVES DE LA CUENCA DEL RÍO BURITACA, SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA, COLOMBIA

Hernan Arias & Nicholas Bayly1

Email: hederar@yahoo.com & nick.bayly@selva.org.co

1SELVA: Investigación para la conservación en el Neotrópico

R e s u m e n

Durante aproximadamente 50 días de muestreo entre junio y agosto 2012 en la cuenca del río Buritaca, registramos 213 especies de aves. Los muestreos no incluyeron el periodo en que las aves migratorias Neotropicales están presentes, o alturas mayores a los 1.700 m, por lo que esperamos que el total de especies para la cuenca sea mayor a 300. Este total de especies (>300) equivaldría a un aproximado de la mitad de las especies conocidas para la SNSM y sus alrededores, convirtiendo a la cuenca del río Buritaca en una zona muy importante para la biodiversidad de aves en la región. Detectamos seis especies de aves endémicas a la SNSM, una de las cuales está clasificada como vulnerable a la extinción y dos como casi amenazadas. En adición a estas especies endémicas registramos dos especies más que se encuentran bajo algún grado de amenaza (Ara militaris y Aburria aburri).

Aunque los diferentes sectores incluidos en el estudio muestran fuertes diferencias en la composición del hábitat y el grado de intervención, no encontramos diferencias significativas entre su riqueza y diversidad de especies. La alta riqueza de especies encontrada en algunos sectores con grandes extensiones de cultivos, puede ser explicada por el mosaico de hábitats que presentan, por lo que además de sustentar especies de hábitats abiertos, sustentan especies asociadas a los bosques. Dentro de las especies registradas, identificamos seis especies o grupos de especies que pueden servir como indicadoras de la salud de los hábitats naturales de la cuenca, y 11 especies de gran interés para el turismo. Recomendamos que se realicen muestreos adicionales de las aves migratorias en los meses en que están presentes, y de las especies endémicas y amenazadas asociadas a bosques montanos en alturas mayores de 1.700 m. Finalmente, consideramos urgente que se realicen más censos para evaluar el estatus del Paujil de pico azul (críticamente amenazado) en la cuenca.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :