I N T R O D U C C I Ó N

84  Descargar (0)

Texto completo

(1)

I N T R O D U C C I Ó N

La amenaza a la costa de un país que posee un amplio litoral, exige el empleo conjunto de los medios de la Fuerza Terrestre, Naval y Aérea, para garantizar la integridad de las costas y la conservación de puntos estratégicos vitales y de la soberanía de sus aguas jurisdiccionales ante cualquier tipo de amenaza que pueda venir del mar. La Fuerza Terrestre, Naval y Aérea deben actuar bajo una doctrina de acciones conjuntas, en estrecha coordinación, pero bajo sus propios comandos.

La Defensa de Costas es una parte de la Defensa Nacional, circunscrita a la costa contra cualquier agresión proveniente del mar; se debe concebir como una maniobra estratégica conjunta, ejecutada mediante una gran coordinación. Los Comandos de las Fuerzas deben planificar dicha operación en forma detallada para asegurar el cumplimiento de la misión, aunque su ejecución sea descentralizada.

La Fuerza Terrestre se hace cargo del "Frente Potencial" de la costa

amenazada, garantizando su integridad y por esta razón, ocupa, organiza y defiende la costa para evitar desembarcos enemigos y para rechazar y destruir al enemigo si éste logra desembarcar; el Ejército contribuye con sus medios, a la vigilancia general de los espacios aéreos y marítimos. La Fuerza Naval asume la defensa de los accesos a las bases navales y a los puntos o áreas sensibles de la costa, así como la protección de la navegación en las aguas costaneras; y, como parte de su misión principal: está la protección de las líneas de comunicaciones marítimas. La Fuerza Aérea se hace cargo de la defensa de sus bases y de la defensa aérea de costas; y, como parte de su misión principal en la defensa aérea del territorio nacional, está la de lograr y mantener la superioridad aérea.

El propósito de este manual es normar la doctrina de empleo de las Unidades Terrestres en el contexto de la Defensa de Costas, acorde con las capacidades y limitaciones de las Fuerzas Armadas y a las características y configuración geográfica de nuestras costas.

(2)

U N I D A D 1.0

I CONCEPTOS BÁSICOS

1.- DEFENSA DE COSTAS

La Defensa de Costas es, fundamentalmente, una maniobra estratégica conjunta ejecutada con el empleo coordinado de medios terrestres, navales y aéreos disponibles, tendientes a proporcionar una adecuada protección del litoral, contra cualquier amenaza que pueda provenir desde el mar, a fin de impedir, rechazar y/o destruir cualquier forma de ataque al litoral.

2.- AREA COSTERA SENSIBLE

Es el espacio limitado de la superficie terrestre, que comprende el área adyacente al litoral en cuyo interior se sitúan áreas de gran importancia económica, política, militar o espacios geográficos e instalaciones cuya preservación es vital para la conducción de las Operaciones Militares.

3.- OPERACION ANFIBIA

Es la proyección ofensiva del poder naval lanzado desde el mar, en un esfuerzo coordinado de sus medios navales, aéreos y de desembarco, sobre objetivos terrestres en una costa hostil. Incluye el asalto, la incursión, la demostración y el repliegue o retirada.

a.- Asalto Anfibio.

Constituye la acción principal de las Operaciones Anfibias, abarca las fases de: planificación, despliegue y acción; finaliza con el establecimiento de una fuerza de desembarco en una costa hostil para la conquista de objetivos finales en tierra.

b.- Incursión Anfibia.

Desembarco que partiendo desde el mar, trata de tomar un objetivo en forma temporal, en una playa hostil, incluye la penetración o la ocupación temporal de un objetivo y una retirada planeada; puede ser parte de una maniobra de apoyo a una operación mayor.

c.- Demostración Anfibia.

Es una operación ejecutada para engañar al enemigo mediante una demostración de fuerzas, con la intención e inducirlo a adoptar un curso de acción que le es desfavorable. Consiste en un amago de desembarco, incluyendo la aproximación a una playa o zona de desembarco.

(3)

Es una retirada de fuerzas por mar, en unidades navales o embarcaciones desde una costa hostil. El movimiento desde tierra a las naves podrá realizarse por agua y/o por aire.

4.- PODER MARÍTIMO

Es una parte del Poder Nacional que constituye la expresión de la capacidad de una nación para poder usar el mar en apoyo a la conquista y mantenimiento de los Objetivos Nacionales.

a.- Control o Dominio Del Mar.

Capacidad de mantener una superioridad Naval sobre el enemigo que nos permite utilizar el mar en beneficio propio y a su vez negárselo al adversario.

b.- Líneas de Comunicaciones Marítimas.

Es la que une a las bases de operaciones con el dispositivo de la Fuerza de Superficie, permitiéndole el abastecimiento y evacuación para mantener el poder de combate.

c.- Fuerza Organizada.

Es el núcleo estratégico de unidades navales de superficie principales de combate, capaces de cumplir con eficacia y en forma integral las tareas de la Armada, tendientes al logro del control marítimo y a enfrentar a las fuerzas opuestas en la batalla decisiva, como medio para alcanzar dicho fin.

d.- Fuerza de Tarea Anfibia.

Es una organización de tarea que incluye todas las fuerzas que ejecutarán la operación anfibia. Estará integrada por medios navales, aeronavales y de infantería de marina. Ocasionalmente podrán intervenir medios de las otras Fuerzas Armadas de acuerdo a sus responsabilidades y posibilidades.

e.- Fuerza de Desembarco.

Es el componente de una fuerza de tarea anfibia, constituida principalmente por unidades de infantería de marina, reforzadas con unidades o fracciones de otros componentes de la Armada y eventualmente del Ejercito, destinada a ejecutar el asalto a la playa y conducir las operaciones en tierra hasta la conquista de los objetivos asignados.

(4)

Es el lugar de desembarco, un segmento continuo de costa en el que pueden desembarcarse por medios de superficie, tropas, equipos y abastecimientos, su dimensión mínima debe comprender por lo menos una playa de desembarco y su longitud máxima solo está limitada por una extensión ininterrumpida de línea de costa utilizable.

a.- Zona de Desembarco.

Dentro de la zona del objetivo, es aquella parte donde se ejecutarán las operaciones de desembarco de una Fuerza de Tarea Anfibia. Comprende las zonas de mar, aire, y tierra necesarias para ejecutar y apoyar el desembarco y establecer la cabeza de playa seleccionada por el Comandante de la Fuerza de Desembarco.

b.- Cabeza de Playa.

Es una zona determinada de la playa enemiga cuya conquista y mantenimiento en manos propias asegura el desembarco ininterrumpido de tropas y materiales y asegura el espacio de maniobra necesario para las operaciones en tierra.

c.- Playa de Desembarco.

Es la parte utilizable de una costa, normalmente requerida para el desembarco en asalto de un Batallón de Desembarco o unidad similar, sin embargo parte de una playa que constituya un lugar de importancia táctica, como por ejemplo una playa en una bahía en la que pueda desembarcar una fracción menor de un batallón, puede ser también considerada como playa de desembarco.

II.- IMPORTANCIA DE LA DEFENSA DE COSTAS.-

La verdadera importancia de la defensa de costas es la defensa eficaz del litoral para garantizar la integridad de sus costas, sus puntos y áreas vitales y la soberanía de sus aguas jurisdiccionales. La importancia que cada Estado asigna al control de la costas marítimas, dependerá directamente de la condición geográfica esencial del país y del grado de dependencia de éste con relación a su litoral.

La defensa de costas se concibe como una operación capaz de brindar protección a todo el litoral, por lo que se conduciría a una dispersión de medios en oposición al “principio de Masa”, así como a un esfuerzo económico mayor a la capacidad económica de un país.

Por lo tanto, para establecer un buen sistema de defensa de costas es necesario realizar un estudio detallado de las playas para determinar las que son aptas para las operaciones anfibias y el establecimiento de objetivos de importancia económica y militar en esas zonas.

(5)

1.- PROPOSITO DE LAS OPERACIONES DE DEFENSA DE COSTAS

 Oponerse a cualquier tipo de operaciones anfibias.

 Proteger y defender las bases navales, puertos, puntos y áreas más importantes.

 Proteger el tráfico marítimo y ejercer un efectivo control de los puertos y muelles que permitan la navegación propia, así como de las naciones amigas, ante la amenaza del enemigo.

 Proteger el flanco marítimo.

 Control y defensa del espacio aéreo

2.- PRINCIPIOS DE LA GUERRA APLICADOS A LA DEFENSA DE

COSTAS

Los principios de la guerra que se aplican a la defensa de costas permiten dar lineamientos básicos a los elementos y unidades que operan en la zona de combate; estos principios guían la planificación y ejecución de las operaciones estratégicas y tácticas, constituyen la recopilación de ideas flexibles, comúnmente aceptadas, que no deben ser aplicadas en forma rígida sino que deben ser analizadas para determinar su aplicabilidad en cada situación; se debe considerar que en algunos casos será necesario hacer énfasis en la aplicación de unos principios y en otros casos, serán otros los convenientes.

a.- Masa.

Este principio sugiere que la potencia de combate sea concentrada en el lugar y momento oportuno a fin de obtener resultados decisivos. Esta superioridad resulta de la adecuada combinación y dosificación de la potencia de combate.

En las operaciones de Defensa de Costas, este principio es aplicable, debido a la extensión del litoral y la existencia de playas activas y pasivas en forma dispersa. La sincronización y la rápida concentración de todos los elementos de combate sobre la zona de desembarco, permitirá lograr los efectos decisivos y rápidos sobre el enemigo, permitiéndonos aplicar el principio de la masa o concentración.

b.- Economía de Fuerzas.

Este principio es un corolario del anterior, la distribución de las fuerzas se la realiza de acuerdo a la maniobra concebida, a fin de lograr la superioridad en los lugares que se busca la decisión con la mayor potencia de combate posible y el empleo mínimo de fuerzas en zonas o áreas secundarias o pasivas.

(6)

La aplicación de este principio constituye el procedimiento más efectivo para lograr una decisión. Su cumplimiento requiere de libertad de acción, iniciativa, agresividad y alta moral, de superioridad potencial o al menos relativa a la del adversario.

En la defensa, se lo aplica mediante la ejecución de las acciones dinámicas tales como: el ataque de desarticulación y el contraataque; este principio debe aplicarse idealmente en el lugar donde el enemigo sea más débil y en forma sorpresiva, para colocar al adversario ante un hecho inesperado y en una situación desventajosa.

Este principio en las operaciones de defensa de costas se lo aplica, desde los sitios de embarque de la fuerza anfibia, durante la trayectoria de dicha fuerza se somete a constantes ataques de superficie y submarinos, así como de la fuerza aérea en operaciones de interdicción. Cuando la fuerza anfibia ha logrado iniciar el desembarco, el punto más débil es la fase del movimiento buque-playa, lo que permite a la Fuerza Terrestre desencadenar su mayor volumen de fuego y lanzar contraataques.

d.- Objetivo.

Es la meta, el fin de la maniobra, es la razón por la cual se actúa. El objetivo final de toda maniobra es destruir las fuerzas del enemigo o anular su capacidad combativa.

La defensa de costas materializa su objetivo, evitando que la fuerza enemiga realice una operación anfibia sobre nuestro litoral; para cumplir con este objetivo, las unidades de Defensa de Costas inician sus operaciones en forma conjunta, a fin de causarle el mayor número de bajas en el mar, obligando al enemigo a abortar la operación.

e.- Unidad de Mando.

Con la aplicación de este principio se asegura que todos los esfuerzos estén dirigidos a un fin común. La coordinación de las fuerzas requiere de unidad de esfuerzos. El desarrollo de la máxima potencia de combate de las fuerzas militares, requiere de unidad de mando, lo cual significa dirección, acción, mando único y coordinado de los esfuerzos hacia un objetivo común. En las operaciones de Defensa de Costas, la responsabilidad es compartida entre las tres fuerzas, siendo así, surge la necesidad de crear un sólo mando, enmarcado dentro de la doctrina conjunta, a fin de que la planificación se la efectúe en forma centralizada y la ejecución en algunos casos podría ser descentralizada.

f.- Seguridad.

La seguridad refuerza la libertad de acción, mediante la reducción de las propias vulnerabilidades con relación a los actos hostiles del enemigo. Es esencial para la preservación de la potencia de combate; es la resultante de las medidas tomadas por el comando; es una condición que

(7)

resulta del establecimiento o mantenimiento de medidas protectoras contra las actividades o actos hostiles del adversario.

En definitiva, el principio establece que no se debe permitir al enemigo obtener una ventaja inesperada. Este principio en las operaciones de defensa de costas, se materializa, en función del sistema de alarma temprana, que nos permita actuar en forma eficiente ante cualquier tipo de amenaza del enemigo.

g.- Sorpresa.

El mantenimiento de los planes en secreto, los amagos, las demostraciones y los movimientos rápidos, son factores que contribuyen a lograr la sorpresa.

La sorpresa es importante porque puede afectar decisivamente en el resultado del combate, con ella se puede obtener mayor éxito que con el esfuerzo empleado.

Otros factores que contribuyen a lograr la sorpresa constituyen el empleo de fuerzas no esperadas, inteligencia efectiva, operaciones de engaño y la seguridad en las operaciones.

3.- FUNDAMENTOS DE LA DEFENSA DE COSTAS

a.- Uso apropiado del Terreno.

Para efectos de este manual, se consideran los fundamentos a ser aplicados por unidades de la Fuerza Terrestre. El terreno es un factor determinante en la selección de las áreas de defensa y en la localización y distribución de las fuerzas.

Es necesario un estudio pormenorizado del terreno para organizar fuerzas suficientes y adecuadas para su defensa. Los sectores asignados a las unidades terrestres en las operaciones de defensa de costas son cubiertos con el personal y los medios, estrictamente necesarios, en aquellas áreas donde no se prevea operaciones de gran magnitud, de tal manera que la mayoría de medios se empleen en aquellas áreas que favorezcan a las operaciones anfibias.

Las características defensivas naturales del terreno son mejoradas mediante trabajos de organización del terreno especialmente en la primera línea defensiva. Los accidentes del terreno que proporcionan ventaja a las fuerzas de desembarco, son fuertemente defendidas al igual que aquellos cuyo control es fundamental para el cumplimiento de la misión. Durante la fase de planeamiento el Oficial de Inteligencia analiza las posibles zonas activas y pasivas de playas que el enemigo podría utilizar durante sus operaciones anfibias y realiza una adecuada valorización de los mismos y de los puntos críticos que servirán de base para determinar:

(8)

 El dispositivo y el poder de combate necesario de las fuerzas que han de ocupar las áreas de la defensa.

 El empleo de los medios de vigilancia y fuerzas de seguridad.  El planeamiento de los fuegos.

En la aplicación de este fundamento el defensor procura mantener el terreno que le permita la observación, le asegure un rápido empleo de la reserva y proporcione cubierta y encubrimiento adecuado, especialmente contra los fuegos del enemigo que apoyarán a las fuerzas de desembarco.

b.- Seguridad.

Se entiende por seguridad al conjunto de medidas que son necesarias para evitar que el enemigo logre la sorpresa táctica, teniendo en cuenta que el atacante tiene la iniciativa en la selección de la hora, lugar y el área de desembarco, así como sobre el poder de combate a ser aplicado. Por lo tanto, se hace necesario tomar las medidas que nos permitan asegurar la obtención de una alarma rápida y oportuna y de una información exacta sobre las fuerzas enemigas que se aproximan por mar o aire.

Las medidas de seguridad incluyen destacar elementos de seguridad en dirección de las posibles playas y áreas de desembarco disponibles para el enemigo, así como la adopción de otras medidas que sean necesarias para proteger los flancos y la retaguardia.

c.- Apoyo Mutuo.

Las fuerzas se ubican en el litoral de tal manera que puedan apoyarse mutuamente. Este apoyo mutuo se obtiene mediante la coordinación de fuegos, la observación marítima, el patrullaje del sector y el empleo de elementos de combate; esto se aplica tanto a las unidades desplazadas en el frente como en la retaguardia. El apoyo mutuo impide, o por lo menos, dificulta la infiltración enemiga entre dos unidades vecinas; cuando los espacios vacíos no disponen de fuerzas, estas áreas son permanentemente observadas y batidos por el fuego.

Los espacios vacíos entre las fuerzas son controlados mediante la adopción de las siguientes medidas:

 Empleo de patrullas móviles constituidas por elementos de gran movilidad.

 Interposición de puestos de observación marítima.  Empleo de los fuegos.

 Establecimiento de obstáculos artificiales, particularmente campos minados.

 Empleo de medios de vigilancia electrónica.  Vigilancia aérea.

El apoyo mutuo en la defensa de costas, generalmente en su fase inicial, resulta difícil realizarlo en una forma estrecha entre las unidades por la extensión del litoral, durante la operación de desembarco que

(9)

realiza la fuerza enemiga se deberá extremar este fundamento, con la finalidad de aumentar la solidez de la posición defensiva e impedir que el defensor sea batido por partes.

d.- Defensa en Profundidad.

Ante la capacidad de la Fuerza de Tarea Anfibia (FTA) para seleccionar el lugar de desembarco y concentrar sus fuerzas en un frente estrecho, y la posibilidad de penetrar y ampliar su cabeza de playa en la posición defensiva, se ubica a las unidades escalonadas en profundidad para que la defensa detenga o canalice al enemigo a fin de impedir que este alcance su cabeza de playa y asegurar las vías que nos permitan mover nuestras reservas para la ejecución del contraataque.

Se obtiene profundidad en la defensa mediante:  El despliegue apropiado de las fuerzas.

 La preparación de posiciones eventuales, suplementarias y de bloqueo en profundidad.

 La maniobra de los elementos avanzados para ocupar posiciones más a retaguardia.

 La ejecución de trabajos de organización del terreno.

 El empleo de los fuegos y las reservas en cualquier parte de área de defensa.

e.- Dispersión.

La dispersión constituye un factor importante para las operaciones que realizan las unidades terrestres en la defensa de costas, esta se debe tomar en cuenta para organizar la defensa, con el fin de limitar o reducir a un mínimo la vulnerabilidad a los ataques aéreos o a los bombardeos navales por parte de la FTA.

Sin embargo, la necesidad del defensor de distribuir las fuerzas debe ser considerada como otra exigencia necesaria para cumplir con la misión. Por ejemplo, la necesidad de retener el control sobre un terreno determinado podrá estar en contraposición con una óptima dispersión. La misión tendrá una importancia primordial y el riesgo que se correrá al aceptar un menor grado de dispersión, por exigencias de la misión será secundario.

En todo caso, la distancia entre las unidades debe ser compatible con la posibilidad de poder apoyarse mutuamente y cumplir con la misión asignada. Es necesario indicar que en este tipo de operaciones generalmente las unidades se encuentran dispersas en áreas de reunión esperando los primeros indicios que manifieste el enemigo sobre un desembarco, será en ese momento que las unidades se movilizarán a ocupar las posiciones previstas.

(10)

El Comandante dispone a sus fuerzas y planea sus fuegos y desplazamientos de tal manera que aquello le permita resolver el mayor número de contingencias conforme la situación y desarrollo del combate. El plan de defensa debe facilitar una pronta reacción y toma la iniciativa en el momento en que el enemigo demuestre una vulnerabilidad. La flexibilidad se alcanza mediante el uso de comunicaciones, movilidad y reservas adecuadas, así como planes alternos que prevean todas las contingencias.

g.- Uso máximo de la Acción Ofensiva.

Es factor importante en las operaciones de defensa de costas, cuando las fuerzas del enemigo han alcanzado la playa, en esta fase las unidades terrestres que se encuentran defendiendo la playa retoman la iniciativa y efectúan operaciones ofensivas, con la finalidad de destruir a la fuerza invasora en la playa.

h.- Integración y coordinación de planes y medidas de Defensa.

El éxito del Plan General de Defensa de Costas, exige la cuidadosa integración y coordinación de los planes de las fuerzas que participan en la defensa, permitiéndonos de esta manera, un apoyo estrechamente coordinado entre las unidades terrestres, navales y aéreas. Las unidades terrestres deberán coordinar los planes de apoyo de fuegos y el plan de barreras.

El plan de apoyo de fuegos en la defensa de costas cumple con iguales características que en una defensa normal.

Un adecuado sistema de defensa de costas para el cumplimiento de su misión, debe estar constituido por armas variadas, integradas en un sistema completo, fiable y versátil; es decir, una combinación de cañones, misiles, minas, defensa antisubmarina y equipos de vigilancia del mar, todos estos componentes deberán cumplir con altas exigencias de responsabilidad, potencia de fuego y resistencia, pero siempre teniendo en cuenta el coeficiente de costo - eficiencia.

(11)

U N I D A D 2.0

I INTEGRACION Y RESPONSABILIDAD DE LAS FF.AA. EN EL

SISTEMA DE DEFENSA DE COSTAS

1.- GENERALIDADES

Las siguientes son las principales amenazas con las que se debe enfrentar el sistema de defensa de costas:

a.- En las estructuras estratégicas del litoral, las acciones de sabotaje,

acciones especiales y bombardeo naval o aéreo.

b.- En el litoral en general, el desarrollo de las Operaciones Anfibias,

orientadas a la conquista de “Objetivos Estratégicos” o a amenazar el flanco o la retaguardia del dispositivo de las fuerzas terrestres, con lo que se pretenderá obligar a distraer fuerzas para debilitar determinados dispositivos o simplemente, abrir un nuevo frente de combate.

El COMACO es el organismo responsable por la planificación de la defensa de costas; este organismo determina si la responsabilidad la entrega a la Fuerza Naval con la asignación de medios de las otras fuerzas o la planificación se la realiza en una forma coordinada entre las tres fuerzas.

2.- FUERZA TERRESTRE

La F.T se hace cargo de la defensa terrestre costera de la costa amenazada garantizando su integridad y se organiza para evitar cualquier tipo de operación anfibia enemiga. El Ejército contribuye también con sus medios, a la vigilancia general de los espacios aéreos y de superficie, y con sus armas neutraliza y destruye los blancos dentro de su alcance.

Cuando las operaciones del adversario amenazan el Flanco o la Retaguardia del dispositivo del TOT, las fuerzas de esa zona no se integran al sistema general de la defensa de costas, sino que por el contrario, reciben el apoyo del resto de los medios de las FF.AA. de acuerdo a las coordinaciones conjuntas que determine el plan del COMACO.

Cuando las unidades de la F.T participen en la defensa de la infraestructura estratégica del litoral, podrán hacerlo bajo diferentes modalidades:

 Subordinando medios al Comandante local de la defensa de costas.

 Coordinando el empleo de la Reserva ante acciones anfibias, siempre que esté dentro de la Z.O. de la unidad.

 Coordinando el empleo de los medios de apoyo de fuegos e ingeniería, en beneficio del sistema de defensa de costas.

(12)

Es responsabilidad de las unidades terrestres, con el apoyo de las unidades navales y aéreas lo siguiente:

 La preparación del terreno para la acción de defensa, considerando especiales precauciones en el minaje de las posibles playas de desembarco, optimización y activación de los obstáculos naturales disponibles. La defensa de costas no significa levantar fortificaciones a lo largo de todo el litoral, sino que debe limitarse a objetivos de vital importancia económica y/o militar.

 La preparación de las posiciones defensivas de las unidades terrestres y coordinación con las unidades de la Fuerza Aérea y Naval que se encuentren en apoyo de las operaciones.

 La preparación de las acciones de las reservas locales y generales.

Lo anteriormente expuesto, requiere de un sistema C3I2 capaz de recibir,

evaluar y entregar la mayor cantidad posible de información al comando que deberá tomar las decisiones.

3.- FUERZA NAVAL

La Fuerza Naval asume la defensa de las bases navales y de los puntos sensibles bajo su responsabilidad que se encuentran en el litoral, así como la protección de la navegación en las aguas costeras y la protección de las líneas de comunicaciones marítimas. La Armada tiene las siguientes responsabilidades:

a.- En tiempos de Paz

1) Ejercer vigilancia y control de las actividades que se desarrollen en las costas, espacios marítimos e insulares de la jurisdicción nacional. 2) Contribuir al desarrollo de los intereses marítimos nacionales.

b.- En tiempos de Guerra

1) Ejercer el control de las LCM estratégicas.

2) Materializar la defensa de los objetivos estratégicos en el litoral; dependiendo de como se organicen las FF.AA., estará bajo responsabilidad de la Fuerza Terrestre, Naval o Aérea.

3) Retardar o impedir las penetraciones anfibias adversarias a los flancos o retaguardia del Teatro de Operaciones Terrestres (TOT). 4) Alerta temprana respecto a la posible zona del objetivo anfibio y

empleo de Infantería de Marina como primera fuerza de defensa, integrándose de ser necesario, a las fuerzas asignadas para la defensa de la costa amenazada.

(13)

5) Detección, identificación y seguimiento de las posibles amenazas. 6) Detección y destrucción de la amenaza en el mar, mediante el empleo

de los medios de superficie y aéreos propios y en coordinación con los medios disponibles de la Fuerza Aérea, para lo cual será necesario el empleo de algunos de los siguientes sistemas de vigilancia:

 Satélites de vigilancia.

 Aeronaves de exploración aeromarítima.  Embarcaciones oceánicas y costeras.  Radares costeros y sensores acústicos.

 Observadores terrestres, detectores y vigilantes.

Es de fundamental importancia que, además de detectar y efectuar un seguimiento de la amenaza, se determine la magnitud y las características de esta.

4.- FUERZA AEREA

De no existir medios aéreos subordinados o en funciones predeterminadas para la defensa de costas, se establecerán las coordinaciones necesarias para:  Apoyo aéreo para destruir fuerzas de superficie enemigas.

 Apoyo aéreo para combate aire – aire.

 Apoyo aéreo aproximado para cooperar con las unidades terrestres y navales.

La Fuerza Aérea apoya a las unidades que realizan la defensa de costa mediante la asignación de medios e incluye dentro de su planificación el apoyo a las unidades terrestres y navales, es decir su misión es lograr y mantener la superioridad aérea.

5.- CARACTERISTICAS DE LOS MEDIOS DE LA DEFENSA DE

COSTAS

 Gran movilidad de sus medios, tanto navales como terrestres.  Alta capacidad ofensiva terrestre, aérea y naval.

 Capacidad de defensa antiaérea y antisubmarina.

 Alta capacidad de reacción a las amenazas aéreas, terrestres y navales.  Alta capacidad de acción de los medios navales.

 Radio de acción de alta velocidad de los medios terrestres.

 Alta capacidad de reacción, choque y poder de fuego de la reserva (Fuerza Terrestre) contra desembarcos anfibios y/o verticales.

 Un sistema de vigilancia y alarma anticipada que permita la reacción de los medios de defensa.

De lo anteriormente expuesto, se desprende que la defensa de costas, deberá estructurarse basándose en los medios de las FF.AA., por lo cual algunos de los medios más adecuados pueden ser los siguientes:

(14)

 Buques de rápida capacidad de maniobra y con un alto poder de fuego, idealmente apoyados por helicópteros de combate.

 Medios aéreos de alta velocidad y efectividad en el empleo de sus capacidades de fuego.

 Medios aéreos de apoyo a las fuerzas de superficie.

 Medios terrestres de gran capacidad de resistencia, choque y fuego. Se deberá contar con medios seleccionados de Infantería, Caballería Mecanizada, Artillería de Costa e Ingeniería.

 Grupos de artillería y baterías de misiles, capaces de reforzar en corto plazo la defensa de puertos, instalaciones militares o áreas de desembarco anfibio o vertical.

(15)

U N I D A D 3.0

I ORGANIZACION DE LA DEFENSA DE COSTA

La Defensa de Costas estará basada en la mayor profundidad que pueda darse para detectar, localizar, neutralizar o destruir a la amenaza antes de que logre acercarse a las costas.

En la planificación en el más alto nivel de la defensa de costas, se decidirá el tipo de maniobra a emplearse, tomando en cuenta el alcance del armamento naval, la superioridad aérea disponible y la extensión del mar en la costa amenazada. Por lo tanto, se pueden distinguir los siguientes tipos de defensa:

1.- DEFENSA LEJANA

Se la establece lejos de la costa a ser defendida y trata de evitar posibles acciones enemigas contra nuestra costa. Para organizar este tipo de defensa se requiere de un amplio desplazamiento de suficientes medios navales y aéreos hacia el mar, para obtener la superioridad marítima y aérea.

La Defensa Lejana es realizada en el mar por la Fuerza Organizada Naval, con el apoyo de la Fuerza Aérea, si no dispone una fuerza superior a la del enemigo, tendrá que optar por Operaciones de Disputa y Ejercicio del Control del mar mediante la Protección Indirecta al litoral continental e insular. Esta operación se caracteriza también por operaciones especiales que realiza la Fuerza Naval con Infantes de Marina en la destrucción de los buques enemigos en sus bases.

2.- DEFENSA CERCANA

Se establece directamente sobre la costa a ser defendida. Este tipo de defensa es adoptado por los países bañados por mares limitados o cuando no se puede asegurar el Control del mar. La Protección Intermedia es realizada a través de fuerzas secundarias de la Fuerza Naval, con la utilización de lanchas misileras, guardacostas y unidades aéreas; además provee alerta temprana.

Estará proporcionada por el Grupo de Guardacostas, apoyada por la Fuerza Aérea para impedir la consecución de los objetivos de la Fuerza de Tarea Anfibia enemiga, en el momento que están ingresando a aguas cercanas, intentando crear apremios o incentivos a la Fuerza Organizada propia, tratando de realizar un ataque a las costas con sus unidades navales y aéreas o proyectándose a tierra.

3.- DEFENSA COSTERA TERRESTRE

La Protección Directa en tierra es responsabilidad de la Fuerza Terrestre con todo su potencial, con cañones, ametralladoras y misiles emplazados en la costa y con la Fuerza Costera Conjunta que permita estratégica y tácticamente impedir que el enemigo proyecte en tierra su fuerza desde el

(16)

mar, defendiendo puntos y zonas que faciliten al enemigo la conducción de operaciones anfibias.

En los dos primeros tipos de protección, las Fuerzas Naval y Aérea tienen su mayor presencia, se procurará desgastar, interferir, debilitar, negar el cumplimiento de la misión al enemigo.

En la defensa costera terrestre, las unidades terrestres tienen la prioridad de apoyo de las otras fuerzas, para lo cual es necesario que durante la planificación se divida la playa en zonas con diferentes prioridades de acuerdo con la probabilidad de ataque enemigo. Este factor se determina por la factibilidad de que se efectúe una operación anfibia y, principalmente, por los blancos a ser conquistados. En general, se consideran las siguientes zonas:

a.- Zonas Activas

Son aquellas zonas de la costa donde puede esperarse ataques enemigos y pueden ser:

1) Principales. Aquellas que tienen una línea de costa accesible,

blancos importantes y buenas comunicaciones hacia el interior. La defensa debe ser permanente.

2) Secundarias. Aquellas que tienen un pobre acceso costanero, pero

blancos importantes y buenas comunicaciones o por el contrario, tienen una línea de costa accesible, pobres comunicaciones o los blancos a ser conquistados no son importantes.

b.- Zonas Pasivas

Son aquellas zonas cuyas costas son difícilmente accesibles, sin blancos importantes o con comunicaciones muy pobres o inexistentes. Evidentemente, un ataque enemigo es poco probable y la defensa se limita a una simple vigilancia.

II MODOS DE EMPLEO

Podemos considerar varios casos típicos de Defensa de Costas, en cada caso se pueden encontrar situaciones completamente diferentes:

1.- DEFENSA DE PLAYAS APTAS PARA OPERACIONES ANFIBIAS

El Manual Táctico de Artillería de Costa dice: “Las reacciones contra operaciones anfibias requieren de una fuerte e íntima cooperación entre el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, no solamente porque el asalto anfibio activará elementos de las tres fuerzas sino, principalmente, por la conveniencia de oponerse al enemigo desde los primeros momentos y de proporcionar la necesaria profundidad a la defensa”.

(17)

Sin embargo, debe preguntarse si durante los momentos anteriores a un desembarco, la artillería de costas tendrá realmente el apoyo de la Marina y de la Fuerza Aérea. La doctrina de la OTAN para las operaciones, anfibias dice: “Para conseguir el éxito, una fuerza anfibia deberá asegurarse la

supremacía naval contra fuerzas enemigas de superficie y submarinas, preponderante superioridad aérea y una sustancial superioridad sobre fuerzas enemigas en tierra en el área-objetivo”. Frente a una real necesidad,

puede llevarse a cabo una operación anfibia sobre la base de una razonable superioridad de fuerzas, pero siempre por sorpresa.

La cooperación entre las fuerzas es necesaria en todos los casos de defensa de costas, pero podría darse el caso de que en algunos momentos la cooperación de la Marina y Fuerza Aérea sea difícil o limitada, dependiendo de las misiones principales que estas fuerzas deben cumplir y la capacidad de sus medios.

Como todos los tipos de defensa, el fuego será la más eficiente forma de acción, pero por otro lado, es necesario rechazar al enemigo antes del desembarco y por lo tanto, la acción de la artillería de costa será esencial por la capacidad de sus medios que permitan batir blancos móviles de superficie. La artillería antiaérea proveerá una real y efectiva protección antiaérea de manera de permitir a las demás fuerzas de tierra su despliegue y desarrollar su maniobra a pesar de los ataques aéreos del enemigo.

El primer problema con el que tiene que enfrentarse la organización defensiva en una operación anfibia es la ocupación del terreno. En táctica, se conoce que una de las ventajas del defensor es la posibilidad de escoger el terreno, sin embargo, en una operación anfibia enemiga, esto es prácticamente imposible. El frente a defenderse es muy amplio y la elección de área-objetivo por las fuerzas de asalto presenta muchas opciones posibles. En el caso de que un área-objetivo haya sido previamente ocupada por el enemigo, este la habría bombardeado hasta que su poder defensivo haya sido reducido al mínimo, de tal manera que le permita tener las garantías que necesita para lanzar su operación anfibia.

Para disminuir la ventaja del enemigo, la defensa debe estudiar las zonas más probables para las operaciones anfibias y, desde los tiempos de paz, las playas deben ser clasificadas de acuerdo con esas probabilidades. Una vez que se han determinado las zonas activas, es necesario señalar cuales deben tener una defensa permanente o una defensa previsible y organizada. Al estudiar la amenaza, se reducirán las opciones y cuando ocurra la crisis, las más probables zonas de desembarco serán reforzadas y ocupadas, así como algunas zonas secundarias.

Aunque continúa siendo un problema los fuegos de preparación final de la Fuerza Aérea y Naval enemiga sobre las zonas de desembarco, es posible superar esta preparación con medidas activas, empleando a la artillería de costa contra las unidades navales enemigas y a la artillería antiaérea para evitar o reducir los efectos de los ataques aéreos; o mediante el uso de medidas pasivas como fortificaciones, camuflaje y dispersión, que son muy

(18)

útiles. La fortificación es una solución muy costosa y su relación costo-eficiencia debe ser evaluada.

Los misiles anti-superficie, por su largo alcance, exactitud y poder destructivo, requieren de sitios bien preparados y organizados, con una protección adecuada que permita su empleo a pesar de la acción enemiga. Estas sofisticadas armas permiten al defensor batir al atacante antes de la preparación final, evitando o retardando la operación y ocasionando al enemigo tanto daño que pueda ser obligado a reconsiderar su idea acerca de un desembarco.

La filosofía de la defensa de costas contra operaciones anfibias puede resumirse como:

a.- Primero

Para evitar la posibilidad de desembarco, el enemigo no debe alcanzar las condiciones necesarias para hacerlo. Este es el caso de la defensa de costas lejana que demanda un enorme costo económico, el mismo que pueden permitirse únicamente las grandes potencias.

b.- Segundo

Estar en condiciones de oponer a una fuerte resistencia en la lucha por el Control del mar y la superioridad aérea (si el enemigo trata de conseguirlos, debe ser a muy alto costo), y tener bien estudiados los posibles cursos de acción de la amenaza.

Las instalaciones fijas son necesarias también en puntos críticos de la costa (zonas activas principales) pero su enorme extensión y costo sugieren una división en sectores costeros defendidos por una unidad tipo Brigada o División, con unidades de artillería costera y adecuados medios de vigilancia.

2.- DEFENSA DE BASES NAVALES

Es un caso particular de la defensa de costas, pero siempre que sea posible debe ser incluida en la organización de defensa de costas. Las acciones enemigas posiblemente consistirán en bombardeos cuya intensidad y duración serán variables, así como el minaje de los accesos y ataques sorpresivos por parte de pequeñas unidades de superficie o submarinas.

Una vez más, es notorio el importante papel de la artillería de costa y antiaérea. El problema radica en la dependencia de estas artillerías. Ya hemos dicho que dependen orgánicamente de la Fuerza Terrestre pero una vez que han recibido su misión, son colocadas bajo el control operativo o táctico del Comandante de la base naval o aérea estratégica considerada. Por lo tanto, existirán dos clases de artillería: la una que depende de las fuerzas desplegadas en la organización defensiva de costa y la otra dependiente de las bases navales o aéreas estratégicas.

(19)

Los medios más adecuados para la defensa de bases navales son, una vez más, los misiles que no solamente cumplen con la defensa de la base sino de la zona donde está situada. Los cañones de la artillería de costas serán desplegados a los lados de la base.

3.- DEFENSA DE GRUPOS DE ISLAS

Es un caso particular de la defensa de costas, a pesar de que, prácticamente, incluye las otras previamente mencionadas. En esta es necesario organizar la defensa de la playa contra operaciones anfibias y si existen uno o más puertos importantes o bases navales, estos tienen que ser defendidos. Por otro lado, los espacios entre islas deben ser considerados como estrechos, todo esto parece de gran complejidad, pero si el grupo de islas es considerado como un todo, las dificultades desaparecen.

Un factor que debe ser tomado en cuenta al organizar la defensa de costas de un grupo de islas, es su proximidad al continente, esto es, si existe la posibilidad de apoyo desde bases continentales.

a.- Grupo de Islas Cercano.

Cuando se encuentra bajo la cobertura de una posible reacción continental, esto significa:

 Sus propias fuerzas aéreas pueden ejercer acciones sobre el mar y el grupo de islas de manera inmediata desde las bases continentales.  La Marina puede controlar los espacios entre el grupo de islas y el

continente y los espacios entre islas y mares adyacentes desde las bases navales continentales. (Empleo de la Infantería de Marina).  La artillería costera (misiles de largo alcance), desde el continente,

cubre o efectúa fuego cruzado con misiles de largo alcance desplegados en las islas.

b.- Grupo de Islas Lejano.

Cuando no existe ninguna de las características indicadas anteriormente, lógicamente la artillería de costa no podrá intervenir debido a su corto alcance.

El más grande problema a nivel táctico será la falta de espacio para llevar a cabo la maniobra defensiva y el abastecimiento logístico. En cualquier caso, la filosofía de la defensa de costas no cambia: “derrotar al

enemigo tan lejos como sea posible, tratando de destruirlo o neutralizarlo, causando graves daños, con la finalidad de obligarlo a desistir de la Operación Anfibia y si esto no es posible, defenderse contra todos los peligros en la playa”.

c.- Acciones del Enemigo

(20)

1) Primera. Aislamiento del grupo de islas con acciones destinadas a

ayudar a ganar o a mantener la Superioridad Naval y Aérea.

2) Segunda. Acciones destructivas y de acoso por medio de

bombardeos, ataques sorpresivos y acciones contra las bases navales, puertos y áreas estratégicas importantes.

3) Tercera. Desembarcos anfibios para ocupar las islas. d.- Papel de la Artillería en la Defensa de Costas

El papel de la artillería de costa en la defensa del Archipiélago puede resumirse en estos tres pasos:

1) Organización del cinturón exterior de fuego. Es una línea que

circunda el archipiélago con un radio igual al alcance de los misiles de largo alcance.

2) Organización del cinturón interior de fuego. Es una línea

definida por los misiles de alcance medio y es como la componente de la circunferencia alrededor de cada isla en particular. Su misión es evitar la concentración de fuego naval enemigo frente a los posibles accesos a las playas de desembarco y permitir el cerramiento de los canales interinsulares.

3) Cooperar con los otros medios de fuego. Principalmente la

artillería de campo.

4.- DEFENSA DE ESTRECHOS

Para ser capaz de controlar los estrechos es necesario el despliegue de los medios adecuados de detección, identificación y fuego, de forma permanente, con la suficiente capacidad de disuasión, lo que implica sitios e instalaciones fijas.

Es un caso típico de la defensa de costas, asignado generalmente a la artillería, ya que si un estrecho tiene una importancia estratégica tiene que ser defendido de una manera total y permanente y esto puede ser llevado a cabo únicamente por medio de la artillería fija la que podrá ser reforzada por artillería móvil.

La cooperación de las otras fuerzas es necesaria; una vez más, la amenaza más peligrosa la constituye la Fuerza Aérea enemiga. Por otro lado, la filosofía de la defensa ha sufrido un cambio muy importante. Hasta hace unos pocos años, la misión del defensor era la de evitar el paso del enemigo, pero actualmente se ha introducido el concepto de “control” y, en su forma más general, incluye la posibilidad de permitir o evitar el paso, para su posterior destrucción, dependiendo de la situación táctica. La defensa con la artillería de costa se lleva a cabo para:

(21)

 Proteger a nuestro propio tráfico marítimo.

 Apoyar a la Fuerza Naval en el control de los estrechos.  Participar en la organización de la defensa de costas.

La defensa de un estrecho no puede reducirse estrictamente a la zona geográfica del paso, sino que debe extenderse a lo largo de la playa de manera de cubrir las rutas de penetración hacia los flancos y negar al enemigo la posibilidad de ataques terrestres.

Se debe considerar:

a.- La Prohibición.

Con el propósito de batir la zona más angosta con la suficiente densidad. Se puede emplear misiles y cañones así como cualquier otro medio de fuego.

b.- El Acosamiento.

Destinado a batir aquellas zonas marítimas desde las cuales las unidades navales enemigas pueden llevar a cabo acciones contra la playa. Solamente misiles de largo alcance se emplean con este propósito.

III ZONAS DE LA DEFENSA DE COSTAS

La Defensa de Costas se divide en las siguientes Zonas: La Zona de Cobertura, Zona de Seguridad, Zona de Resistencia y Zona de Retaguardia o Reserva. Cada una de estas zonas tienen asignadas fuerzas y fuegos como parte del plan de defensa, recibiendo los siguientes nombres: Fuerza de Cobertura, Fuerza de Seguridad, Fuerza de Resistencia y Fuerza de Reserva respectivamente. La reacción contra un asalto anfibio presentará, al igual que cualquier defensa, las siguientes zonas pero ya no solamente en tierra firme.

1.- ZONA DE COBERTURA

En esta zona predomina la vigilancia; está en el mar y su profundidad depende de la movilidad, alcance y autonomía de los medios naval y aéreo.

2.- ZONA DE SEGURIDAD

En esta zona predomina la protección, se encuentra bajo el fuego de las armas terrestres (Artillería de Costa); está también en el mar y su límite posterior se materializa con la línea de costa. Los obstáculos fijos (minas, obstrucciones terrestres y subacuáticas) se colocan en esta zona. Las fuerzas de seguridad proporcionan información sobre el enemigo, retardan, engañan y desorganizan tanto como sea posible el ataque enemigo.

3.- ZONA DE RESISTENCIA

En esta zona predomina las acciones de combate; se encuentra en tierra, se ubican unidades fijas o de reconocimiento con capacidad de reacción.

(22)

Tienen como objetivo mantener el control de un terreno importante, mediante la defensa en posición; la cantidad de elementos que se emplean es mayor. Impiden la entrada del enemigo, los intervalos existentes se cubren mediante vigilancia, fuegos y obstáculos.

4.- ZONA DE RETAGUARDIA

En esta zona se ubican las reservas, medios y recursos para reaccionar al establecerse la situación inicial. La Reserva está constituida por unidades que no están empeñadas en combate y que pueden intervenir a corto plazo. Constituye el medio principal con el cual el comandante influye decisivamente en el combate.

IV SITUACIONES EN LAS QUE SE ADOPTA LA DEFENSA DE COSTAS

En todas las acciones que pueden ser efectuadas por el enemigo en el litoral marítimo, hay que tener presente que la Fuerza Naval enemiga constituye una amenaza principal y que puede materializarse con el desembarco anfibio en cualquier punto accesible de un litoral; así como también a la amenaza aérea debido a la rapidez, violencia y efecto destructor que posee y que paraliza las actividades en puntos vitales de nuestro litoral; por lo que se puede decir que el enemigo podrá actuar de forma general como:

 Amenaza desde el Mar.  Amenaza desde el Aire.

Pero es necesario ampliar este conocimiento determinando de que manera actuarían, es así como:

 Operaciones de Proyección para la conquista de Objetivos Estratégicos.

 Ataque Aéreo y Naval, seguido de operaciones de desembarco para la captura y retención de áreas limitadas por períodos más o menos extensos, a fin de que sirva como área de operaciones futuras para negar a las fuerzas defensivas su utilización o para presionar la aceptación de condiciones favorables.

 Ataque Aéreo y Naval, seguido o no de incursiones anfibias.

Bajo estas circunstancias para la defensa de costas se hace imprescindible que su defensa se haga mediante operaciones conjuntas, comprometiéndose en ellas las tres ramas de las Fuerzas Armadas.

(23)

U N I D A D 4.0

I OPERACIONES DE PROYECCIÓN ENEMIGA HACIA EL LITORAL

1.- GENERALIDADES

De las capacidades que poseen los medios de FF.AA. opuestas y la comparación de poderes oponentes, determina la superioridad en medios y poder con relación a un país, lo que les permitirá estudiar acciones y opciones variadas con actitud estratégica ofensiva cuyas alternativas finales establecerían para nosotros las posibilidades más probables que el enemigo podría optar.

La tarea de la Fuerza de Desembarco es conquistar objetivos en tierra; las operaciones de los elementos restantes de la Fuerza de Tarea Anfibia, concurren a apoyar a la Fuerza de Desembarco durante el asalto, siendo sus factores esenciales la flexibilidad de los planes y la rapidez de la ejecución.

2.- DESEMBARCO O ASALTO ANFIBIO

a.- Fase de Asalto

Comienza con el arribo de los elementos de asalto del cuerpo principal de la Fuerza de Tarea Anfibia a sus respectivas posiciones en la zona del objetivo, y finaliza al cumplirse la misión de la fuerza; comprende:

 Preparación mediante fuego naval y bombardeo aéreo.

 Movimiento buque a costa de la Fuerza de Desembarco, por helicópteros, embarcaciones, vehículos anfibios y buques de desembarco.

 Desembarco de los elementos de asalto de la Fuerza de Desembarco en las playas o zonas de desembarco y lanzamiento.

 Operaciones de conexión en tierra entre las fuerzas desembarcadas por superficie, helitransportadas, lanzadas por paracaídas y/o transportadas por aire, como así también operaciones para la conquista de la cabeza de playa.

 Apoyo logístico, aéreo y de fuego naval al ataque de la Fuerza de Desembarco por parte de la Fuerza de Tarea Anfibia durante el asalto.

 Desembarco de los elementos restantes de la Fuerza de Desembarco para ejecutar las operaciones requeridas para completar el cumplimiento de la misión de la Fuerza de Tarea Anfibia.

b.- Organización para el Asalto

La organización para el asalto anfibio se basa en una organización paralela de la Fuerza de Desembarco y la de las Fuerzas Navales que la transportan, desembarca y apoyan.

(24)

1) Organización de la Fuerza de Desembarco. El batallón de

desembarco o unidad equivalente es la organización de tarea básica para el movimiento buque a costa. Consiste en un batallón de infantería o unidad similar, reforzado convenientemente para el asalto. Puede también incluir subunidades agregadas para el desembarco.

a) Los elementos que desembarcan por superficie se organizan en “olas” con el personal y el material que debe desembarcar

simultáneamente. Las fracciones de tropa de cada ola está bajo el comando del jefe terrestre más antiguo embarcado en la misma. Las tropas embarcadas en una embarcación de desembarco o vehículo anfibio componen un “pelotón de embarcación” y su jefe es el oficial más antiguo embarcado.

b) Las unidades que desembarcan en helicópteros se organizan en “olas de helicópteros” que comprenden el personal y material

que aterriza en la misma zona de aterrizaje, aproximadamente al mismo tiempo. Las olas se componen de “pelotones de

helicópteros” siendo cada uno de estos el personal y material

transportado por un helicóptero en vuelo. Los efectivos transportados por aire pueden ser lanzados por paracaídas o desembarcados por aeronaves.

2) Organización de las Fuerzas Navales. La organización naval

suministra el o los grupos de transporte para el asalto por superficie o por helicópteros e incluye la organización de control y de embarcaciones de desembarco necesarias.

a) El buque transporte es normalmente la unidad básica de los

transportes de asalto. El Batallón de Desembarco o unidad similar, embarca normalmente en uno de dichos transportes. En algunos casos puede este batallón desembarcar en asalto desde buques de desembarco ya sea directamente sobre la playa o bien mediante vehículos orgánicos de la Fuerza de Desembarco.

b) La organización de los buques de desembarco debe responder a

la organización táctica de la tropa.

(1) El Grupo de Embarcaciones, es la organización básica, se organiza un grupo por cada Batallón de Desembarco.

(2) Dentro del grupo de embarcaciones, una Ola de Embarcaciones consiste en las embarcaciones de desembarco o vehículos anfibios que transportan al personal que debe desembarcar simultáneamente.

(3) La Flotilla de Embarcaciones es una organización de dos o más grupos de embarcaciones para facilitar el control de aquellos casos en que sea necesario que dichos grupos estén a ordenes de un solo comandante.

(25)

3) Organización de la zona.

a) Zonas Marítimas Interiores. Aquí se consideran los asuntos

relacionados con la organización de mar en la zona de desembarco.

(1) Zona de Cortina Antisubmarina. Es el límite externo de la zona interior, en ella, unidades aéreas y de superficie operan para proteger los transportes anfibios y las unidades de fuego naval de apoyo. Los extremos hacia la costa de la zona de cortina, pueden ser complementados por campos minados defensivos antisubmarinos.

(2) Zona de Transportes. Asignadas a la organización de transporte para el desembarco del personal y equipo. El máximo número de buques en esta zona está directamente limitado por los requerimientos de dispersión, disponibilidad de fuerzas de antiminado y protección antisubmarina, topografía e hidrografía. La misma puede incluir:

 Zona Exterior de Transporte.

 Zona Exterior de Buques de Desembarco.  Zona Interior de Transporte.

 Zona de Espera de embarcaciones de desembarco.  Zonas de Reunión de embarcaciones de desembarco. (3) Zonas de Porta helicópteros. Ubicada hacia el flanco y hacia

el mar de la zona exterior de transporte, pero preferentemente dentro de la zona de cortina, a donde se dirigen los porta helicópteros, para permitir al buque una amplia zona de maniobra.

(4) Zona de Apoyo de fuego. Utilizada por los buques de apoyo mientras apoyan con sus fuegos a la Fuerza de Desembarco. Estas zonas deben ofrecer campos de tiro óptimos, sin interferir las operaciones de desembarco.

(5) Estaciones de buque control. Asignada a los buques encargados de controlar el movimiento buque a costa por superficie.

(6) Zona de lanzamiento de vehículos anfibios. Ubicadas próximas y hacia el mar de la línea de partida, hacia donde se dirigen los buques de desembarco para lanzar vehículos anfibios.

(7) Línea de Partida. Es una línea hacia el mar de la playa de desembarco y aproximadamente paralela a la misma, desde donde parten las sucesivas olas para ejecutar su movimiento final hacia la playa. Normalmente se ubica fuera del alcance

(26)

de las armas pesadas de la infantería enemiga (2.500 a 4.000 mts.).

(8) Fajas de embarcaciones. Se extienden desde la línea de partida hasta la playa de desembarco.

(9) Fajas de aproximación. Son las prolongaciones de las fajas de embarcaciones desde la línea de partida hacia la zona de transporte. Su extremo hacia el mar normalmente puede señalarse por un buque, embarcación o boya.

(10) Zona de lanzamiento de muelles de pontones. Ubicada hacia el mar de la línea de partida normalmente alejada de las fajas de aproximación. Su ubicación debe ser tal que los pontones pueden lanzarse en el mínimo de tiempo y con la mínima interferencia de otras unidades.

b) Organización de la zona con escalón de mar. Permite satisfacer

los requerimientos de dispersión y reducir los esfuerzos de antiminado.

(1) Zona de escalón de mar. Ubicada hacia el mar de la zona de transporte, desde donde los transportes de asalto avanzan a la zona de transporte y a la cual regresan posteriormente. El tamaño y ubicación depende de:

 Dispersión como defensa pasiva.  Protección antisubmarina.

 Esfuerzos de medidas de antiminado.

c) Zonas en tierra. En una operación anfibia en que participen

fuerzas helitransportadas y/o transportadas por aire se preverán en la zona del objetivo las siguientes zonas:

 Zonas de Aterrizaje de Helicópteros.  Zonas de Lanzamiento.

c.- Control

El Comandante de la Fuerza de Tarea Anfibia será responsable del movimiento buque a costa, sea por superficie o helitransportada. Inicialmente dicho control será centralizado a fin de permitir la coordinación del apoyo con el desembarco de los elementos de asalto. Posteriormente y según los permitan las circunstancias, el control del movimiento por superficie será descentralizado para lograr un trámite más rápido y eficiente. El movimiento por helicópteros se mantendrá en todo momento bajo control centralizado.

La organización del sistema de control del movimiento buque a costa se rige por el plan de desembarco de la Fuerza de Desembarco. La máxima superficie donde puede ejercerse eficazmente el control

(27)

centralizado del movimiento buque a costa depende, en gran parte de las capacidades de las comunicaciones. El sistema de control debe contar con los medios para satisfacer rápidamente los requerimientos de la Fuerza de Desembarco durante el movimiento buque a costa y se mantendrán medios de control alistados de manera que las bajas puedan reemplazarse rápidamente.

1) Control del asalto por superficie.

a) Un Grupo de Control (naval) es el órgano encargado del control

de las olas de asalto de buques de desembarco, embarcaciones de desembarco y vehículos anfibios desde las zonas de transporte y de buques de desembarco hasta las playas. La organización de dicho grupo de control se basa en la disposición y número de playas en la que la Fuerza de Tarea Anfibia desembarcará a la Fuerza de Desembarco.

(1) Los Comandantes de la Fuerza de Tarea Anfibia y del Grupo de Transporte designan en sus respectivos niveles de comando a los Oficiales y Buques de control.

(2) Grupo Táctico-Logístico. Un grupo táctico logístico se organiza con personal de la Fuerza de Desembarco para hacer llegar de inmediato los requerimientos de la misma a los oficiales de control, durante el movimiento buque a costa.

b) Control de Asalto Helitransportado. Las unidades de transporte

de helicópteros pertenecientes a la Fuerza de Tarea Anfibia, realizan el movimiento buque a costa de acuerdo con los planes para el desembarco y bajo el control del Comandante de la Fuerza de Tarea Anfibia.

(1) Control del Movimiento buque a costa. El control del movimiento es delegado al Centro de Dirección de Helicópteros, órgano de control subordinado al Centro de Control Aéreo Táctico.

El control se efectúa de la siguiente manera:

(a) Cada buque controla el lanzamiento de sus helicópteros y lo dirige a los puntos de reunión de vuelo, ubicados bien próximos a cada buque y de aquí al de reunión de la ola. (b) Desde los puntos de reunión de ola, el Centro de

Dirección de Helicópteros vectorea las olas al punto de partida. Desde ese punto las olas son dirigidas a lo largo de la ruta de aproximación elegida hasta el punto inicial, ubicado en las proximidades de la zona de desembarco de helicópteros.

(28)

(c) Una vez alcanzado el punto inicial, el comandante de la ola informa al Centro de Dirección de Helicópteros, despliega en formación para el desembarco y se dirige a la zona de desembarco.

(d) Inmediatamente después de descargados, los helicópteros se reúnen por vuelos y se dirigen por la ruta de retirada hasta un punto de disloque próximo a sus respectivos buques. En dicho punto son autorizados por el Centro de dirección de Helicópteros a regresar a sus buques, o son destinados a otro uso.

(2) Grupo Táctico Logístico. Normalmente se instala un grupo a bordo de cada porta-helicóptero; dichos grupos colaboran con los oficiales de control navales en el movimiento buque a costa del personal, equipo y abastecimiento.

d.- Operaciones previas al desembarco.

Los acontecimientos iniciales de la fase de asalto comienzan cuando arriba a la zona del objetivo el Cuerpo Principal de la Fuerza de Tarea Anfibia. Los mismo comprenden:

1) Preparación final de la zona de desembarco. Esta preparación

comprende las siguientes operaciones:

a) Barrido de Minas. Las unidades respectivas cumplen su misión

asegurando especialmente el despejamiento de minas en las zonas de transporte y de apoyo de fuego, como sí también en las aproximaciones desde el mar a las playas de desembarco.

b) Operaciones de los equipos de demolición bajo el agua. Estos

equipos verifican la información existente, obtienen la del último momento y colaboran durante el asalto realizando las tareas que le asignen.

c) Operaciones Aéreas. Se intensifican las medidas de defensa

aérea, se ejecutan misiones de ataque aéreo incluyendo los planeados contra instalaciones defensivas enemigas en o en las proximidades de las playas de desembarco; así como observación aérea táctica, reconocimiento, espoteo aéreo de fuego naval y de artillería terrestre, misiones de cortinado fumígeno, búsqueda y rescate, contramedidas electrónicas, etc.

d) Fuego Naval. Con la aproximación de la hora H, se intensificará

la preparación de la zona de desembarco mediante fuego naval. Su finalidad es destruir o neutralizar las instalaciones enemigas defensivas que pudieran interferir la aproximación y despliegue final de la Fuerza de Tarea Anfibia, como así también contribuir a aislar la zona de desembarco.

(29)

e) Artillería Terrestre. Si la artillería terrestre ha sido emplazada

en islas o terrenos dominantes durante las operaciones previas al asalto, ejecutará fuegos planeados y sobre blancos de oportunidad.

f) Coordinación de fuegos de apoyo. El Comandante de la Fuerza

de Tarea Anfibia es responsable de la coordinación general de los apoyos de fuego naval, aéreos y de artillería terrestre, si este último estuviera en condiciones de ejecutarse

2) Preparativos finales para el movimiento buque a costa.

Cuando la Fuerza de Tarea Anfibia inicia la aproximación final a las posiciones asignadas para el asalto, los buques preparan el trasbordo ( o embarco en los medios aéreos) de las tropas, equipo y abastecimiento que transportan, de acuerdo con los planes previamente aprobados. El comienzo de dichas actividades y del movimiento buque a costa dependen de la hora fijada como hora H.

a) Movimiento por superficie. El personal necesario para controlar

el movimiento de buque a costa es transferido de los transportes a los buques control respectivos. Una vez finalizados estos preparativos, cada buque control ocupa su estación según lo indicado en los planes, para regular y controlar el movimiento de buque a costa.

b) Movimiento helitransportado. Los órganos de control del

movimiento helitransportado ocupan las estaciones asignadas e inician sus operaciones de manera de satisfacer en tiempo al desembarco de las primeras unidades helitransportadas.

e.- Operaciones de Asalto

Las operaciones de asalto de la Fuerza de Desembarco comienzan con el movimiento buque a costa y el desembarco de la primera ola a horario y finalizan con la conquista de los objetivos terrestres finales de la Fuerza de Desembarco. Otras fuerzas concurren a dar apoyo logístico y de fuego durante las operaciones de asalto de la Fuerza de Desembarco y las extienden para protección general de la Fuerza de Tarea Anfibia.

1) Iniciación del Asalto. Antes del arribo de los elementos de asalto

de la Fuerza de Tarea Anfibia a la zona de desembarco deberá resolverse ejecutar el plan principal o uno de los alternos. Una vez llegado el transporte de asalto a la zona de mar asignada, el Comandante de la Fuerza de Tarea Anfibia, ordena por mensaje la iniciación del desembarco. Tan pronto como sea posible, confirma o modifica la hora H, según corresponda, consultando previamente al comandante de la Fuerza de Desembarco.

2) Movimiento buque a costa. El movimiento buque a costa

comprende dos períodos: el de la descarga inicial,

(30)

requerimientos de la Fuerza de Desembarco, y el período de

descarga general, esencialmente logístico y cuantitativo, donde se

acentúa la rapidez y el volumen de la descarga.

a) Secuencia de las Operaciones. El movimiento buque a costa

puede abarcar una o todas las operaciones siguientes: Reunión y adopción de las formaciones.

Trasbordo del personal y equipo a las embarcaciones de desembarco.

Operaciones de transferencia.

Desembarco de las tropas de asalto, de apoyo de combate, y de las reservas, de acuerdo con los requerimientos de los comandantes terrestres.

Descarga rápida de los transportes de asalto.

b) Integridad táctica de las tropas. En el movimiento buque a

costa las unidades terrestres deben desembarcarse de modo que se pueda consolidar rápidamente en tierra, el control por los escalones superiores sucesivos.

c) Movimiento por superficie. Las olas a horario desembarcan de

acuerdo con el plan respectivo. A continuación de la última ola a horario se inicia el desembarco de las olas a pedido y de abastecimientos de los depósitos flotantes.

(1) Olas de horario. Tienen fijadas la hora y lugar de desembarco; la hora debe coordinarse con el de las restantes y con los fuegos de apoyo.

(2) Olas a pedido. Comprenden aquellas unidades de la Fuerza de Desembarco para las que se prevé un empleo temprano en tierra, pero cuya hora y lugar de desembarco no pueden apreciarse con precisión. Pueden citarse como ejemplo las unidades de reserva de los regimientos de desembarco. Como su empleo podría sugerir un uso antieconómico y aún peligroso de las embarcaciones de desembarco, se mantienen al mínimo compatible con los requerimientos de la Fuerza de Desembarco.

(3) Depósitos flotantes. Se establecen para proveer abastecimientos de emergencia sobre la base de pedidos y son preembarcados en embarcaciones de desembarco, buques de desembarco o vehículos anfibios.

d) Movimiento helitransportado. Normalmente finalizará durante

el período de descarga inicial, si predominan los factores tácticos. Los helicópteros necesitan efectuar varios viajes entre los buques y las zonas de desembarco para desembarcar y abastecer a las fuerzas helitransportadas. El movimiento de las olas a horario se conduce conforme un determinado horario y los viajes

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :