La Educacion de La Juventud Un Arma Contra La Iglesia y La Ciudad de Dios

49 

Texto completo

(1)c  c    

(2) 

(3) c c c   c c c    c            c  

(4)

(5) c

(6)  

(7) c !c" !   

(8) 

(9) 

(10) 

(11) #  ! c     °  

(12) .                      En el capítulo XVIII del Apocalipsis de San Juan, leemos un texto harto interesante que hay que meditar: "Gritó con potente vos un ángel que bajó del Cielo iluminando la Tierra: Cayó, cayó la Gran Babilonia. Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de toda clase de espíritus inmundos, en guarida de toda clase de aves inmundas y detestables. Porque del vino de sus prostituciones, han bebido todas las naciones, y los reyes de la Tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la Tierra se han enriquecido con su lujo desenfrenado. Luego oí otra voz que decía desde el Cielo:       ! "# $ # %#  &! # ' ()  *#$ *   !  * # + # * %* % !  ( . Porque sus pecados se han amontonado hasta el Cielo y Dios se ha acordado de sus iniquidades". El aviso es apremiante. Es $%&%. El pueblo de Dios, debe salir, debe abandonar y alejarse de la Gran Babilonia. ¿Pero, dónde mora el pueblo de Dios?, he aquí una aterradora conclusión. El pueblo de Dios mora en la Iglesia de Jesucristo. La Iglesia ha sido invadida por toda clase de demonios -¿se puede tomar esta afirmación en forma textual?-, de espíritus inmundos y de aves detestables e inmundas. Esa Babilonia ha hecho beber del vino de sus prostituciones a todas las naciones. El participar de sus abominaciones condena a ser alcanzado por las plagas que sobre ella caerán. En el mismo texto del Apocalipsis se infiere con toda claridad que esa "Gran Babilonia" es la "Gran Prostituta" o la "Gran Ramera" apocalíptica. Que es madre de todas las abominaciones. De toda prostitución. En otras palabras: los hijos de Dios han de convivir por un tiempo con los hijos de Satanás introducidos en la Iglesia de Dios, invadiendo el Santuario, pero deben ser abandonados. Hay que alejarse de ellos con rapidez. La ruina está decretada, la destrucción ha de sobrevenir rápidamente y caerá como cuando se arroja una enorme piedra de molino al fondo del mar (Apoc. XVIII, 21). Y así como San Pedro en su Epístola profetiza que el mundo será purificado y castigado por sus pecados por el fuego que lo disolverá todo, San Juan anuncia que la Gran Prostituta, también será castigada y destruida por el fuego (Apoc. XVIII, 9 y 18), pues sus enemigos aunque se valieron de ella para prostituir a los hombres, no dejarán de odiarla por lo que fue, y así, comerán sus carnes y la destruirán por el fuego (Apoc. XVII, 16 y 17). Debe ubicarse con toda exactitud el lugar y asiento de la Gran Ramera del Apocalipsis. ¿De dónde tienen que alejarse con gran premura los hijos de Dios, los que siguen fieles al Cordero a donde quiera que El vaya, según dice el Apocalipsis?, de la Iglesia de Roma. Esto es indiscutible aunque parezca doloroso. En el comentario que hace la Biblia comentada de Torres Amat al v. 1 del Cap. XVII del Apocalipsis, dice:.

(13) "La gran ramera Babilonia, es representante del mundo anticristiano (San Agustín), en particular de la ciudad de Roma (San Jerónimo), levantada sobre siete montes (Apoc. XVII, 9). En tiempo de San Juan, Roma era capital del mundo y centro de toda lujuria. Varios autores, entre ellos San Roberto Belarmino, creen que tal vez en los últimos tiempos Roma volverá a jugar el mismo papel que en los tiempos de los emperadores romanos". "También San Pedro entiende por Babilonia a la ciudad de Roma". "Isaías y Nahúm usan igual figura para Tiro y para Nínive". Tenemos la palabra infalible de la santísima Virgen que en sus apariciones a Melania y Máximo les dijo en La Sallete: "Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del Anticristo". No hay duda, pues, de que el Apocalipsis se está refiriendo a la sede misma de la Iglesia Católica en la que logra entronarse el Anticristo. El Anticristo dirige la marcha de las cosas usurpando la máxima sede de la Iglesia. Por eso a San Juan en Apocalipsis lo asombra sobremanera ver a la Ramera y a la Bestia juntas. Por eso Torres Amat a este texto del Cap. XVII comenta: "Juan había visto a la bestia (13, 1), pero no a la mujer. Su grande asombro, explican comentaristas, procede de verlas juntas", y añade: "Esta visión es hoy todavía llena de oscuridad para nosotros, al punto de que este pasaje es la parte más difícil del Libro entero (Filión)". Pero las profecías se aclaran cuando se cumplen, siempre y cuando se les considere desde una perspectiva correcta. Ahora sabemos que indudablemente el Anticristo y sus corifeos ocuparán los puestos de mando de la Iglesia. El ángel que baja del Cielo dice que Babilonia "ha caído", es claro que no se refiere a su destrucción que vendrá después, sino su apostasía. El trono de la Bestia se oscurece. Una intensa tiniebla lo rodea. Esta es una de las plagas últimas. Las copas que el ángel va derramando sobre el mundo y sobre los hombres cuando ya se comienza a preparar la Parusía y la hora de Dios. San Pablo en su segunda Epístola los fieles de Tesalónica, les dice que el Anticristo llegará a sentarse en el Templo de Dios usurpando la gloria, por medio del engaño y la seducción. Es la última apostasía de los hombres que reciben y aplauden al enviado del Diablo que viene a los suyos tan numerosos como las arenas del mar, dice San Agustín. Es la revolución y la rebeldía total contra Dios, que se ve obligado a destruir al hombre. Esta rebeldía comenzó en el Paraíso (Gen. 3), y se repitió diez y seis siglos más tarde en Diluvio (Gen. 4-7) del que Dios solamente salva a la familia de Noé. Cuatro siglos más tarde, el hombre cae nuevamente en la apostasía con la torre y la ciudad de Babel (Gen. 8-11). Después de la elección de Abrahán, la era de los patriarcas termina completamente paganizada en la esclavitud de Egipto (430 años) y después de quince siglos, el pueblo elegido de Israel, seducido por sus jefes político-religiosos, puso en la Cruz a su Mesías que por tantos siglos esperaron. ¿Habrían de ser más fieles los pueblos de todas las naciones cuando la Obra de Cristo, Su Iglesia se extendiera por todas las naciones para llevar a todos la salvación?, desgraciadamente no. La destrucción merecida desde el Paraíso que sólo se aplazó en vista al futuro Redentor, a Su santísima Madre y a los elegidos, cuando su número fuera completado, tendría lugar luego de la aparición del Mesías, de la santa Virgen y de los elegidos inscritos en el libro de la vida. Estos son los que voluntariamente por amor a Dios se han sustraído de la solidaridad del pecado. Los que han renunciado y se han apartado de la ciudad de Satanás príncipe de este mundo que da gusto al vientre y a la carne. La caída de Roma en manos del Anticristo es un proceso histórico que va corrompiendo y avanza como una mancha de aceite por la infidelidad de los hombres a la Doctrina eterna del Magisterio. Crece silenciosamente, en el secreto. Va contaminando los órganos vitales e internos primero, antes de manifestarse. Ese gran poder de Satanás lo ha adquirido porque el hombre se lo entregó voluntariamente prefiriendo ser hijo de la ira que hijo de Dios. Primero la infiltración fue secreta, bajo el agua, en la oscuridad de las conciencias y de las instituciones y luego fue desembozada. Mostró su verdadero rostro cuando ya no había esperanza de solución. Así lo dice San Pío X cuando denuncia el mal apenas detectado, pero demasiado tarde. El alerta de una sociedad clandestina que han formado los enemigos que se encuentran dentro de la Iglesia con el fin de destruirla, con una influencia que ya todo lo contaminaba.. c   '( El día primero de septiembre del año 1910, San Pío X publicó un ÷otu Proprio en el que dice: "Los modernistas -que en nuestros días han sido llamados progresistas-, cuya personalidad fue descrita en la Encíclica PASCENDI DO÷INICI GREGIS, no han dejado de maquinar para perturbar la paz en la Iglesia. Tampoco han.

(14) cesado de atraerse nuevos adeptos, Î,  - . Clandestina o secreta es lo mismo. Los modernistas o progresistas pertenecen a una sociedad secreta que han formado para destruir a la Iglesia. Entonces, el Papa santo denuncia en sentido estricto, lo que en la Encíclica sólo insinúa, publicada tres años antes. Por medio de esta sociedad secreta "inyectan en las venas de la sociedad cristiana el virus de su doctrina". Si se analiza el texto de la Encíclica, no se hallará nada que denuncie con plena claridad a una sociedad secreta, pero se repetirá en varias ocasiones la acción "oculta" de los modernistas o progresistas. Con la referencia a una )%**%)%& denunciada en 1910, varios párrafos de la PASCENDI adquieren una explicación más profunda y dramática. En el párrafo uno de la Encíclica dice el Papa santo: "...en estos últimos tiempos ha crecido,  , /0  ,   ,   *1  *, los cuales   , 2 y llenas de perfidia se esfuerzan por aniquilar   2   , y hasta por destruir totalmente, si les fuera posible el Reino de Jesucristo... Lo que sobre todo exige de Nos que rompamos sin dilación el silencio, es que hoy no es menester ya ir a buscar a los fabricadores de errores   , 3   y ello es objeto de grandísimo dolor y angustia     ,     ,  ,4 5    , . ¿Qué es "extraño"?, raro, singular, extraordinario, insólito, ajeno, impropio. ¿Cuáles son las energías vitales de la Iglesia?, ¿de dónde obtiene la Iglesia sus %%$+ ,&-% que la hacen indestructible?, indudablemente de los Sacramentos y del santo Sacrificio de la Misa, principalmente. San Pío X denuncia que estos hombres "" en el seno y gremio de la Iglesia, quieren destruir los Sacramentos y la Misa. No se puede entender de otra manera. Y los llama hipócritas, porque dice que son más peligrosos cuando lo son menos descarados. Es decir, que exteriormente aparentan una cosa, pero en el secreto de su sociedad anticristiana son enemigos de la Cruz de Cristo. La táctica de los enemigos de la Iglesia fue matar a los fieles, perseguirlos violentamente. Esto les dio resultado, porque la sangre de los mártires, es semilla de cristianos. Luego la táctica fue otra: iremos dentro de la Iglesia y envenenaremos a sus fieles y les arrancaremos la Fe y los llenaremos de dudas y así crearemos cismas que la dividan por todas partes. Los resultados no fueron tan satisfactorios, porque la Iglesia siempre se fortalecía ganaba millones de adeptos por todos lados y recuperaba parte de los fieles que la habían abandonado. Entonces, se dijo después: penetremos en la Iglesia, pero permanezcamos dentro y hagamos que aceptamos su autoridad, pero dentro podremos corromper al pueblo generalmente ignorante así toda ella será destruida. Con la denuncia del Papa de 1910, todo esto se ve ya con claridad meridiana. Cristo dejó en Su Iglesia todos los recursos para que siguiera por siempre ama y señora de las naciones, pero la traición de los hombres, la rebeldía de los hombres, la ignorancia muchas veces -yo diría la mayoría de las veces-, de los hombres que pierden el interés por las cosas de Dios, la revolución de los hombres contra la organización social preceptuada por Dios dejó a la Iglesia anemiada para luchar contra los enemigos que la rodeaban y que se amontonaban más y más mientras los pecados eran más numerosos. Los mismos hombres le entregan el poder a Satanás, pero el Apocalipsis sentencia: OAy de la Tierra y del mar! porque el Diablo ha bajado donde vosotros con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo" (Cap. XII, 12). Pero esta es la obra del hombre no de Dios. Su palabra anuncia esto, no para que suceda, sino porque va a suceder lo anuncia como una advertencia a una humanidad sorda, rebelde, ciega y apóstata. Pero esta vez la apostasía, y la rebelión, y la revolución contra la divina Sabiduría es mundial. Se trata de la Apostasía final. Entonces el hombre y la Tierra serán destruidos. Satanás al frente de sus aliados que son numerosos como las arenas del mar, pretende hacerle la guerra a Dios. Hasta la idea de Dios quieren destruirla entre los hombres. Igualmente, en el mismo número uno de la Encíclica dice: "Hablamos, Venerables Hermanos, de un  ,  - , lo que es aún más deplorable, 6  , los cuales so pretexto de amor la Iglesia, ...impregnados hasta la médula de los huesos con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo,    ,        Î      6  ,4    #  7       .

(15) 2 8, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre". Una falange es un cuerpo de infantería pesadamente armado que formaba la principal fuerza de los ejércitos de Grecia. También dice el Diccionario de la lengua que es un conjunto numeroso de personas unidas en cierto orden para lograr el mismo fin. La palabra usada por el Papa los define exacta y correctamente. Están pesadamente armados. Es la principal fuerza contra la Iglesia que dirige su demolición. Todos tienen un mismo fin y están organizados en cierto orden. Tienen sus jerarquías secretas desde las más altas hasta los simples soldados rasos. No cabe duda. La Iglesia es infiltrada por asaltantes audaces, hipócritas y poderosos. Hipocritísimas, porque se presentan al exterior como restauradores de la Iglesia lo cual parece bueno y saludable, pero la verdad es que quieren destruirla. Odian a la Iglesia y odian a su Fundador del que dicen que es un hombre nada más. No puede haber un odio más profundo contra Dios. Asaltan todo cuanto hay de más sagrado. Entonces, pretenden una demolición total. Introducen en sus filas al pueblo ignorante como un castigo de la divina Justicia por sus pecados y por su desinterés en las cosas de Dios, a todos los imbéciles que los secundan en la obra demoledora. En el número 2 de la Encíclica dice lo siguiente: "Tales hombres se extrañan de verse colocados por Nos   ,   . Pero no se extrañará de ello nadie que,...conozca sus doctrinas y su ,  6   . Son seguramente enemigos de la Iglesia y no se apartará de lo verdadero quien dijere que esta no los ha tenido peores. Porque, en efecto, como ya hemos dicho,  ,        Î   : en nuestros días el peligro está casi en las entrañas de la misma Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es  ,4 2  ,4  Î     Para que sea posible darle al error la apariencia de la verdad, es necesario conocer la verdad perfectamente bien. Estos hombres conocen perfectamente la verdadera Doctrina eterna de la Iglesia. Si no la conocieran no podrían fabricar una doctrina que pareciendo verdad, tenga la ponzoña de la falsedad y de la ambigüedad. Por eso dice el Papa que estos hombres se hacen todavía más peligrosos cuanto más conocen a la Iglesia. Se introducen con el fin de destruirla. Una vez en puestos de cierta importancia ayudan a sus compañeros de secta a subir a puestos de mayor importancia y así van avanzando como una falange pesadamente armada y en orden de batalla. Entre ellos se alaban y se soplan mientras desprestigian y relegan a los verdaderos luchadores católicos. Así lo denuncia el Papa santo en la Encíclica. En el mismo párrafo dice que estos hombres hacen todo esfuerzo posible para ganarse la estimación pública. Y a continuación dice algo que no solamente denuncia, aunque sin mencionarla, la existencia de una secta secreta, sino que ya anuncia la llegada de la apostasía del fin del mundo. Estas son sus palabras: "Por fin, y esto parece quitar  1  ,, sus doctrinas les han pervertido el alma de tal suerte, que desprecian toda autoridad y no soportan corrección alguna; y atrincherándose en una conciencia mentirosa,  ,  9        2  9 -         "   :    , ;,     ,4   6,   ,         . Se les arranca la máscara a los hipócritas, a los enemigos encubiertos, a los que aparentan ser buenos, pero son malos. Los buenos no necesitan de ninguna máscara. Ellos muestran su rostro verdadero como es. En cambio los enmascarados tienen por padre al Diablo que es "el padre de la mentira" -dijo Cristo-. Y no es solamente el "padre de la mentira", sino que es "homicida desde el principio". No asesinó a Adán o a Eva. Les mató el alma. Y los modernistas o progresistas son criminales que están matando el alma de los fieles católicos. ¿Qué crimen más horrendo comete el que le arranca una sola alma a Dios cuya gravedad es imposible de comprender?, ¿cuál es el castigo que merece un hombre que se atreve a enfrentarse a Dios de esta manera altanera?, y ¿cuál es la culpa de estos hombres-demonios que asesinan a millones de fieles católicos?, si la complicidad de los padres que saben que nuestros enemigos están asesinando el alma de sus hijos sin hacer absolutamente nada es un pecado horrendo, ¿cuál pecado será matar el Cuerpo místico de Cristo al privarlo de sus energías vitales?, ¿no es la humanidad cien años después de la PASCENDI, a la vista de los progresos del mal.

(16) del estado general de cosas, una masa apestosa de gusanos que satisfechos se embarran su veneno y sus babas unos a otros sin preocupación y con complacencia en su reto a los preceptos divinos?. En el número 3 de la Encíclica, San Pío X dice: "Y como una táctica de los modernistas, táctica a la verdad  ,4     / 5,4     , ,-    5  4   ,  Î,   4  4, cual contribuye a que se les juzgue fluctuantes e indecisos en sus ideas cuando en realidad estas son perfectamente fijas y consistentes...". Años de preparación, de esfuerzo, de estudio, de experiencias y de infiltración secreta para llegar un día, por la fuerza e influencia adquiridas ser detectados por el Papa, pero en un momento en que dice que no hay esperanza de remedio. El fin del mundo, en otras palabras, secundadas por aquellas sus otras palabras que aseguran que el Hijo de la Perdición está en el mundo. La hora del Amo de las Tinieblas. El tiempo concedido entre la puesta del sol y la oscuridad por Dios al Diablo, según decía santa Ildegarda. La obra del hombre apóstata y rebelde que es barrunto de un mundo que va a ser arrasado. El hombre tiene sus razones y su opinión. Dios tiene otras razones infinitamente sabias que no va a poner competencia y a discutir con la depravación. Dios que es el sumo bien, es absolutamente intransigente cuando requiere absoluta fidelidad y amor porque el hombre fue creado por El para participar de la gloria del su bien y del amor a Dios. No para participar de los triunfos y de las glorias de este mundo efímero, corruptible y material que se aparta de las cosas del espíritu. Los triunfos del mundo pertenecen al Demonio que es Príncipe de este mundo. El poder, la ciencia, la excelencia mundana no tienen nada que ver con la vida en la eternidad. Afanarse por las cosa del mundo es perder la oportunidad de obtener las riquezas que Cristo prometió en la eternidad. Aferrarse a la materia que es enemiga del espíritu es militar en las huestes del maligno. Esto no es discutible. Es una verdad eterna. Querer buscar la seguridad en las cosas del mundo no en Dios es un error y es un desprecio injurioso al Creador. Relegar por las cosas que ofrece el mundo es comer del fruto prohibido del Paraíso Terrenal que el Demonio ofreció para adquirir ciencia y para llegar ser dios. Porque cuanto más se afana el hombre por el mundo, en el mismo grado, se desprecia a Dios y a Sus amorosas ofertas. Si Cristo sentenció que no valía nada ganar todo el mundo si se pierde el alma, refiriéndose a la raza perversa que quiere establecer un dominio absoluto sobre la Tierra, ¿no serán los verdaderos piojos del cuerpo místico de Satanás quienes pugnan con lágrimas y con heroicos sacrificios triunfos personales mundanos que los mismos demonios despreciarían?. Llegará el día, y ya no tarda, en el que los hombres llorarán sangre haber sido tan sordos e imbéciles, pero ya sin remedio. El haber preferido una jaula de fuego y no un altar de gloria al prostituirse, al hacerse ciego y sordo a la prostitución de otros, y tal vez, haber contribuido a prostituir a los demás hombres. Sólo tenemos que esperar a que la Voz de Dios resuene y haga temblar a todo el Universo!. En el número 13 de la Encíclica, San Pío X dice que los mismos sacerdotes que deberían horrorizarse con las doctrinas de los modernistas o progresistas, porque "son monstruosidades", -dice-, "se conducen, sin embargo, ,     ; pues tales son las alabanzas que prodigan a los mantenedores de esos errores, tales los honores que públicamente les tributan, 9 6  Î4, 9  9  6      ,4    9    Î  9  ,0   2    2. Entre ellos se alaban, entre ellos se apoyan para que el error aprobado por más clérigos se vaya difundiendo entre el pueblo católico. Una guerra oculta e hipócrita y otra abierta contra la Iglesia. Estos planes y esta acción no pueden salir más que de una sociedad secreta perfectamente organizada y encubierta. ¿Qué hacían mientras tanto los católicos?, gozar de la vida, trabajar por todo aquello que del mundo les ha de reportar algún beneficio personal, ya sean negocios, diversiones o estudios. Dios ha pasado de moda y caminan todos al abismo: unos con el paso lento, pesado y seguro de las tortugas, otros encarrerados con paso que vuela como los caballos y otros con el trote de las mulas que se afirma a la tierra, que quisiera penetrarla y poseerla, inamovible ni a batacanazos, pero todos dirigidos al despeñadero. Alegremente, como payasos saltarines o tal vez con el paso inseguro del borracho, pero todos sordos y ciegos a la tragedia que se está preparando para un mundo que ha despreciado la Sangre de Cristo. Enemigos infiltrados en su sociedad y en su Iglesia traman la ruina poniendo en peligro la misma existencia del mundo ambicionado, pero no les importa como no le importa.

(17) al perro que ha mordido una piltrafa que se le ofrezca una carne de mejor calidad y sabor. Con el sabor de la vida eterna. En el número 17 de la Encíclica, San Pío X dice que los escritos de los modernistas o progresistas "muchos parecen contrarios... pero lo hacen a propósito y con toda consideración, por el principio que sostienen sobre la separación mutua de la fe y de la ciencia. De aquí que tropecemos en sus libros con cosas que los católicos aprueban completamente; mientras que en la siguiente página hay otras que se dirían dictadas por un racionalista. Por consiguiente, cuando escriben de historia, no hacen mención de la divinidad de Cristo; pero predicando en los templos la confiesan firmísimamente. Del mismo modo, en las explicaciones de historia no hablan de Concilios ni Padres; mas, si enseñan el Catecismo, citan honrosamente a unos y a otros... al disertar acerca de la Filosofía, historia y crítica, muestran de mil maneras su desprecio a los maestros católicos, santos Padres, concilios ecuménicos y ÷agisterio eclesiástico sin horrorizarse de seguir las huellas de Lutero" . Dos caretas como los comediantes; dos lenguas como las víboras; dos significados en todo lo que enseñan o instituyen para engañar a los fieles. Una comedia sacrílega que ofende a Dios y que está destruyendo a la Iglesia ante la mirada indiferente del pueblo ocupado en sus negocios, en sus diversiones, en sus estudios o en sus corruptelas, nada de lo cual van a cambiar por nada. En el número 24 de la Encíclica San Pío X dice que estos herejes quieren "que la Iglesia debe de someterse al Estado", pero que no lo dicen "abiertamente". "La administración y recepción de Sacramentos, dice-, caerán necesariamente bajo el dominio del Estado". ¿Dónde queda entonces la autoridad de la Iglesia? pregunta el Papa: Debe quedar también bajo la autoridad del Estado. También dicen que como la autoridad eclesiástica se refiere sólo a las cosas espirituales, "se ha de desterrar todo aparato externo y la excesiva magnificencia -en el culto-, con que ella se presenta ante quienes la contemplan. En lo que seguramente no se fijan es en que si la religión pertenece a las almas, no se restringe, sin embargo, sólo a las almas y que el honor tributado a la autoridad, recae en Cristo que la fundó". Estos hombres perversos, tienen el alma enferma. Se escandalizarían de la gloriosa magnificencia de la gloria de Dios en el Cielo. No pueden llegar a las alturas místicas e intelectuales de un Coleridge que dijo que "el principio de la arquitectura gótica -que la Iglesia inspiró-, es la infinitud hecha imaginable. Por eso el pueblo católico desde el Concilio Vaticano II -triunfo del Modernismo-progresismo-, ha visto asombrado, o indiferente, la destrucción de altares, de retablos, de toda clase de ornamentos y adornos sacros que decoraban las iglesias con un valor cultural e histórico invaluable; y aparecer por todas partes lo grotesco, lo ridículo, lo feo, que ha sido inspirado en los templos paganos o en los estadios deportivos. Lo que dice San Pío X es una oscura profecía que vemos cumplida horror gracias a estos hombres infiltrados de espíritu tan bajo y tan sucio inspirado por el amo de las tinieblas. En el número 26 de la Encíclica dice que "yergue su cabeza aquella doctrina tan perniciosa que furtivamente -o sea, subrepticiamente, a escondidas-, introduce en la Iglesia a los laicos como elemento de progreso". ¡Claro!, la masa bruta del pueblo ignorante, ensoberbecida por la nueva misión que se le asigna en la Iglesia, prostituirán todo arriba a abajo, y es deseable por estos demoledores llamar como aliados a quienes de acuerdo con todas sus estupideces y herejías serán sus mejores aliados. Participarán engreídos en las nuevas liturgias y administración de Sacramentos, engrosarán las filas de los nuevos movimientos apostólicos. Ya serán sacerdotes en igualdad jurídica que los antiguos sacerdotes; ya serán consultores en la construcción del adefesio de una fealdad excesiva e irrisoria con el que han embadurnado el santísimo Cuerpo místico de Cristo. La abominación desoladora predicha por Cristo. Lo que Dios abomina. Lo que condena y anuncia la proximidad del Juicio. En el mismo número el santo Papa dice que estos hombres aseguran que llegará la hora de destruir la resistencia a la evolución que ellos predican, y aunque son reprendidos o condenados, %)%&.%&% con increíble audacia se ponen una careta de humildad. "Doblan fingidamente sus cervices, pero con sus hechos y sus planes prosiguen más atrevidos lo que prendieron. Y obran así a ciencia y conciencia... porque les es necesario continuar en la Iglesia,  Î  , ,   2". ¿No son unos hipócritas estos hombres?, al pueblo le exigen obediencia y la blanden sobre sus cabezas, pero ellos desobedecen sistemáticamente a todo lo que no está de acuerdo con el plan de su secreta secta..

(18) En el número 33 de la Encíclica dice San Pío X que a estos hombres "   que la actual religión católica es absolutamente la misma que Cristo fundó". Esto lo hemos oído como una cantinela todas partes y en cualquier oportunidad que se ofrezca. Ellos han creado una nueva religión que en algunas cosas se parece a la Religión que Cristo fundó, pero que no es la Religión que Cristo fundó. El Cardenal D'Este decía que "si no es la verdad, está bien inventado" (Se non e vero, e ben trovato). Y las mentes diabólicas dirigidas por el amo de todos ellos, han podido fabricar un engaño seductor que ha engañado a los católicos como nunca antes se había visto en toda la historia. No es aventurado decir que esta es la herejía final y la Apostasía final y es indudable, como decía San Pío X, que el Hijo de Perdición, ya está en el mundo. ¿Y por qué nos atrevemos a decir esto?, es sencillo. El Papa en el número 38 de su Encíclica dice: "abarcando con una sola mirada la totalidad del sistema -modernista-progresista-, ninguno se maravillará si lo definimos afirmando que   5    65   2    6      5  ,      /   <    ,4 Î,   9 6 66  ,. Pues han ido tan lejos, que no solamente han destruido la religión católica, sino, como ya hemos indicado, absolutamente toda religión". Por eso, dice el Papa, los aplauden los racionalistas "y entre estos, los más sinceros y los más libres, reconocen que han logrado entre los modernistas  ,5  ,4 Î ". ¿Pero cómo no será esto si el amo de los enemigos de la Iglesia y el de estos herejes es el mismísimo Demonio?, además, ¿puede haber una herejía mayor que la herejía que las reúne a &*?, ¿qué puede ser mayor que el todo?. Entonces, estamos hablando de la herejía y de la Apostasía final. La que ha atentado contra las energías vitales de la Iglesia que al fin han destruido. Cristo murió. Santo Tomás de Aquino dice que en el sepulcro, Cristo no fue hombre. Pero luego resucité por Su propio poder. La Iglesia ha de morir y ha de resucitar por el poder de Cristo. Así probará al mundo su divinidad. El Papa dice que los modernistas-progresistas son enemigos del Índice que condenaba ciertos libros y prohibía a los católicos leerlos, porque sus venenosos textos podrían hasta apartar de la Fe; y también del Santo Oficio que era la institución que defendía la Fe. ¿Por qué?, pues claro se ve que el Santo Oficio siempre estaría dispuesto a combatir sus errores, y el Índice impediría la difusión de sus ideas. Paulo VI, aliado de los modernistas, eliminó ambas instituciones y así cambiaba a las autoridades del Vaticano sus armas efectivas por pistolitas de corcho. Pío XII dijo que el día que el Santo Oficio aflojara la mano, ese día comenzaría el ataque a la fortaleza de la Iglesia de los enemigos enquistados en su seno. Y es que, como dice San Pío X en el número 42, procuran allanar los obstáculos que se oponen a su avance, sin dejar de aprovechar todo lo que les puede servir. En el número 43 dice que estos hombres "ponen todo su empeño en menoscabar y debilitar la autoridad del mismo ministerio eclesiástico, ya pervirtiendo sacrílegamente su origen, naturaleza y derechos, ya repitiendo con libertad las calumnias de los adversarios contra ella. Cuadra, pues, muy bien al  de los modernistas lo que tan apenado escribió nuestro Predecesor: Para hacer despreciable y odiosa a la mística Esposa de Cristo, que es verdadera luz, los 65   , acostumbran a atacarla en público con absurdas calumnias y llamarla, cambiando la fuerza y razón de los nombres y de las cosas, amiga de la oscuridad, fautora de la ignorancia y enemiga de la luz y del progreso de las ciencias". ¿Qué es un clan?, es una familia, una agrupación, una tribu. El Papa no los considera parte de la familia de Cristo. No son parte de la Iglesia. Es un clan aparte. Los ha llamado "hijos del Diablo", invasores que pretenden destruir la Obra de Cristo. Tan es así, que en el ÷otu Proprio PRAESTANTIA SCRIPTURAE del 18 de noviembre de 1907, %/).-$&*-0%%&%,12%*2*-*)&)*%*% -)+)-) %%-%)%&c  !c ( . El Papa los separa de la Iglesia. Los arroja al exterior. Los entrega al maligno. Si la misma profesión de una herejía los separa de la Iglesia, su condenación jurídica hecha pública alerta fieles para que los puedan identificar. El sucesor de Pedro los expulsa de su rebaño. El Vicario de Cristo, y se puede decir con propiedad el mismo Cristo los arroja lejos. Pero a cien años de esto, el pueblo de Dios, ha quedado en manos de estos criminales. En el número 43 de la Encíclica dice San Pío X: "Cuanto con mayor audacia destruye uno lo antiguo, rehúsa la Tradición y el ÷agisterio eclesiástico, tanto más sabio lo van pregonando. Finalmente, Ocosa que pone.

(19) horror a todos los buenos!, si la Iglesia condena a alguno ellos, no solo se aúnan para alabarle en público y por todos los medios, sino que llegan a tributarle casi la veneración de mártir de la verdad. Con todo este estrépito, así de alabanza como de vituperios, conmovidos y perturbados los entendimientos de los jóvenes, por una parte para ser tenidos por ignorantes, y por otra parte para pasar por sabios, a la par de estimulados interiormente por la curiosidad y la soberbia, acontece con frecuencia que se dan por vencidos y se entregan al ÷odernismo" . En el número 44 dice: "Pero esto pertenece ya a los artificios con que los modernistas expenden sus mercancías. Pues, ¿qué no maquinan a trueque de aumentar el número de sus secuaces?. En los seminarios en las universidades andan a la caza de cátedras 9 2     4   9 2,, inculcan sus doctrinas predicándolas      ... Con su nombre con o con pseudónimos publican libros, periódicos, revistas. Un mismo escritor usa varios nombres para así engañar a los incautos con la fingida muchedumbre de autores... no dejan nada por intentar, de suerte que parecen poseídos de frenesí... desprecian las sagradas reliquias celebradas por su antigüedad". Y así dice en el número 45: "Nuestro Predecesor León XIII, procuró oponerse enérgicamente, de palabra y por obra a  5=     9   ,  ,. Pero los modernistas, como hemos dicho, no se intimidan fácilmente con tales armas, y , ,   6, han torcido hacia sus opiniones las palabras del Pontífice Romano y han aplicado otros cuales quiera sus actos.   0  6 66   ,4 ". En el último número de su Encíclica dice que - $-%%&3%*,**1&*1&% Parecería increíble que tal depravación en la Iglesia coincida con un tiempo de avances científicos y tecnológicos portentosos. La ciencia del hombre tocando los límites de lo increíble, coincidiendo el tiempo del Anticristo, de la Apostasía y de una completa corrupción social que no tiene precedente en la historia humana. Porque a cien años de la PASCENDI, esta extraña paradoja aparece ante nuestros ojos con cada vez mayor fuerza. La adoración de la materia, así parece repetirse una y otra vez, aplasta al espíritu y lo ahoga. Cuando en el hombre crece un espíritu de suficiencia propia y de independencia que desecha Dios, se olvida del espíritu que se desvía y corrompe. La materia es enemiga del espíritu y viceversa. Cuando en Babel los hombres quisieron construir una torre gigantesca, lo que se construía era una especie centro idolátrico de unidad, pero que excluía a Dios. Por eso vino la confusión y el castigo. En el lenguaje de los profetas, Babel o Babilonia es la personificación del poder de los impíos. El hombre de hoy, ensoberbecido y suficiente, se ha olvidado de Dios y ha violado los preceptos divinos. Es un pecado colectivo de soberbia. Hay en nuestros un espíritu idolátrico hacia el conocimiento del mundo, al conocimiento de la ciencia, a la excelencia tecnológica que irremediablemente aparta de Dios, para el que ya no queda ni tiempo, ni interés, ni culto, ni nada. El hombre ensoberbecido por los milagros de la ciencia y la tecnología por él creada, se hace su propio dios como en Babel. ¿Qué interés puede haber ya en un ser al que ya no se le necesita para nada, sino solamente como un tema de discurso?. Este pecado colectivo de soberbia exige a todo hombre poner todo su interés, sus energías, sus potencia intelectuales y su tiempo en el progreso que lo lleva al dominio del mundo y del Universo entero. Nadie puede apartarse de esta corriente general y "natural" del mundo actual. Quien no estudia, quien no inventa quien no descubre, es un desecho social. Quien no adquiere dinero, poder, bienestar, toda clase de bienes, es un ser digno de lástima. Pero esta mentalidad moderna, este sentimiento arraigado e irremediable que padecen aun los más jóvenes, funciona automáticamente como los platillos de la balanza porque quien comienza a rendirle culto a las cosas del mundo, inevitablemente comienza a depravarse moralmente y se hace cómplice de los matadores del espíritu. Y son culpables de anemiar a la Ciudad de Dios que queda en manos de sus enemigos, los que aceptan la organiza impuesta por ellos. Dios no está de acuerdo con la organización familiar y social que se ha impuesto en el mundo moderno. Y quien se atreve a exponer que es correcto y preceptuado por la divina Sabiduría, corre el peligro de ser juzgado como un retrógrado. Dios no puede permitir el desvío tan monstruoso que ya se acepta como bueno, al que se suma ahora el desvío monstruoso de la Iglesia del Vaticano. Esta lucha de los ejércitos del Averno contra los verdaderos fieles que ya se van extinguiendo -como estaba profetizado para los tiempos anticrísticos-, es espiritual. Y la prueba de que es una lucha espiritual es que.

(20) esos estorbos -de los que hablaba San Pío X- que han quitado de su camino los hijos de la oscuridad, son principalmente espirituales. En una lucha que no trascendiera hasta la eternidad, sino del mundo solamente, nada de eso tuviera ninguna importancia. Una guerra entre naciones, no se gana falsificando Sacramentos. Pero el reino espiritual de Satanás quiere destruir el Reino espiritual fundado por Cristo entre los hombres. Es una batalla metafísica y espiritual. Cimentándose la Iglesia en las fuerzas espirituales y en la presencia del Espíritu Santo, resulta indispensable, entonces, destruir las fuentes de la vida y pervertir el espíritu de los hombres. Si esas fuentes vitales no son eliminadas y los espíritus de los hombres no son engañados y prostituidos, la Iglesia de Cristo es indestructible. Pero la anemia o la muerte del espíritu humano trae la destrucción del mundo. Misterio profundo ignorado por todos. Los acontecimientos mundiales como los acontecimientos dentro de la Iglesia bien analizados revelan solamente una cosa: los jefes de la Iglesia del Vaticano, y los amos del mundo anticristiano se han unido en una sola entidad moral con el mismo fin. Una fuerza gigantesca contra Dios tan grande, como jamás organización humana ha contado entre sus enemigos en toda la historia humana. Una rebelión contra Dios generalizada participada por todos los hombres. La voluntad del hombre contra la voluntad de Dios. Es la religión del hombre, contra la religión de Dios. Esta es la Apostasía. Es el tiempo en el que los hombres ya no soportan la sana Doctrina. Es el tiempo de la ciencia y de la técnica, asombrosas y de la horrible degradación espiritual y del Anticristo que anuncia con el destierro del Sacrificio, la proximidad del día del Juicio. Este tiempo de luminosos progresos pero de perversa corrupción generalizada, nos lleva, sin embargo, a una reflexión. La desviación, la corrupción, han acontecido como la entronación del Anticristo, en el seno de la Iglesia Católica. Esto nos dice con claridad que la Iglesia Católica es la Institución en la que se, cumplen las profecías y por eso es la verdadera Iglesia de Cristo. Es a la que hay que creer, pero a aquella que predicó lo mismo sin cambios, desde el día de su fundación. No a la actual que ha usurpado su lugar de la que hay que apartarse con urgencia. El Apocalipsis -palabra de Dios-, urge a los hijos de Dios a alejarse de ella, y así renunciar a la solidaridad con el pecado. Esos forman la Ciudad de Satanás. Dios creó a los primeros padres en el Paraíso terrenal y uno de los más grandes regalos que les hizo, fue la libertad. No es cierto que Dios injustamente condenó a todos los hombres al Infierno por el pecado de Adán. Por la Sangre del Redentor prometido y por la libertad, el hombre hasta el día de hoy, se puede apartar de la solidaridad con los seguidores del Demonio y formar así parte de los ciudadanos de la Patria celestial. Aun hoy, tiempo en el que hay tantos peligros es posible renunciar al voto horrendo de los hijos de la ira, pues Dios es fiel, y allá donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia, nos enseña el Apóstol de las gentes. El hombre es condenado porque elige por propia y libre voluntad la condenación. El hombre se condena a sí mismo. La Iglesia esperaba la tribulación final con gran angustia, dice San Gregorio Magno en LOS MORALES. Sabía que las huestes del Anticristo serían tan numerosas como las arenas del mar. Que los predicadores del Anticristo llegarían a predicar con libertad contra la Doctrina verdadera y que el Sacrificio de la Misa sería desterrado de los altares del mundo. Esto lo profetizó Cristo y se refirió al Profeta Daniel. Esa es una señal toral de la proximidad del Juicio final. Cristo dice que la abominación se "instalará" en el lugar santo. No es el destierro del Sacrificio por la violencia o por la persecución sino por el engaño. Es, entonces, una substitución. San Alfonso María de Ligorio dice que el Sacrificio será suprimido, "a causa de la falta de fe de los hombres". San Hipólito escribe que "sobreviniendo el Anticristo, desaparecerá el Sacrificio y la libación, que, ahora, en todas partes es ofrecido a Dios por los pecados de las gentes" (De Antichristo, 64). Y Teodoreto de Ciro en su comentario IN DANIELEM dice: ., ,-   -  ,  -      4    ,     2  Î  . La Versión de los Setenta en Daniel Cap. XI, y. 31 dice: "Kai metastésousin ton endelejismon". El verbo "methistemi" significa cambiar, mudar, substituir, transformar. Es decir, que una ley se anula substituyéndola por otra. Se elimina una cosa, poniendo en su lugar una nueva. Cristo anuncia la instalación de la abominación y el destierro del Sacrificio substituido por un rito falso e inválido. Uno de los expertos del Concilio declaró: "El cambio litúrgico ha sido tan repentino, es tan radical, que es necesario hablar de crisis En verdad, es otra la liturgia de la ÷isa. Es preciso decirlo sin ambages, el Rito Romano.

(21) tal como nosotros lo hemos conocido, no existe ya. Ha sido destruido" (P. Joseph Gelineau. MAÑANA LA LITURGIA, Pag. 9 y 10. Citado por Michael Davies en LA REVOLUCION LITURGICA, Pág 17). Jean Guitton, amigo personal de Paulo VI declaró el 10 de diciembre de 1969 al periódico LA CROIX que . 2   - 6   Î 2   Î Î . Los mismos protestantes han comprendido perfectamente bien al que los católicos no han comprendido, o no han querido comprender. Saben estos herejes qué es la Misa del postconcilio y por eso, el Consisto Superior de la Iglesia de la Confesión de Augsburgo de Alsacia y Lorena, que es la mayor autoridad luterana, declaró el 8 de diciembre de 1973 en las DERNIERES NOUVELLES D'ALSACE (Ultimas noticias de Alsacia) en el 289: "Nosotros estimamos que en las circunstancias actuales, la fidelidad al Evangelio y nuestra tradición,   ,    -   Î      -  -   Î,    -     *-   1-   2 -  ,6 4 9 6  ,    -    2  -    6        -  -      0. El hermano Max Thurian de la comunidad protestante de Taize declaró al Diario LA CROIX el 30 de mayo de 1969 que "las comunidades no católicas, podrán celebrar la santa Cena con las mismas oraciones la Iglesia Católica. Teológicamente, esto ya es posible". En el Diario LE MONDE, se publicó el 10 de septiembre de 1970: "Si se tiene en cuenta la evolución decisiva de la liturgia eucarística católica, la posibilidad de substituir el Canon de la ÷isa por otras oraciones litúrgicas desaparición de la idea según la cual la ÷isa constituye un sacrificio no hay razón para que las iglesias de la Reforma protestante, prohíban a sus fieles que tomen parte en la Eucaristía de la Iglesia Romana". En el DICTIONNAIRE DE THEOLOGIE CATOLIQUE, Vol. VII, Pág. 1706 se dice: "...todas las verdades dogmáticas y morales, definitivamente contenidas en la Liturgia, que han sido aprobadas por la Santa Sede la Iglesia Universal, particularmente aquellas verdades que pertenecen a la Teología de los Sacramentos, al Sacrificio de la ÷isa y a la sagrada Eucaristía, habiendo sido desde mucho solemnemente definidas, llevan el sello de la infalibilidad". En su Encíclica PASCENDI San Pío X dice que los peores enemigos que la Iglesia haya tenido en toda su historia, enquistados en su seno, pretenden destruir sus energías vitales. Es tonto no pensar que sobre todas las cosas, sus ojos estaban puestos sobre la santa Misa. Hoy han logrado su objetivo. Desde la Iglesia del Vaticano y en una estrecha alianza con Satanás, el Sacrificio ha sido desterrado. En la Iglesia fiel al Vaticano, no hay como se dijo, un nuevo Pentecostés, ni una renovación, ni un aire fresco que ha penetrado por las ventanas. Allá hay un espíritu diabólico mentiroso y demoledor. Allá se está haciendo la obra de Satanás. Allá se sirve a los hombres, al mundo y al Demonio, como los hombres de hoy sirven al mundo y al Demonio y se sirven ellos mismos. No a Dios. Por eso se han aceptado mutuamente. La santísima Virgen en La Sallete, anunció que Roma se convertiría en la sede del Anticristo y perdería la Fe. Evidentemente la sede del Anticristo es la Gran Ramera del Apocalipsis. San Juan en el Apocalipsis dice que será morada de demonios y guarida de toda clase de espíritus inmundos y de toda clase de aves inmundas y detestables. A la luz de los acontecimientos hay que averiguar si lo que dice San Juan se refiere a la suma maldad de los partidarios de la Bestia entronada y usurpando el Trono de San Pedro o sus palabras deben ser tomadas literalmente, porque allá habrá una verdadera presencia diabólica que dirige la marcha de los acontecimientos.. . c  c 

(22)  !

(23) cc 

(24) " Cuando los enemigos logran introducirse en la fortaleza de sus adversarios, tratan por todos los medios de sabotear sus armas. De nulificarlas. Los enemigos de la Iglesia, -introducidos en su seno, denuncia San Pío X-, quieren acabar con todas sus energías vitales. Estas energías vitales, son principalmente la santa Misa y los Sacramentos. Esto es indudable. El Sacrificio propiciatorio eliminado deja a los hombres en manos de las.

(25) potencias del Infierno. La eliminación del Sacramento del Orden, arranca de las manos de los hombres el poder que Cristo entregó a Su Iglesia, no solamente para realizar los Sacramentos, sino para expulsar al Demonio de la Iglesia y de las almas. Ese tremendo poder que Dios había entregado a los sacerdotes era el exorcismo. Ese poder era uno de los impedimentos -entre otros-, para que Satanás llevara a cabo su obra de destrucción. Es interesante analizar a este respecto, lo que declara el Padre Gabriele Amorth, exorcista de Roma, a la revista italiana 30 DÍAS, en su número de junio del año 2001. El Padre Amorth le dice al reportero que el nuevo Ritual para exorcismos . 6 Î,   Î !  4 9  ,    ,. El reportero le dice que esa es una acusación dura y que por favor le aclare el motivo de su afirmación, y el Padre le contesta: "Le doy sólo dos ejemplos -se entiende que hay otros-, , . En el punto 15, se habla de los maleficios y de cómo comportarse al enfrentarlos. El maleficio es un mal causado a una persona recurriendo al Diablo. Se puede hacer de varias formas, como hechizos, maldiciones, mal de ojo, vudú, macumba. El Ritual Romano antiguo explicaba cómo había que afrontar esto. El nuevo Ritual, en cambio, declara, categóricamente, 9 4 , 6 6 /,     -dice el Padre Amorth-.  ,Î   ,6   ,4 Î     ,    ,   ,   2        ,    / 9 5  2   /,". Sigue: "El punto 16 declara, solemnemente, que no se deben de hacer exorcismos si no se tiene la certeza de la presencia del Diablo...la certeza de que el Diablo está presente en una persona, se tiene sólo haciendo el exorcismo. ÷ás aun, los redactores del nuevo Ritual no se dieron cuenta -dice el Padre inocentemente (¡¡¡) - de que,  ,    *,    *-, que indica que hay que hacer exorcismos, tanto en el caso de posesiones diabólicas, como en los casos de males causados por el Demonio. Y dice, además, que hay que hacerlo tanto, sobre las personas, como sobre las cosas. Y en las cosas nunca está presente el Demonio, sólo su influencia.      2 8  2,  , 5". Es evidentísimo, como lo puede ver cualquiera que no sea un retrasado mental, que hay una alianza, entre los hombres del Vaticano con las fuerzas satánicas que tratan de destruir a la Iglesia. Es increíble que los jefes de la Iglesia, doctos, estudiados, experimentados, no sepan lo que está pasando en su propia casa y que las cosas aun las más graves y delicadas las hagan sin pensar. Y que Benedicto XVI, cabeza de todos ellos, lleno de ciencia, de estudios, de reconocimientos, no sepa lo que está pasando en las gradas de su Trono usurpado. El sabe perfectamente lo que está pasando, ellos lo saben perfectamente. Es un plan, siguen un derrotero perfectamente trazado desde hace muchos años, -lo denunció San Pío X-, concertado con los enemigos de la Cruz de Cristo. Hay que repetir lo que dijo el Padre Amorth: la Iglesia del Vaticano con la comedia de "renovar" el Rito del exorcismo tradicional, lo que ha hecho realmente es prohibir que los exorcistas hagan exorcismos. El nuevo Rito, .  Î. FARSA, según el Diccionario de sinónimos: comedia, fingimiento, enredo, tramoya, engaño, trampa, ficción, mentira, hipocresía. El término que el Padre emplea es perfecto, porque los hombres que dirigen la marcha de la Iglesia vaticana mundial, son unos comediantes, son unos enredadores porque han convertido los jardines de la Iglesia, bellos, espaciosos por donde se transitaba con libertad, en un bosque intrincado de enredaderas y hierbas venenosas que no permite ningún tránsito hacia dentro o hacia afuera; son unos tramoyistas porque trabajan a la perfección las mutaciones escénicas que deslumbran y engañan al pueblo; son unos engañadores, son unos tramposos, son unos mentirosos y son unos hipócritas como los jefes político-religiosos del tiempo de Cristo a los que condenó tan duramente. Viven del fingimiento, y enseñan al pueblo la fábula, el cuento, la quimera y todo lo que les da la gana de inventar. Utilizan todas las armas que San Juan aplica al Anticristo. Cuando el Padre Amorth presentó sus observaciones sobre el nuevo Ritual junto con otros exorcistas experimentados en ese ministerio, se encontraron ).*%%)45*%%), dice, y los acusaron de estar orquestando una campaña contra el nuevo Rito. Esta fue una .- ., afirma, y no se equivocaba al calificarla de esa manera. La indecencia es deshonestidad, es liviandad, es obscenidad, es grosería, es insolencia. Pero, ¿cómo se puede esperar otra cosa de la Gran Prostituta, de la Gran Ramera?. Por lo general,.

(26) hasta las prostitutas tratan bien a sus hijos. La prostituta vaticana es peor que todas, es la madre de todas ellas y mora en ella el mismo Satanás, que no deja de serlo aun cuando a veces se vista de ángel de luz. Dice el Padre que cuando se acercaron para hacer oír sus observaciones, se encontraron con un muro de rechazo y de escarnio. ESCARNIO: mofa, desprecio, maltrato. ¿Cuándo la Iglesia de Pedro, ha despreciado, se ha mofado y ha maltratado a sus sacerdotes más fieles?, pero así los trata la Ramera. En el nuevo Ritual, querían darnos un arma . Î  6 ,   Î  9     / Î   2  Î. El mismo Satanás no lo pudo haber hecho mejor. También dice el Padre que los exorcistas son muy mal vistos y que son maltratados y tratados como locos, como fanáticos. Y por lo general, no son tolerados ni por los obispos. En una ocasión, celebraron un Congreso Internacional de Exorcistas -venidos de los cinco continentes-, y pidieron, siquiera, ser admitidos en la audiencia pública de los miércoles en la Plaza de San Pedro. Ni siquiera pedíamos que nos nombraran como lo hacen con las delegaciones que asisten de todo el mundo.  6-&. 4# -% 14% 0% &%. Les negaron la entrada a más de 150 exorcistas venidos de los cinco continentes. Estos sacerdotes, de buena vida, de buenas costumbres, según exige el Derecho Canónico, hombres de oración, de ciencia y buena reputación dice el Padre-, "de alguna forma, la flor y nata del clero, sacerdotes que piden participar en una audiencia pública del Papa    6  !". El reportero de 30 DÍAS le pregunta al Padre: "Dígame sinceramente: ¿Qué es lo que está pasando?" y el Padre Amorth contesta: .  6,  4 6        <! $# *! #   ! %*      #8&! ; %> % $ #  &! ; %;# #8* ;  *#% (! 8 % ! 8    ( #%    $#% # &!  ' % %;  # %  ? ; * %#. Ante la gravedad de esta asombrosa afirmación, el reportero dice: "Está bromeando, ¿verdad?", y Amorth contesta: . #8  8 * 8 !% "8#$   8# +# *8 # &!  ? 8 . Este es el testimonio de un sacerdote -y de 150 exorcistas que están con él-, que se une a los testimonios de otros -el Obispo Malachi Martin fue asesinado por haber denunciado esto-. El Padre Amorth se ha conservado fiel a la Iglesia del Vaticano ¿qué otra cosa pudiera hacer este anciano formado en la obediencia y en la ciencia de la Iglesia de Cristo?, esta es su tragedia como la de tantos ancianos sacerdotes de Europa que murieron de dolor y de disgusto, cuando fueron obligados a abandonar la Misa de San Pío V para adoptar la nueva misa de Paulo VI. También dijo el Padre que el gran triunfo de Satanás en este tiempo es haberle hecho creer a los hombres que él no existe. "Incluso dentro de la Iglesia ,      9 6 5     , en los exorcismos, en los males extraordinarios que puede causar el Diablo. Tampoco creen en el poder que nos ha dado Jesús de expulsar a los demonios... Tenemos episcopados enteros que ya se muestran hostiles a los exorcismos". Dice que . *8 %* %  ; %*    $#% # ; % 8#* #     8 * 8. ¿No el mismo Juan Pablo II enseñó que el Infierno no existe, ni el fuego del Infierno, el cual solamente es un estado de ánimo?. "El episcopado alemán, por ejemplo, -cuando se estaba preparando el nuevo Ritual para exorcistas-, escribió una carta al Cardenal Ratzinger -antes de ser elegido ""-, en la que afirma que no es necesario hacer un nuevo Ritual, porque los exorcismos      ". %.*1#5)%%%%-%., dice, porque esas son ya cosas del pasado. Dice que los exorcistas han usado a prueba las oraciones del nuevo Ritual y están de acuerdo en que  -&.%&% %2))%. ¿Quién pudo haber inspirado este nuevo Ritual, sino el mismo Satanás?. También afirma que el Rito del Bautismo de los niños .6  . Fue renovado de tal forma, que el exorcismo contra Satanás, ha sido casi eliminado. Todas las oraciones para las bendiciones de las casas y las escuelas han sido eliminadas. "Todo debe ser bendecido y protegido, pero, hoy, + %# ' + % %(!% 8#; ** @% *#%;8   $#% # + %# ' + % %(!%  < % % #8 * #%  *#%;8 ". La obra de esos hombres que se introdujeron en el seno de la Iglesia, no se ha limitado a las cosas que resultan visibles. Han destruido las cosas invisibles y espirituales a espaldas del pueblo. Pero Dios ha permitido esto, porque es un pueblo indiferente y apóstata que ha preferido las cosas del mundo rechazando las cosas de Dios que han pasado al último lugar. c .

(27)   

(28) !

(29) 

(30)  

(31) #   c 

(32) 

(33) #  c 

(34)   Pero los hombres de hoy, se han entregado a las pasiones -dice Amorth- de las que el Demonio se fía: .*#%*! * %*  A ;# + # 8. El Padre Amorth lo sabe, no está inventando nada. ¿Y quién se lo ha dicho?, el mismo Demonio durante los diálogos que mantiene durante su tremendo ministerio del exorcismo. Pero desde el mismo seno familiar, a los niños se les dan los primeros sorbos de leche, mezclados con concupiscencia, con ideas del éxito y poder en este mundo, porque los mismos padres desde el fondo de sus almas vacías y prostituidas no encuentran nada mejor que ofrecerles. De la abundancia del corazón, habla la boca. El alma mundanizada de los padres será la que determine la educación y la formación de los hijos. Yo he visto los ojos desvaídos de quienes no comprenden nada y los oídos que reciben las palabras que luego se pudren en el cerebro conformado con las doctrinas del mundo. Piensan que es demasiado el costo que hay que pagar para permanecer fiel al supremo Legislador. Es preferible el éxito, el poder y los benefactores que la salvación eterna. Con gran susto, con violencia, con premura reaccionarían los padres si se les dijera que sus hijos o hijas están en inminente peligro de ser violados, o secuestrados o asesinados. Pagarían cualquier precio por evitarlo. A cualquier costo, tomarían sus medidas. Pero dígales que el alma de sus hijos e hijas están siendo violadas, secuestradas y asesinadas y con increíble indiferencia y frialdad, que ha llevado al mundo y a la Iglesia al filo de la destrucción, te contestarán con una hipócrita mueca de preocupación que no significa absolutamente nada: ¿y qué podemos hacer? (¡¡¡)- ¿No estamos siendo testigos de todo lo que se profetizó para el final de los tiempos?. El reportero de 30 DÍAS le preguntó al Padre, si él tenía la impresión de que el Satanismo se había difundido, y el Padre contestó: "Sí, enormemente. Cuando disminuye la fe, aumenta la superstición. %   %(! 7 ">" *# ! #  * 8 &!  ( %; ; " %#% %#  #  4  ,. La terrible desaparición de la Fe en toda la Europa Católica hace que la gente se ponga en manos de hechiceros y adivinos, y así, las sectas satánicas prosperan. Se hace fuerte propaganda del culto al Demonio, a las masas, mediante el Rock satánico... Los niños están siendo atacados también: hay revistas e historietas que enseñan la hechicería y el Satanismo. Las sesiones de Espiritismo en las que se evoca a los muertos para conseguir respuestas, están muy difundidas en todo el mundo". El Padre ilustra algunos casos. En uno de ellos, unos niños que practicaban el Satanismo mataron a sus padres y hermano menor. Dice 30 DÍAS que uno de los casos que el Padre atiende -en el momento de la entrevista- es la niña que se dijo que Juan Pablo II había "exorcizado", lo cual es mentira. La prensa mundial hizo gran alharaca por esto, como si se tratara de un santo enfrentando al Demonio. Ese es un caso muy triste, que aun continúa, dijo. Debo ampliar un poco lo que el Padre dijo: los hombres están abandonando a Dios, y uno de los signos no es solamente que se han dedicado al ocultismo. Los hombres se han entregado al mundo. En la intimidad del santuario familiar beben mundo, beben éxito mundano, beben la adoración del dinero, beben la porquería venenosa que los padres les permiten beber a veces en familia en los medios electrónicos, y pierden el tiempo a chorros precioso e irrecuperable que podrían utilizar para la salvación y santificación. Trivialidades, ciencia, estupideces que les permitirá ser unos )*%* *1-.*. ¡Qué triste y dolorosa es la ceguera de los hombres de hoy!. Los jóvenes no necesitan ir a un prostíbulo para prostituirse, ni a un templo satánico para entrar en contacto con el Demonio, ni irse a formar una pandilla callejera para hacerse vagos; ladrones, drogadictos, violadores o asesinos. Es suficiente asistir a las escuelas y universidades en las que se ha implantado la "coeducación" que el Papa Pío XI prohibió -lo mismo que León XIII y otros- porque es "perniciosa" para las almas; o estudiar en colegios y universidades "laicas" que son ateas en realidad; o estudiar los libros de texto en ellas usados, falseados, llenos de citas contrarias a la verdad y a la moral católicas; o ponerse en las manos de los maestros -ubicados en tales cátedras por sectas oscuras enemigas de la Iglesia- que poco a poco, hora tras hora, día tras día, año tras año, dejarán caer un poderoso veneno cautelosamente o descaradamente -según las circunstancias y conveniencias-, sobre los educandos, que se van informando, indudablemente en las diversas ciencias, pero que al mismo tiempo se van deformando moral y espiritualmente. Muy ilusos son los padres si creen que esa horrible deformación la van a notar de un día para otro; si se van a poder enterar de toda palabra,.

(35) de toda insinuación, de toda idea, de toda enseñanza recibida por sus hijos durante todo el tiempo que permanecen en esos lugares, y si creen que la educación familiar podrá neutralizar las semillas que poco a poco van a germinar en lo profundo de sus almas comenzando por ser microscópicos embriones que se han de convertir en poderosos árboles imposibles de desarraigar. ¿No saben estos inconscientes progenitores del peligro al que empujan a sus hijos al enfrentarlos inexpertos e inmaduros a un enemigo poderoso y angélicamente inteligente?. La educación familiar, ya en nuestros días deficiente y equivocada, y la poca formación que les puedan dar, no pueden aplicar un antídoto si no se conocen los venenos que van siendo inyectados, porque ni siquiera son capaces de conocer las primeras manifestaciones del mal cuando comienza a manifestarse que atribuyen a muchas otras cosas. Las escuelas mixtas y laicas bien se las han ingeniado para capturar todo el tiempo de los jóvenes, los han secuestrado, y a sus casas van a dormir, a estudiar angustiados porque el tiempo les es insuficiente, a bañarse, a comer, a jugar con las computadoras o a ver la televisión si algún tiempo les queda, por donde han de recibir otras clases de infecciones que muchas veces engullen en familia. No más educación, no más formación en el hogar. No más comunicación entre los miembros de la familia, y el mendrugo que les queda, les parece suficiente y lo han aceptado de buena gana. ¡Porque los hijos se están educando!. Es un precio altísimo que creen que deben pagar para que los hijos obtengan el "éxito y el poder" -como dice el Padre Amorth-, que la concupiscencia viene adjunta subrepticiamente y se introduce también por otras vías permitidas en el mismo hogar. Lo que se aprende en la juventud, lo que se aprende con esfuerzo y lentamente, deja una marca para toda la vida que es indeleble. Y los padres pagan el precio gustosamente, con orgullo, porque así creen cumplir, permitiendo la prostitución moral y espiritual de sus hijos camino a la bestialidad a cambio de éxito y poder. Y así dicen que les están dejando la mejor herencia. ¡Qué increíble y asquerosa irresponsabilidad!. ¡Qué aterradora responsabilidad ante Dios que un día les pedirá cuentas estrictas!. A las hijas en lo particular les niegan completamente la oportunidad de prepararse para el Matrimonio al cual van, -sólo porque hay que casarse- con una inexperiencia brutal. Casarse no es elegir pareja, cohabitar con el marido, comprar y decorar una casa, saber limpiar los pisos, cocinar algunos guisos, lavar la ropa y la vajilla y tener los hijos que les da la gana regulados con los anticonceptivos. Las jóvenes se están preparando para la empresa, para la oficina, para el bufete, para la política, para el consultorio, para los negocios, a todo lo cual -y más- se han dedicado porque se piensa que eso es lo que pide el mundo moderno y parte de la liberación femenina, a cambio de criar bestias en su hogar que irán a fortalecer a esa masa informe apóstata que se ha adueñado de la marcha de los acontecimientos del mundo actual. Si la célula primaria de la Ciudad Católica, antes inexpugnable, ha perdido su esencia, y si se ha conformado a la organización moderna y marcha del brazo con ella, -fortaleciendo a los adversarios de Cristo-, sabiéndolo o no, en su camino a la ateización de los hombres; si es sorda e inconmovible, porque en el fondo tiene los ojos puestos en el éxito y en el poder mundanos pero no en la integración de la familia cristiana; si los padres padecen aquella disposición viciosa de la vista que consiste en torcerla de modo que no se sabe cuál de los ojos es el que se dirige al objetivo y son capaces de empujar a sus hijos a la corrupción y destruir la unidad familiar que no consiste sólo en el amor que se tienen y vivir bajo un solo techo, ¿no tenemos que reconocer así el origen de una humanidad degradada que todos tienen a la vista, y reconocen, pero de lo cual, todos a la vez, se sienten exculpados?. ¿Quién se subiría a un avión que va a ser piloteado por un individuo sapientísimo que es doctorado en varias ciencias; que tiene una vasta cultura en música, en arte, en arquitectura; que sabe de política, de diplomacia, que es amigo de presidentes y reyes, etc., 1%0%%**%,%?, quien diera un paso para entrar en ese avión pensando que va a levantar el vuelo para llegar a puerto seguro, es un idiota ni más ni menos. ¿Y cómo se atreven las mujeres, versadas en todas las ciencias del mundo para las cuales sólo han tenido ojos, a pilotear el hogar educador y 2.* *% ))%), que tiene delicadísimos instrumentos de medición, si nada saben de Matrimonio -excepto lo que les dicte su propia opinión y capricho-, si no tienen sana conciencia y menos cristiana, educadas fuera del hogar en la escuela atea o mixta empujadas a esos lugares por sus mismos padres?. ¿Los títulos y los diplomas les permitirán conducir su hogar a fin de forjar en los hijos verdaderos ciudadanos de la Patria celestial, o los harán miembros de esta humanidad pérfida y corrompida que marcha en montón a los redobles de un único tambor, por el mismo camino, que bate el amo de las tinieblas?..

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :